Archivo de la categoría: El Mundo Hoy

Jesús No Es La Solución

Este artículo ha sido traducido del siguiente enlace:

https://iamchrisgilmore.com/2019/08/05/jesus-is-not-the-solution/

Cada vez que nos enfrentamos a la desesperación en nuestro país, uno de los refranes más comunes es: “La gente solo necesita a Jesús”. Amigos míos, les tengo malas noticias: Jesús no es la solución. Al menos no el Jesús que la mayoría de nosotros conocemos.

Ese Jesús que es un pequeño agregado a nuestras vidas. El que mantenemos cerca en caso de que nos encontremos en problemas o necesitemos asegurarnos de que somos buenas personas. El Jesús que solo existe después de un acuerdo mental de que él es Dios y nos pedirá poco a cambio de reconocerlo (además de invitar a las personas a la iglesia y tratar de maldecir menos).

Este Jesús nos permite ocupar sillas en la iglesia con corazones prejuiciosos y sistemas sin control. Este Jesús nos permite orar “venga a nosotros tu Reino” sin considerar las implicaciones.

Este Jesús nos permite imaginar que somos discípulos fieles, mientras la mayoría de nuestro aprendizaje viene de las noticias de nuestra compañía de cable. Este Jesús hará tu vida mejor con tan solo orar en el altar o levantar las manos con la cabeza inclinada.  Este Jesús es fácil.

Este Jesús se adapta cómodamente a los dioses del poder, la riqueza y la movilidad ascendente. A este Jesús no le importa compartir espacio porque este Jesús también está enamorado de esas cosas.

Este Jesús nos permite albergar odio y amargura. Este Jesús nos permite distanciarnos del mundo y sentirnos bien por ello.

Este Jesús seguramente no quiso decir que amáramos a nuestros enemigos y pusiéramos la otra mejilla, porque este Jesús es razonable y de verdad solo quiere que seamos felices y saludables para llegar al cielo alguna mañana luminosa.

Este Jesús ha sido invitado a los corazones de los dueños de esclavos, violadores, abusadores, predicadores hambrientos de poder, supremacistas blancos, idólatras, traficantes de guerra y cosas por el estilo, y no ha hecho nada más que ayudarlos a sentirse más santos en su falta de semejanza a Cristo.

Él es poco más que un accesorio de campaña y una carta para salir del infierno si todo esto resulta ser cierto.

Este Jesús no tiene poder. Y es un fraude.

Sin embargo, existe un Jesús diferente.

Uno que no está en deuda con el sueño americano. Uno que no se dobla como una caña cuando los políticos nos piden que cambiemos nuestras convicciones por la promesa de poder. Uno que no nos pide muy poco.

Este Jesús es el Señor.

Este Jesús arroja fuera a los charlatanes y llama a la gente religiosa: “sepulcros blanqueados”. Tienen los himnos y los sonidos correctos, y las calcomanías, pero nada de vida y amor en su interior.

Este Jesús no nos permitirá sentarnos complacientes. Este Jesús no nos permitirá conformarnos con lugares comunes. Este Jesús no solo quiere convertirte en una mejor versión de ti mismo. Este Jesús no tolerará nuestros prejuicios o palabras violentas, o el espacio que hacemos para otros dioses. Este Jesús demanda que nos arrepintamos y dejemos todas aquellas cosas que asemejan  muerte y destrucción.

Aunque las disfrutemos. O las queramos. O vendamos nuestras almas para justificarlas.

Este Jesús nos instruye a amar a nuestro prójimo, dar la bienvenida al marginado, cuidar a los enfermos y encarcelados. Este Jesús está menos preocupado por las fronteras, los presupuestos, la seguridad y las enmiendas constitucionales de lo que nos gustaría pensar.

Este Jesús pondrá en duda todas nuestras lealtades. A uno mismo, a la familia, a los políticos, al país.

Este Jesús no es seguro. Él interrumpirá todo. Nos pondrá en desacuerdo con las personas que siguen al otro Jesús y a los reinos del mundo. Habrá heridas, dolor y úlceras. Él nos dijo esto, que seguirlo traería división porque seguirlo lo pone todo de cabeza.

Este Jesús dijo: “si quieren seguirme, estén preparados para ir a la muerte”. El otro Jesús nos convence que esto fue solo una hipérbole y que podemos seguir viviendo la vida que nosotros queramos.

El verdadero Jesús, el de Nazaret, el que fue crucificado bajo las leyes romanas y resucitó de los muertos, él es el Señor. Y él es el único que vale la pena conocer.

Este Jesús y todo el trastorno, la dificultad y la dura reflexión que exige merecen la pena. Con este Jesús encontramos que esta es la única forma de vivir verdaderamente.

Con este Jesús encontramos cambios y transformaciones para nosotros mismos y para todo el mundo roto. Con este Jesús encontramos que hay otro Reino donde los últimos son los primeros y los más grandes son los sirvientes y que incluso la muerte conduce a la victoria.

Este Jesús nos empuja fuera de nuestras paredes y zonas de confort, de los puntos de conversación partidistas y respuestas con aire acondicionado y nos confronta con lo que es real, verdadero, correcto y bueno. Este Jesús transforma mentes y votos y conductas y adicciones y prioridades y conversaciones y actitudes y vecindarios.

Conozcamos a este Jesús. Sigámosle.

Permitamos que este Jesús tenga acceso total a todos nuestros prejuicios, comodidades y quebrantamiento para hacer lo que quiera. Que haga su mejor trabajo en lugares que ni siquiera nos damos cuenta de que necesitan trabajo.

Destruyamos  al falso Jesús que durante mucho tiempo se ha enmascarado en nuestros santuarios y nos ha instado seguir durmiendo.  Alejemos la apatía y la comodidad. Alejémonos de los dioses del poder, la riqueza y el éxito personal para proclamar plenamente y en alta voz que Jesús es el Señor.

Y entonces cambiaremos el mundo.

 

 

 

 

Misioneros en Paraguay Sacrifican sus Sueños por Seguir a Dios

Yoan y Astrid Camacaro recientemente aceptaron el llamado a ser misioneros en Paraguay para la Iglesia del Nazareno después de servir como pastores en Ecuador por más de cinco años.

Aunque son humildes y están dispuestos a ir a donde Dios los guíe, su llamado a las misiones no pasó de la noche a la mañana. 

Yoan creció en Venezuela en la comunidad desfavorecida de Andrés Bellos. Comenzó a asistir a la Iglesia del Nazareno al entrar a la adolescencia y se involucró en muchos aspectos de la iglesia.

Camacaros.png

Desde que era niño, el sueño de Yoan era ser un jugador profesional de béisbol y sacar a su familia de la pobreza. Su abuela le dio un guante de béisbol como regalo cuando era joven, y su familia rápidamente se dio cuenta de que era muy talentoso. 

Mientras iba creciendo, iba mejorando y era observado por los cazatalentos profesionales. Un día, recibió una llamada telefónica de los Atlanta Braves, quienes le hicieron una oferta para firmar un contrato para ir a Estados Unidos a jugar béisbol. Ese mismo día, recibió una llamada de su superintendente de distrito local quien creía que Yoan tenía un don para el ministerio y le sugirió que asistiera al Seminario Nazareno en Quito, Ecuador. 

Sin saber qué hacer, Yoan fue a su Biblia y encontró el versículo en Mateo 6:33: “Pero busca primero su reino y su justicia, y todo lo demás será añadido”.

En ese momento, Yoan sabía lo que tenía que hacer. Rechazó la oferta de jugar béisbol profesional, y fue al seminario. 

Durante su tiempo en el seminario, Yoan conoció a su esposa, Astrid, quien nació en un hogar cristiano en Ecuador y sintió el llamado al ministerio a los 15 años. 

Mientras crecía, Astrid se desempeñó como líder de jóvenes y maestra de escuela dominical. Ella tiene una fuerte pasión por el discipulado y el mentoreo de jóvenes para involucrarlos en el ministerio y las misiones.

Desde entonces, han terminado el seminario; se casaron en 2011 y vivieron en Venezuela por un tiempo donde nació su hijo, Yared. Yoan también está cursando actualmente una maestría en estudios interculturales en el Seminario Nazareno de las Américas en Costa Rica.

En 2013, los Camacaros plantaron una iglesia en Ibarra, Ecuador, donde han pastoreado hasta su reciente llamado a las misiones. 

“Estamos muy contentos de comenzar esta nueva aventura y servir a Dios con amor y pasión”, dijo Yoan. “Sabemos que vienen grandes cosas para el país de Paraguay y estamos listos para desarrollar estrategias de crecimiento”.

Ahora, Yoan espera que Dios use a su hijo para cumplir su sueño de convertirse en un jugador de béisbol profesional. 

Celebramos el Ingreso de la Iglesia del Nazareno a un Nuevo País

El siguiente artículo fue publicado originalmente en: Nazarene.org.

La Iglesia del Nazareno ha ingresado a un nuevo país en la Región de Eurasia a través de un plantador de iglesias y evangelista de la localidad llamado Sam*.

Para los misioneros no es fácil ingresar a este país ya que el gobierno prohíbe las actividades cristianas de evangelismo; así que cuando Sam expresó el deseo de plantar Iglesias del Nazareno en su propia nación, los líderes regionales se reunieron con él para discernir la dirección de Dios.

Como resultado, el joven y su esposa se han convertido en nazarenos y representan el primer paso de la denominación para establecer su presencia allí.

PioneerMissionarySam.jpg

El primer Nazareno
Sam creció en una familia sin ningún trasfondo religioso, pero cuando su hermana menor tenía 7 años, se convirtió al cristianismo a través de su involucramiento con una iglesia protestante local.

“No nos alegramos por eso”, dijo Sam. “Estábamos completamente en contra del cristianismo”.

Varios años después, su hermana se enfermó de muerte. Sam, que se había mudado para buscar trabajo, corrió a casa a su lecho de muerte, donde todo lo que le quedaba eran piel y huesos.

Miembros de su iglesia la visitaron para orar por ella.

“Un miembro me habló de la grandeza de Dios y de lo que es posible en Él”, dijo Sam. “Ella comenzó a compartir el amor de Cristo. Ella me compartió acerca de Juan 11:25 – Jesús le dijo: ‘Yo soy la resurrección y la vida. El que cree en mí vivirá, aunque muera'”.

Al recibir estas palabras, Sam tuvo la esperanza de que si llegaba a creer que Jesús era real y confiaba en Él, su hermana podría ser sanada.

“Entonces, acepté a Jesucristo como mi salvador personal”, dijo Sam. “Pude ver que de inmediato ella estaba mejor. Aunque había estado enferma durante seis meses, una semana después se pudo levantar y caminar. Pasó por una operación exitosa, y ahora está sana. Ella es un testimonio vivo.”

Llamado al ministerio
Este milagro sanador llevó a Sam a entregar su vida a Cristo. Fue a India y se inscribió en Instituto Bíblico del Sur de India(South India Bible School). Aquí es donde Sam se encontró por primera vez con la Iglesia del Nazareno.

Completó su educación y regresó a su país de origen equipado para compartir el evangelio con su pueblo. Él compartió pacientemente acerca de Jesús con su familia y amigos, y eventualmente, toda su familia aceptó a Cristo.

“Tenemos una iglesia allí en mi aldea”, dijo Sam. “Mi tío está encargado de la iglesia. Estoy tan emocionado y feliz porque ahora todos estamos en el mismo lugar, siguiendo a Dios”.

Asociación con la denominación nazarena
En 2017, Sam volvió a contactar a un líder nazareno en India quien estaba supervisando las Iglesias del Nazareno en varios países.

El año siguiente, se reunió con otros líderes nazarenos regionales. Sam recibió la invitación de unirse a la denominación y a establecer la Iglesia del Nazareno en su país de origen.

“Admiro el trabajo que él y su esposa están haciendo con su gente”, dijo un líder de área en la localidad. “Me encanta la pasión y el compromiso que tienen para compartir el evangelio con las personas”.

Evangelismo de amistad
Sam primero establece amistades con las personas antes de hablar sobre lo que Dios ha hecho por él y su familia.

“Comienzo estableciendo una relación [con las personas]”, dijo Sam. “Después de crear una amistad íntima y cercana, los llamo y tal vez vamos a tomar un café o algo, y luego comienzo a compartirles de Cristo”.

En una ocasión, fue invitado a predicar en una iglesia de una aldea fuera de la ciudad. Después, se detuvo en una carnicería.

“Tuve una conversación con el chico que estaba trabajando”, dijo Sam. “Hice una amistad con él y su familia. Tuve el privilegio de alcanzarlos, y les compartí el amor de Cristo. Ahora todos están en Cristo. Este mes los bautizaré”.

Ante la persecución
A pesar del derecho legal de practicar la fe cristiana, Sam y su esposa enfrentan discriminación por su fe.

Recientemente, se mudaron a una ciudad más grande. Sin embargo, una serie de propietarios se negaron a alquilarles un apartamento cuando descubrieron que la pareja era cristiana. Finalmente, la pareja encontró a una persona cristiana que les alquiló un apartamento.

A pesar de estas circunstancias hostiles, Sam abrió su propio negocio para poder compartir a Cristo a través de conversaciones normales.

“Comenzamos el ministerio en este país en septiembre pasado, y ahora ya tenemos un pequeño grupo de compañerismo que adora al Señor Jesús”, dijo el coordinador de estrategia de área. “Esperamos ver más cosas hermosas que sucederán a través del ministerio de Sam y su esposa en un futuro cercano”.

*Nombre ficticio por seguridad.

En las Ciudades

Saludos desde Kansas City, Missouri, EEUU. Estoy participando en una Conferencia de Liderazgo Regional y he sido invitado a ser parte del panel enfocado en “Misión a las Ciudades.” Es un gran honor hablar sobre este tema junto con varios líderes de misión urbana y Superintendentes Generales, como parte de este panel.

Cada uno de nosotros estará compartiendo una breve introducción de nuestro contexto ministerial, y quisiera compartir con ustedes lo que estaré diciendo durante la apertura del panel:

Good morning! ¡Buenos días!

Soy un misionero nazareno en Santo Domingo, República Dominicana. Mi familia y yo hemos vivido en cinco países diferentes en los últimos 15 años, y ahora estamos coordinando una iniciativa llamada Génesis. Génesis busca traer un nuevo comienzo a las ciudades grandes de la Región Mesoamérica, lo que es irónico, porque justo hace 8 años, casi no me preocupaba la misión urbana.

Empezamos nuestra carrera misionera viviendo en la ciudad de Guatemala, Guatemala y San José, Costa Rica: dos grandes ciudades con mucha, mucha necesidad. Y, por supuesto, como misionero, ¡yo estaba apasionado por ganar el mundo para Cristo! Pero durante ese tiempo, si me hubieran preguntado por qué las ciudades son importantes para Dios, hubiera titubeado. ¿No se supone que todos los lugares son importantes para Dios? ¿Qué tienen de especial las ciudades?

Fue hasta el 2011 cuando mi familia y yo nos mudamos a la ciudad de Panamá, Panamá, que empecé a entender. Verán, pasamos de vivir en una casa a vivir en el piso 19 de un gran edificio. La vista era asombrosa. Debido a un temor saludable a las alturas, no salía al balcón muy a menudo, pero una noche lo hice. Pensé en que todas esas luces representaban una persona, o incluso una familia. Y en ese momento – no sé de dónde vino – pero por primera vez estiré mis brazos y susurré esa oración que, ahora, he orado miles de veces: ¡Señor, dános la ciudad!

Panama-transforma-colores-aprecia-diferentes_LPRIMA20150122_0222_23.jpg

En aquel momento nuestra región estaba investigando dónde estábamos como Iglesia nazarena, dónde éramos fuertes y dónde éramos débiles, hablando geográficamente. Nos dimos cuenta que el 79% de nuestra región vive en un contexto urbano, pero ¡solo 29% de nuestros nazarenos están ahí! En otras palabras, en los lugares más poblados tenemos menos nazarenos. Nos dimos cuenta que el ministerio en nuestra región tiene que ser ministerio para el centro urbano. Hemos pasado los últimos ocho años entrenando a misioneros urbanos y equipando a nuestras iglesias existentes para alcanzar creativamente sus ciudades. Quizá después exploraremos cómo el ministerio urbano necesita verse diferente, comparado con el ministerio rural y suburbano.

Algunos de ustedes quizá pregunten: “Pero esa es tu región. ¿Qué tiene que ver eso con nosotros?” Bueno las estadísticas en Estados Unidos y Canadá son un poco diferentes. Esta región es, de hecho, la más urbana en el mundo. ¡Casi 9 de cada 10 personas en estos dos países viven en una ciudad de 100,000 habitantes o más!

Como Iglesia del Nazareno en EEUU/Canadá, no somos tan rurales y suburbanos como la Región Mesoamérica. Aún así, ¿sabían que la membresía nazarena es .17% del total de la población en nuestras ciudades grandes? En otras palabras, ni siquiera uno de cada 500 habitantes urbanos en Canadá y los Estados Unidos es un nazareno.

Tal vez son más estadísticas de las que esperaban. Así que simplifiquémoslo.

Tenemos mucho trabajo que hacer.

Y ese trabajo tiene que ser en las ciudades.

Como dice el autor y pastor de Nueva York, Tim Keller, “No necesitamos iglesias solo en las ciudades. Las necesitamos dondequiera que hay personas. Por lo tanto, las necesitamos especialmente en las ciudades.”

 

 

La Promesa de David

El Día Internacional de las Personas con Discapacidad (3 de diciembre) fue declarado en 1992 por la Asamblea General de las Naciones Unidas mediante una resolución. El objetivo es promover los derechos y el bienestar de las personas con discapacidades en todos los ámbitos de la sociedad y el desarrollo, así como concientizar sobre su situación en todos los aspectos de la vida política, social, económica y cultural.

En este día es un gozo saber que en nuestra Iglesia del Nazareno ¡hay lugar para todos! 

Captura de pantalla 2018-10-31 a la(s) 12.31.19.png

En la Iglesia del Nazareno “JaxNaz” en Jackson, Michigan, EE.UU., adultos con necesidades especiales han encontrado una nueva forma de servir a través de un programa excepcional. Desde fabricar mantas para niños en cuidado tutelar hasta crear un libro de cocina para la comunidad, los miembros de la Promesa de David están haciendo una diferencia con mucha alegría. 

Mira el siguiente video para conocer más sobre este asombroso ministerio: 

Ayuda a Migrantes en México

45561968_2156109701100723_3953999836759457792_o.jpg

En el mes de octubre más de 7,000 hondureños entre ellos niños, mujeres, hombres y adultos mayores, comenzaron la travesía, que ha llevado varios días, desde la frontera sur hasta la frontera norte de México, con el objetivo de llegar a Estados Unidos; ellos han dejado atrás su país a causa de la violencia y la pobreza.

La Iglesia del Nazareno ha dado respuesta a diferentes necesidades de esta caravana migrante a través de Ministerios Nazarenos de Compasión, para cumplir con el llamado de Dios a dar de gracia lo que por gracia hemos recibido. 

Haz clic en el siguiente video para ver cómo la Iglesia se está movilizando: 

Escuelas Bíblicas Vacacionales en Medio de la Crisis Económica

Entre los meses de agosto y de septiembre se espera que en Venezuela se lleven a cabo más de 60 escuelas bíblicas vacacionales, lo que representaría un 75 por ciento de las iglesias organizadas en el país. Todo esto a pesar de que esa nación está sumida en una profunda crisis económica que ha afectado la asistencia de niños, adolescentes y jóvenes a sus colegios de educación formal. La iglesia no ha escapado a esta realidad y se estima que cerca de un 20 por ciento de los miembros de las Iglesias del Nazareno ha emigrado fuera de Venezuela en busca de mejores oportunidades. 

No obstante, el trabajo de los Ministerios Internacionales de Escuela Dominical y Discipulado (MIEDD) no se detienen, y desde la coordinación regional, nacional y distrital se han buscado formas de incentivar y apoyar a la realización de las escuelas bíblicas vacacionales (EBV). Ya en agosto podemos destacar que la iglesia de Calabozo realizó dos escuelas bíblicas, la primera en su misión de Ciudad de Dios donde se celebró del 30 de julio al 03 de agosto, con una participación de 200 alumnos.

fotoprincipal-1.jpg

Luego una semana después en Calabozo participaron 179 niños y adolescentes. En el oriente del país se destaca la Iglesia Renacer de Punta de Mata, una ciudad petrolera de Venezuela, golpeada por la caída de la producción de petróleo, pero que tiene la Iglesia más grande del oriente del país, quienes tuvieron su EBV, con una participación de 70 niños y adolescentes.

En el distrito Llanos, el más grande en cuanto a número de iglesias del nazareno en Venezuela, se destacan las iglesias del Cambio y los Pozones, con una participación de 70 y 84 niños respectivamente. Y la mayoría de las iglesias tendrá su EBV luego del campamento nacional de jóvenes, que se celebra la última semana de agosto, es decir, esta historia de éxito apenas comienza.

“Damos gracias al Señor por tantos obreros que han dispuesto su tiempo, energía y recursos para sembrar la Palabra en las nuevas generaciones”. Dijo Leda DeGouveia coordinadora nacional de MIEDD. “Contamos con su apoyo en oración para que nuestro Dios avive su obra en medio de estos tiempos”.

Este artículo fue publicado originalmente en: Iglesia del Nazareno, América del Sur

Viviendo Simplemente, Para que Otros Simplemente Puedan Vivir

Entonces les contó esta parábola: —El terreno de un hombre rico le produjo una buena cosecha.Así que se puso a pensar: “¿Qué voy a hacer? No tengo dónde almacenar mi cosecha.” Por fin dijo: “Ya sé lo que voy a hacer: derribaré mis graneros y construiré otros más grandes, donde pueda almacenar todo mi grano y mis bienes. Y diré: Alma mía, ya tienes bastantes cosas buenas guardadas para muchos años. Descansa, come, bebe y goza de la vida.” Pero Dios le dijo: “¡Necio! Esta misma noche te van a reclamar la vida. ¿Y quién se quedará con lo que has acumulado?” »Así le sucede al que acumula riquezas para sí mismo, en vez de ser rico delante de Dios». (Lucas 12:16-21)

¿Alguna vez has estado fuera de tu país? ¿Alguna vez has visitado a los más pobres de los pobres en otro país o en las ciudades del interior de tu propio país? Si has visto la realidad de la pobreza en nuestro mundo hoy, así como yo lo he visto, verás este pasaje diferente.

Tengo que ser honesto. Hace años, leí estos versículos en Lucas y pensé que otras personas eran los avaros. Algunas de las parábolas de Jesús son confusas, pero esta la explica al instante en el versículo 15. La razón de contar la historia de un hombre rico que guarda todo “su grano y sus bienes” para él mismo, es para advertirnos acerca de todas las formas de avaricia. Y hace un tiempo pensé que eso hacía referencia a otros. Realmente no soy rico, ¿verdad? No tengo que preocuparme de esto.

street-2248101_960_720.jpg

Ahora estoy convencido que ese rico insensato soy yo—y tal vez tú. He visto muy de cerca a muchas personas que están sufriendo de pobreza, enfermedad, desastres, guerras sangrientas, que no puedo fingir más. ¿Cómo puedes decir o cómo puedo decir que no soy avaro si comemos tres grandes comidas por día, mientras un tercio de la población mundial está hambrienta? ¿Cómo podemos vivir en nuestras grandes y cómodas casas mientras millones de millones no tienen nada? Hace poco comí un helado que cuesta lo mismo que un campesino en algunos de nuestros países gana en una semana para alimentar a su familia.

Entonces, ¿qué vamos a hacer con eso? Podemos continuar siendo ricos insensatos o podemos empezar a vivir más simplemente para que otros simplemente puedan vivir. Podemos almacenar nuestras posesiones o podemos aprender a compartir y sacrificar para de verdad cambiar el mundo.

“¡Tengan cuidado! Absténganse de toda avaricia; la vida de una persona no depende de la abundancia de sus bienes.”

A %d blogueros les gusta esto: