Archivo del sitio

¿Cómo no perder tu identidad en el ministerio? – Parte 2 de 4

Esta es la continuación de la entrada anterior.

Pero la verdad es que estaba agotada. Estaba cansada de sentirme dividida en un millón de direcciones diferentes, tratando de hacer y ser todo para la comunidad que servía y para mi familia en casa. Estaba cansada de cómo me aferraba a la mentira de “no es suficiente”: que los voluntarios no eran suficientes, que el tiempo del día no era suficiente, y que el dinero nunca era suficiente para hacer todo lo que Dios quería que hiciéramos y lográramos a través del ministerio.

slide5_sm

Esta es la cosa: el ministerio es cualitativo, no cuantitativo. No se trata de números, sino se trata de las historias y del corazón. Se trata de cómo Dios está haciendo su camino en y a través de un montón de seres humanos desordenados, imperfectos, amados.

Pero a veces, sin límites apropiados y cuidado del alma, este trabajo multi-capas, lleno de matices, lleno de seres humanos desordenados, puede llegar a ser muy poco saludable. Podemos sentir que hemos perdido nuestra identidad en medio de tratar de ayudar a otros a encontrar la suya.

Si te sientes como si estuvieras a punto de olvidar quién eres, considera uno de los siguientes pasos antes de que sea demasiado tarde: 

  1. Toma un descanso.

Un papel en la dirección de la iglesia nos puede hacer sentir como si llevamos el mundo sobre nuestros hombros, mientras que simultáneamente giramos un millar de placas diferentes de Jesús por minuto. Pero todo este hacer para el Reino también puede hacer olvidar a Aquel que hemos tratado de servir en primer lugar. Así que tómate un día libre a la semana y guarda ese día como si tu vida dependiera de ello, porque depende de ello. Además, saca un día completo cada mes para tener un día de soledad (retiro). Si tu denominación u organización ofrece a los empleados un sabático cada pocos años, por todos los medios, haz lo que tengas que hacer para tomar este regalo de tiempo de retiro.

Espera más en la siguiente entrada.

Un Equipo de Valientes

Coordinadores 2015Desde el 10 al 14 de octubre de 2015, los Coordinadores de Área de Misión Global tuvimos un retiro en La Antigua, Guatemala.  Nuestros coordinadores son: María Eugenia Rodríguez y Claudia Cruz de México, Odily Díaz del Área Norcentral, Erika Chávez del Área Central, Kesner Absolu de Haití y Lynda Woolford del Área Caribe.  También Rev. Milton Gay, Coordinador Regional de JNI, sirve como parte esencial de nuestro equipo.manos entrelazados

El propósito del retiro ha sido hablar del funcionamiento del ministerio en las áreas y de cómo nos estamos encontrando, entrenando y enviando misioneros de todos los países de la Region.  También iniciamos la implementación de varias estrategias para el desarrollo de los misioneros para la iniciativa regional Génesis y dedicamos un tiempo significativo cada día a la oración y el compartir de la Palabra.

Nuestros coordinadores de Mision Global trabajan como voluntarios, ayudando a nuestra región a encontrar, entrenar y enviar misioneros.  ¡Nos da MUCHO gusto haber podido darles un tiempo en estos días de retiro para que pudieran descansar!  ¡Qué bendición para mi esposa y yo ministrar con este equipo de siervos excelentes!  ¡Mil gracias a cada uno!

Retiro 2015Oración y Ayuno

¡Dios, trae un génesis a nuestras ciudades!

Looking up

Parte 3 – Reporte Misión Global para Reuniones del RAC y Coordinadores de Ministerios – Octubre 2014

Toda esta semana nuestra región se está realizando reuniones de Coordinadores Regionales de Ministerios y del RAC (Regional Advisory Committee, en inglés) para este año. En las entradas anteriores compartimos  secciones del reporte que hemos entregado como Misión Global y Genesis. En esta última entrada, compartiremos sobre otros hechos destacados en el ministerio y medios para los cuales hemos venido trabajando también.

Como se ha visto a lo largo de este informe, en Misión Global buscamos Encontrar, Entrenar y Enviar líderes misionales al mundo. Este énfasis de tres puntos se ha logrado en el último año a través de otras iniciativas diferentes a las mencionadas:

  1. Durante las fechas del 8 al 21 diciembre, 2013, se celebró un Entrenamiento Misionero Regional en Santo Domingo, República Dominicana para nueve misioneros contratados y asalariados de la región. La inversión en estas parejas y solteros es una de las cosas más importantes que hacemos y además, son el recurso más importante que tenemos como región.
  2. Del 28 de mayo al 2 de junio del 2014 acogimos en nuestro país el primer Retiro de Coordinadores de Misión Global de Mesoamérica. Nos reunimos para orar y hablar acerca de cómo aplicar mejor el ministerio 3E en nuestras diversas áreas. También permitimos que el libro de Jim Collins, De Lo Bueno a Lo Sobresaliente, nos informara y puliera nuestras habilidades de liderazgo, vida personal, y ministerios.
  3. Este año marcó un gran hito, pues todos nuestros módulos de la Escuela de Liderazgo especializada en Misiones se terminaron, fueron impresos y listos para su distribución. Gracias a Anny Crocker de la MNI, así como a SENDAS por su colaboración en este importante recurso.
  4. Estamos actualmente en desarrollo con SENDAS para ofrecer un título del primer Bachillerato en Misiones Transculturales, para empezar en línea, y luego continuar su desarrollo para el 2016 con los cursos presenciales en un nuevo Centro de Formación Misionera en Santo Domingo.
  5. Como ministerio, hemos trabajado en mejorar los medios de comunicación y tecnología en este año que pasó. Esto incluye:

Finalmente, mientras escribo estas palabras y reflexiono sobre lo que Dios ha hecho en el ministerio de Misión Global en el pasado año, me siento feliz por la emoción y gratitud. Ha sido realmente un año de nuevos comienzos, incluso para mi familia, ya que hemos pasado de Panamá a la República Dominicana y ha comenzado el trabajo de Génesis a tiempo completo. Dios ha sido fiel, cuando nos ha llamado a salir del bote y “caminar sobre el agua”. Cuando ha llegado a nosotros de maneras nuevas y nos pidió hacer cosas nuevas e ir a nuevos lugares, hemos tenido miedo. Pero también hemos dicho que sí a su llamado y a estar abiertos a sus nuevas formas de llegar a las personas heridas y ser iglesia. Juntos Emily y yo oramos diariamente por un génesis en nuestras islas no-alcanzadas y en nuestras grandes ciudades con poca presencia nazarena. Anhelamos un aumento en la generación de trabajadores para la mies, que responda al llamado para ir. Y oramos para que la Región Mesoamérica diariamente se transforme en la iglesia enviadora y de apoyo, que aun con sacrificios, sabemos que podemos ser.

A %d blogueros les gusta esto: