Archivo de la categoría: Otro

Actualización de Bahamas tras El Huracán “Dorian”

Como nuestros lectores saben, el huracán “Dorian” devastó muchas partes de las Bahamas durante la semana. Temprano esta mañana recibí el siguiente reporte de uno de nuestros pastores Nazarenos, quien también sirve como miembro del Comité Consultivo Regional.

Hola Scott,

Saludos en el nombre de Jesús. Vivo en Nassau, que no recibió la peor parte del huracán, solo algo de lluvia, vientos e inundaciones con daños menores. No fue nada comparado con lo que experimentaron las islas de Abaco y Gran Bahama: vientos muy fuertes, lluvia, mareas de tormenta, grandes inundaciones y daños importantes en muchos hogares. Muchas personas en Abaco y Gran Bahama lo perdieron todo, algunas incluso perdieron la vida.

Además de esto, hay muchos que aún necesitan ser rescatados, y no se tiene en cuenta a tanta gente. Por favor, ora para que Dios alerte a los rescatistas y escuchen los gritos de aquellos que aún necesitan ser rescatados, ya que muchos de ellos no tienen forma de contacto en este momento. Las autoridades informaron que unas 70.000 personas se vieron afectadas por el huracán y más del 60% de la isla de Abaco está destruida.

Adjunto hay un volante que hemos creado para ayudar de manera segura a las víctimas del huracán. Estamos movilizándonos  lo mejor que podemos aquí en Nassau para asegurar estos artículos, mientras esperamos que las autoridades nos permitan viajar a la isla para distribuir la ayuda.

Estamos confiando en que Dios salve y proteja a las víctimas de este huracán, y estamos haciendo nuestro mejor esfuerzo para ayudarles con las necesidades básicas.

Te informaré de los avances que se tengan cuando reciba los últimos reportes.

Te agradecemos por tus oraciones y por todo lo que puedas hacer para ayudar. Dios te bendiga.

Para Su gloria,

Antoine St. Louis

He incluido el volante que menciona anteriormente el Dr. St. Louis, por favor considera también que puedes donar a través de nuestros Ministerios de Compasión en el siguiente enlace:

https://give.nazarene.org/donate/f/134047.

Nuestro Director Regional, el Dr. Luis Carlos Sáenz, nos ha notificado que un grupo de la Región estará viajando hacia Bahamas el día de mañana. Ellos proveerán de mayor información y actualizaciones cuando les sea posible.

UHAB Hurricane Relief Flyer - Made with PosterMyWall.jpg

 

 

Eligiendo Vivir en la Resurrección

Por Scott Armstrong

La Cuaresma y Semana Santa han sido muy importantes en mi vida y mi caminar espiritual a través de los años. Y no hay nada mejor que, cuando el ayuno y la solemnidad ocasionados, finalmente culminan en el estallido masivo de alegría en el Domingo de Resurrección. ¡Jesús ha resucitado! ¡No hay mejor celebración que la Resurrección!

O al menos así debería ser.

En muchas culturas, las iglesias ven un incremento en la asistencia al culto de Resurrección y muchos se visten muy elegantes. La música es viva y de alta calidad. Hay años donde pareciera que ¡el sol brillara con más fuerza en Resurrección!

Catholic-Easter-2017.jpg

El domingo pasado, Domingo de Resurrección, no fue exactamente así en la iglesia que mi esposa y yo pastoreamos. Servimos como misioneros en República Dominicana y somos pastores (voluntarios) de una pequeña iglesia en un barrio ubicado en los alrededores de Santo Domingo. Habíamos estado hablando sobre los servicios de Semana Santa, durante varias semanas, especialmente sobre el Domingo de Resurrección. Habíamos preparado a nuestro equipo de liderazgo para el importante día, ¡y la celebración estaba lista!

O eso pensamos.

Llegamos temprano y había olvidado las llaves del pequeño edificio de concreto. Normalmente esto no es un problema. Pero este día dos de los laicos, quienes siempre llegan temprano para limpiar y arreglar, no estaban ahí. Después de algunas llamadas y de que nuestro hijo de 15 años tuviera que correr un par de cuadras para conseguir la llave, nos encontrábamos barriendo y limpiando las sillas, cinco minutos antes de que iniciara el servicio.

No es que hubiera mucha gente esperando incómodamente para entrar. Semana Santa es una semana de vacaciones en gran parte de Latinoamérica y la mitad de nuestra congregación estaba fuera de la ciudad. Cuando tienes una iglesia de 45, esto se nota fácilmente. Para cuando inició el servicio, la mayoría éramos niños y algunos adultos somnolientos. ¡Jesús está vivo! Pero ¿y nosotros?

El líder que estamos entrenando para ser el futuro pastor predicó bien, pero el sermón tenía más que ver con el Día del Padre en vez del Día de Resurrección. El Día del Padre se celebra en dos meses.

Tal vez tú eres mejor que yo. Quizá no dejas que nada de esto te afecte. Pero para mí esto ha sido un distractor y me hace sentir desanimado. ¡Qué desalentador! ¡Gente, se supone que estamos celebrando la Resurrección!

Para ser honesto, por mi propia cuenta, estaba adormilado. Necesitaba una Resurrección tanto como cualquiera.

Empezamos a leer el pasaje en Lucas.

“Y hallaron removida la piedra del sepulcro…”

“¿Por qué buscáis entre los muertos al que vive?”

“No está aquí, sino que ha resucitado.”

Con cada frase familiar, mis ojos empezaron a abrirse en asombro de lo que Dios está haciendo en nuestro medio.

La jovencita de sexto grado con quien estaba compartiendo mi Biblia, estaba siguiendo con interés la lectura. Ella no quería leer nada cuando la conocimos en la Escuela Dominical hace dos años.

El estudiante universitario dirigiendo la adoración estaba haciendo un tremendo trabajo. ¡Él de verdad cree lo que estaba diciendo y cantando!

Oye, esta es la cuarta vez consecutiva que José llega al culto; Dios debe estar haciendo algo en su vida.

La evidencia de la vida estaba alrededor de mí. ¿Baja asistencia? ¿Niños inquietos? ¿Mensaje con un tema distinto? ¡No importa! Cristo salió de la tumba ¡y eso cambia todo!

La próxima semana puedo asegurarte que habra muchas cosas que saldrán mal antes, durante y después de nuestros servicios. Pero elijo vivir en la realidad de la Resurrección. Todas esas cosas son irrelevantes comparadas con nuestro Señor, quien triunfó ¡sobre la muerte, el infierno, y la tumba!

¿Te unes a mí en esta semana? La Cuaresma y Semana Santa han llegado y se han ido. Pero la Resurrección permanece. ¿Por qué sigues buscando entre los muertos al que vive?

 

 

María Magdalena

Por Frederick Buechner

Es al final de la historia que ella llega a estar en el centro de la escena con más claridad. Fue una de las mujeres que estuvo en el momento en el que él fue crucificado—ella había tenido más agallas que la mayoría de ellos—y también fue una de las que estuvo ahí cuando pusieron lo que quedaba de él en la tumba. Pero su momento fue ese primer Domingo por la mañana después de su muerte.

Juan es quien da el mayor detalle, de acuerdo con él todavía estaba oscuro cuando ella llegó a la tumba para descubrir que la piedra había sido removida de la entrada y que, el interior, estaba vacío. Ella corrió de regreso a donde sea que los discípulos estaban escondidos para decirles, Pedro y otro más de ellos regresó con ella para verificar su historia. Ellos se dieron cuenta que era verdad y que no había nada más que algunos trozos de tela, con los que habían envuelto el cuerpo. Entonces ellos se fueron, pero María permaneció afuera de la tumba en algún lugar y comenzó a llorar. Dos ángeles vinieron a ella y le preguntaron por qué estaba llorando, y ella respondió, “Porque se han llevado a mi Señor, y no sé dónde le han puesto” (Juan 20:13). Ella no estaba pensando en términos milagrosos, en otras palabras; ella simplemente estaba pensando que ni siquiera en su muerte lo habían dejado tranquilo, y que alguien había robado su cuerpo.

Empty Tomb.jpg

Entonces otra persona viene a ella y le hace las mismas preguntas. ¿Por qué ella estaba llorando? ¿Qué estaba haciendo ahí? Ella decidió que el responsable tenía que haber sido alguien encargado, tal vez alguien como el jardinero, y le preguntó que si él era quien había movido el cuerpo hacia otro lugar, por favor le dijera dónde estaba para que ella pudiera acudir ahí.

En vez de responderle, él la llama por su nombre—María—y ella entonces reconoce quién era él, y aunque desde ese momento en adelante el curso de la historia de la humanidad fue cambiado en muchas maneras profundas y complejas, que resulta imposible imaginar que haya sucedido de otra manera, para María Magdalena la única cosa que había cambiado era que, por razones que ella no estaba en posición de considerar, su viejo amigo, maestro y su brazo fuerte estaba vivo otra vez. “¡Raboni!” ella gritó y estuvo a punto de abrazarle con auténtico gozo y asombro, cuando él la detuvo.

Él dijo “noli me tangere.” “No me toques” (Juan 20:17), de esta forma ella no solo fue la primera persona en el mundo con el corazón paralizado por un segundo al descubrir que otra vez estaba vivo mientras pensaba que ya estaba absolutamente muerto, también fue la primera persona con el corazón un poco roto al darse cuenta que ya no podría tocarlo, que no habría más una mano qué la sostuviera cuando la vida fuera difícil, un hombro para llorar, porque la vida en él ya no era más una vida que ella pudiera concebir a través de tocarle, con ella aquí y él allá, sino una vida que ella solo podría concebir a través de vivirla: con ella aquí—la abusada y quebrantada—y con él aquí también, vivo dentro de su vida, para levantarla también de los escombros de todo lo que estaba arruinado y muerto en ella.

Mientras tanto, él dijo que tenía mucho por hacer y recorrer, y también ella, la primera cosa que hizo fue regresar a los discípulos para contarles. “He visto al Señor,” ella expresó, y cualquier oscura duda que ellos tuvieron antes sobre el tema, una mirada a su rostro fue suficiente para desaparecerla como la niebla de la mañana.

*Publicado originalmente en Peculiar Treasures y después en Beyond Words.

La Fe: No es una Póliza de Seguros

*Una reflexión del libro, Desarrollo Natural de la Fe: Una Aventura Personal con Jesús

Por Jean David Larochelle

“Hay algunas creencias nocivas: ‘Si estás enfermo es que no tienes fe’; o ‘si pasas escasez, no te has apropiado de las riquezas del Rey’.  Nada está más lejos de la verdad de la Palabra de Dios.  La fe desde el punto de vista de Dios no es una póliza de seguros…

contrato-de-seguro-turboseguros.jpg

Ser cristiano no nos exime del dolor, de las crisis, de las enfermedades, o de las pérdidas, y, aun de la muerte.  La vida cristiana no es de extraterrestres. Nuestro mundo es real donde hay de todo. No engañemos a la gente con un Evangelio y un Salvador superficial.  Demos el mensaje bueno y sólido, y no una droga mental y temporal; demos ‘todo el consejo de Dios’ (Hechos 20:27)…

Si en este momento atraviesan una dificultad o está todo en su contra, o a punto de perder la esperanza por alguna circunstancia difícil o dolorosa, (porque esos momentos van a llegar, como parte de la vida), les animo a ver esas circunstancias difíciles, y si las está viviendo, como las oportunidades para escalar un peldaño más hacia la fe. Por lo general los tiempos difíciles no vienen por casualidad o sin propósitos.  Son para crecer y madurar en nuestra fe.  Así que, cuando todo parezca perdido o todos se van, siempre queda Cristo. Cuando toda gota de esperanza se termina y se siente usted sin fuerzas para seguir, sin fuerzas para luchar, sin fuerzas para continuar en su travesía; cuando mira usted al cielo en busca de alivio a la soledad, al rechazo, al abandono y solamente tiene deseos de llorar, cuando usted lucha y nota que las circunstancias no son favorables, sepa que Dios estará de su lado y premiará la perseverancia y la constancia.  La fe se desarrolla cuando las circunstancias no son favorables.” –pp. 15-16, 33-34

Más Melocotones, Mejores Melocotones

Por David Busic

Hace algunos meses, pasé la tarde con Junior y Jaci Rodrigues. Ellos son nazarenos, plantadores de iglesia, y han ayudado a formar cinco congregaciones. Aunque ambos son de Brasil, ellos han plantado y están pastoreando una iglesia en Argentina. La ciudad donde su iglesia está ubicada es un terreno difícil. Es la capital académica del país y el hogar de muchas universidades. Siendo muy secular y posmoderna, la ciudad está más alineada con Norteamérica y la Europa occidental que con otros lugares de Sudamérica. Un porcentaje elevado de la población son ateos y agnósticos. Ellos son la única iglesia evangélica en todo el vecindario urbano.

El templo está ubicado en un vecindario semicomercial, cerca de muchos apartamentos y casas pequeñas. Ellos pudieron comprarlo a un buen precio porque durante muchos años fue una clínica ilegal de abortos. El propietario de la clínica falleció en la clínica y por varios meses no pudieron encontrarlo. Por lo tanto, muchos en el vecindario creen que el edificio tiene una maldición. La iglesia se reúne en el primer piso y los Rodrigues viven en el segundo piso junto a sus dos hijos. La congregación está creciendo y están teniendo un impacto del Reino entre sus vecinos.

En la parte trasera del edificio hay un pequeño patio. Ahí hay un árbol de melocotón que nunca antes había dado fruto. Sin embargo, después de que ellos se mudaron, el árbol de melocotón de repente comenzó a dar melocotones. ¡Muchos, muchos melocotones! Tantos que, de hecho, era muy difícil mantenerlos fuera del suelo y un número considerable de melocotones comenzó a caer en el patio trasero de la vecina. Un día su vecina vino a visitarlos. Jaci la invitó a entrar y dijo “Estoy segura que usted está aquí por los melocotones que están cayendo en su patio. Lo sentimos mucho. Con gusto podemos ir y limpiar por usted.”

73cf57e0-ebf7-4c5e-b3d8-bfed915bda4f.jpg

La vecina respondió: “Estoy aquí por los melocotones, pero no porque estoy molesta. Tengo curiosidad y tengo una pregunta. Por los últimos 20 años he vivido en la casa de al lado. Esta casa ha sido una clínica de abortos y ese árbol de melocotón ha estado muerto. No había dado fruto – ni un solo melocotón. Pero, cuando ustedes se mudaron con su iglesia, de repente revivió y empezó a dar fruto. Quiero saber, ¿qué pasó? ¿acaso hechizaron al árbol?”

Jaci estaba sorprendida pero preparada. “No,” le dijo, “No hay ningún hechizo. Todo lo que puedo decirle es que este lugar era un lugar de oscuridad y muerte, pero ahora es un lugar resplandeciente, de luz y vida. Supongo que esa es la razón por la cual ¡Dios está bendiciendo nuestro árbol de melocotón!”

La vecina quedó intrigada y comenzó a asistir a la iglesia. Hoy ella es una nueva cristiana y está creciendo en su fe.

Esta asombrosa historia me recuerda cuando Jesús les habló a sus discípulos sobre cómo ser fructíferos misionalmente: “Yo soy la vid y ustedes son las ramas. El que permanece en mí, como yo en él, dará mucho fruto; separados de mí no pueden ustedes hacer nada… [pero] si permanecen en mí y mis palabras permanecen en ustedes, pidan lo que quieran, y se les concederá.” (Juan 15:5,7 NVI).

El Pastor Junior y Jaci Rodrigues están esperando, confiando y permaneciendo en Cristo Jesús. Cristo en ellos está trayendo luz y vida a lugares oscuros. Fue un privilegio para mí ordenarlos como presbíteros de la Iglesia del Nazareno.

En el sermón inaugural de la capilla del Seminario Teológico Nazareno, el Superintendente General J. B. Champan desafió a la facultad y a los estudiantes con una misión clara: “Más predicadores – mejores predicadores.” Siempre me ha gustado esa frase. Me gustaría sugerir un pequeño cambio a la frase y convertirla en una oración. Qué pasaría si todos nuestros fuertes misionales, cada iglesia local, tuvieran una declaración similar: “Más melocotones – mejores melocotones.”

Más fruto – mejor fruto. Que así sea para todos nosotros.

Cómo Aprender Idiomas Afecta Nuestro Cerebro

Aprender nuevos idiomas no solo abre nuevas oportunidades, mantiene tu cerebro más nítido. Esta infografía de Sunbelt Staffing explica cómo aprender un nuevo idioma afecta tu cerebro:

learning lenguage -1.png

learning lenguage -2.png

learning lenguage -3.png
learning lenguage -4.png

learning lenguage -5.png

learning lenguage -6.png

 

 

 

Asunto: Cambio de Horario en los Blogs

Para: Los Leales Lectores de “Transforma el Mundo”

De: Scott Armstrong, Coordinador Regional de GÉNESIS y Misiones Globales

Asunto: Cambio de Horario

Copia de Transforma el mundo 2019.png

Desde sus inicios, el blog de Transforma el Mundo ha buscado informar y equipar líderes misionales en la Iglesia del Nazareno y alrededor del mundo. Las estadísticas de WordPress nos dicen que, éste y nuestro blog en inglés, juntos suman un alcance de 5,000 personas semanalmente, sabemos que, de alguna manera, el contenido que publicamos está llegando y “haciendo ruido.” Todo eso para decir que les agradecemos y nos sentimos honrados de contar con su lectura y su pasión por cambiar el mundo.

Comenzando la próxima semana notarán un cambio significativo en este sitio web. Hemos escrito y distribuido artículos sobre misiones, cultura y mucho más, y casi siempre hemos ofrecido por lo menos tres entradas semanalmente. Sin embargo, conforme el ministerio ha crecido y nuestros deberes se han expandido a múltiples y emocionantes áreas, hemos encontrado desafiante el hecho de seguir produciendo (o reproduciendo) contenido valioso en ambos idiomas para los días Lunes, Miércoles y Viernes. Por lo tanto, estaremos cambiando nuestro horario. El formato normal será movido a solo dos entradas por semana, aunque de manera ocasional podrán leer tres entradas o más semanalmente. Nuestros archivos, con más de 2,000 artículos, todavía estarán disponibles a través de la función de búsqueda o en los enlaces por categoría que se encuentran al lado derecho del blog.

Como siempre, seguimos muy apasionados por proveer contenido oportuno y útil, y de hecho, sentimos que este cambio nos permitirá generar contenido original y de más alta calidad (en lugar de cantidad). Si tienen preguntas, o necesitan alguna aclaración, por favor dejen sus comentarios abajo. 

De nuevo, gracias por su continuo interés en esta página. Y muchas más gracias por obedecer el llamado de Dios para ¡transformar el mundo!

Es Hora de Levantar un Ebenezer

Por Carla Sunberg

¿Cuándo fue la última vez que viste un Ebenezer? “¿Un qué?” ​​podrías preguntar. Es una palabra bastante antigua de la que escuchamos bastante poco. Sí, aparece en el Antiguo Testamento en el libro de 1 Samuel. En dos ocasiones se usa la palabra y leemos que Samuel estableció un Ebenezer entre Mizpa y Sen, después de que Dios ayudó a los israelitas y los mantuvo a salvo de los filisteos. Literalmente, ebensignifica “roca,” y ezer significa “ayudador.” Esta es una roca que le recuerda a la gente que Dios es nuestro ayudador. También nos permite saber que el nombre de Ebenezer Scrooge era una contradicción.

Con el tiempo, el pueblo de Dios marcó su viaje con un Ebenezer. Esta roca se convirtió en un continuo recordatorio de que “hasta aquí el Señor nos ha ayudado.” Cada vez que veían la roca, generación tras generación relataban la forma en que Dios había ayudado en una circunstancia en particular.

A lo largo de los años, parece que pudo haber habido más de un Ebenezer. Si Dios había sacado al pueblo de Egipto, cruzando el río Jordán o si había ayudado a derrotar a los filisteos, una roca era colocada como recordatorio de la fidelidad de Dios. Esta roca fue puesta en un lugar visible para que la gente de Dios no la perdiera de vista.

Avancemos rápidamente algunos milenios hasta la época de Juan Wesley, donde la roca física, o Ebenezer, parece haber sido reemplazada por el testimonio. Las primeras sociedades metodistas alentaron a sus miembros a pronunciar regularmente una palabra de testimonio, un recordatorio verbal de que “hasta ahora el Señor nos ha ayudado.” Semanalmente se reunían para un tiempo de rendición de cuentas y para dar testimonio del trabajo de Dios en sus vidas. Hablaban entre sí, y con cualquier otra persona que estuviera dispuesta a escuchar la historia de Dios trabajando en sus vidas. Se dedicaron a una práctica antigua, la de contar historias. Es algo que el pueblo de Dios ha hecho a lo largo de la historia.

thumbnail_e5b4d053-04fa-4091-ae3c-7fc4aa23f04f.jpg

Ya fuera Samuel o Juan Wesley, fueron los líderes quienes ayudaron a la gente a levantar su Ebenezer. Samuel era un siervo sensible que pasaba tiempo en la santa presencia de Dios, por lo tanto, fue capaz de dirigir efectivamente a la gente. Wesley se sometió a la rigurosa responsabilidad de sus propias sociedades metodistas.

Los líderes siempre deben tener su propio testimonio para poder señalar los Ebenezers en el camino. Una cercanía con Cristo es necesaria si queremos dirigir un pueblo de Dios. Ocasionalmente, volverse vulnerable ante nuestra gente y señalar la dependencia de Dios no es algo malo. Un buen líder reconoce que no tiene todas las respuestas, pero él o ella demuestra confianza, glorificando a Dios en el proceso.

Mientras que el antiguo culto de testimonios ya no está de moda, tal vez tengamos que recuperar el valor de Ebenezer. El espacio necesita ser creado para el testimonio, para que individual y colectivamente podamos hacer un recuento de la fidelidad de Dios. No debería haber monumentos para nosotros mismos, sino solo para Dios quien constantemente nos ayuda en este viaje de la vida. Dios nos ha traído hasta aquí, no iremos más allá sin que el Señor nos guíe, por lo tanto, debemos brindar la oportunidad para que nuestra gente eleve su Ebenezer.

Las promesas de Dios no fueron solo para una generación, sino para todos. Todos debemos convertirnos en participantes activos al contar la historia, y nunca debería haber solo un Ebenezer. Las rocas de la ayuda de Dios deben alinearse en el camino de nuestras vidas y el de la iglesia. Para las generaciones venideras, debemos apuntar continuamente a las rocas, hablando de la ayuda de Dios. Los Ebenezers se convierten en nuestra razón de ser para el futuro. Si no podemos señalar un momento en el que Dios fue nuestro ayudador, puede que simplemente muramos. Es hora de levantar un Ebenezer.

A %d blogueros les gusta esto: