Archivo del sitio

Foro de Ministerio Urbano – Parte 3 de 3

Esta es la última parte del discurso del Superintendente General David A. Busic presentado en el Foro de Ministerio Urbano de la Iglesia del Nazareno, realizado en Chicago el 13 de julio de 2016. Puedes encontrar la primera y segunda parte en la entrada anterior.

Tengo una pasión creciente por el contexto de ministerio urbano porque estoy convencido de que la plantación de iglesias y el ministerio de renovación en los centros urbanos del mundo necesita de más estudio y pericia para que la Iglesia del Nazareno siga creciendo.

La Organización Mundial de la Salud (OMS) proyecta que para el año 2030 seis de cada diez personas vivirán en la ciudad y para el 2050 este porcentaje subirá a siete de cada diez. Estas proyecciones casi duplicarán la población urbana global a 6.4 billones de personas.

resize-of-mex1The Associated Press reportó en junio de 2014 que por primera vez en un siglo la información del censo Americano indica que la mayoría de las ciudades más grandes de Estados Unidos están creciendo con mayor velocidad que los suburbios que las rodean. La Región Asia-Pacífico de la Iglesia del Nazareno ha reportado 107 ciudades de más de un millón que tienen menos de 3% de presencia Cristiana. A medida que la Iglesia del Nazareno ha ido creciendo en afluencia y socioeconómicamente en las últimas décadas, ha hecho un trabajo adecuado en alcanzar las áreas suburbanas y rurales. Sin embargo, al ministerio en las ciudades no le ha ido tan bien. Esta es una realidad desconcertante especialmente teniendo en cuenta las predicciones recientes en cuanto al crecimiento urbano que no muestra buena señal para el futuro de nuestra denominación.

Las ciudades son centros de diversidad cultural. Las ciudades marcan el paso de la economía global y local. Las ciudades moldean las áreas artísticas, educativas y tecnológicas de la sociedad. Los profesionales jóvenes e inmigrantes están moviéndose a las áreas urbanas por decenas de miles. Pero las ciudades permanecen como un desafío para las iglesias porque son caras, complejas y secularizadas. Además, los habitantes en la ciudad moderna son resistentes y escépticos al concepto de que la religión de cualquier tipo pueda solucionar los problemas globales de nuestro día. Por estas y otras razones la mayoría de nuestras ciudades no tienen suficientes iglesias.

832552

Las estrategias más comunes para el ministerio urbano de la Iglesia del Nazareno se han concentrado en centros de ministerio de compasión y en las congregaciones étnicas. Mientras que éstos continúan siendo modelos importantes, no pueden ser los únicos métodos para tratar las complejidades del mundo urbano. El “mundo urbano” se ha convertido en algo más que las personas que lo habitan en sus límites – se ha convertido en una cosmovisión en donde todos vivimos independientemente de donde esté localizada nuestra dirección.  

Si nuestras estrategias urbanas han de ser exitosas debemos aprender a dirigir la misión en vez de preocuparnos por la estructura. A mi amigo, Michael Mata, le gustaba decir: “Cuando se trata de las ciudades, la función debe preceder la forma.” Y por lo tanto hemos hecho algo más que invitarte a participar de esta mesa redonda. Te hemos invitado a que entres hasta la cocina y nos ayudes a determinar qué comida debemos servir al orar por tener la mente de Cristo.

Timothy Keller dijo: “Así como va la ciudad, va el mundo.” ¿Puede la Iglesia del Nazareno crear un movimiento urbano otra vez? Esta es mi esperanza y oración.

Puedes leer y descargar el discurso completo en el siguiente enlace: busic-presentation-urban-forum-july-2016-spanish

El Día Mundial para la Prevención del Suicidio

El 10 de septiembre de 2016 se ha declarado el Día Mundial para la Prevención del Suicidio. Es probable que la depresión ha afectado a todos nosotros que estamos leyendo este artículo, sea de manera personal o como algo que ha influenciado a nuestros amigos o familia.  suicidioImg1

Quizás muchos de nosotros conocemos de alguien que ha intentado o cometido suicidio. En la Iglesia, no siempre hemos sido los mejores en dirigirnos a este tema o ministrar a aquellos quienes padecen depresión.  Pero esto está cambiando mientras desarrollamos más conciencia en esta área, y gracias a Dios por ello.  Con esto en mente, proveemos acá varias estadísticas* que nos pueden ayudar a saber más sobre la depresión y el suicidio:

DEPRESIÓN

  • La Organización Mundial de la Salud (OMS) describe la depresión como una enfermedad de ATENCIÓN GLOBAL. 
  • Se estima que la depresión afecta a 350 millones de individuos en todo el mundo. suicidio
  • Una investigación mundial sobre salud mental llevada a cabo en 17 países desarrollados y en vías de desarrollo, halló que 1 de cada 20 personas reportó haber tenido algún episodio significativo de depresión durante el año previo. 
  • La depresión en la principal causa de discapacidad en el mundo.
  • La mayoría de la gente que necesita ser tratada por depresión no recibe el tratamiento: globalmente menos del 50% de la gente que sufre depresión recibe tratamiento, en regiones desarrolladas solo el 30%, y en algunos otros países  menos del 10%. 
  • Históricamente, en los círculos cristianos el estigma de la salud mental ha sido más grande que en la sociedad, en gran manera debido a que muchos cristianos definen la depresión como un problema espiritual.  Quizá la depresión tenga algún componente espiritual, pero es una enfermedad física y mental que requiere cuidados médicos. 

SUICIDIO

  • Junto con el abuso del alcohol, la depresión es la causa principal del suicidio a nivel mundial. El suicidio es considerado un problema serio de salud pública en todo el mundo. 
  • Anualmente, 800,000 personas mueren a causa de suicidio en el mundo. Esto es un muerte cada 40 segundos. 
  • Además de los adultos que mueren por suicidio, otros 20 lo intentan pero no completan el suicidio. 
  • Muchos suicidios se cometen impulsivamente en momentos de crisis, cuando hay un colapso en la habilidad de ocuparse de situaciones estresantes de la vida como problemas financieros, pérdida del empleo, rechazo social, rupturas de relaciones, dolores crónicos y enfermedades. 
  • Las tasas de suicidio se elevan vertiginosamente en áreas que experimentan conflictos sociales, desastres naturales, violencia, y/o sensacidar-una-manoón de aislamiento. 
  • La proporción de suicidios es más alta entre grupos vulnera
    bles que experimentan discriminación, como los refugiados y migrantes, indígenas, miembros del LGBT y prisioneros. 
  • Un intento previo de suicidio es el factor de más riesgo en la población en general. 
  • El suicidio es la segunda causa principal de muerte entre los 15 y 29 años, a nivel mundial. 
  • El 75% de los suicidios globales ocurre en los países de bajos y medianos ingresos. 
Que Dios nos ayude a traer belleza de las cenizas y un manto de alegría en lugar del espíritu angustiado (Isaías 61:3).

En los enlaces a continuación, encontrarás la información anterior en dos archivos (PowerPoint y Word) y una infografía que puedes descargar:

Depresión y Suicidio
Depresión y suicidio (Word)
Infografía-suicidio

*Todos los datos fueron tomados de la Organización Mundial de la Salud y se pueden encontrar en los siguientes sitios:

http://www.who.int/es/

https://www.iasp.info/wspd/

 

En el Corazón de la Ciudad

Escrito por: David A. Busic

unnamedPhineas F. Bresee es ampliamente considerado como el fundador de la Iglesia del Nazareno. Dejó una posición destacada, muy cómoda en la Iglesia Metodista para trabajar con los pobres y adictos en Skid Row en el centro de la ciudad de Los Ángeles. En una de sus entradas del diario declaró: “Había sido mi largamente acariciado deseo tener un lugar en el corazón de la ciudad, donde se pudiera hacer un centro de fuego santo, y donde el evangelio se pudiera predicar a los pobres.”

La Organización Mundial de la Salud proyecta que para el 2030, seis de cada 10 personas vivirán en una ciudad, y en 2050 esta proporción aumentará a siete de cada 10 personas. Estas proyecciones, casi doblan la población mundial urbana a 6,4 millones de personas.

La organización llamada Associated Press informó en junio 2014 que, por primera vez en un siglo, los datos del censo de Estados Unidos de América indican que la mayoría de las ciudades más grandes de América están creciendo a un ritmo más rápido que sus suburbios circundantes. A medida que la Iglesia del Nazareno se ha vuelto más rica y resucitado socioeconómicamente en las últimas décadas, se ha hecho un adecuado, si no un buen trabajo, de llegar a las zonas suburbanas y rurales. Sin embargo, el ministerio en el contexto urbano no ha ido tan bien. Esta es una realidad preocupante, especialmente a la luz de los recientes pronósticos de crecimiento urbano.

Las ciudades son centros de diversidad cultural. Ciudades dirigen economías regionales y mundiales, y las ciudades son las forjadores de la sociedad educativa, artística y tecnológica. Los jóvenes profesionales y los inmigrantes se están moviendo hacia las zonas urbanas como decenas de miles de personas. Como dice Tim Keller, “En la medida que las ciudades van, así va el mundo.”

Sin embargo, las ciudades siguen siendo un desafío para las iglesias, porque a menudo son caras, complejas y secularizadas. Además, los ciudadanos modernos suelen ser resistentes y escépticos de la idea de que la religión de cualquier tipo puede resolver los profundos problemas globales de nuestro tiempo. Por estas y otras razones, la mayoría de nuestras ciudades están devaluando la iglesia por mucho hoy.

Las estrategias de los ministerios urbanos más comunes para la Iglesia del Nazareno se han concentrado en los centros de ministerios de compasión y congregaciones étnicas. Estos siguen siendo modelos importantes y eficaces, pero no pueden ser los únicos enfoques metodológicos para abordar las complejidades del mundo urbano. Debemos reimaginar el ministerio en nuestras ciudades. El “mundo urbano” se ha convertido en más que los que viven dentro de los límites de la ciudad; ahora es una visión del mundo en el que vivimos todos, independientemente de nuestro domicilio.

Los primeros días formativos de nuestra iglesia comenzaron en “el corazón de la ciudad.” Creo que Dios podría solo estar llamándonos a volver a la ciudad.

A %d blogueros les gusta esto: