Archivo del sitio

Aún Celebrando la Pascua

Por Scott Armstrong

¿Listos para un pequeño examen? ¿En qué periodo del calendario cristiano nos encontramos ahora?

Si respondiste “Pascua” o “Tiempo Pascual,” ¡felicitaciones! Admito que he escrito bastante sobre Adviento y Cuaresma, ambos periodos son muy importantes en nuestro caminar espiritual. Pero el Tiempo Pascual es igual de importante, aun cuando muchos de nosotros lo pasamos por alto en esta época del año.

Rich Villodas, el pastor de la Iglesia New Life Fellowship en Queens, Nueva York, recientemente escribió sobre por qué la temporada del Tiempo Pascual es importante para la Iglesia.

“Por siglos, muchos en la Iglesia han reconocido que la Pascua no solo es un evento de un día que anticipamos, y así nada más se desvanece. La Iglesia ha afirmado que el poder de la resurrección es más que un momento pasajero, sino que merece una reflexión continua.”

Mientras que la Cuaresma dura 40 días y es un tiempo de ayuno, el Tiempo Pascual tiene una duración de 50 días y ¡nos dirige hacia una vida de celebración!

pexels-photo-355508.jpeg

Villodas resalta tres formas en las cuales podemos enfocar nuestra atención durante este periodo constante de la Pascua.

  1. El Tiempo Pascual nos recuerda que a través de la resurrección Jesús es victorioso sobre los poderes de la muerte.

Como he escrito antes, cuando Jesús se levanta de la tumba, Él provee la destrucción y undominio efectivo sobre los poderes del pecado, la muerte y la tumba. Sin embargo, la Pascua no es solamente algo lindo e importante que le sucedió a Jesús. Estamos invitados a ser parte del nuevo orden cósmico. ¡El mismo poder que levantó a Jesús de la muerte está disponible para todos aquellos que elijan seguirle!

“Es posible cantar sobre la conquista de Jesús sobre la tumba,” nos recuerda Villodas, “y al siguiente día ser cómplices de los sistemas, estructuras y hábitos que le traen gloria a los poderes de la muerte.” Esta temporada nos asegura que vivimos en una “reverberación de la resurrección” que aún continúa el día de hoy.

  1. El Tiempo Pascual nos recuerda que la vida futura de Dios está disponible para que nosotros podamos disfrutarla y expresarla al mundo.

Así como a María Magdalena le fue dicho que no se aferrara a Jesús, sino que en lugar de eso fuera y contara las buenas noticias (Juan 20:17), también somos capaces de ofrecer esperanza a todos aquellos que la necesitan desesperadamente. La Pascua no es Pascua si su mensaje no es proclamado al mundo.

El pastor Villodas lo pone de esta manera, “Probablemente no hay mejor momento que éste para orar por la sanidad sobre la enfermedad, porque la resurrección es un recordatorio de que algún día no habrá enfermedad. Probablemente no hay mejor momento que éste para trabajar por la paz, porque la resurrección es un recordatorio de que un día no habra guerras. Probablemente no hay mejor momento que éste para celebrar y festejar, porque la resurrección es un recordatorio de que nos dirigimos hacia un banquete. Así como nuestro Señor, los cristianos deben vivir del futuro. Nuestras comunidades y vidas individuales apuntan a lo que se aproxima.”

  1. El Tiempo Pascual nos llama a una vida que cultiva el gozo.

Aún estoy asombrado por el hecho de que las mujeres presentes en la tumba vacía esa primera mañana de la Pascua “salieron a prisa…con temor y gran gozo” (Mateo 28:8). Si hemos sido cristianos por muchos años, tristemente podríamos haber perdido el asombro sobre la Pascua, por no hablar de la admiración o incluso el temor. La tragedia es que la resurrección se ha vuelto un lugar común para muchos de nosotros. Y si ese es el caso, la siguiente cosa que se perderá será el gozo. En este sentido, muchos de nosotros cargamos con la actitud lúgubre y de abnegación de la Cuaresma a través del Tiempo Pascual y en los demás momentos del año.

Pero ¡la Pascua es un tiempo de celebración! ¡Él resucitó! En los días después de su resurrección, encontramos a Jesús en varias ocasiones comiendo, celebrando y regocijándose (Lucas 24:40-42; Jn. 21:9-13). Como siempre, pero especialmente en esta temporada de Pascua, ¡tenemos el privilegio de hacer lo mismo!

Villodas se pregunta si al final de la historia, la pregunta que Dios nos hará no es si nos abstuvimos del pecado. Qué pasa si la pregunta es “¿Entraste en el gozo que estaba disponible para ti?”

Esa es la invitación que Él nos ofreció durante el Tiempo Pascual. ¡Jesús está vivo! Así que ¡comamos, bebamos y, sin duda, alegrémonos!

María Magdalena

Por Frederick Buechner

Es al final de la historia que ella llega a estar en el centro de la escena con más claridad. Fue una de las mujeres que estuvo en el momento en el que él fue crucificado—ella había tenido más agallas que la mayoría de ellos—y también fue una de las que estuvo ahí cuando pusieron lo que quedaba de él en la tumba. Pero su momento fue ese primer Domingo por la mañana después de su muerte.

Juan es quien da el mayor detalle, de acuerdo con él todavía estaba oscuro cuando ella llegó a la tumba para descubrir que la piedra había sido removida de la entrada y que, el interior, estaba vacío. Ella corrió de regreso a donde sea que los discípulos estaban escondidos para decirles, Pedro y otro más de ellos regresó con ella para verificar su historia. Ellos se dieron cuenta que era verdad y que no había nada más que algunos trozos de tela, con los que habían envuelto el cuerpo. Entonces ellos se fueron, pero María permaneció afuera de la tumba en algún lugar y comenzó a llorar. Dos ángeles vinieron a ella y le preguntaron por qué estaba llorando, y ella respondió, “Porque se han llevado a mi Señor, y no sé dónde le han puesto” (Juan 20:13). Ella no estaba pensando en términos milagrosos, en otras palabras; ella simplemente estaba pensando que ni siquiera en su muerte lo habían dejado tranquilo, y que alguien había robado su cuerpo.

Empty Tomb.jpg

Entonces otra persona viene a ella y le hace las mismas preguntas. ¿Por qué ella estaba llorando? ¿Qué estaba haciendo ahí? Ella decidió que el responsable tenía que haber sido alguien encargado, tal vez alguien como el jardinero, y le preguntó que si él era quien había movido el cuerpo hacia otro lugar, por favor le dijera dónde estaba para que ella pudiera acudir ahí.

En vez de responderle, él la llama por su nombre—María—y ella entonces reconoce quién era él, y aunque desde ese momento en adelante el curso de la historia de la humanidad fue cambiado en muchas maneras profundas y complejas, que resulta imposible imaginar que haya sucedido de otra manera, para María Magdalena la única cosa que había cambiado era que, por razones que ella no estaba en posición de considerar, su viejo amigo, maestro y su brazo fuerte estaba vivo otra vez. “¡Raboni!” ella gritó y estuvo a punto de abrazarle con auténtico gozo y asombro, cuando él la detuvo.

Él dijo “noli me tangere.” “No me toques” (Juan 20:17), de esta forma ella no solo fue la primera persona en el mundo con el corazón paralizado por un segundo al descubrir que otra vez estaba vivo mientras pensaba que ya estaba absolutamente muerto, también fue la primera persona con el corazón un poco roto al darse cuenta que ya no podría tocarlo, que no habría más una mano qué la sostuviera cuando la vida fuera difícil, un hombro para llorar, porque la vida en él ya no era más una vida que ella pudiera concebir a través de tocarle, con ella aquí y él allá, sino una vida que ella solo podría concebir a través de vivirla: con ella aquí—la abusada y quebrantada—y con él aquí también, vivo dentro de su vida, para levantarla también de los escombros de todo lo que estaba arruinado y muerto en ella.

Mientras tanto, él dijo que tenía mucho por hacer y recorrer, y también ella, la primera cosa que hizo fue regresar a los discípulos para contarles. “He visto al Señor,” ella expresó, y cualquier oscura duda que ellos tuvieron antes sobre el tema, una mirada a su rostro fue suficiente para desaparecerla como la niebla de la mañana.

*Publicado originalmente en Peculiar Treasures y después en Beyond Words.

La Cruz Todavía está Ahí

Por Scott Armstrong

Junto al resto del mundo ayer vi cómo la Catedral de Notre Dame en París, Francia se incendió. La indecible tragedia se volvió clara mientras la famosa aguja de su torre se desplomó hasta el suelo. Millones de personas acertadamente lamentaron tan horrenda pérdida, y los intentos de recaudar fondos para renovar la catedral afortunadamente están dando fruto, aunque el costo total de la renovación será muy elevado.

Entre los escombros, las fotos empezaron a mostrar el impacto del fuego. Una en particular, por Reuters’ Philippe Wojazer, impactó a varios de nosotros. Muestra el altar dentro de Notre Dame, con humo subiendo de las ruinas. Pero, como muchos señalaron en Twitter y otros lugares, los ojos de los espectadores no fueron atraídos primeramente hacia las brasas rojas y anaranjadas de las cenizas. El símbolo preeminente levantándose de los escombros es una cruz dorada. Después de toda la devastación y pérdida, la cruz todavía está ahí.

skynews-notre-dame-altar_4641049.jpg

No soy el primero en escribir sobre este simbolismo y seguramente no seré el último. Pero el hecho de que ocurriera durante Semana Santa, no pasa desapercibido por muchos de nosotros. En un mundo que proclama que en Europa y otras partes el cristianismo es anticuado y nada más que una reliquia tierna, los seguidores de Cristo proclaman que esta semana y siempre la muerte de Jesús en la cruz todavía es efectiva para cambiar vidas. De hecho proclamamos que, en un mundo en llamas, Dios todavía está trabajando.

¿Lo proclamamos?

Cada año hago un llamado a las personas a reflexionar en el camino de nuestro Señor hacia la cruz durante Cuaresma. Y cada año recibo críticas de diferentes líderes y miembros de la iglesia. “¡La Cuaresma es católica, no evangélica!” Sé que una parte de esto es cultural, de acuerdo con los países donde ministramos, y no quiero menospreciar eso. Pero me niego a permitirme a mí mismo o a mi familia a pasar por alto el Viernes Santo para llegar al Domingo de Resurrección.

Por lo tanto, especialmente durante Cuaresma, he predicado muchas veces sobre la cruz y el sacrificio de Cristo. En algunas ocasiones, he tenido cristianos viniendo a mí al final diciéndome, “¿Por qué predicas de la cruz? Ya la cruz no está ahí; lo que importa es la tumba vacía.” Ahora bien, ¡yo soy un defensor de predicar y vivir la realidad de la resurrección! Sin embargo, no hay tumba vacía sin una cruz. No hay una corona de gloria sin una corona de espinos.

Aunque enfocarnos en un símbolo de castigo capital antigua nos hace sentir incómodos, la verdad permanece. La cruz todavía está ahí, nos guste o no.

Quizá esa es la razón por la que el apóstol Pablo dijo que Cristo crucificado es “para los judíos ciertamente tropezadero, y para los gentiles locura” (1 Co. 1:23). En medio de los escombros, esta representación de la muerte declara vida sobre nosotros. En medio de la destrucción, este símbolo de escarnio y desprecio nos trae esperanza.

Esta semana, mientras nos unimos a Jesús en su camino a través del Getsemaní, el Gólgota, y después, sí, la mañana de la Resurrección, quizá una imagen de la catedral de Notre Dame en llamas pueda acompañarnos.

Aunque algunos digan que es obsoleto,

Aunque otros sientan incomodidad al hablar de ello,

La cruz todavía está ahí.

 

Una Señal Esencial

Por Rev. Ken Childress

1 Corintios 15:17, “Y si Cristo no resucitó, vuestra fe es vana; aún estáis en vuestros delitos y pecados.”

La Resurreción da valor a todo lo que creemos. Sin ella, la Biblia es suficientemente audaz para decir, que nuestra fe no tiene valor. Aquellos que piensan que el Cristianismo vale la pena para la vida solo en este mundo no están de acuerdo con Pablo; él pensó que, en efecto, seríamos criaturas miserables si nuestra fe es simplemente una fe de este mundo (Ver versículo 19).

No, Dios nos dio la Resurrección –de Jesús y la nuestra– por una razón. Es una PROMESA, un COMPROMISO, una CONFIRMACIÓN de que nuestra vida en este planeta caído es solo una pequeña fracción de la vida que estamos destinados a vivir. Mientras el resto del mundo está viviendo para el aquí y ahora, nosotros vivimos para la eternidad. Mientras ellos invierten esperando buenos rendimientos en cuestión de años o décadas, nosotros invertimos esperando buenos rendimientos para la eternidad. Mientras ellos interpretan sus pruebas como algo que hará o romperá la calidad de sus vidas, nosotros interpretamos nuestras pruebas como eventos que están formándonos para entender a Dios y heredar sus riquezas. La Resurrección hace toda la diferencia en el mundo. Y más allá.

emptytomb_0.jpg

Esto, de hecho, fue el propósito de la creación desde el primer día. Génesis es el relato de la creación de Dios, pero la cruz de Cristo y la tumba vacía son el relato de la re-creación. La iglesia primitiva de repente estuvo consciente de que estaban viviendo en el re-génesis, el cumplimiento de todo lo que Dios había prometido, el Reino que no desaparece. Y ese conocimiento guió todo lo que hicieron.

Constantemente pensamos que la Resurrección como un fenómeno de la época de Semana Santa – un milagro pasado que nos da una tenue esperanza para el futuro. Es MUCHO MÁS.

La Resurrección valida nuestra fe en el trabajo redentor de nuestro Sumo Sacerdote, quien ha quitado nuestros pecados. Nos permite vivir con un sentido de riesgo y aventura, porque nos hace parte de un nuevo orden de la creación que finalmente no puede fallar. ¡Nuestras vidas están cimentadas en Alguien que reina eternamente en VICTORIA!

Él resucitó…Él ciertamente resucitó. ¡Sin Resurrección no hay Cristianismo!

El ídolo de la seguridad – Parte 3 de 3

Escrito por: Jon Huckins

Esta entrada es la última parte del artículo anterior.

People-surround-JesusDe manera interesante, me encuentro con estas cosas durante la Semana Santa. Esta es la semana en la que Jesús muestra al mundo cómo se debería vivir la vida. Es una vida marcada no por aislamiento o derrocamiento triunfante, pero por sufrimiento, sacrificio y amor desinteresado para la prosperidad de otros. Es una vida que cruza fronteras y límites para devolver la humanidad, la dignidad y la imagen de Dios en todas las personas “equivocadas” a quienes Él debía temer y de quienes debía alejarse. Una vida que termina con el pronunciamiento de esta oración por sus enemigos, “Padre, perdónalos porque no saben lo que hacen.” Estas son las historias que contamos en la Escuela Dominical y decimos, “Vaya, Jesús no tenía miedo de nada y yo haría cualquier cosa para vivir y amar así.” 

¿Imagínate si Él hubiera preferido adorar al ídolo de la seguridad y nunca dejar la seguridad de su pequeña sinagoga galilea para poder leer la Torá y permanecer aislado de la violencia del mundo? Esa historia no reflejaría el corazón de un Dios que literalmente se movió en nuestro vecindario humano para recordarnos cómo es el amor.

Así que, pon atención al miedo comprensible, la parálisis y la tentación para adorar al ídolo de la seguridad. Si soy completamente honesto, todavía esto es difícil para mí. No es cosa fácil y no estoy contento teniendo que hacer estas decisiones intencionales para mantener la perspectiva en un mundo que se siente tan inestable. Pero amigos, esto es la belleza, el desafío y el misterio de seguir a un Dios que ama a sus enemigos, quien nos invita a amar hasta el punto de la muerte, mientras somos avivados por la esperanza y la realidad de la Resurrección.

Que así sea.

Publicado originalmente en: http://jonhuckins.net/missionalivingandadvocacy/the-idol-of-safety/

¡Jesús vive y yo lo conozco!

empty tombSi en algo han aportado los avances tecnológicos, es en la facilidad para tener grandes cantidades de información al alcance de la mano. “Búscalo en Google” se ha convertido en la consigna de todos ante cualquier pregunta o duda. Esto significa que cada día debemos estar más y mejor preparados para dar razón de la fe que habita en nosotros.

Que la Biblia tiene errores. Que tiene contradicciones. Que la Biblia fue alterada. Que el evangelio fue un invento de los apóstoles.  Que la ciencia refutó a Dios o que la Filosofía lo mató.  Todos los días parece más complejo presentar el evangelio.

Recuerdo un gran amigo con el que tuve intensas discusiones sobre estos temas.  Un día me di cuenta que ninguna cantidad de argumentos podría moverlo de su incredulidad.  En una ocasión en medio de una discusión le dije: “Olvida los argumentos por un segundo. ¿Somos amigos?, ¿Confías en mí?”sharing faith

“Sí,” fue su respuesta.

“Pues lo que te estoy diciendo es que yo conozco a Jesús personalmente y quiero que tú también lo conozcas.” Por primera vez no hubo argumentos ni refutaciones.  Ya la discusión no era filosófica, era personal.  El evangelio es una relación con Jesús y la mejor forma de transmitirlo es a través de buenas relaciones con nuestros semejantes. Un amigo presenta a Jesús a otro amigo.

Al mirar la forma como los apóstoles predicaron el evangelio, salta a la vista que el eje central de la historia es que Jesús resucitó, vive, y que tú y yo podemos conocerlo personalmente. Pablo nos dijo que si Jesús no hubiese resucitado vana es nuestra fe. 

A veces en el proceso de desarrollar nuestro ministerio pensamos que esta verdad es obvia para todo el mundo. Después de todo, por eso están en la iglesia, ¿no?  También pensamos que en nuestras culturas latinoamericanas todo el mundo tiene una base cristiana. Sin embargo, cada día las personas son bombardeadas con información que intenta hacerlos dudar de que Jesús viva. Si negamos a Jesús, ninguna cantidad de enseñanzas morales nos harán mejores seres humanos. Por mucho que enseñemos “vida cristiana” o “discipulado”, si nuestros hermanos no están seguros de que Cristo vive, le será imposible vivir como él.  Pero si reconocemos que Jesús vive y nos relacionamos con él, instintivamente comenzaremos a imitarle.

El mundo ha cambiado, pero creo fervientemente que en lo esencial los seres humanos siguen siendo iguales. Más aún, estoy seguro de que Jesús no ha cambiado.  En el proceso de diseñar estrategias para nuestro ministerio no debemos olvidar que al final del día el evangelio no es una filosofía, ni una teoría, sino una relación. ¡¡Jesús vive y yo lo conozco!!

*Gracias a Raphael Rosado por haber escrito este artículo.

Morir Para Vivir

SÁBADO SANTO

(San Juan 19:38-42)

Por: Josué Aceituno Ramos

El Sábado Santo (antiguamente Sábado de Gloria) culmina para los cristianos la Semana Santa.  Tras conmemorar el día anterior la muerte de Cristo en la Cruz, se espera el momento de la Resurrección.

Son los días de la sepultura de Jesús y de su descenso al lugar de los muertos, es decir, de su extremo abajamiento para liberar a los que moraban en el reino de la muerte.

Consideremos que Jesús tuvo tres etapas durante la semana: agonía, muerte y resurrección.  Todos como hijos de Dios normalmente pasamos por estas tres etapas, tenemos que agonizar a nosotros mismos, para que Jesús viva en nosotros.  Tenemos que morir a nosotros mismos, para que Cristo brille.  Y tenemos que resucitar para que la muerte de Cristo sea reflejada en nosotros para gloria de Dios padre.

Amigo mío, necesitas morir para vivir.  Y te aseguro que tu posterior estado será mejor que tu anterior estado, porque Él te hará sentar entre reyes.  Eres hijo del Rey.  No temas morir a ti mismo ni entregar todo.  Con tal rendición, resucitarás a mejor vida en Cristo Jesús.

“Humillaos, pues, bajo la mano poderosa de Dios, para que él os exalte cuando fuera tiempo” (1 Pedro 5:6).

Jesus from the Deesis Mosaic

Jesús del Deesis Mosaic (Photo credit: jakebouma)

Procuremos una Cuaresma Santa

Cruz CuaresmaEl siguiente artículo fue escrito por Doug Jones y fue publicado esta semana en el sitio web nazareno: www.BarefootOnline.com.

Esta semana comenzó la temporada litúrgica de la Cuaresma. Son 40 días de preparación y arrepentimiento que preceden a la Celebración de la Resurrección de nuestro Señor y Dios Jesucristo. Sin embargo, antes de celebrar, somos llamados a ayunar, y antes de regocijarnos con las buenas nuevas de la vida y el poder de Dios, somos llamados a despojarnos, rendirnos y recordar la humildad de nuestro Señor. En esta temporada de Cuaresma te invito a iniciar este viaje de despojo, rendición y constante recordatorio de la humildad de Cristo y el ejemplo de cómo él caminó firmemente hacia Jerusalén para cumplir la voluntad de su Dios.

En esta temporada, ¿Alterarás intencionalmente tu ritmo de vida para ir con menos, rendirte más y disciplinarte a ti mismo para estar más consciente de la voluntad de Dios?

Quizás sea en la forma del ayuno, tal vez modificando tu rutina para permitirte tiempos de silencio, observando las horas, incluso puede ser comprometiéndote a servir  la comida regularmente en la misión, etc. – las opciones son variadas.

Una observación que voy a añadir a mi práctica de la Cuaresma es orar diariamente de la siguiente manera:

“Te imploro Jesús, amado Salvador, que te muestres por completo a todos los que te buscamos, pues así podremos conocerte y amarte.

Permite que te amemos en solitario, que te deseemos en solitario, y te mantengamos siempre en nuestros pensamientos.  Nos gustaría que poseyeras nuestros corazones, que llenaras nuestros sentidos de manera que podamos amar todo de ti.

Jesús, Rey de Gloria, tú sabes cómo dar en gran manera y nos has prometido grandes cosas.

Nada es más grande que tú mismo.  No te pedimos nada más que a ti. Tú eres nuestra vida, nuestra luz, nuestra comida y nuestra bebida, nuestro Dios, nuestro todo.

En el nombre del Padre, del Hijo, y del Espíritu Santo, nuestro todo.  Amén.

A %d blogueros les gusta esto: