Archivo del sitio

Play & Witness – Una Iniciativa Relevante y Efectiva

El primer viaje misionero del Caribe “Play & Witness” tuvo lugar en Jamaica, del 4 al 29 de julio, 2017. Este viaje se dividió en tres partes: entrenamiento, actividad evangelística y campamento, y fue diseñado para lograr dos objetivos principales: impactar significativamente a Jamaica para Cristo, a través de deportes, y, de igual forma, impactar significativamente a los participantes para que sean catalizadores de la misión en su entorno.

Ready Set Go Training .jpg

El equipo de Play and Witness estuvo conformado por 21 participantes y facilitadores del Área Caribe, originarios de 6 países diferentes: Antigua, Bahamas, Barbados, Guyana, Jamaica y Trinidad. Su tiempo en Jamaica comenzó con un entrenamiento intensivo en el ministerio deportivo. El propósito de este tiempo fue exponer a cada participante al poder y potencial del deporte, y explorar maneras en que los deportes pueden ser utilizados para transformar sus comunidades, naciones y regiones. Los deportes fueron presentados como una forma relevante y efectiva, tanto para invitar a las personas a conocer a Cristo como para discipularlos.

Denbigh Church of the Nazarene.jpg
Después de esto, se movieron a la segunda fase de la misión: la implementación de la información que aprendieron. 
En colaboración con la Iglesia del Nazareno de Green Acres en la comunidad de Old Harbour, iniciaron la plantación de una nueva iglesia utilizando varias formas de ministerio (juegos para niños, adolescentes, etc.). Por medio de las actividades deportivas, crearon un fuerte vínculo con la comunidad en muy poco tiempo.

Old Harbaor Testimony.jpg

El equipo también participo en el lanzamiento del programa de ministerio deportivo de la Iglesia del Nazareno de Denbig, y de acuerdo con el pastor titular de esta iglesia, la iniciativa del ministerio deportivo creo una sensación espiritual renovadora en Denbigh, ya que la asistencia al culto, en la semana siguiente al lanzamiento de este ministerio, incrementó notablemente y hubo nuevos compromisos por Cristo.

football in denbigh.jpg

El equipo también estuvo involucrado en un campamento de jóvenes y en un campamento de niños. Durante este tiempo, tuvieron la oportunidad de usar el conocimiento y experiencias recibidas anteriormente, para transmitirlas a los camperos.

Youth Camp.jpg

En total, 40 personas recibieron a Jesús como su Señor y Salvador, por medio de las actividades evangelísticas y la participación en los campamentos. Esto no es simplemente un testimonio de la bondad de Dios, es también un testimonio del impacto que este equipo fue capaz de realizar en Jamaica, logrando así el primer objetivo del viaje misionero.

El segundo objetivo principal de impactar al equipo de participantes para que ellos continuaran con la misión cuando regresaran a casa, también se cumplió. Ha sido increíble ver cómo los participantes han implementado, inmediatamente, en su contexto, la información que aprendieron, y cómo otros están planeando en hacer lo mismo.

Childrens camp.jpg

El siguiente paso es ver cómo las experiencias de Play and Witness se multiplican a través del Caribe. La intención es presentar el ministerio de deportes como una herramienta relevante y efectiva para el evangelismo y discipulado dentro del área Caribe. De acuerdo con los reportes y testimonios, el primer viaje de Play & Witness ¡fue todo un éxito!

– Con información de Dario Richards, Misión Global Área Caribe.

Cuenta Una Buena Historia Cuando Predicas/Enseñas – Parte 2 de 2

Esta es la continuación del artículo publicado en la entrada anterior.

Ilustraciones que Conectan

Es por eso que las ilustraciones importan. Las ilustraciones nos ayudan a situarnos en la historia. Pero las ilustraciones que nos invitan a la necesidad de ser algo que realmente podemos imaginar. La mayoría de nosotros no luchamos contra los nazis en la Segunda Guerra Mundial. Si nos pides que nos coloquemos en esa historia, siempre nos imaginaremos a nosotros mismos como el héroe– escondiendo los judíos en nuestro sótano o dando pan al soldado hambriento del otro lado.

Pero, siendo realistas, muchos de nosotros podemos imaginarnos luchando con nuestro hermano por el control remoto, o, años más tarde, peleando por el lugar donde la familia tendrá la reunión, o quién debería decirle a papá que es hora de dejar de conducir, o quién se quedará con la mesa del comedor cuando los padres hayan muerto. No nos imaginamos siendo el héroe en estas historias porque probablemente no lo hemos sido. Lo que necesitamos en una historia sobre nuestros hermanos, es una idea acerca de qué hacer a continuación––cómo se vería realmente ser como Cristo, no en algún pueblo francés en 1942, sino hoy en la sala de la casa o mañana en el teléfono.

Porque nosotros sabemos que las ilustraciones ayudan a nuestros oyentes a colocarse en la historia, los predicadores y los maestros podemos pasar mucho tiempo buscando la ilustración perfecta: la historia que se enlaza con el pasaje de la Escritura, con la extensión correcta, y que nos mueve fácilmente al siguiente punto. Esta es la razón por la que hay libros de ilustraciones disponibles para comprar y sitios web ansiosos porque te suscribas. Pero las ilustraciones enlatadas normalmente saben de esa manera: tienen la esencia de una buena historia, pero son carente de color y sabor.

Las ilustraciones más fuertes se extraen de la vida de la iglesia y del ministerio mismo. Si comienzas una oración con “Esta semana en el estudio Bíblico, Ben mencionó…” o “Nancy, de nuestra junta de la iglesia, me invitó a unirme a ella en una visita esta semana, y…” Las cabezas se van a levantar. La gente va a prestar atención. ¿Ben dijo algo interesante en el estudio bíblico? ¿Qué pasó en la visita?

De repente, la vida de la iglesia se ha convertido en el sermón. Alguien estaba prestando atención a las cosas que suceden cada semana. Este no fue un evento de una vez en la vida. El estudio de la Biblia ocurre cada semana. Los miembros de la Junta visitan a la gente todo el tiempo. Esta era la vida regular siendo llamada como un ejemplo de vida en el reino. La ilustración no era teórica, distante o abstracta. Era personal, atractiva, accesible, y relevante. Eso llama la atención de la gente.

Esto también significa que debemos prestar atención. Si has leído y estudiado tu texto a principios de la semana, vigila el resto de esa semana: identifica cualquier cosa que pueda vincular este texto a las vidas de estas personas. Un intercambio con el mesero en el almuerzo. Un artículo de una revista. Una canción en la radio. Otro pasaje de la Escritura. Una gran cita en las redes sociales. A medida que avanza la semana, escribe estas cosas. Incluso si sólo está remotamente conectado a lo que estás predicando o enseñando, grábalo. Nunca se sabe cómo el Espíritu puede usarlo.

preachers-toolkit-how-long-should-it-take-me-to-prepare-a-sermon.jpg

Una palabra de precaución

Una nota importante: Siempre pide permiso. Si Ben dice algo en el estudio Bíblico que llama la atención, menciónalo luego y ve si está bien usarlo y si quiere el crédito. Di algo como: “Me encantó lo que dijiste sobre el versículo 5. Puedo usar eso el domingo, ¿estaría bien si mencionara tu nombre?” No prometas que vas a usar la ilustración. Todos sabemos que lo que parece perfecto el miércoles por la mañana puede no encajar cuando estamos terminando el sermón o la lección el sábado por la noche.

También sabemos que algunas ilustraciones brillantes nos golpearon a las 6 de la mañana del domingo, y no siempre tenemos tiempo para consultar con la persona antes de predicar o enseñar. Pero si ellos no saben que vas a utilizarlos, no los utilices. El uso de los demás en las ilustraciones es una oportunidad para nosotros como pastores y maestros de cuidar bien a las personas. Queremos que se vean bien en las ilustraciones, y queremos que se sientan seguros en la iglesia. Respeta sus deseos si no quieren ser utilizados, o se ofrecen a cambiar su nombre o los detalles del evento si eso los hace sentir más cómodos con la idea. Pero si se niegan, respeta eso. Piensa en el uso de ilustraciones como una oportunidad para construir confianza con tu congregación.

Este artículo fue publicado originalmente en: Christianity Today

 

Cuenta Una Buena Historia Cuando Predicas/Enseñas – Parte 1 de 2

Escrito por: Mary S. Hulst. Trad. por: Yadira Morales

Cómo enseñar de una manera que conecte, impulse y construya confianza.


TellaGoodStory.jpg

Mis hijastros entran empujando la puerta después de ver una película con su padre. Están riendo, hablando y citando líneas de la película mientras exploran la alacena para comer algún aperitivo.

“¿Como estuvo la película?”

“¡Estuvo realmente buena! Muy divertida.”

Entonces hago esta pregunta: “¿De qué se trataba?”

Por lo general, ellos hacen una narración del relato “jugada por jugada,” uno de ellos hablando encima del otro para aclarar un punto en la trama. Me hablan de los actores, de los carros y de las partes divertidas. Me dicen quién ganó en el final y si este era mejor que el otro que era un poco como este pero que protagonizó ese otro tipo. Por supuesto todo esto se dice a través de bocados de queso cheddar y patatas fritas de crema agria.

Nunca, en todas las veces que me han hablado de películas, ¿alguna vez me miraron y me dijeron: “No puedo recordar. Había un tipo, y tal vez era un detective o algo así, y tenía un coche. Algo estalló. No lo sé.”

Siempre lo saben. Siempre pueden recordar. Siempre pueden decirme. Ese es el poder de una historia. Podemos recordar una película porque alguien nos está contando una historia. La historia comienza con personas que necesitan algo, o algo les sucede, o existe la promesa del amor, la amenaza de la extinción global, o una batalla épica entre el bien y el mal. La historia se desarrolla a medida que los personajes responden a lo que venga en su camino. Una buena historia nos atrae porque queremos saber cómo resulta: ¿El acusado cometió el crimen? ¿Los alienígenas destruyen la vida en la tierra? ¿La chica encuentra el amor?

Nuestro desafío como predicadores y maestros es que casi todos los que nos escuchan saben cómo se desarrolla la historia. Dios está en voz baja y sutil. El muchacho mata al gigante. Jesús cura al ciego. Tomás profesa la fe. Pablo, una vez más, le dice a la gente qué hacer. Bostezo. ¿Por qué nuestra gente debe seguir escuchando si saben cómo esto va a terminar? Hay un problema. Dios lo resuelve. Toma la ofrenda.

Necesitamos crear tensión, o tenemos que reconocer la tensión que ya existe. Porque aunque la mayoría de nuestros oyentes saben cómo resultan las historias bíblicas, no saben cómo están saliendo sus historias. No pueden leer hasta el final de sus libros. Todos nosotros, predicadores y asistentes, escuchamos las palabras de la Biblia y pensamos: ¿Es esto cierto? ¿Es importante? ¿Me sucederá a mí?

Esa es la tensión. ¿Es esta verdad para mí? ¿Es Dios el Dios real para mí? ¿Mis pecados están realmente perdonados, y cómo puedo saberlo? ¿Realmente importa una vida de obediencia cuando me está costando tanto?

Y ahí está nuestro anzuelo. Todos entran en la iglesia esperando, orando, pidiendo que algo que se diga o se cante les ayude, los consuele, los asegure, y a veces los desafíe, los condene o los empuje. Para decirlo simplemente: quieren verse ellos mismos en la historia.

Este artículo continuará en la siguiente entrada.

Mil Preguntas

El siguiente video fue publicado hace varios años pero todavía comunica nuestra realidad poderosamente.  ¿Alguna vez has sentido que Dios no estaba presente? ¿Has preguntado si de verdad habrá esperanza para nuestra raza humana tan adolorida y desesperanzada? Que tu pasión sea tal como la de Sharon Irving quien recita esta obra maestra.  Y que tu respuesta también sea “Heme aquí.”

El Ayuno: Al estilo de la Radio

Escrito por: Jony Bernal

estudio-de-radio¡Bienvenidos ésta tarde a su programa, “preguntando algo que sé, que no sé, pero debería saber”!

El día de hoy tenemos un tema súper importante, que todos los creyentes y cristianos sabemos que nos beneficiaría practicar pero no lo hacemos, y no sabemos porque.

¡El día de hoy hablaremos del AAAAAYUUUUUUNOOOOO!

  • Vamos a línea número 1; ¡Buenas tardes! ¿Cómo estás?
  • Buenas tardes, muy bien gracias a Dios, ¿Y tú?
  • Muy bien también; ¿Cuál es tu nombre?
  • Luis
  • Excelente Luis y, ¿Tienes mucho tiempo en la Iglesia?
  • Sí, bueno, he ido desde pequeño a las Escuelitas Bíblicas, me gustó el rollo, luego entré al grupo de adolescentes y hoy que ya tengo 18 ahí sigo.
  • Qué bueno saber eso de ti, pero a ver, cuéntanos: “que sabes, que no sabes, pero deberías saber acerca del ayuno”
  • Bueno, la verdad es que he escuchado muchas veces que en la Iglesia mencionan que debemos ayunar, pero la verdad es que ni siquiera sé que es eso. ¿Podrías explicarme?
  • ¡Claro que sí! Trataré de ponerlo en términos fáciles.
    Ayunar es SUSTRAER -quitar, alejar, restar, apartar- UN BIEN FÍSICO, que principalmente es la comida, a fin de OBTENER UN BIEN ESPIRITUAL -una respuesta, milagro o bendición de Dios-.
  • Ah! O sea, ¿Dejo de comer y Dios me bendice?
  • Bueno, en términos prácticos eso es lo que sucede, pero en términos espirituales va mucho más allá. No sólo dejamos de comer, sino que “nos apartamos de lo físico que nos atrae y mantiene ocupados, para acercarnos a lo espiritual, que muchas veces tomamos poco en cuenta” Y… si llevas tiempo en la Iglesia, me imagino que sabes qué sucede cuando estamos más cerca de Dios.
  • Sí, ¡Claro! Dios nos bendice más. Y podemos aprender más de Él.
  • ¡Exacto! Entonces, tu duda ¿quedó resuelta?
  • Creo que sí, me separo un tiempo de lo que mi cuerpo pide, para acercarme a lo que, entiendo, que mi espíritu pide. Y así encuentro más fácil a Dios.
  • Excelente Luis, fue un gusto recibirte hoy en “preguntando algo que sé, que no sé, pero debería saber”. Línea número 2, ¿A quién tenemos por ahí?
  • ¡Hola! Soy Violeta.
  • Hola Violeta, ¿Cuántos años tienes?
  • Tengo 32 años. Felizmente casada y con dos hijos. De hecho, creo que se alcanza a escuchar el ruido, jejeje.
  • ¡Muy bien Violeta! Pues, ¡Bienvenida! A lo que vamos, “¿qué deberías saber pero no sabes acerca del ayuno?”
  • Bueno, llevamos poco en la Iglesia, Dios ha transformado nuestro matrimonio y nos dio esperanza. Los niños se sienten contentos y estamos en un proceso de crecimiento desde hace aproximadamente un año y medio. En mi grupo pequeño nos han hablado de que debemos ayunar pero la verdad es que no sabíamos ni qué es eso, aunque la verdad nos ayudó escuchar la respuesta a la pregunta anterior, pero tenemos, mi esposo y yo, otra duda. Y bueno, no quiero sonar grosera pero, la duda es muy simple: ¿Por qué debemos ayunar?
  • ¡Wow! Excelente pregunta Violeta. Creo que hay muchos que no tienen esa respuesta, pero no tienen las agallas de hacer la pregunta. Trataré de responder lo más claro posible. Te compartiré al menos 4 puntos que creo importantes acerca del porqué debemos ayunar. ¿Lista?
  • Sí, estamos listos.
  • Muy bien: Número 1, ayunamos porque es una disciplina que Jesús, nuestro maestro, practicó. Y lo más interesante es conocemos que lo hizo justo antes de iniciar formalmente su ministerio, preparándose para los tiempos buenos y difíciles que vendrían a su vida. Número 2, ayunamos porque nos acerca al poder de Dios. En una ocasión unos discípulos no pudieron sacar un demonio que había en un hombre y el maestro les dijo: “bueno, tranquilos, esto no sale sino con oración y ayuno”. Número 3, ayunamos porque así demostramos que tenemos el control sobre nuestro cuerpo. ¿Sabes? Constantemente hay una lucha entre cuerpo y espíritu llevándose a cabo en nuestro interior. Y a través del ayuno podemos demostrar que, dejamos de pensar sólo en lo físico y podemos concentrarnos en lo espiritual, como mencioné en la llamada anterior. Y, no se trata de que “nos alimentemos de espíritu”, sino de que en tiempos determinados, demostremos a nuestra “carne” que tenemos el deseo de no satisfacerla para satisfacer a nuestro espíritu y acercarnos más al Padre. Y por último el Número 4, ayunamos porque nos ayuda a crecer espiritualmente. El ayuno, como también mencioné antes, no sólo consiste en no comer, sino en un proceso que nos lleva a que en el tiempo en que dejamos de concentrarnos en comer, nos concentremos en Dios. Y si nos concentramos en Él, en buscar su presencia, en aprender más de Él, en recibir algo nuevo de Él, seguramente nuestro espíritu crecerá. ¿Qué te parece?
  • ¡Wow! Nunca lo había visto así. Aún creo que debo aprender más, pero al menos estoy más convencida de que es algo bueno, porque lo practicó Jesús y me acerca más a Dios.
  • Perfecto, te quedaste con algunos puntos y bueno, eso es lo que tratamos de hacer en éste programa. Compartir algunas respuestas a temas que en muchas ocasiones no queremos preguntar en la Iglesia. Y bueno, con respecto a lo último, déjame te digo que no sólo Jesús lo practicó, hay una lista grande de personajes bíblicos, con historias impresionantes que ayunaron. Está Moisés, David, Daniel, Esther, Pablo, Nehemías, Elías y muchos más. Así que, de que tenemos referencia, la tenemos.
  • ¡Muchas gracias! Me encanta éste programa porque, intentas explicarnos las cosas de manera sencilla. “Échale” ganas, ¡Gracias! Ya tengo que hacer la cena.
  • ¡Hasta pronto, Violeta! Saludos a tu familia y ¡buen provecho! Luego nos invitan, jajaja.
  • Con gusto! Jajaja. ¡Adiós!
  • Nos queda tiempo para una pregunta más, Línea 1, Línea 2, ¿Hay alguien?
  • ¿Hola?
  • Línea 2, ¡Hola! ¡Hola! ¿Con quién tengo el gusto?
  • ¡Hola! Con Roberto.
  • Hola Roberto, ¿Cómo estás? ¿Qué piensas de todo esto del ayuno? Hay algo que ¿sabes que no sabes pero deberías saber?
  • Hola, bueno, sí. Hay una duda. En un curso que fui hace poco hablaron de ayunar de “otras cosas”. Ayuno de tele, de internet. ¿Es esto posible? ¿Tú que piensas?
  • Bueno, sí, es un tema bastante extenso y creo que necesitaríamos más tiempo pero trataré de responderte en breve y seguramente tendremos que tener otro día de programa con éste mismo tema. Partiendo del principio en que ayunar es “SUSTRAER UN BIEN FÍSICO PARA OBTENER UN BIEN ESPIRITUAL” algunos líderes han dado esas sugerencias que tú escuchaste y en lo personal no escucho tan descabelladas. ¿Sabes? La vida que hoy tenemos es demasiado agitada en nuestra ciudad y hay muchísimas personas que, o no tienen horarios de comida fijos, o bien sólo hacen una o dos comidas fuertes al día. Y bueno, esto, aunque es un hecho que no es saludable, es la forma de vida de ellos por el movimiento que tienen diario. Partiendo de esas dos cosas, pienso: ¿Qué pasaría si en esa vida tan agitada que llevan, aparte, no comen? Ahora bien, ellos tal vez no tienen tiempos fijos de comer, pero constantemente están ocupados viendo sus redes sociales, o asistiendo a reuniones donde su espíritu y vida cristiana se ve en riesgo, o bien con amigos que en lugar de inspirarlos los están alejando de Dios. Yo personalmente creo que sería bueno para ellos sugerirles “SUSTRAERSE, alejarse, apartarse, ayunar” eso en algún tiempo de sus vidas, a fin de “ACERCARSE, concentrarse, enfocarse” en la presencia de Dios. ¿Me explico? Ya nos queda poco tiempo de programa, pero lo digo otra vez así, creo que el hecho de “no satisfacer los deseos de la carne, como estar todo el tiempo con amigos, en fiestas, o en internet, o viendo la tele”, a fin de acercarnos a Dios, podría contar como un ayuno en cuanto a la fórmula se refiere. ME ALEJO DE LA “CARNE” Y ME ACERCO A DIOS. ¿Cómo ves?
  • Suena interesante, donde lo escuché sólo lo plantearon pero no explicaron nada y me dejaron un poco sacado de onda.
  • Me gustaría compartir más acerca de esto pero lamentablemente se nos acaba el programa. Pero, qué les parece si dedicamos ésta semana a estudiar la palabra y preguntarle a nuestros líderes acerca de éste tema. Y bueno, creo que podría ser un buen reto, dedicar algún tiempo de ayuno y que la próxima semana recibamos alguna llamada de “qué experimentaron al hacerlo”.
  • Creo que sí lo voy a hacer y seguramente marcaré la próxima semana.
  • ¡Muchas gracias Roberto! Gracias por acompañarnos y estar al pendiente.
    Y gracias a todos los que atentamente nos acompañaron, ha sido un gusto y verdadero placer compartir éste tiempo. Nos escuchamos la próxima semana aquí en su programa “cosas que sé que no sé pero debería saber”.

Mi nombre es Jony Bernal, y recuerden, “Si dejas de soñar y de aprender, dejas de vivir“. ¡Hasta la próxima!

¿Cómo obtener un “wow” de los niños, en vez de un “ceño fruncido”? – Parte 1

Escrito por: Lisa B. Marshall / Trad. por: Erika Chaves

Hablar a un grupo de niños no es lo mismo que presentar a un grupo de adultos. The Public Speaker (el orador público) nos da 10 instrucciones que le ayudarán a conectarse con los escuchas más sensibles: los niños.

Yo recibí esta pregunta de una persona recientemente:classroom-kids

Yo soy una oradora motivacional. Sin embargo, estoy dando mi primer discurso a niños en edades de 4 a 13 años. ¿Cuáles son algunas sugerencias que me ayudarán a captar su atención y hacer mi discurso efectivo para esta audiencia de edad escolar tan joven?”

¡Yo disfruté recibir esa pregunta!

Una de mis escenas favoritas en la película Mrs. Doubtfire (Papá por Siempre) es cuando el personaje que actúa Robin Williams está capturando sus ideas de la cabecera de una estación de TV local. Él aconseja que cuando se habla de pequeñitos usted no debería ponerse a su nivel para jugar, solo debería jugar con ellos. ¡Este es un consejo sabio!

Aquí hay 10 formas de cómo deslumbrar al grupo de pequeños y después vendrán los 10 consejos de cómo llegar a los niños.

# 1: Involucre los niños

Su meta es conectarse a la audiencia, pero a menos que sean adultos, los niños se sienten separados, si no son incluidos. Entonces, involucre tantos niños como pueda y conforme sea posible. Esto puede significar que usted va a necesitar mucho menos material del que necesitaría con una audiencia adulta.

#2: ¡Absolutamente No! Sin presentaciones para proyectar

Los niños piensan que las presentaciones formales son “estúpidas y aburridas”. Para mantenerlo interesante, ayude a los niños a experimentar sus ideas, de primera mano use accesorios, obras de teatro y otras actividades divertidas (más sobre esto adelante).

#3: Hágalo desastroso, loco, divertido e inesperado

Mire en internet formas interesantes para presentar su tema. Por ejemplo, usar experimentos científicos sencillos para demostrar sus puntos. Ponga un huevo en agua y dejar que se hunda, o poner el huevo en agua salada y verlo flotar.

Un gran ejemplo vino de un consejero de mis hijos, el señor Harrington. Él estaba explicando que cuanto más se lucha o se fuerza una relación, más se va a tener problemas, pero si se trabaja a través del conflicto con suavidad, tienen más probabilidades de tener éxito. Demostró este principio mediante el uso de un rompecabezas de metal que tenía dos elementos pegados. Trató de desenredar las piezas con fuerza, y no lo logró, pero si se hace suavemente, las dos piezas fácilmente se separan.

#4: Use comida en sus ejemplos

En la clase de mi hija, un especialista en servicios financieros entró y usó dulces en su presentación. Mostró una bolsa de besitos de Hershey como un ejemplo de una corporación. Entonces le dijo a los niños que la gente puede comprar una parte de la empresa, por lo que él se separó unos chocolates y demostró que alguien pudiera poseer o administrar unos pocos o una gran cantidad de piezas de una empresa. Su demostración explicó efectivamente una idea abstracta, y lo mejor de todo, los niños se comieron la compañía al final.

#5: Empiece con algo que llame la atención

Comience con una historia, una demostración, un truco de magia, o una pregunta.

Por ejemplo, una mujer entró para el Día de los Padres en la escuela de mis hijos. Ella trabajaba en un hogar de ancianos, por lo que hizo que los niños vieran a través de lentes sucios y pusieran algodón en sus oídos. Ella dejó que los niños utilizaran sillas de ruedas y caminaran con un bastón. Otra actividad dejó que usaran los de guantes y trataran de abrir un paquete de azúcar. Los niños se lo pasaron de maravilla y sin embargo, al mismo tiempo fueron capaces de experimentar lo que se siente al estar en un hogar de ancianos. Esto hizo el mensaje muy claro y real, y fue muy divertido sentir y ver.

#6: Hágalo un juego

Suene campanas, lleve puntajes o deles pequeños premios por participar.  Incluso una sesión de “Preguntas y Respuestas” puede ser divertida.

#7: Cree una obra o arme una dramatización

Haga que los niños actúen algunas partes o simplemente sean personas de la historia. Mis hijos vieron una presentación de la historia de nuestro pantano de arándanos. Personas importantes fueron nombrados, y los niños se pusieron de pie con el nombre en el cuello y pequeños accesorios para indicar algo sobre ellos. Cada participante se quedó al frente según la historia avanzaba. Era cómico y lindo porque algunos de los niños se “casaban” con o tenían un “niño” con sus compañeros de clase.

#8: Simplifique si es necesario

Pregunte a la maestra con anticipación para tener una idea de lo que los niños entenderían y lo que no. Siempre es importante conocer a su público. Utilice analogías que pueden relacionarse con el fin de explicar ideas complejas.

#9: Cuente historias…Muchas de ellas

Asegúrese de que sean historias relacionadas a cada edad en el grupo. Las historias personales y divertidas son siempre una buena ilustración y ayudan a mantener la atención de quienes escuchan.

#10: Use ejemplos de la cultura popular

Los niños están siempre enterados del mundo y de lo que está pasando alrededor de ellos, más que nosotros. Mencionar a un cantante popular o a un actor relacionado a su discurso mantiene a su audiencia interesada y le da un “respeto callejero” al convencerlos de que usted está a su nivel. Hablar a los niños puede ser una experiencia enriquecedora. Si usted sabe cómo involucrarlos, ellos le pondrán atención y recordarán lo que usted dijo. En la segunda parte, yo compartiré otros 10 consejos más al hablar a los niños.

Enlace: http://www.quickanddirtytips.com/business-career/communication/how-to-get-a-wow-not-a-scowl-from-kids-part-1#sthash.6pRcGVMy.dpuf

7 Sugerencias Para Compartir los Valores de la JNI

Small Group*En la entrada anterior, compartimos los valores medulares de la Juventud Nazarena Internacional.  Pero, ¿cómo puedes compartirlos de forma creativa y significativa?

7 Sugerencias que Puedes Usar para Compartir los Valores de la JNI

1.- Asegúrate de sabértelos.

Antes de compartir los valores con la juventud a la que estás ministrando, asegúrate de conocerlos bien, de que entiendes su significado y puedes recordar alguna palabra clave de cada uno de los valores.

2.-  Inclúyelos en los programas de tus reuniones juveniles.

Saca provecho de todas las formas posibles en que puedas sumergir al grupo de jóvenes en estos valores, una sugerencia es que los uses como énfasis semanales o mensuales.

3.- Forma un grupo que te ayude con estrategias creativas.

Trabaja con un pequeño grupo de gente que genere ideas junto contigo, y mantén tu mente abierta para escucharlos a todos. De esta forma, encontrarás maneras de sorprender a tus jóvenes y será un aprendizaje divertido. Utiliza actividades de grupo como: competencias, campamentos, retiros, cenas, diálogos, foros, excursiones, visitas a lugares fuera del templo, intercambios con otras iglesias, etc.

4.- Usa alternativas poco convencionales y creativas.

Una de las maneras más efectivas de aprender es mediante la repetición, y todavía mucho mejor si es reforzado con métodos visuales. Seguramente en tu grupo habrá muchos jóvenes que estarán contentos de preparar un video o un cartel promocionando algunos de los valores de la JNI. ¿Qué te parece una exposición de carteles, fotografías, grafitis, videos, etc.?

5.-  Permite a los jóvenes estar a cargo de compartirlos.

Una forma en que la juventud recordará los valores, es dejarlos investigar el tema por ellos mismos. Por ejemplo: “Valoramos la Iglesia”. Durante la semana, ellos deberán hacer una investigación acerca del significado y el origen de la palabra “iglesia”,  también analizarán por qué la gente piensa que la iglesia es importante. Finalmente, el grupo a cargo de la investigación compartirá sus conclusiones sobre por qué la JNI valora la iglesia.

6.-  Inclúyelos como parte de tu identificación personal.

Usa los valores como parte de tu firma al final de un correo electrónico, una carta, un artículo, etc.  No es necesario incluir todos al mismo tiempo.

7.-  Asegúrate de que estás viviendo los valores.

Existe la posibilidad de que los jóvenes nunca memoricen la lista de valores, pero si tú estás viviendo de acuerdo a ellos y los disfrutas, será fácil para los chicos identificarlos y hacerlos parte de sus vidas también.

A %d blogueros les gusta esto: