Archivo de la categoría: Otro

Una Súplica para no Unirte a los Desilusionados: Resistiendo el Cinismo que Marchita el Alma en el Ministerio

Por Scott Armstrong

Yo era un misionero novato, nuevo en el campo y ansioso por cambiar el mundo. Estaba hablando con una colega misionera, quien había servido por casi una década, sobre un asunto delicado de la Iglesia tanto en el campo misionero como en casa. En un momento dado, con optimismo, expresé que todo se resolvería pronto. Ella movió sus ojos y negó con la cabeza como si fuera una sabelotodo: “Espera un par de años. Tú vas a estar tan desilusionado como el resto de nosotros.”

¡¿Qué?! Esto sucedió hace años, y todavía lo recuerdo vívidamente. ¿El ministerio y las misiones se convertirían gradualmente en una carga constante, a través de esperanzas rotas y creciente desconfianza en el liderazgo? ¡Yo no firmé para esto – y mucho menos era mi llamado!

Recientemente escuché a Matt Chandler en una de las Conferencias de Plantación y Multiplicación de Iglesias: Exponencial. Él compartió una historia, llevó a su hija de siete años a un show de Hadas de Disney. Ella estaba tan emocionada que se puso un disfraz de hada. Su papá había comprado muy buenos lugares y el rostro de ella resplandecía mientras se iban acercando a la primera fila.

asientos-del-teatro_2208160

Sin embargo, desde esa sección en particular del auditorio, Matt se dio cuenta que ellos podían ver detrás del escenario a todas las hadas poniéndose sus disfraces, y donde el director del escenario estaba indicando a los actores cuando tenían que entrar y salir. Los artículos de utilería eran preparados y llevados al escenario.

La hija de Matt empezó a enfocar más su atención en lo que estaba pasando tras bambalinas en lugar de ver la magnífica producción que estaba justo frente a ella. En cierto momento ella se inclinó hacia su papá y le dijo, “Esas no son hadas reales. Solo son personas disfrazadas.”

Ya no había asombro en su voz. Ella perdió la magia.

¿No sucede lo mismo con nosotros a medida que avanzamos en la vida, y específicamente en el ministerio? Si hemos estado en esto por más de algunos años, hemos visto mucha suciedad en la iglesia, y esto no está relegado a la persona laica promedio. Por experiencia (y también, ¡algunas veces debido a nuestro egoísmo y malas decisiones!) vemos tras bambalinas y empezamos a entender lo bueno, lo malo y lo feo en el liderazgo. Comenzamos a usar frases como: “sobreviviendo” y “en la lucha” para describir nuestro trabajo diario. Definitivamente, ¡la emoción se fue!

No podemos ser ingenuos – hay mucho de la vida y del ministerio que es difícil y cansado. Estas noticias no deberían sorprendernos a ninguno de nosotros.

Al mismo tiempo, un vistazo detrás del escenario no tiene porqué quitar la magia del ministerio. Parte de madurar en el servicio a Cristo y a su pueblo no debe significar que eventualmente, y por defecto, ¡nos desilusionemos!

Así que, ¿cómo resistimos este lento avance hacia el cinismo? En mi siguiente entrada ofreceré algunas sugerencias importantes que me han ayudado personalmente a mantener un fervor espiritual y a no desilusionarme en el ministerio.

Miedo…y Palomitas

Por Cathy Spangler

“Porque no nos ha dado Dios espíritu de cobardía, sino de poder, de amor y de dominio propio” (2 Tim. 1:7).

El miedo es algo que se construye. Enseñamos a nuestros hijos a tener “miedo” a una estufa caliente o al tráfico. El miedo nos protege del peligro algunas veces; en otras palabras, muy frecuentemente es saludable tener miedo.

Entonces ¿por qué la Biblia dice millones de veces “No tengas miedo”?

Hace unos momentos dejé que mi caballo, Palomitas, fuera a pastar. Cuando abrí la puerta, él me miró como si yo lo estuviera amenazando. Él resopló y se hizo para atrás. Entonces me di cuenta que mi abrigo estaba agitándose por el viento y eso lo estaba asustando. Ninguno de los otros caballos notó mi abrigo…solo estaban emocionados por la libertad de poder salir. Mientras lo animaba con cariño, mi caballo finalmente consiguió que pasaran sus nervios y galopó tan rápido como pudo.

Palomitas es un caballo de 21 años, cuarto de milla, que compré hace 6 años. Él había tenido problemas de “confianza” cuando comencé a montarlo; siempre estaba asustado por algo. Una vez, cuando mi esposo y yo estábamos en una cabalgata, un sistema de riego automático se acercó a nosotros – uno de los que va y viene. Palomitas estaba aterrorizado y giró en círculos porque yo no lo dejaba escapar. Él tropezó, cayó y clavó mi pierna debajo de él.

animal-brown-horse.jpg

Después de pasar una noche en el hospital, me recuperé. Pero me di cuenta que ahora yo también tenía un problema con el miedo. Cuando monté a Palomitas y se asustó, yo también me asusté. Un año después, ¡Palomitas se asustó y cayó conmigo otra vez! Esta vez no me lastimé, pero el miedo era algo que había dominar incluso para montarlo.

Cuando le presenté toda esta situación al SEÑOR, Él señaló que mi miedo no solo estaba relegado a montar a Palomitas. De hecho, mi miedo estaba impidiendo que Él me usara en diferentes áreas de mi vida.

Me da miedo manejar en ciudades.

Me da miedo no agradarle a los demás o de no ser efectiva.

Me da miedo pararme frente a las personas.

Me da miedo el conflicto o la confrontación.

Parecía que Dios estaba diciendo, “Te digo ‘no tengas miedo’ porque el miedo se interpone entre nosotros. Tu miedo necesita ser rápidamente reemplazado por confianza o este espíritu de cobardía encontrará un punto de apoyo. ¡Te está robando tu poder, tu amor, tu dominio propio! ¡Deshazte de tu miedo a través de estirar tu fe!”

Debido a su miedo continuo, no puedo montar más a Palomitas. ¡Es tan decepcionante! Ese caballo es pequeñito, bonito y dulce pero no puedo usarlo para nada. Ojalá que nunca se diga de mí que Dios me ama, pero que no puede usarme por mi miedo abrumador. No – Estoy arrepintiéndome y renunciando a mis miedos. Estoy reemplazando la cobardía por la fe y diciéndome a mi misma cada día, “NO TENGO un espíritu de cobardía, ¡sino de poder, amor y dominio!”

¿Y qué hay de ti?

 

7 Errores Comunes de Comunicación Para Evitar

Por Dan Reiland

Algunos de nosotros nunca tendremos ese gran talento dado por Dios para “mover a las masas,” pero todos podemos mejorar nuestras habilidades de comunicación pública para satisfacer la necesidad donde Dios nos ha colocado.

No importa si hablas a un salón con 50 personas o 3 mil personas, los elementos fundamentales de buena comunicación son los mismos. Yo no predico mucho, pero enseño mucho. Esto no me deja fuera. Hay profesores aburridos así como hay predicadores aburridos.

Como líderes, todos tenemos la responsabilidad de convertirnos en mejores comunicadores, incluso si la enseñanza no es central en nuestro rol.

¡Aquí están 7 de los errores más comunes, evítalos y te sentirás mejor!

conferencia.jpg

1) Hablar demasiado tiempo.

Una buena regla es mantener tu charla más corta si no es tu don principal. Incluso si eres bueno, establece un límite de tiempo y manténlo. Las personas responden mejor cuando saben con qué pueden contar. En pocas palabras, cuando llegues al final de tus notas, detente.

Si “necesitas” comunicarte durante más tiempo en un ambiente de enseñanza, hay varias cosas que puedes hacer para dividir el tema y ayudarte a mantenerlo más interactivo.

2) No saber cómo cerrar.

¿Cuántas veces has escuchado a un orador que parece ir en círculos para siempre? Querías gritar: “¡Aterriza el avión!” (¡Termina!) Patti, mi esposa, solía tener una señal con la mano que me indicaba que aterrizara el avión.

Cuando escribas tu discurso, tienes que saber hacia dónde te diriges. Ten un propósito singular en mente y responde estas dos preguntas. ¿Qué quieres que ellos sepan? ¿Qué quieres que hagan? Termina con precisión y claridad en tu motivación o desafío espiritual.

Los comunicadores expertos tienen un propósito singular en mente y saben cómo cerrar.

3) Buscando aprobación, en lugar de cambio.

Al igual que un buen liderazgo, la buena comunicación comienza con la autoconciencia. Complacer a los demás y la inseguridad son grandes obstáculos para una buena comunicación. Te preocupas demasiado por lo que la gente piense de ti que te centras en ellos.

Saber quién eres y sentirte cómodo con lo que eres es una parte importante de una gran comunicación.

Los comunicadores que son seguros de sí mismos se mantienen alejados de cosas como la exageración, o forzar el humor solo para hacer reír, y suavizar la verdad.

El objetivo final de cualquier comunicador en la iglesia local es mover a las personas hacia el cambio para su bien, de acuerdo con los valores bíblicos y la vida de Cristo.

4) Demasiado contenido, muy poca aplicación.

A todos nos gusta dejar que nuestro conocimiento bíblico salga de vez en cuando, y obviamente es bueno ser apasionados por las Escrituras. Pero el objetivo de nuestra comunicación no es información; es transformación Eso hace que la aplicación sea increíblemente importante.

Recuerdo que las epístolas son básicamente mitad contenido, mitad aplicación. Menos es más. Francamente, es más trabajo reducir el contenido. Como comunicador, debemos hacer el trabajo, no hacer que los oyentes trabajen para comprender lo que estamos diciendo.

Recuerda, ¿qué quieres que ellos sepan y qué quieres que hagan?

5) Integridad intelectual sobre intensidad espiritual.

El estudio diligente es una parte vital de la buena comunicación, pero la oración trae el verdadero poder que cambia la vida.

Tu preparación en el estudio es una disciplina requerida; no puedes comunicar un sermón o una lección esto. La verdad es que podemos comunicar un mensaje sin oración. Eso da miedo y hace que la charla sea casi inútil en términos de eternidad.

Uno de los atributos que más respeto, y que aprendí de nuestro pastor principal, Kevin Myers, es un profundo compromiso y pasión por la oración. La oración es una parte profundamente integral de tu preparación para comunicar cualquier cosa. Los resultados son obvios.

6) Sin Conexión.

Tu capacidad de ser auténtico y conectarte a un nivel del corazón crea la mejora más notable en tu comunicación.

Las historias son una de las mejores formas de conectar, y puedes aumentar tu conexión mejorando tu capacidad para contar una historia. La autenticidad te hace ganar mucha confianza en la sala.

Leer la audiencia también es clave para que entiendas qué tan bien te conectas. Un “orador público” habla a las personas, un comunicador tiene una conversación con la gente. Él o ella ve y siente la temperatura emocional de la audiencia y ajusta el tono de la conversación a medida que avanzan.

7) Subestimar la importancia de la motivación.

Cuando hay cambio, la verdadera transformación es la meta (Romanos 12:2, Efesios 4: 11-16), simplemente no puedes dejar de motivar a quienes les hablas.

Un buen comunicador siempre da esperanza. Ayuda a la gente a creer que pueden hacerlo, y Dios los ayudará con la parte que no pueden hacer solos.

No se trata de pelusa, cristianismo light (ligero) o gracia barata. La motivación se necesita para inspirar a la gente primero a querer cambiar y, en segundo lugar, elevar la confianza en sí mismo lo suficiente como para intentarlo.

Este artículo fue publicado originalmente: danreiland.com

El Punto de Pilot Point

Por Dr. David Busic

Se ha dicho con frecuencia que la unión de tres diferentes grupos para formar la Iglesia del Nazareno en Pilot Point, Texas, USA, fue para promover la doctrina bíblica de la santidad expresada en la enseñanza de John Wesley y el Movimiento de Santidad Americana. Aunque esto es cierto, lo que es menos conocido es que justamente al mismo tiempo, cerca de 30 prominentes grupos diferentes en Estados Unidos sostenían la misma convicción. Así que, ¿Por qué solamente tres de esos treinta grupos se fusionaron para formar nuestra denominación?

1908HallelujahMarch.jpg

Los tres grupos que se unieron en Pilot Point tenían muchas ideas en común que fueron esenciales para su unidad:

  • La sólida afirmación del ordenamiento de las mujeres.
  • La teología bautismal que incluía el bautismo de infantes y creyentes, y que no estaba restringido a un modo específico de bautismo.
  • La voluntad de permitir la libertad de conciencia con respecto a la escatología. La iglesia del Nazareno primitiva incluyó post-milenialistas, pre-milenialistas y a-milenialistas.
  • Una visión de la sanidad divina que no excluía la medicina moderna.
  • Una eclesiología compartida entre los creyentes.

Mientras que otras denominaciones enfocadas en la santidad sostenían puntos de vista excluyentes y muy reducidos sobre estos aspectos, la Iglesia del Nazareno escogió reunir gente de santidad en torno a prácticas equilibradas. Cuando se ha vivido en los extremos no se ha estado en el mejor momento como iglesia.

Pero quizás lo más extraordinario sobre Pilot Point fue que la Iglesia del Nazareno fue capaz de hacer lo que muy pocas iglesias evangélicas hicieron durante los años de división que siguieron a la Guerra Civil Americana: superar los problemas de la política regional, los prejuicios y el odio persistente que siguió al horrible conflicto.

Nombres como Bresee, Jernigan y Reynolds se unieron desde el norte, sur y este de los Estados Unidos para abrazar esta idea transformadora: La santidad cristiana puede romper cualquier muro de separación. Fue un movimiento de Dios sin precedente en la historia de la Iglesia en Estados Unidos.
 
El historiador Nazareno Stan Ingersol resume poderosamente el milagro de Pilot Point: “La unión de iglesias en Pilot Point fue un brillante ejemplo de la realidad social en la santidad cristiana. En el corazón del mensaje cristiano hay una palabra de reconciliación: primero entre pecadores y el amor divino; y segundo, entre los miembros de la familia humana que a veces se resultan extraños. Pilot Point significa la realidad de que la santidad sana los corazones y unifica a la gente que de otra manera estarían separados por el pecado, las políticas, y el conflicto. (Stan Ingersol, “Born In Hope, Borne Onward In Love.” Un documento entregado el 26 de Junio de 2017 por los delegados fraternales de Luncheon en Indianapolis, Indiana USA.)

En tiempos como estos, en un mundo lleno de contiendas políticas y polaridades extremas, ¿puede la Iglesia del Nazareno regresar al espíritu de nuestros fundadores en Pilot Point? Era improbable que pasara en esa época, pero por la voluntad y el poder de Dios, se formó esa unión. Nuestros fundadores no fueron capaces de hacerlo todo, pero nos han dado esperanza de que también nosotros podemos lidiar con los problemas que nos dividen hoy en día.

Servimos al mismo Dios y tenemos el mismo propósito. Este es nuestro legado de santidad. Regresemos a ese inicio en Pilot Point.

*Estoy en deuda con el historiador nazareno Stan Ingersol por estas reflexiones.

Regresa a la Historia del Calvario

Por Raphael Rosado

¡Cuánto admiro a las personas que tienen verdadera vocación por lo que hacen! Como dice el refrán: “Haz aquello que te apasiona y no trabajarás un día en tu vida.” Sin embargo, es importante entender que la pasión no es un accidente, tampoco es algo con lo que se nace y mucho menos es el resultado del éxito.

Por ejemplo, Picasso no nació siendo Picasso. Por el contrario, su genialidad fue el producto de muchos factores: su ambiente, su época y, sobre todo, su voluntad. Las obras maestras son mucho más que el producto del talento del autor. Saca a Picasso de su época y “Guernica” nunca es pintada. Más aun, Picasso sólo pudo pintar “Guernica” una vez y, no importa cuánto lo intentó, nunca pudo pintar una igual. La pasión que requirió pintar esa obra maestra del arte moderno es hija de un momento y de una historia. Difícilmente se entiende la pasión con la que se pintó el cuadro si no se entiende el significado histórico que tiene.

Dele a una persona con el mismo talento que Picasso los mismos instrumentos y difícilmente podrá pintar el cuadro. No importa cuanto lo intente una persona que carece de la pasión que emana de una conexión personal con la situación que representa, nunca podrá producir el mismo resultado que él.

pexels-photo-253682.jpeg

Lo mismo ocurre en nuestra vida cristiana.  Dios nos ha dado unas herramientas para pintar el cuadro de nuestra relación con él: la oración, la Biblia, el ayuno y las demás disciplinas espirituales. Sin embargo, la utilización mecánica de esas herramientas no puede producir una obra maestra.

Para que nuestra práctica de las disciplinas espirituales pueda producir un cuadro digno de museo, es necesario que entendamos que nuestra relación con Dios es el producto de la historia del sacrificio de Jesús en la cruz. Solamente cuando nuestros actos provienen de nuestra identificación personal con la historia del Calvario puede nacer en nuestro corazón la pasión necesaria para poder pintar con lo mejor de nuestra vida.  Ese es el único cuadro que Dios acepta y el único que nos hace sentir realizados.           

Me entristece el corazón ver a los hijos de Dios luchando todos los días tratando de “cumplir con su deber” de orar, de leer la Biblia o de congregarse, un “deber” que los desgasta, cansa y entristece. Qué diferente sería mi relación con Dios si en vez de nacer de un sentido del deber, naciera de mi pasión por él.  Te invito a que en esta Semana Santa regreses al Calvario y permitas que la historia de la cruz te llene de la pasión necesaria para pintar la obra maestra que Dios espera de ti.

 

Próximos Proyectos Pablo en México

México está movilizándose asombrosamente por medio de la plantación de iglesias y el envío de misioneros. ¡Participa en uno de los Proyectos Pablo que están organizando próximamente en el norte del país!

1d137fcd-875e-4df1-ab28-81d59fcef469.JPG

6004bd44-2bf0-41a7-a3ad-d42c44815317.JPG

52d45a17-3303-41d2-9da6-13ef9ad6478c.JPG

aec9b501-708f-49fe-a648-037925ffb4fd.JPG

7cfd57aa-2c76-45ed-8862-713382f6c34a.JPG

76c93c32-505f-4efe-ba2b-2ce46a94e7e3.JPG

Obediencia: La autoridad de un líder siervo

Por Dr. Gustavo Crocker

Desde nuestra infancia, estamos predispuestos a creer que la autoridad y el mando son los sellos de los buenos líderes. Crecemos valorando la capacidad de un líder para mandar y controlar. Aprendemos a recompensar la determinación y la asertividad, y celebramos a los líderes que se apegan a sus planes y agendas. El ejercicio de la autoridad y el liderazgo, se nos ha dicho, define un buen líder.

Sin embargo, las formas de Dios no son los de la humanidad. Cada vez que Dios llamaba a alguien para dirigir a su pueblo, la primera cualificación que Él exigía no era las habilidades de una persona, el carisma, ni siquiera la habilidad de liderar y dominar a los seguidores. ¡No! Todo lo contrario. En toda la Escritura encontramos que la obediencia es la calificación primaria para el servicio y el liderazgo.

La obediencia es el habilitador de la autoridad de un líder siervo.

Siervo

Cuando Dios afirmó el sacerdocio y la realeza (autoridad) del pueblo de Israel, Su afirmación estaba condicionada a su obediencia y fidelidad al pacto en que habían entrado. “Ahora, si me obedecen plenamente y guardan mi pacto, entonces de todas las naciones ustedes serán mi preciada posesión… ustedes serán para mí un reino de sacerdotes y una nación santa” (Éxodo 19: 5-6 NVI).

El mismo Jesús escogió ser obediente al Padre como una forma de modelar la esencia del servicio. El mismo Señor que dijo “toda autoridad me es dada” es Aquel que, en vísperas de Su sacrificio en la cruz, dijo al Padre, “no sea mi voluntad sino la tuya”. El Apóstol Pablo escribe acerca de tal autoridad, permitiendo la obediencia en su carta a los Filipenses:

“En sus relaciones con los demás, tengan la misma mentalidad de Cristo Jesús: ¿Quién… se humilló a sí mismo haciéndose obediente hasta la muerte, incluso la muerte en una cruz? Por lo tanto, Dios lo exaltó al lugar más alto y le dio el nombre que está sobre todo nombre “(Filipenses 2: 5-9 NVI).

Además, Juan nos recuerda que así como el amor es la manifestación más sublime de Cristo en nosotros, tal amor es demostrado mientras andamos en obediencia a sus mandamientos (2 Juan 1: 6). En otras palabras, el liderazgo de Cristo que se refleja en nuestro amor por Él y por los demás está capacitado por nuestra obediencia a Él.

El liderazgo es precedido por el seguimiento. Para ser líderes sirvientes primero debemos ser seguidores obedientes.

Recuerdo la historia de uno de mis amigos más cercanos en el campo misionero. Me habla de su vocación de ser misionero mientras estaba sirviendo como pastor de jóvenes en su iglesia natal en los Estados Unidos. Durante años él se había entrenado para ser un pastor local y había asistido al seminario para cumplir con ese propósito, ser misionero no era parte de sus planes o entrenamiento. Ser misionero no tenía sentido.

Fue a su profesor de escuela dominical de la niñez y le dijo su dilema: Él no entendía por qué Dios lo había preparado para ser un pastor mientras lo llamaba ahora para ser misionero. La respuesta de ella fue: “Dios no exige nuestro entendimiento, él exige nuestra obediencia”.

Y se fue. Este amigo se convirtió en uno de los mejores misioneros que he conocido, todo por su obediencia.

La obediencia nos capacita para el largo viaje para guiar a otros sirviéndolos.

El Dr. Gustavo A. Crocker fue elegido el 41º superintendente general de la Iglesia del Nazareno en la 28  asamblea general en Indianapolis, Indiana, en junio de 2013.

La Comparación Está Robando tu Alegría – Parte 2 de 2

*Esta es la continuación de la entrada anterior.

Como líderes del ministerio, el impulso de la perfección ya se vislumbra a gran escala—resistir el deseo de mirar, predicar, dirigir y pensar como otras personas exitosas es vital, pero también bastante difícil. Aquí hay cinco consejos prácticos para combatir la comparación en tu vida y ministerio:

  1. Incrementa tu conciencia.

Combatir la comparación requiere tener una imagen clara de su presencia en tu vida. Para muchos de nosotros, compararnos con otros es tan natural como ser prácticamente invisibles. Presta atención a tu diálogo interno mientras realizas tu rutina durante un par de días y mantén un conteo simple de la frecuencia con la que te comparas con otra persona, ya sea en persona o en línea. ¡El desafío es incluso atraparte haciéndolo! En la temporada de fiestas “perfectas,” regalos, comidas y experiencias, el llamado de emergencia de la comparación está en todas partes: “Yo nunca podría,” “Nunca lo haré,” “Si tan solo tuviera,” “Si fuera más,” “Si pudiera hacerlo.” Hazte consciente de la letanía de comparaciones de tu cerebro y toma nota de ello. ¡Te sorprenderá la cantidad de estos mensajes que tu cerebro entretiene regularmente!

  1. Tómate un descanso de las redes sociales.

El ayuno de las redes sociales requiere una autoevaluación honesta. Tú sabes cuánto tiempo pasas en las redes sociales, y solo tú sabes cómo te afecta. Para algunos de nosotros, un ayuno de síndrome de abstinencia puede ser poco realista, lo que te prepara para un fracaso inmediato. En cambio, limítate solo a consultar las redes sociales a ciertas horas del día, preferiblemente no a primera hora de la mañana ni antes de acostarte. Reemplaza tu hábito de control telefónico con otra cosa, si resulta demasiado tentador: lee un libro o un artículo interesante, o escucha una canción. Para muchos de nosotros, revisar nuestros teléfonos se ha convertido en memoria muscular, por lo que esto requerirá un gran esfuerzo. ¡No dejes que eso te detenga!

  1. Solicita un refuerzo positivo.

Siéntate con alguien cercano y pídele que te hable sobre sus fortalezas. Esto puede sonar como una solicitud extraña, pero la mayoría de nosotros podemos enumerar fácilmente nuestras debilidades, pero tropezamos cuando se trata de enlistar nuestras fortalezas. Pídele a un amigo, cónyuge o miembro de tu familia que se siente y haga esto contigo, y devuelve el favor—es probable que también necesiten escucharlo. Graba tus palabras o toma notas—¡en serio! Este será un gran recordatorio en momentos en que tu enfoque puede estar en todas las maneras en las que crees que te estás quedando corto. Vuelve a tu lista cuando te encuentres en un atolladero de comparación.

  1. Replantea tus debilidades percibidas.

Considera las reflexiones de Pablo: “Tres veces le supliqué al Señor que me lo quitara. Pero él me dijo: ‘Mi gracia es suficiente para ti, porque mi poder se perfecciona en la debilidad.’ Por tanto, me jactaré con mucho gusto de mis debilidades, para que el poder de Cristo repose sobre mí” (2 Corintios 12: 8-9). La idea de la perfección que guardamos en nuestras mentes podría estar causando que percibamos rasgos de carácter individual como debilidades, o no veamos dónde Dios puede usar nuestras debilidades reales.

762425161-home-office-navegar-internet-sms-estudiar.jpg

Por ejemplo, soy una pensadora de procesamiento, y con frecuencia necesito tiempo para pensar las cosas antes de responder. Durante una reunión, generalmente no soy la persona más verbal cuando se discute un tema, pero tendré un veredicto muy bien pensado una o dos horas después. En el pasado, consideré que mi cerebro “lento” era un defecto y envidiaba a las personas en la sala que podían responder de inmediato. Con el tiempo, sin embargo, llegué a ver que un equipo fuerte tiene ambos tipos de pensadores, y necesita gente que piense en todo desde todos los ángulos, no solo dar las primeras impresiones. Después de las reuniones, ahora envío correos electrónicos que comienzan con “Después de pensarlo un poco” y proporciono puntos adicionales que el grupo puede no haber considerado, lo que genera una conversación más productiva. Dios puede usar lo que tú crees que en ti es “menos ideal” para fortalecer a tus equipos.

  1. Considera todo el cuerpo.

Con regularidad tómate un tiempo para meditar sobre el cuerpo de Cristo y tu lugar en él. Imprime una copia de 1 Corintios 12. Léela un par de veces, resaltando los versículos y frases que te hablan. Escribe esos versículos en una tarjeta, colócala en algún lugar donde la veas a menudo. He escrito los versículos 18 y 19—“En realidad, Dios colocó cada miembro del cuerpo como mejor le pareció. Si todos ellos fueran un solo miembro, ¿qué sería del cuerpo?”—y lo coloqué en el espejo de mi habitación como recordatorio.

Kringel habla de un momento en que Dios le habló acerca de no apoyarse en otros en su vida. “Se llama el cuerpo de Cristo y la familia de Dios por una razón. Si te hubiera creado para que no necesites los dones que otras personas tienen, entonces los habría puesto todos en ti. Pero no lo hice, los dispersé. Entonces, para que seas todo lo que yo te llamé a ser, debes utilizar los dones de todos los demás.” Dios nos hizo para necesitarnos el uno al otro. Si tuviéramos todos los dones que queríamos, ¡no necesitaríamos a nadie!

Finalmente, cada uno de estos consejos debería ayudarnos a alcanzar el mayor antídoto para la comparación, que simplemente descansa en Cristo. Después de que Pedro preguntó: “Señor, ¿y qué de éste?” haciendo un gesto con la cabeza a Juan, Jesús respondió: “Si quiero que él quede hasta que yo venga, ¿qué a ti? Sígueme tú.” (Juan 21:22). Las tentaciones y oportunidades para compararnos están en todas partes y son constantes, y aún Jesús nos dice: “¿Qué a ti? ¡Sígueme!”

Este artículo fue publicado originalmente en: Christianity Today

A %d blogueros les gusta esto: