Archivo de la categoría: El Llamado

Campamento de Orientación Misionera en Bonao, República Dominicana

Del 6 al 8 de marzo de 2020 se llevó a cabo un Campamento de Orientación Misionera (COM) en el Campamento Bíblico Cristiano Donald Wunker en Maimón, Bonao, República Dominicana. Asistieron 46 participantes con interés en las misiones y el equipo de líderes contó con 16 servidores, quienes dieron talleres, dirigieron dinámicas y devocionales, y empezaron a guiar y orientar a las personas explorando sus llamados al campo trans-cultural.

El COM inició con una estrategia innovadora (para los participantes) de un proceso de inscripción muy peculiar. Esta primera vivencia dejó claro en cada integrante el peso del evento y el llamado implícito a valorar cada actividad a desarrollar. No era un encuentro más; era estar de visita en el “País del COM” y ser parte auténtica de él, cultivando apego e identidad. 90012613_225918755194436_6526149265209688064_n

Participar en un COM es una gran oportunidad de conocer y explorar el accionar misionero de la Iglesia del Nazareno a nivel mundial, regional y local. La encarnación de las misiones en cada actividad desarrollada con un excelente manejo y gran pasión de los facilitadores (bajo la guía del Espíritu Santo), fue impregnando progresivamente los corazones de los presentes, concientizándolos del llamado urgente de Dios a servirle en las misiones, y de la multitud de oportunidades disponibles para ello. El desarrollo de cada temática y el uso de recursos oportunos permitieron que cada persona reconociera la “triste realidad” que, hasta el momento, había sido imperceptible a sus ojos y corazones. Gloria a Dios por el despertar.  Como los siguientes testimonios muestran, sugerimos que TODO nazareno debe estar expuesto a vivir en el “País del COM”.

“Inicié en el 2011 clamando a mi Padre que me ubicara en un ministerio cristiano, que me liberara del trabajo “secular”. En el 2015 le oré diciéndole que somos una familia misionera, que nos contratara de tiempo completo a mí y mis hijos. Dios ha ido poniendo el querer como el hacer en nuestros corazones. En octubre de 2018 el Señor me llamó de una manera clara y contundente a las misiones, y en el 2019 a mis hijos.  Mis hijas ahora lo están orando, soñando y buscando guíanza de Dios.”

Estar en el COM es la continuidad y confirmación de Dios en el llamado que me ha hecho, junto a mis hijos, de servirle en las misiones. Ha sido una de las maneras del Señor de ir organizándonos y definiendo en nuestras vidas el servicio a Él. Queda en nosotros continuar involucrándonos en actividades misioneras en esa consecución del llamado que Dios nos ha hecho.” –July Quiterio Cuello. 90095074_212987919768350_7084061818993246208_n

“El COM ha marcado un antes y después en mi vida, tanto social, como espiritual y ministerialmente. Este campamento se define como la confirmación del llamado de Dios en mi corazón y a la vez la dirección y orientación al mismo. Dios ha levantado una generación dispuesta y enfocada a llevar la comisión y el evangelio restaurador de Cristo Jesús a todas las naciones. Simplemente puedo decir gracias, porque llegar a ser una misionera no es un sacrificio que hago, sino una gracia que Dios me otorga.” –Rachel Mariel Compres Morel.

“Agradezco a Dios y a los líderes por haber instruido a mi hija Elba sobre las misiones.  Dios hizo un llamado y ella se dejó guiar por las enseñanzas, entendió su verdadero llamado, y obedeció. Es así como Dios me dio el privilegio de tener una hija misionera, ¡¡y gloria a Dios soy partícipe de esa bendición!! Pero al estar yo en el COM solo le pedía al Señor que me hablara porque quiero más de Él. Mi vida es de Él.  Quiero ser una madre, una líder, y una pastora que tenga propiedad y conocimientos para hablar a los jóvenes y a las familias sobre lo importante que es apoyar a nuestros jóvenes e hijos en las misiones.  Hay una nueva generación que debe estar preparándose para llevar el mensaje de Jesús a un nuevo mundo. Al participar en este gran evento, adquirí más conocimiento sobre el llamado de Dios, conocer porqué estamos y para qué estamos.  Todo lo que viví durante estos 3 días, no hay palabras para describirlo.  Yo quiero darle al Señor hasta mi último aliento en su servicio.” –Maribel Duson (Pastora).

89936509_232298941279623_7090474063432253440_n

Encuentro Guatemala 2020

 

            logo esp                             loguito e

ENCUENTRO GUATEMALA 2020

“Sirve y experimenta la transformación”

  1. Descripción General: Desarrollar una oportunidad misionera de dos semanas durante el verano del 2020, con la participación de jóvenes de Estados Unidos en conjunto con la juventud de la Región Mesoamérica, específicamente del 20 de junio al 04 de julio.

 

  1. Objetivos:

              Objetivo General

Exponer a los jóvenes con llamado misionero a una experiencia transcultural.

Objetivos Específicos

  1. Proveer oportunidad misionera para aquellos jóvenes de la Región Mesoamérica que desean confirmar su llamado o tener una experiencia transcultural.
  2. Guiar a los participantes a aceptar el llamado de Dios en sus vidas y orientarlos en las diferentes oportunidades misioneras dentro de nuestra denominación.
  3. Realizar evangelismo a través de diferentes métodos creativos.
  4. Ministrar integralmente a las comunidades del distrito central de Guatemala con Encuentro.
  5. Promover las misiones voluntarias en nuestros distritos e iglesias, a través del sostenimiento económico de sus misioneros.

 

  1. Justificación: Encuentro Missions brinda oportunidades misioneras para todas aquellas personas que tienen un llamado. Durante los últimos 50 años, han facilitado viajes a los Estados Unidos, Canadá, México, las Bahamas, Perú, Guatemala y Costa Rica. Han participado más de 250,000 estudiantes, lo que ha resultado en más de 2 millones de niños y adultos escuchando el mensaje del Evangelio a través de los eventos de Encuentro. Este año 2020, Encuentro visita nuevamente Guatemala, asociándose con las Iglesias del Nazareno locales para proporcionar programas de Escuelas Bíblicas, Plantación de Iglesias, Operativos Médicos y Proyectos de Construcción Pequeños, para impactar a las comunidades aledañas a las Iglesias del Nazareno beneficiadas. El área Norcentral de la Región Mesoamérica tiene la bendición de recibir al grupo de Encuentro 2020, en el país de Guatemala, por tal motivo nos hemos unido a la visión de Encuentro, mostrando el amor y la compasión de Jesús, compartiendo el mensaje del evangelio a todos aquellos que lo necesiten, a través de diferentes métodos evangelísticos, proveyendo una oportunidad misionera transcultural a todos aquellos jóvenes de la Región Mesoamérica que tienen un llamado.

 

  1. Selección de Candidatos

Promoción:

Cada coordinador de MG de las 5 áreas de la Región será encargado de promover la información. De esta manera se logrará captar a la mayor cantidad de jóvenes posible.

Requisitos del Candidato

  • Ser miembro de la Iglesia del Nazareno.
  • Tener un llamado al ministerio o a servir transculturalmente.
  • Haber participado en un Campamento de Orientación Misionera (COM).
  • Haber participado en una experiencia misionera de mínimo 3 días.
  • Ser mayor de 18 años.
  • Ser un líder en su iglesia local o distrito.
  • Tener conocimiento intermedio del idioma inglés.
  • Carta de recomendación de su pastor.

Recepción de solicitudes

Después de que el joven haya recibido la aprobación de su pastor, el aspirante debe contactar a su Coordinador de Misión Global de área, para solicitar el formulario de inscripción en línea.  Se estarán aceptando solicitudes hasta el mes de mayo 2020.

 

  1. Lineamiento Financiero

Descripción

7 Días 14 Días

Alimentación

45 $ 90

Transporte interno

35

$ 70

Hospedaje

70

$ 140

Turismo

30

$ 60

   
Total $180

$360

 

Si quieres descargar el documento completo con toda la información de Encuentro, por favor da click en este link

 

 

¿Qué Clase de Personas?

En nuestra entrada anterior, informamos sobre el  10.º Aniversario Del 4×4 Todo Terreno, en Monterrey, México un viaje misionero que concluyó el 1 de enero de 2020 y tuvo resultados significativos.  En los siguientes días publicaremos varios testimonios de algunos jóvenes que participaron, comenzando hoy con Valeria Rodríguez.

Mi nombre es Valeria Rodríguez Valdéz y soy de Monterrey, Nuevo León. Tengo 14 años y desde hace dos años Dios confirmó mi llamado a las misiones.

Durante el 4×4, a mi equipo y a mí nos tocó ir a una casa con mucha necesidad, y ofrecimos limpiarla.  Nos encontramos con una joven de 19 años que cuidaba a su abuelita en estado de cama y que no podía moverse ni hablar. Evidentemente fuimos un gran apoyo para ellos – nos expresaba que no sabía cómo agradecernos. Lo que más me impactó fue el momento en que nos reunimos para orar por la joven (Kelly) y la señora (Cristina).  Tuvimos un tiempo en el que no podíamos parar de llorar y le pedimos a Dios que la cuidara y sanara, que les diera fortaleza para seguir adelante. Nos fuimos muy alegres, y esta dinámica la repetimos por tres días. Siete personas aceptaron a Cristo en su corazón.

Al terminar los tres días allí salimos llenos de ánimo y pudimos contestar la pregunta: ¿Qué clase de personas pagan para ir a un lugar que no conocen, con personas que jamás han visto, para limpiar sus casas? Respuesta: La clase de personas a las que no les importa lo que haya que hacer con tal de compartir de la Palabra de Dios.

En Valle del Roble, la primera ocasión que salimos nos dimos cuenta de la necesidad de la colonia.  Tuvimos la oportunidad de orar por un joven que se estaba drogando, por unos hermanos consagrados a la muerte, por un matrimonio que se drogaba, y por un padre y sus hijos que habían creado una pandilla.  También oramos por la hija de una señora que es cristiana y que le había estado pidiendo a Dios que enviara a alguien que le hablara a su hija, ya que a ella no la escuchaba.  Pues, se cumplió su oración. Fue hermoso saber que éramos nosotros a los que Dios había enviado.

¿Qué clase de personas pagan para ir a un lugar que no conocen, con personas que jamás han visto, y preguntan por mi necesidad? La clase de jóvenes que están atentos a la guía del Santo Espíritu, y que están interesados por los que no han sido salvos.

Después de compartirle a un policía que tuvo una mala experiencia con los cristianos, decidimos presentarnos a las casas de la gente y pedir perdón por las experiencias malas con otros cristianos. Nos dimos cuenta que las personas reaccionaban diferente.  Tenían interés de escuchar y de compartir lo que les había pasado y tuvimos mayor respuesta.  Fue un día extraordinario y sorprendente. Sentimos al Espíritu Santo guiándonos.  Deseo sentirme así cada día de mi vida.

¿Qué clase de personas pagan para ir a un lugar que no conocen, con personas que jamás han visto, para pedir perdón por la hipocresía de muchos otros cristianos? La clase de cristianos que aman a los pecadores como Cristo los amó, y que no les importa humillarse por reconciliar a una persona con Dios.

Quiero invitar a la iglesia a que den buen testimonio.  Que empecemos por nosotros mismos, y que evangelicemos en donde estemos.  Que dejemos que sea el Espíritu guiándonos a donde quiera que vayamos. Les exhorto a tomar el evangelismo como estilo de vida.  Todos sin excepción estamos llamados a compartir de las buenas nuevas.  No importa si nunca antes lo has hecho, cuando Dios manda, hay que obedecer, su Espíritu nos guía y da la palabra. No se pierdan de ninguna actividad evangelística de su iglesia.  ¡Anímense, pues Dios está con nosotros!

Conozcamos al Dr. Brent Hulett

Hace algunos meses tuve el privilegio de conocer al nuevo encargado de Movilización para Misiones Globales en nuestra denominación, el Dr. Brent Hulett.  Oficialmente su título es: Coordinador de “Engaging and Equipping” para la Iglesia del Nazareno.  El Dr. Brent se ha tomado un tiempo para compartir su testimonio y darnos un reto en el siguiente video.  Espero que esto te ayude a conocerle un poco, pero también te pido que lo compartas con personas que quieran saber más sobre misiones.

Doy gracias a Dios por Brent y por otros líderes que están guiándonos en la visión de enchufar y equipar a todas nuestras iglesias alrededor del mundo.

Una Propuesta Riesgosa

Por Scott Armstrong

Recientemente he estado pensando en la parábola de los talentos. Y me ha inquietado.

Conoces la historia, ¿cierto? Mateo 15 nos dice que un hombre le da a uno de sus siervos cinco talentos, al otro le da dos, y al último le da uno. Después de pasar mucho tiempo lejos, el amo regresa para encontrar que los siervos han duplicado el dinero (en aquel tiempo el valor de un talento era de más de mil dólares; ¡esa es una buena inversión!). El tercer siervo fue cauteloso. Él no desperdició el dinero, en sí, pero tampoco lo invirtió. Lo enterró, asegurándose que su amo recibiera de nuevo su talento una vez que regresara; sin problema.

Excepto que, ¡esto fue un gran problema! El juicio contra este hombre fue severo, incluyendo “tinieblas,” y también “lloro y crujir de dientes.”

parable-of-talents_800x450-e1432652948829.jpg

Constantemente he escuchado (incluso he predicado) sobre este pasaje, que debemos ser buenos administradores con nuestro dinero, cuidándolo, y usándolo sabiamente para el Reino. Estos son principios buenos para adherir, pero no es exactamente lo que está ocurriendo en esta historia.

La parábola de los talentos es menos sobre “usar nuestros talentos sabiamente” y habla más sobre arriesgar todo por el Amo y su Reino. Quiero decir, ¿qué hubiera pasado si las estrategias de inversión de los primeros dos obreros fracasaban? ¡Por lo menos el último siervo no hubiera perdido mil dólares! En retrospectiva podemos justificar el riesgo, pero verdaderamente ¡fue una decisión radical la de esos dos hombres!

El incremento masivo de los talentos de esos dos siervos, quienes arriesgaron todo, no es una lección sobre una sabia administración del dinero. Es un llamado a dar el paso y salir de lo seguro y lo convencional para vivir por fe. Poner todo en manos de Dios es la mejor inversión que podemos hacer, pero mientras tanto será también una aventura emocionante.

¿Cuándo fue la última vez que tomaste un riesgo que te dejó boquiabierto y con el estómago revuelto? ¿Cuándo fue la última vez que diste un paso de fe a tal grado que sabías que fracasarías si Dios no estaba ahí?

Hay un momento asombroso en el libro de Éxodo cuando la nación de Israel se encuentra a orillas del Mar Rojo. Los carros del Faraón se están acercando rápidamente, Moisés y su pueblo comienzan a rogar a Dios que los salve. La respuesta de Dios es bastante contundente: ¿Por qué clamas a mí? ¡Ordena a los israelitas que se pongan en marcha! (Ex. 14:15 NVI). ¿En marcha, Dios? Te refieres, en marcha ¡¿hacia el Mar Rojo?! ¿No ves el problema con esto?

Para ser más claro, Dios estaba diciendo, “¡Dejen de orar y muévanse!”

Creo que éste es un mensaje que muchos de nosotros necesitamos escuchar…y obedecer. Sin embargo, muchos cristianos son las personas que conozco tienen más temor al riesgo. Estamos más preocupados con nuestra propia seguridad que con el anhelo de cambiar el mundo. Preferimos estar cómodos e ir al cielo que compartir con otros para que ellos no vayan al infierno.

Ese no es el evangelio que Jesús predica. Leonard Sweet, en su libro La Vida Bien Jugada, dice “Jesús no quiere que sus seguidores, de cualquier edad, se acomoden y agachen sus cabezas. Los discípulos no son llamados a evitar riesgos de gran escala y desafíos genuinos. Un discípulo de Jesús opera en un mundo de riesgo. Jesús mismo se colocó en la línea de fuego de la historia. Algunas veces, también Él nos llama a colocarnos en la línea de fuego de la historia” (p. 169).

Enlistarse para ir a las líneas de fuego va en contra del sentido común más básico, así como del instinto humano de autoprotección. Sin embargo, parece que encaja perfectamente en el Reino: “Porque el que quiera salvar su vida, la perderá; pero el que pierda su vida por mi causa, la encontrará” (Mt. 16:25 NVI).

¿Estás conmigo? Entonces dejemos de enterrar nuestros talentos, y comencemos a invertirlos audazmente. Dejemos de quejarnos sobre el ejército detrás de nosotros y caminemos hacia el Mar Rojo frente a nosotros. Las líneas de fuego y un mundo transformado nos esperan.

 

3 Conceptos Comúnmente Erróneos Sobre Los Misioneros

*El siguiente artículo fue publicado originalmente por Ardeo Global en:

https://www.ardeo.org/blog/2019/8/21/3-common-misconceptions-about-missionaries

Creemos que para ayudarte a obtener algo de claridad en tus próximos pasos en lo que respecta al trabajo misionero, debes saber qué conceptos erróneos existen sobre la vida misionera. Las siguientes son tres cosas que nuestra cultura malinterpreta acerca de lo que es ser un misionero.

1.) Ser misionero es una posición, no un llamado.

Hay una gran diferencia entre tener la vocación y tener el llamado. La vocación está centrada en lo que se hace, es la descripción del trabajo. Es la vista panorámica de tu propósito. Sin embargo, el llamado es más profundo, es el regalo que solo tú puedes darle al mundo. El llamado es cómo se viste tu vocación.

Por ejemplo, la vocación de alguien puede ser dedicarse a la docencia, sin embargo, ¡su llamado puede ser completamente diferente a su vocación! Puede sentirse atraído por la enseñanza pero el propósito dado por Dios no es solo enseñar, es darle a los niños un lugar seguro donde puedan crecer y convertirse en lo que están destinados a ser. El llamado va mucho más allá de la posición que desempeñamos.

adult-baby-care-226618

De la misma forma, una persona que sirve en las misiones en un sitio extranjero puede tener el título de “misionero” pero su propósito está arraigado y basado en algo mucho más profundo. Quizás sea darles de su tiempo a las mujeres maltratadas para que así ellas sepan que son dignas de ser amadas. Tal vez sea orar por los enfermos en las calles, mirándolos a los ojos y comunicándoles que son conocidos por el Padre. O quizás es ayudar a otros a conectarse con Dios a través de la adoración. Sea lo que sea, la realidad es que tienes algo que solo tú puedes darle al mundo. Ser misionero no es necesariamente vivir según tu propósito. Profundizar sobre lo que fuiste creado para ser, también es la manera de vivir guiado por tu propósito.

Esto no niega que Dios nos llama a una misión específica en el campo. Aun así, es importante reconocer que ser misionero no cumple completamente con tu llamado.

El Padre tiene algo mucho más profundo para que tú lo descubras. ¿Estás emocionado por saber qué es?

2.) No verás milagros todos los días.

Cuando la gente piensa en la vida que debe llevar un misionero, piensan en el movimiento evangélico más grande que se puedan imaginar. Visualizan a los misioneros orando constantemente por las personas, viendo a la gente sanar y observando a las personas aceptar a Jesús como su Salvador sin parar. Ven avivamientos en carpas que viajan de ciudad en ciudad, demonios siendo arrojados a diestra y siniestra. Se imaginan el libro de los Hechos anunciado en tiempo real.

A decir verdad, ser misionero puede ser decepcionante algunas veces. Mucha gente va al campo misionero con una gran expectativa de que van a ver a la gente correr hacia Jesús en masa. Sin embargo, con frecuencia suele suceder que es una batalla simplemente lograr que las personas se presenten a reuniones de café preparadas para hablar acerca de la Biblia.

¡Qué no se malentienda! Los milagros si ocurren en el campo misionero pero ¿por qué hay más expectación por ver milagros en las misiones de sitios extranjeros que en tu propia vida, ahí donde estás ahora? Dejemos esa pregunta para que cada quien la medite por su cuenta.

Los milagros si suceden en el campo misionero, y generalmente ocurren después de mucha oración y de pasar tiempo con el Padre. Con frecuencia, después de una temporada de sequía en el ministerio, un misionero aprende en verdad lo que es una dependencia total de Dios. Todo el trabajo que esperamos ver en la vida de las personas ha sido hecho por Él en la cruz muchos años atrás. Depende de Él llevar a cabo su increíble misterio a través de nosotros en el campo misionero. La única forma en que podemos verlo hacer lo que anhela es a través de la intimidad con Él.

Lo que nos lleva al punto 3.

3.) Los misioneros son realmente muy especiales y santos.

Esta es probablemente una de las peores mentiras que creemos acerca de cualquier posición ministerial. Tal vez pienses: no creo que los misioneros sean más santos que yo” y sin embargo vale la pena decir que muy en el fondo hay un poco de temor en la idea de ser misionero porque no te sientes a la altura. ¿Por qué no estarías a la altura si todos estamos en el mismo plano ante Dios?

Donde no hay griego ni judío, circuncisión ni incircuncisión, bárbaro ni escita, siervo ni libre, sino que Cristo es el todo, y en todos.” Col.3:11

¡El mismo espíritu que está en ti estaba en la Madre Teresa y en Pablo! Buenas noticias, no hay presión de ningún tipo. No tienes  que igualar a nadie. Solo tienes que vivir para ti mismo. No tienes que llenar los zapatos de nadie. ¡Solo usa tus zapatos!

Elegir participar en misiones a largo plazo es una decisión muy importante. Saber que hay un llamado más profundo que simplemente ser misionero, que los milagros no suceden todos los días, y que los misioneros no son personas especiales, puede ayudarte a darte cuenta que tú lo puedes hacer.

Misioneros en Paraguay Sacrifican sus Sueños por Seguir a Dios

Yoan y Astrid Camacaro recientemente aceptaron el llamado a ser misioneros en Paraguay para la Iglesia del Nazareno después de servir como pastores en Ecuador por más de cinco años.

Aunque son humildes y están dispuestos a ir a donde Dios los guíe, su llamado a las misiones no pasó de la noche a la mañana. 

Yoan creció en Venezuela en la comunidad desfavorecida de Andrés Bellos. Comenzó a asistir a la Iglesia del Nazareno al entrar a la adolescencia y se involucró en muchos aspectos de la iglesia.

Camacaros.png

Desde que era niño, el sueño de Yoan era ser un jugador profesional de béisbol y sacar a su familia de la pobreza. Su abuela le dio un guante de béisbol como regalo cuando era joven, y su familia rápidamente se dio cuenta de que era muy talentoso. 

Mientras iba creciendo, iba mejorando y era observado por los cazatalentos profesionales. Un día, recibió una llamada telefónica de los Atlanta Braves, quienes le hicieron una oferta para firmar un contrato para ir a Estados Unidos a jugar béisbol. Ese mismo día, recibió una llamada de su superintendente de distrito local quien creía que Yoan tenía un don para el ministerio y le sugirió que asistiera al Seminario Nazareno en Quito, Ecuador. 

Sin saber qué hacer, Yoan fue a su Biblia y encontró el versículo en Mateo 6:33: “Pero busca primero su reino y su justicia, y todo lo demás será añadido”.

En ese momento, Yoan sabía lo que tenía que hacer. Rechazó la oferta de jugar béisbol profesional, y fue al seminario. 

Durante su tiempo en el seminario, Yoan conoció a su esposa, Astrid, quien nació en un hogar cristiano en Ecuador y sintió el llamado al ministerio a los 15 años. 

Mientras crecía, Astrid se desempeñó como líder de jóvenes y maestra de escuela dominical. Ella tiene una fuerte pasión por el discipulado y el mentoreo de jóvenes para involucrarlos en el ministerio y las misiones.

Desde entonces, han terminado el seminario; se casaron en 2011 y vivieron en Venezuela por un tiempo donde nació su hijo, Yared. Yoan también está cursando actualmente una maestría en estudios interculturales en el Seminario Nazareno de las Américas en Costa Rica.

En 2013, los Camacaros plantaron una iglesia en Ibarra, Ecuador, donde han pastoreado hasta su reciente llamado a las misiones. 

“Estamos muy contentos de comenzar esta nueva aventura y servir a Dios con amor y pasión”, dijo Yoan. “Sabemos que vienen grandes cosas para el país de Paraguay y estamos listos para desarrollar estrategias de crecimiento”.

Ahora, Yoan espera que Dios use a su hijo para cumplir su sueño de convertirse en un jugador de béisbol profesional. 

¡Fuera toda Barrera!

Por Luz Jiménez Avendaño

“En la iglesia de Antioquía eran profetas y maestros: Bernabé; Simeón, apodado Níger; Lucio de Cirene; Manaén, que se había criado con Herodes el tetrarca; y Saulo. Mientras ayunaban y participaban en el culto al Señor, el Espíritu Santo dijo: ‘Apártenme ahora a Bernabé y a Saulo para el trabajo al que los he llamado.’ Así que después de ayunar, orar e imponerles las manos, los despidieron.” Hechos 13:1-3

La iglesia cristiana ya estaba madura para tomar la más grande de todas las decisiones. Habían consentido, con toda deliberación en llevar el mensaje del evangelio a todo el mundo. Fue una decisión tomada bajo la dirección del Espíritu Santo. La verdad es que los hombres de la Iglesia primitiva no hacían su voluntad, sino la de Dios.

El pasaje de Hechos 13:1-3 nos habla de profetas y maestros. Éstos tenían funciones diferentes. Los profetas no pertenecían a ninguna iglesia determinada. Eran predicadores errantes que daban toda su vida para escuchar la Palabra de Dios y transmitirla a sus hermanos en la fe. Los maestros pertenecían a las iglesias locales y sus funciones eran las de instruir a aquellos que aceptaban la fe cristiana.

Esta lista de profetas simboliza el llamado universal del evangelio. Bernabé era un judío oriundo de Chipre; Lucio provenía de Cirene en el Norte de África; Simeón era también un judío, pero se da su otro nombre, Níger (el Negro), que es romano y que muestra que se debe haber movido en círculos formados por romanos. Manaén era un hombre con conexiones en la aristocracia y en la corte; y Pablo mismo era un judío de Tarso en Cilicia y un rabí. Como podemos darnos cuenta, en este grupo está ejemplificada la influencia unificadora del cristianismo. Hombres de muchas tierras y con distintos trasfondos habían descubierto el secreto de estar juntos: habían descubierto la unidad en Cristo.

dia-de-la-diversidad-cepaim-820x410.jpg

Dios llama a todo creyente a proclamar su palabra en diferentes partes del mundo. Todos somos llamados a llevar buenas noticias de salvación. Hay mucho que contar, tenemos mucho que decir, pero tenemos algunos problemas: nuestros prejuicios hacia una cultura distinta a la nuestra, costumbres, tradiciones, legalismos, y pretextos vanos.  Todo aquello que no funciona ante el llamado del Señor constituye una barrera para no obedecer a la orden de “ir.”   

Lo cierto es que somos creyentes y ante un llamado que viene del cielo, necesitamos corresponder al amor maravilloso de Dios para que otros puedan conocerle. Estos hombres aceptaron el llamado del Señor. Eran de diferentes culturas, pero formaron un solo equipo para cumplir un solo fin y un solo propósito: predicar el mensaje a aquellos que estaban muertos en sus delitos y pecados y necesitaban ser salvos.  ¡Es hora de echar fuera toda barrera y de predicar las buenas noticias!

*Luz Jiménez ha servido por cinco años como misionera voluntaria, y actualmente es la Coordinadora de Misiones Globales y Génesis para el Área Mesoamérica NorCentral: Guatemala, El Salvador, Honduras, y Nicaragua.

A %d blogueros les gusta esto: