Archivo del sitio

Semana Nazarena Mundial de Oración – 2019

Del 24 de febrero al 2 de marzo, 2019, los nazarenos estaremos intercediendo por muchas peticiones. ¡Únete en oración con nosotros!

Y al orar durante esta Semana Nazarena Mundial de Oración, ¡recordemos que Dios siempre se encuentra presente y activo! Nuestras peticiones de oración simplemente nos animan a unirnos a Él en Sus propósitos redentores alrededor del mundo. ¡Oremos fielmente! ¡Oremos apasionadamente!

peopleprayingas_hdv.jpg

A menudo, cuando pasamos por momentos difíciles y desafiantes, nos olvidamos de todo lo que hemos disfrutado por la gracia de Dios y nos ensimismamos, enfocándonos únicamente en nuestras tribulaciones actuales. Al enfrentarnos a tiempos difíciles o de incertidumbre, enfoquémonos en las personas que están “sin esperanza y sin Dios en el mundo”, así como en quienes procuran traer esperanza y guiar al mundo hacia el Dios de esperanza y de paz.

Recordemos a nuestros misioneros y la obra de la iglesia, a través del año, en oración. A menudo, muchos de ellos se enfrentan a circunstancias desafiantes en los lugares en que sirven. Ellos procuran traer paz y ser agentes de transformación. Ellos necesitan su apoyo a través de la intercesión.

A través de esta Semana Mundial de Oración Nazarena, ¡trabajamos juntos con Dios a través de la oración!

Haz clic en el siguiente enlace para descargar la guía de oración: Semana Nazarena Mundial de Oración – 2019

 

Evangelización Urbana – Parte 2 de 2

*Esta es la continuación del artículo publicado en la entrada anterior.

Debemos ser una presencia continua en nuestra ciudad.

Jeremías continúa su profecía y les dice a los israelitas que casen a sus hijos y que se multipliquen. Estamos hablando de un impacto generacional en la ciudad – nuestro evangelismo debe producir transformación y cambio que serán visibles a las generaciones en la ciudad.

Para impactar generaciones a través de métodos evangelísticos, debemos abrazar una postura que desafíe los sistemas sociales de hoy en día. Debemos empezar a conocer a los jóvenes que están siendo invitados por las pandillas en nuestros vecindarios, a los niños que están siendo forzados y utilizados en la trata de personas, a las familias rotas que están buscando sanidad en el alcohol y las drogas. Vamos a tener que ensuciarnos las manos. El evangelismo urbano no es fácil – es desgarrador. Cuando empecemos a ver a las personas que NECESITAN las buenas noticias de Jesús, empezaremos a responder diferente a esos ambientes.

Hace poco hablé con algunos plantadores de iglesias urbanas que se encuentran en un área que está llena de edificios de apartamentos. Me contaron acerca del edificio en el que ellos se sienten más cómodos – el edificio donde la pandilla del vecindario está a cargo de quién entra y quién sale. Al principio, ellos estaban nerviosos cada vez que pensaban en ir a ese edificio. Pero como ahora ellos son conocidos por los vecinos como “buenas personas que están sirviendo a Dios,” la pandilla les protege. Sonrío al pensar en el día cuando escuchemos que los miembros de la pandilla han rendido sus vidas a Cristo, y que ellos empiezan a ver cambios sociales y generacionales en sus vidas.

pexels-photo-109919.jpeg

Debemos orar por nuestra ciudad.

Quizá la instrucción más evidente que podemos tomar de Jeremías es: procuren la paz de la ciudad y rueguen por ella.

Orar por la ciudad es una de las partes más importantes del evangelismo urbano. Las fuerzas espirituales que están trabajando en la ciudad, están luchando cada día, y cada vez que pisamos su territorio estamos participando en una guerra espiritual. Debemos orar y de verdad anhelar el SHALOM, el bienestar holístico, de nuestra ciudad. Y para orar eficazmente, debemos conocer profundamente nuestra ciudad. Necesitamos conocer sus ritmos, sus heridas, y su gente.

Dios ya está trabajando en la ciudad, y la oración es nuestra conexión con él y con su trabajo. Cuando nos comprometemos con la oración pidiendo paz para la ciudad, Dios empieza a guiar nuestro camino hacia los encuentros diarios que Él quiere que tengamos, y Él sustituye el miedo por el amor. Será entonces cuando, en lo supuestamente mundano y secular, Dios nos use para evangelizar: para traer sus buenas noticias a la gente de nuestra ciudad.

El evangelismo en la ciudad no se trata de la técnica más nueva o más grande (¡ojalá fuera así de fácil!). El evangelismo urbano está basado en crear relaciones interpersonales que sean estratégicas e intencionales. Y, simplemente, eso lleva tiempo. Si estás siendo llamado al evangelismo urbano, estás siendo llamado a una visión de largo plazo. Considera mudarte a un vecindario donde ves que Dios ya está trabajando. Pasa tiempo con personas en sus lugares de trabajo y tiempos de entretenimiento. Conoce a las personas que están involucradas en pecados sistémicos y hazte amigo de ellos. Sobre todo, ora por la paz en tu ciudad. Confía en que tu ciudad está en el corazón de Dios y que Él desea usar tu testimonio y tus interacciones cotidianas para traer paz a tu ciudad.

 

Oremos por la Paz en Nicaragua

Muchos lectores de este blog han visto las noticias y saben que Nicaragua está en un punto de crisis.  Miles de manifestantes han marchado en la capital nicaragüense Managua y otras ciudades por la democratización del paísLos manifestantes bloquearon las carreteras principales, mostrando pancartas y cantando consignas.

Semanas de protestas antigubernamentales han provocado la muerte de al menos 76 personas en enfrentamientos con las fuerzas de seguridad.  Cuatro personas murieron en enfrentamientos el sábado, dicen la policía y testigos.

368706dc-84d3-4b2d-8508-70ce944c193b.JPG

Ayer y hoy he estado en contacto con Rev. María Antonia Ponce, la superintendente del Distrito Central de Nicaragua.  Aunque yo había escuchado reportes de persecución de nuestras iglesias nazarenas, ella asegura que hasta hoy no ha habido ningún ataque a las iglesias.  Pero la situación sigue siendo crítica.  “Cada día es un despertar incierto,” Ponce dice. “Son muchos los muertos, todos jóvenes, la mayoría estudiantes de las diferentes universidades.” Ya ha pasado un mes de los primeros conflictos y la superintendente ruega que los miembros nazarenos de la Región Mesoamérica y de todo el mundo intercedan por ellos y su país.

“Nos sentimos muy tristes, porque hace más de un mes estamos bajo una gran presión por los disturbios que se han dado en Nicaragua.  Hoy tristemente y por primera vez, con lágrimas en los ojos, hemos cerrado las oficinas distritales y han quedado bajo el amparo del altísimo y sabio Dios. No queremos seguir exponiendo nuestras vidas y optamos por salir, entre el fuego cruzado de la policía y los estudiantes.  Hay varios heridos y no queremos pasar a la lista de fallecidos. Nos duele la situación y pedimos que, como cuerpo de Cristo, nos unamos en oración por la paz en Nicaragua.” 

A pesar de todo lo que está sucediendo, Ponce expresa gozo en el espíritu generoso de los nicaragüenses.  En medio del dolor, falta de trabajo, y hasta cancelación de cultos (por seguridad, en Managua, Masaya, y León, sólo hay servicios los domingos por la mañana), las iglesias están recaudando la ofrenda para sus hermanos cubanos, quienes sufrieron después del accidente de avión hace dos semanas.  “Es un honor y una bendición para nosotros poder ayudar en medio de nuestra propia crisis,” ella declara. 

Nuestros hermanos en Nicaragua necesitan nuestro aliento y apoyo espiritual.  Aunque se han sentido solos en estos momentos, saben que están conectados a toda una denominación global que les está levantando.

Oremos por la paz de Nicaragua.  Oremos que se haga la voluntad de Dios en ese país, así como en el cielo.  ¡Nicaragua, estamos con ustedes!

Una Pérdida para toda la Familia Global: Declaración de la JSG Sobre la Tragedia en Cuba

CubaCloudy.jpeg

La Junta de Superintendentes Generales de la Iglesia del Nazareno, extiende su amor sincero, sus fervientes oraciones y sus más profundas condolencias a las familias de todos los afectados por el accidente aéreo del viernes 18 de mayo en La Habana, Cuba.

Fue con corazones entristecidos ​​que nos enteramos que 10 parejas pastorales nazarenas se encontraban entre las más de 100 personas que perdieron la vida en esta tragedia, justo después de culminar su participación en una conferencia nacional de la Iglesia del Nazareno de Cuba.

“Sharon y yo tuvimos el privilegio de estar en la Asamblea del Distrito Este de Cuba en enero”, expresó David W. Graves, Superintendente General en jurisdicción de la Región de Mesoamérica. “Nos conmovió su amor y pasión por Jesús y por la Iglesia del Nazareno. Nuestros corazones se encuentran entristecidos ​​por las familias, las iglesias y el distrito, y nuestra familia global siente esta pérdida de una manera muy personal”.

Nos consuela el informe del Reverendo López, Presidente de la Iglesia del Nazareno en Cuba, quien dijo que las parejas estaban cantando, orando y testificando mientras se dirigían al aeropuerto. La promesa de la resurrección nos da la convicción de que nos reuniremos juntamente para alabar y adorar a Dios.

Lamentamos junto a aquellos que perdieron a sus seres queridos. También nos unimos en el duelo con el  Director Regional Rev. Carlos Sáenz, Rev. Leonel López, y el Superintendente del Distrito Este Rev. Luis Batista durante este tiempo. Que el Señor cuide a los hijos de estas madres y padres, rodeándolos con su paz y amor omnipresente que sobrepasa todo entendimiento.

A los nazarenos de todo el mundo, continúen acompañándonos en oración por todos los afectados de esta trágica pérdida. Asumimos el mandato de Cristo de consolar al afligido y de cuidar a las viudas y a los huérfanos.

A los nazarenos de Cuba, las iglesias del Distrito Este y a todos los que sufren hoy en esa nación, les amamos. Ustedes son verdaderamente nuestros hermanos y hermanas en Cristo. Estamos de luto con ustedes, compartimos su dolor, oramos por ustedes y continuaremos levantándoles en oración en los días, meses y años venideros.

Nuestra oración es que la paz de Dios guarde sus corazones y mentes (Filipenses 4:7). Les invitamos a que se aferren a la realidad de que Dios, el “Señor fortalece a su pueblo; el Señor bendice a su pueblo con paz” (Salmos 29:11). Nuestra oración es que la paz de Cristo esté con el pueblo de Cuba durante este momento de angustia y dolor.

Estamos agradecidos y recordamos las vidas consagradas de:

  • Mirza Rodríguez Rondón y Juan Luis Vega Velázquez.
  • Luis Manuel Rojas Pérez y Maricela Peña.
  • Norma Suárez Niles y Jesús Manuel García Oberto.
  • María Virgen Filandez Rojas y Rafael Vega Velázquez.
  • Ronni Alain Pupo Pupo y Yurisel Milagros Miranda Mulet (presidenta de distrito de Misiones Nazarenas Internacionales)
  • Eloy Ortiz Abad y Elva María Mosqueda Legrá.
  • Juan Carlos Nogueras Leyva y Noelbis Hernández Guerrero.
  • Gelover Martín Pérez Avalo y Yoneisi Cordovez Rodríguez (pastora y tesorera de distrito).
  • Manuel David Aguilar Saavedra y María Salomé Sánchez Arévalo (secretaria de distrito).
  • Grisell Filandes Clark y Lorenzo Boch Bring.

Este artículo fue publicado originalmente en: nazarene.org

Un Cambio Rápido y Radical

En una colonia de la ciudad, dos misioneras iban evangelizando de casa en casa, tocando puertas para presentar el evangelio a través del “Libro Sin Palabras.” Tocaron insistentemente en una puerta, pero nadie les abría. Cuando estaban a punto de retirarse, una mujer de unos 40 años se asomó por una pequeña ventana, ellas le dijeron el motivo de su visita. Aunque no había frío, la mujer vestía un abrigo, se mostraba nerviosa e inquieta, y se movía de un lugar a otro. Ella les dijo a las misioneras que no las podía recibir porque estaba esperando a una psicóloga quien le daría una terapia. Las misioneras le pidieron solo diezz minutos para contarle una historia de la Biblia y ella se los permitió, así le guiaron a aceptar a Cristo como su Salvador.

6.jpg

En el momento de la oración la mujer se quebrantó, luego les contó a las misioneras que cuando ellas oraron, empezó a sudar y a sentir mucho calor y descanso. Después de darle algunos consejos ellas se retiraron, prometiéndole regresar al día siguiente para darle una clase de discipulado. Cuando regresaron ella les compartió lo que había sentido el día anterior, por temor quiso cancelar la cita con las misioneras, pero al no lograr tener contacto con ellas, pensó que debía ser importante que las recibiera de nuevo, así que las estaba esperando muy entusiasmada.

Comenzó el discipulado y al final nuevamente las misioneras oraron por ella, pero esta vez el Espíritu Santo comenzó a ministrarle de una manera muy hermosa, haciendo un gran milagro de cambio en su vida. Al regresar las misioneras por tercera vez, fue sorprendente lo que encontraron, la apariencia de la mujer había cambiado, estaba muy bien arreglada, su casa limpia y ordenada. Les compartió que por diez años ella había padecido depresión y ansiedad, y que hacía ocho años que no salía mas allá de la puerta de su casa. Les dijo que ella guardaba muchos resentimientos en su corazón, contra personas que le habían herido, y hasta había pensado en quitarse la vida para dejar de sufrir. Pero aquel día en que las misioneras le hablaron de Jesús y que oraron por ella, sintió un calor extraño que invadió su cuerpo, y que le quitó un peso de encima, empezó a sentir gozo y contó la noticia a sus padres y hermanos, quienes quedaron desconcertados al escucharla.

Después de leer la Biblia las misioneras volvieron a orar por ella. Esta vez la mujer se soltó en llanto pidiendo la sanidad de Dios para su vida. Las misioneras se despidieron prometiendo regresar nuevamente. En la cuarta visita la mujer estaba muy gozosa, les contó que por primera vez en ocho años había salido de su casa junto con su esposo, fueron a la plaza principal. Les dijo que ella estaba asombrada del gozo que sentía, sin tener necesidad de tomar más medicamentos, o de encierros en el psiquiatra, ni terapias de la psicóloga; quien por cierto nunca llegó a la cita.

Las misioneras estaban muy gozosas de ver el cambio tan rápido y tan radical. Cuando se disponían a orar nuevamente, ella les pidió que esperaran un momento. Salió corriendo a la casa contigua a llamar a sus padres, esposo y hermanos para que también fueran parte de la oración. Los familiares vinieron y dijeron a las misioneras que no podían explicar lo que estaban viendo en la vida de ella. Dijeron que ellos eran religiosos, miembros de la iglesia principal del pueblo, pero que estaban asombrados por el cambio en su familiar. Pidieron a las misioneras que oraran también por ellos y por otros familiares ausentes. Ellas oraron por todos, y les prometieron que continuarán compartiendo con esta familia acerca de quien es Jesús. Estas misioneras son hermanas de una Iglesia del Nazareno local y nunca habían hablado a alguien de Jesús.

¡Bendito sea Dios!

Con información del Rev. Manuel Molina.

 

Venid Fieles – Y No Tan Fieles – … ¡Todos!

Por el Rev. Chris Gilmore

Uno de mis villancicos preferidos de navidad inicia con la frase: Venid fieles todos, a Belén marchemos, de gozo triunfantes y llenos de amor.” Imagino a los pastores y los sabios cantando estas palabras y pidiéndoles a otros que se unieran a su visita al recién nacido y largamente esperado Salvador. Es una invitación a reunirse alrededor de Jesús para celebrar su venida. Venid, fieles todos.

Pero, ¿qué pasa con los que no son tan fieles? ¿Ellos también están invitados? ¿Solo los triunfantes de gozo y llenos de amor pueden venir a Jesús?

Si es así, la lista de invitados será notablemente pequeña. Incluso aquellos que están más entusiasmados con Jesús son infieles a veces. Todos fallamos en cumplir nuestros propios estándares, mucho más los de Dios. Todos nos hemos sentido derrotados. Honestamente, muchos de nosotros nos sentimos así con frecuencia.

Cuando leemos los evangelios, encontramos que la invitación es mucho más amplia que solo para los gozosos y triunfantes. Ahí vemos que es el mismo Cristo quien hace la invitación. Jesús revela que Su reino, Su mesa, y Su gracia son para toda la gente. Que vino por todo el mundo, e invita a cualquiera a venir a Él. Jesús encarna un amor que es para la gente, quien quiera que sea y donde quiera que se encuentre.

A veces no comunicamos ese mensaje de buena forma. A veces excluimos a las personas que son descuidadas o que pecan de forma diferente a la que pecamos nosotros.  A veces encontramos difícil hacer espacio para la gente que no es como nosotros. A veces actuamos como que hemos sido fieles, pero no es verdad. A veces pretendemos estar gozosos y triunfantes cuando no lo estamos en lo absoluto. A veces nuestro comportamiento levanta barreras entre Jesús y la gente a la que Él ama.

Pero Jesús es más que eso. Y es Su fiesta, no de nosotros. Y Él dice que estás invitado.

invited.jpg

Así que sí, venid fieles todos, y venid también los no tan fieles.

Venid los que se sienten derrotados, los que se sienten sin esperanza.

Venid todos los que están cansados, los que llevan cargas pesadas.

Venid los que están estresados y en la cuerda floja.

Venid los que se sienten sucios e indignos de amar.

Venid ustedes los afligidos.

Venid hombres sabios con regalos para el rey.

Y venid niños con tambores, sin nada de valor para ofrecer.

Venid leprosos, recolectores de impuestos y prostitutas.

Venid los que se sienten rechazados.

Venid pastores y doctores, hoteleros y meseros.

Venid gente de todas las tribus y toda lengua. Venid jóvenes y viejos.

Venid los que se sienten traicionados. Y los que han cometido la traición.

Venid los que fracasaron este año. Y el año pasado.

Venid ustedes que dudan y los escépticos. Venid con sus preguntas y su intelecto.

Venid los hambrientos y sedientos por algo más.

Venid los que tienen cicatrices.

Venid los que tienen temores.

Venid los que tienen roto el corazón y desechos los sueños.

Venid los que han renunciado. Y los que desearían poder hacerlo.

Venid los refugiados y los Ejecutivos Corporativos.

Venid ustedes que son enemigos. Venid ustedes que son extraños.

Venid ustedes ansiosos y ustedes que se esconden detrás de una máscara.

Venid los que apenas pueden musitar una oración, ustedes que lloran diariamente.

Venid vagabundos y buscadores, legalistas y charlatanes.

Vengo yo, ven tú.

 “Cantad jubilosas, célicas criaturas, resuenen los cielos con vuestra canción”.

pexels-photo-296881.jpeg

Venid a ver que el Señor es bueno.

Venid a encontrar esperanza, ayuda y sanación.

Venid a encontrar descanso.

Venid a encontrar propósito.

Venid a encontrar sentido de pertenencia, una familia.

Venid por perdón y salvación.

Venid a encontrar la luz.

Venid a encontrar un nuevo comienzo.

Venid a hallar gracia.

Venid a encontrar a Jesús. Él es Cristo el Señor.

Cuando vengas encontrarás que Él es mejor de lo que hemos demostrado, y más maravilloso de lo que merecemos. Él es digno de confianza y es verdadero. Está aquí por nosotros. Está aquí con nosotros.

Y tú, quien quiera que seas y donde quiera que estés, como quiera que te sientas, estás invitado. Ven.

Este artículo fue publicado originalmente: iamchrisgilmore.com

Hacia la Efectividad Misional: La Marca de Envío – Parte 5 de 7

Por Ed Stetzer

La misión de Dios incluye enviar. ¿Pero a qué envía Dios a su pueblo?

Estoy en una serie de artículos que aborda el tema de la efectividad misional. En el artículo anterior, comencé a explicar las marcas de la misión de Dios, comenzando con la marca misional de comunidad.

Hoy, abordaré la marca misional de envío.

La Marca Misional de Envío Explicada y Ejemplificada

La misión de Dios tiene un movimiento dual—se mueve centrípeta y centrífugamente. Por tanto, la misión de Dios no es estática—es activa.

Una de las características activas de la misión de Dios es la noción de envío. Dios establece este patrón al principio en la historia de redención. Él va a Adán y Eva, envía a Abraham a la Tierra Prometida, a Moisés a Egipto, a Jonás a los ninivitas, a Israel a Babilonia, a Jesús al mundo, al Espíritu a la Iglesia, y a la Iglesia a las naciones.

Claramente, la misión de Dios incluye enviar. Pero, ¿a qué envía Dios a su pueblo? Tomando en cuenta pasajes como Génesis 1-2, Génesis 12:1-3, Jeremías 29:1-7, Mateo 5:13-16, y el envío de Jesús, la comunidad misional de Dios es enviada al mundo a hacer por lo menos dos cosas.

monkimage-4.php_.jpeg

  1. La comunidad misional de Dios es enviada para ser fiel en todas las áreas de la vida.

Este punto se adentra más profundo en la obediencia de la comunidad a la Palabra de Dios en todas las áreas de la vida. No tengo espacio para analizar por completo todos los versículos de arriba, pero permítanme señalar Jeremías 29:1-7 para explicar esta idea.

Algunos se preguntarán, ¿por qué usar este pasaje?

¿No había sido Israel llevado cautivo a causa de su pecado? Sí, Israel se encuentra a sí mismo en Babilonia por su pecado. Sin embargo, leemos en Jeremías 29:4, “Así ha dicho Jehová de los ejércitos, Dios de Israel, a todos los de la cautividad que hice [enviar] de Jerusalén a Babilonia…”

Así que, Dios los ha enviado intencionalmente al exilio en Babilonia. Y en los siguientes versículos aprendemos porqué Él los envío.

Dios los envió a vivir en Babilonia como si estuvieran viviendo en Jerusalén. Israel debía construir casas, tener familias, plantar jardines, y multiplicarse en el exilio. En otras palabras, ellos debían vivir en Babilonia como si estuvieran viviendo en Jerusalén. La fidelidad debía ser una marca del pueblo de Dios en la Tierra Prometida, la fidelidad también era una marca del pueblo de Dios en una tierra extranjera.

La fidelidad de Israel mostraría una vida que giraba en torno a la gloria y la vida de Dios. Greg Forster identifica este aspecto como el gozo de Dios siendo mostrado a través de la vida de un creyente. Como resultado, Forster escribe,

Ese gozo incorporado no consiste simplemente en una actitud cambiada. Nuestras acciones cambiarán. En nuestras familias, actuaremos diferente como hijos, hijas, hermanos, hermanas, esposos, esposas, padres o madres. En nuestros lugares de trabajo y otras relaciones económicas, actuaremos diferente como empleados, empleadores, administradores, colegas, estudiantes, maestros, clientes, o vendedores. En nuestras comunidades, actuaremos diferente como amigos, vecinos, miembros o participantes.

Además, la fidelidad de Israel los dirigiría a operar como la ciudad de Dios dentro de la ciudad del hombre. Me encanta lo que Tim Keller dice sobre este punto. Él escribe,

Cada ciudad, tiene dos ciudades, la ciudad de Dios y la ciudad del hombre. Cada ciudad contiene una ciudad más pequeña, la ciudad de Dios. La ciudad de Dios es el pueblo de Dios que conforma una ciudad alternativa. ¿Cómo se ve esa ciudad? El Sermón del Monte nos dice. Los cristianos están para tomar el sexo, el dinero, [el trabajo], y el poder, y en lugar de usarlos de la manera en que la ciudad del hombre los usa, ellos los usan de la manera en que Dios lo había previsto.

Esto me lleva a mi segundo punto.

  1. La comunidad misional de Dios es enviada para bendecir la ciudad, espiritual, social y culturalmente.

Como pueblo de Dios mostrando la vida de Dios y viviendo como la ciudad de Dios, ellos estaban para buscar la bendición y prosperidad de la ciudad del hombre. De forma interesante, Dios no les dice que asimilen, anulen, o busquen la transformación de la cultura babilónica (la ciudad del hombre); Él simplemente les dice, en su fidelidad, que busquen la prosperidad y el shalom (prosperidad humana) de la ciudad y que oren para que eso suceda.

Esencialmente, Dios envió Israel a Babilonia por el bien de su gloria y de la ciudad. Keller lo pone de esta forma,

[Dios envía su pueblo] para ser usado en maneras vivificantes. La manera en que das testimonio de la ciudad de Dios es yendo a la ciudad por el bien de la ciudad. Los habitantes de la ciudad de Dios son los mejores ciudadanos de la ciudad del hombre porque ellos no se mudaron ahí para asimilar, para usar la ciudad para su beneficio, ni se mudaron por su propia tribu, ellos se mudaron por el bien de la ciudad.

Como recordatorio, los babilonios eran politeístas, paganos, crueles, y gente violenta. En otras palabras, ellos estaban muertos en sus delitos y pecados. Aún así, Dios le dice a su pueblo que vivan y oren por su prosperidad y paz. Pero, ¿cómo se ve esto? Otra vez, sin ser exhaustivo,

Creo que personas como Daniel, Sadrac, Mesac y Abednego funcionan como ejemplos de lo que quiere decir vivir fielmente y bendecir la ciudad.

Estos hombres servían civilmente al imperio. En su servicio, ellos mostraron la tensión de vivir fielmente por la ciudad de Dios mientras se esforzaban para servir la ciudad del hombre. Desde su servicio, ellos manifestaron por lo menos tres formas en que el pueblo de Dios puede bendecir la ciudad del hombre.

Primero, ellos bendijeron la ciudad espiritualmente, a través de mantener fidelidad espiritual a Dios frente a la tentación.

En otras palabras, ellos amaron a Dios con todo su corazón, su alma, su mente y sus fuerzas. Todos estos hombres enfrentaron la tentación de arrodillarse a un ídolo cultural, pero ellos eligieron ser fieles a la supremacía de Dios. Como resultado, muchas personas estuvieron convencidas de la verdad de YHWH.

El pueblo de Dios no puede bendecir espiritualmente la ciudad, viviendo vidas infieles. Cuando nuestras palabras y testimonios se alinean, mostramos una realidad alternativa factible, que el mundo necesita ver.

Segundo, ellos bendijeron la ciudad socialmente, por medio de tener una disposición humilde y amable hacia aquellos en autoridad y en la cultura más grande.

Ellos no se quejaron o reaccionaron cruelmente hacia aquellos que los habían espiado o que los habían tratado injustamente. Otra forma de ver esto es que ellos amaron a los demás. Cuando mostramos gracia y misericordia hacia otros, una vez más ponemos la ciudad de Dios en exposición para que el mundo vea.

Tercero, ellos bendijeron la ciudad culturalmente, a través de hacer su trabajo con integridad, excelencia y destreza.

Ellos trabajaron profesionalmente como si estuvieran trabajando para el Señor. El rey reconoce su fe, carácter, integridad, y destreza, honra a su Dios y les da un ascenso. Conforme el pueblo de Dios trabaje en una manera que refleje la gloria de Dios, ellos mostraran una ética laboral que sobrepasa (o debe sobrepasar), la ética laboral de la ciudad del hombre.

A través de incorporarse ellos mismos en la cultura más amplia y vivir vidas fieles para la gloria de Dios, ellos inevitablemente bendijeron la ciudad de manera espiritual, social y cultural. Como resultado de la presencia del pueblo de Dios y su participación en la cultura, la ciudad fue mejor. Esto me recuerda a la pregunta que muchos líderes de la iglesia y muchas iglesias deben hacerse: ¿Si algún día ellos dejaran de existir, su comunidad se daría cuenta y los extrañaría?

En síntesis, el modo misional de envío habla de la iglesia (e individuos) teniendo una postura misional. Por tanto, la efectividad misional requiere que las iglesias enseñen, entrenen y equipen a los creyentes hacia plantar una presencia fiel para que ellos sean usados como templo de Dios para reflejar su radiante gloria en todas las áreas de la vida, mientras Él trabaja a través de ellos para bendecir a otros espiritual, social y culturalmente.

11781817_1634077446835749_8146616950930369070_n.jpg

En el próximo artículo, hablaré de la marca misional de multiplicación.

Artículo publicado originalmente en: http://www.christianitytoday.com/edstetzer/2017/january/towards-missional-effectiveness-mark-of-sentness-part-5.html

La palabra más ofensiva en América – Parte 2 de 2

Esta es la continuación de la entrada anterior.

Por Curt Devine

No siempre lo reconocemos, pero nuestro subconsciente piensa que Dios nos da mandamientos para forzarnos a entrar a una rígida línea. Esta mentira hace parecer a Dios como un enojado árbitro obsesionado con reglas y regulaciones inflexibles, como si Él amargamente se paseara por el cielo ondeando una bandera roja y tratando de controlar cada paso y cada palabra nuestra. ¿Quién querría obedecer a un Dios así?

bigstock-Man-covering-his-hears-38691163.jpg

La realidad es que Dios es más como un Padre amoroso tratando de mantener a sus hijos lejos del tráfico. Cuanto más aprendamos a someternos a sus mandamientos, más nos daremos cuenta que no son reglas tan difíciles, sino señalamientos que nos indican el camino de gozo verdadero, vida y paz. Por ejemplo, yo siempre pensé que el Rey David sonaba un poco loco en el Salmo 19 cuando dice: “Los juicios de Jehová son verdad, todos justos. Deseables son más que el oro, y más que mucho oro afinado; Y dulces más que miel, y que la que destila del panal” Pero cuando comparo la paz del sometimiento con el vacío que deja el pecado, sé que él tenía razón.

Quizás pensemos que lo que queremos es independencia, pero esta viene con un precio muy alto.

Hablando con un ateo que preguntó acerca de la diferencia entre el cielo y el infierno, un renombrado autor y pastor, Tim Keller le dijo: “Nadie nunca va al infierno a menos que quiera ir. La gente va al infierno porque quiere apartarse de Dios, quien les dirá lo que deben hacer. La gente en el infierno diría: esto es bastante miserable, pero no quisiera estar en el cielo con Dios, donde él le dice a la gente lo que tienen que hacer.”

Nuestra cultura nos dice que la verdadera libertad viene de seguir nuestros a deseos hacia donde sea que ellos nos dirijan. Mientras que eso suena agradable y provee la trama para la mayoría de las comedias románticas, la realidad revela por qué esto es falso. Por ejemplo, yo tengo un determinado número de amigos que abusan en extremo de sustancias adictivas. Cuando uno de mis amigos hizo el recuento de su pasada adicción a las pastillas contra el dolor, me dijo: “me había convertido en un completo esclavo de las pastillas. Mis deseos me estaban matando.” En muchas formas, el orgullo desenfrenado, la lujuria, la codicia, el miedo, el control, los celos y la ira tienen el mismo efecto.

Desafiar los mandamientos de Dios puede que nos dé una efímera sensación de poder e independencia, pero esto en realidad deja al descubierto nuestra debilidad y constante necesidad de gracia. Tenemos que tener la humildad de reconocer nuestras propias faltas y la confianza de seguir los mandamientos de Dios, incluso cuando van en contra de nuestros deseos personales. Vale la pena puesto que algo mejor nos espera del otro lado. Dios nos ofrece vida abundante, libertad plena y más amor del que nuestra mente tiene la capacidad de comprender.

Si esperamos alguna vez experimentar estas cosas, tenemos que hacer la cosa más contra–cultural y rebelde que podemos imaginar dentro de nuestra cultura: someternos a una verdad más profunda que nosotros mismos.

 

Curt Devine escribe sobre cuestiones de fe y justicia social, para dar voz a los que no la tienen. Actualmente reside en Washington D.C. donde estudia una maestría en medios internacionales de comunicación.

Artículo publicado originalmente en: http://www.relevantmagazine.com/god/god-our-generation/most-offensive-word-america

A %d blogueros les gusta esto: