7 Pasos Para Comenzar a Convertirse en Una Iglesia Con la Que la Gente Quiere Comprometerse – Parte 2 de 2

Esta es la segunda parte del artículo publicado en la entrada anterior.

4. Descubre tu Llamado – Luego Sé Bueno en Él

Cada líder e iglesia necesita descubrir quién eres y lo que estás llamado a hacer. ¡Luego, haz eso y eso!

Da a la gente algo con lo que valga la pena comprometerse, no es una cuestión de competir con la gran iglesia en la calle. No se trata de ofrecer mejores instalaciones, eventos más grandes o incluso predicar mejor. Se trata de descubrir a lo que Dios te ha llamado a ti y a tu iglesia para ser grande, y luego ser grande en eso.

La excelencia no se limita a las iglesias con grandes presupuestos.

No hay excusa para la segunda categoría. No cuesta más tiempo ni dinero hacerlo bien. Sólo se necesita un compromiso total.

5. No Solo Hable – Cuelgue y Escuche

Nadie quiere una relación en la que un lado sea el único que hable. Tenemos televisión y películas para eso.

Pero incluso la televisión y las películas están dando paso a los medios de comunicación social. Una de las mejores partes acerca de ver un programa que tiene algún zumbido de los medios de comunicación social es charlar sobre ello en Twitter y Facebook mientras se transmite.

La gente quiere comprometerse con los demás, no sólo sentarse pasivamente mientras alguien habla.

Lamentablemente, la iglesia no tiene la reputación de estar abierta al diálogo o a preguntas difíciles. Y definitivamente no está abierta a la crítica.

No, no tienes que convertir tu sermón en un grupo de discusión (aunque, algunas iglesias lo hacen con gran éxito), pero debe haber una manera fácil y obvia para que las personas se involucren, dialoguen, charlen y sientan que su vida y su opinión importan.

Y los líderes, especialmente los pastores de pequeñas iglesias, necesitan participar en esas conversaciones. Escuchar, participar y aprender, no solo enseñar.

Resultado de imagen para people going to church

6. Sigue Aprendiendo y Mejorando

Me comunico, ministro y dirijo muy diferente hoy a cuando comencé en el ministerio pastoral hace 35 años. De hecho, lo hago de manera diferente de lo que lo hacía hace diez años. Y espero cambiar al menos de ese modo en los próximos cinco años.

Ahora tengo más de 30 años de experiencia ministerial además de mi entrenamiento formal en el ministerio. Pero esa experiencia importa hoy menos que nunca. Si no estoy constantemente aprendiendo, escuchando y creciendo, me quedaré atrás muy rápidamente. 

Pero eso no debe intimidarnos. Aprender y crecer es Discipulado 101. Es fundamental ser un seguidor de Jesús, sin mencionar ser un líder de la iglesia.

7. Ofrecer a la Gente un Desafío Digno de su Tiempo y Talentos

Jesús nunca hizo el discipulado fácil. Siempre ha inspirado a la gente hacia un mayor compromiso a través de llamarlos a un mayor desafío.

Demasiados líderes limitan las expectativas que tienen para que sus miembros se sienten en un banco y llenen los espacios en ministerios existentes. Creemos que no podemos pedir más de ellos porque… bueno… ¡ni siquiera están haciendo eso!

Pero muchos miembros de la iglesia poco cooperativos y, recientemente, gente sin iglesia, no están tan desinteresados como pensamos. Al igual que algunos de los niños bulliciosos en la escuela, no están saltándose clase porque estamos pidiendo demasiado de ellos. Están actuando así porque no están siendo desafiados.

La gente está decidiendo que salir de la iglesia es mejor que aburrirse en la iglesia. No los culpo.

Si no desafiamos a la gente a través de una experiencia genuina de adoración, comunión, discipulado y ministerio, harán una de cuatro cosas: 1) ir a una iglesia que los desafíe más, 2) ir a una iglesia que les dé mejor entretenimiento, 3) aparecen físicamente, pero se desconectan en todo lo demás, o 4) dejan de ir a la iglesia por completo.

La gente quiere ir a una iglesia donde son desafiados a algo más grande que ellos mismos y donde sus dones están siendo utilizados para favorecer esa causa.

Si pides poco, obtendrás poco compromiso. Pide mucho y tu gozo puede ser completo.

Este artículo fue publicado originalmente en: http://www.christianitytoday.com/karl-vaters/2017/february/7-steps-to-start-becoming-church-people-want-to-commit-to.html

Acerca de Scott Armstrong

Soy Scott Armstrong. Tengo la esposa más hermosa del mundo, Emily. Tenemos dos hijos: Elías (14 años) y Sydney (12 años). Soy misionero en la Iglesia del Nazareno, Región Mesoamérica, y Coordinador de GÉNESIS, un movimiento para impactar los centros urbanos de nuestra región de manera misionera.

Publicado el 28 julio 2017 en El Mundo Hoy, Evangelismo, Fe, La Iglesia, Liderazgo, Unidad y etiquetado en , , , , , , . Guarda el enlace permanente. 2 comentarios.

  1. MARCO A VELASCO

    Buenos puntos para discutir con otros creyentes.
    Gracias Scott!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: