Misioneras: Sitio Génesis Querétaro

En esta entrada queremos presentarte al equipo de misioneras Génesis que ha sido enviado a Querétaro, México, ¡gloria a Dios por lo que está ocurriendo en esta ciudad! Es emocionante saber lo que Dios ya ha comenzado a hacer a través de diferentes actividades y ministerios que las misioneras están llevando a cabo:

Una vez más te invitamos a que puedas ser parte de esta iniciativa orando por estas cuatro misioneras y ofrendando para su ministerio…¡gracias por traer un Génesis a nuestra región!

DhXCRvQUwAAx4y4.jpg-large.jpeg

Enlaces para donaciones en línea: 

Jhoselyn Barrios: https://give.nazarene.org/fund/jhoselyn

María Romero: https://give.nazarene.org/fund/maria

Marlene Valadez: https://give.nazarene.org/fund/marlene

Maritza Mendoza: https://give.nazarene.org/fund/mmmendoza

Para más información sobre Génesis contáctanos en genesis@mesoamericaregion.org, o visita nuestro  sitio web. Búscanos en FacebookInstagram, y Twitter.

Misioneras: Sitio Génesis Panamá

En mayo de este año, 8 nuevas misioneras fueron enviadas con la iniciativa Génesis. Durante estos meses ¡ellas han sido usadas por Dios de maneras increíbles!. En el siguiente video te presentamos al equipo enviado a Panamá, Panamá, y damos gracias a Dios por las iglesias del Distrito Central en ese país que se han unido para apoyar este ministerio:

Te invitamos a orar por ellas, a respaldar su ministerio y también a ofrendar. ¡Gracias por traer un Génesis a nuestra región! 

DgT6k64UcAEmaGi.jpg-large.jpeg

Enlaces para donaciones en línea: 

Keila Molina: give.nazarene.org/donate/f/130503

Ingrid Jocholá: https://give.nazarene.org/donate/f/131911

Marleidy Sánchez: https://give.nazarene.org/fund/marleidy

Joselyn García: https://give.nazarene.org/fund/jggarciabec

Para más información sobre Génesis contáctanos en genesis@mesoamericaregion.org, o visita nuestro sitio web . Búscanos en FacebookInstagram, y Twitter.

Viaje Misionero a la Zona Linden

Un equipo de 16 personas del distrito de Guyana Demerara / Essequibo dirigido por el presidente de Misiones Nazarenas Internacionales (MNI) Augustus Andrews y el Superintendente de Distrito Rev. Dr. R. Alphonso Porter, realizaron un viaje misionero del 11-17 de agosto a la zona de Linden, Guyana, con el fin de servir a las necesidades físicas y espirituales del área.

Ministraron en las cuatro Iglesias del Nazareno de la zona durante su servicio del domingo por la mañana. También asistieron a los servicios nocturnos en las iglesias de Wismar, Lower Omai y Christianburg. “Los servicios fueron bien concurridos y Dios se movió poderosamente,” dijo Andrews. Muchos renovaron su compromiso con el Señor y otros entregaron sus vidas a Cristo. El equipo se sorprendió al ver a las personas viajar en bote, que es el único medio de transporte para asistir al servicio en la Iglesia del Nazareno en Lower Omai. También tuvieron la oportunidad de celebrar reuniones de oración a primera hora de la mañana en tres de las cuatro iglesias. “(Los servicios de oración) fueron muy refrescantes y la mano de Dios estaba trabajando de maneras extraordinarias”, escribió Andrews.

FB_IMG_15348870910618391.jpg

Los miembros del equipo ayudaron en la realización de las Escuelas Bíblicas de Vacaciones (EBV) en las iglesias, Wismar y Christianburg. Los niños pasaron un buen tiempo “Descubriendo el misterio del plan de Dios.” Un promedio de 60 niños asistieron al evento en la Iglesia del Nazareno de Wismar, de ellos, 14 niños entregaron sus vidas al Señor. En Christianburg tuvieron una asistencia promedio de 45 niños por día, cuatro de ellos entregaron sus vidas al Señor. En el culto vespertino, 37 personas renovaron su compromiso con el Señor y 18 aceptaron a Cristo como su Salvador.

Sin título 2.png

El equipo realizó visitas casa por casa en Christianburg, oraron por las personas y las invitaron a los servicios. También ayudaron a reparar un puente para una persona que visitaron. El martes por la noche la presidenta del ministerio de mujeres del distrito, Allison Porter, junto con otros miembros del equipo asistieron a la reunión del Ministerio de Mujeres de la Iglesia McKenzie. Además, el miércoles por la noche, otro grupo del equipo compartió información sobre lo que aprendieron en la Conferencia de la Misiones en Barbados.

Sin título.png

El distrito se centró en las necesidades físicas y espirituales, distribuyeron canastas de alimentos a 44 hogares, pintaron la cerca en la Iglesia del Nazareno de Wismar y chorrearon el piso con concreto de un cobertizo en la Iglesia del Nazareno de Christianburg.

“El equipo fue bien recibido y su arduo trabajo fue bien apreciado por las iglesias en la zona de Linden. Están verdaderamente agradecidos con Dios por moverse de manera milagrosa mientras se disponían a ser usados ​​por Él,” concluyó Andrews.

Este artículo fue publicado originalmente en: Iglesia del Nazareno, Mesoamérica

Viviendo Simplemente, Para que Otros Simplemente Puedan Vivir

Entonces les contó esta parábola: —El terreno de un hombre rico le produjo una buena cosecha.Así que se puso a pensar: “¿Qué voy a hacer? No tengo dónde almacenar mi cosecha.” Por fin dijo: “Ya sé lo que voy a hacer: derribaré mis graneros y construiré otros más grandes, donde pueda almacenar todo mi grano y mis bienes. Y diré: Alma mía, ya tienes bastantes cosas buenas guardadas para muchos años. Descansa, come, bebe y goza de la vida.” Pero Dios le dijo: “¡Necio! Esta misma noche te van a reclamar la vida. ¿Y quién se quedará con lo que has acumulado?” »Así le sucede al que acumula riquezas para sí mismo, en vez de ser rico delante de Dios». (Lucas 12:16-21)

¿Alguna vez has estado fuera de tu país? ¿Alguna vez has visitado a los más pobres de los pobres en otro país o en las ciudades del interior de tu propio país? Si has visto la realidad de la pobreza en nuestro mundo hoy, así como yo lo he visto, verás este pasaje diferente.

Tengo que ser honesto. Hace años, leí estos versículos en Lucas y pensé que otras personas eran los avaros. Algunas de las parábolas de Jesús son confusas, pero esta la explica al instante en el versículo 15. La razón de contar la historia de un hombre rico que guarda todo “su grano y sus bienes” para él mismo, es para advertirnos acerca de todas las formas de avaricia. Y hace un tiempo pensé que eso hacía referencia a otros. Realmente no soy rico, ¿verdad? No tengo que preocuparme de esto.

street-2248101_960_720.jpg

Ahora estoy convencido que ese rico insensato soy yo—y tal vez tú. He visto muy de cerca a muchas personas que están sufriendo de pobreza, enfermedad, desastres, guerras sangrientas, que no puedo fingir más. ¿Cómo puedes decir o cómo puedo decir que no soy avaro si comemos tres grandes comidas por día, mientras un tercio de la población mundial está hambrienta? ¿Cómo podemos vivir en nuestras grandes y cómodas casas mientras millones de millones no tienen nada? Hace poco comí un helado que cuesta lo mismo que un campesino en algunos de nuestros países gana en una semana para alimentar a su familia.

Entonces, ¿qué vamos a hacer con eso? Podemos continuar siendo ricos insensatos o podemos empezar a vivir más simplemente para que otros simplemente puedan vivir. Podemos almacenar nuestras posesiones o podemos aprender a compartir y sacrificar para de verdad cambiar el mundo.

“¡Tengan cuidado! Absténganse de toda avaricia; la vida de una persona no depende de la abundancia de sus bienes.”

“Señor Vengo a Servirte con lo que me has Regalado”

Encuentro se realizó del 30 de junio al 14 de julio de 2018, en Guatemala y Costa Rica, impactando la vida de cientos de personas, tanto de las comunidades que fueron ministradas, como la de los voluntarios. La doctora nicaragüense, Linda Alguera de 26 años de edad, nos comparte de su experiencia vivida en Guatemala.

“…junto con mi amiga hablamos con nuestro pastor y recibimos apoyo de la iglesia y aunque la situación del país amenazaba con la posibilidad de ir, nos mantuvimos positivas… Llegamos al seminario emocionados, éramos 4 los que viajamos juntos, así empezó la aventura a lo desconocido, porque solo sabía que iba a servir, pero no sabía cómo. Al día siguiente me encontré al hermano Milton y me dijo, ‘Hey, doctora no me dijiste que venías, ¿nos ayudarás en la brigada médica verdad?’ y yo le dije que sí con mucha emoción, pues había llevado mis herramientas para hacerlo. Ese mismo día nos reunimos todos los participantes para la bienvenida y explicaron lo que íbamos a hacer, y nos dijeron que hiciéramos lo posible por ganar una persona para El Señor y me dije ‘wow ¿cómo hago eso?’ y dije dentro de mí, ‘Señor vengo a servirte con lo que me has regalado’.

Linda.jpg

Al día siguiente nos reunimos con la brigada médica, teníamos dificultades con la medicina y con el equipo del dentista, pero nosotros serviríamos con lo que tenemos porque más que medicina humana queríamos llevar la medicina espiritual. Empezó la jornada medica la primera semana y atendimos aproximadamente cada día unas 60-80 personas, entre adultos y niños. Un día atendimos 110 personas y recuerdo la cara de todo el equipo con expresiones de satisfacción y de alegría por toda esa gente. No solo atendíamos a los pacientes, sino que también orábamos por ellos y les compartíamos el plan de salvación. Dios me dio la oportunidad de hablar a personas que no necesitaban medicina humana, solo querían que alguien los escuchara, y en cada palabra de agradecimiento que recibía era como si fuera de parte de Dios, muchos aceptaron a Dios en las jornadas médicas.

Pensé que solo estaría una semana, pero Dios me permitió servir las 2 semanas. El Señor tenía grandes cosas preparadas para mí.

La segunda semana viví la mayor experiencia que he tenido. Tenía problemas en casa y en un devocional, lloré y lloré, y todo el día tuve una lucha interna porque tenía que ir a una iglesia a servir. En la noche me di cuenta de que más que el problema era Dios hablando a mi vida a través de esa experiencia. Esa noche fui a mi cuarto y oré, le dije al Señor que me dijera lo que quería que yo hiciera. En la última oración que hicieron de despedida, yo le pedí a Dios que me confirmara su llamado misionero y en esa oración la persona que dirigía dijo ‘tu llamado es confirmado’. Esta ha sido mi mayor experiencia y la bendición más grande fue servir a Dios con los dones que Él me ha dado.”

Este testimonio fue publicado originalmente en: mesoamericaregion.org

Avances en el Sitio Génesis Panamá

Del 27 al 29 de julio de 2018, se realizó una Máxima Misión urbana en la ciudad de Panamá, con el propósito de impactar los sitios donde Génesis está ministrando. Participaron 48 voluntarios del país y 21 personas del distrito de Kansas, EUA.

El primer día sirvieron en la comunidad de Carrasquilla, donde se encuentra el sitio Génesis a cargo de las misioneras Keila Molina y Joselyn García. Allí trabajaron en la escuela de la comunidad, pintando, limpiando, cortando grama, haciendo algunos arreglos en los salones, y también compartieron charlas acerca del bullying. Además, en esta comunidad entregaron bolsas con alimentos a familias necesitadas. Realizaron un “salón de belleza evangelístico” donde además de ofrecer sus servicios, compartieron el mensaje del evangelio. También realizaron una Escuela Bíblica Infantil. Para finalizar se presentó la película Jesús, y 17 personas aceptaron a Cristo como su Señor.

38119641_1876560372423124_212411606238232576_n.jpg

El segundo día se movilizaron a la comunidad Los Libertadores, donde se encuentra el sitio Génesis a cargo de las misioneras Marleidy Sánchez e Ingrid Jocholá. En esta comunidad se encuentran 8 edificios con 15 pisos cada uno. En unión con 35 voluntarios de la Universidad Interamericana de Panamá, limpiaron y evangelizaron en cada piso de los 8 edificios, y los alrededores. El “salón de belleza evangelistico” dio sus servicios, y jugaron futbol con los adolescentes de la comunidad. Un canal de televisión nacional llegó para realizar una entrevista de lo sucedido. Luego, realizaron una Escuela Bíblica con los niños, y finalizaron con la presentación de la película Jesús donde 15 personas aceptaron a Cristo como su Señor.

38050998_1876558392423322_38120806869368832_n.jpg

El tercer día el grupo se congregó en la iglesia de Río Abajo para alabar al Señor y escuchar su mensaje por medio del pastor Jim Bond, superintendente del distrito de Kansas, EUA. En un tiempo especial el superintendente del distrito central de Panamá, Carlos de la Cruz hizo la entrega de un reconocimiento de parte del distrito, a la familia Slingerland, por su apoyo durante los 7 años que vivieron en Panamá. Abby Slingerland recibió un presente de parte de la JNI distrital.

38036890_1876560619089766_6103781743234383872_n.jpg

En la tarde se dirigieron a la comunidad Juan Demosthenes, donde hicieron limpieza, evangelizaron y realizaron una Escuela Bíblica. En este lugar 28 personas aceptaron a Cristo como su Señor.

“…Pedimos que en sus oraciones pongan estos tres sitios Génesis, son lugares que necesitan del Señor y por nuestras cuatro misioneras Génesis, Keila, Ingrid, Joselyn y Marleidy, para que el Señor las use y les dé muchas fuerzas cada día. Agradecemos a todos los voluntarios de Panamá y de Kansas por haber sido instrumentos del Señor.” dijo Joél Bermúdez, presidente de la JNI central de Panamá.

Esta noticia fue publicada originalmente en: Iglesia del Nazareno Mesoamérica

3 Maneras de Convertirse en los Ancianos/Mentores Piadosos que la Juventud Actual Necesita y Desea Seguir

Por Karl Vaters

La mejor manera de ayudar a fomentar el Fruto del Espíritu en los demás no es exigirlo a ellos, sino vivirlo con ellos.

Esta generación quiere honrar a sus mayores y ser guiados por ellos.

Puede que no parezca cierto, especialmente si tú, como yo, tienes la edad suficiente para ser miembro de la tercera edad. Pero te aseguro que lo es.

Lo sé porque lo veo todo el tiempo. Los jóvenes, tanto dentro como fuera de las paredes de la iglesia, están buscando relaciones genuinas con sus mayores.

Quieren aprender, conectarse y crecer. Quieren ser discipulados y discípulos.

No, no todos. La mayoría de nosotros no quería conscientemente eso cuando teníamos su edad, tampoco. Pero en mi experiencia, más de los jóvenes de hoy quieren hombres y mujeres piadosos en sus vidas, comparado con lo que queríamos nosotros cuando teníamos su edad.

Convertirse en los ancianos que ellos necesitan que seamos

Hace un par de semanas, escribí, ¡Hola, Boomers! Avancemos Y Seamos Ahora Mismo Los Ancianos Que La Iglesia Necesita Desesperadamente , y recibimos muchos comentarios, la mayoría de ellos muy alentadores.

Pero también hubo algún retroceso. Todas las críticas expresaron el mismo punto de vista: los jóvenes de hoy tal vez puedan necesitar a ancianos en sus vidas, pero es imposible encontrar a quienes realmente están dispuestos a ser discipulados.

Entonces, ¿por qué hay tanta diferencia en las experiencias que algunos creyentes mayores tienen con los más jóvenes? ¿Y cómo podemos mejorar esto?

board-784349_960_720.jpg

Creo que se reduce a tres factores principales, todos los cuales tienen más que ver con la forma en que nosotros, como ancianos, nos acercamos a nuestro rol, que con la manera en cómo se comportan los jóvenes o cómo se sienten.

1. Ve hacia donde ellos están

Los ancianos deben estar dispuestos a conocer a los jóvenes de hoy en su territorio en lugar de exigirles que vengan al nuestro.

Comienza sirviendo, no exigiendo.

Vivir y caminar con ellos, no solo hablarles.

Esto significa escuchar antes de hablar. Realmente escuchar lo que están pasando.

Cuando lo hagamos, descubriremos que tienen tres tipos de desafíos.

Primero, tienen desafíos que son obviamente universales. Cómo negociar relaciones y tomar decisiones sabias, por ejemplo. Con ellos, podemos ofrecer sabiduría a partir de nuestra propia experiencia en Cristo.

En segundo lugar, expresarán ideas y deseos que al principio parecerán extraños (como su elección de entretenimiento o querer tatuarse), pero mientras más escuchemos, más encontraremos un terreno común. Debajo de la mayoría de esas opciones está el deseo de encajar y destacarse. Cuando éramos más jóvenes sentimos la misma confusión, pero la expresamos de diferentes maneras. (¿Recuerdas cómo reaccionaron nuestros padres ante nuestros peinados y la elección de la música?) En esas situaciones, podemos compartir la sabiduría de nuestras necesidades subyacentes comunes, incluso si no compartimos sus gustos.

Finalmente, están los desafíos que enfrentan que realmente son diferentes de todo lo que tuvimos que enfrentar. Por ejemplo, es probable que la generación de nuestros hijos y nietos, por primera vez en la historia de nuestra nación, gane menos dinero que sus padres. También enfrentan una cultura que es cada vez más indiferente, incluso hostil a un testigo cristiano. Nada de eso es su culpa, pero tienen que vivir en consecuencia. En tales situaciones, el mejor obsequio que podamos tener para ellos no será un buen consejo, sino un oído comprensivo y comprensivo y una amistad amorosa y llena de oración.

Para convertirse en los ancianos eficaces que la próxima generación necesita, debemos tener un enfoque similar al de los misioneros cuando entran en una cultura que es nueva, y por lo tanto se sienten extraños y a veces nos dan miedo. En tales situaciones, la humildad recorre un largo camino. Tenemos que escuchar y aprender antes de que tengamos algo para enseñar.

2. Sé alguien digno de respetar

Necesitamos comportarnos como ancianos dignos de honor. Vivir vidas que la gente quiera emular. Seguir a Jesús con tanta alegría, pasión y esperanza que otros no puedan evitar sentirse atraídos por él.

Si te resulta difícil encontrar jóvenes que deseen ser tener un mentor, hazte esta pregunta en serio. ¿Te comportas de una manera digna de ser respetada? ¿Realmente estás estableciendo un ejemplo a seguir? No solo en comportamiento (propio) justo, sino en generosidad desinteresada y capacidad de enseñanza humilde.

Nadie quiere escuchar a un viejo chiflado con una mentalidad de “¿qué le pasa a los jóvenes hoy?” O una actitud de “cuando tenía tu edad sabíamos cómo respetar a nuestros mayores.”

Como ancianos, no es nuestro trabajo condenar el pecado o corregir su comportamiento. Ese es el trabajo de Jesús. Y Él lo hace muy bien.

Es nuestro trabajo amarlos. Para liderar con el ejemplo a medida que vivimos una vida de humildad, santidad, paciencia y alegría.

Ciertamente habrá momentos de corrección. Pero tenemos que ganarnos el derecho de hacerlo demostrándonos ser confiables primero. La mejor manera de ayudar a fomentar el Fruto del Espíritu en los demás no es exigirlo a ellos, sino vivirlo con ellos.

3. Ayúdalos a ser como Jesús, no como nosotros

El objetivo de un anciano o un mentor cristiano no es ayudar a la próxima generación a ser más como nosotros. Es ayudarlos a ser más como Jesús. La única forma en que podemos hacer eso es volvernos más como Cristo.

Las generaciones actuales y venideras no quieren hacer la iglesia de la manera en que lo hicimos. Esto es algo bueno.

Convertirte como tus mayores no es discipulado, es mimetismo. Repetir sus hábitos y comportamientos no es crecimiento, es repasar los movimientos.

Cuando los ancianos se vuelven más como Jesús, les mostramos a los que vienen detrás de nosotros cómo hacerlo también.

Cuando los ancianos se vuelven más como Jesús, les mostramos a los que vienen detrás de nosotros cómo hacerlo también. Entonces, cuando se vuelvan más como Jesús, nos desafiarán a seguir creciendo aún más. Cada uno sirve y bendice al otro en un ciclo ascendente de fe.

Un sirviente siempre se volverá como su amo. Pero un anciano no es un maestro. Un anciano sigue al Maestro y ayuda a otros a seguirlo también.

Este artículo fue publicado originalmente: Christianity Today

COM – Honduras

38422388_1807236662692902_8280246619367014400_o.jpg

A %d blogueros les gusta esto: