Archivo de la categoría: Liderazgo

10 Grandes Principios de Relación que Aprendí de John Maxwell – Parte 2 de 2

*Esta es la continuación del artículo anterior.

6) Admitir errores y perdonar rápidamente.

Asumir la responsabilidad de sus acciones es esencial para las relaciones saludables y productivas.

Si te equivocas, sé el propietario. Si tratas mal a alguien, pide perdón. Ponerse a la defensiva o hacer una reverencia nunca mejora la relación. Puede que tengas razón, pero si necesitas ganar, perderás en el largo plazo.

Cuando recibas una injusticia, perdona rápidamente. Vivirás con menos estrés y disfrutarás la vida más plenamente.

pexels-photo-943630.jpeg

7) Siempre da más de lo que tomas.

Puede haber algunas personas en tu vida que pienses que es imposible darles. Entiendo. John sería una de esas personas en mi vida. Pero eso no significa que no deberíamos tratar de ser generosos de todos modos.

Y con la mayoría de las personas, nunca sabrás, puedes establecer tu objetivo para dar más de lo que tomas. Sin embargo, esto no se trata de una tabla de puntuación. Si haces un seguimiento, te has perdido el punto. Es una cosa del nivel del corazón. Es una forma de vida, y cuando tus motivos son puros, te traerá una gran alegría.

8) Agregar valor a las personas.

Puedes agregar valor a las personas de maneras simples y grandes. Agregar valor no es más complejo que la idea de cómo contribuyes a su vida, para que su vida sea mejor.

Puede ser tan simple como una palabra amable y alentadora, y puede ser tan complicado como una vida de tutoría. A veces implica suficiente amor y coraje para tener una conversación dura y honesta.

El mayor valor que puede agregar a cualquier persona es el mensaje de Jesucristo. El regalo de la vida eterna es el mayor y más alto valor que puedes aportar a alguien.

9) Nunca puedes alentar a nadie demasiado.

Los dos sabemos la respuesta, pero déjame preguntarte de todos modos. ¿Alguna vez te ha animado demasiado alguien? Por supuesto no.

El estímulo es el combustible emocional que permite a las personas aguantar más tiempo, llegar más lejos y cavar más profundo de lo que se creía posible.

Ya sean tus hijos, un empleado, voluntarios en la iglesia, un compañero de trabajo o tu vecino, tómate el tiempo para darles un estímulo frecuente y sincero. Tu liderazgo aumentará por eso.

10) La confianza es el alma de todas las relaciones.

Cuando se trata de una relación, la confianza es como una promesa. Y nunca debes romper una promesa.

De hecho, esa es la esencia de la confianza. La gente cuenta contigo para cumplir tus promesas. Esto refleja tu personaje y, finalmente, quién eres.

Ninguna persona razonable espera la perfección, pero sí espera honestidad, amabilidad y hacer lo que dices que harás.

Este artículo fue publicado originalmente en: Danreiland.com

10 Grandes Principios de Relación que Aprendí de John Maxwell – Parte 1 de 2

Por Dan Reiland

Si no inviertes en amistades, puedes terminar viajando por la vida solo. La verdad alentadora es que las buenas relaciones no son tan difíciles. Requieren tiempo, amor y la disposición no siempre para salirse con la tuya.

John Maxwell ha sido un gran amigo y mentor por más de 35 años. Estoy muy agradecido por su amor, creencia e inversión en mí.

Él me ha enseñado mucho sobre las relaciones a lo largo de los años; Podría llenar un libro. Pero por ahora, compartiré solo diez de mis principios favoritos contigo.

pexels-photo-920117.jpeg

10 grandes principios de relación:

1) Vemos personas a través de nuestra propia lente.

Tu autoconciencia, tu autoestima y tu auto- percepción establecen la base de todas tus relaciones. La forma en que te ves a ti mismo y la forma en que ves la vida da forma a cómo ves y relacionas con los demás.

Ya sea que vea el vaso medio lleno o medio vacío, se transferirá todo el tiempo.

Cuando inviertes en ti mismo, en tu crecimiento personal y en tu madurez, tus relaciones siempre mejorarán.

2) A la gente no le importa cuánto sepas, hasta que sepan cuánto te importan.

Cuidar de las personas no es automático. No a todos les importa. Estoy seguro de que te has encontrado con gente en el camino que está claro que simplemente no les importa.

No puedes aprender a preocuparte, no es una habilidad, pero puedes decidir preocuparte. Puedes pedirle a Dios que te ayude a ser más cuidadoso.

Si deseas liderar el largo recorrido, no es suficiente ser excelente en lo que haces. Si no te preocupas sinceramente por las personas y vives de tal manera que lo demuestras, tu liderazgo sufrirá.

A la gente no le importa cuánto sabes, hasta que sepan cuánto te importan.

3) Escuchar desde el corazón cambia las cosas.

Uno de los mejores regalos que puedes dar a cualquiera es escuchar de verdad.

A menudo tenemos prisa, hay mucho que hacer, ¿verdad? Entonces, cuando disminuyes la velocidad por un minuto o una hora y realmente escuchas, comunicas que valoras a esa persona. Puede cambiarles la vida.

Escuchar desde el corazón requiere la habilidad de hacer una conexión a nivel del alma. Comunicas empatía, interés y el deseo de ayudar mucho más escuchando que simplemente con tus palabras.

4) Creer lo mejor en las personas generalmente saca lo mejor de la gente.

Incluso un reloj roto es correcto dos veces al día. Lo siento, pero me encanta esa línea cursi porque es verdad. Lo que buscas lo encontrarás.

Me sorprendió un día cuando me preguntaron por qué los pastores y las personas solo dicen las cosas buenas de alguien en el funeral. ¿Por qué querrías enfatizar las deficiencias de alguien?

Todos somos defectuosos e imperfectos, pero cuando alguien dice lo mejor de nosotros, a menudo nos elevamos a un nivel más alto.

5) Las personas que están lastimadas lastiman a otras personas.

Cuando la respuesta a una situación es mayor que el problema en cuestión, el verdadero problema siempre es sobre otra cosa. El líder sabio aprende cómo llegar al verdadero problema.

Las personas que están sufriendo no necesariamente quieren lastimar a la gente, pero es como un león con una espina en la pata, no puede evitarlo. Si podemos ayudar a las personas a eliminar la espina, podemos ayudarlos a vivir mejor. A su vez, si estás en una relación con ellos, tu vida también mejora.

*Este artículo continuará en la siguiente entrada.

El Café y el Vino

“Por lo cual, si la comida le es a mi hermano ocasión de caer, no comeré carne jamás, para no poner tropiezo a mi hermano.”  (1 Cor. 8:13)

En el templo donde mi padre estaba pastoreando hace muchos años, había una mujer que quería ser miembro de la iglesia. Sin embargo, estaba en franco desacuerdo en que nuestra denominación apoyara la abstinencia del alcohol. “¿Por qué no podemos beber un poco de vino de vez en cuando? Muchos cristianos toman café, y esa bebida contiene cafeína. ¿Cuál es la diferencia?”

pexels-photo-236838.jpeg

Mi padre le contestó en tono pensativo. “El alcohol ha causado mucho más daño social que la cafeína. No obstante, para que sepa lo importante que considero esto, nunca más tomaré alguna bebida a sabiendas de que contiene cafeína, si usted decide nunca beber alcohol de nuevo.”

Aunque la mujer no ha cumplido con su parte del trato, mi padre solo ha bebido café descafeinado desde esa conversación.

Han pasado 13 años.

¿Consideras tu testimonio tan importante que estarías dispuesto a renunciar a algo que te gusta si eso ayuda a otra persona en su caminar cristiano?

*Este mini-devocional fue escrito para la aplicación de la Juventud Nazarena Internacional (JNI) de la Región Mesoamérica. Les animamos a descargar y usar esa app, a través de la cual se estarán compartiendo pensamientos devocionales cortos como éste (escritos por varios líderes).

Tropezadero

“Pero mirad que esta libertad vuestra no venga a ser tropezadero para los débiles”  (1 Cor. 8:9).

Como nuevo pastor de jóvenes, invité a uno de los estudiantes de segundo año del grupo de jóvenes a tomar un helado después de la escuela. Tan pronto como subió a mi coche y giré la llave en el encendido, la radio comenzó a sonar muy fuerte, era una canción muy popular de rock. Una canción que todos conocían. Una canción que me gustaba. Pero, no era una canción con… eeeh digamos… un mensaje bíblico.

car-music-audio-controls.jpg

¿Deben los cristianos escuchar solamente himnos durante todo el día? Para nada.  ¿Era pecado escuchar una canción secular en el radio? Probablemente no.

Sin embargo, por la forma en que ese jóven me miró, supe que con eso él podría justificar su muy cuestionable selección musical. Su andar cristiano estaba siendo afectado aun cuando mi eternidad estaba intacta.

“Lo siento” —dije apagando la radio—. “Ninguno de nosotros debería estar escuchando eso. No pasará de nuevo.”

*Este mini-devocional fue escrito para la aplicación de la Juventud Nazarena Internacional (JNI) de la Región Mesoamérica. Les animamos a descargar y usar esa app, a través de la cual se estarán compartiendo pensamientos devocionales cortos como éste (escritos por varios líderes).

Amando, Conociendo, y Siendo Conocido

“Pero si alguno ama a Dios, es conocido por él”. (1 Cor. 8:3)

El día de mi boda, estaba perdidamente enamorado de mi esposa. Pensé que nunca podría estar más enamorado.

pexels-photo.jpg

Sin embargo, dieciocho años después, ese amor es aún más profundo. Hemos compartido muchas lágrimas e incontables momentos de risas. Solo una mirada puede expresar más de mil palabras. Todavía nos sorprendemos de tiempo en tiempo, pero con mucha frecuencia somos capaces de decir lo que el otro está pensando o sintiendo mejor que él mismo.

Este tipo de amor surge de conocernos muy bien, incluyendo nuestras fallas y fracasos.  Nuestras dudas susurradas y luchas gritadas han encontrado seguridad en la confianza construida entre nosotros.

Verás, amar está vitalmente conectado al saber. Mientras más conozco a Emily, más la amo. También es cierto que mientras más soy conocido por ella, más crece mi amor.

¿Qué es más poderoso: conocer a Dios o ser conocido por Dios? ¡Ambos son asombrosamente hermosos! Y ambos dan como resultado amarlo más y más cada día.

*Este mini-devocional fue escrito para la aplicación de la Juventud Nazarena Internacional (JNI) de la Región Mesoamérica. Les animamos a descargar y usar esa app, a través de la cual se estarán compartiendo pensamientos devocionales cortos como éste (escritos por varios líderes).

Un Proceso de 5 Pasos para que los Líderes Manejen sus Errores

Escrito por Dan Reiland

Cuando te encuentras al frente, dirigiendo, los pasos en falso son parte del viaje. Si no estás cometiendo errores, probablemente no estés liderando.

Todos los líderes cometen errores, la clave es no cometer el mismo error dos veces. Si un líder repite el mismo error, es una indicación de que no están aprendiendo.

Seguramente hice lo que me correspondía en cuanto a desastres y todavía no me libré de ellos. Con suerte, no son tan frecuentes en estos días, y el contexto también es importante. Es decir, estás haciendo más cosas bien que mal. Pero, de nuevo, si lideras en aguas inexploradas, cometerás errores.

Los líderes que intentan encubrir, justificar o minimizar sus errores a menudo luchan con problemas más profundos. Puede ser cualquier cosa, desde orgullo, inseguridad, hasta no querer que el error sea revelado.

Pero otras veces nos tomamos todo demasiado en serio. Y es muy beneficioso estar en un entorno que es indulgente con nuestros errores.

En 12Stone damos dos premios divertidos cada mes en nuestra reunión de todo el personal. Uno se llama el Buen Pájaro, y se entrega para un gran liderazgo de servicio. El otro se llama Pájaro Sucio, y es una especie de nuestro premio “Tonto y re-tonto”. ¡Lo más temible es que creo que a nuestro personal le encanta obtener más éste último! Nos reímos y lo pasamos muy bien con eso. Lo importante es que podemos reírnos de las tonterías que hacemos y los errores que cometemos porque es un entorno seguro y saludable.

chairs.jpg

Un proceso de 5 pasos para manejar bien tus errores: 

1) Acéptalo por completo.

En más de una ocasión, relacionado con el problema de uno de los miembros de mi equipo, le dije a nuestro pastor principal: “Soy responsable de esta situación y estoy en ella”.

Si algo es directamente tu culpa, es aún más importante que lo aceptes por completo. Algunas veces se trata de dar una disculpa, luego sigue adelante.

No trates de esquivarlo, esconderlo o pasar el camión por encima de otra persona. Solo acepta el error y sigue adelante.

2) Divúlgalo rápidamente.

Cuando cometas un error, habla de inmediato. Esto es valiente y limpia el ambiente. Les permite a todos avanzar hacia soluciones y progresar en lugar de asignar culpas.

Si algo sale mal, deberías ser el primero en decir: “Oye, cometí un error.” No “Mi culpa.” No lo minimices. Es mejor decir: “Ese es mi error”. Nuestras palabras como líderes hacen la diferencia.

No es necesario que sea un gran problema. De hecho, todo lo que se necesita es una afirmación equilibrada y práctica.

Tu jefe o tu equipo te amarán por ello, y tu revelación sincera y madura aumenta la confianza. Tendrán más respeto por ti porque lo viste, lo aceptaste y hablaste.

Y nunca es una buena idea pedirle a tu jefe que lo descubra alguien más que tú.

3) Resuélvelo correctamente.

Si no se resuelven, los errores aumentan, no mejoran.

Las soluciones ayudan a salir de un problema para progresar. Una buena solución cambia el enfoque del tono negativo de un “error” a uno de avance y progreso. Sumérgete en profundidad para arreglar el error. El trabajo cosmético que es suficiente para cubrir la superficie realmente no soluciona el problema. Las soluciones que permanecen requieren mucho más que solo un retoque.

Comprender qué salió mal y la diferencia entre, por ejemplo, una falla del sistema o un error humano es esencial.

Se requiere seguimiento, repetidamente, hasta que esté completamente rectificado. Esto podría lograrse en unos días, o podría llevar semanas o meses. No importa, resuélvelo correctamente sea lo que sea necesario.

4) Aprende de ello profundamente.

Si eres como yo o la mayoría de los líderes, nos movemos bastante rápido. Hay mucho que hacer, así que tengo una tendencia a avanzar un poco…demasiado rápido. ¿Qué hay de ti?

Una vez que se resuelve un problema, voy a lo siguiente. Pero eso no significa que realmente haya aprendido algo.

Es importante para mí tomarme un tiempo para pensar qué fue lo que me llevó a cometer el error.

Por ejemplo, ¿me falta experiencia? Tomé la decisión equivocada, y si es así, ¿por qué? ¿No pensé lo suficiente sobre los problemas? ¿Estaba distraído? ¿Fue más circunstancial? Este proceso será relevante y útil para ti también.

A partir de ahí, es aconsejable tomar unos minutos para reconocer cómo lo haría mejor la próxima vez.

5) Supéralo apropiadamente.

Es importante superar tu error y seguir adelante.

No te rindas. Si has completado los primeros cuatro pasos, suéltalo.

Haz coincidir tu nivel de respuesta con el tamaño del error.

Por ejemplo, digamos que arruinaste una cita, te perdiste una y nunca haces eso. Todo el proceso debería demorar unos cinco minutos. Acepta el error, dirígete con una disculpa, establece una nueva cita, descubre qué se descompuso en su sistema y supéralo.

O, por ejemplo, cometiste un gran error de presupuesto, y ahora estás en el hoyo por tanto dinero. Eso es un error de una magnitud diferente.

Va a ser complejo incluso antes de comenzar. Tomará tiempo entender lo que realmente sucedió. Puede llevar meses resolver el problema, etc.

Pero todavía comienza en el mismo lugar. Aceptarlo por completo y divulgarlo por completo, luego profundizar en la solución y el aprendizaje.

Ahí está.

  1. Aceptarlo por completo.
  2. Divulgarlo rápidamente.
  3. Resolverlo correctamente.
  4. Aprender de ello profundamente.
  5. Superarlo apropiadamente.

¡Comparte esto a tu personal y amigos que también son líderes!

Este artículo fue publicado originalmente en: danreiland.com

 

Mientras Más Sabes

“Y si alguno se imagina que sabe algo, aún no sabe nada como debe saberlo”. (1 Cor. 8:2)

Cuando estudiaba la universidad, me asignaron un tema para entregar una investigación sobre ello. Pasé buena parte del semestre leyendo, investigando, revisando fuentes y tomando notas.  Cada artículo citaba otros 20 documentos. Cuando finalmente me senté a escribir mi trabajo, tenía mucho conocimiento sobre el tema, pero también estaba convencido de algo más: ¡no estaba ni cerquita de comprender todo sobre el tema!

thought-2123970_960_720.jpg

¿Te ha pasado algo similar? ¿Has leído o investigado extensamente sobre un tema y de repente te das cuenta que has aprendido solo un 0.1% de la vasta información a tu alcance?

“Mientras más sabes, más sabes que no sabes.” Aristóteles.

En este mundo de fanfarrones y habladores, tanto Pablo como Aristóteles estuvieron de acuerdo.

*Este mini-devocional fue escrito para la aplicación de la Juventud Nazarena Internacional (JNI) de la Región Mesoamérica. Les animamos a descargar y usar esa app, a través de la cual se estarán compartiendo pensamientos devocionales cortos como éste (escritos por varios líderes).

El Famoso Sabelotodo

“Sabemos que todos poseemos conocimiento. El conocimiento envanece, pero el amor edifica” (1 Cor. 8:1).

¿Has conocido a algún sabelotodo? Él (o ella) justificablemente tiene mucha información en su cerebro y quiere que el mundo conozca cada dato que tiene almacenado. Sabrás cuando conozcas a alguien con estas características: interrumpirán la historia que estás contando, o tal vez alguna noticia emocionante que estás compartiendo, al decir algo como: “Bueno, sí pero ¿no han escuchado que…?”

No hay mejor forma de acabar con una conversación que cuando interviene un sabelotodo.

pexels-photo-261909.jpeg

Hoy en día, pareciera que queremos que todo el mundo conozca nuestras opiniones y pensamientos a través de las redes sociales. Trabajamos duro para graduarnos y obtener un título que certifique que tenemos la experiencia necesaria en determinada área. El conocimiento es vital, y debemos esmerarnos por aprender cada día más. Sin embargo, si todo nuestro conocimiento lo usamos para atraer la atención hacia nosotros o —peor aún— para  irrespetar a alguien, hemos perdido el rumbo. El conocimiento muchas veces nos envanece. ¿El amor? El amor te edifica a ti y a los que te escuchan.

*Este mini-devocional fue escrito para la aplicación de la Juventud Nazarena Internacional (JNI) de la Región Mesoamérica. Les animamos a descargar y usar esa app, a través de la cual se estarán compartiendo pensamientos devocionales cortos como éste (escritos por varios líderes).

A %d blogueros les gusta esto: