Dejemos de Celebrar a Martin Luther King

MLKMemorialDejemos de Celebrar a Martin Luther King

Por: Matt Rindge en “Spokane Faith and Values”

Hoy, América se involucra en un ritual anual en el cual se recuerda de una manera errónea a Martin Luther King Jr.  Aunque el Reverendo Dr. King con frecuencia ha sido criticado por su lucha contra lo que él llamó: “los grandes 3 males”: el racismo, la explotación económica y el militarismo, América asocia a Luther King solamente con una de estas enfermedades; nuestra imagen predominante de Martin Luther es como un oponente de la segregación racial.

Pero esta imagen es una distorsión. En los últimos años de su vida, Martin Luther King incrementó cada vez más su crítica profética hacia los “males gemelos”: la pobreza y el militarismo americano.

Sus esfuerzos por ayudar a la gente pobre llevaron a Luther King a estar en Memphis el día que lo asesinaron. Estaba ahí para unirse a la huelga de 1,300 trabajadores de Salud que buscaban mejorar sus condiciones laborales, salarios más altos y tener el derecho de afiliarse a un sindicato.

Martin Luther King planteó preguntas inquietantes acerca de un sistema económico que perpetúa la pobreza. En su discurso de Agosto en 1967 (“¿A dónde iremos desde aquí?”), ocho meses antes de que lo mataran, él declaró:

“¿Por qué hay 40 millones de gente pobre en América? Y cuando has empezado a hacerte esta pregunta, estás planteando una interrogación sobre el sistema económico, acerca de una distribución más amplia de la riqueza. Cuando haces esa pregunta, empiezas a cuestionar la economía capitalista. Y solamente estoy diciendo que debemos empezar a preguntarnos cada vez más y más acerca de toda la sociedad. Somos llamados a ayudar a los desanimados mendigos en el mercado de la vida. Pero un día, tenemos que ser capaces de ver que un edificio que produce mendigos, necesita una reestructuración”.60s urban street

La huelga de Salud en Memphis fue parte de la “Campaña Por La Gente Pobre”  la cual Martin Luther King empezó a organizar durante el último mes de su vida. Esta campaña cambiaría el enfoque inicial del Movimiento de los Derechos Civiles en lo que concierne a la economía de “la gente pobre de todos los colores”.

La campaña buscaría entre otras cosas, asegurar a la gente pobre con empleos que pagaran un salario justo, seguro de desempleo y educación.

La meta de la campaña murió junto con Martin Luther King.

La semana antes de que fuera asesinado, Luther King dio un discurso (“Permanezcamos Despiertos a través de una Gran Revolución”) en el cual ofreció una propuesta de alternativa económica: 

“… En América gastamos millones de dólares al día en guardar la comida sobrante, me digo a mi mismo: ‘Yo sé donde podemos guardar esa comida y sin pagar nada, en los estómagos contraídos de millones de hijos de Dios alrededor del mundo que se van hambrientos a la cama cada noche.’ Y quizás gastamos mucho más de nuestro presupuesto nacional estableciendo bases militares alrededor del mundo, en lugar de bases de genuina preocupación y comprensión.”

En su discurso final, Luther King regresó al tema de la pobreza. Aunque la mayoría de los segmentos de su discurso cumbre insinúan el presagio de su muerte (“quizás no llegue ahí con ustedes…”), el objetivo principal de Martin Luther King era motivar a la gente a apoyar la huelga de los trabajadores de Salud en Memphis. Citando el Evangelio de Lucas, Luther King sostiene:

“De alguna forma, el que predica debe decir con Jesús, “el Espíritu del Señor está sobre mí, por cuanto me ha ungido” y Él me ha ungido para hacer frente a los problemas de los pobres.”

“Está bien hablar de las “calles por las que fluye leche y miel” pero Dios nos ha ordenado preocuparnos por los barrios bajos y sus niños, quienes no pueden tener 3 comidas decentes al día”.

Reestructurar la sociedad requeriría concretar los cambios económicos, y Martin Luther King dejó esto en claro. Instruyó a su audiencia para que dejara de consumir Coca-Cola y Pan Blanco de Supermercado. Llamó a un movimiento bancario, buscaba asesorar los retiros financieros de los bancos del centro de Memphis y de las compañías de seguros.

La declaración final de Martin Luther King sobre la pobrezaapareció 12 días después de su asesinato en un artículo de la revista Look: “Arreglo de Cuentas Para La No Violencia.” “Las mismas demostraciones de no violencia usadas para pelear contra la segregación, argumentaba Martin Luther, deberían ser organizadas ahora para dirigir el problema económico – el derecho a vivir, el derecho a tener trabajo e ingresos…”  Luther King convocó a una “Cuenta Económica de Derechos para los Desfavorecidos” que “garantizaría un empleo “para toda la gente que quiera y esté capacitado para trabajar” y un “ingreso para todos los que no son capaces de trabajar.” 

King VietnamLa justica económica, al parecer, sobrepasaba la igualdad racial como principal preocupación de Martin Luther King.

“El cuestionamiento económico es lo más crucial que enfrenta la gente negra y la gente pobre.”

En el último año de su vida, Luther King también dedicó una atención creciente a criticar la violencia que usaba América en Vietnam. Cuando habló en la Iglesia de Riverside en Nueva York – justo un año antes de que fuera asesinado – Martin Luther King describió la incongruencia entre su prédica y las prácticas Americanas:

“He caminado entre los hombres jóvenes, desesperados, rechazados y enojados, y les he dicho que los cocteles Molotov y los rifles no resolverán sus problemas. He tratado de ofrecerles mi más profunda compasión mientras mantengo mi convicción de que los cambios sociales se vuelven más significativos a través de acciones no violentas. Pero ellos me preguntaron – y con toda la razón- ¿Qué pasa entonces con Vietnam? Me cuestionaron que nuestra propia nación usara dosis masivas de violencia para resolver sus problemas, para hacer los cambios que quería. Sus preguntas dieron en el blanco, y supe que no podría nunca volver a levantar mi voz contra la violencia de los oprimidos en el gueto sin haber hablado antes claramente con el más grande proveedor de violencia en el mundo actual: mi propio gobierno.”

Martin Luther King sugirió que hacer un compromiso con los miembros más vulnerables del mundo debería prevalecer sobre el patriotismo:

“Creo que este es el privilegio y la carga de todos los que nos consideramos obligados por lealtades y fidelidades que son más amplias y más profundas que el nacionalismo y que van más allá de las metas y posiciones autodefinidas de nuestra nación. Somos llamados a hablar por los débiles, por los que no tienen voz, por las víctimas de nuestra nación y por aquellos que llama enemigos…”

Luther King hizo notar la devoción de América por la guerra, aún en términos religiosos:

Una nación que continua año tras año gastando más dinero en la defensa militar que en programas de mejora social, se aproxima a una muerte espiritual.”  26 días después, Martin Luther habló de nuevo sobre Vietnam en un sermón dado en la Iglesia Bautista “Ebenezer”. Describió las respuestas hipócritas de América a sus mensajes de no violencia.

“Hay algo extrañamente inconsistente sobre una nación y una prensa que te aclaman cuando dices: “no sean violentos hacia Jim Clark”, pero te maldicen y te insultan cuando dices: “no sean violentos hacia los pequeños niños Vietnamitas” ¡Hay algo malo en esa prensa!”.

Recordar a Martin Luther King tan solo por su lucha contra la segregación, es recordarlo de una manera errónea. América hace con él lo que la Iglesia hace con Jesús: reconstruirlo a nuestra propia imagen. Domesticar y esterilizar a Martin Luther King es la única manera de integrarlo a nuestras conciencias nacionales.

La alternativa improbable sería cuestionar dos de los motores sagrados de América: su economía y su fuerza militar. Irónicamente, las críticas de Martin Luther King hacia la pobreza y el militarismo son más relevantes hoy en día que su trabajo en favor de la integración racial.

Para honrar a Martin Luther King, necesitamos dejar de celebrarlo. Quizás la naturaleza misma de la celebración provoca una distorsión inevitable. Tener un “Día Nacional de Lamentación por Martin Luther King” sería más adecuado y ayudaría a hacer un llamado a preocuparnos por las formas en que traicionamos dos aspectos fundamentales de su legado.

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Blog de WordPress.com.

Subir ↑

A %d blogueros les gusta esto: