Archivo del sitio

Viviendo Simplemente, Para que Otros Simplemente Puedan Vivir

Entonces les contó esta parábola: —El terreno de un hombre rico le produjo una buena cosecha.Así que se puso a pensar: “¿Qué voy a hacer? No tengo dónde almacenar mi cosecha.” Por fin dijo: “Ya sé lo que voy a hacer: derribaré mis graneros y construiré otros más grandes, donde pueda almacenar todo mi grano y mis bienes. Y diré: Alma mía, ya tienes bastantes cosas buenas guardadas para muchos años. Descansa, come, bebe y goza de la vida.” Pero Dios le dijo: “¡Necio! Esta misma noche te van a reclamar la vida. ¿Y quién se quedará con lo que has acumulado?” »Así le sucede al que acumula riquezas para sí mismo, en vez de ser rico delante de Dios». (Lucas 12:16-21)

¿Alguna vez has estado fuera de tu país? ¿Alguna vez has visitado a los más pobres de los pobres en otro país o en las ciudades del interior de tu propio país? Si has visto la realidad de la pobreza en nuestro mundo hoy, así como yo lo he visto, verás este pasaje diferente.

Tengo que ser honesto. Hace años, leí estos versículos en Lucas y pensé que otras personas eran los avaros. Algunas de las parábolas de Jesús son confusas, pero esta la explica al instante en el versículo 15. La razón de contar la historia de un hombre rico que guarda todo “su grano y sus bienes” para él mismo, es para advertirnos acerca de todas las formas de avaricia. Y hace un tiempo pensé que eso hacía referencia a otros. Realmente no soy rico, ¿verdad? No tengo que preocuparme de esto.

street-2248101_960_720.jpg

Ahora estoy convencido que ese rico insensato soy yo—y tal vez tú. He visto muy de cerca a muchas personas que están sufriendo de pobreza, enfermedad, desastres, guerras sangrientas, que no puedo fingir más. ¿Cómo puedes decir o cómo puedo decir que no soy avaro si comemos tres grandes comidas por día, mientras un tercio de la población mundial está hambrienta? ¿Cómo podemos vivir en nuestras grandes y cómodas casas mientras millones de millones no tienen nada? Hace poco comí un helado que cuesta lo mismo que un campesino en algunos de nuestros países gana en una semana para alimentar a su familia.

Entonces, ¿qué vamos a hacer con eso? Podemos continuar siendo ricos insensatos o podemos empezar a vivir más simplemente para que otros simplemente puedan vivir. Podemos almacenar nuestras posesiones o podemos aprender a compartir y sacrificar para de verdad cambiar el mundo.

“¡Tengan cuidado! Absténganse de toda avaricia; la vida de una persona no depende de la abundancia de sus bienes.”

Preguntas Que Quizás Te Estás Haciendo Sobre La Crisis De Refugiados En Europa

El 8 de Septiembre de 2015 publicamos la historia sobre la actual crisis de refugiados en Europa y cómo ayudarlos. Teanna Sunberg, misionera nazarena que vive en Hungría, ha escrito recientemente en su blog un artículo de seguimiento respondiendo a muchas de las complejas preguntas y situaciones que se han suscitado.

Preguntas Que Quizás Te Estás Haciendo Sobre La Crisis De Refugiados En Europa

Rev. Teanna Sunberg

Trad. Ariadna Romero

Quizás nadie imaginaba que el Medio Oriente se convertiría en algo así. Nadie soñó con bebés naciendo en las fronteras, o pequeños caminando kilómetros, o decenas de miles de familias durmiendo a la intemperie. ¿Quién podría haber mirado esa alambrada húngara y prevenir un flujo palpitante de personas desde Siria, Irán, Eritrea, Turquía y Afganistán? Llegando, unos tras otros. A este punto, más de 11,000 personas por día cruzan la frontera entre Serbia y Hungría.

Cuando hago una pausa entre las mantas y las tiendas de campaña y miro hacia esas vías del tren viejas y en desuso que se han convertido en el camino de miles, esta es la pregunta que se me viene a la mente: ¿Quién lo hubiera imaginado?

Mientras vemos como uno de los eventos más significativos de Europa durante el siglo XXI sucede ante nuestros ojos, es bueno recordar que cada persona que cruza esas vías del tren tiene una historia que contar. Ellos definen un momento de la historia que mañana será escrita y potenciada por los libros de historia, políticas, y reformas misiológicas. Pero hoy, en este momento, su crudo valor, su miedo, su cansancio y sus pies fríos nos ofrecen una auténtica imagen de la voluntad humana pura que quiere labrarse una vida mejor. Cada uno de ellos llega con la ansiedad reflejada en los ojos, y muchas preguntas.

Mi respuesta a sus preguntas es con frecuencia: “No lo sé”. Quizás nadie lo sabe.

Lo que sigue son más preguntas… Algunas de ellas por parte de los refugiados, algunas otras de parte de los lectores, la mayoría de ellas no pueden ser respondidas. Y las respuestas que ofrezco en realidad no son del todo respuestas, no cuentan toda la historia, no son la cúspide de la sabiduría, ni aún una perspectiva completa. A lo mucho, son pequeñas piezas de un drama humano muy complejo que está siendo monitoreado a través de Europa.The current crisis causes me to question my assumptions

Algunas de las Preguntas:

  1. ¿Todos los refugiados son Musulmanes? ¿Todos son de Siria?

No. Aunque un gran porcentaje de los refugiados son sirios, también hay grupos significativos de gente de otros países como: Afganistán, Pakistán, Eritrea, Turquía e Irán. La vasta mayoría son musulmanes, pero también hay Cristianos Kurdos entre ellos.

La siguiente pregunta es por lo general concebida por el miedo al extremismo religioso. En esencia, ¿son todos los refugiados radicales? Eso es como pensar que todos los cristianos están listos para hacer explotar las clínicas de aborto.

De repente estoy platicando con dos hermanos sirios afuera de la tienda de campaña a donde han venido a buscar provisiones para su familia: ropa seca y mantas. Ambos son hombres de negocios que tenían buenos trabajos en sus casas. Hablan el inglés fluidamente y platicamos sobre nuestras diferencias religiosas. Uno de ellos dice:

“Quiero respetar la vida de todas las personas. El Corán enseña esto, no quiero dispararle a nadie y no quiero que nadie me dispare. Quiero paz. Quiero una vida para mi familia.”

Y yo le creo.

¿Eso significa que dentro de los miles que llegan a Europa no hay radicales extremistas? No lo sé. Sin embargo, puede que haya una mejor pregunta para nosotros: ¿Cómo podemos manejar esta situación, de manera que nuestras acciones no generen extremismo? ¿Quizás parte de nuestro futuro recae en cómo manejaremos esta situación hoy en día?

  1. ¿Están huyendo de la guerra o vienen solo para tener una mejor vida económica?

Esta es una pregunta capciosa. Están sucediendo guerras genuinas y persecuciones en aquellos países. Algunas de ellas perpetrados por gobernantes, algunas otras por facciones religiosas extremistas. Bombardeos, retenes, calles y edificios reducidos a escombros, asesinatos, violaciones. Esto es lo que está sucediendo en sus países de origen.

A veces pensamos que la pobreza es solamente financiera, pero hay cuestiones reales de la pobreza que van más allá de un déficit en la cuenta bancaria. La pobreza de elección o de oportunidades es igual de devastadora. Muchos de sus niños no han ido a la escuela en los últimos 3 o 4 años a causa de los disturbios civiles. Para muchas familias de clase media, tener dinero, casa o coche los convierten en blancos del peligro. La pobreza de elección/oportunidad significa que circunstancias más allá de tu control limitan significativamente o evitan por completo tu habilidad para proveer adecuadamente para ti y para tu familia.

Después de dos semanas entrevistando a los refugiados, uno de los comentarios más comunes hechos por los sirios es: “Amo mi país. Es hermoso y no quería irme. Si la guerra se detuviera, yo regresaría a casa”.

También sabemos que hay refugiados que vienen en busca de una vida más fácil – son refugiados económicos, a diferencia de los refugiados que huyen de la guerra.  Una de las preguntas en mi mente durante estos días es… ¿Cómo tendría que ser mi realidad para motivarme a enfrentar el sufrimiento y el peligro de abordar un barco dirigido por contrabandistas, pagar miles de dólares por un viaje y caminar por días con mis hijos a cuestas?

¿Cómo responderías a esa pregunta?the long journey to find home

  1. ¿Por qué estamos siendo tratados de esta manera en Europa?

Esta pregunta la hacen los refugiados. La verdad es que, Europa está dividida sobre la situación de los refugiados. Es complicado. Lo siguiente son solo dos piezas del rompecabezas. No todo el panorama, solo algunas piezas.

Parte de la división tiene que ver con la perspectiva histórica-religiosa y los miedos que tienen sus raíces en el Imperio Otomano o el Yugo Turco, como es llamado con frecuencia. Algunas divisiones surgen de preguntas prácticas que buscan una repartición efectiva y justa de los recursos reales necesarios para integrar a cerca de 1 millón de refugiados a la economía de la Unión Europea.

Muchos países de la Unión Europea que pertenecen geográficamente al sureste de Europa recuerdan un período histórico en el que los otomanos invadieron y dominaron a los Cristianos Ortodoxos y las tierras Católicas. Fue sangriento, brutal, aterrador y devastadoramente extenso, porque los Cristianos eran forzados a convertirse o morir. Los Búlgaros se refieren a esto como “los 500 años del Yugo Turco” y lo recuerdan como si fuera ayer. Así que, un millón de gente del Medio Oriente que desciende repentinamente moviéndose a través de sus pueblos y ciudades crea una preocupación y un malestar entendibles.

Estos mismos países también tienden a ser los más desafiados económicamente en toda la Unión Europea. La mayoría de ellos pasaron la Segunda Guerra Mundial, es el Bloque de países Soviéticos que han luchado los últimos 25 años por entrar a la Unión Europea. Hay una generación entera de Búlgaros, Romanos, Croatas, Eslovacos, Eslovenios, Húngaros, y Polacos que han estado literalmente perdidos. En otras palabras, gente que era de 40 años o más cuando el Muro de Berlín cayó en 1989, que perdió cualquier futuro que tuvieron alguna vez. Fueron el sacrificio que se quedó en el camino rumbo a una mejor economía. Fue un periodo de enorme dolor para los europeos sureños. Con la posible excepción de Polonia, la economía de ninguno de esos países es aún lo suficientemente fuerte, y la orden de la Unión Europea de aceptar una cuota de refugiados crea un riesgo para sus economías.

  1. ¿Cómo llegaron aquí y hacia dónde van?

Es fascinante escuchar sus historias, que casi siempre convergen hacia el mismo camino en el mapa Europeo. Sin importar sus orígenes, casi todos llegaron a Turquía en donde compraron su pasaje de barco. Muchos de ellos tuvieron que pagar más de $1,000 por persona para cruzar las 7 millas hacia Grecia. El viaje en barco es peligroso, con sobre cupo y “capitanes” que son más bien contrabandistas. Una vez en Grecia, hicieron otro viaje por tren, autobús o taxi hacia Macedonia, después a Serbia y finalmente a Hungría. Sus destinos de viaje hacia la Europa occidental son variados, con la mayoría yendo a Alemania y siendo Dinamarca su segunda opción. El viaje termina costando arriba de $2,000 por persona, de principio a fin.

El recorido les puede tomar de 15 días a 3 años, dependiendo de cómo viajen, de sus recursos, y por qué se fueron. Algunas familias sirias han huido de su país pasando algunos años en campamentos turcos. Los campamentos eran rudos, pero al menos estaban protegidos de la guerra. Cuando Alemania les ofreció asilo, empezaron su camino hacia el oeste.The railroad tracks that have brought thousands

  1. ¿Por qué el Occidente asume que somos pobres?

La palabra “refugiado” encierra un estereotipo que raramente es impugnado en el Oeste. Se asume que la gente empobrecida está huyendo hacia una mejor economía. Esa imagen mental está reforzada por los medios de comunicación que quieren capturar la quinta esencia y toman fotos de un individuo pobre, hambriento y sucio con necesidad de recibir caridad.

La posibilidad de que doctores, periodistas, ingenieros, diseñadores de interiores, diseñadores de páginas web y abogados salieran dejando atrás sus hogares, sus empleos, las preciosas piezas de generaciones pasadas, y caminaran hacia el Oeste… bueno, es insondable. La clase media de Siria, educada, y económicamente viable puede que no encaje con la imagen mental que se ha creado en el Occidente de la palabra “refugiado”. Así que, con el estereotipo vienen algunas cosas que asumimos:

Que el hecho de que los refugiados del Medio Oriente estén llegando a Alemania y Dinamarca es porque esos países les pueden proveer la mejor infraestructura social para costear sus hogares y sus gastos.

Que los refugiados están solamente sujetos a trabajos de servidumbre.

Que los refugiados son flojos.

Las conversaciones que he tenido con ellos desafían esos estereotipos. Conocí a un joven sirio que es diseñador de páginas web. Está intentado continuar su negocio de internet mientras hace su viaje a Dinamarca.

Uno de mis recuerdos más fuertes de esta crisis tuvo lugar hace dos semanas afuera de una tienda de campaña, en Keleti. Muhammad se ofreció a comprarme una taza de té mientras me sentaba junto a su esposa embarazada y su hermana. Inmediatamente insistí en que yo lo pagaría, porque por supuesto, Muhammad es un refugiado. Me imagino que rompí muchas reglas de hospitalidad sirias. Finalmente, él me detuvo y me dijo: “Teanna, no somos pobres. Huimos de nuestra casa debido a la guerra. Es diferente”. Esa taza de té, ese recuerdo, ese pensamiento han derribado mis estereotipos.

En Busca de Paz

No, nunca imaginé que el Medio Oriente se convirtiera en esto. Nunca imaginé que yo estaría en medio de la Zona de Tránsito. Y todavía no puedo desentrañar la realidad, el por qué huyeron, ni predecir el futuro que encontrarán, ni el futuro que elegirán forjarse.

Lo que he aprendido es que existen preguntas – en ambos lados de esas vías del tren-. Hay preguntas, temores que son válidos, y riesgos para todos los involucrados. Pero elijo imaginar que este engrane de culturas puede traernos conversaciones y relaciones interpersonales que nos pueden transformar. Como seguidora de Cristo, esa imaginación nace de la creencia que el refugiado del Medio Oriente que se llama Jesús, conoce nuestros miedos, mira nuestros corazones y nos obliga a avanzar hacia un reino que está llegando en nuestros días.

¿Recuerdas el reino? Es aquél donde el león yace junto al cordero. Aaah, si – ese reino.

De alguna manera, estos días me encuentro imaginando esa visión del reino en estas vías del tren tan inusuales en la frontera entre Serbia y Hungría.

Dejemos de Celebrar a Martin Luther King

MLKMemorialDejemos de Celebrar a Martin Luther King

Por: Matt Rindge en “Spokane Faith and Values”

Hoy, América se involucra en un ritual anual en el cual se recuerda de una manera errónea a Martin Luther King Jr.  Aunque el Reverendo Dr. King con frecuencia ha sido criticado por su lucha contra lo que él llamó: “los grandes 3 males”: el racismo, la explotación económica y el militarismo, América asocia a Luther King solamente con una de estas enfermedades; nuestra imagen predominante de Martin Luther es como un oponente de la segregación racial.

Pero esta imagen es una distorsión. En los últimos años de su vida, Martin Luther King incrementó cada vez más su crítica profética hacia los “males gemelos”: la pobreza y el militarismo americano.

Sus esfuerzos por ayudar a la gente pobre llevaron a Luther King a estar en Memphis el día que lo asesinaron. Estaba ahí para unirse a la huelga de 1,300 trabajadores de Salud que buscaban mejorar sus condiciones laborales, salarios más altos y tener el derecho de afiliarse a un sindicato.

Martin Luther King planteó preguntas inquietantes acerca de un sistema económico que perpetúa la pobreza. En su discurso de Agosto en 1967 (“¿A dónde iremos desde aquí?”), ocho meses antes de que lo mataran, él declaró:

“¿Por qué hay 40 millones de gente pobre en América? Y cuando has empezado a hacerte esta pregunta, estás planteando una interrogación sobre el sistema económico, acerca de una distribución más amplia de la riqueza. Cuando haces esa pregunta, empiezas a cuestionar la economía capitalista. Y solamente estoy diciendo que debemos empezar a preguntarnos cada vez más y más acerca de toda la sociedad. Somos llamados a ayudar a los desanimados mendigos en el mercado de la vida. Pero un día, tenemos que ser capaces de ver que un edificio que produce mendigos, necesita una reestructuración”.60s urban street

La huelga de Salud en Memphis fue parte de la “Campaña Por La Gente Pobre”  la cual Martin Luther King empezó a organizar durante el último mes de su vida. Esta campaña cambiaría el enfoque inicial del Movimiento de los Derechos Civiles en lo que concierne a la economía de “la gente pobre de todos los colores”.

La campaña buscaría entre otras cosas, asegurar a la gente pobre con empleos que pagaran un salario justo, seguro de desempleo y educación.

La meta de la campaña murió junto con Martin Luther King.

La semana antes de que fuera asesinado, Luther King dio un discurso (“Permanezcamos Despiertos a través de una Gran Revolución”) en el cual ofreció una propuesta de alternativa económica: 

“… En América gastamos millones de dólares al día en guardar la comida sobrante, me digo a mi mismo: ‘Yo sé donde podemos guardar esa comida y sin pagar nada, en los estómagos contraídos de millones de hijos de Dios alrededor del mundo que se van hambrientos a la cama cada noche.’ Y quizás gastamos mucho más de nuestro presupuesto nacional estableciendo bases militares alrededor del mundo, en lugar de bases de genuina preocupación y comprensión.”

En su discurso final, Luther King regresó al tema de la pobreza. Aunque la mayoría de los segmentos de su discurso cumbre insinúan el presagio de su muerte (“quizás no llegue ahí con ustedes…”), el objetivo principal de Martin Luther King era motivar a la gente a apoyar la huelga de los trabajadores de Salud en Memphis. Citando el Evangelio de Lucas, Luther King sostiene:

“De alguna forma, el que predica debe decir con Jesús, “el Espíritu del Señor está sobre mí, por cuanto me ha ungido” y Él me ha ungido para hacer frente a los problemas de los pobres.”

“Está bien hablar de las “calles por las que fluye leche y miel” pero Dios nos ha ordenado preocuparnos por los barrios bajos y sus niños, quienes no pueden tener 3 comidas decentes al día”.

Reestructurar la sociedad requeriría concretar los cambios económicos, y Martin Luther King dejó esto en claro. Instruyó a su audiencia para que dejara de consumir Coca-Cola y Pan Blanco de Supermercado. Llamó a un movimiento bancario, buscaba asesorar los retiros financieros de los bancos del centro de Memphis y de las compañías de seguros.

La declaración final de Martin Luther King sobre la pobrezaapareció 12 días después de su asesinato en un artículo de la revista Look: “Arreglo de Cuentas Para La No Violencia.” “Las mismas demostraciones de no violencia usadas para pelear contra la segregación, argumentaba Martin Luther, deberían ser organizadas ahora para dirigir el problema económico – el derecho a vivir, el derecho a tener trabajo e ingresos…”  Luther King convocó a una “Cuenta Económica de Derechos para los Desfavorecidos” que “garantizaría un empleo “para toda la gente que quiera y esté capacitado para trabajar” y un “ingreso para todos los que no son capaces de trabajar.” 

King VietnamLa justica económica, al parecer, sobrepasaba la igualdad racial como principal preocupación de Martin Luther King.

“El cuestionamiento económico es lo más crucial que enfrenta la gente negra y la gente pobre.”

En el último año de su vida, Luther King también dedicó una atención creciente a criticar la violencia que usaba América en Vietnam. Cuando habló en la Iglesia de Riverside en Nueva York – justo un año antes de que fuera asesinado – Martin Luther King describió la incongruencia entre su prédica y las prácticas Americanas:

“He caminado entre los hombres jóvenes, desesperados, rechazados y enojados, y les he dicho que los cocteles Molotov y los rifles no resolverán sus problemas. He tratado de ofrecerles mi más profunda compasión mientras mantengo mi convicción de que los cambios sociales se vuelven más significativos a través de acciones no violentas. Pero ellos me preguntaron – y con toda la razón- ¿Qué pasa entonces con Vietnam? Me cuestionaron que nuestra propia nación usara dosis masivas de violencia para resolver sus problemas, para hacer los cambios que quería. Sus preguntas dieron en el blanco, y supe que no podría nunca volver a levantar mi voz contra la violencia de los oprimidos en el gueto sin haber hablado antes claramente con el más grande proveedor de violencia en el mundo actual: mi propio gobierno.”

Martin Luther King sugirió que hacer un compromiso con los miembros más vulnerables del mundo debería prevalecer sobre el patriotismo:

“Creo que este es el privilegio y la carga de todos los que nos consideramos obligados por lealtades y fidelidades que son más amplias y más profundas que el nacionalismo y que van más allá de las metas y posiciones autodefinidas de nuestra nación. Somos llamados a hablar por los débiles, por los que no tienen voz, por las víctimas de nuestra nación y por aquellos que llama enemigos…”

Luther King hizo notar la devoción de América por la guerra, aún en términos religiosos:

Una nación que continua año tras año gastando más dinero en la defensa militar que en programas de mejora social, se aproxima a una muerte espiritual.”  26 días después, Martin Luther habló de nuevo sobre Vietnam en un sermón dado en la Iglesia Bautista “Ebenezer”. Describió las respuestas hipócritas de América a sus mensajes de no violencia.

“Hay algo extrañamente inconsistente sobre una nación y una prensa que te aclaman cuando dices: “no sean violentos hacia Jim Clark”, pero te maldicen y te insultan cuando dices: “no sean violentos hacia los pequeños niños Vietnamitas” ¡Hay algo malo en esa prensa!”.

Recordar a Martin Luther King tan solo por su lucha contra la segregación, es recordarlo de una manera errónea. América hace con él lo que la Iglesia hace con Jesús: reconstruirlo a nuestra propia imagen. Domesticar y esterilizar a Martin Luther King es la única manera de integrarlo a nuestras conciencias nacionales.

La alternativa improbable sería cuestionar dos de los motores sagrados de América: su economía y su fuerza militar. Irónicamente, las críticas de Martin Luther King hacia la pobreza y el militarismo son más relevantes hoy en día que su trabajo en favor de la integración racial.

Para honrar a Martin Luther King, necesitamos dejar de celebrarlo. Quizás la naturaleza misma de la celebración provoca una distorsión inevitable. Tener un “Día Nacional de Lamentación por Martin Luther King” sería más adecuado y ayudaría a hacer un llamado a preocuparnos por las formas en que traicionamos dos aspectos fundamentales de su legado.

Empoderando a los Pobres

Empoderamiento de los Pobres

Por Paul Borthwick

(Trad. Dany Moreno)

La mayoría de nosotros nos sentimos abrumados al enfrentarnos con la pobreza. Ya sea que se trate de personas sin hogar en nuestro continente americano, o de los 2 mil millones de personas que viven en la tierra con el equivalente a 2 dólares por día, muchos de nosotros no tenemos idea de cómo responder ante esto. Podemos hacer una oración o enviar una contribución monetaria, pero muy a menudo simplemente estamos paralizados por la enormidad de la necesidad.

En lugar de paralizarse o no reaccionar, considere el ejemplo de Eliseo y su respuesta a la viuda pobre (2 Reyes 4:1-7). En una situación que refleja la imagen de muchas familias sin hogar…la muerte de su marido le había lanzado a la pobreza como una madre soltera endeuda.

Al sentirse impotente, se enfrentó a un futuro a merced de los demás – en su caso, a las demandas de un acreedor cruel. Sin la intervención de Eliseo y la disposición de Dios, sus dos hijos hubiesen crecido en un mundo lleno de una pobreza crónica, como sirvientes. Eliseo actuó en tres maneras, de las cuales nosotros podemos imitar en respuesta a la pobreza.

  1. En primer lugar Eliseo se involucró.  El profeta preguntó: “¿Cómo puedo ayudarle?” Él no pregunta, “¿Cómo puedo rescatarle?” Él sabía que Dios podía alimentar a esta mujer y su familia con el alimento milagroso entregados por los cuervos, pero hace que la decisión sea de ella.
  2. En segundo lugar, Eliseo le ayuda a ver los recursos que tiene.  Le pregunta a la viuda, “¿Qué tienes en tu casa?” Él la obliga a identificar sus propios recursos. En su caso, el aceite.En algún momento tenemos que ayudar a las personas más pobres, a que se den cuenta de que no están absolutamente desamparados. Sus circunstancias han golpeado hasta el punto de desmoralizarlos. Ellos tienen los recursos – incluyendo las habilidades, experiencias, y los dones que pueden ayudar a resolver su propio problema, pero necesitan a alguien para ayudarles a ver estos recursos.
  3. En tercer lugar, Eliseo la llama a confiar y accionar.  Una vez identificados los recursos, escasos en este caso, el profeta le indica que debe ir a pedir prestado muchas vasijas (para la recogida de aceite) como sea posible y le anima a tener fe: “no se reúnen sólo unos pocos” (en otras palabras: ¡pensar en grande!).

Él es el profeta de Dios, la voz de la fe, pero aún así le da algo muy práctico para hacer.  Su fe y las acciones deben trabajar juntos.

Entonces sucede el milagro.  Ella regresa y comienza a verter.  Sus acciones y la obediencia se ven recompensados en el fluir del aceite y milagrosamente llenar todas las vasijas.  Con el aceite en las vasijas, la viuda se embarca en una nueva vida.  En lugar de sufrir la pobreza extrema y una vida de servidumbre a su acreedor, se dejó llevar por el profeta hacia una nueva vida de independencia, auto-apoyo y dignidad.  Su nueva vida incluye la venta de una parte del aceite, el pago de sus deudas y vivir libremente en el ingreso continuo de las ventas del aceite.

El profeta Eliseo introduce a esta viuda pobre a algo que se asemeja a lo que llamamos Micro-Empresa para el Desarrollo (MED), una de las herramientas más prácticas para romper el ciclo de la pobreza. En lugar de donaciones de caridad sin parar, MED proporciona a las personas con una fuente sostenible de ingresos que les ayuden a romper la pobreza, establecer la dignidad a sí mismo, e incluso transformar la comunidad.

La próxima vez que usted mire la pobreza local o global, recuerde a Eliseo, y vaya en busca de oportunidades en el Desarrollo de la Microempresa.

*Paul Borthwick es miembro del personal de desarrollo Associates International y es profesor adjunto de las misiones en el Gordon College.

Teresa de Calcuta: Misionera a la India (Parte II)

Esta entrada terminará nuestro recorrido por las biografías de algunos grandes misioneros del cristianismo.  Es la continuación de la entrada anterior, escrita por Dra. Erika Ríos Hasenauer.

…Ser sus manos y sus pies. Eso fue lo que Agnes quería ser a sus 18 años cuando sintió el llamado a la vida religiosa. 9 años después estaba consumando ese llamado tomando los votos como monja, y abrazando el llamado a una vida de pobreza, castidad y obediencia.

La pobreza era vista en su contexto como lo ideal, loable, algo que todos debemos aspirar.

“He descubierto la paradoja que si amas hasta que duele no hay más dolor sino mas amor.”

Mother Teresa of Calcutta

Mother Teresa of Calcutta (Photo credit: 77krc)

Teresa de Calcuta descubrió algo profundo que marcó su teología mientras iba de camino a un retiro a los Himalayas. Un encuentro con Dios, quien le hizo ver que ella debía dedicar el resto de su vida y sus esfuerzos por los destituidos del corazón de Calcuta. Los pobres de los pobres, aquellos que nadie quiere tratar y menos cuidar.

Dios le estaba enseñando algo profundo que marcaría su teología. Era una teología de amor en acción. No era un concepto de amor teórico, de iglesia o seminario, era una clase de amor capaz de hacer que te ensucies las manos por otros, que te quedes con hambre por dárselo al verdadero hambriento, y que te despojes de todo por el más necesitado.

Esta pequeña mujer estableció no solo las Misioneras de la Caridad, de la cual ganó reconocimiento canónico en el mundo católico en 1950, sino que sus actividades de caridad siguieron multiplicándose exponencialmente.

Teresa de Calcuta ganó todos los honores del pueblo indio a su partida, fue considerada la joya de India. Ahora estaba lista para irse a casa. Su espera había sido prolongada.

¿Cuánto amamos verdaderamente a nuestro prójimo? ¿Cuánto estaríamos dispuestos a dar por ellos?

¿Qué piensas de esa teología de amor que duele, que marcó la vida de Teresa de Calcuta? ¿No te parece muy similar a la teología que los wesleyanos practicamos y defendemos tan esmeradamente?

Tal vez sea un buen momento de buscar la “India” que tenemos al lado, ahí donde nos encontramos, y tocarla con el amor de Cristo.

La Ventana 10/40

Imagen Informativa de la Ventana 10/40

Imagen Informativa de la Ventana 10/40

Para bajar esta imagen y verla mejor, haz clic en este vínculo: ventana-10-40 o presiona el botón derecho en el mouse sobre la imagen y selecciona la opción “Guardar como” o “Save as”.

Su Misión (y La Nuestra): Sanar

Antes de regresar con su Padre, Jesús dejó a la Iglesia la responsabilidad para que continuara con el ministerio. Pero, ¿cómo cumpliría la Iglesia con el ministerio que Cristo le había dejado? Vimos ayer que la Iglesia empezó a hacer lo que Jesús mismo había hecho: enseñar, predicar, y sanar.  Hoy nuestro enfoque será en el último: la sanación.

El Señor realizó muchas señales y milagros en su ministerio, sanando las necesidades espirituales, físicas y emocionales de las personas que salían a su encuentro. Jesucristo cumplió con un ministerio integral y envió a sus discípulos para que hicieran lo mismo.

Sin embargo, muchas veces hemos enfatizado la enseñanza y predicación sin suplir las necesidades de la gente que nos rodea. Tal vez no tengas el don de sanación, pero como seguidor de Cristo, sí debes tener el hábito de dar y suplir algunas necesidades cuando sea necesario.

¿Alguna vez por curiosidad, has buscado estadísticas respeto al hambre y otras necesidades del mundo? Si tu respuesta es negativa, quiere decir que no estás al tanto de lo que la Iglesia y otras organizaciones están haciendo para bajar esas cifras. Lee las siguientes estadísticas y reflexiona si eres parte del gran movimiento que se está llevando a cabo. Dios está obrando en nuestro tiempo para liberar a millones de personas de la pobreza y el hambre. El mundo está progresando en la lucha para terminar la pobreza extrema.

  • Mundialmente, el número de personas que viven con menos de $1.00 al día es 980 millones. 854 millones de personas mundialmente no tienen suficiente que comer.
  • Cerca del 20 por ciento de la población de los adultos mundialmente—771 millones de personas—son analfabetas.  Por lo menos 65 por ciento de estas personas son mujeres.
  • 28,000 niños menores de cinco años mueren cada día de causas evitables, más del 50 por ciento de este número, por causas relacionadas con el hambre.
  • Aproximadamente 33 millones de personas en el mundo viven con VIH/SIDA; 68 por ciento de ellos viven en el África subsahariana.*

¡La necesidad es enorme!  ¡Pero la Iglesia alrededor del mundo es enorme y el poder de Dios fluyendo por ella también es enorme!  ¿Cómo te incorporarás en la sanación de estos dolores y en el suplir de estas necesidades graves?

*Fuentes: www.bread.org/es, Millennium Development Goals Report 2007, United Nations, 2007; State of the World’s Mothers 2007, Save the Children, May 2007; Education for All Global Monitoring Report, 2006, UNESCO;  Children and Water: Global Statistics, UNICEF; U.S. International Food Assistance Report 2006, USAID, December 2006; Making Poverty History, Church World Service, 2007; State of the World’s Children 2007, UNICEF.

Creer Cambiará el Mundo

Seguimos con nuestro vistazo del libro Blue Like Jazz por Donald Miller. Hoy veamos lo que el autor dice sobre nuestra fe y cómo debe impactar cada decisión que tomamos:

“Aun nuestras creencias han llegado a ser nada más que declaraciones de moda.  Ni siquiera creemos en las cosas porque las creemos.  Sólo creemos porque está de moda creerlas” (107).

“La cosa que debo tratar en mi mismo es ese tema de creer.  Gandhi creyó en Jesús cuando Él dijo que pusiéramos la otra mejilla.  Gandhi creyó y derribó al imperio inglés, hirió profundamente el sistema de las castas, y cambió el mundo.  La Madre Teresa creyó en Jesús cuando Él dijo que todos tenían precio, aún los feos y los malolientes, y la Madre Teresa cambió el mundo por mostrarnos que un humano puede ser desinteresado.  Pedro finalmente creyó en el evangelio después de que fue regañado por Pablo.  Pedro y Pablo cambiaron el mundo por plantar pequeñas iglesias en pueblos carnales.

Eminem cree que es mejor rapero que otros. Profundo.  Todos seguimos a Eminem.

Éste es el truco, este es el punto.  Satanás, que yo creo que existe tanto como creo que existe Jesús, quiere hacernos creer cosas insignificativas por razones insignificativas.  ¿Puedes imaginar si los cristianos de verdad creyéramos que Dios estuviera intentando rescatarnos del abismo de nuestra propia adicción? ¿Puedes imaginarte? ¿Puedes imaginarte qué haríamos si entendiéramos que más de la mitad está viviendo en pobreza? ¿Crees que podríamos cambiar la manera de vivir, los productos que compramos y los políticos que eligimos? Si creyéramos las cosas correctas, las cosas verdaderas, no habría muchos problemas en la tierra” (106-107).

A %d blogueros les gusta esto: