Archivo del sitio

Parte del Regalo

Por Charles W. Christian

Una de mis historias favoritas de Adviento es acerca de una pareja misionera en la costa del este de África. Ellos estaban esperando para regresar a Estados Unidos, su país de origen, después de haber servido por veinte años e impactar dos generaciones de personas en el pueblo donde fueron asignados.

Ellos estaban esperando, temporalmente, en un lugar a muchas millas al interior de la costa, hasta terminar todos sus arreglos para poder regresar a los Estados Unidos para Navidad y su retiro.

Una mañana, durante la época de Adviento, algunos días antes de que salieran, alguien tocó a su puerta. Un joven, hijo de una familia a la que habían conocido durante todo su tiempo en la costa africana, les saludó. Él estaba sosteniendo una pequeña caja que contenía un regalo que, les dijo, decoraría su árbol como un recordatorio del amor de su familia hacia ellos.

cajita-con-tapa-para-regalo.jpg

“¿Tu familia viajó contigo?” preguntó el misionero. Él sabía que ellos eran una de las pocas familias en esa pequeña comunidad que tenía un vehículo. “No,” dijo el joven. “Yo caminé. Viajé en vehículos cuando pude, pero la mayor parte del recorrido lo hice caminando. Dejé mi pueblo poco después que ustedes tomaran el tren hacia acá, hace un par de semanas.”

La pareja estaba asombrada. “¡Tú no tenías que caminar todo eso para darnos este regalo!” dijeron. “Aunque apreciamos mucho este adorno, lo hubiéramos atesorado de igual forma si tú lo hubieras enviado.” El joven respondió, “¡El largo recorrido es parte del regalo!”

Mientras realizamos el largo recorrido, a través de Adviento, hacia la celebración del nacimiento de nuestro Salvador, recordamos un viaje más largo todavía: el camino de la encarnación, cuando “La Palabra se volvió carne y sangre, y se mudó a nuestro vecindario” (Juan 1:14, The Message).

Que nuestros corazones sean llenos con expectativa y gratitud, mientras caminamos juntos hacia el Salvador y el nuevo reino que Él trae.

Oración para la semana:

Dios de esperanza y promesa, ven a estar con nosotros durante esta época de Adviento, y acércanos más a ti mientras viajamos juntos hacia el establo y el nacimiento de tu Hijo, nuestro Salvador. Amén. (De John Birch en: Faith and worship)

Este artículo fue publicado originalmente en: Holiness Today

 

Reflejando a Cristo: Él vivió entre nosotros

Escrito por: Howard Culbertson.

En las palabras iniciales de su evangelio, el apóstol Juan declaró que Jesús el Mesías había vivido “entre nosotros”. La versión bíblica The Message vistosamente interpreta Juan 1:14 como “El Verbo se hizo carne y sangre y se mudó al vecindario” mientras que la versión Common English Bible dice “Él hizo su hogar entre nosotros.”

Estas expresiones variadas recalcan el hecho de que Jesús, claramente, vivió como un judío del primer siglo. Él habló en la lengua materna de la gente. Él comió en sus mesas. Él celebró las fiestas con ellos. Él viajaba a los alrededores con ellos. Él interactuaba con los hijos de ellos. Jesús estaba de verdad como en casa en la cultura judía del primer siglo.

Wedding_feast_at_CanaEn este día de comunicación instantánea, viajes en avión, y traductor de Google, los misioneros novatos pueden estar tentados a probar atajos o incluso optar por evitar el trabajo duro del aprendizaje del idioma y adquisición cultural. Eso puede verse como un movimiento estratégico que les permite lanzarse inmediatamente al ministerio. Sin embargo, omitir el idioma y la adquisición cultural sería una decisión corta de vista para nuevos misioneros. Los misioneros efectivos nunca ven a seguir el ejemplo de Jesús de “moverse en el vecindario” como una pérdida de tiempo. Como Jesús, los misioneros perspicaces aprenden el lenguaje de un grupo de personas. Se adaptan a costumbres que no les son familiares. Abrazan una cultura a la que no pertenecen y llegan a sentirse en ella como en casa. No hay atajos sin dolor en ese camino.

¿Recuerdas lo que Jesús dijo en Mateo 18:2-4 acerca de volverse “como niños”? Sin duda, Jesús usó esas palabras en una línea de pensamiento diferente de ir como un misionero transcultural. No obstante, esa idea de convertirse en un pequeño niño se refiere al tema de asimilar la cultura de las personas a quienes queremos ministrar. Necesitamos convertirnos en niños pequeños mientras entramos en una cultura desconocida. Necesitamos entrar con nuestros ojos bien abiertos, intentando aprender todo lo posible. Claro, eso tomará tiempo, y los misioneros cometerán errores en el camino, pero el proceso incrementará su productividad de largo plazo como embajadores de Cristo.

Si fuéramos a ministrar en la manera que Jesús lo hizo, debemos “colocar nuestra tienda de campaña entre ellos” (como algunos estudiantes dicen que se podría interpretar el verbo griego en Juan 1:14). ¿”Habitar entre ellos” será difícil y algunas veces sacrificial? Sí. Pero debemos hacerlo si vamos a seguir verdaderamente el ejemplo de nuestro Señor.

Publicado originalmente: http://engagemagazine.com/content/reflecting-christ-he-lived-among-us

Enviados por el Enviado

Jesús enviando Juan 20¡La Navidad!  ¡Dios con nosotros!

Dios se encarnó hace veinte siglos en la persona de Jesucristo, su único hijo.  Como mencionamos en la entrada anterior, a pesar de estar sujeto a las limitaciones humanas, la gloria de Jesucristo brillaba.  Y ahora que no está, ¿en qué forma se manifiesta su gloria? ¿Por medio de quiénes se manifiesta?

Jesucristo ha sido ejemplo de un misionero desde los tiempos bíblicos hasta el presente siglo.  Él es singular como Salvador, Reconciliador y Pacificador entre razas, tribus y pueblos. ¡Cristo, como unificador, vertió su sangre para redimir a todos! Esto es lo que celebramos en este tiempo del calendario cristiano.  Y este Cristo que se manifestó en Calvario y la cruz ahora forma nuestro mensaje de esperanza, y más—Él es el mismo que nos da el poder para compartir tal mensaje.  ¡Por la cruz y la resurrección, Cristo es Vencedor sobre Satanás y el pecado!  Él es revelación de la verdad y justicia, y es el único que ofrece resurrección y vida eterna.

Si crees que Jesús es la única esperanza del mundo, ¿con qué frecuencia lo presentas a aquellos que han perdido la esperanza?

Jesús fue un misionero porque fue enviado. Eso es lo que las palabras misionero y apóstol quiere decir, “aquel que es enviado.” Juan 20:21b dice: “Como me envió el Padre, así también yo os envío.”  Parafraseando el texto, diría: “Así como soy misionero, ustedes también son misioneros.”

Pero, ¿cuál es la misión? Lucas 19:10 y Mateo 28:19-20 nos dan la respuesta: “Buscar y salvar lo que se ha perdido,” “Hacer discípulos a todas las naciones, bautizándolos…y enseñándoles que guarden todas las cosas que nos ha enseñado.”

En Navidad, el cristiano celebra y declara que Cristo nos dio libre acceso a la presencia de Dios por medio del arrepentimiento, confesión y perdón de nuestros pecados.  Jesús cumplió su misión.  ¿Tú la estás cumpliendo?

El Dios Misionero Se Encarna en Jesucristo

jesus-birth-1

¡Ya hemos llegado al tiempo de Adviento!

Para los que nacimos en un hogar cristiano, estamos familiarizados con la historia del nacimiento del Hijo de Dios. Todos los años lo celebramos en la iglesia, en las reuniones familiares y entre amigos. Pero para aquel que no es cristiano, o que nació en un hogar musulmán, budista o hindú, la Navidad pasa desapercibida porque, para él, la encarnación de Dios en Cristo no tiene sentido.

Cristo no sólo dejó su hogar para poner su “tienda” y vivir entre nosotros sino que se despojó de sí mismo, para servir y ser igual que los hombres. Jesucristo abandonó su lugar en los cielos y se sujetó voluntariamente a las limitaciones humanas. ¿Y por qué lo hizo? Por amor—el amor más grande que el ser humano haya conocido jamás.

En eso consiste la Navidad: Dios por amor se encarnó para salvar a la humanidad. No usamos esa palabra mucho, ¿verdad? Encarnar significa representar cualidades, acciones, ideas, opiniones, etc. de una persona. De hecho es más que eso; en forma literal, significa vivir en la carne como alguien más vivía o vive en la carne.

Quizás podemos tomar el ejemplo de un embajador. Las funciones de este son representar a su país en uno extranjero, proteger los intereses de su país y sus ciudadanos, negociar, e informarse sobre las condiciones y desenvolvimiento en el nuevo país.

Lo interesante está en las dos últimas funciones.  Algo similar son nuestras funciones cuando encarnamos a Jesús. Somos embajadores de Dios en este mundo (2 Cor. 5:20), entonces la pregunta es: ¿Soy embajador en mi vecindario, en otra cultura, en el trabajo, en la escuela, etc.? ¿Estoy promoviendo relaciones amistosas (y más que eso) entre Dios y aquellos que no lo conocen?

Para comprender las misiones debemos enfocar mayor atención a Jesús, a su misión y al propósito de ésta en el mundo. Durante su tiempo en la tierra él mostró compasión, su ministerio era predicar y enseñar, y llegó hasta la cruz en su sacrificio por los pecadores. Y lo increíble es: ¡Al resucitar mandó a sus seguidores a predicar por todo el mundo, siendo sus manos y pies, encarnándonos en el mundo cómo él hizo por nosotros!

En la próxima entrada hablaremos de esto más, y como somos enviados por él quien fue enviado.

Relaciones Auténticas

Escrito por: Verne Ward para los misioneros de la Iglesia del Nazareno

unnamed.jpg

El Señor no vino a hacer una exhibición. Él vino a sanar y enseñar a los hombres que sufren. Para aquel que quisiera hacer un show, la cosa habría sido solo aparecer y deslumbrar a los espectadores. Pero para aquel que vino a sanar y enseñar el camino no era más que habitar aquí, pero para.. para manifestarse conforme a lo que podían soportar …

– Atanasio de Alejandría, En la Encarnación (On the Incarnation)

Natalie y yo vivimos en Singapur durante 6 años donde nos hicimos amigos con varias personas locales. Ahora vivimos en el área de Kansas City de los EE.UU., pero visitamos Singapur de nuevo recientemente y pasamos tiempo con algunos amigos. Nuestros amigos pertenecen a otra tradición de fe y tienen una pequeña tienda. El esposo tiene cáncer de pulmón, fue diagnosticado en febrero. Cuando lo vi, había perdido mucho peso, así que fui detrás del mostrador para darle un gran abrazo.

Me di cuenta de que detrás del mostrador la pareja había colgado dos imágenes. Una de ellas era una imagen de su familia y justo al lado había una foto de nuestra familia. Eso simplemente me impactó. Ellos son especiales para nosotros, pero no siempre se sabe si otros sienten lo mismo por ti. Nos hemos allegado a ellos y hemos tratado de ser amigos de confianza cristianos para que supieran lo que el cristianismo verdadero es.

Natalie y yo, nos dimos cuenta de que los cristianos estamos siempre en misión, por lo que buscamos lo que llamamos “una persona de paz” – alguien que no esté en oposición a nosotros o al evangelio. Nuestros amigos en Singapur extendieron tal amistad para con nosotros. Fuimos invitados cada vez más y más a la relación y continuamos ofreciendo oración y diálogo.

En un momento que tenía una necesidad. Su madre estaba muy enferma en el hospital y Natalie se ofreció a ir a visitarla y orar con ella y ellos permitieron eso. Con el tiempo, Natalie fue invitada a ser parte de la boda de sus hijas. Ella en realidad dejó que Natalie hiciera lo que la madre de la novia normalmente pondría a su hermana a hacer: ayudar a la novia a alistarse y pasar todo el día de la boda con ella.

Nuestros amigos aún no han llegado a la fe. Hemos tratado de darles esa oportunidad. Vivimos nuestras vidas como la encarnación de Jesucristo en medio de ellos, al igual que Jesús era la encarnación de Dios en la humanidad cuando él nació en la forma de un bebé humano indefenso en Navidad, hace más de 2.000 años.

Encarnación es la intención de cada misionero. La Iglesia del Nazareno envió 119 misioneros en 2015, para un total de 702 misioneros enviados por la denominación para ser las manos y los pies de Jesús, el Mesías, en todo el mundo.

Pero el mundo es el hogar de más de 7 mil millones de personas. No es suficiente con que 706 misioneros sean encarnaciones vivas de Jesús. Es el plan de Dios para cada creyente, cada cristiano, para una vasija de Jesús, que es la esperanza del mundo, la luz y la vida, para transformar la vida en nuestras ciudades, pueblos, barrios y familias.

¡Gracias por ser un amigo cristiano de confianza en la encarnación de Cristo en el mundo que te rodea! Nos regocijamos con ustedes en este Año Nuevo que Jesús es nuestro Salvador y Emmanuel. Que podamos recordar y vivir esto cada día hasta que nos reunamos de nuevo con familiares y amigos para la Navidad en diciembre 2016.

El Amor Gana el Día

María bebéJesús“El amor es más poderoso que el miedo jamás podría ser.  Debemos creer que el amor literalmente gana el día.  Ganó en la cruz.  Conquista naciones.  Derrite los corazones duros.  El amor es la verdadera esencia y naturaleza de Dios.  Jesús era amor encarnado.  El amor derrotó el pecado y la muerte, no vice versa.  El amor es lo que echa fuera el miedo, no valentía.” –Carl Medearis

estrella establo“Love is more powerful than fear could ever be. We must believe that love literally wins the day. It won on the cross. It conquers nations. It melts hard hearts. Love is the very essence and nature of God. Jesus was love in the flesh. Love beat sin and death, not the other way around. Love is what drives out fear, not courage.” –Carl Medearis

Muéstrame tus Manos

*Escuché y traduje las siguientes palabras de Leonard Sweet cuando estaba enseñando en European Nazarene College el 18 de enero, 2011.

Le estaba leyendo Salmo 51:10 a mi madre cuando murió: Crea en mí, oh Dios, un corazón limpio, y renueva un espíritu recto dentro de mí.

La clave que lleva a la santidad es tener un corazón limpio.  Entonces dame una imagen de un corazón limpio. ¿Qué es lo que lo acompaña? La única persona santa que ha vivido es Jesús.  Santidad pura.

Lo que pasa aquí con Jesús es que Dios mismo bajó a la tierra.  ¿Qué tanto bajó? ¿Qué tan abajo vino la Encarnación?  ¿En dónde nació Jesús? ¿En un palacio real? ¿En una cuna? ¿En dónde ocurrió el nacimiento? Ocurrió en un establo oloroso, donde lo primero que Jesús experimentó – ¿qué fue?  Piojos.  Esos pequeños animalitos que viven en la paja.  Esos que muerden la carne.  Y el olor del estiércol y de los animales.

Pero Jesús en su Encarnación vino a más que eso, no solo vino para lo más bajo de los humanos, sino que también hizo algo que ningún otro Rabino de la historia había hecho o permitido que sucediera.  De hecho, hizo algo que a los mismos discípulos molestó.  ¿Qué tan abajo vino la Encarnación? Jesús fue el primer rabino de la historia en ¿qué? Lavarle los pies a sus discípulos.  Eso y más hizo Jesús.  ¡Se continuaba bajando!

¡Y déjenme decirles hermanos y hermanas, que ninguno de ustedes les lava los pies a alguien sin ensuciarse y mojarse en el proceso.

¡Esto es santidad! ¿Quieres una imagen de lo que es la santidad? ¿Tienes un corazón limpio? Ok, esto es lo que acompaña a un corazón limpio – manos sucias.  ¿Tú me dices que tienes un corazón limpio? Yo te digo, muéstrame tus manos.

¿Tienes tus manos limpias? “Oh, la verdad no quiero ensuciarme.”  “Nosotros vivimos en el mundo pero no somos de el.”  ¿Qué? ¿Entonces tus manos están demasiado limpias como para que las ensucies? Oh, claro, necesitamos rituales de limpieza todo el tiempo para poder estar limpios.  Pero todo el propósito de limpiarnos es para que nos volvamos a ensuciar…

…Mateo 25 nos dice cual será la respuesta en el juicio final: “Por cuanto lo hiciste a uno de estos mis pequeños…”  En otras palabras, esta es la pregunta en el Día del Juicio: Muéstrame tus manos.  ¿Las tienes limpias? Ve a otro lugar.  Porque un corazón limpio requiere manos sucias.  Esa es la imagen de la santidad.

Enviados por el Enviado

¡La Navidad!  ¡Dios con nosotros!

Dios se encarnó hace veinte siglos en la persona de Jesucristo, su único hijo.  Como mencionamos en la entrada anterior, a pesar de estar sujeto a las limitaciones humanas, la gloria de Jesucristo brillaba.  Y ahora que no está, ¿En qué forma se manifiesta su gloria? ¿Por medio de quiénes se manifiesta?

Jesucristo ha sido ejemplo de un misionero desde los tiempos bíblicos hasta el presente siglo.  Él es singular como Salvador, Reconciliador y Pacificador entre razas, tribus y pueblos. ¡Cristo, como unificador, vertió su sangre para redimir a todos! Esto es lo que celebramos en este tiempo del calendario cristiano.  Y este Cristo que se manifestó en Calvario y la cruz ahora forma nuestro mensaje de esperanza, y más—Él es el mismo que nos da el poder para compartir tal mensaje.  ¡Por la cruz y la resurrección, Cristo es Vencedor sobre Satanás y el pecado!  Él es revelación de la verdad y justicia, y es el único que ofrece resurrección y vida eterna.

Si crees que Jesús es la única esperanza del mundo, ¿con qué frecuencia lo presentas a aquellos que han perdido la esperanza?

Jesús fue un misionero porque fue enviado. Eso es lo que las palabras misionero y apóstol quiere decir, “aquel que es enviado.” Juan 20:21b dice: “Como me envió el Padre, así también yo os envío.”  Parafraseando el texto, diría: “Así como soy misionero, ustedes también son misioneros.”

Pero, ¿cuál es la misión? Lucas 19:10 y Mateo 28:19-20 nos dan la respuesta: “Buscar y salvar lo que se ha perdido,” “Hacer discípulos a todas las naciones  bautizándolos…y enseñándoles que guarden todas las cosas que nos ha enseñado.”

En Navidad, el cristiano celebra y declara que Cristo nos dio libre acceso a la presencia de Dios por medio del arrepentimiento, confesión y perdón de nuestros pecados.  Jesús cumplió su misión.  ¿Tú la estás cumpliendo?

A %d blogueros les gusta esto: