Archivo del sitio

El Futuro de la Iglesia del Nazareno

Por Yerlin Alvarado

La Iglesia del Nazareno es una denominación que nació en el año de 1908 en Pilot Point, Texas, EEUU, con orígenes en movimientos Metodistas y de Santidad, de tradición Wesleyana, que predica la Gran Comisión, que cree, vive y practica la Santidad. Una iglesia que ha mantenido y conservado sus valores esenciales por más de 100 años.

hallelujah_march_october_1908_551-37

¿Cómo seguir conservando esa esencia en un contexto no muy alentador, en una atmósfera sombría de crisis económicas y financieras, falsas doctrinas, como la Nueva Era, Apostasía, el modernismo secular imponiéndose hoy en día con temas como: el aborto, homosexualismo, lesbianismo, etc.? Sin duda son grandes desafíos que me llevan a reflexionar: ¿Qué espero de la Iglesia? ¿Cómo visualizo la Iglesia del mañana? Y, ¿qué pasará con la Iglesia en 20 años?

Official-Seal-Spanish-GoldLa Iglesia somos todas aquellas personas que un día nos arrepentimos de nuestros pecados, creímos en Jesús y le aceptamos en nuestros corazones como nuestro Señor y Salvador. En tal sentido, pienso en una iglesia agresiva, que conozca sus desafíos y que trabaje arduamente por seguir cumpliendo la Gran Comisión y alcanzar a los perdidos. Una iglesia preparada teológicamente y que conozca bien al Dios que sirve para que pueda predicar con denuedo la palabra de Dios a una generación confundida y con gran necesidad del Dios Vivo. Quiero ser parte de una iglesia que no se aisle, sino que permanezca en contacto con las personas que viven alejadas de Cristo, una iglesia que no se envuelva en una infinidad de actividades y programas para seguir llenándose ellos mismos, sino aquella consciente de cuál es su misión: alcanzar a los perdidos para Cristo. Todo esto sin perder de vista sus valores, principios, misión y santidad, ofreciendo a los futuros miembros y futuras generaciones una iglesia sana, de cimientos sólidos y con las mismas bases idealizadas por nuestros fundadores.

Jesús nos dejó claramente establecida su visión, como iglesia debemos hacer lo mismo para que todas las personas puedan entender claramente que Jesús quiere tener un encuentro personal con ellos. Visualizo una iglesia creciente, viva y dinámica, que será producto del esfuerzo que la actual iglesia desarrolle.

Así que nuestro trabajo debe ser arduo y comprometido porque será el resultado que reciban los próximos líderes. Jóvenes y adultos, debemos enfocar el trabajo de nuestras iglesias en el legado que vamos a entregar a las futuras generaciones, debemos hoy trabajar con excelencia y propósito, sabiendo que la iglesia en general cada día tiene más desafíos, y que Jesús va a regresar por una iglesia pura, sin mancha ni arruga. Es imprescindible el trabajo evangelístico, misionero, y de discipulado, que la iglesia practica hoy, pues en el descansan las bases de la iglesia del mañana.

nazarene-logo-stackedEn tal sentido visualizo una Iglesia del nazareno basada en los mismos principios de sus fundadores. Y finalizo, retomando las palabras optimistas que distinguen a nuestra denominación: “A P. Bresee le encantaba decir: ‘El sol jamás se pone en el alba.’ Todavía es el alba en la Iglesia del Nazareno, y el sol jamás se pone en nuestra denominación alrededor del mundo. ¡Somos tradicionalmente optimistas cuando se trata de impactar a nuestro mundo del siglo XXI con el mensaje de santidad! Con claridad de visión, compromiso total y fe firme, vemos el siglo venidero como nuestro día de más grande de oportunidad para hacer discípulos a semejanza de Cristo en todas las naciones.” (Declaración Misional Iglesia del Nazareno).

Centenario: Nuestra Misión y Valores Medulares

Una Iglesia en la Tradición Wesleyana: Nuestra Misión

Por tanto, id, y haced discípulos a todas las naciones…

La Iglesia del Nazareno es una iglesia de la Gran Comisión.

Como tal, nuestros miembros procuran testificar fiel y atractivamente a todas las personas, para que la vida de Cristo en uno atraiga otros al amor, la adoración y el servicio de Dios.

Somos llamados, especialmente, a predicar el evangelio al pobre.

Los vehículos básicos por medio de los cuales llevamos nuestra misión son los siguientes: adoración colectiva, evangelismo, ministerio de compasión, discipulado cristiano, y educación.

Debido a que todo el pueblo de Dios constituye “la Iglesia” y porque cada cristiano es llamado al ministerio por virtud de su bautismo, cada creyente en la Iglesia del Nazareno tiene parte en la misión a la cual somos llamados como cuerpo.

La Iglesia del Nazareno sustenta tres valores esenciales importantes:

1. Somos un Pueblo Cristiano: Como miembros de la iglesia universal, nos unimos a los verdaderos creyentes en la proclamación del señorío de Jesucristo y en los credos trinitarios históricos de la fe cristiana.

Apreciamos nuestra herencia wesleyana de santidad y la consideramos la manera de comprender la fe verdadera de acuerdo con la Escritura, la razón, la tradición y la experiencia.

2. Somos un Pueblo de Santidad: Dios, quien es santo, nos llama a una vida de santidad.

Creemos que el Espíritu Santo desea efectuar en nosotros una segunda obra de gracia, conocida con varios términos incluyendo “entera santificación” y “bautismo con el Espíritu Santo” limpiándonos de todo pecado; renovándonos a la imagen de Dios; dándonos el poder para amar a Dios con todo nuestro corazón, alma, mente y fuerza, y a nuestro prójimo como a nosotros mismos; y produciendo en nosotros el carácter de Cristo. La santidad en la vida de los creyentes se entiende más claramente como semejanza a Cristo.

3. Somos un Pueblo Misional: Somos un “pueblo enviado” que responde al llamado de Cristo y es capacitado por el Espíritu Santo para ir al mundo, a testificar del señorío de Cristo y participar con Dios en la edificación de la iglesia y la extensión de su reino (2 Corintios 6:1). Nuestra misión (a) principia en la adoración, (b) ministra al mundo en el evangelismo y la compasión, (c) anima a los creyentes a la madurez cristiana a través del discipulado, y (d) prepara a mujeres y hombres para el servicio cristiano a través de la educación cristiana superior.

Centenario: Lo que Creemos y Enseñamos

Una Iglesia en la Tradición Wesleyana: Lo que Creemos y Enseñamos

Creemos que nosotros somos solamente una parte de la Iglesia Universal de Cristo y compartimos con otros creyentes de otras tradiciones a un Señor, una fe y un bautismo.

Junto con otros protestantes afirmamos la prioridad de salvación por la sola gracia por medio de la fe en Cristo, el sacerdocio de todos los creyentes y la Biblia como la regla final de la fe cristiana y práctica.

Creemos que el Antiguo y Nuevo Testamento revelan la voluntad de Dios para todas las personas concernientes al pecado, la salvación y la nueva vida en Cristo.

Afirmamos que la muerte de Cristo expía los pecados de todas las personas, y que su gracia es efectiva para la salvación de cada persona que la acepta.

Creemos que los cristianos son justificados y santificados por la fe solamente.

Creemos que la gracia santificadora de Cristo se recibe inicialmente en el nuevo nacimiento (regeneración) cuando el Espíritu Santo imparte un nuevo principio de vida espiritual, y la gracia santificadora se incrementa conforme vivimos una vida por el espíritu. Afirmamos que la entera santificación es una provisión de gracia y una posibilidad para todos los creyentes, en donde el corazón es limpio de todo pecado y se llena con amor para Dios y el prójimo.

Centenario: De Dónde Venimos

Conocer nuestra historia y nuestros fundamentos es muy importante para poder identificarnos aun más como Nazarenos. Ver el desarrollo de nuestra iglesia desde sus inicios nos anima a seguir adelante. Compartimos en estos días algunos puntos importantes que además de darte más conocimiento histórico se mostrará tu papel en nuestra Iglesia.


Una Iglesia en la Tradición Wesleyana: De Dónde Venimos

El linaje Nazareno corre a través de la Reforma Inglesa, la extensión internacional del Metodismo y del Movimiento de Santidad Wesleyano en los Estados Unidos.
La Iglesia del Nazareno emergió como una unión de varias denominaciones de santidad wesleyanas y por el año de 1915 abrazó a siete grupos norteamericanos y británicos previamente separados.

Phineas F. Bresee dio forma al modelo de gobierno de la iglesia. Hiram F. Reynolds nutrió su identidad como una iglesia comprometida a las misiones internacionales.

La Iglesia tuvo una dimensión internacional desde sus inicios. Hoy día, es por intención una iglesia internacional con más de 380 distritos a lo largo del mundo, de los cuales tres cuartas partes están fuera de los Estados Unidos. Hay cerca de 1.7 millones de nazarenos. Más de 66% viven fuera de los Estados Unidos y Canadá.

A %d blogueros les gusta esto: