Archivo de la categoría: La Iglesia

Test de la Reforma

Por el Dr. Clark Armstrong

Este mes es el 500 aniversario de la Reforma Protestante. Hemos disfrutado de varias reflexiones durante las dos últimas semanas, pero ahora tomemos un test de cinco preguntas acerca de la Reforma para ver ¿qué hemos aprendido hasta ahora?

5-solas.png

Haz clic aquí para responder el test en línea: Test de la Reforma

#1 – ¿Cuándo ocurrió el inicio de la Reforma Protestante?

  1. La Biblia Gutenberg fue producida por la primera imprenta.
  2. Martín Lutero clavó sus Noventa y cinco Tesis en la Puerta del Castillo en Wittenberg.
  3. John Hus fue quemado en la hoguera en Bohemia.
  4. Juan Calvino escribió “Institutos de la Religión Cristiana.”

#2 – La Reforma comenzó el 31 octubre ¿de qué año?

  1. 1415
  2. 1452
  3. 1517
  4. 1536

#3 – La Reforma Protestante comenzó como un intento de reformar ¿qué?

  1. La Iglesia Católica Romana
  2. Las Monarquías Europeas
  3. Ciertas Universidades e Instituciones Educativas
  4. Los pueblos de la Tierra Media

#4 – Verdadero o Falso

Los reformadores se opusieron a lo que percibieron como falsas doctrinas y negligencias eclesiales – especialmente la enseñanza y la venta de indulgencias (o los abusos de las mismas) y las políticas doctrinales acerca del purgatorio, juicio particular, Mariología (devoción a María, la madre de Jesús), la intercesión de y la devoción a los santos, creencias incorrectas sobre la mayoría de los sacramentos, el celibato clerical obligatorio, incluyendo el monacato, la autoridad desenfrenada del Papa y la práctica de simonía: compra y venta de los oficios clericales.

#5 – ¿Cuál de los siguientes fue un punto destacado de los reformadores?

  1. Sola Scriptura (Solo la Escritura como fuente de autoridad)
  2. Sola Fide (La salvación solo es por fe y no por obras)
  3. El Sacerdocio de Todos los Creyentes
  4. Todas las anteriores

Pregunta extra – La Reforma continuó hasta que el Tratado de Westfalia trajo las guerras religiosas europeas a una conclusión oficial ¿en qué año?

  1. 1492
  2. 1525
  3. 1597
  4. 1648

Probablemente contestaste correctamente la mayoría de estas cinco preguntas. ¿Y qué decir de la pregunta extra? Fue en 1648. Ese evento marcó el fin de la Reforma a través del pacífico final de lo que se llamó los Treinta Años de guerra entre los Habsburgo, sus aliados católicos y los protestantes con sus aliados franceses.

La Iglesia Católica no fue reformada, per se, en esa fecha, pero las iglesias protestantes estaban plenamente establecidas para ese entonces. Después de Lutero, vinieron muchos otros reformadores quienes expandieron el intento de la reforma. Pero para 1648, estaba claro que todos los intentos por reformar la Iglesia Católica no habían tenido éxito y la separación, entre los reformadores y la iglesia, estaba completa. Ellos habían establecido iglesias protestantes que eran independientes de la iglesia madre y estaban prosperando en la mayoría de los lugares de Europa, excepto en Italia.

Haz clic aquí para descargar el test (en formato PowerPoint): Test de la Reforma PPT

*Dr. Clark Armstrong es misionero y Profesor en el Seminario Nazareno Teológico de Asia-Pacífico en Manila, Filipinas donde ha servido con su esposa desde septiembre 2013. Previamente servía como pastor por 32 años en los EUA.

 

Las Últimas Palabras de Hus

*Fragmento de Cinco Minutos en la Historia de la Iglesia por Stephen Nichols.

Este mes estamos celebrando el 500 aniversario de la Reforma Protestante, escribiendo diversas reflexiones sobre este acontecimiento trascendental y su influencia. El Dr. Stephen Nichols hace lo mismo en su podcast Cinco Minutos en la Historia de la Iglesia, el cual recomiendo ampliamente. El siguiente es un fragmento del episodio del 4 de octubre, 2017: El Ganso y el Cisne.

Jan Hus fue un precursor de la Reforma Protestante. Hus era de Praga en Bohemia, o lo que se conoce como la República Checa. Él sirvió en la Capilla Belén en Praga. Él fue acusado de varios crímenes grandes en contra de la iglesia, el primero de ellos fue que predicó en el idioma checo en lugar de hacerlo en latín. También se negó a usar la vestimenta clerical de la iglesia medieval porque creyó que contribuía a una distinción ilegítima entre el clero y el laicado. Finalmente, él también estaba a favor del canto congregacional y deseaba la reforma de la iglesia.

images.jpeg

Hus fue influenciado considerablemente por los escritos de John Wycliffe. Eventualmente, los escritos propios de Hus y su influencia, atrajeron la atención de los oficiales de la iglesia; él fue convocado por el Concilio de Constanza. Ahí, fue condenado como un hereje. De hecho, el concilio lo condenó como un heresiarca–un archi-hereje. Fue llevado alrededor de un kilómetro fuera de la ciudad, donde fue martirizado y quemado en la hoguera.

Las últimas palabras de Hus son importantes. Él declaró que moriría confiando en el evangelio que él había proclamado y enseñado. Después les dijo a sus ejecutores que ellos podían quemar el ganso (su apellido significa “ganso” en checo), pero cien años después, un cisne vendría y ellos serían incapaces de matarle.

Hus fue casi un verdadero profeta. No fue exactamente cien años después, sino ciento dos años después que Martín Lutero publicara sus Noventa y cinco Tesis en la puerta de la iglesia en Wittenberg.

Johannes Zacharias fue uno de los oponentes de Hus más feroces en el Concilio de Constanza, y fue enterrado bajo la lápida en el monasterio Agustino en Erfurt, donde Lutero fue ordenado como sacerdote. En ese monasterio, Lutero no solo estudió las tradiciones del pasado, sino también la Palabra de Dios. Como resultado de ese estudio, la Reforma comenzó.

La Reforma Protestante 500 Años Después

“…ya fuera de día o de noche, cuando la nube se levantaba, los israelitas se ponían en marcha…Cuando el Señor así lo indicaba, los israelitas acampaban o se ponían en marcha. Así obedecían el mandamiento del Señor, según lo que el Señor les había dicho por medio de Moisés” (Números 9:21, 23 NVI).

Octubre 2017 es un mes especial. Marca el 500 aniversario de la Reforma Protestante. Al finalizar este mes, el 31 de octubre, se cumplirán 500 años del día en que Martín Lutero clavó las Noventa y cinco Tesis en la puerta de la Iglesia del Castillo en Wittenberg, Alemania. Este fue el acto que inició todo, que inició el gran y enorme movimiento del Protestantismo, que comenzó la Reforma.

h_epd_00340693.jpg

En la iglesia evangélica – y específicamente en la Iglesia del Nazareno – obviamente, hemos sido impactados en gran manera por la Reforma. Si alguna vez te has preguntado, “¿Por qué hacemos esto o aquello en la Iglesia?,” muchas veces la respuesta se debe, en gran parte, a la Reforma Protestante.

Durante todo este mes, estaremos enfocándonos en su aniversario. Por momentos profundizaremos en las vidas de los Reformadores. En otras ocasiones nos enfocaremos en los postulados centrales de la Reforma (estén pendientes a las “5 Solas”). El propósito primario será ayudarnos a aprender acerca de, y reflexionar sobre este evento de suma importancia; y cómo nos ha traído a este momento en la historia como una Iglesia Cristiana.

Al mismo tiempo, un propósito secundario también está en marcha. Al dedicar un mes a este tema, espero que podamos reconocer que somos una Iglesia que está siempre dispuesta a evaluarse a sí misma y a hacer los ajustes cuando es necesario. No siempre hemos sido buenos en esto a lo largo de la historia, ¿o sí? La iglesia ha sido, comúnmente, la última entidad dentro la sociedad, que está dispuesta a cambiar.

Por lo tanto, durante este mes mi oración es que renovemos nuestro llamado a reformar, empezando con nosotros mismos. Así como los israelitas después del Éxodo, necesitaron estar listos en cualquier momento para seguir a la nube, que nosotros estemos tan sintonizados con la presencia de Dios, que, a su señal, estemos dispuestos a movernos y adaptarnos. ¡Señor, inicia una reforma en mí, y en nosotros!

 

8 Buenas Preguntas Para Evaluar a tu Iglesia

Por Dan Reiland

Es fácil estar tan ocupado haciendo el ministerio que no tomas el tiempo para evaluar tu ministerio.
Pero evaluar es mejorar.

Es como tu examen físico anual. Nadie quiere hacerse un chequeo, un análisis de sangre, y tal vez una prueba o dos, pero así aprendes lo que necesitas saber.

Entonces, por supuesto, necesitas poner en práctica lo que aprendes.

Plan de 4 puntos para mejorar:

  • Haz las preguntas correctas.
  • En un proceso grupal, da respuestas honestas.
  • Determina el plan de prioridades para mejorar.
  • Toma acción.

Comienza por hacer las preguntas correctas.

edwin-andrade-worship.jpg

8 buenas preguntas que ayudarán a que tu ministerio mejore:

1) ¿Cómo es que la cultura única de tu iglesia te ayuda a progresar?

Sam Chand escribió un excelente libro titulado Rompiendo el Código de Cultura de tu Iglesia. Afirma que más que la visión, los programas, el dinero o el personal, la cultura tiene el mayor impacto en el futuro de tu iglesia.

¿Cómo describirías tu cultura? ¿Esto es lo que quieres? ¿Tu cultura de iglesia, está ayudando o perjudicando mientras persigues el propósito de Dios para tu iglesia? ¿Qué cambios necesitas hacer? Si la cultura es saludable, ¿qué prácticas existen para mantenerse saludable?

2) ¿Cómo describirías la moral general de tu iglesia?

¿Están las personas felices con tu iglesia? Esa pregunta parece muy subjetiva, pero es sorprendentemente fácil de responder.

¿Confían en el liderazgo? ¿Están motivados acerca de la misión? ¿Están apasionados por seguir a Jesús? ¿Hay impulso? ¿Se resuelven los problemas con relativa facilidad (sin resistencia significativa)? Tienes la idea.

La moral y la cultura están estrechamente vinculadas. Si estás luchando y, la cultura y la moral no son ideales, te insto a verter tu energía de liderazgo allí primero.

3) ¿Cuál es tu acercamiento a la formación espiritual en tu iglesia?

¿Existe un sentido general de que la gente está buscando a Dios? No se trata de perfección, pero ¿ves progreso? ¿Qué factores consideras importantes para ayudar a evaluar la madurez espiritual? Considera cosas como la oración, el servicio a los demás, la obediencia y la generosidad financiera. ¿Qué tal el fruto del Espíritu como el amor, la alegría y la paz, etc.?

¿Utilizan grupos pequeños? ¿Cómo se desarrolla la comunidad? ¿Qué prioridad tiene la verdad bíblica? Un gran enfoque general para evaluar el crecimiento espiritual es reunir historias de cambio de vida.

4) ¿Estás desarrollando nuevos líderes?

Junto al favor de Dios, todo se eleva y cae en el liderazgo. ¿Los líderes de tu iglesia demuestran una fuerte profundidad espiritual y corazón de siervo? ¿Cuál es tu plan para encontrar y desarrollar nuevos y mejores líderes? No alcanzarás tu potencial como iglesia sin una dedicación seria a este proceso.

5) ¿Cómo describirías la fuerza de tus equipos de voluntarios?

¿Son tus voluntarios parte de equipos vibrantes y productivos o una banda de supervivientes que luchan? Mucho de eso depende de cómo seleccionas, entrenas, animas y empoderas a tus voluntarios. ¿Reclutas para una visión o simplemente para hacer una tarea?

Todas las iglesias se enfrentan a la presión de necesitar personas que sirvan como voluntarios, pero la forma en que construyas los equipos hace una diferencia significativa. ¿Cómo calificarías la conciencia de grupo de tus ministerios voluntarios? ¿Cuál es el primer y mejor paso para fortalecer tus equipos?

6) ¿Qué te dicen los indicadores financieros?

Es relativamente fácil medir los resultados cuando se trata de dinero. La oferta semanal define la realidad. Al mismo tiempo, uno de los desafíos más grandes que un líder enfrentará es inspirar exitosamente a la gente a confiar en Dios con sus finanzas y permanecer fiel para dar con generosidad.

¿Eres audaz en tu enseñanza de la verdad de Dios sobre el dinero? ¿Ofrecen formación práctica sobre la gestión del dinero? ¿Personalmente, modelas la generosidad? ¿Dónde eres más fuerte con respecto al dinero, la fe o la práctica?

7) ¿Estás en misión?

Primero debes estar claro sobre el propósito de tu iglesia. ¿Cuál es tu misión/visión – exactamente? ¿Tu congregación tiene un buen sentido de lo que eso significa? ¿Estás actuando sobre esa misión?

Es esencial que tus líderes se vuelvan y permanezcan alineados juntos en esa misión. Siempre se sentirá como si estuvieras nadando río arriba si no se dirigen hacia la misma dirección.

8) ¿Su gente invita con entusiasmo a otros a sus servicios de adoración?

He entrenado iglesias donde la gente tenía obviamente sentimientos tibios sobre el servicio de adoración. No estaban motivados para invitar a alguien, aunque tuvieran un amigo que querían traer.

No siempre es el servicio de adoración, pero comienza allí. ¿Hay algo con tu iglesia que haría que tu congregación se detuviera para invitar a sus amigos?

Esta es una enorme combinación evangelística. Si tu gente está comprometida con la visión lo suficiente para invitar a la gente a la iglesia, y su experiencia de adoración (desde la guardería para los pequeñitos hasta la manera de hacer la invitación) vale la pena invitar a la gente – ¡es la combinación por la que trabajas!

Confío en que estas preguntas te serán útiles a ti y a la salud de tu iglesia.

¡Oro por la sabiduría de Dios para tu liderazgo y su favor sobre ti!

Este artículo fue publicado originalmente en: danreiland.com

 

Desarrollo de Relaciones

Por David W. Graves. Trad. por: Yadira Morales.

El sentido de pertenencia es quizás la necesidad emocional más poderosa que se experimenta en los tiempos modernos. La sociedad continúa fragmentándose, las familias desintegrándose, y la tecnología nos aísla hasta que las oportunidades de sentir que verdaderamente pertenecemos a algo, cada vez se vuelven más limitadas.

Pero la necesidad de pertenecer no ha disminuido. Hoy en día, los individuos buscan aquellos lugares en los que pueden pertenecer, y luego se entregan plenamente a las relaciones que encuentran. A través de fijar la inclusión como objetivo, nuestra iglesia puede establecer su ministerio. Al convertirse en un lugar de pertenencia, la iglesia local se abre a oportunidades cada vez más amplias de proclamar su mensaje, un mensaje de amor y pertenencia en la familia de Dios. Sin embargo, la gran pregunta es: “¿Cómo establece la iglesia este tipo de ministerio?”

Fotolia_66219358_XXL.jpg

Comienza regularmente iniciando y desarrollando relaciones con personas sin iglesia. Tenemos que preguntarnos “¿Con cuántas personas, que no pertenecen a una iglesia, tenemos una relación personal?” Desde ya puedo decirles que la mayoría de quienes hemos estado en la iglesia durante mucho tiempo tendríamos que responder “con ninguna.” Parece que cuanto más tiempo somos seguidores de Cristo, más desconectados estamos con aquellos que no lo son, y eso es un problema real. Lo mismo es verdad para muchos pastores.

No podemos esperar alcanzar a la gente para Cristo si no estamos desarrollando una amistad con ellos. Si no tengo amigos no cristianos, ¿cómo puedo decirle a alguien acerca de Cristo?

Este es el mayor perjuicio para el cumplimiento de la Gran Comisión que tenemos hoy en día ––no conocemos a ningún no cristiano lo suficientemente bien como para compartir el evangelio con ellos. Jesús salió de Su camino ––y debemos salir de nuestro camino–– para construir verdaderas amistades con personas fuera de la iglesia.

Al construir relaciones con la gente, Jesús puede usarnos para cambiar sus vidas.

Informe de Misión: Sé un Enviador

Por Howard Culbertson

En ocasiones, la gente piensa que la única forma en que ellos pueden participar en el evangelismo “hasta lo último de la tierra,” es volando hacia otro país. Están equivocados. “Ir” es solo una de las vías para involucrarse en la misión mundial. De hecho, aquellos quienes dejan su hogar para convertirse en misioneros necesitan un grupo consagrado y entusiasta que los apoye desde casa.

Hace algunos años, Steven Hawthorne escribió un capítulo en Perspectivas en el Movimiento Cristiano, acerca de quienes apoyan a “los que van” (así llamaba a los misioneros). Hawthorne quien creció en una casa pastoral nazarena, llamó a ese capítulo simplemente, “Enviadores.” Él se dio cuenta que el Apóstol Pablo tal vez había pensado, así como Dios, en Enviadores humanos, cuando él preguntó retóricamente: “¿Y cómo predicarán si no fueren enviados?” (Romanos 10:15).

El Apóstol Juan no tenía duda de animar a las personas para convertirse en Enviadores de misioneros. La versión AMP (Amplified Bible) de la Biblia, interpreta el versículo 7 y parte del versículo 8 en 3 Juan como: “Porque ellos [misioneros viajeros] salieron por el bien del Nombre [de Cristo]. Así que deberíamos apoyarles.” ¿Cómo es que los Enviadores apoyan y cuidan a los misioneros? Bien, el pasaje en 3 Juan parece referirse al apoyo material. Lo mismo es verdad con las palabras de Pablo a los Romanos acerca de un viaje planeado a España (Romanos 15:22-24). Ciertamente, se trata de dinero – mucho dinero – el cual se necesita para el evangelismo mundial. Sin embargo, los enviadores pueden y deben hacer más que dar dinero. Por ejemplo, en casi cada una de las cartas de Pablo, él pedía a sus Enviadores que oraran por su ministerio.

_DSC0387.jpg

R.A. Torrey, el fundador del Instituto Bíblico Moody, creía eso. Torrey una vez escribió: “La efectividad del misionero en el campo y los resultados de su labor, están directamente relacionados con el misionero en sí mismo y, de igual forma, con el hombre o la mujer que ora constantemente por él en su casa.”

Además del dinero y la oración, los Enviadores colaboran en el cumplimiento de la Gran Comisión en maneras que van desde mantener actualizados los boletines de misiones hasta ubicar y enviar equipo o recursos necesarios. Ciertamente, una variedad de dones y talentos pueden ser usados para facilitar el trabajo de los misioneros sirviendo en lugares lejanos.

Aquí hay seis áreas en las que los enviadores pueden apoyar a los misioneros:

— Apoyo emocional (dándoles ánimo a través de correos electrónicos, cartas, conversaciones por Skype, yendo a los servicios de gira misionera, etc.).

— Movilización (creando conciencia de las misiones globales en sus iglesias locales y distritos).

— Apoyo financiero (dando, y animando a otros a dar).

— Oración intercesora por el evangelismo mundial (orando e involucrando a otros en la oración).

— Ayuda logística (proveyendo hospedaje y transporte para los misioneros en gira misionera, haciendo arreglos para enviar cosas, solucionando detalles para eventos, entre otras cosas).

— Asistencia en la re-entrada (siendo un oyente “confiable,” ayudando a los misioneros que regresan a encontrar su camino de vuelta en casa, y demás).

Los Enviadores han sido conocidos por ser tan apasionados en su apoyo a los misioneros que ellos han adaptado su estilo de vida para orar más, servir más y dar más.

Sé un Enviador. Impacta “hasta lo último de la tierra” desde tu puerta.

 

Este artículo fue publicado originalmente en: Engage Magazine

Nuevo Laredo, México Impactado Con El Mensaje Del Evangelio

Nuevo Laredo, Tamaulipas ha sido impactado con el mensaje del evangelio a través de Proyecto Pablo; del 15 de julio al 6 de agosto de 2017 se llevó a cabo este proyecto como parte de la Iniciativa de la Frontera, coordinada por el matrimonio Molina Gutiérrez.

Luego de visitar las siete congregaciones nazarenas en esa ciudad, el pasado mes de abril, los pastores estuvieron dispuestos a recibir una capacitación para plantar nuevas iglesias, y como resultado acordaron implementar Proyecto Pablo.

20621286_1593037477430629_3347954259824041205_n.jpg

Así pues, 30 hermanos, miembros de las siete iglesias locales, participaron como misioneros voluntarios durante las tardes de los 21 días que duró el proyecto. La meta era abrir cinco misiones nuevas y cinco campos blancos por medio de evangelismo personal y herramientas como el Cubo Evangelístico, el “Libro Sin Palabras,” el Balón Evangelístico y Escuelitas Bíblicas para niños.

20106743_1571806339553743_2191254733520245477_n.jpg

Después de hacer evangelismo y discipulado en siete colonias y vecindarios, ¡los testimonios han sido gloriosos y los frutos asombrosos!: un total de 397 jóvenes y adultos aceptaron a Jesús en su corazón, 109 de ellos iniciaron con discipulado, junto con 41 niños que también aceptaron a Cristo; además, en el transcurso de esas semanas, varias personas se reconciliaron con Dios y hoy caminan nuevamente con Él. Los misioneros entregaron los resultados a los plantadores de las nuevas misiones, quienes continuarán con el seguimiento y la consolidación de los frutos.

20155945_1573256619408715_4918766939588674183_n.jpg

Los misioneros voluntarios de este programa están muy entusiasmados y se comprometieron ante el Señor para seguir siendo parte del equipo evangelístico de la ciudad.

Quienes asistieron al culto de cierre del Proyecto Pablo, pudieron confirmar que para ver nuevos convertidos, nuevos campos blancos y nuevas iglesias se necesita consagración, oración y mucha pasión. ¡La gloria sea para nuestro Señor Jesucristo, quien está edificando su Iglesia!

20017584_1562021903816796_171490967897566395_o-1200x675.jpg

Con información del Pastor Manuel Molina.

La(s) Reforma(s) de la Iglesia

*Durante el mes de octubre estaremos enfocándonos en el 500 Aniversario de la Reforma Protestante. 

Por Charles W. Christian

Al mirar hacia la Reforma Protestante, recordamos el deseo continuo de Dios de tener una correcta relación con su Iglesia.

church_small.jpeg

La Reforma antes de Lutero

Aunque el catalizador para la serie de eventos conocidos hoy como la Reforma Protestante se desencadenó en 1517 cuando Martín Lutero publicó sus 95 tesis en las puertas de la iglesia de Wittenburg, hacía tiempo que la Iglesia estaba ya vinculada al proceso de reforma. De hecho, uno podría decir que, desde la caída de Adán y Eva en el Jardín del Edén, Dios ha estado reformando. Hoy en día, la Iglesia continúa su proceso de reforma.

La venida de Jesús y el nuevo Reino que Él encarnó fue una confirmación de la reforma que Dios había estado intentando realizar a través del Antiguo Testamento. Incluso después de la resurrección de Jesús, sus discípulos sintieron la necesidad de una reforma en curso. La experiencia del Pentecostés en Hechos 2 apoyó a la Iglesia en el cumplimiento de el mandato de Jesús (Mateo 28) de “ir a todas las naciones,” porque el Reino de Dios desafía limitaciones y fronteras sociales.

La obra de Dios entre los gentiles por medio de los ministerios de Pedro y Pablo añadieron otra dimensión de reforma, culminando en acuerdos clave entre los líderes de la iglesia primitiva en Hechos 15. A través de las palabras de Pablo y otros escritores, el resto del Nuevo Testamento demuestra una variedad de “mini-reformas” que se necesitaban en medio de una creciente y cambiante feligresía. Dios, amorosa y continuamente, reforma la Iglesia.

La “siguiente generación” de creyentes, comúnmente denominados como los Padres y Madres de la Iglesia, experimentaron oportunidades innumerables de reforma, de las cuales, las más conocidas fueron los Concilios Ecuménicos y la formulación de credos en los primeros ocho siglos de la historia de la Iglesia. Estos pasos hacia la reforma los guiaron a la unidad entre varios grupos, pero también resultó en escisiones. Principalmente, en las ramificaciones orientales y occidentales de la Iglesia (los grupos Ortodoxo y Católico Romano, respectivamente) experimentaron un separación oficial en 1054 d.C.

En el Umbral de Lutero y Más Allá

En la época de Martín Lutero, el escenario había sido apartado especialmente para un renuevo estremecedor. Un siglo antes de Lutero, por ejemplo, un sacerdote y profesor checo llamado Jan Hus (1369-1415) había sido condenado a muerte por escritos y protestas acerca de las acciones de importantes líderes de la iglesia. De hecho, después de que Lutero publicara sus 95 tesis, muchos comenzaron a referirse a Lutero como un ”Hussita moderno.” Muchos factores rodearon la contribución de Lutero a la reforma en los inicios del siglo XVI; su educación, la invención de la imprenta de Gutenburg, y los influyentes amigos de Lutero, permitieron que su mensaje trascendiera los confines de su pueblo y de Alemania, y que se convirtiera en un catalizador clave de las reformas que ya estaban teniendo lugar alrededor del mundo. Desde ahí vinieron otros movimientos: calvinistas, arminianos, anabautistas, cuáqueros, puritanos y wesleyanos, solo por nombrar algunos.

Este artículo fue publicado originalmente en: Holiness Today

A %d blogueros les gusta esto: