Archivo de la categoría: El Mundo Hoy

Escuelas Bíblicas Vacacionales en Medio de la Crisis Económica

Entre los meses de agosto y de septiembre se espera que en Venezuela se lleven a cabo más de 60 escuelas bíblicas vacacionales, lo que representaría un 75 por ciento de las iglesias organizadas en el país. Todo esto a pesar de que esa nación está sumida en una profunda crisis económica que ha afectado la asistencia de niños, adolescentes y jóvenes a sus colegios de educación formal. La iglesia no ha escapado a esta realidad y se estima que cerca de un 20 por ciento de los miembros de las Iglesias del Nazareno ha emigrado fuera de Venezuela en busca de mejores oportunidades. 

No obstante, el trabajo de los Ministerios Internacionales de Escuela Dominical y Discipulado (MIEDD) no se detienen, y desde la coordinación regional, nacional y distrital se han buscado formas de incentivar y apoyar a la realización de las escuelas bíblicas vacacionales (EBV). Ya en agosto podemos destacar que la iglesia de Calabozo realizó dos escuelas bíblicas, la primera en su misión de Ciudad de Dios donde se celebró del 30 de julio al 03 de agosto, con una participación de 200 alumnos.

fotoprincipal-1.jpg

Luego una semana después en Calabozo participaron 179 niños y adolescentes. En el oriente del país se destaca la Iglesia Renacer de Punta de Mata, una ciudad petrolera de Venezuela, golpeada por la caída de la producción de petróleo, pero que tiene la Iglesia más grande del oriente del país, quienes tuvieron su EBV, con una participación de 70 niños y adolescentes.

En el distrito Llanos, el más grande en cuanto a número de iglesias del nazareno en Venezuela, se destacan las iglesias del Cambio y los Pozones, con una participación de 70 y 84 niños respectivamente. Y la mayoría de las iglesias tendrá su EBV luego del campamento nacional de jóvenes, que se celebra la última semana de agosto, es decir, esta historia de éxito apenas comienza.

“Damos gracias al Señor por tantos obreros que han dispuesto su tiempo, energía y recursos para sembrar la Palabra en las nuevas generaciones”. Dijo Leda DeGouveia coordinadora nacional de MIEDD. “Contamos con su apoyo en oración para que nuestro Dios avive su obra en medio de estos tiempos”.

Este artículo fue publicado originalmente en: Iglesia del Nazareno, América del Sur

Viviendo Simplemente, Para que Otros Simplemente Puedan Vivir

Entonces les contó esta parábola: —El terreno de un hombre rico le produjo una buena cosecha.Así que se puso a pensar: “¿Qué voy a hacer? No tengo dónde almacenar mi cosecha.” Por fin dijo: “Ya sé lo que voy a hacer: derribaré mis graneros y construiré otros más grandes, donde pueda almacenar todo mi grano y mis bienes. Y diré: Alma mía, ya tienes bastantes cosas buenas guardadas para muchos años. Descansa, come, bebe y goza de la vida.” Pero Dios le dijo: “¡Necio! Esta misma noche te van a reclamar la vida. ¿Y quién se quedará con lo que has acumulado?” »Así le sucede al que acumula riquezas para sí mismo, en vez de ser rico delante de Dios». (Lucas 12:16-21)

¿Alguna vez has estado fuera de tu país? ¿Alguna vez has visitado a los más pobres de los pobres en otro país o en las ciudades del interior de tu propio país? Si has visto la realidad de la pobreza en nuestro mundo hoy, así como yo lo he visto, verás este pasaje diferente.

Tengo que ser honesto. Hace años, leí estos versículos en Lucas y pensé que otras personas eran los avaros. Algunas de las parábolas de Jesús son confusas, pero esta la explica al instante en el versículo 15. La razón de contar la historia de un hombre rico que guarda todo “su grano y sus bienes” para él mismo, es para advertirnos acerca de todas las formas de avaricia. Y hace un tiempo pensé que eso hacía referencia a otros. Realmente no soy rico, ¿verdad? No tengo que preocuparme de esto.

street-2248101_960_720.jpg

Ahora estoy convencido que ese rico insensato soy yo—y tal vez tú. He visto muy de cerca a muchas personas que están sufriendo de pobreza, enfermedad, desastres, guerras sangrientas, que no puedo fingir más. ¿Cómo puedes decir o cómo puedo decir que no soy avaro si comemos tres grandes comidas por día, mientras un tercio de la población mundial está hambrienta? ¿Cómo podemos vivir en nuestras grandes y cómodas casas mientras millones de millones no tienen nada? Hace poco comí un helado que cuesta lo mismo que un campesino en algunos de nuestros países gana en una semana para alimentar a su familia.

Entonces, ¿qué vamos a hacer con eso? Podemos continuar siendo ricos insensatos o podemos empezar a vivir más simplemente para que otros simplemente puedan vivir. Podemos almacenar nuestras posesiones o podemos aprender a compartir y sacrificar para de verdad cambiar el mundo.

“¡Tengan cuidado! Absténganse de toda avaricia; la vida de una persona no depende de la abundancia de sus bienes.”

Reflexionando Sobre la Pasión Después de la Copa Mundial

Por Scott Armstrong

Muchos lectores de este sitio saben que mi familia y yo pudimos ir a la Copa Mundial en Rusia el mes pasado. Fue un tiempo memorable y una experiencia única en la vida. Quizá la cosa que recuerdo más es la pasión que mucha gente tenía por sus países y por el futbol.

d94d7dd5-1f12-4a50-a1dd-6d05d2d6e7d7.JPG

Lo vi en, literalmente, las decenas de miles de mexicanos y colombianos que viajaron, se disfrazaron y gritaron para sus equipos en todo momento, de día o de noche. Lo vi cuando el equipo de casa, Rusia, inesperadamente goleó a España en la ronda de los 16, y las calles de Moscú estallaron de alegría.

d914d948-dab1-48bc-a3bf-e4b5f9abe92b.JPG

3b82a9d3-3dc3-4ede-bf09-c01fac30c42f.JPG

Pero tal vez no experimenté personalmente los muchos niveles de pasión en la Copa Mundial más que en los dos juegos a los que pudimos asistir. Antes del primer juego, el 26 de junio, estábamos atrapados en el fervor de los aficionados daneses quienes llenaron las estaciones del metro y las calles, gritando y cantando para su equipo y país. Tristemente, la pasión que ellos y sus contrapartes franceses mostraron antes y durante el juego no la compartieron sus equipos nacionales. Francia vs Dinamarca ha sido ampliamente reconocido como el peor juego del torneo.

e98d97ee-1a14-4d60-b91f-ef7ffdba734c.JPG

Sabíamos que algo andaba mal cuando salieron las alineaciones y casi ninguno de sus jugadores estrellas comenzaron. ¡¿No Pogba ni Mbappe?! ¿Ni siquiera Lloris o Umtiti? Bueno, por lo menos los sustitutos dejaran todo en el juego ¿cierto? No. Ambos equipos sabían que solo necesitaban un empate para pasar hacia la siguiente ronda. Entonces, jugaron como si fuera un partido amistoso. Sin urgencia. Ninguno intentando demasiado. Todos los aficionados neutrales se inquietaron e incluso se enojaron durante esas dos horas. ¿Pagamos por esto? ¡¿Viajamos hasta aquí para ver esta farsa?!

¿Sabías que la palabra “pasión” se origina de la palabra en latín “passio” que está íntimamente relacionada con la raíz griega “path” que significa “sufrir”? Para cuando el juego terminó en 0-0, en todo el estadio llovían abucheos para los equipos debido a su vergonzosa actuación. De verdad es muy difícil explicar qué tan desanimados estábamos todos. De hecho comencé a llorar, estaba muy triste porque nuestra familia había elegido ir a ESE partido.

Pero no todo estaba perdido. El juego final al que asistimos fue el 3 de julio en Moscú. Ronda de los 16 – Colombia vs Inglaterra. No te miento: reuní a mi familia antes de que saliéramos al estadio y oramos que Dios nos diera un gran partido. No me importaba cuál era el resultado: Solo quería que fuera memorable.

2e12ab37-ab4d-429b-a01b-893239a701ce.JPG

¡Y sí que lo fue! La controversia fue una constante con un penal concedido y con ambos equipos presionando y compitiendo por la posición en cada tiro libre. Yerri Mina, un defensa colombiano, empató el partido 1-1 en tiempo extra al final de la segunda mitad mientras el estadio lleno, mayormente de aficionados colombianos, se volvía loco. Después, se fueron a penales, donde Inglaterra tiene historia de precipitarse y quemarse. Pero ¡no esta vez, amigos! Casi tres horas después de la primera patada, Inglaterra clavó su último penal y pasaron a la siguiente ronda mientras que, tanto aficionados como equipo, celebraban eufóricos. Fue un juego fenomenal y la mayor energía que he experimentado en un juego de futbol por mucho (¡y he ido a docenas de partidos en diferentes países!).

1002c407-dfda-4e78-9dc9-a3df1977923f.JPG

Debo añadir esto, mientras nos preparábamos para los penales y los aficionados de cada equipo estaban apoyando, abrazándose e incluso orando, comencé a llorar de nuevo. Pero esta vez fue por la felicidad desenfrenada de haber sido parte de un evento como éste.

¿Cuál fue la diferencia de los dos juegos? Esencialmente una cosa: pasión.

Sé que las circunstancias dictan que hay menos en juego en ciertas ocasiones del torneo. Pero esta es la Copa Mundial. Si vas a pisar el terreno de juego, ¡debes darlo todo!

Esta es una creencia que me impulsa en mi vida diaria y me guía en mi caminar espiritual. Si vale la pena hacerlo, vale la pena hacerlo bien. Vivir apasionadamente, y especialmente dejar que la fuente de esa pasión sea más que futbol, o comida, o películas, o trabajo, o incluso tu familia.

La única fuente de pasión que nunca se secará o te decepcionará es Jesucristo. El ofrece vida abundante (Juan 10:10) y salvación gloriosa (Juan 3:16). En mi caso, Él ha puesto un llamado en vida a predicar – y a hacerlo transculturalmente – así que no puedo contenerlo; como Jeremías, es un fuego en mis huesos (Jeremías 20:9).

Cualquiera que me conoce sabe que soy un apasionado del futbol. Pero mi oración es que todos sepan que estoy más apasionado por Cristo y su misión. Después de todo, Él se dio a sí mismo por nosotros en la cruz, en lo que se conoce como – adivinaste – la Pasión.

Si todavía no has experimentado esa fuerza convincente e impulsora en tu vida, permite a la única y verdadera fuente de pasión que inyecte su fuego. Tú – y todos aquellos que te rodean – ¡nunca volverán a ser iguales!

Copa Mundial 2018

¡Hola, lectores! Y, ¡saludos desde la Copa Mundial 2018! Nuestra familia ha estado ahorrando y planeando estas vacaciones por cinco años y estamos eufóricos. Tenemos boletos para dos partidos y esperamos obtener boletos para un tercero mientras estamos en Rusia. Llegamos ayer (25 de junio) a Moscú, y nos estamos recuperando del “jet lag” (desfase de horario) antes de asistir a ¡nuestro primer juego hoy (Francia vs Dinamarca)!

1400609-DMQeZnVXUAEwMGU.jpg.png

36188216_10157527269847892_9018254410366582784_n.jpgEn el mes pasado, algunos amigos y conocidos han preguntado porqué dedicaríamos el tiempo y dinero para ir a Rusia y asistir a la Copa Mundial, específicamente si Estados Unidos no calificó esta vez (para ser honestos ¡todavía sigo avergonzado por eso!). Otros se han preguntado porqué ocasionalmente escribo acerca de deportes en este blog que normalmente es dedicado a misiones, liderazgo, etc. Los aficionados del futbol que leen esto lo entienden completamente, así que no necesito persuadir a todos. Pero para los otros, aquí están las razones por las que la Copa Mundial es muy importante para mí y porqué hemos escrito acerca de ello en este blog por tres ciclos seguidos (2010, 2014 y 2018): 

  1. La cultura – y las culturas – me fascinan. En el aeropuerto de Londres, estábamos con personas de siete países diferentes, todos yendo a la Copa Mundial. Todos nos veíamos diferentes, hablábamos diferentes idiomas, y vestíamos diferente por supuesto. Pero existe respecto – e incluso aprecio – por las diferencias aquí que pueden resultar instructivas en un mundo de tanto etnocentrismo. ¿Cómo podemos aprender unos de otros? ¿Cómo estas personas enriquecen mi vida y conocimiento?
  2. Pasión, pasión, pasión. Una vida sin pasión ¡es una triste existencia! Confieso que me cuesta trabajo comprender cómo las personas pueden flotar a través de la vida sin urgencia o emoción. Y admítanlo: ¡la Copa Mundial es EL lugar para encontrar aficionados y jugadores que están locos por el futbol y su país! ¿Vieronal director técnico de Brasil que celebró tanto que se tropezó y cayó después de un gol a Costa Rica? ¿O los panameños celebrando su primer gol en una Copa Mundial, aunque perdieron el juego 6 a 1? ¿Sabías que el gol de México contra Alemania probablemente causó un sismo en la Ciudad de México por la euforia en esa mega ciudad? Sí, pasión.
  3. Los deportes pueden ser un microcosmo en la vida. Los deportes están basados en resultados. Si tienes éxito, eres recompensado; si tienes un bajo rendimiento, hay consecuencias. Esto no quiere decir que el equipo más talentoso es el que siempre gana; algunas veces los no favoritos mejor preparados pueden sorprender (Vean: Islandia vs Argentina). Pero incluso eso nos da una lección. Hay muchas cosas que he aprendido de los deportes sobre el trabajo en equipo, la perseverancia, el liderazgo y la integridad. La Copa Mundial sacará lo mejor y lo peor de muchos jugadores, aficionados y directores técnicos. Pone un lupa sobre nuestro carácter.

rusia-inauguracion.jpg

Esas son solo 3 de muchas razones por las que escribo sobre deportes y la Copa Mundial en un blog que se espera ayude a Transformar el Mundo. Podría seguir y seguir, pero ahora es momento de ir hacia el estadio – ¡quién sabe qué cosas asombrosas experimentaremos ahí y en la siguiente semana!

El Arte de Girar

¡La Copa Mundial está aquí! En los últimos ocho años de nuestro blog eso ha significado que hemos resaltado varias naciones y sus culturas, ofreciendo perspectivas acerca del estado de la Iglesia en cada país así como algunas peticiones de oración. Por ejemplo, lean lo que Pamela Alvarado escribió sobre Ghana, o el artículo de Croacia que escribió Mario Josué López.

Este año haremos las cosas un poquito diferentes. De vez en cuando, durante este mes estaremos ofreciendo artículos y algunas veces videos que tienen que ver con distintos aspectos (llamémosle el aspecto “cultural”) de la Copa Mundial. Así que, para comenzar, lean este testimonio escrito por un ex jugador de la Liga Premier a quien Dios llamó al pastorado. El siguiente es un fragmento de un artículo de Christianity Today publicado originalmente en junio 2016.

Por Gavin Peacock

Una habilidad que mi papá me enseñó cuando era niño fue el arte de girar con un balón de fútbol soccer. Yo nunca iba a ser alto, así que él me llevaba a nuestro patio trasero en el sureste de Londres y me enseñaba cómo cambiar direcciones con el balón en mis pies. “¡Los niños grandes no podrán alcanzarte!” decía él. Yo practicaba por horas girar a la derecha y a la izquierda, yendo dentro y fuera de los conos, girando hacia este lado y al otro lado. Mi papá tenía razón: el arte de girar me sirvió mucho. Muchos de los goles que metí en los años venideros fueron resultado de esa lección.

Yo no crecí en un hogar cristiano y nunca escuché la predicación del evangelio. La escuela dominical dio paso al fútbol dominical. La instrucción más bíblica que recibí fue durante las asambleas en la escuela de la Iglesia de Inglaterra, donde asistía. Yo era un niño que quería triunfar intensamente tanto en el salón de clases como en el campo. Mi padre me enseñó el autocontrol necesario, la disciplina y habilidades para tener éxito en la educación y en la arena deportiva profesional.

A los 16 dejé la escuela y firmé un contrato profesional con la Liga Premier de los Queens Park Rangers (QPR). Había logrado la meta–y no estaba realmente feliz. Estaba jugando para el Equipo Juvenil Nacional de Inglaterra, y no pasó mucho tiempo antes de que irrumpiera para ocupar el once inicial en QPR. Pero era un jovencito inseguro en el feroz mundo profesional del deporte. El fútbol era mi dios. Si jugaba bien un sábado me sentía en lo alto, si jugaba mal me sentía decaído. Mi sentido de bienestar dependía completamente de mi desempeño. Pronto me di cuenta que fui hecho para algo más que alcanzar la meta.

calcio-rifondare.jpg

Girando hacia Cristo

Entonces, cuando tuve 18, Dios intervino en mi vida, el primero de dos momentos de giro dramático. Yo estaba todavía luchando por encontrar propósito, así que decidí asistir con una iglesia metodista local un domingo por la tarde. No recuerdo sobre qué predicó el ministro, pero después él me invitó a su casa, donde él y su esposa impartían un estudio bíblico semanal para jóvenes.

Decidí regresar al estudio bíblico la semana siguiente y la próxima, y empecé a escuchar el evangelio por primera vez. Me di cuenta que mi problema más grande no era encontrar desaprobación en una fuerte multitud de 20,000 un sábado; mi problema más grande era mi pecado y la desaprobación del Dios todopoderoso. Me di cuenta que el obstáculo más grande para la felicidad era que el fútbol era rey en lugar de Jesús, quien proveía una justicia perfecta para mí. Comprendí lo que Agustín había expresado muchos años atrás en sus Confesiones: “Nos hiciste, Señor, para ti, y nuestro corazón está inquieto, hasta que descanse en ti.” Con el tiempo, mis ojos fueron abiertos por medio de esa reunión dominical, y mi vida dio un giro, me arrepentí, y creí en el evangelio. MI CORAZÓN TODAVÍA ARDÍA POR EL FÚTBOL, PERO ARDÍA MÁS POR CRISTO.

En los deportes profesionales, los altibajos de la vida son extremos, muy cercanos y muy públicos. El escrutinio es intenso. La madurez cristiana es un proceso lento, pero en el mundo del deporte profesional, tu lenta santificación está a la vista. Tú puedes firmar un contrato lucrativo un día y tu carrera puede terminarse al día siguiente. Aquellos fueron días estremecedores y difíciles, llenos de altibajos, copas finales y promociones, derrotas y descensos. Yo experimenté la gama completa como creyente.

La incertidumbre inunda al jugador profesional de fútbol. En cierto nivel la incertidumbre y el drama estimulan al hombre para jugar al máximo; hasta cierto punto provocan una profunda inseguridad. Yo solía ser esa persona cuando era joven, pero como cristiano ahora le temo más al Señor que a la multitud. El fútbol dejó de ser mi ídolo. 

Girando hacia el Ministerio

Una puerta se abrió después de mi retiro de una carrera de televisión con la BBC, y no pasó mucho tiempo antes de que cubriera programas semanales como Match of the Day, para muchos millones de televidentes en el Reino Unido. Fue un trabajo que encontró su apogeo en la Copa Mundial de 2006. Sin embargo, poco después llegó el segundo giro: el llamado al ministerio pastoral.

Hasta ese punto yo tuve muchas oportunidades para ser un testimonio cristiano como jugador de fútbol y comunicador, pero nunca sentí la urgencia de predicar. Entonces, mientras leía las epístolas pastorales, empecé a sentir un fuerte deseo de buscar el ministerio pastoral. Mi iglesia confirmó mi llamado, y después de un periodo de prueba, sabía que iba a dejar la segunda carrera de mis sueños por el ministerio. En 2008, dejé las costas de Inglaterra. En cuestión de semanas pasé de hablar en TV acerca de David Beckham y Cristiano Ronaldo a escribir ensayos sobre Juan Calvino y Jonathan Edwards.

Hace tantos años mi padre terrenal me enseñó el arte de girar, pero fue mi Padre celestial quien me hizo girar primero hacia Cristo y después a predicar su evangelio. Girar del pecado y confiar en Cristo para salvación no es un evento inicial de una sola vez; es la esencia de la vida cristiana. Este es un mensaje que la Iglesia necesita recuperar. Y así, sigo girando y enseño a otros a girar también.

Gavin Peacock es un pastor de misiones en la Iglesia Calvary Grace en Alberta y coautor de The Grand Design: Male and Female He Created Them.

Tú Puedes Ayudar a Guatemala

El pasado domingo 3 de junio el Volcán de Fuego en Guatemala hizo erupción, fallecieron más de 100 personas, un número que se espera incremente. Avalanchas de rocas y ceniza se movieron rápidamente derribando la montaña, alcanzando temperaturas muy altas de 704 grados Celsius. Los pueblitos de tres provincias – Chimaltenango, Escuintla and Sacatepéquez – fueron cubiertas de cenizas y escombros. La extensión del daño todavía es incierta mientras los esfuerzos de rescate y rehabilitación han sido obstaculizados por más erupciones y lluvia.

Las personas afectadas por este desastre necesitan tu ayuda.

34535855_1933328730045489_6697108299533254656_o.jpg

Comunidades completas han sido destruidas, y hermanos y hermanas nazarenos están entre los que han perdido a sus seres queridos. Un equipo de nazarenos voluntarios de comunidades cercanas ha llegado a Escuintla este lunes para visitar refugios y distribuir suministros médicos de emergencia, pero las necesidades todavía son grandes y urgentes.

¡Dona ahora haciendo clic AQUÍ!

Será mucho tiempo antes que los damnificados puedan recuperarse y regresar a la vida normal; hogares completos y sus medios de subsistencia fueron sepultados. La pérdida permanecerá por muchos años. A través de apoyar el fondo de Ayuda para Catástrofes de Mesoamérica, estás colaborando con iglesias locales para proveer para las necesidades urgentes ahora y al mismo tiempo para apoyar con los esfuerzos de recuperación en el largo plazo.

34370755_1933328793378816_2418021494786359296_o.jpg

Las necesidades son grandes y la recuperación tomará años.

¡Dona ahora haciendo clic AQUÍ

¿Cómo puedes ayudar? 

ORAR

Por favor ora por las familias e individuos afectados por la erupción y los deslizamientos a consecuencia de esto. Ora especialmente por aquellos quienes han perdido a sus seres queridos. Ora por aquellos quienes han perdido sus hogares y medios de subsistencia. Ora por energía, resiliencia, y éxito de los trabajadores de rescate y voluntarios. Para por aquellos experimentando traumas, que ellos puedan sentir la paz y la presencia de Dios. Ora por los más vulnerables, adultos mayores, personas con discapacidad y personas en situación de pobreza. Ora por los líderes e iglesias respondiendo a las necesidades a su alrededor. Para enviar una oración o una nota de ánimo, ve a  ncm.org/pray.

34441780_1933328770045485_3118204410753187840_o.jpg

DAR

Las iglesias e individuos alrededor del mundo pueden proveer apoyo a través del fondo de Ayuda para Catástrofes en Mesoamérica. Las donaciones se usarán para proveer para necesidades inmediatas, incluyendo alimento, comida, suministros médicos, así como para la reconstrucción a largo plazo.

(Por favor ofrenda a través de tu iglesia local o distrito, destinando tu donación al fondo de Ayuda para Catástrofes en Mesoamérica: Volcán de Guatemala).

Esta información fue distribuida por Ministerios Nazarenos de Compasión. Fotos: Comunicaciones IDN Mesoamérica.

Ante el Sufrimiento y los Problemas Sociales

Escrito por: Rvdo. Leonel de León, Coordinador de Estrategia del Área Norcentral de la Iglesia del Nazareno

Amados y amadas, ante el sufrimiento y los problemas sociales que vivimos, comparto:

Nuestras oraciones por las circunstancias, son súplica al Señor para que intervenga en cuidar, proteger y asistir a su pueblo. También oramos por un milagro, pero las circunstancias no cambiarán mientras la naturaleza caída del ser humano prevalezca.

Si leemos e interpretamos la historia, descubriremos que los problemas sociales han sido parte de la naturaleza caída del ser humano, y que el Señor a quienes ha cambiado y movilizado es a su pueblo en el AT y a su iglesia para producir los cambios.

A veces nos frustramos al ver que no hay respuestas “concretas” a nuestras oraciones, esperamos una “revolución angelical” para que impere la justicia, la igualdad y el amor, pero lamentablemente no se da. Por lo tanto cuando pedimos oración es para que la iglesia se fortalezca e intervenga no con pancartas de protesta a favor de un sector político o social extremo, sino con el mensaje poderoso de justicia, y arrepentimiento. “El Reino de Dios se ha acercado…” y este Reino es diferente al del hombre.

pexels-photo-205002.jpeg

Nos duele mucho ver niños, jóvenes y adultos masacrados, nos lastima el corazón ver el deterioro social, infraestructural y cultural por el odio, el vandalismo y la represalia, pero nuestras oraciones, solo ayudan para que el Señor toque, sane e intervenga para que la iglesia haga su papel de sal y luz.

Cuando Inglaterra logró salir adelante de la inminente destrucción, Winston Churchill puso a orar al pueblo y el milagro fue que el pueblo cambió su actitud y la victoria fue el resultado. Por lo tanto, oremos, NO para que caigan misiles del cielo en contra de los malos, oremos, NO para que se muera la gente pervertida, pero SÍ, por favor oremos para que el Señor cambie nuestra actitud, nuestra estrategia, ante esas circunstancias que vivimos y dejemos que el Dios a quién oramos nos dirija. No le impongamos a Dios nuestros deseos o nuestras intenciones. El silencio de Dios, muchas veces es el SELAH de la iglesia. (Selah significa quedarse quieto meditando en el mensaje de Dios)

América Latina, ha sufrido la guerra civil, los saqueos, el vandalismo, el dolor de la pérdida de seres queridos. Hermanos entre hermanos se han matado, porque unos pertenecían a un bando y otros a otro. La iglesia no es un partido político, ni pertenece a ningún bando humano específico, la iglesia es de Cristo, su mensaje es diferente a cualquier mensaje ideológico extremo, la iglesia está inmersa entre culturas, pero ni la cultura, ni las ideologías deben estar sobre el mensaje del Reino ni sobre el gobierno de Cristo. La misión de la iglesia es alcanzar a los buenos y a los malos, su mensaje NO es discriminatorio, no se ajusta a ningún tinte político o ideológico, el mensaje del Reino es JESUCRISTO, dando oportunidad al caído para que se levante. Por eso la iglesia PROTESTA A FAVOR DE LA PAZ Y LA JUSTICIA, y no de una ideología humana caída.

Creo poderosamente que el Dios de la historia está con nosotros y llora al ver esta situación, pero ESE DIOS DE LA HISTORIA, espera que la iglesia haga su papel de luz y sal. Juntos, bajo la bandera de Cristo y en el Poder del Espíritu Santo, podemos intervenir para que nuestros pueblos sufran menos.

Este artículo fue publicado originalmente en: mesoamericaregion.org

El Último Discurso de Martin Luther King Jr.

Hoy conmemoramos el 50 Aniversario de un día triste en la historia de los Estados Unidos – y del mundo. A las 6:01pm el 4 de abril de 1968, el Dr. Martin Luther King Jr. recibió un disparo en el balcón del Motel Lorraine en Memphis, Tennessee. Teniendo solo 39 años, fue pronunciado muerto a las 7:05pm en el hospital St. Joseph’s.

King fue predicador y activista de los derechos civiles, y ha servido como un ejemplo poderoso de valentía y justicia para millones alrededor del mundo, incluyéndome.  Aunque reconocemos sobriamente que todavía falta mucho trabajo con respecto a la igualdad de razas y otros asuntos de justicia social por los cuales él luchó, la voz del Dr. King todavía nos habla y nos impulsa 50 años después.

El día antes de ser asesinado, Martin Luther King Jr. se dirigió a miles de personas que estaban apoyando una huelga difícil y tumultuosa por trabajadores de saneamiento en Memphis.  Él hablaba por los desempleados y empobrecidos.  En honor de su legado, reproduzco la transcripción de su último discurso acá.  Que las palabras y la vida de Martin Luther King Jr. nos inspire y nos inquiete hoy, y en los años venideros.Martin Luther King Jr.

————

Les agradezco muy bondadosamente, amigos míos.

A medida que escuchaba a Ralph Abernathy en su elocuente y generosa introducción, me hizo pensar en mí, y me preguntaba de quién estaría él hablando. Siempre es bueno oír a tu mejor amigo y socio decir algo bueno acerca de ti, y Ralph Abernathy es el mejor amigo que tengo en el mundo. Estoy feliz de ver a cada uno de ustedes aquí esta noche a pesar de la advertencia de una tormenta. Me demuestran que están determinados a seguir de cualquier manera.

Algo está pasando en Memphis, algo está pasando en nuestro mundo. Y ¿saben qué? si estuviera parado al comienzo de la era, con la posibilidad de echarle una vistazo general, tipo panorámica, a toda la historia humana hasta ahora, y el Todopoderoso me dijera, “Martin Luther King, ¿en que era te gustaría vivir?”

Yo abordaría mi vuelo mental hacia Egipto, y vería a los hijos de Dios en su magnífica travesía, desde los oscuros calabozos de Egipto cruzando el…, mejor dicho, pasando a través del Mar Rojo, a través del desierto, hacia la tierra prometida. Y a pesar de la magnificencia, no pararía ahí.

Me iría hasta Grecia, y llevaría mi mente al Monte Olimpo. Y vería a Platón, Aristóteles, Sócrates, Eurípides, y Aristófanes, reunidos en el Partenón, y los vería en el Partenón hablando de los grandes y eternos asuntos de la realidad. Pero no me detendría ahí. Incluso iría a los tiempos de auge del Imperio Romano, y vería los progresos de allá, a través de diversos emperadores y líderes. Pero no me detendría ahí.

Incluso aparecería por los días del Renacimiento y echaría una mirada rápida a todo lo que el Renacimiento hizo por la cultura y la estética en la vida del hombre. Pero no me detendría ahí.

Incluso iría por los caminos del hombre por quién yo he sido nombrado, en qué ambiente vivía, y observaría cómo Martín Lutero clavaba sus noventa y cinco Tesis en la puerta de la iglesia de Wittenberg. Pero no me detendría ahí.

Incluso llegaría a 1863 y vería a un vacilante presidente llamado Abraham Lincoln finalmente llegar a la conclusión que tenía que firmar la Proclamación de la Emancipación. Pero no me detendría ahí.

Incluso llegaría a los primeros años de la década de los 30’s, vería a un hombre batallando con los problemas de la bancarrota de su país salir con un grito elocuente, diciendo “No hay nada que temer, salvo al temor mismo.” Pero no me detendría ahí.

Extrañamente, me volvería hacia el Todopoderoso y le diría: –Si me permitieras vivir solo unos cuantos años en esta segunda parte del siglo veinte, seré feliz.

Ahora, esto es hacer una declaración extraña, porque el mundo está hecho un embrollo. La nación está enferma, el problema está en la tierra, confusión por todas partes. Pero yo sé, en cierta forma, que solamente cuando está lo suficientemente oscuro puedes ver las estrellas. Y veo a Dios obrando en este período del siglo veinte de tal modo que los hombres, en alguna extraña manera están respondiendo.

Algo está pasando en nuestro mundo. Las masas de gentes se están levantando. Y donde quiera que hoy estén reunidos, ya sea que estén en Johanesburgo, en Sudáfrica; Nairobi, Kenia; Accra, en Ghana; la ciudad de Nueva York, Atlanta, Georgia; Jackson, en Missisipi; o en Memphis, Tennessee, el grito es siempre el mismo: “Queremos ser libres.”

Y otra razón por la que estoy feliz de vivir en este período, es que hemos sido arrastrados al punto donde vamos a tener que luchar con problemas con los que el hombre ha intentado luchar a través de la historia, pero las exigencias no lo forzaban a hacerlo. La supervivencia exige que luchemos con ellos. Ahora bien, el hombre por años ha hablado de la Guerra y la Paz. Pero ahora ya no es posible tan solo hablar acerca de ello. Ya no se trata de una opción entre la violencia y la no-violencia en este mundo; es no-violencia o no-existencia. Y en eso estamos hoy.

Y también, en la revolución de los derechos humanos, si algo no se hace, y se hace de prisa, para sacar a las personas de color del mundo de sus largos días de pobreza, sacarlos de sus largos años de dolor y abandono, el mundo entero está condenado a muerte. Pues ahora simplemente estoy feliz de que Dios me haya permitido vivir en este período, para ver lo que se está desarrollando. Y me siento feliz que me haya permitido estar en Memphis.

Puedo recordar, – puedo recordar cuando los negros iban por ahí, como a menudo ha dicho Ralph, rascándose donde no les pica y riéndose cuando no les hacen cosquillas. Pero ese día se ha terminado. Ahora vamos en serio y estamos determinados a ganar nuestro justo lugar en el mundo de Dios.

Y de esto es de lo que se trata. No estamos ocupados en una protesta negativa y discusiones negativas con nadie. Estamos diciendo que estamos determinados a ser hombres; estamos determinados a ser personas. Estamos diciendo…estamos diciendo que somos hijos de Dios. Y si somos hijos de Dios, no tenemos que vivir de la manera en que nos obliguen a vivir.

Pues ahora, ¿qué es lo que significa todo esto en este gran período en la historia? Significa que debemos seguir juntos. Debemos estar unidos y mantener la unidad. ¿Saben qué? Siempre que el faraón deseaba prolongar el período de la esclavitud en Egipto, él tenía una fórmula favorita para lograrlo. ¿Saben cuál era? Él mantenía a los esclavos peleando entre ellos mismos. Pero siempre que los esclavos se unían, algo pasaba en la corte del faraón, y él no podía mantener a los esclavos en esclavitud. Cuando los esclavos se unen, ese es el comienzo de salir de la esclavitud. Ahora, pues, mantengamos esa unidad.

En segundo lugar, repasemos el estado de los asuntos. El asunto es la justicia. El tema es el rechazo de Memphis de ser justo y honesto en sus tratos con sus servidores públicos, que son en este momento los trabajadores sanitarios. Pues ahora tenemos que fijar la atención en ello. Que es siempre un problema con un poco de violencia. Ustedes saben lo que pasó el otro día, y la prensa trató solamente lo de las ventanas rotas. Leí los artículos. Muy pocas veces llegaron a mencionar el hecho que mil trescientos trabajadores sanitarios están en huelga, y que Memphis no está siendo justo con ellos, y que el alcalde Loeb tiene una terrible necesidad de un doctor. Ni llegaron a mencionar eso.

Pues ahora vamos a marchar de nuevo, y tenemos que marchar de nuevo, para poner este asunto en donde se supone que debe estar, y obligar a todos a ver que hay mil trescientos hijos de Dios sufriendo aquí, hay veces que pasan hambre, pasan a través de las oscuras y tristes noches preguntándose cómo saldremos de esto. Ese es el tema. Y tenemos que decirle a la nación, que sabemos como saldremos de esto. Porque cuando las personas se aferran a lo que está bien, y se disponen a sacrificarse por eso, entonces no hay estación intermedia hasta la victoria.MLK & Coretta

No vamos a permitir que un mazo cualquiera nos detenga. Somos maestros en nuestro movimiento de la No-violencia, en desarmar fuerzas policiales; no saben qué hacer. Los he visto muy a menudo. Yo me acuerdo que en Birmingham, Alabama, cuando estábamos ahí en esa majestuosa lucha, día tras día salíamos de la iglesia bautista de la Calle 16. Salíamos por cientos, y el “Toro” Connor decía “¡Suéltenles los perros!”, y ahí venían. Pero nos fuimos delante de los perros cantando “No voy a dejar que nadie me mande de vuelta.”

Después el “Toro” Connor decía: “¡Abran las mangueras de incendio!” Y como les dije a ustedes la otra noche, el “Toro” Connor no sabía de historia. Él sabía un tipo de física que de alguna forma, no tenía que ver con la metafísica que nosotros sabíamos. Y que fue el hecho de que había un cierto tipo de fuego que ningún agua lo podía apagar. Y nos fuimos en frente de las mangueras de incendio. Ya conocíamos el agua. Y si éramos bautistas o de alguna otra denominación, hemos sido sumergidos. Y si fuéramos metodistas, o de alguna otra, hemos sido rociados. Pero conocíamos el agua. Eso no nos pudo detener.

Y nosotros solo fuimos adelante, ante los perros, y los mirábamos; y proseguíamos adelante enfrente de las mangueras del agua y las mirábamos. Y solo seguimos adelante cantando, “Sobre mi cabeza, veo la libertad en el aire.” Y luego nos metían en los furgones, y a veces nos amontonaban ahí adentro como sardinas en lata. Y nos metían adentro y el viejo “Toro” decía: “¡Llévenselos!” Y lo hacían, y nosotros íbamos en el furgón cantando, “Debemos Vencer.” Y de vez en cuando estábamos en la cárcel, y veíamos a los carceleros mirando a través de las ventanillas conmovidos por nuestras oraciones, y conmovidos por nuestras palabras y nuestras canciones. Y había un poder ahí, al cual el “Toro” Connor no se pudo ajustar, así que terminamos transformando al “Toro” en un buey, y ganamos nuestra lucha en Birmingham. Ahora tenemos que continuar en Memphis, tal cual. Los convoco para que estén con nosotros cuando salgamos el lunes.

Ahora…acerca de las órdenes judiciales. Tenemos una y vamos a ir a la Corte mañana a pelear contra esta orden ilegal e inconstitucional. Todo lo que le decimos a Norteamérica es “Que sea verdad lo que dicen en los papeles.” Si yo viviera en China, o hasta en Rusia, o cualquier país totalitario, tal vez podría entender algunos de estas órdenes ilegales. Tal vez podría entender la denegación de ciertos privilegios básicos de la Primera Enmienda, porque no se han comprometido a eso, por allá. Pero en alguna parte yo leí acerca de la libertad de asamblea. En alguna parte leí algo acerca de la libertad de expresión. En alguna parte leí acerca de la libertad de prensa. En alguna parte he leído que la grandeza de Norteamérica es el derecho a reclamar por los derechos. Y así como digo que no vamos a dejar que ningún perro o mangueras de agua nos manden de vuelta, tampoco vamos a dejar que ningún mandato nos eche de vuelta. Vamos a seguir.

Los necesitamos a todos ustedes. ¿Saben? Lo que es hermoso para mí es ver todos estos ministros del evangelio. Es un cuadro maravilloso. ¿Quién se supone que tiene que articular los anhelos y las aspiraciones de las personas, sino el predicador? De alguna manera, el predicador debe tener una especie de fuego encerrado en sus huesos; y dondequiera que esté la injusticia, él debe declararla. En cierta forma, el predicador debe ser un Amós, quien dice: “Cuando Dios habla, ¿quién no profetizará?” De nuevo con Amós, “¡Que la justicia corra como las aguas, y la virtud como un torrente!” En cierta forma, el predicador debe decir, con Jesús, “El Espíritu del Señor está sobre mí, porque Él me ha ungido, y Él me ha ungido para tratar con los problemas de los pobres.”

Deseo encomendar a los predicadores, bajo el mando de estos nobles hombres: James Lawson, quien ha estado en esta lucha por muchos años. Él ha estado en la cárcel por luchar; ha sido expulsado de la Universidad de Vanderbilt por esta lucha; pero él sigue adelante, luchando por los derechos de su pueblo. El reverendo Ralph Jackson, Billy Kiles; solo podría seguir leyendo la lista pero el tiempo no lo permitirá. Pero quiero agradecerles a todos ellos, y quiero que ustedes les agradezcan, porque muchas veces los predicadores no están preocupados mas que por ellos mismos. Y siempre estoy feliz de ver un ministro que hace la diferencia.

Está bien hablar de las “largas túnicas blancas del más allá,” con todo lo que simbolizan, pero últimamente la gente quiere trajes, y vestidos, y zapatos para vestirse aquí abajo. Está bien hablar de las “calles que manan leche y miel,” pero el Señor nos ha mandado a preocuparnos por los suburbios de aquí abajo y por sus hijos que no llegan a las tres comidas diarias. Está bien hablar de la nueva Jerusalén, pero algún día el predicador de Dios debe hablar acerca de la nueva New York, de la nueva Atlanta, la nueva Filadelfia, el nuevo Los Ángeles, el nuevo Memphis, Tennessee. Esto es lo que tenemos que hacer.

Pues ahora, otra cosa que tendremos que hacer es esta: Siempre sujetemos nuestra directa acción externa al poder económico del boicot. Ahora somos individualmente pobres, somos pobres si nos comparan con la sociedad blanca en Norteamérica. Somos pobres. Nunca te detengas ni olvides que colectivamente –eso significa, todos juntos– colectivamente somos más ricos que todas las naciones del mundo, con la excepción de nueve. ¿Han pensado acerca de eso? Una vez que te vayas de los Estados Unidos, Unión Soviética, Gran Bretaña, Alemania Occidental, Francia, y podría nombrar otros, colectivamente el negro americano es más rico que la mayoría de las naciones del mundo. Tenemos una ganancia anual de más de treinta billones de dólares al año. Lo cual es más que todas las exportaciones de los Estados unidos y más que el presupuesto nacional de Canadá. ¿Sabían eso ustedes? Hay poder ahí, si es que sabemos cómo armar un fondo común.

No tenemos que discutir con nadie. No tenemos que insultar ni andar actuando mal con nuestras palabras. No necesitamos ningún ladrillo o botellas de vidrio; no necesitamos ningún cóctel molotov. Necesitamos ir alrededor de estas tiendas, y estas masivas industrias en nuestro país, y decir: “Dios nos envió aquí para decirles a ustedes que no están tratando bien sus hijos. Y hemos venido aquí para pedirles que hagan el primer ítem de su agenda, un trato justo para los hijos de Dios. Pues ahora, si ustedes no están preparados para hacer eso, nosotros sí tenemos una agenda que debemos seguir. Y nuestra agenda reclama el retiro del sostén económico de ustedes.”

Y así, como resultado de esto, esta noche les estamos pidiendo que salgan y les digan a sus vecinos que no compren Coca-Cola en Memphis. Vayan y díganles que no compren la leche Sealtest. Díganles que no compren, – ¿cuál es el otro pan? – el pan Wonder. ¿Y cuál es la otra compañía de pan, Jesse? Díganles que no compren el pan de Hart’s. Como ha dicho Jesse Jackson, hasta ahora solamente los basureros de la calle han experimentado el dolor. Ahora tenemos cómo redistribuir el dolor. Estamos eligiendo estas compañías porque no han sido justas en la póliza de empleos, y las estamos eligiendo porque pueden comenzar el proceso de decir que van a soportar las necesidades y los derechos de estos hombres que están en huelga. Y luego pueden ir a la ciudad… al centro de la ciudad y decirle al alcalde Loeb que haga lo que corresponde.

Ahora no solo eso, tenemos que fortalecer las instituciones negras. Les hago este llamado para que retiren su dinero de los bancos del centro, y depositen su dinero en el banco Tri-State. Queremos un movimiento bancario en Memphis. Vayan a la asociación de ahorros y préstamos. No estoy pidiéndoles algo que no hagamos nosotros mismos en SCLC. El juez Hooks y otros pueden decirles que tenemos una cuenta aquí, en esta asociación de ahorros y préstamos de la Conferencia de Liderazgo Cristiano del Sur. Estamos pidiéndoles que sigan lo que estamos haciendo, pongan su dinero ahí. Tienen seis o siete compañías de seguros negras aquí en la ciudad de Memphis. Saquen su seguro ahí. Queremos tener una aseguradora.

Pues ahora éstas son algunas cosas prácticas que podemos ir haciendo. Comenzamos el proceso de construir una base económica más grande. Y al mismo tiempo, seguimos pidiéndoles que aprieten donde realmente duele, y les pido seguir ahí hasta el final.

Ahora déjenme decir algo, mientras me muevo hacia mi conclusión: tenemos que entregarnos a esta lucha hasta el final. Nada podría ser más trágico que frenarla en este punto en Memphis. Tenemos que verla terminada. Cuando hagamos nuestra marcha, tenemos que estar ahí. Así signifique salir del trabajo, así signifique salir de la escuela, – estén ahí. Preocúpate por tu hermano. Puede que tú no estés en huelga. Pero, en cualquier caso, o nos vamos para arriba juntos, o juntos nos vamos para abajo.

MLK speechDejemos que se desarrolle algo así como una peligrosa generosidad. Un día un hombre vino a Jesús y quería hacerle algunas preguntas sobre unos temas vitales de la vida. Al final, lo que él quería era engañar a Jesús, y mostrarle que él sabía un poquito más que lo que Jesús sabía y hacerle sentir desubicado…

Ahora, esa pregunta pudo fácilmente haber terminado en un debate filosófico y teológico. Pero Jesús inmediatamente descolgó esa pregunta del aire y la ubicó en una curva peligrosa, entre Jerusalén y Jericó. Y habló de cierto hombre que cayó en manos de ladrones. Se acuerdan que un Levita y un sacerdote pasaron por la vereda de enfrente; no se detuvieron a ayudarlo. Finalmente vino un hombre de otra raza. Se bajó de su bestia, decidió no ser compasivo a través de intermediarios. Se bajó hasta él, le administró primeros auxilios, y ayudó a ese hombre necesitado. Jesús terminó diciendo que éste fue un buen hombre, éste fue un gran hombre, porque tenía la capacidad de proyectar el “Yo” en el “Tú” y de preocuparse por su hermano.

Ahora, como saben, nosotros usamos bastante nuestra imaginación para tratar de determinar por qué el sacerdote y el Levita no se detuvieron. Hay veces que decimos que ellos estaban apurados yendo a una reunión de la iglesia, una junta eclesiástica y tenían que ir allá abajo a Jerusalén para no llegar tarde a la reunión. En otras veces especulamos que había una ley religiosa, que si uno estaba comprometido en ceremonias religiosas no podía tocar un cuerpo humano veinticuatro horas antes de la ceremonia. Y de vez en cuando comenzamos a preguntarnos si tal vez no iban a Jerusalén, o a Jericó, mejor dicho, a organizar una Asociación para Mejorar las Calles de Jericó. Es una posibilidad. Tal vez sintieron que era mejor tratar de raíz el problema de la causa, en vez de quedar atascados en un efecto individual.

Pero les voy a decir qué es lo que mi imaginación me dice. Es posible que esos hombres tuvieran miedo. Verán, la calle a Jericó es una calle peligrosa. Me acuerdo cuando la Sra. King y yo estuvimos por vez primera en Jerusalén. Alquilamos un auto y manejamos de Jerusalén hasta Jericó. Y tan pronto estuvimos en esa calle, le dije a mi señora, “me doy cuenta porque Jesús usaba esta escena para sus parábolas.” Es una calle sinuosa, serpenteante. Es realmente ideal para una emboscada. Sales de Jerusalén, que está más o menos a 1200 millas – o mejor dicho, 1200 pies sobre el nivel del mar. Y a la hora que se llega a Jericó, quince o veinte minutos después, estás más o menos a 2200 pies bajo el nivel del mar. Esa es una calle peligrosa. En los días de Jesús llegó a conocerse como el “Sendero Sangriento.” Y ¿sabes qué?, es posible que el sacerdote y el Levita miraran al hombre en el suelo y se preguntaran si los ladrones aún andaban por ahí. O es posible que ellos sintieran que el hombre en el suelo, estaba meramente fingiendo. Y estaba actuando como si le hubieran robado y herido, para agarrarlos ahí, para atraerlos ahí para un ataque fácil y rápido. Así que la primera pregunta que hizo el sacerdote, la primera pregunta que el Levita hizo: “Si me detengo a ayudar e este hombre, ¿qué me va a pasar a mí?” Pero luego vino el buen Samaritano, y cambió la pregunta: “Si no me detengo a ayudar a este hombre, ¿qué es lo que le va a pasar a él?”

Esa es la pregunta en frente de ustedes esta noche. No, “si me detengo a ayudar a los trabajadores sanitarios, ¿qué es lo que le pasará a mi trabajo?” No, “si me detengo a ayudar a los trabajadores sanitarios, ¿qué es lo que le pasará a todas esas horas que usualmente gasto en la oficina todos los días y todas las semanas como pastor?” La pregunta no es, “si me detengo a ayudar a este hombre necesitado, ¿qué es lo que me va a pasar a mí?” La Pregunta es, “si no me detengo a ayudar a los trabajadores sanitarios, ¿qué es lo que les va a pasar a ellos?” Esa es la Pregunta.

Levantémonos esta noche con toda prontitud. Enfrentémosles con una gran determinación. Y movámonos en estos poderosos días, estos días de desafío, para hacer de Norteamérica lo que debe ser. Tenemos una oportunidad de hacer de Norteamérica una mejor nación. Y quiero agradecerle a Dios una vez más, por permitirme estar aquí con ustedes.

¿Saben?, varios años atrás estaba en la ciudad de Nueva York, autografiando el primer libro que había escrito. Y mientras estaba ahí sentado autografiando libros, vino una mujer negra demente. La única pregunta que escuché de ella fue, “¿Es usted Martin Luther King?” Y yo estaba mirando hacia abajo y le dije, “Sí.” El próximo minuto sentí algo golpeando mi pecho. Antes que me diera cuenta, había sido apuñalado por esta mujer demente. Me llevaron rápido al hospital de Harlem. Era un oscuro sábado por la tarde. Y la navaja se había enterrado, y los rayos x revelaron que la punta de la navaja estaba en la orilla de mi aorta, la arteria principal, y una vez que esté perforada te ahogas en tu propia sangre; ese es tu final.

El día siguiente salió en el New York Times, que si nada más hubiera estornudado, me habría muerto. Y bueno, después de cuatro días, me permitieron, tras la operación, después de que mi pecho había sido abierto y la navaja había sido removida, moverme en una silla de ruedas en el hospital. Me permitieron leer algo de mi correspondencia que había llegado, y de todas partes de los estados y del mundo, me llegaron cartas bondadosas. Leí unas cuantas, pero de una de ellas nunca me olvidaré. He recibido una del presidente y el vice-presidente; se me ha olvidado lo que decían esos telegramas. Recibí una visita y una carta del gobernador de Nueva York, pero se me ha olvidado lo que decía esa carta. Pero había otra carta que vino de una niña pequeña, una niña que era una estudiante en la escuela secundaria de White Planes. Y vi la carta y nunca la olvidaré. Simplemente decía,

Querido Dr. King:

Soy una estudiante del noveno grado en la escuela secundaria de White Planes.

Ella decía,

A pesar que no importa, me gustaría mencionar que soy una niña blanca.

Leí en el diario de su desgracia y su sufrimiento.

Y leí que si hubiera estornudado, se hubiera muerto.

Y simplemente le estoy escribiendo para decirle que estoy muy feliz de que no haya estornudado.

Y yo quiero decir esta noche – y quiero decir esta noche que yo, también estoy feliz porque no estornudé. Porque si hubiera estornudado, no hubiese estado aquí en 1960, cuando los estudiantes en todas partes del sur comenzaron a sentarse para almorzar en los buffets. Y supe que, mientras ellos se sentaban, en verdad estaban levantándose por lo mejor del Sueño Americano y llevando a toda la nación de regreso a esos grandes pozos de democracia, los cuales fueron cavados bien hondos por nuestros padres fundadores, en la Declaración de la Independencia y la Constitución.

Si hubiera estornudado, no hubiera estado por aquí en 1961, cuando decidimos sacar un pasaje hacia la libertad y acabamos con la segregación en los viajes interestatales.

Si hubiera estornudado, no hubiera estado por aquí en 1962, cuando los negros en Albany, Georgia, decidieron enderezar sus espaldas. Y en dondequiera que los hombres y las mujeres enderecen sus espaldas, ellos irán en alguna dirección, porque nadie puede cabalgar sobre tu espalda a no ser que esté doblada.

Si hubiera estornudado, no hubiera estado por aquí en 1963, cuando el pueblo negro de Birmingham, Alabama, elevó la conciencia de esta nación y le dio existencia al proyecto Ley de los Derechos Humanos.

Si hubiera estornudado, no hubiera tenido la oportunidad tarde ese año, en Agosto, de tratar de contarle a Norteamérica un sueño que había tenido.

Si hubiera estornudado, no hubiera estado allá abajo en Selma, Alabama, para ver el gran movimiento de allá.

Si hubiera estornudado, no hubiera estado en Memphis para ver una comunidad unirse a esos hermanos y hermanas que estaban sufriendo.

Estoy tan feliz porque no estornudé.

Y me decían que… — Pues ahora ya no importa, ahora. No importa lo que pase ahora. Partí de Atlanta esta mañana y mientras estábamos listos en el avión – éramos seis. El piloto dijo por el sistema de comunicación, “Perdonen por el atraso, pero tenemos al Dr. Martin Luther King en el avión. Y para asegurar que todos los bolsones fueran revisados y asegurar que nada estuviera mal en el avión, tuvimos que revisar todo cuidadosamente. Y tuvimos el avión resguardado, y con vigilancia toda la noche.”MLK quote


Y luego llegué a Memphis. Y algunos comenzaron a decir amenazas, o hablar acerca de las amenazas que circulaban por ahí, o ¿qué me pasaría con algunos de nuestros hermanos blancos enfermos?

Y bueno, yo no sé lo que pasará ahora; se nos vienen días difíciles. Pero de verdad, ahora no me importa, porque he estado en la cima de la montaña.

Y no lo tomo en cuenta.

Como cualquier persona, me gustaría vivir una larga vida – la longevidad tiene su lugar. Pero eso no me preocupa ahora. ¡Yo solo quiero hacer la voluntad de Dios! Y Él me ha permitido subir a la montaña. Y he mirado, y he visto la Tierra Prometida. Puede que no llegue allá con ustedes. Pero quiero que ustedes sepan esta noche, que nosotros, como pueblo, llegaremos a la Tierra Prometida.

Así que esta noche estoy feliz;

No hay nada que me perturbe;

¡Yo no le tengo miedo a ningún hombre!

¡Mis ojos han visto la gloria de la venida del Señor!

A %d blogueros les gusta esto: