“Pero Dios”

El siguiente artículo fue publicado originalmente en el sitio web: “Moments with the book

Cuando leemos las Escrituras, uno no puede evitar darse cuenta de la expresión, constantemente repetida, “Pero Dios…” estas dos palabras señalan un cambio, un contraste o una aclaración que se presenta a continuación. “Pero Dios.” Lo que sigue a esta transición significativa intenta desafiar nuestra fe y cambiar nuestra vida. Cuando Él aparece en la foto, Dios hace toda la diferencia. Pensando en alguien que lea esto y tal vez no tenga una Biblia para buscar las referencias, citaremos algunos de los versículos “Pero Dios”, mientras les animamos a todos a buscar otros y leer los contextos que los respaldan. 

Resultado de imagen para carita feliz en mano

Es verdad que ustedes pensaron hacerme mal, pero Dios transformó ese mal en bien para lograr lo que hoy estamos viendo: salvar la vida de mucha gente (Génesis 50:20 NVI).

Pero el Señor su Dios no escuchó a Balaam, sino que convirtió su maldición en una bendición para ustedes, porque los ama (Deuteronomio 23:5 NVI).

David se estableció en los refugios del desierto, en los áridos cerros de Zif. Día tras día Saúl lo buscaba, pero Dios no lo entregó en sus manos (1 Samuel 23:14 NVI).

¡Sean fuertes y valientes! No tengan miedo ni se desanimen ante el rey de Asiria y todo el numeroso ejército que lo acompaña, porque nosotros tenemos más que él. Él cuenta con la fuerza de los hombres, pero con nosotros está el Señor nuestro Dios para ayudarnos a luchar nuestras batallas. Al oír las palabras del rey Ezequías, el pueblo se sintió animado (2 Crónicas 32:7-8 DHH).

Podrán desfallecer mi cuerpo y mi espíritu, pero Dios fortalece mi corazón; él es mi herencia eterna (Salmo 73:26 NVI).

Pero tú, Señor, eres Dios clemente y compasivo, lento para la ira, y grande en amor y verdad (Salmos 86:15 NVI).

Esa gente es tan malvada que acabarás por destruirla. Pero tú, mi Dios, eres mi más alto escondite; ¡eres como una roca en la que encuentro refugio! (Salmo 94:22-23 TLA).

Los pueblos harán estrépito como de ruido de muchas aguas; pero Dios los reprenderá, y huirán lejos; serán ahuyentados como el tamo de los montes delante del viento, y como el polvo delante del torbellino (Isaías 17:13 RVR1960).

La hierba se seca y la flor se marchita, pero la palabra de nuestro Dios permanece para siempre (Isaías 40:8 NVI).

A esto Daniel respondió: ―No hay ningún sabio ni hechicero, ni mago o adivino, que pueda explicarle a Su Majestad el misterio que le preocupa. Pero hay un Dios en el cielo que revela los misterios. Ese Dios le ha mostrado a usted lo que tendrá lugar en los días venideros (Daniel 2:27-28 NVI).

Por su parte, Dios hizo brotar una planta; ésta creció y cubrió el refugio de Jonás. Así Dios le dio a Jonás una sombra mejor para que no sintiera tanto calor. ¡Jonás quedó muy contento con aquella planta! Pero después, Dios hizo que un gusano viniera al otro día, y picara la planta (Jonás 4:6-7 TLA).

 Los discípulos se sorprendieron mucho al oír lo que Jesús dijo, y comentaban entre ellos: —Entonces, ¿quién podrá salvarse? Jesús los miró y les dijo: —Para la gente, lograr eso es imposible; pero para Dios todo es posible (Mateo 19:25-26 TLA).

 Y diré a mi alma: Alma, muchos bienes tienes guardados para muchos años; repósate, come, bebe, regocíjate. Pero Dios le dijo: Necio, esta noche vienen a pedirte tu alma; y lo que has provisto, ¿de quién será? Así es el que hace para sí tesoro, y no es rico para con Dios (Lucas 12:19-21 RVR1960).

Él les dijo: «Ustedes se hacen los buenos ante la gente, pero Dios conoce sus corazones. Dense cuenta de que aquello que la gente tiene en gran estima es detestable delante de Dios (Lucas 16:15 NVI).

Entonces les habló así:―Ustedes saben muy bien que nuestra ley prohíbe que un judío se junte con un extranjero o lo visite. Pero Dios me ha hecho ver que a nadie debo llamar impuro o inmundo. (Hechos 10:28 NVI).

Después de llevar a cabo todas las cosas que estaban escritas acerca de él, lo bajaron del madero y lo sepultaron. Pero Dios lo levantó de entre los muertos. (Hechos 13:29-30 NVI).

Difícilmente habrá quien muera por un justo, aunque tal vez haya quien se atreva a morir por una persona buena. Pero Dios demuestra su amor por nosotros en esto: en que cuando todavía éramos pecadores, Cristo murió por nosotros (Romanos 5:7-8 NVI).

Quien sólo vive para pecar, recibirá como castigo la muerte. Pero Dios nos regala la vida eterna por medio de Cristo Jesús, nuestro Señor (Romanos 6:23 TLA).

Hermanos, consideren su propio llamamiento: No muchos de ustedes son sabios, según criterios meramente humanos; ni son muchos los poderosos ni muchos los de noble cuna. Pero Dios escogió lo insensato del mundo para avergonzar a los sabios, y escogió lo débil del mundo para avergonzar a los poderosos (1 Corintios 1:26-27 NVI). 

Yo sembré, Apolos regó, pero Dios ha dado el crecimiento. Así que no cuenta ni el que siembra ni el que riega, sino solo Dios, quien es el que hace crecer (1 Corintios 3:6-7 NVI).

Ustedes no han sufrido ninguna tentación que no sea común al género humano. Pero Dios es fiel, y no permitirá que ustedes sean tentados más allá de lo que puedan aguantar. Más bien, cuando llegue la tentación, él les dará también una salida a fin de que puedan resistir (1 Corintios 10:13 NVI).

Pues en verdad estuvo enfermo, a punto de morir; pero Dios tuvo misericordia de él, y no solamente de él, sino también de mí, para que yo no tuviese tristeza sobre tristeza (Filipenses 2:27 RVR1960). 

¿Quién Eres, y Por Qué Estás Aquí?

Por Dan Miller

¿Qué es lo que harías con tu lienzo en blanco?

Resultado de imagen para blank canvas

Cuando tenía 13 años, pinté la cabeza de un caballo con uno de esos diseños para pintar de acuerdo a números. Pensé que era muy bueno, pero ahora que he visto algunas obras maestras, me doy cuenta que solo era un amateur. Los trazos, donde intenté pintar dentro de las líneas marcadas, eran grandes. No se veía real; solo parecía como que había hecho un buen trabajo pintando.

Mi esposa, Joanne, por otro lado, ha dibujado algunas piezas increíbles — siempre comenzando con un lienzo en blanco y después permitiendo que su imaginación dirija su pincel o lápiz. 

Ahora me doy cuenta que muchas de las oportunidades en la vida se nos presentan de la misma forma. Si pintamos de acuerdo a los números (tomar el primer trabajo, comprar cierto tipo de auto, tomar dos semanas de vacaciones cada año), veremos resultados bastante predecibles. Tú sabes cómo va a salir—y tal vez sea bueno—pero nunca será asombroso para ti o para nadie más. 

La única forma de conseguir una obra maestra es empezar con un lienzo en blanco. Por supuesto, un lienzo en blanco significa que puedes terminar con un desastre del cual te querrás deshacer. Pero el siguiente intento podría ser una obra maestra que hará que el mundo te recuerde. 

Mientras ustedes pudieran pensar que esto se trata de voluntad para tomar riesgos o que es una reflexión del estilo de personalidad, creo que es más acerca de soñar, imaginar y emprender acciones. Y no se trata solamente de una interrogativa de negocio o carrera; es más una interrogativa del tipo de vida que quieres vivir. 

Piensa en la Madre Teresa, Nelson Mandela, Bono, Oprah, Rick Warren, Howard Schultz o Billy Graham. Sus estilos de personalidad cubren el rango entero de posibilidades, y no los consideraríamos como tomadores de riesgos en el sentido de que sean personas que saltarían de un bungee o ala delta. Todos ellos tenían grandes sueños, iniciaron con un lienzo en blanco y emprendieron acciones para crear sus singulares piezas maestras. 

El éxito nunca es un accidente. Típicamente comienza como imaginación, se convierte en un sueño, estimula una meta y la hace crecer en un plan de acción — que después encuentra la oportunidad. 

Tú eliges lo que tú quieres crear de tu vida. ¿Cuál será el resultado? 

¿Invertimos más en llevar a la gente a la iglesia? ¿O a Jesús?

Escrito por: Karl Vaters. Trad. por: Yadira Morales

La asistencia a la iglesia debe ser una herramienta para ayudar a las personas a acercarse a Jesús. No debe ser de otra manera.

Tengo una confesión que hacer.

Como pastor, he invertido demasiado en hacer que la gente asista a la iglesia.

Mi salario depende de ello.

Mi reputación depende de ello.

Mi sentido de autoestima depende de ello.

Todo a un grado mucho mayor de lo que me siento cómodo.

Y no estoy solo.

church-congregation

¿Vienes a la Iglesia? ¿O a Jesús?

La forma en que la mayoría de los sistemas de la iglesia están estructurados, muchos pastores tienen una mayor participación en hacer que la gente venga a la iglesia que en hacer que vengan a Jesús. De hecho, a veces es perjudicial para nuestra línea de fondo que la gente se acerque demasiado a Jesús.

Cuando las personas están más comprometidas con la iglesia que con Jesús, ellos

  • Asistirán regularmente y en silencio
  • Pasarán todas sus horas de voluntariado en la iglesia
  • Darán todas las donaciones de caridad a la iglesia
  • Serán felices con el status quo

Cuando las personas están más comprometidas con Jesús que con nuestras iglesias, ellos podrían

  • Ser voluntarios para algunos de los ministerios fuera de las paredes de la iglesia
  • Encontrar otros lugares que son dignos de algunas de sus donaciones caritativas
  • Salir cuando Dios los llama a ministerio de tiempo completo
  • Desafiar el status quo
  • Hacernos sentir amenazados por la reducción de la línea divisoria clérigo/laico

Pero tenemos que hacerlo de todos modos.

Tenemos que señalarle a la gente a Jesús más que a la iglesia.

La Iglesia es una herramienta, no una meta

Superar nuestra tendencia a enfatizar la iglesia más que enfatizar a Jesús no será fácil. Y no estoy en posición de señalar con el dedo. Soy una parte del problema como cualquiera.

Pero tengo un anhelo. Más. Mejor. Más profundo. Quiero vivir, predicar y discipular a la gente de tal manera que estén comprometidos con Jesús, no solo con su iglesia.

Por supuesto, la iglesia es valiosa. Es importante que participemos en un cuerpo local de creyentes a través de la adoración, el compañerismo, el discipulado y el ministerio. Si no importara, dejaría el pastorado hoy.

No se nos ordena liderar a la gente a la iglesia. Se nos ordena discipularlos en una relación más profunda con Jesús.

La asistencia a la iglesia no es la meta. Es una herramienta para ayudarnos a alcanzar la meta.

Como líder, tengo que recordar eso regularmente.

Una cuestión de integridad pastoral

No quiero dirigir a un grupo de amables, educados asistentes a la iglesia, ni perder mi tiempo entreteniendo a creyentes aburridos.

Quiero participar en la reunión, el entrenamiento y la liberación de un ejército de adoradores de Jesús, amantes de la gente, quienes rompen barreras cambiantes del mundo. las 

A veces siento que mi trabajo depende de lo primero. Mi integridad depende de esto último.

También quiero que mis facturas sean pagadas. Pero tomar decisiones pastorales que tienen más que ver con retener nuestros trabajos que con hacer discípulos, ha hecho muchas iglesias anémicas.

La iglesia que yo pastoreo no es una excepción a eso. Por lo menos no tanto una excepción como debe ser. Eso no es su culpa tanto como es mía.

Jesús prometió que si servimos primero a su reino, “todas estas cosas” serán añadidas.

Confiemos en que Él haga eso y dé vuelta a la iglesia.

Publicado originalmente en: http://www.christianitytoday.com/karl-vaters/2016/january/invested-in-bringing-people-to-church-or-jesus.html?paging=off

Una Visión de Nivel Superior

Por Scott Armstrong

¿Cuál es tu pasión? ¿Qué es lo que te hace levantarte de la cama aún en los días malos?

Cuando era un adolescente, probablemente hubiera pensado en esas preguntas como irrelevantes o incluso tontas. Lo que me impulsaba era sacar buenas notas, pero probablemente estaba igualmente apasionado por comer helado o jugar basquetbol. 

Aunque mi pastor de jóvenes y muchos otros oradores nos instaban a compartir nuestra fe con nuestros amigos, yo creo que estaba mayormente enfocado en tratar de no parecer tonto — por cierto, sin éxito. Yo sabía que tenía que estar apasionado acerca de ganar a mi escuela y mi ciudad para Cristo, pero realmente estaba más emocionado porque mi equipo de béisbol o fútbol ganara todo. 

Más de dos décadas después, estoy en un lugar diferente. No me mal interpreten: Me emociona cuando los Royals de Kansas City ganan algunos juegos, y estoy inequívocamente apasionado por las costillas de puerco a la barbacoa, cocinadas lentamente. Pero esas cosas no me impulsan. Hay dos petardos que ahora me despiertan cada mañana con una explosión más ruidosa que cualquier alarma: Cristo y su misión. ¡Estoy consumido por Dios y quiero que todos en este mundo lo conozcan!

Sin embargo, incluso con esas fuerzas impulsándome, ¿por qué algunas veces permito que mi enfoque sea con frecuencia en cosas más pequeñas?

Recientemente escuché al plantador de iglesias, Will Mancini, hablar de ayudar a las iglesias a soñar y planear en grande. Mancini sostiene que la mayoría de los asistentes a la iglesia están conectados a los siguientes elementos: 

  1. Lugar. Si tú alguna vez has intentado abordar la posibilidad de mover las estructuras de la iglesia o permitir que otra congregación use tus instalaciones, tú sabes que la ubicación física es importante para las personas.
  2. Personalidad. El dinamismo y los talentos de muchos líderes atraen e inspiran. Cuando nos sentimos en sintonía con Dios y su reino, algunas veces realmente nos estamos conectando más con cierto tipo de estilo de liderazgo o personalidad. Esta es la razón por la que frecuentemente los miembros dejan una congregación cuando hay un cambio en el liderazgo. 
  3. Programas. “Ellos tienen un gran ministerio de niños.” “Me encanta cantar en el coro.” Los programas nos ayudan a nosotros y a nuestras familias a encajar e involucrarnos en ministerio. 
  4. Personas. Piensa en tus cinco amigos favoritos que son parte de tu iglesia local. ¡Gloria a Dios por relaciones significativas como esas! Al mismo tiempo, si esas cinco personas de repente dejaran de ser parte de la congregación, ¿eso cambiaría adversamente tu actitud?

Para clarificar: ninguna de estas “categorías de conexión” son del todo malas. Nuestras instalaciones son una gran bendición, y ¡preferiríamos tener líderes carismáticos y amigables, a no tenerlos! Una iglesia sin ningún tipo de programa es virtualmente imposible, y ¡la gente amando a la gente es la definición del compañerismo cristiano! A pesar de ello, estoy de acuerdo con Mancini cuando dice que todo eso son visiones de nivel inferior. Ninguno de estos deberían ser metas en sí mismas. Si fallamos en mover nuestro enfoque más allá de estas cuatro áreas, nunca veremos los sueños de multiplicación del nivel superior dar fruto en nuestras iglesias. 

Ese término: “sueños de nivel superior,” me hace pensar en subir las gradas del primer piso al segundo piso.  Y estar en el segundo piso me recuerda de algunos niveles superiores que conocemos más como “aposentos altos”.

En un aposento alto vemos en Juan 13 que Jesús toma una toalla y vasija para lavar los pies de los discípulos. Su tiempo es corto y elige este poderoso medio para “mostrarles el alcance total de su amor” (v.1). 

¿El enfoque de ese primer aposento alto? Servicio. Amor. Cristo. 

Hechos 2 nos habla de otro aposento alto. Casi dos meses después de que Jesús resucitado enviara su Espíritu Santo sobre sus 120 seguidores y ellos fueran enviados a Jerusalén y el mundo con el mensaje multilingüe de arrepentimiento y esperanza. 

¿El énfasis de ese segundo aposento alto? Unidad. Viento. Misión. 

Cuando subimos al aposento alto, nuestros sueños empiezan a subir a un nivel superior también. No nos enfocamos en lo insignificante o lo trivial. Somos dominados por cosas de significado eterno. El lugar, la personalidad, los programas y las personas tienen sus momentos. Pero lo que nos conecta y nos impulsa en el día a día es la obra de Jesucristo en nosotros, entre nosotros, y a través de nosotros. 

Pasé mis años de adolescente siendo un buen chico cristiano. Me gustaba la iglesia y, mayormente, hice buenas decisiones. Pero si tuviera que hacerlo todo otra vez, me saldría del nivel inferior y empezaría a tener sueños de un nivel superior. 

¿Qué hay de ti? ¡¿Tu enfoque está en las pequeñas cosas, o estás obsesionado con Cristo y su misión?!

Ya no titubeemos más. Intencionalmente, subamos por las escaleras hacia el aposento alto. 

Por Qué Jesús Nunca Nos Mandó a Plantar Iglesias – Parte 2 de 2

Esta es la segunda parte del artículo publicado en la entrada anterior.

0e3326081_1414100612_small-groupslightstock60283smallkatiehickman-1.jpg

¿Nuestras acciones coinciden con nuestras palabras? 

Decimos que queremos ver iglesias plantadas desde afuera de nuestra cosecha, pero nuestras acciones y nuestras prácticas de liderazgo frecuentemente no coinciden con nuestras palabras. Y lo triste es que aunque nos enfrentamos con esas inconsistencias, probablemente vamos a seguir repitiendo nuestros comportamientos pasados—esperando resultados futuros diferentes (¿Quizá Ridley Assessment tiene que decir algo a aquellos de nosotros que supervisamos plantadores de iglesias?).

Cada vez que un modelo bíblico para plantación de iglesias es visto como anormal, el camino del cambio vendrá con dolor. 

Para que el cambio saludable ocurra, tenemos que cambiar nuestra eclesiología, misiología, así como lo que celebramos, recompensamos y esperamos. 

Definiciones incompletas = prácticas deficientes

Tenemos una comprensión incompleta de nuestra Comisión. Actuamos como si Jesús nos hubiera enviado a plantar iglesias. Somos enviados a hacer discípulos. Como resultado de hacer discípulos, las iglesias nacen. La importancia del modelo bíblico descansa aquí. No en el crecimiento transferido. No en las divisiones reñidas. Es el evangelismo que resulta en discípulos, quienes acuerdan estar y funcionar como la expresión local del Cuerpo de Cristo. 

Tenemos una compresión incompleta de la iglesia local. Si nuestra definición está incompleta, entonces todo lo que decimos y hacemos, relacionado con la plantación de iglesias, será deficiente. Frecuentemente esperamos que las nuevas iglesias plantadas manifiesten estructuras y organizaciones como las que se observan en iglesias con 20, 40, o 50 años. Con frecuencia, nuestra definición de iglesia local está encerrada con nuestros deseos culturales que no sabemos la diferencia entre las preceptos bíblicos y las preferencias culturales. 

Trabajamos desde una definición incompleta de plantador de iglesia. Si no reconocemos la naturaleza misionera (y de este modo las funciones apostólicas) de los plantadores de iglesia, entonces terminaremos igualándolos con los pastores. Y tómenlo de un pastor que ha estado involucrado en plantación de iglesias: misioneros y pastores tienen diferentes llamados, mezclas de dones, pasiones, y funciones que desempeñar en Reino. Acabamos enviando pastores para hacer trabajo apostólico, o enviando misioneros y esperando que sean pastores. Esto es una tormenta perfecta de problemas, frustraciones, agotamiento y desastres. 

¿Hay otras maneras para plantar iglesias además de las que leemos en el ministerio de Pablo?

Los problemas con nuestros modelos actuales

Sí, y estoy a favor de algunos de estos modelos. ¿Hay momentos cuando una iglesia debe dejar ir a algunos miembros para que ellos comiencen a trabajar en otra área? Sí. ¿Es bueno para una congregación enviar un pastor con varios miembros a plantar una iglesia “instantánea” en una comunidad? Sí, bajo ciertas circunstancias. 

Si bien, esos modelos tienden a ser difíciles de reproducir (en vista de nuestros cuatro millones de no creyentes), suponiendo desafíos de contextualización, que son costosos y a menudo el resultado no es un gran número de discípulos. La importancia de la definición bíblica para la plantación de iglesias no se encuentra aquí. Dichos modelos deberían ser la excepción cuando se trata de plantación de iglesias. Hoy, generalmente, son la expectativa. 

Espero que mis conversaciones “sorprendentes” continúen en el futuro. Esto es necesario mientras nos movemos hacia una dirección donde el modelo bíblico es considerado como la excepción. Pero hasta que nuestras expectativas de plantación de iglesias cambien, debemos hacernos a nosotros mismos una pregunta y reconocer la inquietante respuesta: 

¿Qué es lo que tenemos cada vez que un modelo bíblico es visto como anormal? 

Tenemos un grave problema.

Este artículo fue publicado originalmente en: http://www.vergenetwork.org/2013/09/09/why-jesus-never-commanded-us-to-plant-churches/3/

Por Qué Jesús Nunca Nos Mandó a Plantar Iglesias – Parte 1 de 2

Por J. D. Payne

Recientemente hablé con un líder plantador de iglesias de una denominación en particular. Mientras tomábamos un café, él me preguntó acerca del rumbo de nuestra iglesia respecto a la plantación de iglesias. Mi respuesta fue describir nuestras labores misioneras futuras en términos de lo que leemos acerca de esto en Hechos 13-14; 16; 1 Tes. 1:2-10; y Tito 1:5. Él reaccionó con mucha sorpresa como si mis pensamientos vinieran de una fuente anormal. 

Desafortunadamente, a través de los años, me he encontrado a mí mismo sorprendiendo muchas personas durante conversaciones similares. 

¿Qué es lo que revela, respecto a nuestra misiología y convicciones bíblicas cuando pensamos que es extraño proponer que aquellos equipos de plantación de iglesias del primer siglo, tienen algo que enseñarnos? ¿Qué es lo que revela respecto a nuestra mayordomía del Reino cuando vemos esta propuesta como algo peculiar? ¿Es que no reconocemos que existe un problema cuando etiquetamos a un plantador de iglesias como innovador, creativo o inusual, por seguir el modelo Paulino?

Por supuesto, no todo lo que leemos en la Biblia es un precepto. Sin embargo, creo que nuestro hermano Pablo y su ejemplo debería estar en un pedestal para que nosotros lo consideremos. Ustedes saben, Él fue un plantador de iglesias.

Group-photo+(1+of+1).jpg

Teniendo la definición correcta

Como mayordomos sabios del misterio de Cristo, debemos apegarnos a una definición  bíblica de plantación de iglesias, esta definición es: el evangelismo que da como resultado nuevas iglesias. O, para comunicarlo en otros términos: el hacer discípulos que da como resultado nuevas iglesias. La importancia del modelo bíblico está en esta definición.  

Imagina qué pasaría si comenzáramos a crear una atmósfera de plantación de iglesias en Norteamérica a través de la cual la expectativa para las nuevas iglesias es que ellas deben estar formadas por 95-100% de nuevos creyentes—en el momento en que esas iglesias son plantadas. 

Considera qué pasaría si nuestras estrategias no incorporan métodos que resulten en nuevas iglesias formadas por 95-100% de ciudadanos del Reino de largo plazo—en el momento de sus nacimientos. 

No necesitamos más sabores

¿Qué pasaría si reconocemos que un uso sabio de los recursos de nuestro Padre (es decir, dinero, personas) debería ser apoyar la plantación de iglesias desde afuera de nuestros campos de cosecha, en lugar de establecer un nuevo trabajo en una comunidad para proveer un estilo diferente de adoración/ministerio para los creyentes que ya están ahí?

No necesitamos otro sabor de iglesia en la tienda de helados del cristianismo; necesitamos grupos misioneros que se conformen con nada menos que el hacer discípulos que dé como resultado nuevas iglesias. 

¿Qué pasaría si equipamos y enviamos a los plantadores de iglesias con la tarea de ir solamente a los perdidos en la comunidad?

Sí, estamos diciendo que proponemos esas cosas, pero empecemos a cuestionar nuestros resultados. 

Intenta esto. La próxima vez que escuches acerca de una nueva iglesia plantada, un número record de nacimientos de iglesias en cierta área, o metas alcanzadas de plantación de iglesias, solo haz la pregunta, “¿Qué porcentaje de miembros de esas iglesias recientemente vinieron al Reino de Dios?”

Este artículo continuará en la siguiente entrada.

Nuestro Masivo e Incomparable Dios

Por Rev. Rob Prince

No tenemos idea de lo grande que es el universo.

Lo más lejano que hemos podido medir hasta ahora con la ayuda de un poderoso telescopio – de hecho dos telescopios: uno en Hawai y otro en el espacio exterior- es 13,000 millones de años luz de distancia (por cierto, un año luz de distancia son 5.88 billones de millas). ¡Eso es BASTANTE LEJOS!

En alguna parte en medio de este vasto universo se encuentra una galaxia espiral llamada La Vía Láctea, la cual está formada por cientos de millones de estrellas.

Una de esas estrellas es nuestro sol, rotando alrededor del centro de la Vía Láctea una vez cada 250 millones de años. Uno de los planetas girando alrededor del sol es una pequeña y diminuta pelota llamada planeta Tierra.

Nuestra pequeña y diminuta pelota de agua y polvo, el planeta Tierra, tiene solo 8,000 millas de diámetro y orbita una pequeña estrella de la Vía Láctea en este vasto, vasto universo.

el_astronauta_jeff_williams_retrata_la_tierra_desde_el_espacio_5943_630x

Y tú y yo somos solo 2 de los 7.400 millones de personas en este diminuto planeta.

¿Para qué la lección de astronomía?

Escucha esto:

Por la palabra de Jehová fueron hechos los cielos,
Y todo el ejército de ellos por el aliento de su boca.

Tema a Jehová toda la tierra;
Teman delante de él todos los habitantes del mundo.

 Porque él dijo, y fue hecho;
Él mandó, y existió.   (Salmo 33:6, 8-9)

Deja que la verdad de estas palabras profundice en tu mente.

Por la palabra de Jehová fueron hechos los cielos,
Y todo el ejército de ellos por el aliento de su boca.

Dios ni siquiera levantó un dedo para crear este masivo, asombroso, enorme, vasto e increíble universo. Lo hizo sin usar un kit de “Cómo crear un universo”.

No tenía diagramas.

No tenía planos.

Solamente habló, habló, habló… y todo comenzó a existir.

Dios es más masivo que nuestra más salvaje imaginación.

Más grande que las palabras más grandes que tengamos para describirlo.

Después de una eternidad siendo Dios…

No muestra señales de cansancio.

No tiene dilemas.

No tiene apuros.

No tiene consejeros.

No tiene escasez.

No tiene rivales.

No tiene temores.

No tiene grietas.

No tiene preocupaciones.

Él es auto existente.

Autónomo.

Perpetuo.

Autosuficiente.

Consciente de sí mismo.

No tiene necesidades.

Dios hace lo que quiere hacer.

Sus propósitos son seguros.

No hay nada que lo detenga.

Nadie le corta el paso.

No hay cortocircuitos en su agenda.

Dios siempre tiene el control.

Dios sabe todo y conoce a todos.

No escapa de su visión el vuelo de un ave en este pequeño planeta, o incluso si se detiene en una ramita.

Pudo haber empezado con Adán y haber nombrado a cada hombre, mujer y niño que ha vivido y decirte cada pequeño detalle de sus vidas.

Nada se esconde de Él.

No lucha contra ningún misterio.

No tiene que esperar por una prueba de polígrafo para descifrar la verdad.

Nadie se le compara.

No tiene igual.

No tiene competencia.

¡Él es Dios todopoderoso! (Me gustaría que retumbaran los tambores después de decir eso).

Pero ese no es el final de la historia.

Aunque somos niebla…

Estamos aquí hoy, y mañana quizás ya nos habremos ido…

Una pequeña mancha de polvo en su enorme y vasto universo…

Uno de los 7,400 millones de personas en este planeta…

Dios te creó.

Piensa en eso.

A su imagen.

Dios te creó.

Y nos formó con la habilidad de conocerlo.

Y aquí están las buenas noticias…

Realmente buenas, muy buenas noticias… ¡Él te ama!

¡ÉL. TE. AMA.!

Así es, a ti.

Quizá reprobaste tu primer examen en la universidad pero aún Él te ama.

A ti, que te enojaste sin razón contra tu cónyuge ayer… también te ama.

A ti, que acabas de decepcionar a alguien… sí, Él te ama.

Eres uno de los 7,400 millones de gente en este pequeño planeta en los alrededores de la Vía Láctea.

Pero Dios te conoce, sabe todo acerca de ti. Sabe tus más oscuros secretos… ¡y aún así te ama!

Él sanó la enfermedad.

Sació el hambre.

Caminó sobre el agua.

Calmó la tormenta.

Y aquí está el trato:

AQUEL que puede sanar la enfermedad,

SACIAR el HAMBRE,

Caminar sobre el agua y

CALMAR LA TORMENTA…

Aquel que creó este universo masivo de 5.88 billones de veces 13 mil millones de millas…

Te conoce.

Te ama. 

¡Y puede rescatarte, redimirte, refrescarte, renovarte y revitalizarte!

¿Alguien necesita eso el día de hoy?

El Humo Subió

Por Rev. Rob Prince

El humo subió cuando dije “Sí” al llamado de Dios al ministerio de tiempo completo. No fue un “humo blanco saliendo de la chimenea, como cuando eligen a un papa;” fue más como un humo tipo “mucha madera húmeda en el fuego.”

Estaba sentado al lado de una fogata en el Campamento de la Iglesia del Nazareno del Distrito Este de Michigan, en una sensación adolescente después de un servicio de reunión de campamento, cuando pensé por primera ve que Dios me estaba llamando a algún tipo de servicio cristiano. 

Estaba en séptimo grado. 

No vi nada escrito en las paredes. (Estábamos al aire libre—sin paredes).

Resultado de imagen para campfire

No escuché una voz audible. (Excepto por el chico dirigiendo en la fogata y tratando de tener un montón de música, desafiando a los adolescentes a cantar, “Haz Señor,” nadie estaba hablando o cantando).

Pero sabía en lo profundo de mis huesos que Dios estaba llamándome. 

¿Por qué Dios me llamaría al ministerio? 

Nunca había hablado en público. 

Yo era bastante raro, 75 libras, pequeño bateador débil de segunda base. 

No era hábil en nada, excepto coleccionando cartas de béisbol y molestando a mis hermanos. 

No tenía idea de lo que realmente hacía un pastor. (Quizá estaba pensando que ellos solamente trabajaban los domingos y miércoles por la noche. En ese momento yo era muy perezoso).

Aún así, sabía que Dios estaba llamándome. 

No sabía que ese llamado me llevaría al Colegio Olivet Nazarene (ahora Universidad) y al Nazarene Theological Seminary (Seminario Teológico Nazareno). Nunca hubiera adivinado que mientras estaba en el seminario serviría en el staff pastoral de una iglesia presbiteriana e iglesias nazarenas en Alanson, Bad Axe, Roseville y Otisville, Michigan y ahora en Lenexa, Kansas. No sabía que sería capaz de predicar no solo en las iglesias maravillosas que me han permitido usar sus púlpitos cada semana—pero también he tenido el privilegio de predicar en Dominica, Rusia, El Salvador, Suazilandia, Israel, Jordania y ahora Cuba. No puedo describir adecuadamente cuán bendecido he sido en mi vida desde que dije “Sí” a Dios alrededor de aquella fogata. 

Nada de humo subió en mi oficina en la Iglesia del Nazareno Metropolitana cuando Dios me llamó a escribir. Otra vez, no vi nada escrito en las paredes (sí había paredes ahí—pero nada escrito en ellas). No escuché una voz audible. Pero una vez más, sabía en lo profundo de mis huesos que Dios me estaba llamando. 

¿Por qué Dios me llamaría a escribir? 

No tenía una especialidad en Inglés. (Tenía una especialidad en psicología—lo que explica algunas cosas ¿no?)

Soy malo delatreando. (¿Se dan cuenta lo que hice aquí?)

Mi gramática no buena es. (Lo hice otra vez, ¡Ja!)

Mi mecanografía apesta. (Si ustedes rascan y huelen la pantalla de sus computadoras, olerían algunas técnicas viciadas de mecanografía).

Aún así, sabía que Dios me estaba llamando. 

He escrito algunos artículos aquí y allá en publicaciones que casi nadie lee. De hecho, una revista que publicó un artículo mío, ahora está extinta; y otra, después de publicar muchos de mis artículos, ahora sólo es una versión en línea. No creo que he sido amable con el mundo editorial. El Sr. Pulitzer no me ha estado recomendando en ninguna asignación para escribir. 

A pesar de toda esa historia (posiblemente con miedo y temblando), la Casa Nazarena de Publicaciones ha acordado publicar mi libro, Siguiendo a Jesús con una Migraña. Hoy estaré firmando el contrato. No estoy seguro cuando será publicado el libro. No estoy seguro si alguien realmente va a leerlo. Esto es lo que sé: Dios me llamó a escribir—y este libro, en muchas formas, es un cumplimiento de ese llamado. 

No sabía que experimentaría una hemorragia cerebral para tener un tema acerca del cual escribir. 

No sabía que pasarían quince años después de haber sentido ese llamado que un libro sería escrito. 

No sabía muchas cosas. 

Sólo sabía que Dios me llamó, y para mí ser obediente significó que tenía que escribir. 

Quizá Dios te está llamando a algo para lo que no estás técnicamente calificado. 

Quizá es algo que piensas que no es posible hacer. 

Quizá tome algún tiempo antes que el llamado dé fruto. (Recuerden—para mí fueron 15 años). 

Quizá alguien sea menos que alentador. (Para los esfuerzos de mi primer libro sometido a publicación, recibí una carta de “Gracias, pero no gracias”).

Quizá otros factores fuera de tu control, sucederán. (Perdí algunos capítulos cuando mi computadora se arruinó hace algún tiempo).

Pero si eres llamado por Dios para alguna tarea y tú sabes en lo profundo de tus huesos—no te preocupes acerca de las razones por las cuales no puedes cumplir el plan de Dios. Sólo hazlo. ¡Sigue ese llamado!

Me encanta lo que dijo Jeremías cuando sabía que Dios lo estaba llamando a hablar. Él escribió: Si digo: “No me acordaré más de él, ni hablaré más en su nombre, entonces su palabra en mi interior se vuelve un fuego ardiente que me cala hasta los huesos. He hecho todo lo posible por contenerla, pero ya no puedo más” (Jeremías 20:9 NVI).

Si Dios te está llamando—y no puedes contenerlo, no puedes dejarlo ir, no puedes hacer otra cosa que seguir el llamado—¡así que síguelo! ¿Habrá desafíos por delante? Probablemente. ¿Serás tentado a renunciar? Quizás. ¿Será fácil? Normalmente, nada grande es fácil. Aún así, Dios tiene preparadas grandes cosas. Cuando Él llama—Él te capacita y empodera para realizar ese llamado. Si Dios te está llamando, Él hará un camino para que logres aquello que Él te está llamando a hacer. 

Tal vez no haya humo subiendo cuando tú digas “sí”—pero después, quizá sí. 

A %d blogueros les gusta esto: