Archivo del sitio

3 Pasos Para Desarrollar Una Cultura de Servicio – Parte 1 de 2

 Escrito por Ed Stetzer. Trad. por Ariadna Romero

Tener una cultura misional establecida a través de inculcarla, repetirla y celebrarla, provocará que los miembros se amen y realicen buenas obras.

Resultado de imagen para persona predicando desde el pulpito

¿Por qué las iglesias con frecuencia se estancan y se encierran en sus cuatro paredes?  ¿Qué se puede hacer para revertir este enfoque centrado en el interior?

Muchas veces, cuando una iglesia crece en número (o también cuando se hace más vieja) tiende a enfocarse en el mantenimiento y servicio de lo que ya existe. Los ministerios internos agobian la misión hacia el exterior. Cualquier iglesia es susceptible de caer en esa abrumadora tentación.

Sin embargo, en muchas partes de la Escritura se señala a la iglesia como un cuerpo de sirvientes —usados por Dios para ministrarse unos a otros y a un mundo herido. Por ejemplo, 1 Pedro 4:10 dice: “Cada uno según el don que ha recibido, minístrelo a los otros, como buenos administradores de la multiforme gracia de Dios.”

La frase clave aquí es “a otros.” Cada uno de los miembros de la iglesia está para servir a los otros. La mayor parte del tiempo leemos versículos como estos y entendemos que hay que servirse unos a otros dentro del cuerpo, pero hay muchos otros versículos que hablan sobre los pobres y heridos que conocemos; muchos son llamados a servir también fuera del cuerpo. Me gusta decir que podemos servir en, a través y más allá de nuestra iglesia local. Pero desgraciadamente, hay un gran abismo entre este pasaje y nuestra práctica.

De acuerdo a la investigación para el libro del que soy co-autor junto a  Thom Rainer, Transformational Church, muchas de las personas en la mayoría de las iglesias no están comprometidas con algún ministerio o misión significativos. Llegan por el show —y eso puede suceder en una iglesia contemporánea, tradicional, litúrgica etc. porque los números no muestran diferencias— pero no se quedan para servir.

Así que, ¿Cómo podemos evitar tener una iglesia llena de clientes en lugar de tener una iglesia llena de colaboradores en el Evangelio? 

Desarrollamos una cultura e implementamos una estructura.

Las iglesias necesitan una cultura que los motive y una estructura que le permita a la gente moverse de la pasividad a la actividad, de ser espectadores pasivos a ser participantes activos de la misión de Dios. 

Hoy quiero concentrarme en el desarrollo de la cultura. Aquí hay 3 pasos para desarrollar una cultura con mentalidad de servicio: incúlcala, repítela y celébrala.

Incúlcala.

Un pastor que conozco lo dijo de una forma que considero que fue realmente de mucha ayuda. Dijo que puede ver cuatro categorías de gente que llegan a la iglesia: tres categorías que le agradan y una que no:

  • Categoría uno: El visitante o que anda buscando.
  • Categoría dos: El discípulo en crecimiento que empieza a caminar.
  • Categoría tres: El discípulo maduro que sirve a otros.
  • Categoría cuatro: Las personas que piensan que son maduros pero que no quieren compromisos y no sirven a otros.

Y esto es lo que les dijo a los de la última categoría: “necesitamos sus lugares para los de las otras tres categorías.”

Con algunas contadas excepciones (alguien en transición, con problemas personales, etc.) creo que esa mentalidad es de mucha ayuda. Mientras más rápido se aplique ese enfoque en el ADN de la iglesia, será mejor, porque cuando se alcance a nuevos individuos se querrá que lleguen a un lugar donde la norma sea servir. La persona nueva llegará a ser lo que la mayoría de los miembros ya es.

Se puede ayudar a desarrollar esto dentro de la iglesia. Como Mike Dodson y yo descubrimos en nuestro libro Comeback Churches, el factor principal para la revitalización de la iglesia es el liderazgo. La misma verdad se aplica para el desarrollo de la cultura de servicio. Los líderes, incluidos pero no limitados al pastor y su staff, deben trabajar intencionalmente para injertar la nueva mentalidad en el cuerpo. ¿Cómo se puede lograr eso? Repitiendo una y otra vez los valores de la cultura que se quiere inculcar.

Predíquelo regularmente. Explique por qué es importante. Exprese la idea de que se puede ser maduro y aun así no estar sirviendo a otros. Enseñe servicio.

Este artículo continuará en la siguiente entrada.

¿Invertimos más en llevar a la gente a la iglesia? ¿O a Jesús?

Escrito por: Karl Vaters. Trad. por: Yadira Morales

La asistencia a la iglesia debe ser una herramienta para ayudar a las personas a acercarse a Jesús. No debe ser de otra manera.

Tengo una confesión que hacer.

Como pastor, he invertido demasiado en hacer que la gente asista a la iglesia.

Mi salario depende de ello.

Mi reputación depende de ello.

Mi sentido de autoestima depende de ello.

Todo a un grado mucho mayor de lo que me siento cómodo.

Y no estoy solo.

church-congregation

¿Vienes a la Iglesia? ¿O a Jesús?

La forma en que la mayoría de los sistemas de la iglesia están estructurados, muchos pastores tienen una mayor participación en hacer que la gente venga a la iglesia que en hacer que vengan a Jesús. De hecho, a veces es perjudicial para nuestra línea de fondo que la gente se acerque demasiado a Jesús.

Cuando las personas están más comprometidas con la iglesia que con Jesús, ellos

  • Asistirán regularmente y en silencio
  • Pasarán todas sus horas de voluntariado en la iglesia
  • Darán todas las donaciones de caridad a la iglesia
  • Serán felices con el status quo

Cuando las personas están más comprometidas con Jesús que con nuestras iglesias, ellos podrían

  • Ser voluntarios para algunos de los ministerios fuera de las paredes de la iglesia
  • Encontrar otros lugares que son dignos de algunas de sus donaciones caritativas
  • Salir cuando Dios los llama a ministerio de tiempo completo
  • Desafiar el status quo
  • Hacernos sentir amenazados por la reducción de la línea divisoria clérigo/laico

Pero tenemos que hacerlo de todos modos.

Tenemos que señalarle a la gente a Jesús más que a la iglesia.

La Iglesia es una herramienta, no una meta

Superar nuestra tendencia a enfatizar la iglesia más que enfatizar a Jesús no será fácil. Y no estoy en posición de señalar con el dedo. Soy una parte del problema como cualquiera.

Pero tengo un anhelo. Más. Mejor. Más profundo. Quiero vivir, predicar y discipular a la gente de tal manera que estén comprometidos con Jesús, no solo con su iglesia.

Por supuesto, la iglesia es valiosa. Es importante que participemos en un cuerpo local de creyentes a través de la adoración, el compañerismo, el discipulado y el ministerio. Si no importara, dejaría el pastorado hoy.

No se nos ordena liderar a la gente a la iglesia. Se nos ordena discipularlos en una relación más profunda con Jesús.

La asistencia a la iglesia no es la meta. Es una herramienta para ayudarnos a alcanzar la meta.

Como líder, tengo que recordar eso regularmente.

Una cuestión de integridad pastoral

No quiero dirigir a un grupo de amables, educados asistentes a la iglesia, ni perder mi tiempo entreteniendo a creyentes aburridos.

Quiero participar en la reunión, el entrenamiento y la liberación de un ejército de adoradores de Jesús, amantes de la gente, quienes rompen barreras cambiantes del mundo. las 

A veces siento que mi trabajo depende de lo primero. Mi integridad depende de esto último.

También quiero que mis facturas sean pagadas. Pero tomar decisiones pastorales que tienen más que ver con retener nuestros trabajos que con hacer discípulos, ha hecho muchas iglesias anémicas.

La iglesia que yo pastoreo no es una excepción a eso. Por lo menos no tanto una excepción como debe ser. Eso no es su culpa tanto como es mía.

Jesús prometió que si servimos primero a su reino, “todas estas cosas” serán añadidas.

Confiemos en que Él haga eso y dé vuelta a la iglesia.

Publicado originalmente en: http://www.christianitytoday.com/karl-vaters/2016/january/invested-in-bringing-people-to-church-or-jesus.html?paging=off

Por Qué Jesús Nunca Nos Mandó a Plantar Iglesias – Parte 2 de 2

Esta es la segunda parte del artículo publicado en la entrada anterior.

0e3326081_1414100612_small-groupslightstock60283smallkatiehickman-1.jpg

¿Nuestras acciones coinciden con nuestras palabras? 

Decimos que queremos ver iglesias plantadas desde afuera de nuestra cosecha, pero nuestras acciones y nuestras prácticas de liderazgo frecuentemente no coinciden con nuestras palabras. Y lo triste es que aunque nos enfrentamos con esas inconsistencias, probablemente vamos a seguir repitiendo nuestros comportamientos pasados—esperando resultados futuros diferentes (¿Quizá Ridley Assessment tiene que decir algo a aquellos de nosotros que supervisamos plantadores de iglesias?).

Cada vez que un modelo bíblico para plantación de iglesias es visto como anormal, el camino del cambio vendrá con dolor. 

Para que el cambio saludable ocurra, tenemos que cambiar nuestra eclesiología, misiología, así como lo que celebramos, recompensamos y esperamos. 

Definiciones incompletas = prácticas deficientes

Tenemos una comprensión incompleta de nuestra Comisión. Actuamos como si Jesús nos hubiera enviado a plantar iglesias. Somos enviados a hacer discípulos. Como resultado de hacer discípulos, las iglesias nacen. La importancia del modelo bíblico descansa aquí. No en el crecimiento transferido. No en las divisiones reñidas. Es el evangelismo que resulta en discípulos, quienes acuerdan estar y funcionar como la expresión local del Cuerpo de Cristo. 

Tenemos una compresión incompleta de la iglesia local. Si nuestra definición está incompleta, entonces todo lo que decimos y hacemos, relacionado con la plantación de iglesias, será deficiente. Frecuentemente esperamos que las nuevas iglesias plantadas manifiesten estructuras y organizaciones como las que se observan en iglesias con 20, 40, o 50 años. Con frecuencia, nuestra definición de iglesia local está encerrada con nuestros deseos culturales que no sabemos la diferencia entre las preceptos bíblicos y las preferencias culturales. 

Trabajamos desde una definición incompleta de plantador de iglesia. Si no reconocemos la naturaleza misionera (y de este modo las funciones apostólicas) de los plantadores de iglesia, entonces terminaremos igualándolos con los pastores. Y tómenlo de un pastor que ha estado involucrado en plantación de iglesias: misioneros y pastores tienen diferentes llamados, mezclas de dones, pasiones, y funciones que desempeñar en Reino. Acabamos enviando pastores para hacer trabajo apostólico, o enviando misioneros y esperando que sean pastores. Esto es una tormenta perfecta de problemas, frustraciones, agotamiento y desastres. 

¿Hay otras maneras para plantar iglesias además de las que leemos en el ministerio de Pablo?

Los problemas con nuestros modelos actuales

Sí, y estoy a favor de algunos de estos modelos. ¿Hay momentos cuando una iglesia debe dejar ir a algunos miembros para que ellos comiencen a trabajar en otra área? Sí. ¿Es bueno para una congregación enviar un pastor con varios miembros a plantar una iglesia “instantánea” en una comunidad? Sí, bajo ciertas circunstancias. 

Si bien, esos modelos tienden a ser difíciles de reproducir (en vista de nuestros cuatro millones de no creyentes), suponiendo desafíos de contextualización, que son costosos y a menudo el resultado no es un gran número de discípulos. La importancia de la definición bíblica para la plantación de iglesias no se encuentra aquí. Dichos modelos deberían ser la excepción cuando se trata de plantación de iglesias. Hoy, generalmente, son la expectativa. 

Espero que mis conversaciones “sorprendentes” continúen en el futuro. Esto es necesario mientras nos movemos hacia una dirección donde el modelo bíblico es considerado como la excepción. Pero hasta que nuestras expectativas de plantación de iglesias cambien, debemos hacernos a nosotros mismos una pregunta y reconocer la inquietante respuesta: 

¿Qué es lo que tenemos cada vez que un modelo bíblico es visto como anormal? 

Tenemos un grave problema.

Este artículo fue publicado originalmente en: http://www.vergenetwork.org/2013/09/09/why-jesus-never-commanded-us-to-plant-churches/3/

El Humo Subió

Por Rev. Rob Prince

El humo subió cuando dije “Sí” al llamado de Dios al ministerio de tiempo completo. No fue un “humo blanco saliendo de la chimenea, como cuando eligen a un papa;” fue más como un humo tipo “mucha madera húmeda en el fuego.”

Estaba sentado al lado de una fogata en el Campamento de la Iglesia del Nazareno del Distrito Este de Michigan, en una sensación adolescente después de un servicio de reunión de campamento, cuando pensé por primera ve que Dios me estaba llamando a algún tipo de servicio cristiano. 

Estaba en séptimo grado. 

No vi nada escrito en las paredes. (Estábamos al aire libre—sin paredes).

Resultado de imagen para campfire

No escuché una voz audible. (Excepto por el chico dirigiendo en la fogata y tratando de tener un montón de música, desafiando a los adolescentes a cantar, “Haz Señor,” nadie estaba hablando o cantando).

Pero sabía en lo profundo de mis huesos que Dios estaba llamándome. 

¿Por qué Dios me llamaría al ministerio? 

Nunca había hablado en público. 

Yo era bastante raro, 75 libras, pequeño bateador débil de segunda base. 

No era hábil en nada, excepto coleccionando cartas de béisbol y molestando a mis hermanos. 

No tenía idea de lo que realmente hacía un pastor. (Quizá estaba pensando que ellos solamente trabajaban los domingos y miércoles por la noche. En ese momento yo era muy perezoso).

Aún así, sabía que Dios estaba llamándome. 

No sabía que ese llamado me llevaría al Colegio Olivet Nazarene (ahora Universidad) y al Nazarene Theological Seminary (Seminario Teológico Nazareno). Nunca hubiera adivinado que mientras estaba en el seminario serviría en el staff pastoral de una iglesia presbiteriana e iglesias nazarenas en Alanson, Bad Axe, Roseville y Otisville, Michigan y ahora en Lenexa, Kansas. No sabía que sería capaz de predicar no solo en las iglesias maravillosas que me han permitido usar sus púlpitos cada semana—pero también he tenido el privilegio de predicar en Dominica, Rusia, El Salvador, Suazilandia, Israel, Jordania y ahora Cuba. No puedo describir adecuadamente cuán bendecido he sido en mi vida desde que dije “Sí” a Dios alrededor de aquella fogata. 

Nada de humo subió en mi oficina en la Iglesia del Nazareno Metropolitana cuando Dios me llamó a escribir. Otra vez, no vi nada escrito en las paredes (sí había paredes ahí—pero nada escrito en ellas). No escuché una voz audible. Pero una vez más, sabía en lo profundo de mis huesos que Dios me estaba llamando. 

¿Por qué Dios me llamaría a escribir? 

No tenía una especialidad en Inglés. (Tenía una especialidad en psicología—lo que explica algunas cosas ¿no?)

Soy malo delatreando. (¿Se dan cuenta lo que hice aquí?)

Mi gramática no buena es. (Lo hice otra vez, ¡Ja!)

Mi mecanografía apesta. (Si ustedes rascan y huelen la pantalla de sus computadoras, olerían algunas técnicas viciadas de mecanografía).

Aún así, sabía que Dios me estaba llamando. 

He escrito algunos artículos aquí y allá en publicaciones que casi nadie lee. De hecho, una revista que publicó un artículo mío, ahora está extinta; y otra, después de publicar muchos de mis artículos, ahora sólo es una versión en línea. No creo que he sido amable con el mundo editorial. El Sr. Pulitzer no me ha estado recomendando en ninguna asignación para escribir. 

A pesar de toda esa historia (posiblemente con miedo y temblando), la Casa Nazarena de Publicaciones ha acordado publicar mi libro, Siguiendo a Jesús con una Migraña. Hoy estaré firmando el contrato. No estoy seguro cuando será publicado el libro. No estoy seguro si alguien realmente va a leerlo. Esto es lo que sé: Dios me llamó a escribir—y este libro, en muchas formas, es un cumplimiento de ese llamado. 

No sabía que experimentaría una hemorragia cerebral para tener un tema acerca del cual escribir. 

No sabía que pasarían quince años después de haber sentido ese llamado que un libro sería escrito. 

No sabía muchas cosas. 

Sólo sabía que Dios me llamó, y para mí ser obediente significó que tenía que escribir. 

Quizá Dios te está llamando a algo para lo que no estás técnicamente calificado. 

Quizá es algo que piensas que no es posible hacer. 

Quizá tome algún tiempo antes que el llamado dé fruto. (Recuerden—para mí fueron 15 años). 

Quizá alguien sea menos que alentador. (Para los esfuerzos de mi primer libro sometido a publicación, recibí una carta de “Gracias, pero no gracias”).

Quizá otros factores fuera de tu control, sucederán. (Perdí algunos capítulos cuando mi computadora se arruinó hace algún tiempo).

Pero si eres llamado por Dios para alguna tarea y tú sabes en lo profundo de tus huesos—no te preocupes acerca de las razones por las cuales no puedes cumplir el plan de Dios. Sólo hazlo. ¡Sigue ese llamado!

Me encanta lo que dijo Jeremías cuando sabía que Dios lo estaba llamando a hablar. Él escribió: Si digo: “No me acordaré más de él, ni hablaré más en su nombre, entonces su palabra en mi interior se vuelve un fuego ardiente que me cala hasta los huesos. He hecho todo lo posible por contenerla, pero ya no puedo más” (Jeremías 20:9 NVI).

Si Dios te está llamando—y no puedes contenerlo, no puedes dejarlo ir, no puedes hacer otra cosa que seguir el llamado—¡así que síguelo! ¿Habrá desafíos por delante? Probablemente. ¿Serás tentado a renunciar? Quizás. ¿Será fácil? Normalmente, nada grande es fácil. Aún así, Dios tiene preparadas grandes cosas. Cuando Él llama—Él te capacita y empodera para realizar ese llamado. Si Dios te está llamando, Él hará un camino para que logres aquello que Él te está llamando a hacer. 

Tal vez no haya humo subiendo cuando tú digas “sí”—pero después, quizá sí. 

La Fe de la Próxima Generación

Por David A. Busic

Se ha realizado mucha investigación y ha habido mucha discusión acerca del impacto de los millennials (aquellos que están llegando a ser adultos en los principios del siglo XXI) en la iglesia y el impacto de la iglesia en los millennials. La mayoría de los datos tienden a enfocarse en los aspectos negativos de su demografía. 

Sin embargo, en mi constante interacción con líderes jóvenes nazarenos — tanto pastores como laicos — me siento muy animado con su amor para la iglesia y su compromiso con la tradición Wesleyana de santidad. 

He llegado a varias conclusiones acerca del ministerio con y entre los millennials. 

Primero, dirigir la iglesia como si “aquí no pasara nada,” no los alcanzará. En 2016, 23 por ciento de las iglesias organizadas reportaron que no tienen jóvenes en su congregación. Piensa en ello… 5,207 iglesias nazarenas no tienen ni un solo joven entre 12 y 29 años. Además de esto, investigación reciente sobre todas las iglesias protestantes en los Estados Unidos, informa que 50 por ciento de los estudiantes en nuestros ministerios juveniles se irá de la iglesia después de salir del bachillerato. Una mayor preocupación del Reino, muchos de estos jóvenes adultos también abandonarán su fe en Cristo. 

Es importante preguntar: ¿Por qué estos jóvenes se están yendo?

Tendencias alarmantes demandan que reconsideremos en oración que “aquí no pasa nada.” No es el momento de ir a lo seguro. Los desafíos nunca han sido tan altos ni las oportunidades tan grandes. 

Segundo, y del lado positivo, estudios muestran que 94 por ciento de los cristianos vienen a la fe en Cristo entre los 4 y 30 años (85 por ciento entre los 4 y 14 años). Más allá, a pesar de que la mitad de los jóvenes adultos están yéndose de la iglesia después del bachillerato, la mitad se está quedando. Así como la iglesia debe preguntarse por qué algunos se están yendo, es esencial descubrir por qué la otra mitad se está quedando y encontrar maneras de replicar esas razones en nuestros contextos locales. ¿Cómo es que los jóvenes adultos están encontrando identidad, pertenencia y propósito en sus congregaciones, que los hace querer ser parte nosotros?

Aquellos que están dispuestos a quedarse, tienen esperanza y sueños para la iglesia. Descubrí esto en una serie de grupos de enfoque con millennials, realizada en los últimos 12 meses. Aprendí que ellos quieren ser parte de una iglesia que es auténtica, honesta, encarnacional, que hace la diferencia, y sobre todo, que está centrada en Cristo. Las preguntas que ellos están haciendo a la iglesia son simples, pero al mismo tiempo profundas: 

  1. ¿Ustedes (la iglesia) están haciendo las preguntas correctas? ¿Conocen los problemas más profundos que el mundo está enfrentando ahora, y están dispuestos a enfrentar estos problemas directamente? 
  2. ¿Están siendo honestos acerca de las deficiencias de la iglesia? ¿Están dispuestos a hacer el arduo trabajo de cambiar para ser relevantes en el futuro para la gloria de Dios? 
  3. ¿Ustedes me quieren?
  4. ¿Ustedes me necesitan?

Los millennials, indudablemente, harán las cosas diferentes a sus predecesores. Ellos no están motivados por las mismas cosas que las generaciones anteriores. Ellos no están inspirados por mantener instituciones. Pero ellos darán sus vidas a un movimiento de Dios que desea su ayuda.

Diez mandamientos de conflicto y crisis – Parte 2 de 2

Esta es la continuación de la entrada anterior.

Tener “chequeos” regulares. Si un líder detecta tensión con alguien, él o ella puede sentarse y decir: “Sólo tengo que consultar algo con usted. ¿Está todo bien entre nosotros?” Una vez al mes, los líderes pueden programar una hora de preguntas y respuestas con el personal, y, además, sesiones regulares de hablar y responder con los que trabajan en los ministerios. Mientras más interactiva es la comunidad de la iglesia, más líderes pueden adelantarse a un conflicto grave, debido a que la gente habla antes de que el conflicto pase a la clandestinidad.

liderp20i-jpg-pagespeed-ce-aazb_zsuvo

Ignora las pequeñas cosas. Un hombre me dijo una vez: “Cuando nadas en el océano, eres atacado por tiburones y peces guppies (peces inofensivos y pequeños). No te preocupes por los guppies.”Algunas de las críticas de las comunidades hacia los líderes son problemas guppy. Si alguien me critica por permitir tambores en la iglesia, no me voy a preocupar mucho al respecto. Algún día vamos a estar en la mesa en la cena de las bodas del Cordero, y diremos: “¿No era una tontería? Esas eran cosas guppy”.

Redimir la crítica. En mis primeros años de ministerio, me defendí de la gente que me escribió y dijo que les había ofendido o herido sus sentimientos. Después de varios años de esto, pensé, ¿Qué pasa si digo,“Gracias por escribir y expresar su dolor. Lo siento. No era mi intención hacerte daño. Por favor, perdóname? Poco después aplicar este enfoque, empecé a recibir cartas diciendo: “Gracias por su carta. No sabes lo mucho que significaba para mí.” Muchas personas sólo quieren saber si su pastor es una persona segura. ¿Puede él responder al dolor con compasión? ¿Se preocupa él tanto de las relaciones como lo hace del sermón? La gente ya sabe que los líderes cometen errores. Lo que quieren saber es si tenemos o no suficiente integridad para admitirlos.

Responder con vulnerabilidad. Manejar el conflicto bien es esencialmente una cuestión de madurez, y dirigir una iglesia, a la verdadera unidad bíblica, comienza con su líder. Debido a mi educación, una manera en que he manejado el dolor es apretar los dientes y decir: “No voy a dejar que me afecte.” Me gustaría ser fuerte, poder ir a través de él, sacarlo de mi mente, y seguir adelante. El problema era que cada vez que lo hacía, mi piel se volvía un poco más difícil, mi corazón un poco más difícil, mis sentimientos más profundos por debajo del nivel de mi conciencia. Me distancié de la gente a mí alrededor.

Con la ayuda de mi esposa, consejeros cristianos, y otros amigos de confianza, estoy aprendiendo de una manera más constructiva a negociar los conflictos. Estoy aprendiendo a reconocer a la persona involucrada, lo que dijeron o lo que me hizo daño, y poco a poco estoy aprendiendo a sentir ese dolor en el interior. Mientras que consigo reconocer mejor el dolor que causa el conflicto en mí, también me vuelvo más consciente del daño que el conflicto le hace a los demás. Esto me ha llevado a acercarme a la resolución de los conflictos con un espíritu mucho más suave, tanto por mi bien, como por el bien de los demás.

Ese tipo de vulnerabilidad en las relaciones no viene naturalmente a muchos de nosotros. Pero yo creo que es una parte necesaria de la obediencia a Cristo. 

Artículo publicado originalmente en: http://www.christianitytoday.com/pastors/2016/may-web-exclusives/ten-commandments-of-conflict-and-crisis.html

Diez mandamientos de conflicto y crisis – Parte 1 de 2

Escrito por: Bill Hybels. Trad. por: Yadira Morales.

 

Manteniendo lo inevitable para no hacer lo irreparable. 

 

Image processed by CodeCarvings Piczard ### FREE Community Edition ### on 2016-05-18 19:09:19Z | http://piczard.com | http://codecarvings.com

Como pastor de la influyente e innovadora Iglesia de Willow Creek en Illinois, Bill Hybels y su equipo han descubierto los siguientes 10 principios no negociables que guían la forma en que se acercan los conflictos. 

Esperar el conflicto. Aprender a esperar el desacuerdo-contundente. La unidad no es la palabra a utilizar para describir las relaciones, incluso en una iglesia. El concepto popular de la unidad es una tierra de fantasía donde los desacuerdos nunca salen a la superficie y las opiniones contrarias no se expresan con fuerza. En lugar de unidad, utiliza la palabra comunidad, lo que sugiere que habrá diferencias significativas, pero las relaciones son lo suficientemente importantes como para soportar las diferencias.

Buscar la reconciliación. La marca de la comunidad verdadera, la verdad, la unidad bíblica, no es la ausencia de conflicto. Es la presencia de un espíritu de reconciliación. Puedo tener diferencias con alguien, aunque los argumentos sean ásperos y fuertes, pero si tenemos el compromiso de la comunidad, todavía podemos concluir con palmadas en la espalda, diciendo: “Me alegro de que aún estamos en esto juntos.” Sabemos que nadie está renunciando sólo por una posición conflictiva. La comunidad es más grande que eso. Pero el desarrollo de la comunidad no se produce de forma natural. Debe ser intencional.

Permanecer fiel a la Escritura. Nunca tolerar la infidelidad bíblica, un descuento de las claras enseñanzas de Cristo. Los líderes deben insistir en vivir de las enseñanzas de Cristo. Defender no sólo la infalibilidad y la autoridad de la Escritura, sino también la importancia indiscutible de la aplicación de la enseñanza bíblica a la vida diaria de manera práctica.

Adherirse a la visión. Espere que la disposición y los líderes estén en la junta con la visión básica de la iglesia. 

Comprometerse a la disciplina verbal. En confrontación, demasiado a menudo, la disciplina verbal sale por la ventana. Las personas siempre y nunca hacen declaraciones. Exageran la verdad o descuidan los hechos. El nivel de volumen aumenta. Y luego las personas están preguntándose por qué son infructuosos encontrando la resolución. 

Lidia con el conflicto directamente. Cuando un líder es ofendido, ese líder tiene una responsabilidad bíblica de tomar el camino de la resolución de los conflictos. Eso significa ir directamente a la persona con la que el líder está en conflicto en lugar de construir un equipo de guerrillas para emboscar a esta persona después. Esperar que la gente luche, y enseñarles cómo, crea más conflicto, pero la mayor parte se mantiene por encima del suelo. El conflicto subterráneo envenena y perjudica a todos con el tiempo. Es mucho mejor tener un conflicto dentro de la comunidad que una máscara de unidad.

Este artículo continuará en la siguiente entrada.

¿Cómo no perder tu identidad en el ministerio? – Parte 1 de 4

Escrito por: Cara Meredith. Traducido por Yadira Morales.

Identidad

Cuando tomé un descanso del ministerio, me di cuenta de que había perdido más que mi trabajo.

“¿Qué haces?” Me había hecho la pregunta cientos de veces antes, pero esta vez era diferente. Esta vez, yo no tenía un título ministerial para informar mi respuesta. Ya no tenía una posición de liderazgo en el ministerio, ni tenía personas con las que ejercer mis dones y talentos, mis llamamientos, y mis inclinaciones dados por Dios.

Así que no dije nada. Cuando ella, una extraña que nunca volví a ver, me preguntó una segunda vez, le di la respuesta más honesta que pude: “Estoy en una transición de empleos en este momento.” ¿No tener un trabajo ministerial realmente hace o rompe una conversación? ¿Debería haberle dicho quien había sido y lo que había hecho?” Pero no lo hice. Nuestra conversación terminó tan pronto como comenzó. No sabía quién era yo sin un trabajo en el ministerio. Me sentía como si hubiera perdido mi misma identidad. Y no creo que sea el único que se ha sentido de esa forma alguna vez.  A veces, cuando no estamos funcionando de manera saludable, una posición en el liderazgo puede irse a nuestras cabezas. Había derramado mi ser en un trabajo, en personas, y en una comunidad, sin saberlo, dejando que se convirtieran en la esencia de mi alma.

Por supuesto, Jesús vivía en lo más profundo de mi interior también, pero compartía el espacio. Me había invertido en sus corazones que cuando me fui, cuando ya no eran una parte regular de mi vida y no compartíamos el vínculo común de ministerio, me sentí como la alfombra había sido sacada por debajo de mí. Me preguntaba si significaban más para mí de lo que yo significaba para ellos. Y me preguntaba por qué esto me molestaba tanto.

Mientras estaba hablando de Jesús a izquierda y derecha, también me estaba sintiendo como la estrella más brillante que hay. El ministerio se había convertido todo acerca mí. Y para ser honesta, no era tan agradable. No ayudó que estuviera cansada, que no hubiera dejado espacio en mi agenda para el margen y el descanso. Durante un tiempo, le eché la culpa a las demandas del ministerio. Le eché la culpa a las expectativas de las noches entre semana, a las expectativas de los fines de semana y las expectativas del verano. Le eché la culpa a todos y a todo, sin ver mi falta de límites o mi falta de descanso como el problema.

 Este artículo continuará en la siguiente entrada.

A %d blogueros les gusta esto: