Archivo del sitio

Viviendo y Muriendo Sin Vergüenza

Por Scott Armstrong

“Porque no me avergüenzo del evangelio, porque es poder de Dios para salvación a todo aquel que cree; al judío primeramente, y también al griego. Porque en el evangelio la justicia de Dios se revela por fe y para fe, como está escrito: Mas el justo por la fe vivirá” (Romanos 1:16-17).

Aún recuerdo el servicio. Darrell Scott, el padre de Raquel Scott, estaba hablando acerca de su hija. Raquel fue la primera en ser asesinada en la Escuela de Educación Media de Columbine, Colorado, la mañana del 20 de abril de 1999. Dos jóvenes armados le preguntaron si creía en Dios y ella respondió que sí mientras miraba fijamente la pistola. Al instante siguiente ya había muerto.

La historia de la muerte de Raquel era conmovedora. Sin embargo, lo que estremeció a la multitud de adolescentes y adultos que asistieron al servicio no fueron los detalles de su muerte. Estaban asombrados por su vida. Darrell nos contó del tiempo que ella dedicaba a sus devocionales. Nos dijo que ella oraba casi cada día para que Dios la usara en su escuela y comunidad. Ella se acercaba a los chicos poco populares de la escuela, e incluso se acercó y oró por uno de sus asesinos semanas antes de su muerte. La manera en que murió fue conmovedora, pero la manera en que vivió fue realmente inspiradora para nosotros.

caminar-luz.jpg

En las semanas que siguieron al testimonio de Darell Scott acerca de su hija adolescente, muchos pasajes vinieron a mi mente. Uno de ellos lo leímos justo ahora. La primera parte hace eco en mi mente, “pues no me avergüenzo del evangelio”. ¿Por qué vivir sin vergüenza es tan importante? ¡Porque una vida sin vergüenza del evangelio es tan poderosa que realmente puede convencer a otros de creer en Cristo y ser salvos! El verso 16 nos lo dice y la vida de Raquel Scott prueba que es verdad. ¡El evangelio que trabajó en su vida fue (y aún es) suficientemente poderoso para cambiar las vidas de otros!

“Porque no me avergüenzo del evangelio.” ¿Puedes honestamente decir eso desde el fondo de tu corazón? ¿Cómo actúas en tu escuela, en tu casa, con tu familia y amigos e incluso con tus enemigos? ¿Estás viviendo sin vergüenza? ¿Es el poder del evangelio evidente en tu vida? En los siguientes minutos, renueva tu compromiso con Dios orando y buscando su rostro. Sin importar lo que haya sucedido en el pasado, dile que quieres vivir tu vida para él, sin avergonzarte del evangelio. Agradécele que Él haya dado su vida por ti.

¡Ha Resucitado!

Pastor Gerardo Aguilar

De niños jugando a las escondidillas pasamos momentos dulcemente tensos. Era un desafío buscar el mejor lugar posible y guardar silencio con un aguante tremendo de risa nerviosa sin que te descubrieran. ¡Nadie quiere ser encontrado! – Por gracia, no todo en la vida es juegos, sino también realidades.

Hablando de querer encontrar a alguien, recordamos a las mujeres piadosas que fueron a buscar a Jesús a la tumba donde le habían puesto después de ser crucificado y muerto en la cruz. Ellas esperaban encontrarle para poner perfumes y especies aromáticas según la costumbre de su cultura.

El corazón de aquellas mujeres tenía cierta fe y duda al mismo tiempo, pues se preguntaban entre sí quién les movería la enorme roca que cubría la entrada al sepulcro. Sin tiempo de contestarse la pregunta, –de repente– observaron la roca movida y a un ángel del Señor sobre ella que les habló y dijo: ¿porque buscáis entre los muertos al que vive? –Jesús–¡No está aquí, pues ha resucitado!

–¡¿No está aquí?! ¡Ha resucitado!

easter-resurrection_1427267026.jpg

Vaya aseveraciones de aquel personaje celestial! –En nuestros días quizá hubiéramos respondido: –¿Estás hablando en serio?–, –¿Alguien podría ponerme eso por escrito?–, o –¿Puedes hablarlo bajo declaración jurada ante la ley?–.

No es fácil recibir tan gloriosa y también tan desconcertante noticia, luego de haber visto al Maestro en sufrimiento y cruel muerte en el madero. Nadie creería eso a menos que, el poco de fe que mantenían como un leve ardor en el corazón, se haya convertido luego en una antorcha interna de gozo y confianza, que trajo a la memoria las mismísimas palabras de Jesús cuando les decía: “el Hijo del Hombre será entregado…y le condenarán a muerte;…para burlarse de Él, azotarle y crucificarle, y al tercer día resucitará–¡Ahora todo tiene sentido!…¡Ha resucitado!

Las tumbas de los llamados profetas e iluminados, de las religiones del mundo, contienen los restos de esos hombres. –Todos murieron como cualquier humano–. Algunos son considerados como dioses, sin embargo no lo son pues en el último y agónico “round” de sus vidas la muerte les venció sin escollo.                                

Pero nuestro Señor Jesucristo en un encuentro cara a cara con la muerte, le venció y resucitó al tercer día, significando así “la muerte de la misma muerte”, y por ello también el apóstol Pablo testificó con poder diciendo: ¿Dónde está oh muerte tu aguijón? ¿Dónde oh sepulcro tu victoria? –¡Sorbida es la muerte en victoria!–.

Para nosotros hoy en día, traer a la memoria la victoria de Jesús sobre la muerte es algo que debe aumentar nuestra fe y confianza hasta lo sumo. De hecho la Resurrección de Cristo es el evento que le da sentido y esperanza a nuestra fe. Al adorar a un Cristo vivo, el mismo Espíritu que le levantó de los muertos también nos sostiene en Sus Promesas y Palabras de poder que alimentan el alma cada día. ¡Jesús ha resucitado!

José de Arimatea

Por Scott Armstrong

Dentro de cualquier institución, siempre hay personas que escogen diferentes caminos cuando ésta se ha vuelto inefectiva y anticuada. Trabajan dentro de los parámetros y respetan todos los niveles jerárquicos y de protocolos. Sin embargo, chocan continuamente con el gran monolito con el fin de impulsar un nuevo movimiento. Con frecuencia son criticados por sus posturas.

Y así encontramos a José de Arimatea, un miembro respetable del Sanhedrín, ofreciendo enterrar a Jesucristo, una seria amenaza para el gobierno Judío.

En una ocasión, este Jesús se había levantado en la sinagoga y leído del profeta: “El Espíritu del Señor está sobre mí, por cuanto me ha ungido para dar buenas nuevas a los pobres; me ha enviado a sanar a los quebrantados de corazón; a pregonar libertad a los cautivos, y vista a los ciegos; a poner en libertad a los oprimidos, a proclamar el año agradable del Señor”. Muchas cabezas asintieron ese día, hasta que el Proclamador emitió una proclamación audaz: “Hoy se ha cumplido esta Escritura delante de vosotros”. Los contemporáneos de José se volvieron en su contra, y él mismo se sintió ofendido. Pero había una esperanza casi olvidada en José que lo sobresaltó y lo dejó sin aliento a la vez.

Jesus-before-Sanhedrin

Había algo acerca de cómo Jesús dignificaba a las mujeres que habían sido olvidadas, mirándolas amorosamente, sin pretensión. Había algo sobre la manera en que se reía con los niños y que llevaba a José a pensar: “¿Qué tal si Yahvéh es diferente de lo que siempre me han enseñado?”

Aun cuando Jesús criticaba severamente al Consejo de liderazgo de José, había algo en sus palabras que le sonaba cierto. ¿Podría ser él el Mesías?

Como consecuencia, en medio del caos en el que se encontraban todos en Jerusalén, este mismo José obedeció la agitación en su corazón después de la crucifixión de Jesús y fue audazmente hacia Pilato para pedir el cuerpo. Requería coraje ir a hacer una petición ante un gobernante corrupto como Pilato, pero especialmente para pedir el cuerpo del hombre que había causado que toda la ciudad se amotinara. Y aun así, la audacia de José fue más grande debido a la avalancha de odio que recibiría de su propio Consejo religioso. Su reputación por los suelos, su influencia puesta en duda, la tradición nos dice que por sus acciones fue puesto luego en prisión y azotado.

Aun mientras tal vez previó el sacrificio que su propia decisión implicaría, el sacrificio del hombre que bajaba del madero comenzó a pesar sobre él.

Los pies y las manos sangrantes de Jesús manchaban la cómoda ropa de José. Con lágrimas, limpió las heridas y honró al difunto envolviéndolo cuidadosamente con un paño nuevo de lino. Aunque se esforzó, la tela se pegaba a las heridas y las manchas carmesí empapaban el lino puro.

Las emociones del momento abrumaban a José.

Había querido honrar a Jesús; sin embargo, por primera vez en su ilustre vida, él fue el que se sintió verdaderamente honrado.

Había venido a ayudar y había terminado siendo ayudado.

Había anhelado en su dolor conocer a Cristo, pero también terminó siendo conocido por el hombre de dolores.

Y cuando lloroso se apresuró a preparar el cuerpo para el entierro antes del Sábado, José de Arimatea se encontró con Jesús de Nazaret por primera vez.

Ya no había necesidad de esconderse. El que había removido a Jesús de la cruz, decidió tomar la suya.

 

Por Qué la Resurrección es Importante: Parte II

He is Risen“Por Qué La Resurrección es Importante”

La revista Holiness Today le preguntó a algunos teólogos lo que quizás toda la gente de fe se ha preguntado en algún momento: “¿Por qué la resurrección de Cristo debe importarnos?

La Resurrección: Valida quien era Él y Sus Enseñanzas.

Jim Edlin.

La Resurrección de Jesús consumó un gran trato para los cristianos. Es el corazón mismo de nuestra fe.  La Resurrección de Cristo nos infunde coraje y modela la forma en la que vivimos nuestras vidas. Hay muchas razones por las cuales la Resurrección es importante.

Primero, la Resurrección de Jesús valida quien fue él y las cosas que enseñó.  Jesús les había dicho a Sus discípulos que moriría y se levantaría de la muerte.  Después de la Pascua, sus seguidores supieron que podían confiar en Jesús y que él realmente era quien decía ser.

La Resurrección de Cristo también demuestra el poder de Dios sobre el pecado pues debemos recordar que el resultado final del pecado es la muerte.  Cuando Dios levantó a Jesús de la muerte, conquistó a nuestro mayor enemigo. Dios alteró las fuerzas de la naturaleza así como los últimos efectos del pecado. El creador de la vida, creó vida una vez más.

Esto también significa que los creyentes tienen esperanza para su propia resurrección una vez que mueran. Porque Jesús vive, nosotros podemos vivir de nuevo.  Pablo les dijo a los Corintios: “Mas ahora Cristo ha resucitado de los muertos; primicias de los que durmieron es hecho” (1 Cor 15:20).  Los cristianos buscan seguir a Jesús hacia una eternidad con Dios.

Así como anticipamos nuestra recompensa final, podemos experimentar la vida con Jesús en el presente.  La Resurrección de Cristo asegura la posibilidad de que la gente pueda tener una relación real con una persona viviente.  Jesús no es el héroe muerto de nuestra fe.  Es nuestro Amigo y Guía viviente. Podemos caminar cada día en comunión con nuestro Salvador viviente.

*Jim Edlin es Profesor Bíblico de Literatura y Lenguas en la Escuela Cristiana de Ministerio y Formación en la Universidad Nazarena MidAmérica.

Belleza Humana

BELLEZA HUMANA

Por Alberto Goldbarth

(Trad. Erika Ríos)

Si escribes un poema acerca del amor…

el amor es un ave,

 

el poema es un ave de papel origami.

Si escribes un poema acerca de la muerte…

 

la muerte es un fuego terrible,

el poema es una ofrenda de llamas de fuego en papel

 

que alimentas al fuego.

Podemos ver, en estos, el espacio entre

 

nuestros gestos y el poder que representan

–una incapacidad.  Y aun esto, es un tipo de belleza,

 

una belleza distinta y humana.  Cuando una tormenta

repentina azotó la ciudad de Nueva York una noche

 

en 1892, el equipo de empleados de un teatro fueron sorprendidos

moviendo cajas: una caja

 

de nieve de papel para la escena de Navidad se cayó

y rompió, haciendo que un estallido de blanco

 

confeti se perdiera

dentro de aquel que estaba recibiendo su alabanza.

¡Una Salvación Tan Grande!

DOMINGO DE RESURRECCIÓN

(San Juan 20, 21)

Por: Josué Aceituno Ramos

El Domingo de Resurrección es el día en que Jesucristo resucita después de la crucifixión, va al encuentro con sus apóstoles y luego sube hacia los cielos.  También es la finalización de la Semana Santa.  Es la fiesta más importante para el pueblo Cristiano, ya que con la Resurrección de Jesús es cuando adquiere sentido toda su religión.

Cristo triunfó sobre la muerte y con esto abrió las puertas del Cielo a los creyentes.  Los cristianos consideramos como pruebas de la Resurrección de Jesús a su sepulcro vacío y sus numerosas apariciones ante los apóstoles luego de este día.

Cuando se celebra la Resurrección de Cristo, se está celebrando también la propia liberación de los creyentes.

Celebran la derrota del pecado y de la muerte.

En la resurrección encuentran la clave de la esperanza cristiana.

Con el Domingo de Resurrección comienza un Tiempo Pascual, en el que se recuerda el tiempo que Jesús permaneció con los apóstoles antes de subir a los cielos, durante la fiesta de la Ascensión.  El reflejo de nuestra salvación y la promesa del Espíritu Santo, por lo cual nosotros hemos de recibir el poder que viene de lo alto, da sentido a nuestra doctrina en un Avivamiento de Santidad.  ¡Es una salvación tan grande que solo Jesús nos pudo dar!  ¡Así que guardemos, amemos y apreciemos lo que Dios a través de su hijo hizo, para darnos salvación y vida eterna!  Recordemos:

“Porque de tal manera amó Dios al mundo, que ha dado su hijo unigénito, para que todo aquel que en él cree, no se pierda, mas tenga vida eterna” (San Juan 3:16).

El Verdadero Viernes Negro

La Muerte de Jesús: El Verdadero Viernes Negro

Por Ed Gungor (Relevant Magazine, 2 Abril 2010)

¿Por qué necesitamos recordar la fealdad de la Cruz?

Viernes Santo, también llamado Viernes Negro o Viernes Bueno, es el día en que los cristianos recordamos la crucifixión de Jesús y su muerte en el Calvario. El año fue 33 DC, o al menos eso es lo más probable.

Un método que determina dicha fecha astronómica utiliza un enfoque basado en un eclipse (consiste cuando el sol se oscurece en el relato del evangelio en la escena de la crucifixión en Mateo 27:45), que ocurrió el viernes 3 de abril de 33 DC.

Tristemente hoy en día muchos seguidores de Cristo no observan Viernes Santo. De hecho, es el servicio al que menos asisten en el calendario cristiano. (Algunas comunidades de fe ni tienen servicio en Viernes Santo). Por el contrario, la Pascua tiene la mayor atención. Parece que nos gusta pensar en la esperanza de la Resurrección sin necesidad de atender al alboroto de la Cruz. Pero la verdad es que no habría una Resurrección sin el Gólgota.

Tal vez una razón por la que se evita enfrentar la cruz, es porque nosotros los modernos somos quienes negamos la muerte. Casi semanalmente vemos como la tecnología cura las enfermedades y pospone la muerte. La tecnología ha escondido tanto la muerte en el fondo de nuestra realidad de que se ve como una excepción y no como una norma. Y la verdad es que la muerte nos asombra. Nos incomoda. Nosotros los modernos no somos muy agradecidos por la buena salud o por una vida larga; la demandamos y es la expectativa. Si nuestras expectativas se ven interrumpidas por una tragedia o la enfermedad, nos sentimos muy molestos. Lo vemos como injusto.

Sólo cientos de años atrás, esta forma de pensar habría sido considerada como un poco loca y completamente irracional. Hoy, nuestras expectativas son muy diferentes. De hecho, muchos inconscientemente abrazan una ilusión que un día la tecnología vencerá a la muerte completamente, probablemente en su vida.

Cualquiera que sea la razón, algunos de nosotros evitamos recordar el Calvario. El concepto de “recordar” en el mundo antiguo significaba más que la pálida noción contemporánea de recordar algo; significaba “hacer el pasado presente” – ensayarlo de alguna manera para que imaginas que estás realmente allí. Pero recordando el Calvario en verdad puede ser perturbador.

Desde una perspectiva teológica, el Viernes Santo es un caso asombroso. El Calvario es el lugar donde Dios, después de haberse hecho carne en Jesús, tomó sobre sí la desigualdad de nuestro mundo caído. Dios no creó un mundo caído….La tragedia del pecado hizo de este planeta un tipo de pantano de fuego. El sueño de Dios se había perdido. Pero en lugar de abandonar el proyecto de la tierra, Dios eligió extenderse sobre el abismo infinito entre la santidad y el pecado y agarrar a la humanidad, uniéndose a ella.

Dios se hizo hombre y se lanzó por completo a nuestro caos, a fin de librarnos de ello…

… La evidencia de la victoria de Dios se ve más claro en la Resurrección, pero la victoria real fue ganada en la Cruz, evento que celebramos en Viernes Santo. Esto significa que la belleza, la posibilidad y la libertad que nos ofrece en la Nueva Creación tiene sus raíces en la fealdad del Gólgota. Este Viernes Santo, intenta ayunar; asiste a un servicio de Viernes Santo; reúnete con algunos amigos y lean el relato del evangelio; lo que sea, pero toma tiempo para recordar y estar presente.

http://www.relevantmagazine.com/god/deeper-walk/features/21081-the-real-black-friday

Gracia (Eventualmente)

Recientemente leí un libro de una autora talentosa y creativa, Anne Lamott.  En Grace (Eventually) ella describe su relación con Dios con una vulnerabilidad contagiosa.  Quiero compartir algunas de sus reflexiones en las entradas de esta semana:

Oración

“Orar no es pedir lo que piensas que quieres, es pedir ser cambiado de una manera que no puedes imaginarte” (11).

Sembrar

“¿Qué parte de la lección captaron los niños ese día? No puedo responder a esa pregunta y además no me hago cargo.  Pero todo viene a caer en unas cuantas semillas en la tierra.  Si la tierra está lista las semillas pueden crecer, y si no, podrás tener al Arcángel Miguel zumbando alrededor del salón en un taparabo y los niños no lo conseguirán.  En cualquier caso, terminamos en el suelo con el trasero en el aire, como los patos que se alimentan en aguas poco profundas de un pantano” (34-35).

Muerte

“<<¿Cómo creía que era la muerte?>> él me preguntó.  No tenía una pista, pero oí un místico oriental decir una vez que era como quitarse un par de zapatos que nunca se adaptaron bien” (94).

Historia

“Como Barry López dijo una vez, ‘A veces una persona necesita una historia, más que una comida para sobrevivir'” (154).

“Si eres hipnotizado por la estupidez televisada, y no logras oír o leer historias sobre tu mundo, puedes ser engañado al pensar que el mundo no es un milagro – cuando sí lo es” (154).

La Maldad y el Amor

“Quizá todo lo terrible es, en su ser más profundo, algo que necesita nuestro amor” –Rainer Maria Rilke (211).

A %d blogueros les gusta esto: