Archivo de la categoría: La Iglesia

10 Formas Para Ayudarte a Vivir Una Vida Normal Cuando La Vida No Es Normal

Por: Dan Reiland

He estado reflexionando sobre el estrés y las presiones que todos estamos pasando en estos días y he tratado de enfocarme en las cosas prácticas que ayudan a promover la salud espiritual y mental.

Ya sea usted un líder de la Iglesia, un padre liderando su familia o esté dirigiendo en el campo de los negocios, todos necesitamos apoyarnos en aquello que nos ayuda a pensar y vivir saludablemente de manera que podamos cuidar mejor y liderar a otros.

Esto no se descarta:

  • La realidad de la situación.

No hay duda de que están sucediendo cosas devastadoras en el mundo, y el COVID-19 encabeza la lista en este momento. Mi sugerencia no pretende hacer que los grandes problemas desaparezcan mágicamente, pero si nos ayudan a seguir liderando con un espíritu positivo.

  • La necesidad de estar alertas.

Se necesita la vasta mayoría de nuestro tiempo para manejar lo que no es normal en nuestro entorno. Sin embargo, tenemos que permanecer fuertes, humanos, conectados, y recordar las pequeñas cosas, las cosas importantes que resuelven los grandes problemas en todo el mundo.

  • La necesidad de enfocarnos en la esperanza que proviene de Cristo.

Jesús es y ha sido siempre quien ha prometido ayudarnos en aquello que no podemos resolver. Él es quién da sabiduría para resolver los problemas, fortaleza para soportar los retos y es la esperanza para nuestro destino final. Estoy ofreciendo algunos elementos del día a día que realmente ayudan. Mientras más tranquilo, preparado y en paz estés personalmente, mejor podrás guiar a las personas por las que Dios te hizo responsable.

10 Formas Para Ayudarte a Vivir Más “Normal”

(¿Qué es normal? Ya sé…pero cada uno de nosotros tiene un normal, nuestro normal, y cuando esto se perturba, lo reconocemos.)

La meta para ti no es que hagas las 10.

Selecciona las que más te ayudan.

No permitas que esto se convierta en una tarea; deja que sea un estilo de vida.

  • Establece una nueva rutina.

Somos criaturas de hábitos, nuestra rutina es esencial, pero una rutina es distinta a la monotonía. Una rutina ofrece estabilidad de manera que permanecemos saludables y más productivos. La monotonía es cuando estás estancado, sin crecer y no experimentas salud espiritual. Muchos de nosotros hemos interrumpido nuestras rutinas recientemente. Algunos de ustedes tienen niños en casa que van a hacerlo también. Amas a tus hijos, pero tenerlos en casa cambia tu rutina en gran manera.

Además, añádele el hecho de que quizás todos ustedes están en casa todo el tiempo. No es necesario decir más.

Modifica los sistemas de tu familia.

Haz nuevos planes.

Establece nuevas rutinas.

Te animo enfáticamente a organizar y simplificar. Eso no resolverá todos tus problemas, pero ayuda a levantar tu espíritu. Mejor aún, te dará algo en lo que puedes ver resultados inmediatos y tangibles. En un tiempo donde sientes que nada está bajo control, esto ayudará a tu salud mental y disposición.

  • Contacta a tus amigos.                                                                                                                                                                                                              ainur-iman-IrjcB5DbM18-unsplashProbablemente estás en contacto con tus amigos y colegas con los cuales te conectas con regularidad.  Te sugiero que consideres conectarte con amigos y colegas con los cuales no has hablado, a los cuales no les has escrito un mensaje de texto o un mensaje por las redes sociales por un largo tiempo. Contáctalos y dales seguimiento. Déjales saber que piensas en ellos, un mensaje de texto o cualquier otro método es fenomenal. Toma un momento para orar por ellos y hazles saber que lo hiciste.

No hagas de esto un proyecto, o un pendiente en tu lista de cosas por hacer, considéralo un privilegio para animar a alguien hoy. Esto le dará calor a tu corazón y elevará tu pensamiento.

  • Toma tiempo para estar tranquilo.

Tiempo para estar tranquilos es algo que todos necesitamos desesperadamente, en especial durante tiempos de miedo e inseguridad. Mi mundo es ruidoso, la quietud no tiene precio para mí. Voy a admitir que, si estoy mucho tiempo solo o tranquilo, comenzaré literalmente a buscar alguien con quien hablar, pero una reflexión sosegada es esencial para el bienestar de tu alma.

No me refiero solo o específicamente a tu tiempo de quietud o a tu devocional diario, aunque pueda que prefieras combinarlos, sino a un tiempo de quietud real, solo para permanecer tranquilo para pensar y reflexionar. Yo me tomo una o dos tazas de té al día, y eso es muy centrado y una buena pausa para la reflexión. No descartes el impacto de las cosas pequeñas, las cosas simples de tu vida. ¿Cuáles son esas cosas o simples placeres que te ayudan a mantenerte firme?

  • Mantén tu cuerpo en movimiento.

No estoy promoviendo una rutina de ejercicios o una disciplina específica, aunque esa siempre es una buena idea. Eso depende de ti. Me refiero literalmente a mantener tu cuerpo en movimiento. Es muy fácil permanecer inmóvil y convertirse en un sedentario en la mayor parte de los roles del liderazgo. Permítete moverte varias veces al día. Si estás en un estudio profundo o al teléfono o escribiendo correos, levántate y estírate, da varias vueltas o vuélvete loco y haz algunas flexiones. Camina un poco. Lo que sea.  Mantente en movimiento; tu cuerpo fue diseñado para eso y eso lo ayuda a sentirse mejor y liderar mejor.

  • Haz algo sencillo por alguien más.

Hacer cosas prácticas y físicas por otras personas se está volviendo cada vez más complicado debido a que sabiamente todos permanecemos socialmente distantes. Sin embargo, podemos encontrar maneras de amar y cuidar a las personas. Recientemente escuché sobre alguien que repartía comida a una pareja de ancianos que tenían miedo de ir al supermercado. Fue por medio de una llamada telefónica y un poquito de dinero. Otra persona recogió un medicamento para un amigo. La clave es que esto debe ser un gozo para usted, no una tarea. Sin culpa, es un “voy a hacerlo” y no un “tengo que hacerlo”.

  • Toma un descanso de las redes sociales.

Usándolas sabiamente, las redes sociales son una herramienta útil que mejora nuestro ministerio de manera significativa. Sin embargo, podemos tomar un descanso de estas, incluso es saludable aún por unas horas. Usa ese tiempo para leer un buen libro, uno que no esté relacionado con tu trabajo.

La duración de tu descanso depende obviamente de ti. Algunos ayunan de las redes sociales por semanas; otros solo las cierran por medio día, de vez en cuando. Lo importante es que puedas hacerlo, y lo hagas. Toma pequeños descansos sin importar la duración. Si no puedes dejar el teléfono por unas pocas horas, quizás sea difícil encontrar y experimentar “lo normal”.

7)  ¡Ríe!

ben-white-4K2lIP0zc_k-unsplashEste es un tiempo muy serio en nuestro planeta, pero necesitamos respirar y sentirnos normales por un rato. La risa es maravillosa para tu alma. Es una medicina natural que te ayuda a permanecer fresco y restaura tu energía física y emocional de manera que puedes invertir en ello y guiar a otros a hacer lo mismo. Para mí, puede ser un episodio de un programa de televisión, o simplemente compartir una historia cómica con un amigo por teléfono o ¡un juego de mesa con la familia!

¿Y para ti?

No permitamos que el enemigo tome ventaja de lo que está pasando alrededor nuestro, robándonos todo el gozo de nuestras almas. Encuentra el humor de cada día en tu vida.

8)  Exprese agradecimiento

Pocas cosas restauran y fortalecen más tu alma que un corazón agradecido. En estos días sería muy fácil quedar atrapado pensando en lo que no tienes, esa es una respuesta natural a la pérdida y todos la experimentamos en un nivel u otro. La emoción que acompaña esa experiencia puede ser desde decepcionante hasta aplastante. Pero quedarse varado allí pensando en esto no te ayuda. Trata lo más que puedas de concentrarte en lo que sí tienes y en la esperanza de un futuro mejor. Aquellos a los que diriges no esperan que seas un super humano, pero sí cuentan contigo para tener esperanza.

9)  Escuche música.

Soy un fan de los Beatles y estoy orgulloso de ello. A mi nueva nieta ya le encantan los Beatles a sus seis semanas de edad. (Instruye al niño…)

¿Qué tipo de música te gusta?

La música hace maravillas para el alma. Escucha a alguna de tus melodías favoritas tanto como puedas, y por supuesto, ¡tu música de adoración favorita es una gran elección también! Solo no te sientas culpable…si te gusta la música country, pop, clásica, cualquiera, está bien, ¡súbele al volumen!

10)  Ora por las promesas de Dios de amor y esperanza.

He dejado lo mejor para el final. Acércate a Dios, y Él se acercará a ti. “Mientras más tiempo llevo de cristiano más perplejo y desorientado” me siento cuando no estoy íntima y, diariamente cercano en mi relación con Jesús. Me encanta pasar tiempo con Dios. Sus promesas me mantienen avanzando en los días duros.

Uno de mis pasajes favoritos se encuentra en el Salmo 34:4-9:

Busqué a Jehová, y él me oyó,

Y me libró de todos mis temores.

Los que miraron a él fueron alumbrados,

Y sus rostros no fueron avergonzados.

Este pobre clamó, y le oyó Jehová,

Y lo libró de todas sus angustias.

El ángel de Jehová acampa alrededor de los que le temen,

Y los defiende.

Gustad, y ved que es bueno Jehová;

Dichoso el hombre que confía en él.

Temed a Jehová, vosotros sus santos,

Pues nada falta a los que le temen.

© 2020 Dan Reiland | El Entrenador del Pastor – Desarrollando los líderes de la Iglesia.

Oración y Esperanza

Por: Junta de Superintendentes Generales 27 Mar, 2020

Aunque estos son tiempos difíciles, el pasado fin de semana fue una bendición para la Iglesia del Nazareno, ya que los servicios de adoración de todo el mundo fueron transmitidos en vivo por Internet o por video. Muchas iglesias reportaron que alcanzaron a más personas que nunca con las buenas nuevas de Jesucristo. Las personas que normalmente no se sentirían cómodas en asistir a un edificio de la iglesia ingresaron al espacio digital y encontraron gracia y paz. ¡Le damos gracias al Señor por esto!

También apreciamos profundamente los esfuerzos que muchas de nuestras iglesias están realizando para satisfacer las necesidades que enfrentan de manera creativa. Hemos visto muchos ejemplos de respuestas creativas que van desde una congregación en Maine, EUA, que se ha ofrecido para llenar el vacío que existe en las entregas de alimentos para los ancianos; a los pastores nazarenos de Cabo Verde que fueron invitados conducir un servicio de adoración al país a través de una estación de televisión nacional; a las clases de la escuela dominical reunidas por videoconferencia; a una iglesia en la que las personas condujeron a un estacionamiento y  ofrecieron su adoración desde sus autos mientras el pastor y los líderes de adoración dirigían desde una plataforma al aire libre; a un grupo de jóvenes en Ohio, EUA, que decidió alegrar a las personas que viven en un centro de atención para personas mayores a través de la actuación de un drama (desde una distancia adecuada, por supuesto) Estas son solo algunas de las muchas historias que podríamos compartir. Todos estos son testimonios de la fidelidad de Dios y la creatividad de nuestro pueblo. Los tiempos extraordinarios exigen medidas extraordinarias.

Algunos han pedido sugerencias sobre cómo orar durante esta temporada de COVID-19. Aquí les presentamos algunas maneras en las que puede enfocar su intercesión:

  1. Ore para que los líderes de sus países, estados, provincias y ciudades reciban sabiduría. Pídale a Dios que les dé buen juicio y discernimiento para saber lo que se necesita hacer para proteger a sus ciudadanos. Ore por su país y por otros países que puedan estar enfrentando situaciones difíciles y complejas diferentes a las que usted pueda estar experimentando. Cada región del mundo está tratando de superar la pandemia.
  2. Ore por protección sobre los profesionales médicos y trabajadores de la salud que trabajan para atender a los más enfermos y más necesitados. Ore para que Dios les provea comprensión y fuerza sobrenatural mientras realizan sus tareas diarias. Muchos se enfrentan a la escasez de los suministros médicos más básicos. Ore por los investigadores, científicos y fabricantes que están trabajando para encontrar curas y producir equipos de tratamiento.
  3. Ore por sanidad y consuelo en aquellos que están enfermos, solitarios y temerosos, particularmente los más vulnerables y en peligro. Esto incluye a los ancianos, aquellos con condiciones de salud crónicas preexistentes, aquellos sin atención médica adecuada y aquellos que están aislados debido a la cuarentena.
  4. Ore por aquellos que están en mayor riesgo económico. El mundo entero se enfrenta a enormes implicaciones financieras, pero para quienes son familias de un solo ingreso, quienes cuidan de niños y padres mayores en el hogar, quienes trabajan por cuenta propia, quienes trabajan en la industria de servicios y muchos otros, este es un momento especialmente devastador.
  5. Ore por los pastores y líderes de la junta de su iglesia para que sepan cómo conducir los ministerios y la misión de la iglesia local integrando de forma equilibrada la precaución, valor y la compasión. Los pastores se encentran en la línea del frente proveyéndole cuidado al pueblo de Dios. Si puede, recuerde apoyar financieramente a su iglesia en un momento en que las reuniones públicas no son posibles.
  6. Ore por la Iglesia en todo el mundo, incluidas las de otras tradiciones y denominaciones. Si bien le pedimos a Dios que ponga fin a la pandemia, también oramos para que la iglesia encuentre formas de servir, consolar y amar a nuestro prójimo por el bien de Cristo y la sanidad del mundo.

​​​​​​​​​​​​​​Phineas Bresee soñó con una iglesia mundial cuando dijo: “El sol nunca se pone en la Iglesia del Nazareno”. Hoy ese sueño es una realidad. Literalmente podemos cubrir la tierra con nuestras oraciones, las 24 horas del día. Seamos fieles a ese llamado.

“Al que puede hacer muchísimo más que todo lo que podamos imaginarnos o pedir, por el poder que obra eficazmente en nosotros, ¡a él sea la gloria en la iglesia y en Cristo Jesús por todas las generaciones, por los siglos de los siglos! Amén (Efesios 3:20-21)

Gracia y paz a todos,

​​​​​​​La Junta de Superintendentes Generales

 

Sitio web de la Iglesia del Nazareno

 

Cristianismo En Tiempos De Calamidades: Lecciones De Habacuc

Por: Dr. Antonio Carlos Barro

“Calamidad (del latín calamitate) o catástrofe significa desgracia pública, flagelo. La calamidad pública es una situación anormal, causada por desastres que provocan daños y pérdidas y que implican un compromiso sustancial en la capacidad de respuesta del poder público de la entidad afectada”.

En este punto de nuestra historia, es casi imposible que existan personas que no estén conscientes de la calamidad que ha afectado al mundo. Todos están siendo afectados sin ningún respeto. Nada ni nadie se escapa.

Pensando en ello, busqué en el profeta Habacuc y la calamidad que asolaba su tiempo, algunas respuestas a los problemas que enfrentamos. Es una palabra pastoral (hay otros textos en internet que cubren otros aspectos, lee https://coletivobereia.com.br/igreja-e-irresponsabilidade-social-os-paradoxos-da-pandemia-de-2020/) que escribí pensando solo en cómo podemos enfrentar estos próximos e inciertos días.

Este hombre es poco conocido en las Escrituras. Sabemos que vivió al mismo tiempo que el profeta Jeremías y que tenía una fe extraordinaria arraigada en las tradiciones de la relación de Dios con su pueblo. Él vivió en el sur de Israel y sus profecías, como Jeremías, datan de justo antes de la invasión de Babilonia a Jerusalén en 597 a. C.

Habacuc discutía con Dios lo que parecía ser su injusta manera de actuar. Estaba desconcertado por el hecho de que la maldad, la lucha y la opresión eran galopantes en Judá, pero aparentemente Dios no hacía nada al respecto. Cuando le dijeron que el Señor se estaba preparando para hacer algo a través de los “crueles” babilonios (1:6), su perplejidad solo se intensificó: ¿cómo Dios, que es “demasiado puro para mirar el mal” (1:13), indica a tal nación “ejecutar juicio”(1:12) sobre un pueblo “más justo que ellos” (1:13)?

Dios dejó claro, sin embargo, que eventualmente el destructor corrupto sería destruido. Al final, Habacuc aprendió a descansar en las acciones soberanas de Dios y a esperar Su obra con un espíritu de adoración. Aprende a esperar pacientemente en la fe (2:3-4) porque el reino de Dios se expresará universalmente (2:14).

El libro termina con una nota de fe y esperanza: “Aunque la higuera no florezca, ni en las vides haya frutos, aunque falte el producto del olivo, y los labrados no den mantenimiento, y las ovejas sean quitadas de la majada, y no haya vacas en los corrales; con todo, yo me alegraré en Jehová, y me gozaré en el Dios de mi salvación. Jehová el Señor es mi fortaleza, el cual hace mis pies como de ciervas, y en mis alturas me hace andar.” (3:17-19).
Aquí hay algunas lecciones para nosotros, aunque se pueden establecer otras.

  1. Todos estamos sujetos a desastres de todo tipo. Puede ser sanitario, económico, político, social, relacional, etc. Estos desastres afectan a todos sin distinción. No hay tal cosa como orar y pensar que nada me pasará a mí ni a mi familia.
  2. Israel fue el pueblo de Dios en el pasado y no se salvó. De hecho, fue Dios mismo quien levantó a Babilonia contra Su pueblo. No fue una acción de Babilonia ajena a la voluntad soberana de Dios.
  3. Habacuc entendió lo que Dios estaba haciendo y decidió tener fe y esperanza para el futuro. Uno de los versos más bellos de la Biblia expresa que Dios está trabajando y que la gente conocerá Su nombre y que Su gloria se verá en todo el mundo: “Porque la tierra será llena del conocimiento de la gloria de Jehová, como las aguas cubren el mar” (2:14).
  4. Debemos tener esa misma confianza. Dios no ha olvidado sus propósitos, su misión aún no ha terminado. Si Habacuc estaba vivo para escribir, nosotros también. Escribamos nuestra esperanza, escribamos sobre Dios actuando sobre nosotros durante este tiempo. ¿Podría una calamidad ser tan fuerte como para sacudir y destruir los objetivos de Dios para Su pueblo?
  5. Seamos realistas. Habacuc fue a ver qué estaba pasando. Vio la escasez, vio la falta de comida, vio una situación afligida. Sabía que sacudiría a todos.
  6. Sin embargo, cuando vio los resultados de la calamidad avecinándose, se levanta en un grito de fe y esperanza: “aun…”. Aunque todo está como está, aunque no puedo verlo, aunque todo esté seco y sin posibilidad de reverdecimiento. Aun así.
  7. Aun así, profetiza: “Me regocijaré en el Señor y me regocijaré en el Dios de mi salvación”. Las circunstancias deben llevarnos a la alabanza de Dios y no a la desesperación; deben llevarnos a creer y no al estado de incredulidad. Si las circunstancias determinan si creemos o no, entonces todos hemos terminado con nuestra relación con Dios.
  8. Finalmente, Habacuc expresa su total confianza en la soberanía de Dios. Ese Dios soberano es tu fuerza y ​​te sacará de esta calamidad. Quizás la doctrina que más se cuestionará en estos días por el pueblo de Dios sea exactamente esta: la soberanía de Dios. Entonces, habrá personas que escribirán sobre las injusticias de Dios, sobre la ineficacia de Dios, sobre el silencio de Dios.
  9. Depende de nosotros, que somos el pueblo de Dios, actuar con fe, valor y valentía.
  10. Hagamos como Habacuc. No estaba alejado de la realidad, sabía lo que estaba sucediendo, fue a ver los resultados de esa calamidad.
  11. Ahora depende de cada uno de nosotros actuar en nuestra calamidad. Puedes cuestionar a Dios, pero finalmente debes creer en Su soberanía. Puedes transmitir, como Habacuc, con tus palabras y acciones un mensaje de esperanza a quienes estén desconcertados. Puedes ser una luz en la oscuridad. Puedes ser un proveedor. Puedes ser lo que Dios quiere que seas: sal de la tierra y luz del mundo.

Conclusión

Fue para esta hora que Dios te salvó. Él no solo te salvó para ir al cielo, sino para traer el cielo a la tierra. ¡Tráelo ahora y pronto!

Él te salvó para brillar hoy y no en la eternidad. Él te salvó para hacer el bien hoy. Él te salvó para vivir esta crisis con fe y audacia.

Cree y obedece. Cree y haz. Hoy y siempre recuerda que Dios aún no ha cumplido su promesa de que toda la tierra será llena del conocimiento de su gloria. Pensar en ello brinda una gran tranquilidad con respecto al futuro.

Dr. Antonio Carlos Barro

Director General, Facultad Teológica Sudamericana

Londrina, Paraná, Brasil

Declaración De Nuestros Superintendentes Generales Sobre El Coronavirus

Declaración de nuestros Superintendentes Generales sobre el coronavirus: https://nazarene.org/es/article/declaracion-de-la-junta-de-superintendentes-generales-sobre-el-coronavirus

Para nuestra familia nazarena mundial:

Estos son días sin precedentes en la vida de la iglesia y para los ciudadanos del mundo. La pandemia mundial como resultado del nuevo coronavirus (COVID-19) nos ha llevado a un territorio desconocido. La buena noticia es que todo esto no es una sorpresa para Dios, y aunque pudiéramos sentirnos poco preparados e inseguros, sabemos que podemos poner nuestra fe y confianza en Dios. Lo alentamos a que no viva en un espíritu de temor, sino que permita que Su paz lo guíe y dirija todos los días. Hoy, oramos para que la paz de Cristo nos traiga calma en medio de esta tormenta.

A lo largo de la historia, la iglesia ha sido utilizada por Dios para reflejar a Cristo en tiempos de crisis. Este es el momento para que la iglesia brille y para que llegue en amor santo a aquellos en nuestras comunidades que están en necesidad. No permita que los prejuicios moldeen nuestra opinión con respecto a grupos particulares de personas, sino que “ame a su prójimo”. Tenga en cuenta quienes serán los más afectados por las restricciones y esté preparado para compartir sus recursos con los necesitados.

La Junta de Superintendentes Generales y otros líderes de la Iglesia del Nazareno continúan monitoreando de cerca la propagación de COVID-19 y su impacto en la iglesia y las personas en todo el mundo. Estamos trabajando en estrecha colaboración con los distritos y las iglesias para proporcionar orientación sobre cuestiones legislativas y jurisdiccionales durante este tiempo.

Haga clic aquí para obtener pautas generales para las iglesias locales.

Continuamos orando por todos los afectados por esta enfermedad y creemos en la sabiduría, la sanidad, la bendición y la dirección del Señor durante este momento difícil. No nos alejemos de nuestra fe ni cedamos al miedo durante estos tiempos difíciles, “Pues Dios no nos ha dado un espíritu de timidez, sino de poder, de amor y de dominio propio” (2 Timoteo 1:7).

Para obtener la información más reciente sobre COVID-19, visite el sitio web de la Organización Mundial de la Salud.

 

 

 

 

 

 

¿Cómo Fortalecer La Iglesia Del Nazareno (USA Y CANADÁ) Para El 2030? II

 

PARTE II: RESPUESTAS A LAS PREGUNTAS

En la entrada anterior  Rob Prince, pastor principal de la Iglesia Central del Nazareno de Flint (Michigan), detalló la realidad actual que enfrenta nuestra denominación en los Estados Unidos y Canadá y comenzó a ofrecer algunas sugerencias para un futuro mejor. Sus recomendaciones hacen eco de muchos de los mismos sentimientos que en la Región de Mesoamérica hemos estado tratando de abordar a través del Ministerio de Génesis. Continuemos con la conversación leyendo el segundo artículo de Rob y sepan que estaremos cubriendo estos temas en un futuro episodio del Podcast: Los Siervos Inútiles.

En la entrada previa, planteé la pregunta: ¿Qué pasaría si pensáramos de manera diferente acerca de la futura Iglesia y ministerio en la Iglesia del Nazareno en la región de Estados Unidos y Canadá?

Ofrecí un nuevo escenario de ministerio normalizado, si es que se le puede llamar nuevo. Pablo, un fabricante de carpas (ver Hechos 18:3), era bi-vocacional y aun así logró plantar un montón de iglesias y escribir una gran parte del Nuevo Testamento. Tal vez mejor hubiera preguntado, ¿Qué pasaría si se normalizara el ministerio bi-vocacional y la plantación de 5,000 iglesias en casas / templos empresariales para el 2030 en los EE. UU. y Canadá?

Aquí hay unas posibles respuestas a algunas preguntas que podrían haber surgido:

¿Qué podría pasar (con este método)? Muchas de estas iglesias podrían crecer más allá de su casa o lugar de negocios, algo a lo que diríamos: “Aleluya”. Pero incluso si eso no sucediera, habría 5000 nuevas iglesias o reuniones en lugares de negocios, con un promedio de 25 personas o más para un total de al menos 125,000 nuevos nazarenos.

¿Qué más sucedería? Existiría una comunidad de fe más pequeña, viable, reproducible, donde los no cristianos se reunirían diariamente con pastores entrenados teológicamente en todo el país.

¿Qué no habría?  Edificios de la Iglesia para mantener, salarios de pastores, la deuda de los estudiantes que obstaculiza la estabilidad financiera del ministro, y otros gastos que agotan el presupuesto de la Iglesia, pero que han producido pocos o ningún resultado (recuerde que a pesar de todo el dinero gastado el año pasado en iglesias en los Estados Unidos y Canadá, la Iglesia ha estado en declive… hace más de una década que la Iglesia ha estado en declive).

¿Qué es lo peor que podría pasar? La cafetería, la tienda de segunda mano, las empresas de negocios/ casas del templo se arruinan o el pastor demuestra ser un tramposo.  Aun en esos casos, levanta estacas, vende el edificio y se muda al siguiente pueblo pequeño o al otro lado de ese mismo pueblo o área urbana y hace lo mismo.

¿Qué sería otra cosa mala que podría pasar? Quemamos a nuestra gente. Pastorear, dirigir un negocio o trabajar, tener una familia… no hay suficientes horas en el día. Este problema podría ser solventado con una mayor y mejor delegación de responsabilidades en la junta local, un mejor apoyo del distrito o asociarse con iglesias más establecidas y una gestión eficiente del tiempo por parte del pastor.

¿Cómo podría pagarlo la denominación? Si el modelo de la iglesia de EE. UU. y Canadá debe fortalecerse para mantener en funcionamiento la misión global de la Iglesia, entonces la visión de un camino a seguir para que eso suceda debe ser una prioridad.

Las casas / edificios para esta nueva empresa de la Iglesia se comprarían de los fondos del distrito que se han adquirido de la venta de otras propiedades.

La matrícula universitaria estaría cubierta por un aumento en la porción de los fondos de FEM de EE. UU. y Canadá. Es necesario aumentar la porción de los fondos de FEM de EE. UU. y Canadá si el objetivo es fortalecer las iglesias locales al proporcionar un clero educado que también sea capaz de mantenerse sin los fondos del presupuesto de la Iglesia.

Si fortalecer la Iglesia de EE. UU. y Canadá es la prioridad número uno (y considero que debe ser así para el bienestar a largo plazo de la Iglesia mundial), esto debería reflejarse en la asignación del FEM a la Región de EE. UU. y Canadá. Los dólares del FEM podrían gastarse no solo en educar a un nuevo grupo de pastores en el seminario, sino también en traer misioneros de otras áreas del mundo para llegar a los diversos grupos étnicos en la región de EE. UU. y Canadá.

Honestamente, ¿qué tiene que pasar para comenzar 5000 iglesias?

Más que dinero o encontrar pastores, tendría que haber algunos cambios importantes en el pensamiento.

  1. Los edificios de la Iglesia no son necesarios para el crecimiento del Reino. Esto va en contra de la teoría, ahora desacreditada de: “Si lo construimos, vendrán”. No, no lo harán. Un dicho más preciso sería: “Si lo construyen, tendrán una enorme deuda y no podrán invertir en el ministerio”.
  2. Los pastores no tendrán que ser compensados ​​por la Iglesia. Pablo y muchos más fabricantes modernos de carpas demuestran que el ministerio bi-vocacional se puede hacer con éxito. La iglesia de más rápido crecimiento en el distrito donde sirvo (Distrito del Este de Michigan) es “Family Community Church” en Goodrich, Michigan. No tiene personal eclesiástico pagado y promedió 295 personas en asistencia en 2019.
  3. Estados Unidos y Canadá deben fortalecerse hoy (ayer, en realidad). El barco se está hundiendo. Si la Iglesia de EE. UU. y Canadá no se fortalece, la Iglesia global se verá afectada negativamente. La situación es crítica y las necesidades son inmediatas. Se necesita sacar nuestras cabezas colectivas de la arena.
  4. ¿A quién estoy engañando? (Toma 1). Las iglesias nazarenas (y los pastores) son demasiado territoriales. Con demasiada frecuencia, cuando una iglesia nazarena existente se encuentra en una ciudad y se sugiere la plantación de otra iglesia, hay una gran oposición. Como se decía en la antigua jerga occidental: “Este pueblo no es lo suficientemente grande para los dos”. La verdad del asunto es que casi todas las ciudades podrían tener más iglesias predicando el mensaje de santidad. Necesitamos una mentalidad más del tipo: “Qué es bueno para el Reino” y menos preocupación o contención sobre los límites territoriales.
  5. ¿A quién estoy engañando? (Toma 2). Hay pastores como yo, que se han ganado la vida por medio de la Iglesia durante más de 25 años y son demasiado viejos para aprender un nuevo truco (es decir, “no vamos a cambiar” y no vamos a abrir una cafetería en un corto plazo). Este es el mayor obstáculo. Lo entiendo. El cambio para hacer del ministerio bi-vocacional la norma, no la excepción, llevará a mi generación y la generación detrás de mí a jubilarse.

Mientras tanto, los pastores en mi grupo necesitan animar a aquellos que se están saliendo de la fe. Aplaude a los aventureros, dignos millennials y pastores de la marc-scaturro-brnf7UfFMXk-unsplashgeneración del iPhone, que harán el arduo trabajo del Reino de llevar a la Iglesia nuevamente al centro del ministerio. Son los ministros que están dispuestos a servir sin paga, en iglesias en casas o en varios lugares y construirán el Reino de Dios en cafeterías, restaurantes y lugares públicos de reunión.

Necesitamos una nueva era de evangelismo. Probablemente la vieja forma de los tratados bíblicos y las cuatro leyes espirituales no va a tener la misma efectividad en Estados Unidos y Canadá. En cambio, el modelo de Jesús de mudarse y vivir entre la gente, el modelo de Pablo de ser un fabricante de carpas y vivir de su trabajo secular, y el modelo de Esteban que pone el reino antes del yo es lo que se necesita (y que se repita 5.000 veces) si la iglesia de EE. UU. y Canadá (y a su vez la Iglesia global) quiere fortalecerse en la próxima década.

 

 

 

¿Cómo Fortalecer La Iglesia Del Nazareno (USA Y CANADÁ) Para El 2030? I

PARTE I: EL PLAN

Recientemente tuvimos el privilegio de leer un artículo del pastor principal de Flint Central Church of the Nazarene, Rob Prince, en el que reflexionó sobre los cambios que serán necesarios en la próxima década para ver el crecimiento y la transformación de la Iglesia del Nazareno en los Estados Unidos y Canadá. Muchas de las cosas que propone son exactamente las que estamos promoviendo a través del ministerio de Génesis en Mesoamérica y mediante nuestro Podcast: Los Siervos Inútiles. Rob nos dio permiso de reproducir sus artículos en la entrada de hoy y en la siguiente, y también estaremos hablando de estos temas en algunos de nuestros episodios del Podcast.

¿Qué pasaría si pensáramos de manera diferente acerca de la futura Iglesia y ministerios de la Iglesia del Nazareno de lo que pensamos actualmente?

Aquí están los hechos tal como los veo (algunos anecdóticos, otros no):

Hecho 1: Una Iglesia fuerte en EE. UU. y Canadá es esencial para el bien de la Iglesia mundial (actualmente EE. UU. y Canadá financian el 94% de la misión de la Iglesia mundial).

Hecho 2: La Iglesia en Estados Unidos y Canadá ha estado en declive durante más de una década y la próxima década podría ser peor.

Hecho 3: La ÚNICA forma de revertir la tendencia es abriendo más iglesias (5,000 nuevas iglesias).

Hecho 4: El número de inscritos al seminario es bajo (muy por debajo de cuando fui estudiante hace 35 años). No he visto los números del Bible College. Si vamos a abrir iglesias, necesitamos pastores capacitados.

Hecho 5: Muchos de los seminaristas / especialistas del ministerio que están inscritos no están entusiasmados por revivir alguna iglesia en un pequeño pueblo de EE. UU. o por plantar una iglesia en un área urbana. Muchos no quieren pastorear una iglesia en lo absoluto.

Hecho 6: Conseguir trabajo en un pequeño pueblo de EE.UU. puede ser muy difícil.

Hecho 7: Encontrar una vivienda económica en el área urbana de EE.UU. es muy difícil.

Hecho 8: Las palabras de Jesús en Mateo 9:37 siguen siendo ciertas: “La mies es mucha, pero los obreros son pocos”. Las personas tanto en las pequeñas ciudades como en la zona urbana de EE. UU. necesitan a Jesús. Necesitamos iglesias y pastores.

¿Qué pasaría si tratáramos activamente de cambiar la realidad actual?

¿Qué pasaría si el término “pastor bi-vocacional” fuera visto como una opción normal y regular del ministerio, en lugar de una simpatía inducida, o de ser visto como “de segunda categoría”?

¿Qué pasaría si pensáramos en el pastor bi-vocacional como la posición pastoral más honorable y tuviéramos en alta estima estos sacrificios pastorales de mujeres y hombres? Por el contrario, ¿qué pasaría si la idea del papel de clérigo “a tiempo completo” fuera vista como una búsqueda algo cuestionable?

¿Qué pasaría si a los seminaristas / estudiantes universitarios de la Biblia, se les enseñara cómo abrir una cafetería (¿no a todos los estudiantes del ministerio les encanta el café?) people-inside-bar-2159074o una tienda de segunda mano (¿a quién no le gusta encontrar una ganga en una buena tienda de segunda?) o alguna otra empresa y a tocar la guitarra? Cantar siempre ha sido parte de la adoración cristiana. ¿Y si simultáneamente se les enseñara a estos ministros bi-vocacionales cómo elaborar un sermón y ser pastor?

¿Qué pasaría si Hechos 2:42 se volviera nuestro modelo en las casas, o dentro de un espacio empresarial de iglesias? Los seguidores se dedicarían a la enseñanza bíblica, el compañerismo, el partimiento del pan y la oración. Eso es.

¿Qué pasaría si el liderazgo del distrito pudiera convencer a las veinte personas que permanecen en una iglesia moribunda y que se encuentra en cuidados paliativos, de que podrían vender su edificio y abrir una cafetería o una tienda de segunda mano? Que en lugar de que la gente perdida nunca entre en su templo, aquellos que no saben de Jesús entrarían regularmente a una cafetería o tienda de segunda mano. (Nota: este trabajo de vender una visión así de parte del líder del distrito podría requerir de la intervención de Dios para que realmente suceda).

¿Qué pasaría si ofreciéramos la matrícula de la universidad o del seminario GRATIS para aquellos que están entrando (o que ya están haciendo) a un ministerio pastoral?

¿Qué pasaría si los distritos comenzaran a comprar casas para que vivieran los pastores y las casas en los templos fueran solo para reunirse?

¿Qué pasaría si fueran entrenados, tocaran la guitarra, prepararan café, operaran una tienda de segunda mano, fueran seminaristas teológicamente sólidos o estudiantes del Bible College con educación gratuita y alojamiento gratuito en el departamento de arriba de la cafetería, pagado con los ingresos de la cafetería y con un flujo constante de seguidores potenciales de Jesús? Venir a tomar su café o encontrar una ganga, en realidad podría marcar la diferencia para Jesús en un pequeño pueblo de EE. UU. (Sé que fue una oración larga pero no me importa).  ¿Y si todo eso pudiera pasar?

Y…

¿Qué pasaría si este modelo se repitiera una y otra vez en todo EE. UU. y Canadá?

Si ese modelo se repitiera, digamos 5000 veces en la próxima década, los números de asistencia y la disminución de dólares se revertirían drásticamente. Veríamos un avivamiento en las pequeñas ciudades de EE. UU. y en las áreas urbanas y en todas las partes intermedias.

Sin duda, he provocado muchas preguntas. En la siguiente publicación del blog intentaré responder algunas de esas preguntas.

 

 

Un Pueblo Enviado

Por: Dr. Verne Ward

Director de Misiones Globales, Iglesia del Nazareno

“Había entonces en la iglesia que estaba en Antioquía, profetas y maestros… Ministrando éstos al Señor, y ayunando, dijo el Espíritu Santo: Apartadme a Bernabé y a Saulo para la obra a que los he llamado. Entonces, habiendo ayunado y orado, les impusieron las manos y los despidieron”. Hechos 13:1-3

La gente de Dios es la gente enviada. Dios llama a cada iglesia a predicar el evangelio a su Jerusalén, Judea, Samaria y a los rincones más lejanos de la tierra.

Al ser enviados de Dios, a veces la iglesia local envía misioneros a áreas más allá del alcance inmediato de su congregación para cumplir con las palabras de Cristo en Hechos 1:8.

Dios llama y la iglesia envía.  Siempre ha sido así.  Antes de que existieran denominaciones, las iglesias locales enviaban misioneros. Al interior de cada congregación, hubo personas que sintieron y aceptaron el llamado del Espíritu para predicar el evangelio en lugares y con personas a las que la iglesia todavía no había alcanzado. Estos organismos locales de fe ungieron, comisionaron y apoyaron a estos emisarios del evangelio.

Actualmente, la antigua responsabilidad de preparar, discipular y enviar misioneros todavía se asienta en la iglesia local. ¿Quién, además de la iglesia local, está en la mejor posición para acompañarlos en el discipulado conforme exploran la forma de su llamado? ¿Qué mejor lugar para ofrecer oportunidades de ganar experiencia fundamental y habilidades cruciales para el ministerio multicultural? ¿Qué mejor lugar para que los guíen líderes, mientras crecen como cristianos espiritualmente maduros? ¿Quién orará tan fervientemente por ellos y los apoyará como aquellos que los formaron en el discipulado y los enviaron?

Durante los 100 años de existencia de nuestra denominación, la responsabilidad de andar ese camino con los misioneros se ha trasladado de la iglesia local a la denominación global. Sin embargo, un equipo global pequeño o regional no puede discipular a los misioneros en vías de capacitación de manera tan efectiva como la iglesia local puede, y es llamada a hacerlo.

Con el fin de devolverle esta responsabilidad a la iglesia local, creamos la Oficina de Involucramiento, un pequeño equipo dentro de Misiones Globales, liderado por la Rev. Joyce Tempel. Joyce trabaja con coordinadores de Involucramiento en cada región, y estos equipos tienen la tarea de ayudar y proveer a los candidatos y a la iglesia local conforme cada uno cumple con el llamado de Dios.

Al ponerte en contacto con las iglesias locales, tendrás oportunidad de responder a las preguntas sobre el rol de enviar de la iglesia y sobre cómo Misiones Globales puede ayudarles. En Mesoamérica, por favor contacta a Scott y Emily Armstrong (sarmstrong@mesonaz.org; earmstrong@mesonaz.org) para hacer tus preguntas o solicitar recursos.

En diciembre, dediqué un tiempo a líderes nazarenos en Corea y les di este mensaje: ¡Misiones es el corazón de Dios para los perdidos! La Iglesia del Nazareno los necesita a ustedes para cumplir con las misiones.

“Ese es un mensaje que nunca antes habíamos recibido de la iglesia global”, me dijeron. Un líder añadió: “Siempre consideramos a EE. UU. como el hermano mayor que no necesitaba nuestra ayuda”.

Nada más lejos de la verdad. Del mismo modo que la iglesia cumple las necesidades de su pastor para que el pastor pueda ocuparse de cuidar a su iglesia, las iglesias locales y los distritos en todo el mundo sostienen las Misiones Nazarenas Internacionales con su apoyo. Como resultado, podemos fundar donde aún no hay iglesia, y desarrollar y administrar la iglesia local con Dios como agente principal de nuestra misión en el mundo.

Dios llama a toda la Iglesia a sus misiones, y la iglesia local sostiene las misiones. Vivamos este llamado ahora que empezamos un nuevo año en la misión de Dios.

Las 7 Razones Principales Por Las Que Los Invitados Regresan A Tu Iglesia

Por: Dan Reiland

Recientemente nos encontramos con el siguiente artículo y creemos que contiene algunas  sugerencias maravillosas y prácticas para ayudar a cualquier líder de las iglesias locales. Como nuestros lectores sabrán, no estamos de acuerdo con el vocabulario que se refiere a la “iglesia” como un lugar al que vamos o algo a lo que se puede asistir. Confiamos en que la sabiduría proporcionada aquí se obtendrá aun a pesar de ese lenguaje.

La razón más común por la que la gente visita tu iglesia es que alguien los ha invitado. La razón más común por la que la gente abandona tu iglesia es porque no se sienten conectados.

¿Pero cuáles son las razones más comunes por las que las personas regresan a tu iglesia después de sus primer par de visitas?

Hay mucha conversación sobre los patrones de asistencia a la iglesia en estos días, y eso afecta la forma en que medimos la tasa de retención de invitados y la cantidad de tiempo que demora en conectarse con tu iglesia.

Aquí hay una nueva realidad, las nuevas personas se conectan más lentamente que en el pasado y se desconectan más rápidamente de lo que hemos experimentado anteriormente. Es una espada de doble filo. A las nuevas personas les lleva más tiempo conectarse porque no necesariamente asisten todas las semanas. Y se desconectan más rápido porque los mejores “factores de conexión” se basan en las relaciones y, por lo tanto, ¡dependen de la asistencia!

No podemos cambiar la cultura actual, o ¿podemos?

Aquí hay dos grandes razones por las que las personas asisten a la iglesia con menos frecuencia (no están en orden):

  • Las familias están ocupadas ahora más que nunca. Desde las demandas en sus trabajos (viajes, etc.) hasta los deportes de sus hijos los fines de semana, la gente viaja casi siete días a la semana.
  • La gente se aburre más rápido que un relámpago. Si los invitados asisten a tu iglesia y notan incluso un indicio de que está desactualizada, nada nuevo, algo como “he visto esto antes” o de alguna manera están atrasados ​​o  son irrelevantes, ¡seguro que se irán!

Es difícil competir contra eso, así que quizás competir no sea la respuesta.

Podríamos ser prudentes al centrarnos un poco menos en porqué las personas no vienen a la iglesia, e invertir más energía en porqué las personas sí vienen. Centrarse en lo que la iglesia hace mejor es un enfoque más inteligente. Hacer las cosas de la manera en que mejor lo hace tu iglesia, es aún más inteligente.

Eso nos lleva de vuelta a las razones principales por las que los invitados regresan a tu iglesia. Concentra tu energía aquí.

Las 7 Razones Principales Por Las Que Los Invitados Regresan:

1) Se Siente La Presencia De Dios.

Existe una conciencia inequívoca de la presencia y el poder de Dios en acción. Puede ser inspiradora y llena de emoción, o puede ser una agitación tranquila y pacífica en su interior, pero como sea que se experimente, se siente la presencia de Dios.

2) Los Líderes Claves Son Percibidos Como Dignos De Confianza.

Los invitados vienen a tu iglesia en diferentes niveles de “preparación” para confiar en los líderes que se van encontrando. Pero es sorprendente lo rápido que pueden discernir si confían en ti o no. Incluso desde solo un mensaje o dos, o breves conexiones en la recepción, intuitivamente han decidido si pueden confiar en ti. Tu nivel de autenticidad y claridad de comunicación hacen una gran diferencia en este proceso.

3) El Servicio De Adoración Es Positivo, Relevante, Bíblicamente Sólido y Se Ejecuta Con Corazón Y Excelencia.

No tienes que competir con otras iglesias cercanas a ti. Lo importante es ser lo mejor que puedas. Por ejemplo, si el equipo de adoración no es fuerte, selecciona música menos desafiante y hazlo con excelencia. Si la predicación no es fuerte, acorta el mensaje. En todos los casos, sigue practicando, para que todo mejore. Asegúrate de que el servicio sea positivo, claramente bíblico, alegre y que comunique la fe en una atmósfera de gracia.

4) Los Voluntarios Y La Congregación Expresan Amor Y Cuidado Auténticos.

El amor y la atención genuinos son inconfundibles e irresistibles. Cuando la gente los encuentra, es verdaderamente transformador. La fuente es el amor de Dios, pero la expresión y la experiencia provienen de las personas de tu congregación, tanto de los líderes voluntarios como de los asistentes regulares.

5) Escuchan Historias Actuales De Cambio De Vida.

Conectados a una comunicación breve y creativa de tu propósito o misión / visión, hay historias de cambios de vida cada semana. Estas historias necesitan ser comunicadas en una variedad de formas creativas. Eso es muy convincente y atrae a la gente de vuelta. El cambio en la vida de una persona es inspirador y les da a los invitados la esperanza de que ellos también pueden experimentar un cambio positivo y de orientación espiritual.

6) No Hay Defectos “Evidentes”.

No hay iglesias perfectas, todos tenemos defectos. Pero no debe haber nada que pueda ser un desvío inmediato, o tan groseramente fuera de lugar que haga que las personas se sientan mal o incómodas. Por ejemplo, he visto guarderías que estaban sucias e inseguras; he escuchado grupos de adoración dolorosamente no ensayados. O puede ser algo tan simple como que el edificio necesita desesperadamente una nueva capa de pintura o señalización que sea clara y útil. Si no estás seguro, invita a un consultor de la iglesia a un domingo, ¡eso es todo!

7) El Ministerio De Los Niños Es Sobresaliente.

Cada uno de los ministerios es importante, pero el ministerio de niños es el que recibe menos gracia de sus invitados. Los padres son justificadamente protectores y quieren lo mejor para sus hijos. Aún no te conocen o no saben qué sucede cuando dejan a sus hijos. Sinceramente, los invitados le darán otra oportunidad a un servicio “promedio”, pero si su hijo tiene una mala experiencia, es probable que no regresen. Invierte gran esfuerzo y energía en el ministerio de tus niños.

Estos son los elementos que inspiran a los invitados a regresar. Saber esto te da la oportunidad de hacer las “conexiones más profundas”.

Los caminos comunes para una conexión más profunda (a largo plazo, mayor compromiso y poseer la visión) son:

  • Grupos pequeños
  • Oportunidades de servicio
  • Amistades más profundas

Haz tus próximos pasos simples y claros.

Liderar una iglesia local es complicado. Pero a veces desglosarlo de esta manera ayuda a volverse más intencional y saber en dónde invertir mejor tu energía.

 

A %d blogueros les gusta esto: