Archivo de la categoría: Gracias

Ofrenda de Acción de Gracias 2017 para el Fondo de Evangelismo Mundial

 

Debemos fijar nuestra mirada en lugares donde la iglesia aún no está, participando en la oración de intercesión, dar sacrificialmente y físicamente ir y movilizar a otros para que vayan a estos lugares. Cada vez que das al Fondo para la Evangelización Mundial, envías el mensaje del evangelio a lugares donde “la iglesia aún no está”.

Para más información y descargar los recursos para promocionar la ofrenda, visite el sitio web oficial: nazarene.org/generosidad

8.5 x 11 Cartel (poster) sin fecha SP.jpg

José de Arimatea

Por Scott Armstrong

Dentro de cualquier institución, siempre hay personas que escogen diferentes caminos cuando ésta se ha vuelto inefectiva y anticuada. Trabajan dentro de los parámetros y respetan todos los niveles jerárquicos y de protocolos. Sin embargo, chocan continuamente con el gran monolito con el fin de impulsar un nuevo movimiento. Con frecuencia son criticados por sus posturas.

Y así encontramos a José de Arimatea, un miembro respetable del Sanhedrín, ofreciendo enterrar a Jesucristo, una seria amenaza para el gobierno Judío.

En una ocasión, este Jesús se había levantado en la sinagoga y leído del profeta: “El Espíritu del Señor está sobre mí, por cuanto me ha ungido para dar buenas nuevas a los pobres; me ha enviado a sanar a los quebrantados de corazón; a pregonar libertad a los cautivos, y vista a los ciegos; a poner en libertad a los oprimidos, a proclamar el año agradable del Señor”. Muchas cabezas asintieron ese día, hasta que el Proclamador emitió una proclamación audaz: “Hoy se ha cumplido esta Escritura delante de vosotros”. Los contemporáneos de José se volvieron en su contra, y él mismo se sintió ofendido. Pero había una esperanza casi olvidada en José que lo sobresaltó y lo dejó sin aliento a la vez.

Jesus-before-Sanhedrin

Había algo acerca de cómo Jesús dignificaba a las mujeres que habían sido olvidadas, mirándolas amorosamente, sin pretensión. Había algo sobre la manera en que se reía con los niños y que llevaba a José a pensar: “¿Qué tal si Yahvéh es diferente de lo que siempre me han enseñado?”

Aun cuando Jesús criticaba severamente al Consejo de liderazgo de José, había algo en sus palabras que le sonaba cierto. ¿Podría ser él el Mesías?

Como consecuencia, en medio del caos en el que se encontraban todos en Jerusalén, este mismo José obedeció la agitación en su corazón después de la crucifixión de Jesús y fue audazmente hacia Pilato para pedir el cuerpo. Requería coraje ir a hacer una petición ante un gobernante corrupto como Pilato, pero especialmente para pedir el cuerpo del hombre que había causado que toda la ciudad se amotinara. Y aun así, la audacia de José fue más grande debido a la avalancha de odio que recibiría de su propio Consejo religioso. Su reputación por los suelos, su influencia puesta en duda, la tradición nos dice que por sus acciones fue puesto luego en prisión y azotado.

Aun mientras tal vez previó el sacrificio que su propia decisión implicaría, el sacrificio del hombre que bajaba del madero comenzó a pesar sobre él.

Los pies y las manos sangrantes de Jesús manchaban la cómoda ropa de José. Con lágrimas, limpió las heridas y honró al difunto envolviéndolo cuidadosamente con un paño nuevo de lino. Aunque se esforzó, la tela se pegaba a las heridas y las manchas carmesí empapaban el lino puro.

Las emociones del momento abrumaban a José.

Había querido honrar a Jesús; sin embargo, por primera vez en su ilustre vida, él fue el que se sintió verdaderamente honrado.

Había venido a ayudar y había terminado siendo ayudado.

Había anhelado en su dolor conocer a Cristo, pero también terminó siendo conocido por el hombre de dolores.

Y cuando lloroso se apresuró a preparar el cuerpo para el entierro antes del Sábado, José de Arimatea se encontró con Jesús de Nazaret por primera vez.

Ya no había necesidad de esconderse. El que había removido a Jesús de la cruz, decidió tomar la suya.

 

Dayenu

Dayenu es una canción que forma parte de la fiesta judía de la Pascua. La palabra “Dayenu” significa aproximadamente “habría sido suficiente para nosotros”, “hubiera sido suficiente”, o “habría bastado” (day en hebreo es “suficiente”, y enu la primera persona plural sufijo, “para nosotros”).

passover-wine-inside

Esta canción rápida y tradicional tiene más de mil años de antigüedad. La canción se trata de agradecimiento a Dios por todos los dones que le dio al pueblo judío, como sacarlos de la esclavitud y darles la Torá y el Shabat, y si Dios solo les hubiera dado uno de los regalos, aún así habría sido suficiente. Esto es para mostrar una apreciación mucho mayor de todos ellos en conjunto. La canción aparece en la Hagadá después de la narración de la historia del éxodo y justo antes de la explicación de la Pascua, la matzá y el maror.

Dayenu tiene 15 estrofas que representan los 15 dones que Dios le otorgó. Los cinco primeros implican la liberación de los Judíos de la esclavitud, los siguientes cinco describen los milagros que Él hizo por ellos, y los últimos cinco representan la cercanía a Dios que Él les dio. Cada una de las estrofas es seguida por la palabra “Dayenu” (hubiera sido suficiente) cantado en varias ocasiones. He aquí las 15 estrofas:

Si nos hubiera sacado de Egipto,

y no se había llevado a cabo juicios contra ellos

– ¡Dayenu, hubiera bastado!

Si hubiera llevado a cabo juicios contra ellos,

y no contra sus ídolos

– ¡Dayenu, hubiera bastado!

Si Él hubiera destruido sus ídolos,

y que no habían herido a su primogénito

– ¡Dayenu, hubiera bastado!

Si hubiera herido a su primogénito,

y no nos había dado su riqueza

– ¡Dayenu, hubiera bastado!

Si nos hubiera dado sus riquezas,

y que no se había separado del mar por nosotros

– ¡Dayenu, hubiera bastado!

Si Él se había dividido el mar para nosotros,

y no nos había llevado a través de él en tierra firme

– ¡Dayenu, hubiera bastado!

Si nos hubiera tomado por el mar en tierra seca,

y que no se había ahogado a nuestros opresores en él

– ¡Dayenu, hubiera bastado!

Si hubiera ahogado a nuestros opresores en él,

y que no habían suministrado nuestras necesidades en el desierto durante cuarenta años

– ¡Dayenu, hubiera bastado!

Si hubiera suministrado nuestras necesidades en el desierto durante cuarenta años,

y no nos había alimentado el maná

– ¡Dayenu, hubiera bastado!

Si Él nos había dado de comer el maná,

y no nos habían dado el Shabat

– ¡Dayenu, hubiera bastado!

Si nos hubiera dado el Shabat,

y no nos habían presentado ante el Monte Sinaí

– ¡Dayenu, hubiera bastado!

Si nos hubiera llevado ante el Monte Sinaí,

y no nos había dado la Torá

– ¡Dayenu, hubiera bastado!

Si nos hubiera dado la Torá,

y no nos había llevado a la tierra de Israel

– ¡Dayenu, hubiera bastado!

Si nos hubiera metido en la tierra de Israel,

y no se construye para nosotros el Templo Sagrado

– ¡Dayenu, hubiera bastado!

800 se reúnen para dar la bienvenida de nuevo a los Radcliffes en Papúa-Nueva Guinea

RadcliffesReturnPNGEsto es lo que pasa cuando te encarnas en una cultura y te derramas por más de 30 años en la vida de un país.  Si tienes un llamado a ser pastor o misionero, la pregunta deberá ser: ¿Desempeñas tu ministerio de tal forma que la gente se reacciona en agradecimiento y amor al verte y al estar contigo?”

Los misioneros Jim y Kathy Radcliffe fueron recibidos por un estimado de 800 residentes locales al regreso de su gira misionera en los EE.UU.

Jim, que es el jefe de cirugía en el Hospital Nazareno Kudjip, comenzó a experimentar problemas del corazón el pasado verano. En junio, la familia viajó a los EE.UU., donde se descubrió que Jim tenía una válvula cardíaca defectuosa y una aorta agrandada que requería cirugía a corazón abierto. Durante las pruebas de pre-cirugía, un tumor se encontró en su glándula suprarrenal.

Los residentes de Papúa-Nueva Guinea (PNG) respondieron con un gran apoyo a través de la oración y las finanzas después de enterarse de los problemas médicos de Jim, incluyendo el pago de todos los gastos no cubiertos por el seguro.

La noticia del éxito de su cirugía de corazón, el reporte de que el tumor suprarrenal era benigno y la noticia de que iba a regresar a PNG trajo una gran alegría a la zona, pero la más grande celebración estaba reservada para el 31 de diciembre cuando los Radcliffes regresaron al Hospital Nazareno Kudjip.

El camino rural que conduce al hospital estaba lleno de gente buena. Otros se unieron en e hicieron un desfile improvisado de vehículos. Temprano en el día, los residentes tomaron prestada la niveladora de carreteras locales para igualar la carretera que normalmente es desafiante.

Aunque cansados por el largo viaje, los Radcliffes pasaron tiempo saludando a los que oraron por ellos y se sacrificaron en su nombre.

Los Radcliffes comenzaron a servir como misioneros en el Hospital Nazareno Kudjip 1985.

Tomado de: http://www.ncnnews.com/nphweb/html/ncn/article.jsp?id=10014226&fb_action_ids=10153481096982892&fb_action_types=og.likes

Póster para Acción de Gracias

Esta semana hemos estado poniendo énfasis en la Ofrenda de Acción de Gracias.  Abajo encontrarás el afiche oficial que se puede descargar y usar en tu iglesia y distrito.  Además, busca docenas de materiales en español y varios idiomas en el siguiente link:

http://mesoamericaregion.org/es/package/recursos-para-ofrenda-de-accion-de-gracias/Spanish Poster MNI

Ideas para Opciones Interactivas en el Culto de Acción de Gracias

Logo Acción de Gracias MNILas siguientes opciones son ideas para añadir un elemento creativo o interactivo en el servicio de Acción de Gracias de la MNI. Muchas de estas ideas podrían utilizarse como un punto de transición entre la lectura y el sermón. Si utiliza una de estas opciones, se podría sustituir la ilustración de apertura del sermon.

1) Inmediatamente después de la lectura creativa del Salmo 107 (Ver recurso en mni.mesoamericaregion.org), tenga de 1-3 personas dispuestas a compartir un breve (1-2 minutos) testimonio de una mala situación que Dios haya redimido. Tras la conclusión de cada testimonio, dirija a la congregación en la respuesta de los versículos 21-22:

21 ¡Que den gracias al Señor por su gran amor, por sus maravillas en favor de los hombres! 22 ¡Que ofrezcan sacrificios de gratitud, y jubilosos proclamen sus obras!

2) Distribuya las calcomanías (pegatinas) y marcadores “Estoy agradecido por …” previo al servicio, invitando a los participantes a que llenen el adhesivo y lo porten de manera visible. Justo antes del mensaje, invite a los miembros de la congregación a mezclarse, conociendo las historias “Estoy agradecido…” de 2 o 3 otras personas.

3) “Los testimonios rápidos” son cortos, un enunciado de agradecimiento. (La congregación se pone de pie, comparte uno y se sienta.) Invite a los miembros de su congregación a ponerse de pie y compartir testimonios de una sola oración (o frase) basados en las palabras que están en sus calcomanías o pegatinas: “Estoy agradecido por una familia amorosa”; “Estoy agradecido por la salvación”; “Estoy agradecido por mi salud”. Anime a los participantes a no elaborar o contar toda una historia, sino simplemente a compartir todos los testimonios cortos, de una sola oración, que sean posibles. Después de cada testimonio, dirija a la congregación en una respuesta del Salmo 107: 1

Den gracias al Señor, porque él es bueno; su gran amor perdura para siempre.

4) En las semanas previas al servicio, elabore un “Árbol de agradecimiento” o un “Mural de la Ofrenda de Gratitud” en el vestíbulo u otro espacio público. Distribuya tarjetas de 3×5 durante cada clase de Escuela Dominical y servicio de adoración invitando a las personas a enlistar una cosa por la que estén agradecidos. Estas tarjetas se pueden colgar en el árbol, o mostrarse en la pared. Considere el uso de estas tarjetas para crear también una presentación de diapositivas o un vídeo que se pueda presentar justo antes del mensaje.

5) Invite a los adolescentes o a los niños a presentar una obra de teatro o un drama sin palabras que ilustre el tema de la gratitud. Un drama sin palabras es una pantomima que ilustra el significado del canto que se está reproduciendo. Una posibilidad sería un “Cartel de Testimonios”, en el que los actores escriben un enunciado que ejemplifique una mala situación en un lado y un enunciado con el testimonio de la liberación de Dios en el otro lado. Los actores caminan por la plataforma, muestran el primer lado, hacen una pausa, y voltean el cartón para revelar la liberación de Dios. Elija una canción que ponga de relieve el poder transformador de la gracia de Dios, como: “Un nuevo nombre en la gloria” o “Sublime gracia”. Como alternativa, considere “Next Thing You Know” de Matthew West o “I’m Not Who I Was” de Brandon Heath.

6) Distribuya una hoja titulada “Cuenta tus bendiciones” al inicio del servicio, e invite a las personas a enlistar sus bendiciones durante el preludio. Justo antes del mensaje, canten “Cuenta tus bendiciones”, haciendo una pausa entre cada verso para que dos o tres miembros de la congregación compartan una bendición cada uno.

Puedes tener más información en mni.mesoamericaregion.org.

Hoy es Día de Acción de Gracias

Hoy es Día de Acción de Gracias. Sé que no en todo el mundo celebra este día festivo; de hecho, muchas personas incluso en los Estados Unidos no recuerdan su significado. Pero, en mi familia siempre ha sido un día muy importante. Así que, deseo compartir un poco de su trasfondo contigo, querido lector, y así podremos celebrar juntos en acción de gracias al Señor quien derrama sus bendiciones aun en tiempos de sufrimiento.

Plymouth ThanksgivingEn el otoño de 1621, los colonos de Plymouth apenas habían sobrevivido el invierno anterior y había perdido la mitad de su población. El pueblo Wampanoag y su jefe, Massasoit, eran amable hacia los peregrinos y los ayudó a enseñarles a vivir en la tierra diferente, con nuevas fuentes de alimento. Un hombre conocido como Squanto, un salón Patuxet indio de la tribu Wampanoag, sabía inglés, porque había sido un esclavo en Inglaterra. Él enseñó a los pobladores cómo sembrar maíz, frijol y calabaza y cómo capturar anguilas y crustáceos.

Los peregrinos construyeron siete casas, un lugar de reunión, y almacenes llenos de alimentos, por lo que invitaron a los indios Wampanoag para festejar con ellos. Festivales de la cosecha eran nada nuevo, tanto el Inglés y el Wampanoag tenían tradiciones similares en su cultura.

En la primera acción de gracias, no comieron puré de papas ni pastel de calabaza, y probablemente ni siquiera comieron pavo. Los únicos alimentos que se nombren en las primeras historias son las aves silvestres y carne de venado. La comida era sobre todo carnes y mariscos, pero probablemente incluía la calabaza, col, maíz y cebolla y especias como la canela, el jengibre, la nuez moscada y la pimienta.

A diferencia de nuestra moderna Acción de Gracias, este evento no fue sólo un día. Muchos de los Wampanoag tenían que caminar dos días para llegar a la aldea de Plymouth. Había cerca de 50 ingleses y 90 Wampanoag, y como no había espacio suficiente en las siete casas para los huéspedes, juntos construyeron refugios temporales. Cuando no estaban comiendo, jugaban juegos y deportes, bailaban y cantaban.

Foto actual del Cementerio Nacional en Gettysburg, PA, EEUU

Foto actual del Cementerio Nacional en Gettysburg, PA, EEUU

El Día de Acción de Gracias ha sido celebrado como una fiesta nacional en los Estados Unidos en fechas diferentes, pero el 3 de octubre de 1863, a raíz de la victoria en Gettysburg, el presidente Abraham Lincoln decidió emitir una proclamación declarando que el cuarto jueves de noviembre sería Día Nacional de Acción de Gracias. En 1941, el Congreso lo hizo oficial.

Me gustaría que te centraras en las tres fechas y circunstancias:

1621 – Más de la mitad de los peregrinos había fallecido en el último año, ya que sus barcos habían llegado al Nuevo Mundo desde Inglaterra.

1863 – La Guerra Civil en los Estados Unidos y su división horrenda de familia y del país había matado a miles de personas y Gettysburg fue verdaderamente una de las peores batallas de la guerra.

1941 – La Segunda Guerra Mundial se estaba realizando, y aunque los EE.UU. no se metió formalmente en la guerra hasta el 7 de diciembre de ese año, el miedo y la desesperación eran muy extendido entre la población.

¿Qué estás enfrentando hoy? En medio del sufrimiento, nuestra acción de gracias puede ser el mayor.

“Y todo lo que hacéis, sea de palabra o de hecho, hacedlo todo en el nombre del Señor Jesús, dando gracias a Dios Padre por medio de él” (Colosenses 3:17).

El Fariseo y el cobrador de impuestos

Lucas 18Puesto de pie, el fariseo oraba consigo mismo de esta manera: “Dios mío, te doy gracias porque no soy como los demás, que son ladrones, injustos y adúlteros. ¡Ni siquiera soy como este cobrador de impuestos!” Lucas 18:11 (RVC)
 
     Durante el mes de noviembre enfatizamos en la importancia de dar gracias. Pero a veces el dar gracias no rinde fruto si se dieron por las razones incorrectas. ¿Cómo es posible que se pretenda unir un acto tan hermoso como el agradecimiento con un sentimiento tan despreciable como el orgullo. Solo en una mente y un corazón de una persona completamente des-ubicada. 
     Este fariseo se encontraba en el templo, estaba orando y decía” “Dios mío, te doy gracias…” Todo se veía muy bien hasta ahí, hasta que se exaltó a sí mismo y menospreció a sus semejantes. Este hombre se consideró a sí mismo digno del Reino de los Cielos. Se juzgó no solo como bueno, sino como mejor que los demás. Creo que verdaderamente “oraba consigo mismo”, porque su oración estaba siendo repudiada por Dios. 
     Ah, pero esa parábola nos dice más adelante que el cobrador de impuestos se quedó a lo lejos, con los ojos puestos en el suelo, pues no se atrevía mirar al cielo y con gran dolor y arrepentimiento se golpeaba el pecho sin importar las miradas de desprecio mientras decía: “Dios mío, ten misericordia de mí, porque soy un pecador.” (Lc. 18:13) ¡Cuán hermosa es esta imagen! Esto es verdadera reverencia. Un hombre con el corazón abierto delante de Dios y sin engaños para si mismo. Este hombre tenía un concepto bien claro de la grandeza y santidad de Dios lo cual producía en el una extrema reverencia. También conocía su condición sin buscar justificaciones. 
     Jesús dijo que este último fue justificado delante de Dios, Dios se agradó de él. 
     Jesús vino a hacerse como uno de nosotros, y nosotros le recibimos. Luego nos llenamos de “orgullo cristiano” y damos gracias porque no somos como los demás. Decimos con altivez: “yo me decidí por Cristo” como si ahora valiéramos el doble de lo que vale el que pide en la luz o la prostituta que se para en la esquina. No es ir al templo y “orar”. No es dar gracias por lo que no soy. Es reconocer la grandeza de Dios y que cada día me sostengo por su misericordia y por su gracia. 
     Perdóname Señor, tal vez el borracho de la esquina te conoce mejor que yo.
–Escrito por Pastor Ricardo González
A %d blogueros les gusta esto: