Archivo del sitio

8 Buenas Preguntas Para Evaluar a tu Iglesia

Por Dan Reiland

Es fácil estar tan ocupado haciendo el ministerio que no tomas el tiempo para evaluar tu ministerio.
Pero evaluar es mejorar.

Es como tu examen físico anual. Nadie quiere hacerse un chequeo, un análisis de sangre, y tal vez una prueba o dos, pero así aprendes lo que necesitas saber.

Entonces, por supuesto, necesitas poner en práctica lo que aprendes.

Plan de 4 puntos para mejorar:

  • Haz las preguntas correctas.
  • En un proceso grupal, da respuestas honestas.
  • Determina el plan de prioridades para mejorar.
  • Toma acción.

Comienza por hacer las preguntas correctas.

edwin-andrade-worship.jpg

8 buenas preguntas que ayudarán a que tu ministerio mejore:

1) ¿Cómo es que la cultura única de tu iglesia te ayuda a progresar?

Sam Chand escribió un excelente libro titulado Rompiendo el Código de Cultura de tu Iglesia. Afirma que más que la visión, los programas, el dinero o el personal, la cultura tiene el mayor impacto en el futuro de tu iglesia.

¿Cómo describirías tu cultura? ¿Esto es lo que quieres? ¿Tu cultura de iglesia, está ayudando o perjudicando mientras persigues el propósito de Dios para tu iglesia? ¿Qué cambios necesitas hacer? Si la cultura es saludable, ¿qué prácticas existen para mantenerse saludable?

2) ¿Cómo describirías la moral general de tu iglesia?

¿Están las personas felices con tu iglesia? Esa pregunta parece muy subjetiva, pero es sorprendentemente fácil de responder.

¿Confían en el liderazgo? ¿Están motivados acerca de la misión? ¿Están apasionados por seguir a Jesús? ¿Hay impulso? ¿Se resuelven los problemas con relativa facilidad (sin resistencia significativa)? Tienes la idea.

La moral y la cultura están estrechamente vinculadas. Si estás luchando y, la cultura y la moral no son ideales, te insto a verter tu energía de liderazgo allí primero.

3) ¿Cuál es tu acercamiento a la formación espiritual en tu iglesia?

¿Existe un sentido general de que la gente está buscando a Dios? No se trata de perfección, pero ¿ves progreso? ¿Qué factores consideras importantes para ayudar a evaluar la madurez espiritual? Considera cosas como la oración, el servicio a los demás, la obediencia y la generosidad financiera. ¿Qué tal el fruto del Espíritu como el amor, la alegría y la paz, etc.?

¿Utilizan grupos pequeños? ¿Cómo se desarrolla la comunidad? ¿Qué prioridad tiene la verdad bíblica? Un gran enfoque general para evaluar el crecimiento espiritual es reunir historias de cambio de vida.

4) ¿Estás desarrollando nuevos líderes?

Junto al favor de Dios, todo se eleva y cae en el liderazgo. ¿Los líderes de tu iglesia demuestran una fuerte profundidad espiritual y corazón de siervo? ¿Cuál es tu plan para encontrar y desarrollar nuevos y mejores líderes? No alcanzarás tu potencial como iglesia sin una dedicación seria a este proceso.

5) ¿Cómo describirías la fuerza de tus equipos de voluntarios?

¿Son tus voluntarios parte de equipos vibrantes y productivos o una banda de supervivientes que luchan? Mucho de eso depende de cómo seleccionas, entrenas, animas y empoderas a tus voluntarios. ¿Reclutas para una visión o simplemente para hacer una tarea?

Todas las iglesias se enfrentan a la presión de necesitar personas que sirvan como voluntarios, pero la forma en que construyas los equipos hace una diferencia significativa. ¿Cómo calificarías la conciencia de grupo de tus ministerios voluntarios? ¿Cuál es el primer y mejor paso para fortalecer tus equipos?

6) ¿Qué te dicen los indicadores financieros?

Es relativamente fácil medir los resultados cuando se trata de dinero. La oferta semanal define la realidad. Al mismo tiempo, uno de los desafíos más grandes que un líder enfrentará es inspirar exitosamente a la gente a confiar en Dios con sus finanzas y permanecer fiel para dar con generosidad.

¿Eres audaz en tu enseñanza de la verdad de Dios sobre el dinero? ¿Ofrecen formación práctica sobre la gestión del dinero? ¿Personalmente, modelas la generosidad? ¿Dónde eres más fuerte con respecto al dinero, la fe o la práctica?

7) ¿Estás en misión?

Primero debes estar claro sobre el propósito de tu iglesia. ¿Cuál es tu misión/visión – exactamente? ¿Tu congregación tiene un buen sentido de lo que eso significa? ¿Estás actuando sobre esa misión?

Es esencial que tus líderes se vuelvan y permanezcan alineados juntos en esa misión. Siempre se sentirá como si estuvieras nadando río arriba si no se dirigen hacia la misma dirección.

8) ¿Su gente invita con entusiasmo a otros a sus servicios de adoración?

He entrenado iglesias donde la gente tenía obviamente sentimientos tibios sobre el servicio de adoración. No estaban motivados para invitar a alguien, aunque tuvieran un amigo que querían traer.

No siempre es el servicio de adoración, pero comienza allí. ¿Hay algo con tu iglesia que haría que tu congregación se detuviera para invitar a sus amigos?

Esta es una enorme combinación evangelística. Si tu gente está comprometida con la visión lo suficiente para invitar a la gente a la iglesia, y su experiencia de adoración (desde la guardería para los pequeñitos hasta la manera de hacer la invitación) vale la pena invitar a la gente – ¡es la combinación por la que trabajas!

Confío en que estas preguntas te serán útiles a ti y a la salud de tu iglesia.

¡Oro por la sabiduría de Dios para tu liderazgo y su favor sobre ti!

Este artículo fue publicado originalmente en: danreiland.com

 

40 Días Edificando Vidas en Oración

tranquilo40 DÍAS EDIFICANDO VIDAS EN ORACIÓN

“Impulsar la oración en la Región Mesoamérica para edificar vidas de acuerdo a los propósitos de Dios.”

“Y esta es la confianza que tenemos en él, que si pedimos alguna cosa conforme a su voluntad, él nos oye. Y si sabemos que él nos oye en cualquiera cosa que le pidamos, sabemos que tenemos las peticiones que le hayamos hecho.” 1 Juan 5:14-15

“Si se humillare mi pueblo, sobre el cual mi nombre es invocado, y oraren, y buscaren mi rostro, y se convirtieren de sus malos caminos; entonces yo oiré desde los cielos, y perdonaré sus pecados, y sanaré su tierra.” 2 Crónicas 7:14

OBJETIVOS:

  • Desafiar a personas, familias y congregaciones a orar para edificar sus vidas y ser guiados a los propósitos de Dios.
  • Establecer lugares de oración en hogares e iglesias.
  • Dar facilidades para un total involucramiento en la oración.
  • Llevar al arrepentimiento a personas el Domingo de Pentecostés.

    OBJETIVO DEL DÍA DE ORACIÓN DEL PENTECOSTÉS EN IGLESIAS LOCALES

    Establecer 24 horas de Oración constante para el cuidado de personas, familias, pueblos, ciudades, comunidades, líderes de gobierno y por el derramamiento del Espíritu Santo sobre su pueblo.

Junta de Superintendentes Generales Iglesia del Nazareno

Tomando como base nuestros valores esenciales y siendo un pueblo enviado que responde al llamado de Cristo y es capacitado por el Espíritu Santo para ir al mundo a testificar del señorío de Cristo y participar con Dios en la edificación de la iglesia y la extensión de su reino (2 Corintios 6:1). Iniciamos estos 40 días de Oración en concordancia con nuestra misión, en

ADORACIÓNHand Prayer

“Viviendo para Agradar a Dios”

La adoración es la expresión más alta de nuestro amor a Dios. Es una adoración centrada en Dios que honra a Aquel que en su gracia y misericordia nos redime.

Adoración es el primer privilegio y responsabilidad del pueblo de Dios. Es la reunión de la comunidad del pacto delante de Dios en proclamación y celebración de lo que es El, lo que ha hecho y lo que promete hacer.

En oración, tomen tiempo para adorarle y agradarle.

Día 1 – Orando por Sabiduría Espiritual.

“Me he enterado que ustedes confían mucho en el Señor Jesús y aman a todos los del pueblo de Dios. Por esto, y por lo que antes dije, me acuerdo de ustedes cuando estoy orando y le doy gracias a Dios por la confianza que en El tienen. Le pido al Dios de nuestro Señor Jesucristo, es decir, al Padre maravilloso, que les de su Espíritu para que sean sabios y puedan entender cómo es Dios. También le pido a Dios que les haga comprender con claridad el gran valor de la salvación que El ha dado a los que son suyos. Que sepan cuál es la esperanza prometida.” Efesios 1:15-19 (Biblia para Todos)

  • Inviten Dios para que en oración les de sabiduría para caminar de acuerdo a su voluntad y en base a sus principios.
  • Pídanle a Dios que les ayude a entender cuál es Su voluntad para su vida.
  • Pídanle a Dios que les ayude a caminar adorándole a El cada día.
  • En oración, tomen un tiempo para adorarle.
  • En oración, confiésele si usted no ha sido obediente en pedir de El sabiduría.
  • Tome tiempo para agradecerle por la sabiduría que le ha dado para salir adelante en las adversidades.
  • Oren para que su pueblo le adore en espíritu y en verdad.

Día 2 – Orando porque el mensaje de Su Palabra abunde en ustedes.

“Cuando el ladrón llega, se dedica a robar, matar y destruir. Yo he venido para que todos ustedes tengan vida, y para que vivan plenamente.” Juan 10:10 (Biblia para Todos)

  • Dios desea que el mensaje de La Biblia abunde en ustedes para que crezcan espiritualmente cada día. Tomen tiempo para orar.
  • Si Su Palabra abunda en cada uno, esta dará frutos para que otros vengan al arrepentimiento a través de ustedes.
    Pídanle a Dios en oración que les ayude a ser luz.
  • Oren pidiendo que Dios les guíe a vivir una vida plena a la luz de Su Palabra.
  • Oren pidiéndole a Dios a que les ayude a transmitir Su Palabra a los nuevos

    convertidos.

  • Oren para que Dios les de sabiduría para prepararse en el estudio de Su Palabra.

***Este plan de oración regional sigue sucesivamente durante los próximos días y semanas.  Para bajar todo el documento, por favor haz clic acá.

La Sabiduría de las Azafatas

Relacionado a la entrada de ayer…

Cuando uno está volando en un avión y el avión está a punto de despegar, una azafata toma el micrófono y anuncia algunas cosas muy importantes. Otras dos azafatas se paran en el pasillo y empiezan a mostrar como abrochar el cinturón, donde están las salidas de emergencia, etc. Nadie generalmente escucha este discurso, pero hay algunas instrucciones bien importantes que se comparten en esos cinco minutos (aun para nuestras vidas espirituales).

En algún momento, las azafatas bajan una máscara de oxígeno e instruyen cómo ubicar la máscara alrededor de la nariz y boca (¡¿como si fuéramos a ponerla en la cabeza?!), cómo respirar, etc. Después el anuncio clave se hace rápidamente, “Y si usted está viajando con un niño, asegúrese que primero usted tiene su máscara puesta, y después ayude al niño con la suya.

Físicamente si no tenemos el aliento, no podemos ayudar a nadie. Primero necesitamos recobrar el aliento y después ayudar a los demás. Espiritualmente, como ministros y líderes, si no tenemos nuestro aliento, el Espíritu Santo, si no estamos respirando cada día su presencia, no vamos a poder ayudar a nadie o trabajar eficazmente en nuestros ministerios.

“Ministros son como trompetas, que no hacen ningún sonido si el aliento no está fluyendo adentro. O como las ruedas de Ezequiel (capítulo 1), que no se mueve a menos que el Espíritu las mueva.”—Juan Flavel

A %d blogueros les gusta esto: