Archivo del sitio

COM – Nicaragua, 2017

Del 24 al 26 de noviembre del presente año, se llevó a cabo el Campamento de Orientación Misionera en el distrito Norte de Nicaragua, contando con una asistencia de 48 participantes de 4 países de Centroamérica: Costa Rica, Nicaragua, El Salvador y Guatemala. Además, 12 misioneros voluntarios estuvieron sirviendo en el COM. Durante este tiempo, los jóvenes escucharon testimonios de lo que Dios está haciendo en otros países, y lo que está haciendo en la vida de los misioneros que han decidido ser obedientes a la voz de Dios. Muchos participantes confirmaron su llamado y otros encontraron cómo seguir sirviendo dentro de misiones.

COM nicaragua 9.jpg

Testimonios de algunos participantes:

Kevin.jpg“Gracias Misión Global por tan increíble trabajo, este fin de semana qué pasó fue único y sin duda Dios me habló mucho e incomodó mi corazón para salir de mi zona de “conformismo.” Enterarme del trabajo misionero que como iglesia hacemos me emocionó, pero saber de toda la necesidad que aún hay en el mundo me conmovió. El hecho de saber que aún no es suficiente, me reta para sumarme de diversas formas: Dando, Yendo, Orando y Ayunando. Quiero ser las manos y los pies de Jesús acá en la tierra, quiero tener un corazón misional como el de Él, que lo entregó todo por amor al más necesitado. Este COM sirvió mucho para cambiar mi perspectiva de las misiones, me inspiró muchísimo para ser parte de ellas y disponer mi corazón para poder servir y sin temor alguno decir: HEME AQUÍ, ENVÍAME.”

– Kevin Rodríguez. El Salvador.

Com nicaragua 2.jpg

COM nicaragua 8.jpg“El Campamento de Orientación Misionera es un espacio para que los jóvenes puedan buscar y entender el llamado de Dios para sus vidas, refiriéndonos a las misiones. Es de mucha bendición poder empezar a prepararse, tener un antesala de lo mucho que nuestros hermanos misioneros viven y escuchar sus experiencias, ver cómo Dios se glorifica en sus vidas, y cómo poder hacer misiones desde nuestro propio hogar. Agradezco a Dios la oportunidad de poder participar del COM, y confirmar mi llamado a las misiones. Cuanto más un misionero se deja guiar por el Espíritu Santo, tanto más Él bendecirá su trabajo.”

– Edgar Revelo. El Salvador.

COM nicaragua 3.jpg

Pastor COM Nicaragua.jpg

“Hace 26 años sirvo como pastor de la Iglesia del Nazareno, y nunca había entendido las misiones, hasta que asistí al COM. Antes daba 10 córdobas para las misiones, ahora daré todo lo que pueda.”

– Pastor Modesto Leal. Nicaragua.

 

 

Fily.jpg“Fue una experiencia muy intensa. Los capacitadores tenían la experiencia necesaria para transmitir el mensaje a los jóvenes de nuestra región que están con entusiasmo de servir a nuestro Dios. Agradezco la oportunidad que se les está dando a los jóvenes para sentirse partícipes en las iglesias. COM abre los ojos y el corazón para entender el llamado que recibimos por parte de nuestro Padre Celestial, en muchas maneras. Una de las prédicas me impactó en gran manera, que fue compartida por la hna. Luz Jiménez, me hizo recapacitar, reaccionar y retomar con mucha más fuerza espiritual y física el llamado para las misiones. COM hace conexiones únicas entre la juventud de nuestra amada Iglesia del Nazareno, también nos une entre hermanos. COM hace que compartamos las herramientas que estamos usando para cumplir el mandato dado por Jesucristo hacia su Iglesia. COM marca una huella en el corazón que jamás se olvidará.”

– Filiberto Yat. Guatemala.

El Desafío es Urbano

Por Scott Armstrong

La semana pasada tuve el privilegio de estar en Panamá, donde varios líderes nos reunimos para generar una lluvia de ideas con soluciones, para un ministerio más efectivo en tres áreas:

  • Misión Urbana
  • Jóvenes
  • Niños

Estas áreas han sido declaradas como nuestros énfasis regionales en Mesoamérica para el siguiente cuatrienio. Y con razón: aunque hay grandes cosas sucediendo en cada uno de estos ministerios, tenemos un largo camino por recorrer antes de ver una explosión del fruto en toda la región entre niños, jóvenes, y nuestras ciudades.

Ciudad.de.Mexico.City.Distrito.Federal.DF.Paseo.Reforma.Skyline.jpg

Estoy seguro que recientemente has escuchado nuestro podcast Siervos Inútiles (y si todavía no lo has escuchado, en serio, ¿qué estás haciendo con tu vida?), y sabes que hemos abordado estos tres temas en nuestros distintos episodios. Sin embargo, por el bien de este artículo, enfoquémonos en misión urbana.

Si has escuchado que mi esposa y yo predicamos en cualquier servicio o evento, sabes que estamos hablando con mucho entusiasmo de misión urbana. Después de todo, nuestro ministerio es GÉNESIS, donde la misión es hacer discípulos semejantes a Cristo en los centros urbanos de Mesoamérica. Estamos enviando misioneros a 28 ciudades estratégicas para que planten iglesias e impacten comunidades que tienen poca o nula presencia nazarena. ¡Y está sucediendo!

Aun así, admito que la influencia que cuatro obreros pueden tener en una ciudad de más de 1 millón, es limitada. ¿Y qué pasa con las otras ciudades que no han sido identificadas como parte de los 28 lugares estratégicos, sitios urgentes que recibirán misioneros? Está claro que nuestra región entera necesita un génesis y no solamente vendrá de fuerza misionera voluntaria y comprometida.

Esta misma semana mientras que estuvimos en Panamá, recibimos de Dale Jones en Investigación Nazarena/Nazarene Research (¡les amamos!) una lista con todas las ciudades en la Región Mesoamérica con población de 100,000 o más habitantes. Los hallazgos son intrigantes y a la vez asombrosos:

  1. Las estadísticas generales muestran que el 72% de Mesoamérica vive en un área urbana (esto incluye varias ciudades con menos de 100,000 que todavía se consideran urbanas). ¡Casi 3 de cada cuatro de nosotros es un urbanita! Cuando piensas en urbano, quizá piensas en Nueva York, Beijing, o Tokyo. Pero somos la región con el porcentaje más alto de habitantes urbanos.
  2. En solo dos años hemos crecido de 169 ciudades con 100,000 personas o más, a 182 que encajan en esta descripción. En todo el mundo, la gente se está moviendo en masa a la gran ciudad, y nuestra región no es la excepción.
  3. De estas 182 metrópolis, 115 están en un solo país: México. Uno. Uno. Cinco. Alcanzar las ciudades de nuestra región significa especialmente alcanzar las ciudades de México, muchas de las cuales no tienen iglesia del Nazareno.
  4. Después de México, los cuatro países que tienen más ciudades con una población igual o mayor a 100,000 son: Cuba (16), República Dominicana (9), Haití (8), y Nicaragua (7). En otras palabras, 155 de las 182 ciudades más grandes en nuestra región están en CINCO países. ¿Podrías orar específicamente por un impacto urbano en esos cinco países?
  5. La población total en Mesoamérica es de 223 millones. 120.42 millones de nosotros vive en ciudades con más de 100,000 personas. Eso es 54%. Más de nosotros vive en una ciudad grande, que los que no lo hacen. ¿Esto no debería afectar la manera en que equipamos a nuestros líderes para el ministerio?

    Screen Shot 2017-09-14 at 3.46.06 PM.png

  6. Si la mayoría de la población vive en una gran ciudad, entonces ahí es donde todos nuestros nazarenos también están, ¿verdad? No. Solo 32% de nuestros miembros vive en una ciudad de más de 100,000 personas. Eso es 129,354 de 406,000 nazarenos en total.

    Screen Shot 2017-09-14 at 3.46.16 PM.png

  7. Los anteriores #5 y #6, me han hecho reflexionar: Sé que ya tenemos muchos miembros nazarenos en esas ciudades y alabo al Señor por su testimonio. Sin embargo, no hay ninguna duda de que, en la mayoría de estos ambientes urbanos, nos hace falta una verdadera presencia como Iglesia del Nazareno. Tener un templo y celebrar cultos cada semana no va a resolverlo. Para impactar la ciudad, el discipulado sacrificial, creativo, y misional es necesario en los días venideros.
  8. Un número significativo de estas 182 ciudades, recientemente han sido afectados de manera negativa, por fenómenos naturales devastadores. ¿Podría ser que nuestra entrada a estas ciudades, vendrá a través de confortar a aquellos que lo han perdido todo en huracanes o sismos? ¿Podría ser que, en cualquier caso –aun sin desastres naturales– el hecho de actuar como agentes de compasión, sería la forma saludable de impactar nuestras ciudades?

Mi intención no es abrumarte con estadísticas. Reconozco que cada una de las observaciones anteriores, debe ser digerida reflexivamente para un mejor entendimiento, y ¡oro para que lo hagas así!

Honestamente, comparto todo esto no solo para informar, pero también para invitarte a ser parte de esta iniciativa.

¿Podrías orar?

¿Podrías dar?

¿Podrías ir e impactar un contexto urbano ahí donde estás, o incluso, en un lugar lejano?

Deja un comentario si Dios está volcando tu enfoque hacia la ciudad. Comunícate con nosotros en Facebook, Twitter, Instagram, o en MesoamericaGenesis.org. Escucha nuestro podcast y cuéntales a otros, para que, la conversación acerca de estos temas, se extienda.

Necesitamos tu ayuda. Las estadísticas son claras y el llamado de Dios es más claro: traigamos un génesis a los centros urbanos de Mesoamérica.

 

Play & Witness – Una Iniciativa Relevante y Efectiva

El primer viaje misionero del Caribe “Play & Witness” tuvo lugar en Jamaica, del 4 al 29 de julio, 2017. Este viaje se dividió en tres partes: entrenamiento, actividad evangelística y campamento, y fue diseñado para lograr dos objetivos principales: impactar significativamente a Jamaica para Cristo, a través de deportes, y, de igual forma, impactar significativamente a los participantes para que sean catalizadores de la misión en su entorno.

Ready Set Go Training .jpg

El equipo de Play and Witness estuvo conformado por 21 participantes y facilitadores del Área Caribe, originarios de 6 países diferentes: Antigua, Bahamas, Barbados, Guyana, Jamaica y Trinidad. Su tiempo en Jamaica comenzó con un entrenamiento intensivo en el ministerio deportivo. El propósito de este tiempo fue exponer a cada participante al poder y potencial del deporte, y explorar maneras en que los deportes pueden ser utilizados para transformar sus comunidades, naciones y regiones. Los deportes fueron presentados como una forma relevante y efectiva, tanto para invitar a las personas a conocer a Cristo como para discipularlos.

Denbigh Church of the Nazarene.jpg
Después de esto, se movieron a la segunda fase de la misión: la implementación de la información que aprendieron. 
En colaboración con la Iglesia del Nazareno de Green Acres en la comunidad de Old Harbour, iniciaron la plantación de una nueva iglesia utilizando varias formas de ministerio (juegos para niños, adolescentes, etc.). Por medio de las actividades deportivas, crearon un fuerte vínculo con la comunidad en muy poco tiempo.

Old Harbaor Testimony.jpg

El equipo también participo en el lanzamiento del programa de ministerio deportivo de la Iglesia del Nazareno de Denbig, y de acuerdo con el pastor titular de esta iglesia, la iniciativa del ministerio deportivo creo una sensación espiritual renovadora en Denbigh, ya que la asistencia al culto, en la semana siguiente al lanzamiento de este ministerio, incrementó notablemente y hubo nuevos compromisos por Cristo.

football in denbigh.jpg

El equipo también estuvo involucrado en un campamento de jóvenes y en un campamento de niños. Durante este tiempo, tuvieron la oportunidad de usar el conocimiento y experiencias recibidas anteriormente, para transmitirlas a los camperos.

Youth Camp.jpg

En total, 40 personas recibieron a Jesús como su Señor y Salvador, por medio de las actividades evangelísticas y la participación en los campamentos. Esto no es simplemente un testimonio de la bondad de Dios, es también un testimonio del impacto que este equipo fue capaz de realizar en Jamaica, logrando así el primer objetivo del viaje misionero.

El segundo objetivo principal de impactar al equipo de participantes para que ellos continuaran con la misión cuando regresaran a casa, también se cumplió. Ha sido increíble ver cómo los participantes han implementado, inmediatamente, en su contexto, la información que aprendieron, y cómo otros están planeando en hacer lo mismo.

Childrens camp.jpg

El siguiente paso es ver cómo las experiencias de Play and Witness se multiplican a través del Caribe. La intención es presentar el ministerio de deportes como una herramienta relevante y efectiva para el evangelismo y discipulado dentro del área Caribe. De acuerdo con los reportes y testimonios, el primer viaje de Play & Witness ¡fue todo un éxito!

– Con información de Dario Richards, Misión Global Área Caribe.

Cinco Maneras de Invertir en la Próxima Generación de Líderes – Parte 2 de 2

Esta es la continuación de la entrada anterior.

  1. Míralos como individuos y desarrolla sus dones.

Las personas tienen un profundo deseo de ser conocidas individualmente: sus experiencias únicas, sus dones y sus pasiones. Al pasar tiempo con la próxima generación de líderes, señala lo que los hace únicos y ayúdales a identificar y desarrollar sus dones y habilidades. Anima y confirma sus fortalezas cuando las veas sobresalir en sus dones. Cuando sea posible, proporciona funciones que les ayuden a desarrollar sus fortalezas.

A medida que conozco a las personas de mi nuevo grupo pequeño, no puedo esperar para obtener una imagen más completa de lo que hace que cada persona sea única, alentando a cada uno en sus fortalezas. Un hombre joven tiene cólera y arena, y un día él será un líder feroz. Una mujer joven tiene sabiduría más allá de sus años, y un día ella ayudará a una organización a navegar sabiamente a través de una dura temporada. Otro joven es un espíritu libre, y un día le recordará a la iglesia que se deshaga de nuestras cansadas rutinas y se enamore de Jesús de una manera nueva y fresca. Cada joven es hecho individualmente por Dios para un impacto único en el mundo. Quiero ayudar a cada uno a acercarse a sus dones únicos y verlos cobrar vida.

build

  1. Construye relaciones.

En Marcos 3:14, Jesús no sólo nombró a los doce discípulos para que salieran, él los designó “para que estuvieran con él”. Y Jesús no sólo trajo a los discípulos cuando estaba a punto de enseñar o realizar un milagro. Compartió comidas con ellos, viajó con ellos y conoció a sus familias (Mateo 8:14).

La próxima generación de líderes te mira y quieren saber cómo haces lo que haces. Ellos necesitan ver quién eres cuando no estás en el “modo ministerial”. ¿Cómo equilibras trabajo, familia y amigos? ¿Cómo respondes cuando estás estresado? ¿Cómo te cuidas? ¿Cómo es tu matrimonio? ¿Quiénes son tus amigos más cercanos y cómo se apoyan unos a otros?

Tu ministerio más grande no viene del escenario. Viene cuando los demás son testigos de los miles de momentos cotidianos en que el carácter de Cristo se está formando en ti. Permite que estos jóvenes vean tu vida real. No sólo necesitan aprender habilidades de ministerio; Necesitan desarrollar el carácter que apoya la obra que Dios quiere hacer en y a través de ellos. Invítalos a tu casa para cenar, déjalos hacer mandados contigo, y proporciona una mirada interior en cómo Dios está trabajando en tu vida diaria, desordenada, caótica.

  1. Tomar un riesgo y estar bien con el desorden.

Si vas a tomar un riesgo en el ministerio, que sea creer en la gente. El desarrollo como líder es desordenado y estos jóvenes cometerán errores en el camino. Con tu cuidado y orientación, esos errores se convertirán en oportunidades de aprendizaje que los propulsen hacia un liderazgo aún mayor.

Tenía 23 años cuando empecé mi primer trabajo, trabajando con un ministerio universitario. Recuerdo el primer par de veces que enseñé en nuestra reunión semanal, y me estremezco ahora de pensar en cómo fue. Pero desde entonces, gracias a más y más oportunidades para practicar y recibir comentarios, he crecido para tener más seguridad y ser eficaz en la enseñanza.

Un Dios omnipotente y omnisciente todavía elige trabajar sus propósitos a través de humanos defectuosos porque sabe que creceremos y nos desarrollaremos para ser líderes aún más eficaces a través del proceso. ¡Cuánto más debemos estar dispuestos a correr riesgos y dar a los jóvenes la oportunidad de aprender y crecer! Reafirma que todavía crees en ellos, ayúdalos a aprender de sus errores, y dales un asiento en la mesa contigo.

Artículo publicado originalmente en: http://www.christianitytoday.com/women-leaders/2017/march/five-ways-to-invest-in-next-generation-of-leaders.html

Cinco Maneras de Invertir en la Próxima Generación de Líderes – Parte 1 de 2

Escrito por: Laura Copeland. Trad. por: Yadira Morales

Consejos prácticos para levantar más personas en el ministerio

Recientemente, empecé a ayudar con un pequeño grupo para estudiantes universitarios. Hace solo unas semanas, pero ya estoy enamorada de ellos. Son inteligentes, apasionados, amables, creativos y divertidos. Están locos por Jesús, y aman a la iglesia. Se aman profundamente y se cuidan increíblemente bien entre ellos. Cuando miro a este pequeño grupo de estudiantes, veo un potencial ilimitado.

Cuando nos íbamos después de nuestra segunda reunión, uno de ellos me preguntó: “¿Estás seguro de que quieres llevarnos como un pequeño grupo? Quiero decir, estamos un poco locos.” Sonreí, y le dije que no lo haría de otra manera. Mientras conducía a casa, empecé a soñar y orar sobre cómo ayudarles a desatar sus dones dados por Dios para hacer un impacto aún mayor en el mundo. Estos estudiantes son el futuro de la iglesia, y eso me da una esperanza increíble.

Un ingrediente esencial para un liderazgo saludable es la capacidad de levantar otros líderes. Esto es el discipulado en su mejor momento: levantar a la siguiente generación de líderes en la iglesia que llevará a cabo la misión y la visión de Jesús. Cuando desarrollamos líderes, quitamos el límite de nuestra propia capacidad de liderazgo y aumentamos exponencialmente nuestra capacidad de influir en el mundo que nos rodea a través del discipulado.

En mi experiencia, he encontrado que esta generación de jóvenes ansiosamente busca a la gente para invertir en ellos y desafiarlos. Aquí hay cinco consejos para ayudarte a reclutar e invertir en la siguiente generación de líderes:

  1. Creer en su potencial.

Deja de buscar los líderes existentes, y empieza a buscar la pasión y la influencia natural. Cuando él o ella hablan, ¿escuchan sus compañeros? ¿Hacen preguntas y demuestra interés en un área particular del ministerio? Si es así, ellos son exactamente lo que necesitas. Es posible que no tengan experiencia, pero tal vez es porque todavía no se les ha dado la oportunidad.

Una persona necesita a alguien para creer en ellos y decirles que tienen lo que se necesita. Cuando estaba comenzando en el ministerio, tenía un jefe increíble que vio algo en mí que yo no podía ver en mí mismo. Él creyó en mí, y siguió dándome nuevas oportunidades que me ayudaron a esforzarme y a crecer. Si él no hubiera creído en mi potencial, nunca me habría convertido en el líder que soy hoy. Dale a un joven el don de creer en sí mismo, y verlo levantarse a la ocasión.

75896.jpg

  1. Recluta la visión, no la necesidad.

¿Prefieres ayudar a ordenar sillas, o ser parte de la creación de un ambiente para la comunidad auténtica y genuina donde las vidas cambian? Si estamos en el modo de planificación de un evento o ministerio, a menudo vemos una lista de tareas que hay que hacer. Luego vamos a tratar de asegurarnos de que todas las tareas se han completado. Claro, se necesita alguien que ordene las sillas, ¡pero esta tarea no inspira a nadie! En su lugar, debes proyectar la visión de cómo cada tarea ayuda a lograr la visión. Específicamente, aprende a expresar la visión de cómo tu ministerio cambia vidas.

Trabajo con grupos pequeños, y creo absolutamente que los grupos pequeños son la vida de la iglesia. Si nuestros pequeños grupos no son saludables, nuestra iglesia no es saludable. Cada vez que conozco a alguien que creo que podría ser un potencial voluntario, comienzo a compartir mi corazón por los grupos pequeños. Si los veo entusiasmados con la visión de grupos pequeños saludables, entonces empiezo a compartir un poco más acerca de lo que hace nuestro equipo de ministros de grupos pequeños y pregunto si ellos consideran ser parte de cómo estamos cambiando vidas a través de los grupos pequeños. Lidera siempre con visión, no con necesidades. Una vez que alguien acepta tu visión, estarán dispuestos a satisfacer todas las necesidades que surjan. Muéstrales el impacto que su vida puede tener si se unen a tu equipo, y encontrarás un miembro leal para el equipo que se quedará contigo en las trincheras.

 Este artículo continuará en la siguiente entrada.

La Fe de la Próxima Generación

Por David A. Busic

Se ha realizado mucha investigación y ha habido mucha discusión acerca del impacto de los millennials (aquellos que están llegando a ser adultos en los principios del siglo XXI) en la iglesia y el impacto de la iglesia en los millennials. La mayoría de los datos tienden a enfocarse en los aspectos negativos de su demografía. 

Sin embargo, en mi constante interacción con líderes jóvenes nazarenos — tanto pastores como laicos — me siento muy animado con su amor para la iglesia y su compromiso con la tradición Wesleyana de santidad. 

He llegado a varias conclusiones acerca del ministerio con y entre los millennials. 

Primero, dirigir la iglesia como si “aquí no pasara nada,” no los alcanzará. En 2016, 23 por ciento de las iglesias organizadas reportaron que no tienen jóvenes en su congregación. Piensa en ello… 5,207 iglesias nazarenas no tienen ni un solo joven entre 12 y 29 años. Además de esto, investigación reciente sobre todas las iglesias protestantes en los Estados Unidos, informa que 50 por ciento de los estudiantes en nuestros ministerios juveniles se irá de la iglesia después de salir del bachillerato. Una mayor preocupación del Reino, muchos de estos jóvenes adultos también abandonarán su fe en Cristo. 

Es importante preguntar: ¿Por qué estos jóvenes se están yendo?

Tendencias alarmantes demandan que reconsideremos en oración que “aquí no pasa nada.” No es el momento de ir a lo seguro. Los desafíos nunca han sido tan altos ni las oportunidades tan grandes. 

Segundo, y del lado positivo, estudios muestran que 94 por ciento de los cristianos vienen a la fe en Cristo entre los 4 y 30 años (85 por ciento entre los 4 y 14 años). Más allá, a pesar de que la mitad de los jóvenes adultos están yéndose de la iglesia después del bachillerato, la mitad se está quedando. Así como la iglesia debe preguntarse por qué algunos se están yendo, es esencial descubrir por qué la otra mitad se está quedando y encontrar maneras de replicar esas razones en nuestros contextos locales. ¿Cómo es que los jóvenes adultos están encontrando identidad, pertenencia y propósito en sus congregaciones, que los hace querer ser parte nosotros?

Aquellos que están dispuestos a quedarse, tienen esperanza y sueños para la iglesia. Descubrí esto en una serie de grupos de enfoque con millennials, realizada en los últimos 12 meses. Aprendí que ellos quieren ser parte de una iglesia que es auténtica, honesta, encarnacional, que hace la diferencia, y sobre todo, que está centrada en Cristo. Las preguntas que ellos están haciendo a la iglesia son simples, pero al mismo tiempo profundas: 

  1. ¿Ustedes (la iglesia) están haciendo las preguntas correctas? ¿Conocen los problemas más profundos que el mundo está enfrentando ahora, y están dispuestos a enfrentar estos problemas directamente? 
  2. ¿Están siendo honestos acerca de las deficiencias de la iglesia? ¿Están dispuestos a hacer el arduo trabajo de cambiar para ser relevantes en el futuro para la gloria de Dios? 
  3. ¿Ustedes me quieren?
  4. ¿Ustedes me necesitan?

Los millennials, indudablemente, harán las cosas diferentes a sus predecesores. Ellos no están motivados por las mismas cosas que las generaciones anteriores. Ellos no están inspirados por mantener instituciones. Pero ellos darán sus vidas a un movimiento de Dios que desea su ayuda.

¿Qué Pensaría mi Mamá?

Por Scott Armstrong

“Y todo el que por mi causa haya dejado casas, hermanos, hermanas, padre, madre, hijos o terrenos, recibirá cien veces más y heredará la vida eterna.” (Mateo 19:29) 

¿Alguna vez has estado en una situación donde te preguntas: ¿Qué pensaría mi mamá si estuviera aquí? 

confundido_1

Tal vez estás mirando una película que contiene imágenes y contenido objetable.  Quizás te encuentras en un lugar con amigos donde sabes que no debes estar.  La pregunta – esa pregunta – surge en tu mente, ¡y casi te hace sudar al pensar en lo incómodo de tener a tu mamá allí contigo en ese ambiente! 

Es interesante la influencia que tienen nuestros familiares u otra gente en nuestro caminar diario.  Quisiéramos ser únicos e individualistas, pero más y más me estoy dando cuenta de que somos productos de las relaciones alrededor.  Vivimos en comunidad.  Aun la persona que deseara encerrarse en el closet y nunca ver a nadie no podría escaparse de la influencia que ha tenido la gente antes en su vida – una influencia que todavía continúa en el presente y lo hará en el futuro. 

¿Y esto es saludable, no? Cuando tomamos nuestras decisiones debemos considerar los efectos en las vidas de los demás siempre, ¿no? 

¡Claro que sí!  A la vez, déjame explicar cuándo esto se puede convertir en negativo. 

Por 13 años mi esposa y yo hemos tenido el privilegio de desarrollar misioneros desde América Latina y el Caribe.  Nuestros objetivos son tres: Encontrar, Entrenar, y Enviar misioneros de estos países.  Y he visto un avivamiento en jóvenes quienes están respondiendo a un llamado misionero tal como Isaías, diciendo, “¡Heme aquí, envíame a mí!” Miles de jóvenes de nuestras naciones se han movilizado en los últimos años para ministrar en tierras lejanas y culturas ajenas.  ¡Gloria a Dios por eso! 

A la vez, la parte más difícil de mi trabajo es ver a los una vez llamados y apasionados después de los años no siguiendo su llamado porque valoraban más lo que alguien decía sobre ello. 

“Yo tengo llamado misionero, pero ¿qué diría mi novio?” 

“Dios me ha llamado a las naciones, pero ¿cómo puedo dejar a mi familia? 

“Yo quiero impactar el mundo, pero ¿qué pensaría mi mamá?” 

La historia de la humanidad está repleta de gente que en alguna ocasión dijeron sí a Dios, pero después escogieron el bienestar de su novia, sus padres, o sus amigos. 

¿Serás también uno de ellos? Toda esta gente debe influenciarnos y sin duda debemos tomarles en cuenta.  ¡Nuestra familia debe ser la prioridad #2 en nuestra vida después de la prioridad #1: Dios y su voluntad!  Y allí está: Después de Dios y su voluntad. 

Hay buenas noticias: la historia de la humanidad está repleta también de gente que en alguna ocasión dijeron sí a Dios, y después fueron usados por Él para impactar el mundo entero porque seguían diciendo sí a Él en momentos pequeños y grandes. 

No hagas algo tonto.  No deseches a tu familia porque malinterpretaste mis palabras (y las palabras de Jesús).  ¡Ámales e invierte tu tiempo y fuerzas en ellos!  ¡No los descuides! 

Y a la vez que sepas: Un hacedor de la historia nunca vive su vida en temor diciendo, “¿Qué pensaría mi mamá?” 

La Iglesia Centrada En La Oración – Parte 2 de 3

Esta es la continuación de la entrada anterior.

Por Adam Stadmiller

¿Dónde empezar?

78317324

Esto comienza con el ejemplo de los líderes. Una organización rara vez ora más que sus líderes. Esto es algo que aprendí mientras trabajaba para la organización juvenil de evangelización Young Life (Vida Joven). Jim Rayburn, el fundador de la organización, era un hombre reconocido por su vida de oración y que en la década de 1950 oró: “Señor, danos a los adolescentes para que podamos conducirlos a ti.” Fue una oración que Dios respondió fielmente por más de seis décadas.

En el verano de 1997, mientras trabajaba para Young Life, fui asignado para dirigir un equipo de trabajo en Malibú, un campo de grandeza y belleza incomparable que se encuentra en British Columbia’s Princess Louisa Inlet. Allí me encontré con un hombre que tenía el privilegio de conocer a Rayburn desde hacia décadas. Como joven interno, a él se le había pedido recoger al fundador de Young Life en la estación de tren y transportarlo a otro de los campamentos juveniles del grupo.

Contentos de pasar un par de horas ininterrumpidas de desembalar el cerebro de este misionero moderno, no dejó pasar la oportunidad. El hombre me dijo que lo que pasó inmediatamente después de recoger Rayburn de la plataforma del tren, había moldeado su comprensión de ser un líder de oración desde entonces. A los cinco minutos de estar en el coche, Jim sugirió empezar a orar por los adolescentes que venían al campamento de esa semana. Dos horas más tarde, cuando el coche entró en el campamento, Jim seguía orando. Cuando el coche se detuvo, Rayburn le dio las gracias por el viaje y se bajó.

Lo que me llevé de mis años en Young Life fue que una organización no irá más allá de sus oraciones. Liderar oración en comunidad empieza con el compromiso de sus líderes a la oración personal y se desprende desde ahí.

Young Life todavía estaba modelando este compromiso a la oración cuando yo trabajaba para la organización en los años noventa. Como sus empleados misionales, nos requerían que tomáramos un día completo (pagado) por mes fuera de la oficina y dedicarlo a la soledad y la oración. De esta manera el liderazgo de Young Life estaba haciendo una declaración profunda, que ellos valoraban la oración tanto como la producción en el ministerio. Reuniones regulares de todo el personal, días de reflexión orante, y entrenamiento del personal en oración son sólo algunas maneras en las que puedes fomentar el compromiso de tu organización para crear un equilibrio entre un modelo basado en oración y un modelo basado en la producción.

Espera la última parte de este artículo en la siguiente entrada.
A %d blogueros les gusta esto: