Archivo del sitio

Informe de Misión: Sé un Enviador

Por Howard Culbertson

En ocasiones, la gente piensa que la única forma en que ellos pueden participar en el evangelismo “hasta lo último de la tierra,” es volando hacia otro país. Están equivocados. “Ir” es solo una de las vías para involucrarse en la misión mundial. De hecho, aquellos quienes dejan su hogar para convertirse en misioneros necesitan un grupo consagrado y entusiasta que los apoye desde casa.

Hace algunos años, Steven Hawthorne escribió un capítulo en Perspectivas en el Movimiento Cristiano, acerca de quienes apoyan a “los que van” (así llamaba a los misioneros). Hawthorne quien creció en una casa pastoral nazarena, llamó a ese capítulo simplemente, “Enviadores.” Él se dio cuenta que el Apóstol Pablo tal vez había pensado, así como Dios, en Enviadores humanos, cuando él preguntó retóricamente: “¿Y cómo predicarán si no fueren enviados?” (Romanos 10:15).

El Apóstol Juan no tenía duda de animar a las personas para convertirse en Enviadores de misioneros. La versión AMP (Amplified Bible) de la Biblia, interpreta el versículo 7 y parte del versículo 8 en 3 Juan como: “Porque ellos [misioneros viajeros] salieron por el bien del Nombre [de Cristo]. Así que deberíamos apoyarles.” ¿Cómo es que los Enviadores apoyan y cuidan a los misioneros? Bien, el pasaje en 3 Juan parece referirse al apoyo material. Lo mismo es verdad con las palabras de Pablo a los Romanos acerca de un viaje planeado a España (Romanos 15:22-24). Ciertamente, se trata de dinero – mucho dinero – el cual se necesita para el evangelismo mundial. Sin embargo, los enviadores pueden y deben hacer más que dar dinero. Por ejemplo, en casi cada una de las cartas de Pablo, él pedía a sus Enviadores que oraran por su ministerio.

_DSC0387.jpg

R.A. Torrey, el fundador del Instituto Bíblico Moody, creía eso. Torrey una vez escribió: “La efectividad del misionero en el campo y los resultados de su labor, están directamente relacionados con el misionero en sí mismo y, de igual forma, con el hombre o la mujer que ora constantemente por él en su casa.”

Además del dinero y la oración, los Enviadores colaboran en el cumplimiento de la Gran Comisión en maneras que van desde mantener actualizados los boletines de misiones hasta ubicar y enviar equipo o recursos necesarios. Ciertamente, una variedad de dones y talentos pueden ser usados para facilitar el trabajo de los misioneros sirviendo en lugares lejanos.

Aquí hay seis áreas en las que los enviadores pueden apoyar a los misioneros:

— Apoyo emocional (dándoles ánimo a través de correos electrónicos, cartas, conversaciones por Skype, yendo a los servicios de gira misionera, etc.).

— Movilización (creando conciencia de las misiones globales en sus iglesias locales y distritos).

— Apoyo financiero (dando, y animando a otros a dar).

— Oración intercesora por el evangelismo mundial (orando e involucrando a otros en la oración).

— Ayuda logística (proveyendo hospedaje y transporte para los misioneros en gira misionera, haciendo arreglos para enviar cosas, solucionando detalles para eventos, entre otras cosas).

— Asistencia en la re-entrada (siendo un oyente “confiable,” ayudando a los misioneros que regresan a encontrar su camino de vuelta en casa, y demás).

Los Enviadores han sido conocidos por ser tan apasionados en su apoyo a los misioneros que ellos han adaptado su estilo de vida para orar más, servir más y dar más.

Sé un Enviador. Impacta “hasta lo último de la tierra” desde tu puerta.

 

Este artículo fue publicado originalmente en: Engage Magazine

¿Se Reflejan las Prioridades de Dios en Nuestras Finanzas?

Cada miércoles, a partir del 5 de octubre y hasta el 7 de diciembre de 2016, estaremos publicando un artículo enfatizando las diez características de una iglesia Génesis, esto es parte del desarrollo continuo de varias herramientas y materiales que ayudarán a las iglesias a diagnosticar y mejorar su salud.

Por Scott Armstrong

1475518780181

Hace algunos años mis hijos, mi esposa y yo nos reunimos y platicamos sobre nuestros sueños y las esperanzas que teníamos para la siguiente década. Una de las metas que nos fijamos fue ir a la Copa Mundial del 2022. Todos nos entusiasmamos con la idea, Qatar es hermoso en esa época del año. (¡Nadie se lo imaginaría!).

De vez en cuando hablábamos sobre la Copa del Mundo y lo divertido que sería ir. Incluso ahorramos un poco de dinero aquí y allá. Pero no era mucho y no teníamos un plan. Cuando evaluamos nuestro progreso veinte meses después de aquella reunión, descubrimos que no había forma de ver ese gran sueño volverse realidad si no hacíamos cambios significativos en nuestras vidas.

Había que hacer sacrificios. Decidimos que en los siguientes años no gastaríamos en vacaciones “costosas”; en su lugar, tendríamos vacaciones en casa. Casi todo el dinero de Navidad, cumpleaños y otros regalos monetarios que recibiéramos irían a la cuenta de ahorro para la Copa del Mundo. Ahorraríamos todas nuestras millas de vuelo para que el enorme costo del viaje estuviera eventualmente cubierto. Incluso comenzaríamos a orar para que Dios proveyera para nosotros y nos preparara para la Copa del Mundo.

¿Saben qué ocurrió? Nos dimos cuenta que haciendo esos sacrificios no tendríamos que esperar hasta el 2022. ¡Podríamos lograrlo para Rusia 2018!

Esta historia refleja lo que sucede con frecuencia en la iglesia. Podemos decir que priorizamos el evangelismo mundial. Podemos declarar que queremos alcanzar a nuestra comunidad. Podemos predicar sobre la importancia de los perdidos. Pero si no respaldamos todas estas metas con dinero, los “valores” que poseemos permanecerán vacíos.

Jesús lo dijo así: “Porque donde esté tu tesoro, ahí estará también tu corazón” (Lucas 12:34).

La novena característica de una iglesia Génesis es que generosamente provee recursos económicos para financiar la misión en su ciudad, su distrito y el mundo.

Una iglesia Génesis es generosa. Aunque el mundo nos urge a operar desde el miedo y la escasez, ¡funcionamos desde un manantial de esperanza y fe del Dios que tiene todos los recursos del mundo a su disposición!

Una iglesia Génesis da con sacrificio para impulsar la misión global. No debemos concentrarnos solo en nuestra propia congregación o ciudad. Una iglesia Génesis utiliza su dinero para enviar y sostener misiones y misioneros con el objetivo de impactar incontables culturas y naciones en todo el planeta.

Una iglesia Génesis se asegura que su presupuesto refleje sus valores fundamentales. ¿Es importante para nosotros ayudar a otros a conocer a Cristo?

Entonces mejor asignemos más del 1% de nuestro presupuesto para evangelismo. ¿Servir a la comunidad es parte vital de nuestra misión? Entonces eso debe reflejarse en gran manera en nuestros gastos al final del año.

¿Sabías que muchas iglesias gastan entre el 85 y el 90% (o incluso más) de sus diezmos y ofrendas en solo dos cosas? Salarios para el personal pastoral y los servicios públicos/ mantenimiento del edificio y propiedades. Eso no deja mucho para alcanzar la ciudad, mucho menos a las naciones.

Quizás sea necesario llevar a cabo una auditoría de nuestras finanzas. No estoy hablando de un análisis oficial hecho por un auditor, aunque claro que eso es esencial. Estoy hablando de una auditoría financiera hecha a través de lentes espirituales. ¿Qué aspectos tienen los gastos e ingresos de nuestra familia y nuestra iglesia? ¿Nuestras prioridades se reflejan en la forma en que damos a los demás? ¿Se reflejan las prioridades de Dios en nuestras finanzas?

Después de una auditoría de ese tipo, tal vez lleguemos a la misma conclusión a la que llegó mi familia. Será necesario hacer sacrificios para ver nuestros sueños volverse realidad. Y que el reino impacte nuestras comunidades y el mundo es un sueño que ciertamente vale la pena, ¡una meta por la que vale la pena trabajar!

Una iglesia Génesis generosamente provee recursos económicos para financiar la misión en su ciudad, su distrito y el mundo.

 

Para más información, visita el sitio web www.mesoamericagenesis.org o la página en Facebook https://www.facebook.com/MesoamericaGenesis/

El Corazón de Dios: dando seguimiento a todos

Escrito por: Howard Culbertson / Trad. por: Erika Chaves

“El Señor anotará en el registro de los pueblos…” – Salmos 87:6

etnicosEn Lucas 12: 7 Jesús dice que Dios nos conoce tan bien que Él ha contado los cabellos de nuestra cabeza. El Salmo 87: 6 menciona otra cosa que Dios no pierde de vista: nuestro origen étnico. La imagen en Salmos 87: 6 pinta un listado de los grupos tribales y los pueblos del mundo en donde Dios está anotando nombres de los redimidos.

Al menos otros dos pasajes del Antiguo Testamento, Éxodo 32:32 y el Salmo 69:28, mencionan un libro de registro divino. En media docena de lugares, Apocalipsis habla de un registro que Juan llama “El Libro de la Vida”. Lo que destaca en el Salmo 87:6 es la descripción del registro que identifica la pertenencia a un grupo tribal o a un pueblo de toda persona cuyo nombre aparece en él.

Esta base de datos – cualquiera que sea su forma actual – mostraría el progreso de proclamar la Buena Nueva de la salvación “entre todos los pueblos” (1 Crónicas 16:24). De hecho, Jerry Rankin dice que a partir de ese registro cuidadosamente guardado, “Dios da seguimiento al progreso de la evangelización mundial y toma nota de los grupos que tienen representantes en su Reino”. Tal vez una de las razones por la que Dios hace esto, es porque él tiene su ojo en cumplimiento de Mateo 24:14: “Y será predicado este evangelio del reino en todo el mundo, para testimonio a todas las naciones; y entonces vendrá el fin”.

Una suposición bastante común acerca de los tiempos del Antiguo Testamento es que, durante ese largo período de tiempo, Dios se centró exclusivamente en su relación con el pueblo judío. No es así. El versículo 4 del Salmo 87 nombra grupos específicos de pueblos que eran enemigos de Israel y nota de que había algunas personas en esos grupos de personas odiadas que se habían hecho miembros del Reino de Jehová.

 Joshua ProjectA mediados del siglo XX, los líderes misioneros como Cameron Townsend, Donald McGavran y Ralph Winter comenzaron a hacer un llamado a la Iglesia a identificar todos los grupos de personas (pueblos) aún no alcanzados y para verter la energía y los recursos en llevarles el Evangelio. Con ese fin, el Proyecto Josué mantiene una base de datos de grupos o pueblos del mundo actual, con información en cuanto a si se ha logrado y lo bien que cada uno ha alcanzado las Buenas Nuevas (www.joshuaproject.net). Por supuesto, el trabajo del Proyecto Josué no es tan preciso como el “registro de los pueblos” de Dios. Sin embargo, sí ayuda a las personas involucradas en la evangelización mundial a ver lo que hay que hacer para llevar a cumplimiento la visión del apóstol Juan de la gente “de todas las naciones y tribus y pueblos y lenguas de pie delante del trono “(Apocalipsis 7: 9).

A la luz del “registro de los pueblos” descritos en el Salmo 87: 6, tenemos que responder a la pregunta: ¿Contribuye lo que estamos haciendo para el Reino a que Dios escriba los nombres de las personas de más y más grupos culturales y étnicos en Su registro? ¿Con qué firmeza resuenan nuestros corazones con la carga de Dios para compartir el evangelio con todos los grupos de personas que aparecen en Su registro?

Tomado de: http://engagemagazine.com/content/heart-god-keeping-track-everyone

Venga Tu Reino

Escrito por: Howard Culbertson / Trad. por: José Samuel Mérida

“Venga tu reino, hágase tu voluntad en la tierra como en el cielo.” ~Mateo 6:10

Al analizar el Padre nuestro uno encontrará referencias a:

  • la naturaleza de Dios y su carácterPraying Woman
  • las necesidades materiales del ser humano
  • pecado y perdón
  • vivir con gracia y justicia social
  • tentación y liberación
  • adoración
  • y, también, evangelismo mundial

Si oramos el Padre nuestro de verdad, las dos frases al inicio – “venga tu reino, hágase tu voluntad en la tierra” – inequívocamente abordan la necesidad del evangelismo mundial.

Por 2,000 años los cristianos han memorizado y recitado el Padre nuestro. A menudo, hemos repetido esas maravillosas palabras mecánicamente si prestarle mucha atención a su gran significado. Por eso, las palabras de Mateo 6:10 rara vez nos hacen pensar en evangelismo mundial. Es una lástima, porque pedir que se concrete el Reino de Dios y que Su voluntad se haga por toda la tierra implica, por lo menos, la proclamación del evangelio a todas las etnias que no han sido alcanzadas.

En cuanto a la voluntad de Dios, los sermones sobre el Padre nuestro generalmente usan Mateo 6:10 para hablar de una vida correcta y a veces también sobre justicia social. Estas cosas son parte de la voluntad de Dios, ¿pero acaso no incluye más? ¿no le pide Dios a Su pueblo que haga discípulos a la semejanza de Cristo en las naciones? Proclamar la historia de Jesús hasta “los confines de la tierra” es, después de todo, un mandato bíblico claro. Mateo 6:10 también nos lleva naturalmente a Mateo 9:38, que ha llegado a ser parafraseado de la siguiente manera, “¡Qué gran cosecha!… Así que arrodillate para orar por manos para cosechar.”

Mientras haya personas en la tierra que no saben nada sobre el Dios verdadero, la voluntad de Dios no se cumplirá a cabalidad. Mientras haya personas sirviendo otros dioses – ya sean “ídolos vanos” o dioses de dinero, poder o placer – el reino de Dios no vendrá completamente. Por eso, orar Mateo 6:10 sin tener en mente el evangelismo mundial pierde el sentido clave del versículo.

La Gran Comisión de Mateo 28:19-20 – “Vayan y hagan discípulos a las naciones” – no surge en el vacío. Al enseñar a sus discípulos a orar, Jesús utilizó algunas frases que podrían sensibilizarlos hacia el deseo del Padre que todo el mundo sea evangelizado. Por eso, puede decirse que Jesús utilizó también las palabras de la oración modelo que enseñó a Sus discípulos para preparar el terreno para la Gran Comisión.

A menudo se nos recuerda que la oración es mucho más que solo pedirle a Dios. La oración es esencialmente para pedirle que nos moldée. Cuando repetimos las palabras de Mateo 6:10 – “venga tu reino; hágase tu voluntad en la tierra” – debemos permitir al Espíritu Santo que convierta esas palabras en auténticos anhelos de nuestro corazón. Cada vez que oramos el Padre nuestro, debemos permitir que sus poderosas palabras incrementen nuestra pasión por el evangelismo mundial.

Enlace: http://corazondelamision.blogspot.com/2013/06/venga-tu-reino.html

A %d blogueros les gusta esto: