Archivo del sitio

Manteniendo una Iglesia Joven

Escrito por Dan Reiland. Trad. por Yadira Morales.

Las iglesias envejecen y las iglesias mueren. Pero el liderazgo intencional puede hacer ese viaje divino significativamente más largo y mucho más espiritualmente productivo. Hay varias cosas que puedes hacer para ayudar a mantener tu iglesia joven, viva y vibrante a pesar del proceso de envejecimiento cronológico continúa

Este post no es sobre una fuente eclesiástica de la juventud. Sin embargo, creo que el “envejecimiento” puede girar a “Madurando” al tomar algunas decisiones y compromisos clave para mantener a su iglesia joven.

1) Elegir líderes jóvenes.

El personal maduro es extremadamente valioso para tu equipo. Su experiencia es necesaria para el éxito del ministerio. Sin embargo, la ausencia de líderes jóvenes, muchos líderes jóvenes, es una decisión para permitir

Tu iglesia envejecerá innecesariamente.

A algunas iglesias no les gusta usar líderes jóvenes. Es desordenado. Los jóvenes líderes carecen de experiencia, yo sé. Pero los jóvenes líderes mantendrán las cosas vivas y divertidas. Los jóvenes líderes también están llenos de energía y grandes ideas; Te ayudan a mantenerte relevante con la cultura actual y la visión para el futuro.

El desarrollo de liderazgo para sus líderes, y especialmente para sus líderes jóvenes es esencial.

2) Darle prioridad al ministerio de niños.

Cuando digo prioridad, me refiero a elegir a grandes líderes, invertir tiempo y energía significativos, y ser Lo más generoso posible con el presupuesto. Sin esto, está absolutamente limitando su capacidad para llegar a su comunidad.

Por favor, no confunda el ministerio relevante con los niños con cuidado de niños. No son lo mismo. En orden para llegar a los niños necesitas estar al día con el mundo en el que viven. Ese mundo es rápido y está construido Alrededor de la tecnología. Cuando se agrega a esa mezcla de líderes adultos amorosos que realmente se preocupan por los niños, creas un programa ganador que los niños amarán.

hero-2.png

3) Diseña tu servicio de domingo por la mañana con una sensación relevante.

Lo que es y no es joven y relevante es subjetivo. Pero los grandes temas son claros. Primero, elige tú la música sabiamente Si aún cantas y tocas lo que hicimos en los años 90, es hora de refrescarte, arriba lo que haces.

Segundo, involucra a los jóvenes líderes en la plataforma. Los jóvenes músicos y cantantes te guiarán a la música más joven y un ambiente más joven en general. Una vez más, esto atrae a los jóvenes a su iglesia!

Si estás pensando, “¿Qué pasa con las personas mayores, no importan?” Por supuesto que sí. yo soy Uno, y todavía puedo hacer una diferencia. Pero deberíamos ser más maduros. Sabemos que esto no es acerca de nosotros, la misión es alcanzar a los perdidos, y si llega a la siguiente generación, otras generaciones siguen.

Por último, asegúrate de que todos los componentes del servicio reflejen una cultura joven. Como piensas Humor, video, ilustraciones, arte y sobre todo tecnología, piensa joven.

Nuevamente, si te concentras en un público más joven, las generaciones mayores se unen. Si te apoyas Hacia los mayores, los jóvenes se irán.

4) Invertir en la siguiente generación.

Levantar y capacitar a jóvenes líderes, invertir en ministerios estudiantiles y defender el llamado al ministerio vocacional entre tus jóvenes adultos. Comunica que crees en el siguiente generación. ¡Ellos son el futuro!

La visión de la iglesia debe capturar a los jóvenes, y al mismo tiempo ser convincente.

basta con que las generaciones mayores se entusiasmen con la visión de tal manera que inviertan Tanto el tiempo como los recursos. Seamos realistas, las generaciones de mediana edad y mayores no tienen problemas para amar y creer en los niños; ¡Sólo mira a un abuelo con sus nietos!

Este artículo fue publicado originalmente en: DanReiland.com

La Promesa de David

El Día Internacional de las Personas con Discapacidad (3 de diciembre) fue declarado en 1992 por la Asamblea General de las Naciones Unidas mediante una resolución. El objetivo es promover los derechos y el bienestar de las personas con discapacidades en todos los ámbitos de la sociedad y el desarrollo, así como concientizar sobre su situación en todos los aspectos de la vida política, social, económica y cultural.

En este día es un gozo saber que en nuestra Iglesia del Nazareno ¡hay lugar para todos! 

Captura de pantalla 2018-10-31 a la(s) 12.31.19.png

En la Iglesia del Nazareno “JaxNaz” en Jackson, Michigan, EE.UU., adultos con necesidades especiales han encontrado una nueva forma de servir a través de un programa excepcional. Desde fabricar mantas para niños en cuidado tutelar hasta crear un libro de cocina para la comunidad, los miembros de la Promesa de David están haciendo una diferencia con mucha alegría. 

Mira el siguiente video para conocer más sobre este asombroso ministerio: 

La Imagen del Pastor en los Antiguo y Nuevo Testamentos

Por el Rev. Ernesto Bathermy  

La Biblia nos enseña que Dios llama a individuos para que estos desarrollen diferentes ministerios a favor de la comunidad de fe, que es la iglesia, y para la edificación del reino de Dios. Ese llamamiento se encuentra en estrecha relación con los dones espirituales que Él mismo nos haya dado. Sin embargo, nos preguntamos: ¿si es Dios quien nos llama y si Él mismo nos proporciona los dones necesarios para desarrollar nuestro ministerio, por qué entonces muchos de nosotros llevamos a cabo un ministerio que, al parecer, no logra cumplir con los propósitos divinos? 

Muchos ministros llegan a experimentar frustraciones de tal magnitud que han decidido abandonar el ministerio. Una adecuada comprensión de nuestra responsabilidad como pastor podría librarnos de tales frustraciones paralizantes y destructivas. En las próximas dos entradas busco facilitar una mejor comprensión del pastorado y proveer algunas bases para una práctica más racional de dicho ministerio.  

La Imagen del Pastor en el Antiguo Testamento 

El concepto de pastor que encontramos en el N.T. (Nuevo Testamento) viene de una imagen o metáfora de un pastor de ovejas que tiene sus raíces en el A.T. (Antiguo Testamento) que Jehová utilizó para referirse a su relación con Israel, su pueblo y a los líderes religiosos en la época de los profetas. 

El Profeta Isaías presenta al Señor como un pastor al decir: “Apacentará su rebaño; en su brazo llevará los corderos; y en su seno los llevará; pastoreará suavemente a las recién paridas” (Isaías 40:11). 

El Profeta Jeremías, al igual que Isaías, aborda el tema de manera general al decir que el rol del pastor es apacentar y cuidar las ovejas. Estos dos términos son muy abarcadores, aunque apacentar tiene mayor énfasis en alimentar, mientras que cuidar enfatiza más el aspecto de proteger. 

El Profeta Ezequiel nos informa que parte de la tarea del pastor debía ser: fortalecer a las ovejas débiles, curar a la enferma, vendar a la perniquebrada, volver al redil la descarriada y buscar la perdida (Ez. 34:4).  

En el Salmo 23, el salmista habla de Jehová como su pastor; mientras que se presenta a sí mismo como una oveja. Un pastor que suple todas sus necesidades. Los versos 1 y 2 nos revelan al pastor que satisface las necesidades alimenticias y materiales de sus ovejas. El verso 3 parece referirse a las necesidades socio-emocionales, mientras que el 4 aparenta hacer referencia a las necesidades espirituales. Todo lo anterior nos presenta un cuadro del pastor que alimenta, consuela, cuida, guía y acompaña a sus ovejas. 

pexels-photo-678448.jpeg

La Imagen del Pastor en el Nuevo Testamento 

En el N.T., el evangelista Lucas, el Señor Jesús, el Apóstol Pablo, el escritor a los Hebreos y el Apóstol Pedro nos hablan sobre la labor del pastor.   

Lucas, en el capítulo 2 y el verso 8 de su evangelio nos informa acerca de los pastores que recibieron la noticia del nacimiento del Mesías; él dice que ellos “velaban y guardaban vigilias de la noche sobre su rebaño”. Esto deja entrever que los pastores acostumbraban a pasar la noche junto a su rebaño, cuidándolo en todo momento.  

En el Evangelio según San Juan 10:12, Jesús dice que el asalariado ve venir al lobo y deja las ovejas y huye, pero el buen pastor da su vida por las ovejas, lo que nos da a entender que el pastor era alguien que tenía un rol de cuidado de sus ovejas; labor que desempeñaba con extrema responsabilidad.  

Juan 21:15-17 es un pasaje con un contenido revelador. Jesús le pregunta a Pedro si lo ama en tres ocasiones: Después de la primera respuesta de Pedro, Jesús le dice: “Apacienta mis corderos”; al recibir la segunda respuesta, Jesús le dice “Pastorea mis ovejas”; pero después de la tercera respuesta de Pedro, Jesús añade: “Apacienta mis ovejas”. En los versos 15 y 17, el verbo que Jesús usa es bόskw (bosko), que se traduce como “apacentar”, y significa “alimentar o proveer comida”.  Pero en el verso 16, el Señor utiliza el verbo poimaίnw (poimaino) que se traduce como pastorear, y tiene como significado “cuidar”, “guiar”, “gobernar” y “defender.”  

En Hechos 20:28, el apóstol Pablo se refiere a los ancianos de la iglesia como “obispos” a quienes el Espíritu Santo ha puesto para “apacentar la iglesia del Señor.” En Hebreos 13:17 el escritor dice que los pastores velan por las almas de los creyentes.  

Es evidente que la imagen de un pastor es importante tanto en el Antiguo como en el Nuevo Testamento.  Después de haber examinado esta base bíblica, exploraré algunos principios y aplicaciones del ministerial pastoral en la siguiente entrada. 

*Rev. Ernesto Bathermy es Pastor de la Iglesia del Nazareno Visión Celestial en Los Alcarrizos, República Dominicana, Superintendente del Distrito Central de ese país, y Rector del Seminario Nazareno Dominicano.

 

Pastor, Tómate Unas Vacaciones, por el Bien de tu Iglesia – Parte 2 de 2

*Esta es la continuación del artículo en la entrada anterior.

4 Compromisos para combatir la ansiedad por las vacaciones

  1. Me comprometo a ser honesto sobre mi ansiedad en vacaciones.

Es apropiado sentir algo de ansiedad. Como líder, soy responsable de asegurar que el liderazgo se eleve y se capacite para hacer el trabajo del ministerio. Mi esposo y yo somos los responsables en última instancia de tener todas nuestras bases cubiertas. Los pastores que se van de la ciudad sin pensar en lo que podría suceder en su ausencia, envían un mensaje de falta de atención, o de no estar comprometidos.

Sin embargo, algunos tipos de ansiedad no solo son inapropiados: son tóxicos para mi alma y conducen al pecado de la idolatría. Tengo que preguntarme,

  • ¿Mi ansiedad está enraizada en el miedo o en una necesidad compulsiva de complacer a la gente de mi congregación?
  • ¿Estoy micro-administrando a las personas a mi alrededor y dudando de su capacidad para hacer un buen trabajo sin mi presencia?
  • ¿He asumido una responsabilidad indebida por el movimiento del Espíritu entre el pueblo de Dios al punto de creer que, sin mi presencia física, el Espíritu no se moverá (o incluso no podría)?
  • ¿Está mi identidad tan enraizada en mi vocación que la idea de estar lejos del trabajo es desorientadora e inquietante?

No son preguntas fáciles de contestar con honestidad, pero mis respuestas revelan las formas en que mi corazón se desvía hacia esa “ansiedad blasfema de hacer el trabajo de Dios por Él”.

  1. Me comprometo a ir.

Sí, en realidad tomaré mis vacaciones. Esto requiere sabiduría y discernimiento. Probablemente no sea ideal tomar dos semanas de vacaciones en medio de Adviento. Pero no me engañaré pensando que cada función de la iglesia requiere que esté allí en la carne. Trabajaré para empoderar a mis líderes, ya sea personal pastoral o líderes laicos, y luego les dejaré hacer su trabajo. Equipar a los santos para el ministerio es trabajo sagrado.

  1. Me comprometo a estar ausente.

Cuando me vaya, estaré tan “ausente” como sea posible. Esto puede no requerir un escape costoso en el extranjero. Unas “vacaciones en casa” simples y asequibles funcionarán igual de bien, si tomo en serio el llamado a la ausencia. Eso significa que tendré que comunicar claramente que no responderé a correos electrónicos, llamadas ni mensajes de texto. Pero eso no es suficiente. Debo seguir y desconectarme de mi teléfono y mi correo electrónico. Probablemente me desconecte de las redes sociales también. Eso tiene el poder de hacernos estar presentes, en mente y espíritu, en las cosas equivocadas, incluso cuando estamos ausentes en el cuerpo.

Por supuesto, dejaré información de contacto de emergencia con alguien en quien confío para que respete mi ausencia, alguien que entienda la definición de emergencia.

pexels-photo-386025.jpeg

  1. Me comprometo a estar presente.

Estar ausente es solo la mitad de la batalla. Al abrazar el llamado a la ausencia del trabajo, debo aceptar el reto de estar presente: en mi familia, en mi cuerpo y en mi espíritu.

Presente en mi familia. Me comprometo a prestar atención a mis seres queridos de manera intencional. Incluso si no hago un viaje lujoso o incluso si no salgo de la ciudad, encontraré la forma de pasar tiempo de calidad con mi familia.

Presente en mi cuerpo. Gran parte del trabajo pastoral es trabajo de la mente. Después de un largo día de preparación para el sermón, descubro que me he ido de mi asiento quizás solo dos veces, pero estoy agotada por la fatiga mental de estudiar. En momentos de mayor estrés y ansiedad, mi cuerpo me hace saber a través del dolor de estómago, los hombros apretados y la tensión de la mandíbula, una vez fue tan grave que apenas podía masticar. Utilizaré el tiempo de ausencia del trabajo para estar presente en mi cuerpo a través del movimiento físico y el cuidado corporal. El ejercicio, incluso una simple caminata, me recuerda que soy una persona completa, no un espíritu o mente incorpórea.

Presente en mi espíritu. Nunca falla que cuando tengo un momento de quietud, la ansiedad se abalanza sobre mi paz. Mi reacción inicial es huir o distraerme. ¡Apúrate, ocúpate! Si me muevo constantemente, la ansiedad no puede deslizarse. O bien, ¡comienza a consumir Netflix! Mi mente estará demasiado ocupada con el flujo continuo de entretenimiento para dejar que la ansiedad llegue. En su libro No Alimentes al Mono Mental, Jennifer Shannon dice que este es el enfoque equivocado de nuestra ansiedad. Envía el falso mensaje de que el miedo que estamos experimentando es peligroso y debe evitarse. Pero no es peligroso; es incómodo, Shannon alienta a sus lectores a abrir sus mentes y corazones a la ansiedad y sentarse con la incomodidad, desacreditando las mentiras de la ansiedad y robando su poder.

Mientras me siento incómoda, le pido al Señor que me recuerde que soy su amada, y conmigo, el Señor está muy complacido. Confieso las maneras en que he tratado de hacer la obra de Dios en nombre de Dios. Le pido al Espíritu que sane las heridas que me llevaron a estos comportamientos ansiosos.

Vacaciones como compañeros de trabajo

Sin duda, tomar vacaciones como pastor puede ser un desafío. Pero el tiempo libre no es meramente importante; es esencial tanto para el pastor como para la congregación. Aquellos de nosotros que tenemos el manto de pastor necesitamos que se nos recuerde que no somos la cabeza de la iglesia. Cristo lo es.

Los pastores no son, como dice Eugene Peterson, “la pieza clave que mantiene unida a una congregación.” Somos colaboradores de nuestros rebaños, cooperamos con el Espíritu Santo que está haciendo el trabajo de llamar, consolar y condenar. Nuestras congregaciones necesitan un recordatorio de que las vacaciones pastorales también pueden brindar bendiciones. No deben ser consumidores pasivos de lo que el pastor “profesional” tiene para ofrecer, sino ser miembros comprometidos y contribuyentes del cuerpo de Cristo.

Al negarnos a participar en la ansiedad blasfema de hacer la obra de Dios por Él y de confesar la idolatría en nuestros propios corazones, formaremos a nuestra congregación para seguir fielmente a Jesús, con más fidelidad de lo que lo harían 365 días consecutivos de trabajo.

Ahora, tendrás que disculparme. Necesito volver a planificar mis vacaciones.

Este artículo fue publicado originalmente en: Christianity Today

Pastor, Tómate Unas Vacaciones, por el Bien de tu Iglesia – Parte 1 de 2

Por Stephanie Dyrness

Tú no eres la pieza clave que mantiene unida a tu congregación.

Me siento en el sofá, hojeando mi calendario digital, tratando de hacer los cálculos. ¿Cuándo podemos encajar algunas vacaciones? Hay muchos factores a considerar: el lanzamiento del servicio combinado de verano, la Escuela Bíblica de Vacaciones, varios campamentos, vacaciones para otros miembros del personal. También me preocupa la caída del verano, que ya está sobre nosotros. ¿Realmente puede la iglesia permitirse la ausencia de sus pastores principales, aunque solo sea por la moral?

Mi esposo y yo, pastores co-líderes de nuestra iglesia, tenemos tiempo de vacaciones. Todos los libros y todos los blogs del ministerio y todos los profesores dicen que los pastores deben atender a sus familias, proteger sus almas y descansar. Sé que en mi corazón necesitamos tomar más de una semana -que de hecho necesitamos dos seguidas- para descomprimirnos verdaderamente y separarnos de la hermosa pero importante vocación que es el ministerio parroquial.

Pero pueden pasar muchas cosas en dos semanas. Mi mente comienza a competir. Podría surgir un conflicto, podría surgir un problema administrativo apremiante, alguien podría terminar en el hospital con solo una buena palabra de mis labios capaz de sostenerlos. A medida que mis pensamientos se descontrolan, las imágenes de una iglesia hecha jirones, un éxodo masivo y posibles explosiones inundan mi mente.

Contrólate, me digo a mí misma.

pexels-photo-914929.jpeg

El miedo irracional y la ansiedad de tomar solo 14 días consecutivos de mi iglesia ha revelado una herida dentro de mí que necesita atención.

¿Por qué la ansiedad?

La ansiedad por las vacaciones no es exclusiva del ministerio, pero la presión tiene un sabor único con sabor a fe. Las apuestas se sienten elevadas para aquellos en el campo del cuidado del alma.

Preocupaciones prácticas

Hay, por supuesto, preocupaciones prácticas. ¿Quién lo hará en nuestra ausencia? ¿Cómo se completarán las tareas cotidianas e invisibles? ¿Quién honrará el púlpito y predicará fielmente cuando nos hayamos ido? Para aquellos de nosotros que sentimos una sensación de escasez en términos de liderazgo local, estas preocupaciones prácticas pueden paralizarnos.

Percepciones

Pero la ansiedad por las vacaciones es mucho más profunda que las preguntas sobre quién, qué y cómo surgen cuando el pastor está fuera de la ciudad. También está la ansiedad de la percepción. Algunos pastores son más propensos a esta ansiedad que otros, pero merece mención.

Mientras planifico el tiempo libre, me encuentro explicando, casi defendiendo, nuestras vacaciones. No hemos tomado tiempo libre en 6 meses. O, hemos estado ahorrando durante mucho tiempo para hacer un viaje, y lo estamos haciendo a bajo precio, ¡así que no estamos siendo extravagantes ni nada! En secreto me pregunto, ¿mi congregación me envidió el tiempo libre? ¿Me percibirán como desintegrada, egoísta y no comprometida con la iglesia y las necesidades de la iglesia? El hecho de que mi sueldo proviene de sus diezmos y ofrendas agrega una nueva capa de angustia, ya que a menudo siento la necesidad de demostrar que valgo la inversión y que no estoy viviendo a expensas de ellos.

Un corazón idólatra

Pero si soy sincera conmigo misma, mi ansiedad en torno a tomar un tiempo de descanso adecuado va más allá de las preocupaciones prácticas o las percepciones. No puedo decir de buena fe: “¡Son ellos! ¡Es la congregación con sus expectativas irrazonables! “Porque también soy yo, con un corazón idólatra que ha participado y tal vez incluso ha propagado la narración de que la vida de la iglesia fluye, o al menos a través del pastor.

En su siempre oportuno libro El Pastor Competitivo, Eugene Peterson cita a Hilary de Tours, que describe un pecado cometido con frecuencia por los pastores: irreligiosa sollicitudo pro Deo, una ansiedad blasfema de hacer el trabajo de Dios por Él.

Y ahí está: el pecado del corazón de este pastor. Podría culpar al constante diluvio de imágenes que retrata a los líderes como la piedra angular de una organización: la fuente de inspiración, motivación e impulso. Podría culpar a aquellos pastores altamente “exitosos” que venden sus sistemas y teorías como necesarios para la salvación y que son vitales para la vida de cada iglesia en conjunto. Incluso podría culpar a los líderes denominacionales que presentan historias de líderes visionarios y gregarios para imitar y asegurar el crecimiento eclesial y la vitalidad.

Pero mis acusaciones fracasan. Debo asumir la responsabilidad por el estado de mi alma y las mentiras que he creído: mentiras de mi propia importancia personal, mentiras de que mi identidad depende de mi vocación, incluso mentiras sobre el poder del Espíritu para moverse y transformarse sin mi dirección. Con esto en mente, aquí hay algunos compromisos que estoy haciendo mientras planifico mis próximas vacaciones.

*Este artículo continuará en la siguiente entrada.

El Arte de Girar

¡La Copa Mundial está aquí! En los últimos ocho años de nuestro blog eso ha significado que hemos resaltado varias naciones y sus culturas, ofreciendo perspectivas acerca del estado de la Iglesia en cada país así como algunas peticiones de oración. Por ejemplo, lean lo que Pamela Alvarado escribió sobre Ghana, o el artículo de Croacia que escribió Mario Josué López.

Este año haremos las cosas un poquito diferentes. De vez en cuando, durante este mes estaremos ofreciendo artículos y algunas veces videos que tienen que ver con distintos aspectos (llamémosle el aspecto “cultural”) de la Copa Mundial. Así que, para comenzar, lean este testimonio escrito por un ex jugador de la Liga Premier a quien Dios llamó al pastorado. El siguiente es un fragmento de un artículo de Christianity Today publicado originalmente en junio 2016.

Por Gavin Peacock

Una habilidad que mi papá me enseñó cuando era niño fue el arte de girar con un balón de fútbol soccer. Yo nunca iba a ser alto, así que él me llevaba a nuestro patio trasero en el sureste de Londres y me enseñaba cómo cambiar direcciones con el balón en mis pies. “¡Los niños grandes no podrán alcanzarte!” decía él. Yo practicaba por horas girar a la derecha y a la izquierda, yendo dentro y fuera de los conos, girando hacia este lado y al otro lado. Mi papá tenía razón: el arte de girar me sirvió mucho. Muchos de los goles que metí en los años venideros fueron resultado de esa lección.

Yo no crecí en un hogar cristiano y nunca escuché la predicación del evangelio. La escuela dominical dio paso al fútbol dominical. La instrucción más bíblica que recibí fue durante las asambleas en la escuela de la Iglesia de Inglaterra, donde asistía. Yo era un niño que quería triunfar intensamente tanto en el salón de clases como en el campo. Mi padre me enseñó el autocontrol necesario, la disciplina y habilidades para tener éxito en la educación y en la arena deportiva profesional.

A los 16 dejé la escuela y firmé un contrato profesional con la Liga Premier de los Queens Park Rangers (QPR). Había logrado la meta–y no estaba realmente feliz. Estaba jugando para el Equipo Juvenil Nacional de Inglaterra, y no pasó mucho tiempo antes de que irrumpiera para ocupar el once inicial en QPR. Pero era un jovencito inseguro en el feroz mundo profesional del deporte. El fútbol era mi dios. Si jugaba bien un sábado me sentía en lo alto, si jugaba mal me sentía decaído. Mi sentido de bienestar dependía completamente de mi desempeño. Pronto me di cuenta que fui hecho para algo más que alcanzar la meta.

calcio-rifondare.jpg

Girando hacia Cristo

Entonces, cuando tuve 18, Dios intervino en mi vida, el primero de dos momentos de giro dramático. Yo estaba todavía luchando por encontrar propósito, así que decidí asistir con una iglesia metodista local un domingo por la tarde. No recuerdo sobre qué predicó el ministro, pero después él me invitó a su casa, donde él y su esposa impartían un estudio bíblico semanal para jóvenes.

Decidí regresar al estudio bíblico la semana siguiente y la próxima, y empecé a escuchar el evangelio por primera vez. Me di cuenta que mi problema más grande no era encontrar desaprobación en una fuerte multitud de 20,000 un sábado; mi problema más grande era mi pecado y la desaprobación del Dios todopoderoso. Me di cuenta que el obstáculo más grande para la felicidad era que el fútbol era rey en lugar de Jesús, quien proveía una justicia perfecta para mí. Comprendí lo que Agustín había expresado muchos años atrás en sus Confesiones: “Nos hiciste, Señor, para ti, y nuestro corazón está inquieto, hasta que descanse en ti.” Con el tiempo, mis ojos fueron abiertos por medio de esa reunión dominical, y mi vida dio un giro, me arrepentí, y creí en el evangelio. MI CORAZÓN TODAVÍA ARDÍA POR EL FÚTBOL, PERO ARDÍA MÁS POR CRISTO.

En los deportes profesionales, los altibajos de la vida son extremos, muy cercanos y muy públicos. El escrutinio es intenso. La madurez cristiana es un proceso lento, pero en el mundo del deporte profesional, tu lenta santificación está a la vista. Tú puedes firmar un contrato lucrativo un día y tu carrera puede terminarse al día siguiente. Aquellos fueron días estremecedores y difíciles, llenos de altibajos, copas finales y promociones, derrotas y descensos. Yo experimenté la gama completa como creyente.

La incertidumbre inunda al jugador profesional de fútbol. En cierto nivel la incertidumbre y el drama estimulan al hombre para jugar al máximo; hasta cierto punto provocan una profunda inseguridad. Yo solía ser esa persona cuando era joven, pero como cristiano ahora le temo más al Señor que a la multitud. El fútbol dejó de ser mi ídolo. 

Girando hacia el Ministerio

Una puerta se abrió después de mi retiro de una carrera de televisión con la BBC, y no pasó mucho tiempo antes de que cubriera programas semanales como Match of the Day, para muchos millones de televidentes en el Reino Unido. Fue un trabajo que encontró su apogeo en la Copa Mundial de 2006. Sin embargo, poco después llegó el segundo giro: el llamado al ministerio pastoral.

Hasta ese punto yo tuve muchas oportunidades para ser un testimonio cristiano como jugador de fútbol y comunicador, pero nunca sentí la urgencia de predicar. Entonces, mientras leía las epístolas pastorales, empecé a sentir un fuerte deseo de buscar el ministerio pastoral. Mi iglesia confirmó mi llamado, y después de un periodo de prueba, sabía que iba a dejar la segunda carrera de mis sueños por el ministerio. En 2008, dejé las costas de Inglaterra. En cuestión de semanas pasé de hablar en TV acerca de David Beckham y Cristiano Ronaldo a escribir ensayos sobre Juan Calvino y Jonathan Edwards.

Hace tantos años mi padre terrenal me enseñó el arte de girar, pero fue mi Padre celestial quien me hizo girar primero hacia Cristo y después a predicar su evangelio. Girar del pecado y confiar en Cristo para salvación no es un evento inicial de una sola vez; es la esencia de la vida cristiana. Este es un mensaje que la Iglesia necesita recuperar. Y así, sigo girando y enseño a otros a girar también.

Gavin Peacock es un pastor de misiones en la Iglesia Calvary Grace en Alberta y coautor de The Grand Design: Male and Female He Created Them.

No Culpes a tu Agenda de tu Agotamiento

Escrito por: Ed Stetzer. Trad. por: Ariadna Romero

Vivimos en un mundo que está definido por límites. Nuestros caminos están delimitados, los juegos deportivos están diseñados de acuerdo a ciertos límites, y nuestros psicólogos nos dicen que necesitamos expandirlos alrededor de esa loca tía co-dependiente nuestra.

Quizás sea cierto que el término “límite” ha sido modificado en los últimos años de acuerdo a los programas de televisión, sin embargo pienso que es un área vital en la vida de los plantadores de iglesias y los pastores.

La gente a menudo señala el tener demasiada actividad como la culpable inherente de la fatiga y la retirada temprana del ministerio. El problema, sin embargo, va más allá de una agenda ocupada.

Los pastores y líderes ministeriales que experimentan el agotamiento tienden a exhibir estilos de vida que desatienden la disciplina necesaria para manejar sus actividades. Sin límites establecidos y defendidos adecuadamente, las personas experimentarán el agotamiento tanto del cuerpo como del espíritu.

Cuando planté mi primera iglesia al interior de la ciudad de Búfalo, junto con todo lo que eso conlleva, era esposo de Donna, ahuyentaba a la soledad para sostenerme, y era también estudiante de seminario en Pittsburgh, manejando cuatro horas en la nieve cuesta arriba en ambos sentidos. Puede que haya exagerado esa última parte, pero era Búfalo después de todo.

Sorprendentemente, fui capaz de mantener todos esos roles hasta que fallé en la creación de límites fuertes. Eso fue lo que al final me hundió. Si un coche atropella a un perro, el perro no ha sido lastimado porque estaba corriendo muy rápido. Es lastimado porque no respetó los límites establecidos para él.

De manera similar, no fue la velocidad de mis actividades lo que me hirió, sino la falta de límites sólidos en mis horarios, particularmente en la iglesia. Me convertí en el punto focal de todo el ministerio. Era con el que todos necesitaban hablar si querían seguir a Cristo, recibir consejería, o recibir una visita después de una cirugía de las uñas de los pies.

Tenía una congregación llena de gente que se apoyaba en mí en todas direcciones para su crecimiento espiritual. Fue esta falta de límites que deshabilitó cualquier ministerio efectivo y me condujo al agotamiento.

El hecho de que estoy en el ministerio hasta ahora, debe decirte que he aprendido algunas lecciones a lo largo del camino.

Me apasiona compartir los 4 pasos que aprendí de mi propia experiencia con otros pastores y líderes.

fence-posts-2331414_960_720.jpg

Piensa en ellos como cuatro vallas que definen los límites alrededor de un ministerio saludable.

Son las cuatro publicaciones que verás en los próximos días.

Esta serie de artículos fue publicada originalmente en: EdStetzer.com

Cómo la palabra SÍ está cambiando Mesoamérica

Por Emily Armstrong

Recibí un mensaje de texto Alejandra hace unos días, diciendo que ella quería hablar conmigo por algunos minutos.

Y un mensaje en Facebook de Merit, pidiéndome oración.

Y un correo de Daniela, actualizándome sobre lo que ha pasado en su vida en los meses pasados.

Tres mujeres a las que hemos tenido el privilegio de entrenar en misiones, en el pasado las tres han participado en el ministerio de Génesis como misioneras por 2 años.

yes.jpg

Alejandra, quien es de Guatemala, ha estado sirviendo durante los últimos 10 meses con un ministerio de compasión en Estados Unidos. Hace poco más de un año, le preguntamos si estaría dispuesta a tomar un paso de fe y sumergirse en la cultura estadounidense por un año para aprender de su estrategia de ministerios de compasión y ayudarnos a contextualizarla para nuestra región. Mientras hablaba con ella hace unos días, ella estaba un poco dividida – los líderes del ministerio le han pedido que considere quedarse por un año más en ministerio, y a pesar de que ella pensó que estaría pasando por encima de nuestros “planes,” no pude evitar sonreír. Me sentí como una mamá orgullosa cuando me dijo que ella solo quería hacer la voluntad de Dios – cualquiera que esta fuera. Me hizo sentir bien saber que ella fue elegida. Ella fue reconocida. Le dije que nosotros queríamos lo que sea que Dios quiera – nuestra posición misionera siempre ha sido conectar a las personas que han sido llamadas con necesidades internacionales y sabiendo que la actitud de ella ha sido la de Cristo, tomando la misma naturaleza de un siervo, no podría hacernos sentir más orgullosos.

Alejandra todavía está orando para saber adónde Dios quiere que ella viva, pero ella sigue diciendo Sí a su llamado, seguro que ese estilo de vida en misión es donde ella necesita estar.

Merit escribió en su mensaje de Facebook que Dios ha estado estirando su corazón una vez más, para servir en otra ciudad. Ella pidió oración para que se abra una puerta con el liderazgo de su distrito así como con sus responsabilidades familiares. Diríamos que ella se ha puesto “inquieta.” Ella está de regreso en su país y distrito, sin embargo el llamado a la misión internacional y a servir en una ciudad grande está sonando MUY FUERTE en su cabeza y corazón. Una vez más experimenté orgullo de mamá, sabiendo que Merit estaba lista para sumergirse una vez más en las aguas de la fe, lista para levantar miles de dólares y dejar a su familia en las manos de Dios – todo porque Dios la llamó.

Merit sigue orando para conocer el tiempo de Dios, pero ya ha dicho que SÍ a su llamado. Está lista para ir cuando Él provea la oportunidad.

Daniela me escribió y me dijo que está presentando su examen final para obtener su licencia y ejercer como abogada. Cuando ella dijo que sí al ministerio de Génesis, puso su carrera de derecho en pausa – todo porque sabía que Dios le estaba pidiendo que fuera obediente. Ella ha servido fielmente y me escribió para decirme que Dios sigue avivando la llama del servicio en su corazón, compartió conmigo cómo los terremotos que recientemente tuvieron lugar en México le causaron días difíciles, pero ella sabía que el llamado de Dios era servir a la ciudad. El “orgullo santo,” como me gusta llamarle, una vez más vino a mí, mientras la exhortaba a considerar su profesión como VOCACIÓN. Haciendo TODO para el Señor. Ayudándola a ver que Dios le ha dado los dones del derecho y entendimiento jurídico – algo que NECESITAMOS en la ciudad.

Daniela ha dicho que SÍ al llamado de Dios, permitiendo que Él guíe su camino, pidiéndole que use sus dones y talentos para impactar la ciudad siendo la iglesia.

Cada SÍ está cambiando Mesoamérica. Nos estamos convirtiendo en la iglesia misional que Dios anhela que seamos. Somos muy privilegiados por ser parte de SU historia.

 

 

A %d blogueros les gusta esto: