Archivo del sitio

7 Pasos Para Comenzar a Convertirse en Una Iglesia Con la Que la Gente Quiere Comprometerse – Parte 2 de 2

Esta es la segunda parte del artículo publicado en la entrada anterior.

4. Descubre tu Llamado – Luego Sé Bueno en Él

Cada líder e iglesia necesita descubrir quién eres y lo que estás llamado a hacer. ¡Luego, haz eso y eso!

Da a la gente algo con lo que valga la pena comprometerse, no es una cuestión de competir con la gran iglesia en la calle. No se trata de ofrecer mejores instalaciones, eventos más grandes o incluso predicar mejor. Se trata de descubrir a lo que Dios te ha llamado a ti y a tu iglesia para ser grande, y luego ser grande en eso.

La excelencia no se limita a las iglesias con grandes presupuestos.

No hay excusa para la segunda categoría. No cuesta más tiempo ni dinero hacerlo bien. Sólo se necesita un compromiso total.

5. No Solo Hable – Cuelgue y Escuche

Nadie quiere una relación en la que un lado sea el único que hable. Tenemos televisión y películas para eso.

Pero incluso la televisión y las películas están dando paso a los medios de comunicación social. Una de las mejores partes acerca de ver un programa que tiene algún zumbido de los medios de comunicación social es charlar sobre ello en Twitter y Facebook mientras se transmite.

La gente quiere comprometerse con los demás, no sólo sentarse pasivamente mientras alguien habla.

Lamentablemente, la iglesia no tiene la reputación de estar abierta al diálogo o a preguntas difíciles. Y definitivamente no está abierta a la crítica.

No, no tienes que convertir tu sermón en un grupo de discusión (aunque, algunas iglesias lo hacen con gran éxito), pero debe haber una manera fácil y obvia para que las personas se involucren, dialoguen, charlen y sientan que su vida y su opinión importan.

Y los líderes, especialmente los pastores de pequeñas iglesias, necesitan participar en esas conversaciones. Escuchar, participar y aprender, no solo enseñar.

Resultado de imagen para people going to church

6. Sigue Aprendiendo y Mejorando

Me comunico, ministro y dirijo muy diferente hoy a cuando comencé en el ministerio pastoral hace 35 años. De hecho, lo hago de manera diferente de lo que lo hacía hace diez años. Y espero cambiar al menos de ese modo en los próximos cinco años.

Ahora tengo más de 30 años de experiencia ministerial además de mi entrenamiento formal en el ministerio. Pero esa experiencia importa hoy menos que nunca. Si no estoy constantemente aprendiendo, escuchando y creciendo, me quedaré atrás muy rápidamente. 

Pero eso no debe intimidarnos. Aprender y crecer es Discipulado 101. Es fundamental ser un seguidor de Jesús, sin mencionar ser un líder de la iglesia.

7. Ofrecer a la Gente un Desafío Digno de su Tiempo y Talentos

Jesús nunca hizo el discipulado fácil. Siempre ha inspirado a la gente hacia un mayor compromiso a través de llamarlos a un mayor desafío.

Demasiados líderes limitan las expectativas que tienen para que sus miembros se sienten en un banco y llenen los espacios en ministerios existentes. Creemos que no podemos pedir más de ellos porque… bueno… ¡ni siquiera están haciendo eso!

Pero muchos miembros de la iglesia poco cooperativos y, recientemente, gente sin iglesia, no están tan desinteresados como pensamos. Al igual que algunos de los niños bulliciosos en la escuela, no están saltándose clase porque estamos pidiendo demasiado de ellos. Están actuando así porque no están siendo desafiados.

La gente está decidiendo que salir de la iglesia es mejor que aburrirse en la iglesia. No los culpo.

Si no desafiamos a la gente a través de una experiencia genuina de adoración, comunión, discipulado y ministerio, harán una de cuatro cosas: 1) ir a una iglesia que los desafíe más, 2) ir a una iglesia que les dé mejor entretenimiento, 3) aparecen físicamente, pero se desconectan en todo lo demás, o 4) dejan de ir a la iglesia por completo.

La gente quiere ir a una iglesia donde son desafiados a algo más grande que ellos mismos y donde sus dones están siendo utilizados para favorecer esa causa.

Si pides poco, obtendrás poco compromiso. Pide mucho y tu gozo puede ser completo.

Este artículo fue publicado originalmente en: http://www.christianitytoday.com/karl-vaters/2017/february/7-steps-to-start-becoming-church-people-want-to-commit-to.html

El Coordinador Distrital de MMMAC

Uno de los cambios más importantes de este nuevo año en el ministerio de Misión Mundial MAC es el nombramiento o elección de Coordinadores Distritales de MMMAC.  Hace un año no teníamos ningún coordinador en las áreas o en los distritos.  Y ahora doy gracias a Dios porque 15 jóvenes y adultos con muchos talentos y experiencia (y más importante, compromiso) están sirviendo en esta capacitación.  Mi esperanza es que el Coordinador Distrital de MMMAC sirva como enlace entre la JNI y la MNI y que cumpla las siguientes tareas:

Descripción de Trabajo–Coordinador MMMAC

Enfoque y Meta Primordial: 3E

Encontrar, Entrenar, y Enviar Misioneros de MAC

Tareas Específicas:

A. Trabajo en Equipo

  1. Servir en las áreas y/o distritos como extensión o representante de los Coordinadores Regionales de MMMAC
  2. Mantener comunicación constante con la Oficina de Misión Mundial MAC (Regional), Coordinador de Estrategia de Área, y superintendentes para que nos unamos en ministerio en todos los niveles
  3. Acercarse especialmente a la JNI y MNI (y a otros líderes y ministerios) para ministrar con ellos y buscar servir y mejor unir el trabajo de MMMAC al ministerio ya existente de dichas entidades

B. Formación de Líderes

  1. Involucrar a Niños, Jóvenes, y Adultos en misiones, ayudándoles a descubrir sus dones y llamado, y guiándolos en ese llamado
  2. Multiplicarse en otros: desarrollar a muchos líderes, coordinadores, y promotores de MMMAC en las bases
  3. Capacitar a la Iglesia para que lleguemos a ser una Iglesia y región que envíe y respalde a sus propios misioneros

C. Implementación de Programas y Proyectos

  1. Facilitar el conocimiento de las herramientas y recursos disponibles para cumplir con el propósito 3E
  2. Conocer las necesidades específicas de su lugar de ministerio y Diseñar estrategias contextualizadas para encontrar, entrenar, y enviar desde su entorno
  3. Reportar por medio de testimonios, estadísticas, fotos, etc. lo que Dios está haciendo por medio del ministerio de MMMAC en las bases.
  4. Planificar y coordinar actividades como el COM (o dirigir a otros que lo hacen), cuando sea apropiado.

Nunca Te Deja

*Esta entrada fue escrita por Danielle Gibson, misionera voluntaria estadounidense ministrando por dos meses con Jóvenes en Misión en México.

Cuando yo acepté el llamado de Dios para este viaje, yo no pensaba que era algo muy difícil. A esa hora, yo pensaba que era una experiencia muy grande y no tendría muchos problemas. Cuando el viaje venía más cerca, me volvía más preocupada y no tan emocionada como antes. Cuando llegué a Veracruz, tenía miedo y preocupación. La primera semana fue muy difícil y muchas veces, quería regresar a casa. Ahora, cada día me acuerdo que Dios me mandó y Él tiene planes grandes para mí.

Un versículo que me ayuda mucho es Josué 1:9, “Ya te lo he ordenado: ¡Sé fuerte y valiente! ¡No tengas miedo ni te desanimes! Porque el Señor tu Dios te acompañará dondequiera que vayas.” Dios no va a dejarme. Él está conmigo en cada paso y sabe lo que necesito mejor que yo misma.

He puesto mi confianza en Él y este verano va a salir muy bien. Yo quiero vivir para Él, y una parte muy importante de esto es escuchar su llamado aun cuando no sea fácil. Él sabe qué puedo manejar, y nunca va a darme más.

Pon tu confianza en Él y Él va a sostenerte. Lo que tenemos para darle es muy pequeño comparado con todo lo que Él ha dado a nosotros. Acuérdate siempre, “sé fuerte y valiente…no tengas miedo ni te desanimes.” Dios nunca va a dejarte.

Una Confirmación Más del Llamado al Servicio

Testimonio de Margarita Escoto, quién participó en el Campamento de Orientación Misionera en Nicaragua

Llamamiento4Estoy muy agradecida con Dios por haberme permitido participar en esta actividad de nuestra amada Iglesia del Nazareno, fue una experiencia inolvidable, que ha marcado mi vida de una manera especial y sé que fue el Poder y la Presencia de Dios en todo el evento. Pude sentir que Dios me está llamando a consagrarme más a él, y dedicar toda mi vida a su servicio.

En el COM quería confirmar verdaderamente que lo que siento hoy, es el VERDADERO LLAMADO DE DIOS A MI VIDA. Sé que el camino no es fácil, pero sé y tengo mucha fe que este año 2009, Dios me preparará aún más, para dar el próximo paso…En Dios confío que así será.

En la actividad aprendí que debo dar gracias a Dios por todo, en la abundancia y en la escasez, en la tristeza y en la alegría, en la felicidad y en el dolor, en todo momento debo sentirme agradecida con Dios por su misericordia y bondad.

Que sepa que he tratado de estar en la Iglesia en cualquier ministerio en dónde me llamen, para lograr identificar dónde Dios quiere que trabaje específicamente.

El ir al COM ha sido una confirmación más del llamado al SERVICIO que siento debo entregarle a Dios a través de la Iglesia.

Tengo un gran deseo de servir a Dios, pero me pongo a pensar en mi familia, más en mis padres que son con los que vivo, y ayudo en el sostenimiento económico de mi hogar, pero sé también que todo es por FE, así como Dios le dijo a Abraham, que dejara todo, Vete de tu tierra, de tu parentela, de la casa de tus padres, a la tierra que yo te mostraré, es un gran reto, es una decisión que se debe tomar con convicción y pasión, por las almas que se están yendo de este mundo sin Dios en sus corazones.

Sé que la lucha es dura, pero con Dios todo lo puedo, porque él es mi fortaleza y mi amor. NO SABE CUAN AGRADECIDA ESTOY POR TODO LO QUE VIVI EN EL COM……SÉ QUE DIOS ESTÁ HACIENDO LA OBRA EN MÍ, Y ÉL ME ENVIARÁ CUANDO YA ESTÉ LISTA….

Siempre en Cristo y fiel, Llamado Margarita (y otros)

Hna. Margarita Elisa Escoto Altamirano.
Sierva de Jesucristo
1ra Iglesia del Nazareno
León Nicaragua.

Primer COM en Nicaragua

Oración COM Nicaragua

Estuvimos allá–63 participantes y 10 líderes más en un gran círculo imponiendo manos sobre los hombros del superintendente del Distrito Central de Nicaragua.  Oseas Acosta había acabado de expresar la gran necesidad de misioneros que vayan a responder al llamado de Dios para impactar las comunidades no-alcanzadas y aun sin ninguna presencia evangélica dentro del mismo país.  Él compartió la visión con pasión y con claridad.  Todos escuchamos con atención.  Dios estaba haciendo algo.  Estaba llamándonos a una visión gigante: tocar un país y un mundo entero para él.

Este fin de semana tuve el privilegio de realizar junto con los líderes de Nicaragua el primer Campamento de Orientación Misionera (COM) en la historia de ese país.  La puerta se había abierto y la gente estaba hambrienta.  Aun dos hermanos de Chiapas, México vinieron para participar.

Y ahora estuvimos intercediendo por nuestro líder–por su ministerio y liderazgo, por su salud y su matrimonio.  Pero vinimos ante Dios con otras peticiones también.  Con un fervor contagioso le rogamos que el Señor levantara obreros para su mies.  ¡Que fuésemos (¡que seamos!) los primeros en responder a tal llamado!  Oramos que la Iglesia Nicaragüense respondiera sin reservas ni excusas para respaldar a sus misioneros nacionales.  Todo el mundo pudiera querer servir en el campo trans-cultural, pero ¿si no hay iglesias locales que les respaldara y se sacrificara por ellos…?

Es un momento que nunca voy a olvidar.  En 5, 10, ó 20 años vamos a poder señalar ese momento como el empiezo de un avivamiento misional en ese país y más lejos.  Estoy seguro de ello.  En las próximas entradas, voy a hablar de mi experiencia antes, durante, y después de este evento.  Una jóven expresará su testimonio de lo que Dios hizo en ella por medio de este COM.  Si no hayas participado en un COM, te invito que no te lo pierdas la próxima vez.  Nunca serás igual y nuestros paises y mundo tampoco.

Logotipo COM

LACSA Vuelo 631 (Parte II)

Continuando el testimonio escrito el miércoles…

Dios quería que yo estuviera en Costa Rica.  Él iba a suplir cada necesidad y proveer un camino.  Él es el Camino.  Yo empecé a leer Juan 14 otra vez y las lágrimas comenzaron a caer.  Escuché canciones como “No Me Soltarás,” “Lord, Reign in Me,” y “You are in Control” y allí mismo en el avión alabé y adoré a mi Dios.

Lo que pasó después me asombró y me disgustó bastante.  Justo en ese momento significativo, un hombre sentado en la fila enfrente de mí estaba tomando su bebida.  ¡Mientras tragaba su gaseosa, ese hombre no aguantaba un gran estornudo y, sin controlarse, vomitó un gran chorro de Coca (y mucho más) sobre sí mismo, el asiento enfrente de él, Y los dos hombres que estaban sentados a su lado!  Sin exagerar, esto era uno de los momentos más asquerosos que había visto en mi vida.  Como pueden imaginar, fui sacado de mi adoración sublime y metido en una ocurrencia fascinante y a la vez repugnante.  Uno de los hombres sentado a la par se paró inmediatamente y salió corriendo al baño con una cara de horror.  ¡Él tuvo que cambiarse porque era tan mala la suciedad.  ¡NUNCA voy a olvidarlo!

¿Por qué comparto esta parte asquerosa de la historia? Bueno, no estoy diciendo que Dios lo causó a ocurrir, pero sin duda utilizó ese gran lío para enseñarme.  Yo me quedé allí sentado, pensando en todo lo que había sucedido en los últimos minutos–en la confirmación de Dios por Juan 14, el chorro asqueroso de Coca, etc.  Y me parecía que Dios estaba diciendo que la mudanza de Guate a Costa Rica y toda la transición iban a ser en algunos sentidos abruptas y desordenadas.  Es decir, no iba a ser fácil o cómodo.  Pero todavía Él seguía siendo El CAMINO y Él quería que lo hiciéramos.

Hermanos, no debemos mentir y decir que las transiciones son pan comido.  Duelen y reconozcámoslo.  Pero el Señor es el Señor y Él no solamente hace un camino, Él es el camino.  Gracias, Señor, por tu llamado y tu provisión.

Comprobando el Llamado

Por Esther Quezada Castillo (de Ensenada, México), misionera voluntaria en Jóvenes en Misión

Han sido dos meses de bendiciones, bienaventuranzas, trabajo, y enseñanzas personales. Nunca antes había tenido la experiencia de ser misionera voluntaria en el extranjero.

Desde la capacitación del COM creí estar imaginando que Dios me hacía un llamado para ser misionera, pues yo nunca “sentí desde pequeña un llamado o deseo de ser misionera.” Por tal motivo mis oraciones eran primordialmente para saber si ese llamado era real, y con la aprobación de Dios para participar en Jóvenes en Misión, pude comprobar que así era.

Ahora que he estado en Guatemala y Honduras trabajando con niños, en el ministerio de evangelismo y Trabajo y Testimonio he descubierto que el servir es algo que me produce placer y de lo cual se regocija mi corazón al hacerlo (Eclesiastés 11:9). Siempre he puesto mis deseos y sueños en manos de Dios (Salmo 38:9) para que haga con ellos conforme a su voluntad, y estoy segura que la está haciendo.

Esther Quezada Castillo

Dto. Noroccidental de México

Nota de Scott: Esther está ahora sintiendo que el llamado a servir es un llamado a prepararse teológicamente y ella estará estudiando la maestría en Misiones en el SENDAS de Costa Rica en febrero. ¡Gloria a Dios!

Mil Cumplidos Para Mi Esposa

12:02am   San José, Costa Rica [EJUMAC 2008]

Hoy fue un día lleno de mucha bendición.  Participamos en dos jornadas de talleres, había un concierto, otra prédica impactante y ahora mismo, mientras que estoy escribiendo estas palabras escucho las porras de los aficionados de sus equipos de Esgrima Bíblica.  Tengo que admitir que estoy cansado y a veces me pregunto porque las personas acá todavía me llaman “jóven” :).

Mi esposa, Emily, dio el taller en la tarde con el título, “¿Estará Llamándome Dios a Otra Cultura?”  Quiero decirles que aun siendo mejores amigos y un matrimonio por ocho años, y aun sabiendo yo todo lo que ella iba a decir, me quedé impactado.

Dios habló por medio de ella.  Ella reconoció en el taller que no podía proveer una respuesta sencilla a la pregunta titular del taller.  No es nuestra responsabilidad decidir si alguien tiene un llamado trans-cultural o no; sólo Dios puede encargarse de eso.  Muchas personas vinieron esperando un rayo del cielo y quizás salieron desesperanzadas por no haber escuchado el definitivo “SÍ” o “NO”.  A la vez varias personas se acercaron a nosotros después del taller pidiendo oración.  Aunque no pudimos ofrecer una respuesta concreta a la pregunta, Emily y yo podemos decir sin duda que Dios está llamando a y obrando en los jóvenes de México y América Central.  ¡Doy gracias a Dios por permitirnos pastorear en muchos sentidos a estos jóvenes en los cuales Él está cultivando su llamado precioso!

Y otra vez gracias a Emily, a quién Dios usó en maneras poderosas esta tarde.  Es mi gusto ser tu co-ministro, mi amor.

A %d blogueros les gusta esto: