Archivo del sitio

7 Pasos Para Comenzar a Convertirse en Una Iglesia Con la Que la Gente Quiere Comprometerse – Parte 2 de 2

Esta es la segunda parte del artículo publicado en la entrada anterior.

4. Descubre tu Llamado – Luego Sé Bueno en Él

Cada líder e iglesia necesita descubrir quién eres y lo que estás llamado a hacer. ¡Luego, haz eso y eso!

Da a la gente algo con lo que valga la pena comprometerse, no es una cuestión de competir con la gran iglesia en la calle. No se trata de ofrecer mejores instalaciones, eventos más grandes o incluso predicar mejor. Se trata de descubrir a lo que Dios te ha llamado a ti y a tu iglesia para ser grande, y luego ser grande en eso.

La excelencia no se limita a las iglesias con grandes presupuestos.

No hay excusa para la segunda categoría. No cuesta más tiempo ni dinero hacerlo bien. Sólo se necesita un compromiso total.

5. No Solo Hable – Cuelgue y Escuche

Nadie quiere una relación en la que un lado sea el único que hable. Tenemos televisión y películas para eso.

Pero incluso la televisión y las películas están dando paso a los medios de comunicación social. Una de las mejores partes acerca de ver un programa que tiene algún zumbido de los medios de comunicación social es charlar sobre ello en Twitter y Facebook mientras se transmite.

La gente quiere comprometerse con los demás, no sólo sentarse pasivamente mientras alguien habla.

Lamentablemente, la iglesia no tiene la reputación de estar abierta al diálogo o a preguntas difíciles. Y definitivamente no está abierta a la crítica.

No, no tienes que convertir tu sermón en un grupo de discusión (aunque, algunas iglesias lo hacen con gran éxito), pero debe haber una manera fácil y obvia para que las personas se involucren, dialoguen, charlen y sientan que su vida y su opinión importan.

Y los líderes, especialmente los pastores de pequeñas iglesias, necesitan participar en esas conversaciones. Escuchar, participar y aprender, no solo enseñar.

Resultado de imagen para people going to church

6. Sigue Aprendiendo y Mejorando

Me comunico, ministro y dirijo muy diferente hoy a cuando comencé en el ministerio pastoral hace 35 años. De hecho, lo hago de manera diferente de lo que lo hacía hace diez años. Y espero cambiar al menos de ese modo en los próximos cinco años.

Ahora tengo más de 30 años de experiencia ministerial además de mi entrenamiento formal en el ministerio. Pero esa experiencia importa hoy menos que nunca. Si no estoy constantemente aprendiendo, escuchando y creciendo, me quedaré atrás muy rápidamente. 

Pero eso no debe intimidarnos. Aprender y crecer es Discipulado 101. Es fundamental ser un seguidor de Jesús, sin mencionar ser un líder de la iglesia.

7. Ofrecer a la Gente un Desafío Digno de su Tiempo y Talentos

Jesús nunca hizo el discipulado fácil. Siempre ha inspirado a la gente hacia un mayor compromiso a través de llamarlos a un mayor desafío.

Demasiados líderes limitan las expectativas que tienen para que sus miembros se sienten en un banco y llenen los espacios en ministerios existentes. Creemos que no podemos pedir más de ellos porque… bueno… ¡ni siquiera están haciendo eso!

Pero muchos miembros de la iglesia poco cooperativos y, recientemente, gente sin iglesia, no están tan desinteresados como pensamos. Al igual que algunos de los niños bulliciosos en la escuela, no están saltándose clase porque estamos pidiendo demasiado de ellos. Están actuando así porque no están siendo desafiados.

La gente está decidiendo que salir de la iglesia es mejor que aburrirse en la iglesia. No los culpo.

Si no desafiamos a la gente a través de una experiencia genuina de adoración, comunión, discipulado y ministerio, harán una de cuatro cosas: 1) ir a una iglesia que los desafíe más, 2) ir a una iglesia que les dé mejor entretenimiento, 3) aparecen físicamente, pero se desconectan en todo lo demás, o 4) dejan de ir a la iglesia por completo.

La gente quiere ir a una iglesia donde son desafiados a algo más grande que ellos mismos y donde sus dones están siendo utilizados para favorecer esa causa.

Si pides poco, obtendrás poco compromiso. Pide mucho y tu gozo puede ser completo.

Este artículo fue publicado originalmente en: http://www.christianitytoday.com/karl-vaters/2017/february/7-steps-to-start-becoming-church-people-want-to-commit-to.html

7 Pasos Para Comenzar a Convertirse en Una Iglesia Con la Que la Gente Quiere Comprometerse – Parte 1 de 2

Por Karl Vaters

Las personas que no van a la iglesia, no quieren ir a la iglesia. Ellos no están saliendo tarde de la cama el domingo por la mañana deseando tener un lugar más eclesiástico donde estar.

De hecho, un creciente número de personas que van a la iglesia no quieren ir, tampoco. Si no les damos algo con lo que valga la pena comprometerse, pronto se irán.

No es que las personas sean menos capaces de hacer compromisos de lo que solían ser. Simplemente se comprometen de manera diferente. Pero demasiadas iglesias no han comprendido esa realidad.

Entonces, ¿cómo hacemos que las personas se comprometan con la iglesia / ministerio que lideramos? ¿Especialmente cuando nuestra iglesia es pequeña y está luchando?

No tengo todas las respuestas, ni mucho menos. Pero he aprendido un puñado de principios durante tres décadas de ministerio que han ayudado a nuestra iglesia a ser un lugar con el que la gente se entusiasma por estar comprometida.

Estos pasos no te costarán ningún dinero extra y muy poco tiempo extra – el tiempo extra debido a la curva de aprendizaje. No se trata de añadir a tu calendario ya limitado y sobrecargado de presupuesto. No se trata de hacer más grandes las cosas. Se trata de enfocarse en hacer mejor la iglesia. Trabajar de manera más inteligente, no más difícil.

Resultado de imagen para people leaving church

Donde Nuestro Enfoque Necesita Estar

Pero primero, a pesar del título de este artículo, el desafío que tenemos ante nosotros no es que la gente vaya a la iglesia.

Se trata de inspirar a la gente a comprometerse a:
• Adorar a Jesús
• Relaciones genuinas con el pueblo de Dios
• Hacer discípulos
• Hacer ministerio para los necesitados

Si tu enfoque es tratar de lograr que las personas se comprometan con tu horario de servicio dominical, tu preferencia denominacional, mantener tu iglesia o algo así, podrías dejar de leer ahora mismo. De hecho, podrías cerrar tu iglesia ahora mismo.

Los días de las personas que van a la iglesia por algo menos que una relación genuina con Jesús han terminado. Sí, todavía hay un residuo de esas personas, pero están muriendo, literalmente. Y no serán reemplazados por un nuevo grupo. Tampoco deberían serlo.

Pero si quieres a la gente de tu iglesia porque tienes una pasión por ayudarlos a conectar con Jesús y la familia de Dios, sigue leyendo.

1. Eliminar lo que no sea Jesús

Si la gente continúa yendo a la iglesia, no será porque tienen un sentido de lealtad a una tradición, la mayoría de ellos nunca la han tenido en sus vidas para empezar. Y no será porque quieren divertirse. Tienen mejor entretenimiento en el teléfono que está en su bolsillo, con el que nunca podríamos competir. 

Lo único que los sacará de su casa y los llevará a nuestras iglesias es si les damos una causa digna de vivir (y morir). Es decir, una presentación auténtica del evangelio de Jesús – a través de nuestras palabras y nuestras vidas.

Si tus tradiciones generacionales u otra cosa, ayudan a la gente a hacer eso, ¡genial! Sigue haciéndolo. Pero si no, no dejes que las preferencias personales de tu iglesia eviten que la gente vea a Jesús.

Ya sea que esté escondido detrás de vitrales o luces láser y máquinas de niebla, cualquier cosa que oscurece a Jesús en lugar de revelarle, necesita ser desechada.

2. Enfatizar las Relaciones por Encima del Espectáculo o la Tradición

Para las pequeñas iglesias especialmente, ser una iglesia con la que la gente quiere comprometerse, comienza y termina con las relaciones.

Necesitamos ayudar a las personas a hacer conexiones con Jesús y el uno con el otro.

Necesitamos ayudar a las personas a hacer conexiones con Jesús y el uno con el otro. Luego trabajar juntos para construir puentes con los que están fuera de las paredes del templo. 

Mucho después de que nuestras tradiciones se han vuelto obsoletas y el espectáculo ha sido reemplazado por un espectáculo más grande en algún otro lugar, las relaciones genuinas, con Jesús y la gente, durarán.

3. Sé Genuino

La gente es mucho menos ingenua de lo que solía ser. Pueden detectar la falsedad en las personas muy rápidamente.

Esto es especialmente importante para los líderes de la iglesia, porque tenemos una cultura en la que el respeto por el liderazgo es menor de lo que ha sido en un laaaaargo tiempo – mayormente por buenas razones.

El respeto ya no viene con la posición de pastor o líder. De hecho, es probable que se vea más con escepticismo que con honor. Ese escepticismo sólo será superado practicando lo que predicamos.

Cinco Maneras de Invertir en la Próxima Generación de Líderes – Parte 1 de 2

Escrito por: Laura Copeland. Trad. por: Yadira Morales

Consejos prácticos para levantar más personas en el ministerio

Recientemente, empecé a ayudar con un pequeño grupo para estudiantes universitarios. Hace solo unas semanas, pero ya estoy enamorada de ellos. Son inteligentes, apasionados, amables, creativos y divertidos. Están locos por Jesús, y aman a la iglesia. Se aman profundamente y se cuidan increíblemente bien entre ellos. Cuando miro a este pequeño grupo de estudiantes, veo un potencial ilimitado.

Cuando nos íbamos después de nuestra segunda reunión, uno de ellos me preguntó: “¿Estás seguro de que quieres llevarnos como un pequeño grupo? Quiero decir, estamos un poco locos.” Sonreí, y le dije que no lo haría de otra manera. Mientras conducía a casa, empecé a soñar y orar sobre cómo ayudarles a desatar sus dones dados por Dios para hacer un impacto aún mayor en el mundo. Estos estudiantes son el futuro de la iglesia, y eso me da una esperanza increíble.

Un ingrediente esencial para un liderazgo saludable es la capacidad de levantar otros líderes. Esto es el discipulado en su mejor momento: levantar a la siguiente generación de líderes en la iglesia que llevará a cabo la misión y la visión de Jesús. Cuando desarrollamos líderes, quitamos el límite de nuestra propia capacidad de liderazgo y aumentamos exponencialmente nuestra capacidad de influir en el mundo que nos rodea a través del discipulado.

En mi experiencia, he encontrado que esta generación de jóvenes ansiosamente busca a la gente para invertir en ellos y desafiarlos. Aquí hay cinco consejos para ayudarte a reclutar e invertir en la siguiente generación de líderes:

  1. Creer en su potencial.

Deja de buscar los líderes existentes, y empieza a buscar la pasión y la influencia natural. Cuando él o ella hablan, ¿escuchan sus compañeros? ¿Hacen preguntas y demuestra interés en un área particular del ministerio? Si es así, ellos son exactamente lo que necesitas. Es posible que no tengan experiencia, pero tal vez es porque todavía no se les ha dado la oportunidad.

Una persona necesita a alguien para creer en ellos y decirles que tienen lo que se necesita. Cuando estaba comenzando en el ministerio, tenía un jefe increíble que vio algo en mí que yo no podía ver en mí mismo. Él creyó en mí, y siguió dándome nuevas oportunidades que me ayudaron a esforzarme y a crecer. Si él no hubiera creído en mi potencial, nunca me habría convertido en el líder que soy hoy. Dale a un joven el don de creer en sí mismo, y verlo levantarse a la ocasión.

75896.jpg

  1. Recluta la visión, no la necesidad.

¿Prefieres ayudar a ordenar sillas, o ser parte de la creación de un ambiente para la comunidad auténtica y genuina donde las vidas cambian? Si estamos en el modo de planificación de un evento o ministerio, a menudo vemos una lista de tareas que hay que hacer. Luego vamos a tratar de asegurarnos de que todas las tareas se han completado. Claro, se necesita alguien que ordene las sillas, ¡pero esta tarea no inspira a nadie! En su lugar, debes proyectar la visión de cómo cada tarea ayuda a lograr la visión. Específicamente, aprende a expresar la visión de cómo tu ministerio cambia vidas.

Trabajo con grupos pequeños, y creo absolutamente que los grupos pequeños son la vida de la iglesia. Si nuestros pequeños grupos no son saludables, nuestra iglesia no es saludable. Cada vez que conozco a alguien que creo que podría ser un potencial voluntario, comienzo a compartir mi corazón por los grupos pequeños. Si los veo entusiasmados con la visión de grupos pequeños saludables, entonces empiezo a compartir un poco más acerca de lo que hace nuestro equipo de ministros de grupos pequeños y pregunto si ellos consideran ser parte de cómo estamos cambiando vidas a través de los grupos pequeños. Lidera siempre con visión, no con necesidades. Una vez que alguien acepta tu visión, estarán dispuestos a satisfacer todas las necesidades que surjan. Muéstrales el impacto que su vida puede tener si se unen a tu equipo, y encontrarás un miembro leal para el equipo que se quedará contigo en las trincheras.

 Este artículo continuará en la siguiente entrada.

Hacia la Efectividad Misional: La Marca de la Multiplicación – Parte 6 de 7

Por Ed Stetzer

Ve a donde está la gente, haz discípulos, planta iglesias

Estoy en una serie de artículos abordando el tema de la efectividad misional. En los dos artículos anteriores, he explicado las marcas de la misión de Dios. Lo que he procurado hacer es destacar el énfasis principal de cada marca en un esfuerzo por construir una imagen de la representación del mensaje y el movimiento de la misión. Hoy, abordaré la marca misional de multiplicación.

La Marca Misional de Multiplicación Explicada

Hasta ahora, he intentado resaltar las marcas misionales de comunidad y envío cuando la missio Dei es puesta en práctica en una iglesia local. Pero hay más de una marca misional que es representada cuando la iglesia abraza la totalidad de la misión de Dios, y la marca es multiplicación.

La multiplicación es usada por Dios para avanzar su misión a lo largo de todo el mundo. Mientras el impulso de multiplicación es esbozado en el Antiguo Testamento en lugares como Génesis 1:28 (“fructificad y multiplicad”), Génesis 15:5 (el número infinito de Abraham de la descendencia de Abraham), y Jeremías 29:6; se vuelve muy claro en el Nuevo Testamento.

La marca misional de multiplicación, particularmente en el Nuevo Testamento, se basa  en Mateo 28:18-20, Hechos 1:8, Hechos 9:15, y Romanos 15:20. En estos pasajes, es claro que la misión de Dios se extiende hacia fuera, a las naciones—a aquellos que no han escuchado el evangelio.

9-Steps-for-Healthy-Small-Groups-650-03182016.jpg

El apóstol Pablo evidentemente comprendió esto. De hecho, Pablo vio la misión global de Dios conectada a un aspecto del pacto de Dios con Abraham. Pablo escribe a las iglesias de Galacia, “Y la Escritura, previendo que Dios había de justificar por la fe a los gentiles, dio de antemano la buena nueva a Abraham, diciendo: En ti serán benditas todas las naciones.” (Gal. 3:8). 

Entendiendo que la misión de Dios es dirigida hacia las naciones, Pablo implementó una estrategia de misiones que incluyó focalizar los centros urbanos poblados, evangelizar la ciudad (micro multiplicación), y plantar y establecer iglesias (macro multiplicación).

De acuerdo con Eckhard Schnabel, hay [por lo menos] quince fases o ubicaciones del trabajo misionero de Pablo que tuvieron lugar en 35 años entre su conversión (31/32 d.C.) y su muerte en Roma (67 d.C.). Durante esos años, Pablo tuvo tres viajes misioneros. Mientras Pablo iba a las naciones, él iría a sus ciudades.

Tim Keller afirma que esa parte de la estrategia de misión de Pablo incluyó ir a las ciudades más grandes de la región. Rara vez vemos a Pablo navegando lejos de las ciudades. Parece que Pablo creyó que las ciudades estaban donde el potencial para el impacto del evangelio y la multiplicación del evangelio sería mayor. Alvin Reid expresa que si las iglesias alcanzan las ciudades, ellas alcanzarán el mundo.

Parece que Pablo pensó lo mismo.

Una vez que Pablo estaba en la ciudad hacía al menos dos cosas: evangelizar personas y plantar iglesias. Pablo evangelizaba a través de predicar en las sinagogas locales, participar en grupos pequeños de estudio bíblico, conocer personas en los mercados, alquiler de salones y conferencias, e involucrando personas en su profesión (fabricación de carpas). Mientras hacía discípulos, después él plantaría y establecería iglesias.

Keller resume el involucramiento misional de Pablo en las ciudades, en esta manera:

Cuando Pablo empezó a reunirse con ellos [los convertidos], ellos eran llamados ‘discípulos’ (Hch. 14:22), pero cuando él los dejó, ellos eran conocidos como ‘iglesias’ (ver Hch. 14:23). Para ponerlo de forma simple, la multiplicación de las iglesias es tan natural en el libro de los Hechos como la multiplicación de individuos.

Como se ha visto en la vida de Pablo, la multiplicación requiere intencionalidad. Requiere ir a donde está la gente, compartir las buenas nuevas de Jesús, así como plantar y establecer iglesias autosustentables, autogobernadas y auto-propagada.

La Marca Misional de Multiplicación Ejemplificada

La iglesia en Antioquía ejemplifica la marca misional de multiplicación. Ellos se multiplicaron exponencialmente en Antioquía—alcanzando tanto judíos como a gentiles. No solo se multiplicaron en Antioquía, también alcanzaron personas más allá de su cuidad. Antioquía se convirtió en la primera iglesia enviadora a través del envío los primeros misioneros y se volvió la primera iglesia plantadora de iglesias (Hch. 13:1-3). Sencillamente, ellos se volvieron una iglesia multiplicadora. 

La marca misional de multiplicación es realmente el programa misional de la Iglesia Primitiva. El resultado final del programa misional de la iglesia se encuentra en Apocalipsis 5:9 y 7:9, donde Juan ve una visión del pueblo de Dios, de toda tribu e idioma, pueblo y nación. Por tanto, para que una iglesia sea misionalmente efectiva, debe convertirse en una iglesia multiplicadora—yendo donde está la gente, haciendo discípulos (micro multiplicación), y plantando iglesias (macro multiplicación). 

Artículo publicado originalmente en: http://www.christianitytoday.com/edstetzer/2017/january/towards-missional-effectiveness-mark-of-multiplication-part.html

3 Pasos Para Desarrollar Una Cultura de Servicio – Parte 2 de 2

Esta es la segunda parte del artículo anterior.

Repítela.

El púlpito (o mesa en mi caso) será siempre un lugar clave para dar forma a los valores y la cultura de la iglesia. Cuando el pastor inserta repetidamente la idea de servir a otros en los mensajes, escritos, o conversaciones, eso tiene un impacto en los oyentes y se trabaja para corregir el enfoque equivocado.

Por ejemplo, en Grace Church, hablé sobre cómo trabajar en la cultura que queremos tener. Nuestra iglesia usa los conceptos: Inicio, Conexión, Prosperidad y Compromiso. Esos son nuestros cuatro valores. Hemos tenido mucha gente en el Inicio y  la Conexión. Pero luego, ¿cómo movemos a la gente a las siguientes dos, Prosperidad y Compromiso, creando una cultura en la que nuestra pasión sea hacer discípulos? ¿Cómo se logra eso?

Tenemos que martillarlo sin descanso (y no somos perfectos todavía en hacerlo; necesitamos hacerlo más).

Conforme las iglesias crecen, aparece con más frecuencia un alto porcentaje de gente que obtiene la cultura deseada cuando se le enseña al inicio, mientras que menos gente la retiene cuando se le trata de inculcar después de cierto tiempo. Se debe ayudar a aquellos que llegaron después (no importa si la iglesia tiene 200 años o 2 años) a tener el nivel de servicio que tenían al principio.

Es esa consistente repetición de la cultura y sus valores lo que nos ayuda a crear una mentalidad de discipulado.

Para perpetuar este valor cultural (o llevar a cabo un cambio cultural) se debe reiterar continuamente a través de líderes claves, los cuales deben ser los primeros en comprometerse. Después hay que motivarlos a repetirlo en sus grupos pequeños y dentro de su círculo de influencia. Usted que trabaja con varios ministros de su iglesia, téngalos a todos consistentemente concentrados en desarrollar una cultura de servicio.

Este no es un proceso de seis meses, es un proceso de muchos años. Hará eco de los valores de su cultura una y otra vez. Aquellos que no estén a bordo al principio, no permitirán que la repetición penetre en ellos y seguirán la nueva cultura o se fastidiarán de escuchar repetidamente sobre el servicio y se irán. A veces eso es lo mejor que puede suceder.

Resultado de imagen para pocas personas en la iglesia

Celébrala.

He dicho repetidamente que “te conviertes en aquello que celebras.” La Iglesia Internacional de Santidad Pentecostal celebra la plantación de iglesias dándoles a los pastores broches por plantar o promocionar la plantación de iglesias. No es de sorprender que las últimas dos décadas hayan sido las mejores para ellos en mucho tiempo.

Cuando prediqué en la Iglesia Primitiva Bautista Progresista noté  claramente que celebraban los logros educativos de sus miembros, incluyendo a un joven que tenía una larga lista de logros académicos desde la secundaria hasta su maestría.

Las denominaciones y las Iglesias deben afianzar lo positivo al menos tanto como rechazan lo negativo. La gente en la iglesia debe saber que usted está en contra de lo que no es bíblico, y no debe haber lugar a dudas sobre el tipo de cultura eclesial que apoya.

Usted celebra aquello en lo que quiere convertirse.

Si quiere que su iglesia mantenga una cultura de servicio, debe celebrarla en cada oportunidad. Haga labores de reconocimiento para los voluntarios que colaboran con los niños. (¡Quizá sea apropiado darles algunas medallas!) Cree un artículo mensual en su página web para resaltar a algún miembro que sirvió a otros de alguna forma extraordinaria. Anuncie una gran celebración en la iglesia por cada miembro que se involucre en un viaje misionero durante el año. Cualquier idea que se le pueda ocurrir para continuar recordándole a la iglesia cuál es su valor, ¡llévela a cabo!

Nosotros premiamos a algún trabajador voluntario en nuestras noches de adoración. La semana pasada, hice que todos le aplaudieran al equipo que instaló el montaje para el cine. Hemos tenido cenas de reconocimiento para quienes se ofrecen a hacer algunas labores. Y la lista puede continuar.

Aquellos que visiten su iglesia deben irse con una imagen clara de cuál es su valor, a través de lo que ahí se celebra. Los miembros y los asistentes sabrán que el servicio es apreciado, lo cual los motivará a adoptar la cultura de servicio que usted haya inculcado y repetido en todo el Cuerpo.

La Cultura Desayuna Estrategia.

Así es la cosa, la cultura desayuna estrategia todos los días. Eso no lo digo yo, la cita se le atribuye al último gurú de negocios Peter Drucker. La frase nos recuerda que nuestros planes carecen de sentido si el ambiente en nuestra iglesia los debilita. Su estrategia se convierte entonces en un tipo de complemento con el que muy pocos están comprometidos.

En Juan 20:21 Jesús dijo: “Como me envió el Padre, así también yo os envío.” Eso nos dice que todos los que son de Dios han sido enviados a una misión. 1 Pedro 4:10 nos recuerda que los hijos de Dios son llamados al ministerio.

Así que no te equivoques, todos los que son de Dios son enviados en misión y todos los hijos de Dios son llamados al ministerio. La única pregunta es ¿Dónde? ¿Entre quiénes? y ¿Haciendo qué? 

Tener una cultura de servicio establecida a través de inculcarla, repetirla y celebrarla provocará que los miembros se amen y realicen buenas obras. (Hebreos 10:24).

Con esa cultura aplicada, la gente no se estará preguntando si deberían servir. Las preguntas serán dónde deben servir, entre quiénes y de qué formas lo harán.

Eso creará una cultura de servicio —parte de un enfoque misional— en su iglesia.

Este artículo fue publicado originalmente en: http://www.christianitytoday.com/edstetzer/2014/march/moving-to-missional-part-i-3-steps-to-develop-culture-of-se.html

¿Invertimos más en llevar a la gente a la iglesia? ¿O a Jesús?

Escrito por: Karl Vaters. Trad. por: Yadira Morales

La asistencia a la iglesia debe ser una herramienta para ayudar a las personas a acercarse a Jesús. No debe ser de otra manera.

Tengo una confesión que hacer.

Como pastor, he invertido demasiado en hacer que la gente asista a la iglesia.

Mi salario depende de ello.

Mi reputación depende de ello.

Mi sentido de autoestima depende de ello.

Todo a un grado mucho mayor de lo que me siento cómodo.

Y no estoy solo.

church-congregation

¿Vienes a la Iglesia? ¿O a Jesús?

La forma en que la mayoría de los sistemas de la iglesia están estructurados, muchos pastores tienen una mayor participación en hacer que la gente venga a la iglesia que en hacer que vengan a Jesús. De hecho, a veces es perjudicial para nuestra línea de fondo que la gente se acerque demasiado a Jesús.

Cuando las personas están más comprometidas con la iglesia que con Jesús, ellos

  • Asistirán regularmente y en silencio
  • Pasarán todas sus horas de voluntariado en la iglesia
  • Darán todas las donaciones de caridad a la iglesia
  • Serán felices con el status quo

Cuando las personas están más comprometidas con Jesús que con nuestras iglesias, ellos podrían

  • Ser voluntarios para algunos de los ministerios fuera de las paredes de la iglesia
  • Encontrar otros lugares que son dignos de algunas de sus donaciones caritativas
  • Salir cuando Dios los llama a ministerio de tiempo completo
  • Desafiar el status quo
  • Hacernos sentir amenazados por la reducción de la línea divisoria clérigo/laico

Pero tenemos que hacerlo de todos modos.

Tenemos que señalarle a la gente a Jesús más que a la iglesia.

La Iglesia es una herramienta, no una meta

Superar nuestra tendencia a enfatizar la iglesia más que enfatizar a Jesús no será fácil. Y no estoy en posición de señalar con el dedo. Soy una parte del problema como cualquiera.

Pero tengo un anhelo. Más. Mejor. Más profundo. Quiero vivir, predicar y discipular a la gente de tal manera que estén comprometidos con Jesús, no solo con su iglesia.

Por supuesto, la iglesia es valiosa. Es importante que participemos en un cuerpo local de creyentes a través de la adoración, el compañerismo, el discipulado y el ministerio. Si no importara, dejaría el pastorado hoy.

No se nos ordena liderar a la gente a la iglesia. Se nos ordena discipularlos en una relación más profunda con Jesús.

La asistencia a la iglesia no es la meta. Es una herramienta para ayudarnos a alcanzar la meta.

Como líder, tengo que recordar eso regularmente.

Una cuestión de integridad pastoral

No quiero dirigir a un grupo de amables, educados asistentes a la iglesia, ni perder mi tiempo entreteniendo a creyentes aburridos.

Quiero participar en la reunión, el entrenamiento y la liberación de un ejército de adoradores de Jesús, amantes de la gente, quienes rompen barreras cambiantes del mundo. las 

A veces siento que mi trabajo depende de lo primero. Mi integridad depende de esto último.

También quiero que mis facturas sean pagadas. Pero tomar decisiones pastorales que tienen más que ver con retener nuestros trabajos que con hacer discípulos, ha hecho muchas iglesias anémicas.

La iglesia que yo pastoreo no es una excepción a eso. Por lo menos no tanto una excepción como debe ser. Eso no es su culpa tanto como es mía.

Jesús prometió que si servimos primero a su reino, “todas estas cosas” serán añadidas.

Confiemos en que Él haga eso y dé vuelta a la iglesia.

Publicado originalmente en: http://www.christianitytoday.com/karl-vaters/2016/january/invested-in-bringing-people-to-church-or-jesus.html?paging=off

Tres Recomendaciones para Crear un Ambiente Seguro

Escrito por: Pat J. Sikora (Continuación de las dos entradas anteriores)

descargaHe aquí tres consejos para la crear seguridad:

  1. Reunirse en un lugar seguro

No siempre es fácil encontrar espacio físico para grupos pequeños. Si tienes familia o compañeros de cuarto, tu casa puede no tener la suficiente privacidad. Cuando el llanto o la ira están involucrados, una tienda de café no es una buena opción. Puede que tengas que ser creativo, pero hay que asegurarse de que tus discípulos tengan la privacidad necesaria para conversaciones íntimas.

  1. Énfasis en la Confidencialidad

A menudo, en un grupo pequeño, comparto algo de mi pasado o incluso mi presente que no quiero difundir mas allá de ese entorno. Esto va en realidad en ambos sentidos. Quieres asegurar a los miembros de tu grupo de que cualquier cosa que digan les pertenece a ellos y ni tú ni nadie en el grupo lo compartirá con nadie, en cualquier lugar. La única excepción a esto, es si crees que la vida de los miembros del grupo u otra vida están en peligro. De lo contrario, tienen que saber que pueden confiar en ti y tú debes ser capaz de confiar en ellos.

  1. Evita la Condenación

A menudo, podrás observar o escuchar opciones de estilo de vida no bíblicas que tus discípulos están haciendo. Si condenas o suenas como mamá o papá, tus discípulos se encerrarán y poco será ganado. Hacer buenas preguntas en lugar de ello es útil. Explora el razonamiento. ¿No saben que esto está mal? ¿Han torcido las Escrituras para hacer lo correcto? ¿Han pensado en ello? ¿Es una adicción, un hábito profundamente arraigado, o un rasgo de familia? Una vez que sepas las respuestas puedes comenzar a abordar la cuestión. Pero hazlo con cuidado y paciencia. La gente no cambia durante la noche, incluso si así lo desean.

Por desgracia, he aprendido de la manera difícil y perdí una discípulo que era querida para mí porque fui demasiado dura con ella por un comportamiento que, en retrospectiva, no era tan grande. Ahora soy más cuidadosa para honrar la imagen de Dios en cada persona, y trato de amar y cortejar a una mejor opción, incluso si toma más tiempo.

El discipulado puede ser una de las oportunidades más gratificantes para los cristianos. ¡Qué delicia ver una persona crecer en Cristo y la fe! ¡Qué alegría ver que asumen el liderazgo o ministerio y se convierten en todo para lo que Dios los creó!. Y nos beneficiamos, también. Tenemos la oportunidad de ver las cosas con ojos nuevos, que es energizante. Pero el discipulado no va a suceder sin intencionalidad y trabajo. ¿Estás preparado para el reto?

Fundamentos para usar las conversaciones para hacer discípulos

Escrito por: Pat J. Sikora (Continuación de la entrada anterior)

Algunas técnicas claves para el discipulado son:

  1. Buenas preguntas

Strong question

Ya sea que estés haciendo un estudio preparado en un grupo pequeño o simplemente manipulando nuevas preguntas a los creyentes, es importante hacer buenas preguntas. Las buenas preguntas mueven la conversación hacia adelante, llama a los discípulos a descubrir la verdad por sí mismos, requieren que los discípulos apliquen lo que saben de la Escritura, desafía las visiones defectuosas del mundo, y hace que los discípulos vuelvan a por más. 

  • Evita las respuestas de Sí o No

Las preguntas que requieren sólo un sí, no, u otra respuesta de una palabra, no facilitan la conversación o el discipulado. Vas a aprender mucho más acerca de los discípulos y de sus procesos de pensamiento si haces preguntas que requieran respuestas más largas. Entonces serás capaz de detectar cuando su pensamiento se va fuera de la base, y así estar en mejores condiciones de ofrecer puntos de vista.

  • Evita la vergüenza

Cualquier pregunta que podría potencialmente avergonzar a los discípulos debería ser evitada, y vela tus respuestas las cuales podrían potencialmente avergonzar. Los nuevos creyentes, e incluso aquellos que han sido fieles desde hace mucho tiempo, a menudo tienen entendimientos impares de la fe. En lugar de decir: “No, eso está mal” o “¿Cómo puedes pensar eso?”. Trata de preguntar, “Hmm, ¿qué crees que Pablo diría a eso?” o “¿Dónde leemos eso en las Escrituras?” Apúntalos hacia las Escrituras para descubrir la verdad por sí mismos de una manera que les anime y les de poder y no vergüenza.

  • Conoce Discípulos dónde estén

Al principio, tenía poco interés en la doctrina. Necesitaba saber quien fue la madre de Pedro (¡en serio!) Y por qué tenía que cambiar mi estilo de vida. Estos líderes no me presionaron. Ellos gentilmente respondieron a mis preguntas y suavemente me llevaron a los temas más importantes de la fe. Ahora cuando estoy discipulando a alguien, ya sea de forma individual o en grupo, por lo general sé muy rápidamente cual es su problema, y lo que tienen que hacer al respecto. Pero no los agobio con eso. Dejo que tomen la iniciativa y hagan poco a poco las preguntas que los mueven a las cuestiones más profundas.

         2. Énfasis en la aplicación

bibliaEs comprensible que desees utilizar un estudio Bíblico preparado. A menudo requieren mucho menos tiempo de preparación. Pero no todos los estudios preparados reunirán a los discípulos donde están, y no siempre subrayarán la  aplicación. Si bien es crucial enseñar la doctrina, enséñala dentro de los límites de las necesidades inmediatas de los discípulos. Asegúrate de que todo lo que cubras, los discípulos saben qué hacer con ello en la vida real: ¿Cómo pueden aplicarlo en casa, en el trabajo o en su vida interna?

  • Más allá de Ganar Conocimiento

Una habilidad clave que tenemos que enseñar a nuestros discípulos es cómo aplicar los principios bíblicos a las preguntas y necesidades de todos los días. El mundo está preparado con las respuestas a todas las preguntas, por lo que los cristianos necesitan saber cómo encontrar las respuestas que necesitan en las Escrituras. Por supuesto que no todas las respuestas están en la Biblia, por lo que los discípulos tienen que aprender a razonar bíblicamente a futuro la Escritura más bien que personalidades de la televisión.

La aplicación es difícil no sólo porque a veces no parece clara, sino también porque a menudo significa que debemos actuar contra culturalmente. Tenemos que admitir esta dificultad a nuestros discípulos y caminar con ellos a través del desafío. Demasiados cristianos prefieren la sabiduría del mundo, asumir soluciones bíblicas está pasado de moda, crítico, o sin sentido. Tenemos que enseńar a nuestros discípulos por qué y cómo ser contraculturales.

3. Crear un Ambiente Seguro

El discipulado es personal, por lo que es importante crear un entorno seguro en el que los discípulos puedan explorar y crecer. En la próxima entrada podrás conocer tres consejos para esta seguridad.

A %d blogueros les gusta esto: