El Budismo: Parte II

En estos días hemos estado examinando algunas de las religiones mundiales.  Ahora continuamos nuestra reseña sobre el budismo, iniciada el viernes pasado.

Las cuatro nobles verdades

Una de las enseñanzas de Buda fue que el alma no existe, el individuo tiene predisposiciones o fuerzas psicológicas llamadas skandas constituidas por átomos, pero no son eternas. Los cinco skandas son:

a) cuerpo b) sensación c) percepción d) formaciones mentales y e) conciencia.

Existen cuatro verdades formuladas por Buda, las cuales surgieron de su rechazo a las creencias y las prácticas hindúes y de la formulación de sus enseñanzas. Las verdades son las siguientes:

  1. Toda la vida es sufrimiento.
  2. Todo sufrimiento surge del deseo o del apego al deseo.
  3. Si no hay apego al deseo, no hay sufrimiento.
  4. Si uno practica el camino óctuple, no hay apego al deseo y, por ende, no hay sufrimiento.

El nacer, el deterioro, la descomposición, la enfermedad, la presencia de objetos que odiamos, no obtener lo que deseamos, todo eso para el budismo es sufrimiento.

Buda juzgó la vida y rechazó las maneras corrientes de responder a los dilemas de la vida. Por eso los budistas necesitan iluminación y sabiduría para romper el ciclo de nacimiento a muerte a nacimiento, para así lograr el Nirvana.

Noble camino óctuple

El camino óctuple se divide en tres partes: las creencias y las determinaciones correctas, la vida moral, y la vida mística o de meditación. En la primera parte, creencias y determinaciones correctas, el budista fiel tiene pensamientos correctos cuando ha entendido y aceptado las cuatro verdades nobles.

La segunda sección, vida moral, contiene tres componentes: hablar, comportamiento y ocupación correcta – es decir, no andar en chismes, ni crear rumores y no decir palabras duras, no ser violento con las criaturas ni robar, etc.

Tercero, la vida disciplinada de reflexión necesita aislamiento y retiro a un lugar que llame a la quietud y a la serenidad. Esto significa poner la mente bajo el control de la voluntad para eliminar los malos pensamientos y hacer que el punto focal sean las buenas cualidades. 

Un comentario sobre “El Budismo: Parte II

Agrega el tuyo

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Blog de WordPress.com.

Subir ↑

A %d blogueros les gusta esto: