Oraciones de Santidad Peligrosas

Por David A. Gallimore


Hace muchos años me embarqué en un viaje personal para buscar más de Dios. Estaba hambriento de una Palabra fresca. Un día mientras leía el Salmo 139:23-24, descubrí lo que yo llamo las “5 Oraciones Peligrosas” que literalmente han revolucionado mi relación con Jesucristo. He hecho estas oraciones todos los días por los últimos 20 años y ha sido un viaje increíble. Sin embargo déjame advertirte…¡Estas oraciones son peligrosas! ¡Te perturbarán! Y digo eso en el mejor de los sentidos. Al final, estas oraciones producirán una vida completamente santificada y rendida.

Resultado de imagen para oraciones peligrosas

Oración Peligrosa # 1: Examíname

Imagina que vas al doctor y estás en la cama para que te examinen. Te pones en una posición vulnerable para que el doctor pueda llevar a cabo la examinación. Cedes el control, tu privacidad etc. Puede ser una experiencia realmente incómoda. ¿Estarías dispuesto a ir a la cama de examinaciones de Dios y decir, “te doy permiso de buscar en cada área de mi corazón, mente y alma”?

Oración Peligrosa # 2: Pruébame

Debo confesar que la primera vez que hice estas oraciones mi actitud era en el mejor de los casos, arrogante. “Anda Dios, examíname…creo que lo estoy haciendo bastante bien. He crecido en el Movimiento de Santidad. ¡Se cómo hacer las cosas en la iglesia de la manera correcta!”. No tenía idea de lo que había estado almacenando. Comencé a hacer estas oraciones y Dios empezó a probarme en lo que llamaré, a falta de un mejor término, “el orgullo espiritual”. Me di cuenta que el crecimiento ocurre cuando se rompe con los viejos hábitos y actitudes. Para decirlo más claramente, hay espacio para el arrepentimiento incluso en una vida que ha sido salvada y santificada.

Oración Peligrosa # 3: Estírame

Cuando inicié estas oraciones, Dios me llevó de un cómodo pastorado, a una iglesia multicultural de vanguardia que cambió para siempre mi perspectiva del ministerio. Los himnarios fueron reemplazados por The Hillsong, los trajes y corbatas ahora eran shorts y camisetas, y los testimonios cambiaron de “he sido salvo y santificado por 50 años” al de un inocente pero entusiasta ciclista que gritó desde el altar a un templo lleno: “Este es el mejor día de mi vida… ¡Dios me salvó del infierno esta mañana!”. Me pregunté si alguna vez había estado tan fuera de mi zona de confort. Tuve el privilegio de bautizar a 50 nuevos convertidos un domingo. ¡Tres mujeres se aproximaron al bautisterio en trajes de baño de dos piezas! Estaba tan confundido. Pensaba: “en el nombre del Padre, del Hijo y del Espíritu Santo, ¡¿A qué voy a aferrarme?! El siguiente  lunes por la mañana hicimos una llamada desde la oficina de la iglesia y encargamos batas bautismales. Con eso solucionamos el problema. Ten cuidado cuando hagas estas oraciones. ¡Son peligrosas!

Oración Peligrosa # 5: Guíame

El Rey David oró: “guíame en el camino eterno”. Durante los últimos veinte años he orado para que Dios diariamente me guíe fuera de mi zona de confort y seguridad, hacia una vida de obediencia radical. Luego de servir como pastor de iglesia durante muchos años, Dios me llamó a un ministerio de tiempo completo en evangelismo. Traté de razonar con Dios acerca de esto… no es 1950, muchas de las iglesias no tienen reuniones de avivamiento, ¡nos moriremos de hambre! Hice las cuentas en la calculadora y no me salían. Pero seguí  haciendo estas oraciones: “Guíame Señor… yo te seguiré”. Dimos este gran paso de fe y dejamos la seguridad de una gran iglesia que cuidaban maravillosamente de mí y mi familia, y descubrimos que cuando confías y obedeces, Dios siempre provee. En los últimos 10 años he predicado en un promedio de 45 reuniones evangelísticas al año aquí y en el extranjero. Lo que quiero decir es que puedes confiar en Dios, con tu vida de por medio.

Oración Peligrosa # 5: Úsame

Cuando todo está dicho y hecho, ¿Tu vida cuenta para el Reino? 

El mantra de este mundo es “el que tenga más juguetes al final, gana”. 

Mi oración para ti hoy es que Dios nos libre de la sabiduría de este mundo y que estemos dispuestos a rendir completamente nuestras vidas, que vivamos vidas que expresen: “estoy disponible hoy para ti Dios…guíame hacia la persona que te necesita más y úsame para ser un testigo ganador…”

¿Tendrás el coraje suficiente para hacer estas cinco oraciones cada día? Recuerda la renuncia…la letra pequeña…son peligrosas, pero tienen el potencial de revolucionar radicalmente tu vida.  

¡Que Dios te bendiga al comenzar esta aventura!

Este artículo fue publicado originalmente por: Holiness Legacy.

Asamblea General 2017 – Momentos Destacados

Compartimos algunos de los momentos más destacados de la 29ª Asamblea General y Convenciones de la Iglesia del Nazareno, este evento fue llevado a cabo en Indianápolis, Estados Unidos en el mes de junio, 2017.

Para más información, visita: ga2017.com

 

Informe de Misión: Contextualización

Por Howard Culbertson

Cuando los creyentes de una cultura introducen el “evangelio inmutable” a personas de otra cultura, ¿cómo evitan ellos que las Buenas Nuevas no sean rechazadas como una importación foránea? La respuesta breve es una palabra: Contextualización. 

Cuando el cristianismo se mueve de una cultura a otra, hay peligro de que sea enseñado como una pertenencia de la primera cultura, y que esté fuera de lugar en la segunda. Las posibilidades de que eso ocurra pueden ser disminuidas si el Evangelio será proclamado y vivido en formas culturalmente comprensibles. Ese proceso de conectar significativamente la revelación bíblica con una cultura específica se denomina “contextualización.”

El misiólogo Darrell Whiteman lo dijo de esta forma: “La contextualización intenta comunicar el mensaje en palabra y acción, y establecer la iglesia en maneras que tengan sentido para las personas en su contexto local cultural.”

Image

Que el evangelio “tenga sentido” para la gente de una cultura no significa, por supuesto, que todos se apresurarán a aceptarlo. Las personas deben decidir si están dispuestas a hacer los cambios necesarios en su vida para que Jesús sea su Señor y Salvador. Desde luego, eso no quiere decir que la gente debe abandonar su identidad étnica o cultural para seguir a Jesús. La contextualización auténtica está basada en la premisa que cuando las personas permiten al poder transformador de Cristo entrar a sus vidas, ellos serán mejores nicaragüenses, japoneses o búlgaros o navajos de lo que eran antes. 

La contextualización no significa quitar o diluir la esencia del Evangelio para hacerlo más aceptable. Por el contrario, la buena contextualización retrata expresiones del “Evangelio inmutable” que son más fieles a la Escritura de lo que serían de otra manera. El Espíritu Santo guía a la contextualización a permitir que la Escritura sea lo más poderosa y transformadora posible en cada contexto cultural. 

La contextualización adecuada mueve la proclamación del evangelio más allá de una sensación de extrañeza a permitir que cada grupo de personas pueda escuchar a Dios decir: “Este mi diseño para ti.” La contextualización permite que la gente de cada cultura vea que Yahveh, el Creador del universo quien se revela a sí mismo en Jesucristo, los ama y quiere una relación con ellos. 

En términos tangibles, la contextualización implica la formulación de expresiones teológicas en cosas como las ilustraciones de un sermón, estilos de música, arte, toma de decisiones, elecciones de estilo de vida, programas y horarios de iglesias, métodos de predicación y enseñanza, el proceso de discipulado, alcance evangelístico, selección de liderazgo e incluso arquitectura. 

Debe quedar claro, como dice el profesor de misiones Zane Pratt, que el fin último de la contextualización “no es comodidad, sino claridad.” Por tanto, la contextualización auténtica no implica el ablandamiento o blanqueamiento de los mandamientos radicales de Jesús. De hecho, la contextualización permite que el Evangelio sea ofensivo a cada cultura por las razones exactamente correctas. Whiteman ha dicho que la buena contextualización asegura que el Evangelio “encuentre a las personas en el nivel de sus necesidades más profundas.” 

La contextualización auténtica deberá viajar sobre dos rieles. Un riel es una fidelidad inquebrantable a la Escritura. El otro riel es el de la comunicación y vivencia de la Palabra del Señor en maneras que son familiares a las personas en un contexto cultural particular. 

Este artículo fue publicado originalmente en: Engage Magazine

7 Pasos Para Comenzar a Convertirse en Una Iglesia Con la Que la Gente Quiere Comprometerse – Parte 2 de 2

Esta es la segunda parte del artículo publicado en la entrada anterior.

4. Descubre tu Llamado – Luego Sé Bueno en Él

Cada líder e iglesia necesita descubrir quién eres y lo que estás llamado a hacer. ¡Luego, haz eso y eso!

Da a la gente algo con lo que valga la pena comprometerse, no es una cuestión de competir con la gran iglesia en la calle. No se trata de ofrecer mejores instalaciones, eventos más grandes o incluso predicar mejor. Se trata de descubrir a lo que Dios te ha llamado a ti y a tu iglesia para ser grande, y luego ser grande en eso.

La excelencia no se limita a las iglesias con grandes presupuestos.

No hay excusa para la segunda categoría. No cuesta más tiempo ni dinero hacerlo bien. Sólo se necesita un compromiso total.

5. No Solo Hable – Cuelgue y Escuche

Nadie quiere una relación en la que un lado sea el único que hable. Tenemos televisión y películas para eso.

Pero incluso la televisión y las películas están dando paso a los medios de comunicación social. Una de las mejores partes acerca de ver un programa que tiene algún zumbido de los medios de comunicación social es charlar sobre ello en Twitter y Facebook mientras se transmite.

La gente quiere comprometerse con los demás, no sólo sentarse pasivamente mientras alguien habla.

Lamentablemente, la iglesia no tiene la reputación de estar abierta al diálogo o a preguntas difíciles. Y definitivamente no está abierta a la crítica.

No, no tienes que convertir tu sermón en un grupo de discusión (aunque, algunas iglesias lo hacen con gran éxito), pero debe haber una manera fácil y obvia para que las personas se involucren, dialoguen, charlen y sientan que su vida y su opinión importan.

Y los líderes, especialmente los pastores de pequeñas iglesias, necesitan participar en esas conversaciones. Escuchar, participar y aprender, no solo enseñar.

Resultado de imagen para people going to church

6. Sigue Aprendiendo y Mejorando

Me comunico, ministro y dirijo muy diferente hoy a cuando comencé en el ministerio pastoral hace 35 años. De hecho, lo hago de manera diferente de lo que lo hacía hace diez años. Y espero cambiar al menos de ese modo en los próximos cinco años.

Ahora tengo más de 30 años de experiencia ministerial además de mi entrenamiento formal en el ministerio. Pero esa experiencia importa hoy menos que nunca. Si no estoy constantemente aprendiendo, escuchando y creciendo, me quedaré atrás muy rápidamente. 

Pero eso no debe intimidarnos. Aprender y crecer es Discipulado 101. Es fundamental ser un seguidor de Jesús, sin mencionar ser un líder de la iglesia.

7. Ofrecer a la Gente un Desafío Digno de su Tiempo y Talentos

Jesús nunca hizo el discipulado fácil. Siempre ha inspirado a la gente hacia un mayor compromiso a través de llamarlos a un mayor desafío.

Demasiados líderes limitan las expectativas que tienen para que sus miembros se sienten en un banco y llenen los espacios en ministerios existentes. Creemos que no podemos pedir más de ellos porque… bueno… ¡ni siquiera están haciendo eso!

Pero muchos miembros de la iglesia poco cooperativos y, recientemente, gente sin iglesia, no están tan desinteresados como pensamos. Al igual que algunos de los niños bulliciosos en la escuela, no están saltándose clase porque estamos pidiendo demasiado de ellos. Están actuando así porque no están siendo desafiados.

La gente está decidiendo que salir de la iglesia es mejor que aburrirse en la iglesia. No los culpo.

Si no desafiamos a la gente a través de una experiencia genuina de adoración, comunión, discipulado y ministerio, harán una de cuatro cosas: 1) ir a una iglesia que los desafíe más, 2) ir a una iglesia que les dé mejor entretenimiento, 3) aparecen físicamente, pero se desconectan en todo lo demás, o 4) dejan de ir a la iglesia por completo.

La gente quiere ir a una iglesia donde son desafiados a algo más grande que ellos mismos y donde sus dones están siendo utilizados para favorecer esa causa.

Si pides poco, obtendrás poco compromiso. Pide mucho y tu gozo puede ser completo.

Este artículo fue publicado originalmente en: http://www.christianitytoday.com/karl-vaters/2017/february/7-steps-to-start-becoming-church-people-want-to-commit-to.html

7 Pasos Para Comenzar a Convertirse en Una Iglesia Con la Que la Gente Quiere Comprometerse – Parte 1 de 2

Por Karl Vaters

Las personas que no van a la iglesia, no quieren ir a la iglesia. Ellos no están saliendo tarde de la cama el domingo por la mañana deseando tener un lugar más eclesiástico donde estar.

De hecho, un creciente número de personas que van a la iglesia no quieren ir, tampoco. Si no les damos algo con lo que valga la pena comprometerse, pronto se irán.

No es que las personas sean menos capaces de hacer compromisos de lo que solían ser. Simplemente se comprometen de manera diferente. Pero demasiadas iglesias no han comprendido esa realidad.

Entonces, ¿cómo hacemos que las personas se comprometan con la iglesia / ministerio que lideramos? ¿Especialmente cuando nuestra iglesia es pequeña y está luchando?

No tengo todas las respuestas, ni mucho menos. Pero he aprendido un puñado de principios durante tres décadas de ministerio que han ayudado a nuestra iglesia a ser un lugar con el que la gente se entusiasma por estar comprometida.

Estos pasos no te costarán ningún dinero extra y muy poco tiempo extra – el tiempo extra debido a la curva de aprendizaje. No se trata de añadir a tu calendario ya limitado y sobrecargado de presupuesto. No se trata de hacer más grandes las cosas. Se trata de enfocarse en hacer mejor la iglesia. Trabajar de manera más inteligente, no más difícil.

Resultado de imagen para people leaving church

Donde Nuestro Enfoque Necesita Estar

Pero primero, a pesar del título de este artículo, el desafío que tenemos ante nosotros no es que la gente vaya a la iglesia.

Se trata de inspirar a la gente a comprometerse a:
• Adorar a Jesús
• Relaciones genuinas con el pueblo de Dios
• Hacer discípulos
• Hacer ministerio para los necesitados

Si tu enfoque es tratar de lograr que las personas se comprometan con tu horario de servicio dominical, tu preferencia denominacional, mantener tu iglesia o algo así, podrías dejar de leer ahora mismo. De hecho, podrías cerrar tu iglesia ahora mismo.

Los días de las personas que van a la iglesia por algo menos que una relación genuina con Jesús han terminado. Sí, todavía hay un residuo de esas personas, pero están muriendo, literalmente. Y no serán reemplazados por un nuevo grupo. Tampoco deberían serlo.

Pero si quieres a la gente de tu iglesia porque tienes una pasión por ayudarlos a conectar con Jesús y la familia de Dios, sigue leyendo.

1. Eliminar lo que no sea Jesús

Si la gente continúa yendo a la iglesia, no será porque tienen un sentido de lealtad a una tradición, la mayoría de ellos nunca la han tenido en sus vidas para empezar. Y no será porque quieren divertirse. Tienen mejor entretenimiento en el teléfono que está en su bolsillo, con el que nunca podríamos competir. 

Lo único que los sacará de su casa y los llevará a nuestras iglesias es si les damos una causa digna de vivir (y morir). Es decir, una presentación auténtica del evangelio de Jesús – a través de nuestras palabras y nuestras vidas.

Si tus tradiciones generacionales u otra cosa, ayudan a la gente a hacer eso, ¡genial! Sigue haciéndolo. Pero si no, no dejes que las preferencias personales de tu iglesia eviten que la gente vea a Jesús.

Ya sea que esté escondido detrás de vitrales o luces láser y máquinas de niebla, cualquier cosa que oscurece a Jesús en lugar de revelarle, necesita ser desechada.

2. Enfatizar las Relaciones por Encima del Espectáculo o la Tradición

Para las pequeñas iglesias especialmente, ser una iglesia con la que la gente quiere comprometerse, comienza y termina con las relaciones.

Necesitamos ayudar a las personas a hacer conexiones con Jesús y el uno con el otro.

Necesitamos ayudar a las personas a hacer conexiones con Jesús y el uno con el otro. Luego trabajar juntos para construir puentes con los que están fuera de las paredes del templo. 

Mucho después de que nuestras tradiciones se han vuelto obsoletas y el espectáculo ha sido reemplazado por un espectáculo más grande en algún otro lugar, las relaciones genuinas, con Jesús y la gente, durarán.

3. Sé Genuino

La gente es mucho menos ingenua de lo que solía ser. Pueden detectar la falsedad en las personas muy rápidamente.

Esto es especialmente importante para los líderes de la iglesia, porque tenemos una cultura en la que el respeto por el liderazgo es menor de lo que ha sido en un laaaaargo tiempo – mayormente por buenas razones.

El respeto ya no viene con la posición de pastor o líder. De hecho, es probable que se vea más con escepticismo que con honor. Ese escepticismo sólo será superado practicando lo que predicamos.

15 Cosas Que Quiero Decir A Mis Hijos De Una Tercera Cultura

Por Rachel Pieh Jones

En cuatro días iré a visitar a dos de nuestros hijos de una Tercera Cultura. Luego, dentro de once días ellos estarán en nuestra casa por treinta días. La vida es buena. Pero solo los siguientes cuarenta y cinco días. No, también será buena después, solo que más tranquila y ligeramente más llorosa.

Una parte de mí duda hoy sobre si debo apretar el botón de “publicar,” porque siento que esto es privado. ¿Es el internet el lugar para compartir estas cosas? Pero parte de mí piensa: no soy la única madre de familia que se siente abrumada y honrada, que presume de criar hijos de una tercera cultura. Y esa parte de mí quiere dar a conocer a otros padres y a nuestros hijos todas las emociones propias de ello. Así que aquí les comparto algo de lo que quiero transmitir y he dicho a mis propios hijos, que son de una tercera cultura.

  1. Ustedes son los chicos más geniales del planeta. Ustedes saltan y suben y bajan y se convierten en volcanes activos. Vuelan internacionalmente por su propia cuenta antes de ser adolescentes. Duermen bajo las estrellas en la playa y saben cómo orinar en un baño o en un agujero, o detrás de un arbusto o incluso donde no hay arbustos. 
  2. Sé que es difícil. Les he observado, orgullosa y con lágrimas, el primer día de escuela cuando no sabían cómo contar hasta 10 en francés, y el primer día de escuela en América, cuando no sabían cómo comer el lunch en la cafetería. Veo sus momentos de duda cuando los otros chicos hablan de cosas que ustedes no entienden. Vi sus hombros caer el día que usaron su tradicional traje yibutiano para ir a la iglesia y entonces, una vez que vieron la forma en que iban vestidos los otros niños, preguntaron si podían quitárselo. Escucho a los tres referirse a diferentes lugares como “nuestra casa.” 
  3. No sé cómo es. Sé cómo es ser padre de un niño de una tercera cultura, pero no sé lo que es ser un niño de tercera cultura. He leído libros, he escuchado pláticas y asistido a seminarios, pero ustedes están forjando un camino que yo no he caminado. Aun así cubro sus espaldas, tengo una caja llena de Kleenex y me duele el estómago de tanto reírme con ustedes. No sé cómo es este viaje tan particular pero sostendré sus manos con fuerza hasta el final. 

    third culture kids

  4. Perdón por las cosas que este estilo de vida les ha quitado. Los nombres de todos los amigos a los que les han tenido que decir adiós están marcados en mi mente. Los abuelos y los primos en sus fiestas de cumpleaños y eventos de la escuela. El sentimiento de pertenencia a un lugar, casa, cultura, o lenguaje específico. Una madre que puede ser chaperona sin tener el acento. Las actividades deportivas, musicales y académicas en las cuales sobresalen con naturalidad pero que nunca experimentarán plenamente. 
  5. Estoy emocionada por las cosas que esta vida les ha dado. Aventura y una amplia visión del mundo. La oportunidad de confiar en Dios cuando nada alrededor tiene sentido o cuando todo alrededor tiene sentido. Amigos de todo el mundo, de diferentes religiones, lenguas y color de piel, con diferentes gustos en las comidas y de distintos niveles económicos. Fluidez en múltiples idiomas. Creatividad y la intrínseca habilidad de mirar fuera de la caja, de mirar con la perspectiva de la otra persona. Gratitud genuina derivada de comprender que las cosas son pasajeras, gratitud por las relaciones y por el tiempo pasado en unidad. Adaptabilidad. Valentía. Valentía. Valentía.
  6. Quiero saber de ustedes. Díganme lo difícil que es, cuéntenme de las cosas que aman, de las cosas que quisieran que fueran diferentes, de las cosas que nunca cambiarían. Necesito escuchar de ustedes sobre cómo es, necesito que sean honestos conmigo sobre lo bueno y lo malo y luego necesito que me dejen sostenerlos. Y también necesito que me sostengan.
  1. He llorado por las decisiones que hemos tomado. Y luego las he defendido con pasión. No es fácil ser padres de niños con una tercera cultura, o de cualquier tipo de niño, he limpiado manchas de lágrimas de nuestros sillones y nuestras almohadas, de las camisetas de papá. A veces me pregunto si hemos estado locos o hemos sido irresponsables. Pero entonces los miro a ustedes y lloro de nuevo. Lágrimas de felicidad, porque son hermosos y complicados y profundos, y estas decisiones han sido parte de formarlos a la manera en que son ahora.
  1. Ustedes son fuertes. Han pasado por salidas y mudanzas internacionales, por crisis médicas, por bienvenidas y despedidas. Han intentado cosas nuevas y atemorizantes. Se han reído y llorado pero no los he escuchado quejarse. Han abrazado la vida.
  1. Ustedes son únicos. Nadie más en el mundo tiene sus historias. Y aun así, son parte de una comunidad increíble de gente con historias muy similares y al mismo tiempo diferentes a las suyas de las cuales ustedes pueden aprender. 
  1. Han construido recuerdos impresionantes. ¿Recuerdan cuando acamparon en Arta Plage, vino la inundación y los militares franceses tuvieron que rescatarlos? ¿Recuerdan la vez que cargaron un niño Dios por el vecindario de Balbala, encabezando un tren de familias que cantaban y aplaudían? ¿Recuerdan cuando conocieron a los jugadores trotamundos de Harlem?
  1. Tienen aflicciones. Y eso está bien, mamá y papá no se atemorizan por eso, queremos sobrellevarlas con ustedes.
  1. Son creativos.
  1. Son empáticos.
  1. Son sabios.
  1. Estoy muy orgullosa de ustedes.

¿Conocen el libro que se llama “¿Te amo hasta la luna”? Bueno, les amo hasta Somalilandia. Y Kenia. Y Francia. Y Djibouti. Y Minnesota. Y  cualquier otro lugar. ¡Y de regreso!

Este artículo fue publicado originalmente en: http://www.djiboutijones.com/2013/03/1-things-i-want-to-tell-my-third-culture-kids/

Cinco Maneras de Invertir en la Próxima Generación de Líderes – Parte 2 de 2

Esta es la continuación de la entrada anterior.

  1. Míralos como individuos y desarrolla sus dones.

Las personas tienen un profundo deseo de ser conocidas individualmente: sus experiencias únicas, sus dones y sus pasiones. Al pasar tiempo con la próxima generación de líderes, señala lo que los hace únicos y ayúdales a identificar y desarrollar sus dones y habilidades. Anima y confirma sus fortalezas cuando las veas sobresalir en sus dones. Cuando sea posible, proporciona funciones que les ayuden a desarrollar sus fortalezas.

A medida que conozco a las personas de mi nuevo grupo pequeño, no puedo esperar para obtener una imagen más completa de lo que hace que cada persona sea única, alentando a cada uno en sus fortalezas. Un hombre joven tiene cólera y arena, y un día él será un líder feroz. Una mujer joven tiene sabiduría más allá de sus años, y un día ella ayudará a una organización a navegar sabiamente a través de una dura temporada. Otro joven es un espíritu libre, y un día le recordará a la iglesia que se deshaga de nuestras cansadas rutinas y se enamore de Jesús de una manera nueva y fresca. Cada joven es hecho individualmente por Dios para un impacto único en el mundo. Quiero ayudar a cada uno a acercarse a sus dones únicos y verlos cobrar vida.

build

  1. Construye relaciones.

En Marcos 3:14, Jesús no sólo nombró a los doce discípulos para que salieran, él los designó “para que estuvieran con él”. Y Jesús no sólo trajo a los discípulos cuando estaba a punto de enseñar o realizar un milagro. Compartió comidas con ellos, viajó con ellos y conoció a sus familias (Mateo 8:14).

La próxima generación de líderes te mira y quieren saber cómo haces lo que haces. Ellos necesitan ver quién eres cuando no estás en el “modo ministerial”. ¿Cómo equilibras trabajo, familia y amigos? ¿Cómo respondes cuando estás estresado? ¿Cómo te cuidas? ¿Cómo es tu matrimonio? ¿Quiénes son tus amigos más cercanos y cómo se apoyan unos a otros?

Tu ministerio más grande no viene del escenario. Viene cuando los demás son testigos de los miles de momentos cotidianos en que el carácter de Cristo se está formando en ti. Permite que estos jóvenes vean tu vida real. No sólo necesitan aprender habilidades de ministerio; Necesitan desarrollar el carácter que apoya la obra que Dios quiere hacer en y a través de ellos. Invítalos a tu casa para cenar, déjalos hacer mandados contigo, y proporciona una mirada interior en cómo Dios está trabajando en tu vida diaria, desordenada, caótica.

  1. Tomar un riesgo y estar bien con el desorden.

Si vas a tomar un riesgo en el ministerio, que sea creer en la gente. El desarrollo como líder es desordenado y estos jóvenes cometerán errores en el camino. Con tu cuidado y orientación, esos errores se convertirán en oportunidades de aprendizaje que los propulsen hacia un liderazgo aún mayor.

Tenía 23 años cuando empecé mi primer trabajo, trabajando con un ministerio universitario. Recuerdo el primer par de veces que enseñé en nuestra reunión semanal, y me estremezco ahora de pensar en cómo fue. Pero desde entonces, gracias a más y más oportunidades para practicar y recibir comentarios, he crecido para tener más seguridad y ser eficaz en la enseñanza.

Un Dios omnipotente y omnisciente todavía elige trabajar sus propósitos a través de humanos defectuosos porque sabe que creceremos y nos desarrollaremos para ser líderes aún más eficaces a través del proceso. ¡Cuánto más debemos estar dispuestos a correr riesgos y dar a los jóvenes la oportunidad de aprender y crecer! Reafirma que todavía crees en ellos, ayúdalos a aprender de sus errores, y dales un asiento en la mesa contigo.

Artículo publicado originalmente en: http://www.christianitytoday.com/women-leaders/2017/march/five-ways-to-invest-in-next-generation-of-leaders.html

Cinco Maneras de Invertir en la Próxima Generación de Líderes – Parte 1 de 2

Escrito por: Laura Copeland. Trad. por: Yadira Morales

Consejos prácticos para levantar más personas en el ministerio

Recientemente, empecé a ayudar con un pequeño grupo para estudiantes universitarios. Hace solo unas semanas, pero ya estoy enamorada de ellos. Son inteligentes, apasionados, amables, creativos y divertidos. Están locos por Jesús, y aman a la iglesia. Se aman profundamente y se cuidan increíblemente bien entre ellos. Cuando miro a este pequeño grupo de estudiantes, veo un potencial ilimitado.

Cuando nos íbamos después de nuestra segunda reunión, uno de ellos me preguntó: “¿Estás seguro de que quieres llevarnos como un pequeño grupo? Quiero decir, estamos un poco locos.” Sonreí, y le dije que no lo haría de otra manera. Mientras conducía a casa, empecé a soñar y orar sobre cómo ayudarles a desatar sus dones dados por Dios para hacer un impacto aún mayor en el mundo. Estos estudiantes son el futuro de la iglesia, y eso me da una esperanza increíble.

Un ingrediente esencial para un liderazgo saludable es la capacidad de levantar otros líderes. Esto es el discipulado en su mejor momento: levantar a la siguiente generación de líderes en la iglesia que llevará a cabo la misión y la visión de Jesús. Cuando desarrollamos líderes, quitamos el límite de nuestra propia capacidad de liderazgo y aumentamos exponencialmente nuestra capacidad de influir en el mundo que nos rodea a través del discipulado.

En mi experiencia, he encontrado que esta generación de jóvenes ansiosamente busca a la gente para invertir en ellos y desafiarlos. Aquí hay cinco consejos para ayudarte a reclutar e invertir en la siguiente generación de líderes:

  1. Creer en su potencial.

Deja de buscar los líderes existentes, y empieza a buscar la pasión y la influencia natural. Cuando él o ella hablan, ¿escuchan sus compañeros? ¿Hacen preguntas y demuestra interés en un área particular del ministerio? Si es así, ellos son exactamente lo que necesitas. Es posible que no tengan experiencia, pero tal vez es porque todavía no se les ha dado la oportunidad.

Una persona necesita a alguien para creer en ellos y decirles que tienen lo que se necesita. Cuando estaba comenzando en el ministerio, tenía un jefe increíble que vio algo en mí que yo no podía ver en mí mismo. Él creyó en mí, y siguió dándome nuevas oportunidades que me ayudaron a esforzarme y a crecer. Si él no hubiera creído en mi potencial, nunca me habría convertido en el líder que soy hoy. Dale a un joven el don de creer en sí mismo, y verlo levantarse a la ocasión.

75896.jpg

  1. Recluta la visión, no la necesidad.

¿Prefieres ayudar a ordenar sillas, o ser parte de la creación de un ambiente para la comunidad auténtica y genuina donde las vidas cambian? Si estamos en el modo de planificación de un evento o ministerio, a menudo vemos una lista de tareas que hay que hacer. Luego vamos a tratar de asegurarnos de que todas las tareas se han completado. Claro, se necesita alguien que ordene las sillas, ¡pero esta tarea no inspira a nadie! En su lugar, debes proyectar la visión de cómo cada tarea ayuda a lograr la visión. Específicamente, aprende a expresar la visión de cómo tu ministerio cambia vidas.

Trabajo con grupos pequeños, y creo absolutamente que los grupos pequeños son la vida de la iglesia. Si nuestros pequeños grupos no son saludables, nuestra iglesia no es saludable. Cada vez que conozco a alguien que creo que podría ser un potencial voluntario, comienzo a compartir mi corazón por los grupos pequeños. Si los veo entusiasmados con la visión de grupos pequeños saludables, entonces empiezo a compartir un poco más acerca de lo que hace nuestro equipo de ministros de grupos pequeños y pregunto si ellos consideran ser parte de cómo estamos cambiando vidas a través de los grupos pequeños. Lidera siempre con visión, no con necesidades. Una vez que alguien acepta tu visión, estarán dispuestos a satisfacer todas las necesidades que surjan. Muéstrales el impacto que su vida puede tener si se unen a tu equipo, y encontrarás un miembro leal para el equipo que se quedará contigo en las trincheras.

 Este artículo continuará en la siguiente entrada.

A %d blogueros les gusta esto: