Archivo de la categoría: Otro

15 Cosas Que Quiero Decir A Mis Hijos De Una Tercera Cultura

Por Rachel Pieh Jones

En cuatro días iré a visitar a dos de nuestros hijos de una Tercera Cultura. Luego, dentro de once días ellos estarán en nuestra casa por treinta días. La vida es buena. Pero solo los siguientes cuarenta y cinco días. No, también será buena después, solo que más tranquila y ligeramente más llorosa.

Una parte de mí duda hoy sobre si debo apretar el botón de “publicar,” porque siento que esto es privado. ¿Es el internet el lugar para compartir estas cosas? Pero parte de mí piensa: no soy la única madre de familia que se siente abrumada y honrada, que presume de criar hijos de una tercera cultura. Y esa parte de mí quiere dar a conocer a otros padres y a nuestros hijos todas las emociones propias de ello. Así que aquí les comparto algo de lo que quiero transmitir y he dicho a mis propios hijos, que son de una tercera cultura.

  1. Ustedes son los chicos más geniales del planeta. Ustedes saltan y suben y bajan y se convierten en volcanes activos. Vuelan internacionalmente por su propia cuenta antes de ser adolescentes. Duermen bajo las estrellas en la playa y saben cómo orinar en un baño o en un agujero, o detrás de un arbusto o incluso donde no hay arbustos. 
  2. Sé que es difícil. Les he observado, orgullosa y con lágrimas, el primer día de escuela cuando no sabían cómo contar hasta 10 en francés, y el primer día de escuela en América, cuando no sabían cómo comer el lunch en la cafetería. Veo sus momentos de duda cuando los otros chicos hablan de cosas que ustedes no entienden. Vi sus hombros caer el día que usaron su tradicional traje yibutiano para ir a la iglesia y entonces, una vez que vieron la forma en que iban vestidos los otros niños, preguntaron si podían quitárselo. Escucho a los tres referirse a diferentes lugares como “nuestra casa.” 
  3. No sé cómo es. Sé cómo es ser padre de un niño de una tercera cultura, pero no sé lo que es ser un niño de tercera cultura. He leído libros, he escuchado pláticas y asistido a seminarios, pero ustedes están forjando un camino que yo no he caminado. Aun así cubro sus espaldas, tengo una caja llena de Kleenex y me duele el estómago de tanto reírme con ustedes. No sé cómo es este viaje tan particular pero sostendré sus manos con fuerza hasta el final. 

    third culture kids

  4. Perdón por las cosas que este estilo de vida les ha quitado. Los nombres de todos los amigos a los que les han tenido que decir adiós están marcados en mi mente. Los abuelos y los primos en sus fiestas de cumpleaños y eventos de la escuela. El sentimiento de pertenencia a un lugar, casa, cultura, o lenguaje específico. Una madre que puede ser chaperona sin tener el acento. Las actividades deportivas, musicales y académicas en las cuales sobresalen con naturalidad pero que nunca experimentarán plenamente. 
  5. Estoy emocionada por las cosas que esta vida les ha dado. Aventura y una amplia visión del mundo. La oportunidad de confiar en Dios cuando nada alrededor tiene sentido o cuando todo alrededor tiene sentido. Amigos de todo el mundo, de diferentes religiones, lenguas y color de piel, con diferentes gustos en las comidas y de distintos niveles económicos. Fluidez en múltiples idiomas. Creatividad y la intrínseca habilidad de mirar fuera de la caja, de mirar con la perspectiva de la otra persona. Gratitud genuina derivada de comprender que las cosas son pasajeras, gratitud por las relaciones y por el tiempo pasado en unidad. Adaptabilidad. Valentía. Valentía. Valentía.
  6. Quiero saber de ustedes. Díganme lo difícil que es, cuéntenme de las cosas que aman, de las cosas que quisieran que fueran diferentes, de las cosas que nunca cambiarían. Necesito escuchar de ustedes sobre cómo es, necesito que sean honestos conmigo sobre lo bueno y lo malo y luego necesito que me dejen sostenerlos. Y también necesito que me sostengan.
  1. He llorado por las decisiones que hemos tomado. Y luego las he defendido con pasión. No es fácil ser padres de niños con una tercera cultura, o de cualquier tipo de niño, he limpiado manchas de lágrimas de nuestros sillones y nuestras almohadas, de las camisetas de papá. A veces me pregunto si hemos estado locos o hemos sido irresponsables. Pero entonces los miro a ustedes y lloro de nuevo. Lágrimas de felicidad, porque son hermosos y complicados y profundos, y estas decisiones han sido parte de formarlos a la manera en que son ahora.
  1. Ustedes son fuertes. Han pasado por salidas y mudanzas internacionales, por crisis médicas, por bienvenidas y despedidas. Han intentado cosas nuevas y atemorizantes. Se han reído y llorado pero no los he escuchado quejarse. Han abrazado la vida.
  1. Ustedes son únicos. Nadie más en el mundo tiene sus historias. Y aun así, son parte de una comunidad increíble de gente con historias muy similares y al mismo tiempo diferentes a las suyas de las cuales ustedes pueden aprender. 
  1. Han construido recuerdos impresionantes. ¿Recuerdan cuando acamparon en Arta Plage, vino la inundación y los militares franceses tuvieron que rescatarlos? ¿Recuerdan la vez que cargaron un niño Dios por el vecindario de Balbala, encabezando un tren de familias que cantaban y aplaudían? ¿Recuerdan cuando conocieron a los jugadores trotamundos de Harlem?
  1. Tienen aflicciones. Y eso está bien, mamá y papá no se atemorizan por eso, queremos sobrellevarlas con ustedes.
  1. Son creativos.
  1. Son empáticos.
  1. Son sabios.
  1. Estoy muy orgullosa de ustedes.

¿Conocen el libro que se llama “¿Te amo hasta la luna”? Bueno, les amo hasta Somalilandia. Y Kenia. Y Francia. Y Djibouti. Y Minnesota. Y  cualquier otro lugar. ¡Y de regreso!

Este artículo fue publicado originalmente en: http://www.djiboutijones.com/2013/03/1-things-i-want-to-tell-my-third-culture-kids/

Cinco Maneras de Invertir en la Próxima Generación de Líderes – Parte 2 de 2

Esta es la continuación de la entrada anterior.

  1. Míralos como individuos y desarrolla sus dones.

Las personas tienen un profundo deseo de ser conocidas individualmente: sus experiencias únicas, sus dones y sus pasiones. Al pasar tiempo con la próxima generación de líderes, señala lo que los hace únicos y ayúdales a identificar y desarrollar sus dones y habilidades. Anima y confirma sus fortalezas cuando las veas sobresalir en sus dones. Cuando sea posible, proporciona funciones que les ayuden a desarrollar sus fortalezas.

A medida que conozco a las personas de mi nuevo grupo pequeño, no puedo esperar para obtener una imagen más completa de lo que hace que cada persona sea única, alentando a cada uno en sus fortalezas. Un hombre joven tiene cólera y arena, y un día él será un líder feroz. Una mujer joven tiene sabiduría más allá de sus años, y un día ella ayudará a una organización a navegar sabiamente a través de una dura temporada. Otro joven es un espíritu libre, y un día le recordará a la iglesia que se deshaga de nuestras cansadas rutinas y se enamore de Jesús de una manera nueva y fresca. Cada joven es hecho individualmente por Dios para un impacto único en el mundo. Quiero ayudar a cada uno a acercarse a sus dones únicos y verlos cobrar vida.

build

  1. Construye relaciones.

En Marcos 3:14, Jesús no sólo nombró a los doce discípulos para que salieran, él los designó “para que estuvieran con él”. Y Jesús no sólo trajo a los discípulos cuando estaba a punto de enseñar o realizar un milagro. Compartió comidas con ellos, viajó con ellos y conoció a sus familias (Mateo 8:14).

La próxima generación de líderes te mira y quieren saber cómo haces lo que haces. Ellos necesitan ver quién eres cuando no estás en el “modo ministerial”. ¿Cómo equilibras trabajo, familia y amigos? ¿Cómo respondes cuando estás estresado? ¿Cómo te cuidas? ¿Cómo es tu matrimonio? ¿Quiénes son tus amigos más cercanos y cómo se apoyan unos a otros?

Tu ministerio más grande no viene del escenario. Viene cuando los demás son testigos de los miles de momentos cotidianos en que el carácter de Cristo se está formando en ti. Permite que estos jóvenes vean tu vida real. No sólo necesitan aprender habilidades de ministerio; Necesitan desarrollar el carácter que apoya la obra que Dios quiere hacer en y a través de ellos. Invítalos a tu casa para cenar, déjalos hacer mandados contigo, y proporciona una mirada interior en cómo Dios está trabajando en tu vida diaria, desordenada, caótica.

  1. Tomar un riesgo y estar bien con el desorden.

Si vas a tomar un riesgo en el ministerio, que sea creer en la gente. El desarrollo como líder es desordenado y estos jóvenes cometerán errores en el camino. Con tu cuidado y orientación, esos errores se convertirán en oportunidades de aprendizaje que los propulsen hacia un liderazgo aún mayor.

Tenía 23 años cuando empecé mi primer trabajo, trabajando con un ministerio universitario. Recuerdo el primer par de veces que enseñé en nuestra reunión semanal, y me estremezco ahora de pensar en cómo fue. Pero desde entonces, gracias a más y más oportunidades para practicar y recibir comentarios, he crecido para tener más seguridad y ser eficaz en la enseñanza.

Un Dios omnipotente y omnisciente todavía elige trabajar sus propósitos a través de humanos defectuosos porque sabe que creceremos y nos desarrollaremos para ser líderes aún más eficaces a través del proceso. ¡Cuánto más debemos estar dispuestos a correr riesgos y dar a los jóvenes la oportunidad de aprender y crecer! Reafirma que todavía crees en ellos, ayúdalos a aprender de sus errores, y dales un asiento en la mesa contigo.

Artículo publicado originalmente en: http://www.christianitytoday.com/women-leaders/2017/march/five-ways-to-invest-in-next-generation-of-leaders.html

Cinco Maneras de Invertir en la Próxima Generación de Líderes – Parte 1 de 2

Escrito por: Laura Copeland. Trad. por: Yadira Morales

Consejos prácticos para levantar más personas en el ministerio

Recientemente, empecé a ayudar con un pequeño grupo para estudiantes universitarios. Hace solo unas semanas, pero ya estoy enamorada de ellos. Son inteligentes, apasionados, amables, creativos y divertidos. Están locos por Jesús, y aman a la iglesia. Se aman profundamente y se cuidan increíblemente bien entre ellos. Cuando miro a este pequeño grupo de estudiantes, veo un potencial ilimitado.

Cuando nos íbamos después de nuestra segunda reunión, uno de ellos me preguntó: “¿Estás seguro de que quieres llevarnos como un pequeño grupo? Quiero decir, estamos un poco locos.” Sonreí, y le dije que no lo haría de otra manera. Mientras conducía a casa, empecé a soñar y orar sobre cómo ayudarles a desatar sus dones dados por Dios para hacer un impacto aún mayor en el mundo. Estos estudiantes son el futuro de la iglesia, y eso me da una esperanza increíble.

Un ingrediente esencial para un liderazgo saludable es la capacidad de levantar otros líderes. Esto es el discipulado en su mejor momento: levantar a la siguiente generación de líderes en la iglesia que llevará a cabo la misión y la visión de Jesús. Cuando desarrollamos líderes, quitamos el límite de nuestra propia capacidad de liderazgo y aumentamos exponencialmente nuestra capacidad de influir en el mundo que nos rodea a través del discipulado.

En mi experiencia, he encontrado que esta generación de jóvenes ansiosamente busca a la gente para invertir en ellos y desafiarlos. Aquí hay cinco consejos para ayudarte a reclutar e invertir en la siguiente generación de líderes:

  1. Creer en su potencial.

Deja de buscar los líderes existentes, y empieza a buscar la pasión y la influencia natural. Cuando él o ella hablan, ¿escuchan sus compañeros? ¿Hacen preguntas y demuestra interés en un área particular del ministerio? Si es así, ellos son exactamente lo que necesitas. Es posible que no tengan experiencia, pero tal vez es porque todavía no se les ha dado la oportunidad.

Una persona necesita a alguien para creer en ellos y decirles que tienen lo que se necesita. Cuando estaba comenzando en el ministerio, tenía un jefe increíble que vio algo en mí que yo no podía ver en mí mismo. Él creyó en mí, y siguió dándome nuevas oportunidades que me ayudaron a esforzarme y a crecer. Si él no hubiera creído en mi potencial, nunca me habría convertido en el líder que soy hoy. Dale a un joven el don de creer en sí mismo, y verlo levantarse a la ocasión.

75896.jpg

  1. Recluta la visión, no la necesidad.

¿Prefieres ayudar a ordenar sillas, o ser parte de la creación de un ambiente para la comunidad auténtica y genuina donde las vidas cambian? Si estamos en el modo de planificación de un evento o ministerio, a menudo vemos una lista de tareas que hay que hacer. Luego vamos a tratar de asegurarnos de que todas las tareas se han completado. Claro, se necesita alguien que ordene las sillas, ¡pero esta tarea no inspira a nadie! En su lugar, debes proyectar la visión de cómo cada tarea ayuda a lograr la visión. Específicamente, aprende a expresar la visión de cómo tu ministerio cambia vidas.

Trabajo con grupos pequeños, y creo absolutamente que los grupos pequeños son la vida de la iglesia. Si nuestros pequeños grupos no son saludables, nuestra iglesia no es saludable. Cada vez que conozco a alguien que creo que podría ser un potencial voluntario, comienzo a compartir mi corazón por los grupos pequeños. Si los veo entusiasmados con la visión de grupos pequeños saludables, entonces empiezo a compartir un poco más acerca de lo que hace nuestro equipo de ministros de grupos pequeños y pregunto si ellos consideran ser parte de cómo estamos cambiando vidas a través de los grupos pequeños. Lidera siempre con visión, no con necesidades. Una vez que alguien acepta tu visión, estarán dispuestos a satisfacer todas las necesidades que surjan. Muéstrales el impacto que su vida puede tener si se unen a tu equipo, y encontrarás un miembro leal para el equipo que se quedará contigo en las trincheras.

 Este artículo continuará en la siguiente entrada.

Hacia la Efectividad Misional: Una Introducción – Parte 1 de 7

Por Ed Stetzer

¿Qué es misión? ¿Qué es misiones? ¿Qué es misional? 

Como la mayoría de las personas, quiero que lo compro funcione y sea efectivo en lo que fue creado para hacer.

Por ejemplo, tengo un teléfono inteligente (Smartphone) que lleva registro de mi vida.

Yo llamo, envío mensajes, navego en la web, uso Twitter, Facebook, Maps para obtener direcciones, hacer citas en el calendario, etc. Me ayuda a funcionar a un nivel alto. De hecho, debo confesar que no puedo imaginar regresar a la era previa a los smartphones. Supongo que yo podría administrar, pero no sin hacer ajustes considerables.

Sin embargo, la buena noticia es que los smartphones están aquí para quedarse y las tecnologías y capacidades serán cada vez más para ayudar a mejorar nuestras vidas en alguna forma.

Pero ¿qué si de repente mi teléfono inteligente no funciona efectivamente? ¿Qué si la pantalla comienza a congelarse frecuentemente y Siri empieza a decirme a donde quiere ir ella, en lugar de que yo se lo diga? Yo estaría probablemente frustrado y buscaría una actualización. ¿Por qué? Porque queremos que lo que compramos funcione efectivamente en lo que fue creado y diseñado para hacer.

En cuanto a la misión de Dios (missio Dei), Dios compró un vehículo (la Iglesia) a través del cual Él lleva a cabo su misión en el mundo. La Iglesia es el Plan A de Dios para continuar su misión en el mundo.

No hay Plan B.

De esta manera, el diseño y la finalidad de la creación de la Iglesia es ser el vehículo por medio del cual Dios (a través de la buena noticia de Jesucristo) crea un pueblo para Sí mismo, de todos los pueblos de la tierra. Como resultado, el ADN de la Iglesia es, y debe continuar siendo, misional.

Nacimos de la misión de Dios para la misión de Dios.

Así como queremos que nuestros smartphones (y las otras cosas que compramos) operen de acuerdo a su diseño y propósito original, Dios quiere que la Iglesia, que Él compró por la sangre de Cristo, sea fiel a su propósito y, sí, efectiva en continuar su misión por todo el mundo. Después de todo, uno pensaría que si el pueblo de Dios entendió la gravedad de cómo Jesús compró su salvación y cómo su salvación está relacionada a la misión de Dios y su rol en ella, ellos serían misionalmente efectivos.

Para entender la efectividad misional, permítanme definir lo que quiero decir con misional y efectividad misional.

El término misional ha sido usado bastante en los últimos 20 años. Mientras que misional se ha popularizado, no ha experimentado un uso consistente o una definición consensuada.

Una de las razones por las que hay mucha confusión alrededor de esta palabra es porque el término misional es un adjetivo. Por definición, los adjetivos no son fáciles de definir, porque son usados para cumplir el propósito del autor. Uno ve esto en la manera en que misional ha sido utilizado. Todavía, la flexibilidad de misional es tanto un beneficio como una frustración. Porque muchos profesionales, teóricos, y rivales se han mantenido ocupados definiendo, defendiendo, y diseccionando el término, el significado del término se ha vuelto borroso y ha causado que algunos renuncien a la palabra por completo.

Sin embargo, yo no estoy a admitir esta conclusión. Yo creo que misional tiene un valor duradero. La pregunta no es dónde debe ser usado el término, pero cómo debe ser usado. ¿Cómo deberíamos definir misional?

De la forma más simple, misional es un adjetivo que describe a una persona o iglesia que participa en la missio Dei.

Pero, claro, lo simple necesita ser desarrollado.

Por ejemplo, aunque esto no es todo el significado, la idea de misional ciertamente incluye misiones. Lesslie Newbigin y otros han ayudado a distinguir los términos misión y misiones. Newbigin entiende misión como el término inclusivo que se refiere a la tarea completa por la cual la Iglesia es enviada al mundo, y misiones como las actividades intencionales diseñadas para crear presencia Cristiana en lugares donde no hay esa presencia, o por lo menos no hay presencia efectiva.

Entonces, es una palabra grande porque es una misión grande.

A la luz de lo que he señalado anteriormente, yo entiendo misional como la totalidad de abrazar, encarnar y representar la misión de Dios en el mundo.

Mientras estoy agradecido por toda la conversación, libros y conferencias misionales, todavía estoy preocupado por el hecho de que muchos parecen no entender completamente la esencia de misional.

Andreas Köstenberger correctamente concluye, “Una iglesia que está insegura de su misión no será efectiva en llevarla a cabo.” Eso es exactamente lo que vemos en muchas iglesias en el Occidente.

La mayoría de los acercamientos de la iglesia a la misión todavía están basados en las estrategias del siglo XX, que encuentran sus raíces en la Ilustración de la imaginación—si trabajamos más duro, creamos más estrategias, y técnicas, entonces podemos alcanzar a más personas. Las iglesias frecuentemente empiezan con ellas mismas y cómo ellas—a través de sus estrategias, programas y ministerios—pueden alcanzar a más gente.

Las iglesias entonces funcionan como creadoras de la misión, lo que al final dirige a una falta de efectividad misional.

Así que, permítanme ser claro acerca de la efectividad en este contexto.

La efectividad misional abraza la totalidad de la missio Dei—incluyendo su mensaje, movimiento y marcas—y es representada en la vida de la iglesia local y más allá.

Por lo tanto, la efectividad misional empieza con la misión de Dios. Empieza con la iglesia preguntándose a sí misma cómo Dios ve la misión y crea su identidad, naturaleza y prácticas alrededor de su misión.

Para ayudar a desafiar y animar a los líderes de la iglesia (y a sus iglesias) hacia la efectividad misional, esta serie de artículos analizará el mensaje, movimiento, y formas de la misión de Dios. Y después concluirá con una aplicación para la iglesia del siglo XX.

 

Artículo publicado originalmente en: http://www.christianitytoday.com/edstetzer/2016/december/towards-missional-effectiveness-introduction-part-1-of-7.html

Anna Akhmatova

“La palabra cayó como una piedra
en mi pecho viviente.
Lo confieso: estaba preparada
y de algún modo lista para la prueba.
Tanto que hacer el día de hoy:
matar la memoria, asesinar el dolor,
convertir el corazón en roca
y todavía disponerse a vivir de nuevo. ”
Anna Akhmatova 

Resultado de imagen para anna akhmatova

Escrito por Scott Armstrong. Trad. por Ariadna Romero

El 23 de Junio es el cumpleaños de la poeta rusa Anna Akhmatova, nacida en el suburbio de Odessa, en 1889. En 1912 cuando tenía 22 años, se puso un seudónimo y publicó su primer libro de poesía. Fue un volumen de poemas de amor, y la convirtieron en una celebridad. Pero la vida en Rusia era cambiante. Antes de que pasara una década el país había vivido la Primera Guerra Mundial y la Revolución Bolchevique; la poesía de Akhmatova también cambió. 

Perdió a su marido en 1921 cuando fue ejecutado por presuntamente tomar parte en el complot anti-Bolchevique, y al año siguiente, le dijeron que no le sería permitido publicar su poesía. Ella entonces la dejó de lado y se dedicó a hacer principalmente críticas y traducciones.

Pero cuando su hijo fue repetidamente encarcelado en Leningrado, se dio cuenta que no podía permanecer más en silencio. Se paró entre las mujeres afuera de la prisión, todas ellas tratando de enviar paquetes de comida y palabras de esperanza a sus seres queridos en el interior. Una mujer la reconoció. “Una mujer con labios azulados de pie detrás de mí… se despertó del estupor a que todos habían sucumbido y susurró en mi oído, “¿Puede describir esto?” escribiría Akhmatova después.

En 1935, inició lo que se convertiría en un ciclo de 10 poemas para las víctimas de Stalin, llamados Requiem (1935-1940). No pudo publicarlos, ni siquiera se atrevió a guardar una copia escrita, así que ella y sus amigos memorizaron los poemas y luego los quemaron. Finalmente se publicaron en 1963, 10 años después de la muerte de Stalin. Anna murió en 1966, y una colección completa de su poesía no fue publicada en la Unión Soviética sino hasta finales de los 80´s.

Puntos de conversación:

  1. Aunque leemos las historias y escuchamos las noticias sobre los sufrimientos alrededor del mundo, ¿qué podemos hacer? ¿Cómo podemos involucrarnos para ayudar a los refugiados, a aquellos que son perseguidos y torturados?
  1. ¿Qué nos enseña la memorización que hicieron los amigos de la poesía de Akhmatova sobre Las Escrituras y sobre “guardar la Palabra en nuestros corazones”? ¿Crea mayor significado e influencia la Palabra hablada y escrita cuando la memorizamos?
  1. ¿Qué es el valor? Con frecuencia pensamos que la valentía es un soldado solitario tomando un puesto contra todo un ejército en una película de acción. Sin embargo, ¿será que a veces que la cosa más valiente que podemos hacer sea escribir y describir el mundo que nos rodea, donde Dios y el mal están presentes?

 

Para leer el Requiem completo, haz clic aquí: Poema Anna Akhmatova

Dios Creador

Por Emily Armstrong

Él entró a la habitación, me dio una cajita y dijo: “Feliz Navidad, espero que te guste”.

Tomé la pequeña caja cuadrada en mis manos. Recorrí sus bordes y la sacudí un poco, solo para ver si podía adivinar lo que estaba escondido dentro antes de sacarlo de ella.

“Adelante… ¡ábrelo!” Me urgió mi esposo.

Apenas levanté la pequeña tapa, supe inmediatamente lo que era. Era un collar. Pero no cualquier collar: era el collar que yo había querido durante todo el año pasado.

Era un collar que tuvo que ser diseñado solo para mí. Los cuatro pendientes únicos atraparon mis ojos instantáneamente, el primero era una pequeña luna de plata con las palabras: “hasta la luna y de regreso” grabadas en ella. El segundo era un pequeño círculo con los nombres: “Elijah” y “Sidney” grabados en él. Los otros dos eran unos pequeños círculos de plástico, uno color esmeralda y otro de color amatista.

Era el collar “para mamá” que atrapó mi atención cuando lo vi. Había soñado con usarlo todos los días, pensando en mis hijos cada vez que lo usara. Era el complemento perfecto para usar con jeans y camiseta, o con mi vestido de domingo. “Hasta la luna y de regreso” era la frase de un libro infantil que leímos una y otra vez cuando ellos no rebasaban mi cintura. No había nada más perfecto en mi mente.

“Entonces, ¿te gustó?” Me preguntó mi esposo con expectación en sus ojos. Él sabía que había sacado la pelota del estadio con su regalo y esperaba ansiosamente que yo asintiera como confirmación, y quizás incluso que algunas lágrimas de alegría corrieran por mis mejillas.

“Me encanta” respondí. “Es exactamente lo que siempre quise. De hecho, sobrepasa lo que siempre creí que quería. ¡Escogiste los pendientes perfectos! Recordaste el libro que leíamos juntos cuando eran más pequeños y elegiste los colores que combinan con sus meses de nacimiento. Es hermoso”.

Tomando el exquisito collar en mis manos, le agradecí a mi marido y después rápidamente tiré el precioso regalo en el bote de la basura.

Espera, ¿qué?

Eso no tiene sentido. ¿Esto es en serio? ¿Qué cosa en el mundo puede poseer a alguien para que tire a la basura un regalo tan precioso diseñado solo para él o para ella? Mi respuesta sincera es: no lo sé, pero sucede todos los días. 

El primer puñado de palabras en la Biblia nos presenta a nuestro Dios, el Creador. Enlazadas a través de los poéticos escritos de los Salmos, vemos proclamadas las alabanzas al Creador. Este Creador, NUESTRO Dios, amorosamente diseñó todo con un propósito. La creación no fue solo utilitaria; era estéticamente agradable. Dios el Creador le entregó a la humanidad – una parte de la creación de Dios – un regalo.

Imagen relacionada

El mundo que Él creó era un ecosistema perfecto que fue una imagen perfecta cuando todo funcionó al mismo tiempo – esa es la imagen del Jardín del Edén en los primeros capítulos de Génesis. La tierra era mojada por las lluvias que caían y los arroyos que corrían a través de ella. El sol, la luna y las estrellas gobernaban las estaciones para que cayera la perfecta cantidad de lluvia y creciera la lozana vegetación que a su debido tiempo alimentaría a los animales y a la gente para siempre. 

La gente y los animales comiendo los frutos de la tierra crearían un proceso de podación natural, lo que provocaría cosechas más abundantes en el futuro. El hombre necesitaba a la naturaleza tanto como la naturaleza necesitaba al hombre. Era perfecto.

Sin embargo, la perfección se detuvo en seco cuando Adán y Eva pecaron. Génesis 3:21 dice: “Y Jehová Dios hizo al hombre y a su mujer túnicas de pieles, y los vistió.” La muerte vino a ser natural para la creación, y ahora la vergüenza debía ser “cubierta” matando a los animales que previamente habían estado en perfecta armonía con el hombre. La naturaleza es “explotada” y la perfecta relación que el divino Creador había puesto en marcha, está estropeada.

Una de mis partes favoritas de ser Nazarena es que somos optimistas. Creemos que Dios está restaurando la relación perfecta entre el Creador y su creación. Y como consecuencia de que Dios está restaurando activamente su relación con nosotros, eso nos compele a restaurar también esa perfecta relación. ¿Puede significar esto que deberíamos estar buscando tener una relación perfecta con la naturaleza? Obviamente sí.

¿Recuerdan el collar que tiré a la basura, a pesar de que mi esposo lo creó cuidadosa y tiernamente para mí? En realidad no lo hice, lo atesoré. Lo uso casi todos los días, y pienso en la bendición que mi familia es para mí. He tenido que cambiar la cadena dos veces. He tenido que comprar una tela especial para pulirlo. Me esfuerzo para apreciarlo.

¿Será que restaurar la relación perfecta con la naturaleza no es una parte opcional de la cristiandad? Propongo que no tengamos que elegir entre si nos debe importar la creación de Dios o no, pues eso es parte del pacto que hacemos cuando le pedimos que sea nuestro Salvador.

Quizá pienses que reciclar es cosa de política, que poner la basura en su lugar es un inconveniente, o que cultivar tus propios vegetales es un poco exagerado. Quizá nunca has siquiera pensado sobre por qué un cristiano debe priorizar su cuidado hacia la creación de Dios. Bueno, ahora lo sabes. Nos debe importar. Dios compartió su creación especial con nosotros como un regalo perfecto. Y es por esa razón que debemos honrar a nuestro Creador al cuidarla.

“Pero Dios”

El siguiente artículo fue publicado originalmente en el sitio web: “Moments with the book

Cuando leemos las Escrituras, uno no puede evitar darse cuenta de la expresión, constantemente repetida, “Pero Dios…” estas dos palabras señalan un cambio, un contraste o una aclaración que se presenta a continuación. “Pero Dios.” Lo que sigue a esta transición significativa intenta desafiar nuestra fe y cambiar nuestra vida. Cuando Él aparece en la foto, Dios hace toda la diferencia. Pensando en alguien que lea esto y tal vez no tenga una Biblia para buscar las referencias, citaremos algunos de los versículos “Pero Dios”, mientras les animamos a todos a buscar otros y leer los contextos que los respaldan. 

Resultado de imagen para carita feliz en mano

Es verdad que ustedes pensaron hacerme mal, pero Dios transformó ese mal en bien para lograr lo que hoy estamos viendo: salvar la vida de mucha gente (Génesis 50:20 NVI).

Pero el Señor su Dios no escuchó a Balaam, sino que convirtió su maldición en una bendición para ustedes, porque los ama (Deuteronomio 23:5 NVI).

David se estableció en los refugios del desierto, en los áridos cerros de Zif. Día tras día Saúl lo buscaba, pero Dios no lo entregó en sus manos (1 Samuel 23:14 NVI).

¡Sean fuertes y valientes! No tengan miedo ni se desanimen ante el rey de Asiria y todo el numeroso ejército que lo acompaña, porque nosotros tenemos más que él. Él cuenta con la fuerza de los hombres, pero con nosotros está el Señor nuestro Dios para ayudarnos a luchar nuestras batallas. Al oír las palabras del rey Ezequías, el pueblo se sintió animado (2 Crónicas 32:7-8 DHH).

Podrán desfallecer mi cuerpo y mi espíritu, pero Dios fortalece mi corazón; él es mi herencia eterna (Salmo 73:26 NVI).

Pero tú, Señor, eres Dios clemente y compasivo, lento para la ira, y grande en amor y verdad (Salmos 86:15 NVI).

Esa gente es tan malvada que acabarás por destruirla. Pero tú, mi Dios, eres mi más alto escondite; ¡eres como una roca en la que encuentro refugio! (Salmo 94:22-23 TLA).

Los pueblos harán estrépito como de ruido de muchas aguas; pero Dios los reprenderá, y huirán lejos; serán ahuyentados como el tamo de los montes delante del viento, y como el polvo delante del torbellino (Isaías 17:13 RVR1960).

La hierba se seca y la flor se marchita, pero la palabra de nuestro Dios permanece para siempre (Isaías 40:8 NVI).

A esto Daniel respondió: ―No hay ningún sabio ni hechicero, ni mago o adivino, que pueda explicarle a Su Majestad el misterio que le preocupa. Pero hay un Dios en el cielo que revela los misterios. Ese Dios le ha mostrado a usted lo que tendrá lugar en los días venideros (Daniel 2:27-28 NVI).

Por su parte, Dios hizo brotar una planta; ésta creció y cubrió el refugio de Jonás. Así Dios le dio a Jonás una sombra mejor para que no sintiera tanto calor. ¡Jonás quedó muy contento con aquella planta! Pero después, Dios hizo que un gusano viniera al otro día, y picara la planta (Jonás 4:6-7 TLA).

 Los discípulos se sorprendieron mucho al oír lo que Jesús dijo, y comentaban entre ellos: —Entonces, ¿quién podrá salvarse? Jesús los miró y les dijo: —Para la gente, lograr eso es imposible; pero para Dios todo es posible (Mateo 19:25-26 TLA).

 Y diré a mi alma: Alma, muchos bienes tienes guardados para muchos años; repósate, come, bebe, regocíjate. Pero Dios le dijo: Necio, esta noche vienen a pedirte tu alma; y lo que has provisto, ¿de quién será? Así es el que hace para sí tesoro, y no es rico para con Dios (Lucas 12:19-21 RVR1960).

Él les dijo: «Ustedes se hacen los buenos ante la gente, pero Dios conoce sus corazones. Dense cuenta de que aquello que la gente tiene en gran estima es detestable delante de Dios (Lucas 16:15 NVI).

Entonces les habló así:―Ustedes saben muy bien que nuestra ley prohíbe que un judío se junte con un extranjero o lo visite. Pero Dios me ha hecho ver que a nadie debo llamar impuro o inmundo. (Hechos 10:28 NVI).

Después de llevar a cabo todas las cosas que estaban escritas acerca de él, lo bajaron del madero y lo sepultaron. Pero Dios lo levantó de entre los muertos. (Hechos 13:29-30 NVI).

Difícilmente habrá quien muera por un justo, aunque tal vez haya quien se atreva a morir por una persona buena. Pero Dios demuestra su amor por nosotros en esto: en que cuando todavía éramos pecadores, Cristo murió por nosotros (Romanos 5:7-8 NVI).

Quien sólo vive para pecar, recibirá como castigo la muerte. Pero Dios nos regala la vida eterna por medio de Cristo Jesús, nuestro Señor (Romanos 6:23 TLA).

Hermanos, consideren su propio llamamiento: No muchos de ustedes son sabios, según criterios meramente humanos; ni son muchos los poderosos ni muchos los de noble cuna. Pero Dios escogió lo insensato del mundo para avergonzar a los sabios, y escogió lo débil del mundo para avergonzar a los poderosos (1 Corintios 1:26-27 NVI). 

Yo sembré, Apolos regó, pero Dios ha dado el crecimiento. Así que no cuenta ni el que siembra ni el que riega, sino solo Dios, quien es el que hace crecer (1 Corintios 3:6-7 NVI).

Ustedes no han sufrido ninguna tentación que no sea común al género humano. Pero Dios es fiel, y no permitirá que ustedes sean tentados más allá de lo que puedan aguantar. Más bien, cuando llegue la tentación, él les dará también una salida a fin de que puedan resistir (1 Corintios 10:13 NVI).

Pues en verdad estuvo enfermo, a punto de morir; pero Dios tuvo misericordia de él, y no solamente de él, sino también de mí, para que yo no tuviese tristeza sobre tristeza (Filipenses 2:27 RVR1960). 

¿Quién Eres, y Por Qué Estás Aquí?

Por Dan Miller

¿Qué es lo que harías con tu lienzo en blanco?

Resultado de imagen para blank canvas

Cuando tenía 13 años, pinté la cabeza de un caballo con uno de esos diseños para pintar de acuerdo a números. Pensé que era muy bueno, pero ahora que he visto algunas obras maestras, me doy cuenta que solo era un amateur. Los trazos, donde intenté pintar dentro de las líneas marcadas, eran grandes. No se veía real; solo parecía como que había hecho un buen trabajo pintando.

Mi esposa, Joanne, por otro lado, ha dibujado algunas piezas increíbles — siempre comenzando con un lienzo en blanco y después permitiendo que su imaginación dirija su pincel o lápiz. 

Ahora me doy cuenta que muchas de las oportunidades en la vida se nos presentan de la misma forma. Si pintamos de acuerdo a los números (tomar el primer trabajo, comprar cierto tipo de auto, tomar dos semanas de vacaciones cada año), veremos resultados bastante predecibles. Tú sabes cómo va a salir—y tal vez sea bueno—pero nunca será asombroso para ti o para nadie más. 

La única forma de conseguir una obra maestra es empezar con un lienzo en blanco. Por supuesto, un lienzo en blanco significa que puedes terminar con un desastre del cual te querrás deshacer. Pero el siguiente intento podría ser una obra maestra que hará que el mundo te recuerde. 

Mientras ustedes pudieran pensar que esto se trata de voluntad para tomar riesgos o que es una reflexión del estilo de personalidad, creo que es más acerca de soñar, imaginar y emprender acciones. Y no se trata solamente de una interrogativa de negocio o carrera; es más una interrogativa del tipo de vida que quieres vivir. 

Piensa en la Madre Teresa, Nelson Mandela, Bono, Oprah, Rick Warren, Howard Schultz o Billy Graham. Sus estilos de personalidad cubren el rango entero de posibilidades, y no los consideraríamos como tomadores de riesgos en el sentido de que sean personas que saltarían de un bungee o ala delta. Todos ellos tenían grandes sueños, iniciaron con un lienzo en blanco y emprendieron acciones para crear sus singulares piezas maestras. 

El éxito nunca es un accidente. Típicamente comienza como imaginación, se convierte en un sueño, estimula una meta y la hace crecer en un plan de acción — que después encuentra la oportunidad. 

Tú eliges lo que tú quieres crear de tu vida. ¿Cuál será el resultado? 

A %d blogueros les gusta esto: