Archivo de la categoría: El Mundo Hoy

La Verdadera Historia de San Nicolás

Escrito por Adam Estle

*Este es un artículo publicado por la organización Evangélicos por el Conocimiento del Medio Oriente (Evangelicals for Middle East Understanding).

¿Te has preguntado dónde se originó la historia de Santa Claus? Tal vez te estés preguntando, “¿Qué tiene que ver Santa Claus con aumentar mi conocimiento del Medio Oriente?” ¡Nos alegra que preguntes!

Para responder esta pregunta centenaria planteada por Virginia O’Hanlon, “Sí, hay un Santa Claus.” El nombre de Santa Claus es un anglicismo del alemán ‘Sinterklass’ que literalmente significa San Nicolás. Los colonizadores holandeses y alemanes de América trajeron a su amado santo con ellos a sus nuevos, mayormente protestantes (y no admiradores de santos) vecinos. La tradición se fusionó con el Padre británico de la Navidad (ver el personaje de Charles Dickens “el fantasma de la Navidad presente” en “El Cuento de Navidad”), y ¡voilá! Santa Claus fue un gran hito.

San Nicolás, el hombre, era ciertamente una persona real. Era un obispo cristiano de Myra en Lycia, que en la actualidad es Turquía. (Aquí está la conexión con el Medio Oriente.) San Nicolás vivió en el siglo 4 (15 de marzo 270 – 6 de diciembre 343). Por si no lo sabes, este fue un tiempo desafiante para ser un cristiano, pues el emperador romano Diocleciano castigaba severamente a cualquiera que se afiliaba a la nueva religión. Afortunadamente esto no desvió a Nicolás. Él se dio a conocer, aunque no a propósito, como alguien que hacía regalos – ayudando a cualquiera que podía, y tratando de hacerlo de manera anónima.

Una de sus hazañas más famosos involucró a un hombre pobre que tenía tres hijas, pero no podía pagar la dote apropiada para ellas. Esto significaba que ellas seguirían solteras y probablemente, en ausencia de cualquier otra posibilidad de empleo, tendrían que convertirse en prostitutas. Al escuchar la difícil situación de las jóvenes, Nicolás decidió ayudarlas, pero siendo muy modesto como para ayudar a la familia en público (o para salvarlas de la humillación de aceptar caridad), él fue a la casa en la oscuridad durante tres noches consecutivas y arrojó por la ventana de la casa una bolsa llena de monedas de oro. La tercera noche el padre se escondió para atrapar y agradecer a quien quiera que les hubiera hecho este regalo. Nicolás le suplicó que lo guardara en secreto. Como pueden asumir, esto no sucedió, en vista de que estás leyendo esta historia después de más de 1700 años.

24338506115_2141418da6_b.jpg

Por todas sus obras de caridad, amor, compasión y bondad fue encarcelado y maltratado bajo el mandato de Diocleciano. Cuando Diocleciano murió, Constantino subió al poder. Constantino emitió el Edicto de Milán en 313 que liberó a Nicolás de prisión y lo devolvió a servir a su comunidad. En 325 Constantino llevó a cabo la 1ª reunión ecuménica de cristianos (el Concilio de Nicaea) que procuró establecer unidad en la doctrina cristiana. Nicolás fue un miembro de este concilio y golpeó famosamente a un hombre llamado Arias quien declaró que Cristo no era divino. Después él se disculpó, pero añadió que no podía soportar escuchar que su Señor fuera calumniado. A pesar de esto, él fue alguien determinante en la formación de las ramas de las creencias básicas del cristianismo en la Trinidad.

Mientras la modernidad, por sí misma, es dada a enfocarse más en Santa Claus que en Jesús en esta época, recordemos quién era realmente San Nicolás. Él era un cristiano del Medio Oriente, y así como nuestros hermanos y hermanas en el Medio Oriente hoy, él sirvió a Jesús a pesar de circunstancias difíciles.

Deja que el ejemplo de Nicolás de Myra (aunque lo veamos vestido de rojo y blanco tomando una Coca-Cola) nos recuerde cómo debemos luchar, a pesar de la adversidad, para mostrar el amor que Jesús modeló. A través del alboroto y el consumismo que rodea la visión contemporánea de Santa Claus, recordemos quién fue en realidad San Nicolás y cómo su historia amplía el verdadero significado de la Navidad.

Por favor recuerda orar por nuestros hermanos y hermanas en Cristo en todo el Medio Oriente, donde la Navidad no es una festividad en la mayoría de sus comunidades. Ora que ellos sean capaces de buscar tiempo y oportunidades para celebrar la venida de Jesús a la tierra, no solo durante esta temporada, pero durante todo el año.

Una Misión Insólita

Por Ken Childress

 “Como el Padre me envió a mí, así yo los envío a ustedes.” Juan 20:21

Una lectura rápida de este versículo podría darnos la impresión de que Jesús está diciendo, “El Padre me envió primero; ahora es tu turno.” Pero hay más que solo eso en este versículo. Él también está diciendo, “De la misma manera que el Padre me envío, es como yo les envío a ustedes.” La pregunta crucial es: ¿Cómo Dios envió a Jesús?

Filipenses 2 nos da un conocimiento adecuado de la naturaleza de la misión de Jesús. Él se humilló a Sí mismo, Él tomó la forma de un siervo, y se hizo obediente hasta la muerte (Fil. 2:6-11). Jesús fue de las riquezas celestiales a los harapos terrenales; de la exaltación a la humillación; de la autoridad a la obediencia; del significado al rechazo; de la comodidad a la dificultad; de la seguridad al peligro; de la gloria al sacrificio; de la vida a la muerte. ¡Y Él nos llama a ir al mundo exactamente de la misma forma!

Lee la lista de nuevo. Todas aquellas transiciones humillantes van en contra de lo habitual. Tratamos de tener una posición más alta, no vaciarnos de nosotros mismos. Queremos más significado, más seguridad, más autoridad, más atención, más comodidad. Pero Jesús nos llama a morir a nosotros, a tomar nuestra cruz y seguirle. Él nos envía, así como Él fue enviado.

tender-la-mano.jpg

¿Tu actitud corresponde a la actitud de Jesús? ¿Tomas tu misión tan en serio como para entrar en las profundidades de este mundo –sin importar que esas profundidades estén en otro país, tu propia ciudad, o incluso tu propia familia– y vivir el evangelio de humildad para que otros vean? La misión de Jesús es redimir este mundo, y Él desea hacer brillar la luz en cada vil y oscura esquina –a través de ti y de mí. Él llama a sus seguidores a ir a prisiones y campos de concentración, a antros de opio y burdeles, a colonias de leprosos y pabellones psiquiátricos. También los llama a ir a clubes nocturnos, salas de conferencias empresariales, salones universitarios, y arenas deportivas. No hay ningún lugar demasiado incómodo, peligroso o difícil. ¿Estás dispuesto? Así como el Padre lo envió a Él, Él nos envía a nuestra comunidad.

 

Se Buscan: Nuevos Métodos de Iglesia Para las Nuevas Personas de la Iglesia

Por Karl Vaters

Con cada año que pasa, es menos probable que, cambiar el mundo con el Evangelio de Jesús, ocurra usando métodos tradicionales.

No hay nada malo con usar los métodos tradicionales de hacer iglesia. Mientras desees ministrar a los miembros tradicionales de la iglesia. Los tradicionalistas (sea cual sea tu tradición) necesitan lugares para adorar, aprender y ser discipulados. Muchos de ellos se han sentido ignorados, incluso ridiculizados, en los últimos años, ya que muchas iglesias se han apresurado a hacer cambios.

Pero, el miembro de la iglesia tradicional se está muriendo…literalmente.

Si realmente queremos cambiar el mundo con el Evangelio de Jesús, con cada año que pasa, es menos probable que ocurra usando métodos tradicionales.

Los Métodos Tradicionales de la Iglesia Solo Atraerán a las Personas Tradicionales de la Iglesia

Necesitamos nuevas formas de hacer iglesia. Es irónico que yo sea el hombre que diga esto. Por, al menos, dos razones.

Primero, soy una de las personas tradicionales. Un pastor de mediana edad y tercera generación, de una iglesia de ladrillo y mortero, con una hipoteca y un salario de tiempo completo. Seguro, la iglesia que pastoreo tiene un perfil demográfico ligeramente más joven que el promedio. Y sí, comenzamos a vestirnos de manera informal antes de que la mayoría de las iglesias lo hicieran. Pero, si la escena de miembros de la iglesia que visten jeans, bebiendo un café al escuchar el sermón, se siente radical, bueno, esa es solo una evidencia de lo no radicales que realmente somos.

Segundo, como un hombre de la iglesia tradicional, no tengo idea de lo que estoy pidiendo. Ninguna idea. ¿Cómo se vería un cambio radical, inspirado por Dios, que honra a la Biblia, que transforma la vida, y que alcanza a las personas, en la forma en que hacemos iglesia? No tengo idea, pero sé esto. No solo estamos viendo una idea o una nueva forma de hacer iglesia. Necesitamos estar abiertos a muchas nuevas ideas y nuevas formas de hacer la iglesia. Los días de aterrizar en un formato de iglesia en particular, para entonces promoverlo como la manera correcta de hacer iglesia, no pueden terminar lo suficientemente pronto.

millennials-960x640.jpg

Posibilidades Futuras de la Iglesia

En realidad, hay algunos principios que creo que serán más comunes en los próximos años. Creo que es probable que la iglesia nueva y dinámica sea:

  • Reuniones en grupos más pequeños, en lugar de grupos más grandes, incluso en las grandes ciudades.
  • En sitios no tradicionales.
  • Culto local y menos genérico.
  • Más práctica en cuanto a la misión y alcance
  • Mayor enfoque en la construcción de relaciones
  • Altamente adaptable, incluso experimental
  • Apasionadamente centrada en las verdades fundamentales de la Palabra de Dios

Por lo menos eso espero.

Desafortunadamente, también es muy probable que, mientras que estas nuevas formas de hacer iglesia sean vistas con alegría y alivio por parte de algunos, serán recibidas con escepticismo por muchos.

Levántate y Destaca

Si estás locamente enamorado de Jesús y quieres ayudar a otras personas a enamorarse con locura de Jesús, pero no puedes descubrir cómo hacerlo en un entorno tradicional de iglesia local, esta es mi sugerencia.

Deja de intentar encajar.

Comienza a destacar.

Comienza a ministrar las verdades inmutables de Jesús de maneras que tengan sentido para las personas a las que Dios te llama a ministrar, incluso si son los tipos de personas que no vendrían a una iglesia tradicional. No te preocupes por todos los detractores que te condenarán solo porque lo que estás haciendo es diferente.

La iglesia podría usar un barco lleno de cosas diferentes en este momento.

Y, tampoco soy la única persona tradicional de la iglesia que te animará. Hay muchos de nosotros. Puede que no sepamos cómo hacerlo nosotros mismos, pero tal vez podamos ser como Simeón y Ana. Tal vez podamos reconocer a Jesús cuando se presente en el templo de una manera que nadie más esperaba.

Después de todo, la única forma “correcta” de hacer iglesia es cualquier forma que logre alcanzar a las personas para Jesús.

Este artículo fue publicado originalmente en: Christianity Today.

 

Informe de Misión: Ventana 10/40

Por Howard Culbertson

Hace unos 30 años, el misiólogo Luis Bush acuñó la frase “Ventana 10/40.” Él hizo esto para enfocar la atención a un área específica del mundo donde millones de personas tienen poco o ningún acceso al Evangelio.

Bush pidió a los creyentes que dibujaran un rectángulo imaginario en el globo, que iba desde 10 grados al norte del ecuador, hasta 40 grados al norte del ecuador, extendiéndose de la parte occidental de África justo hacia el este de Japón. Señalando esa ventana rectangular imaginaria, Bush suplicó a la Iglesia que se movilizara en oración, e igualmente que movilizara personas y recursos, para evangelizar y discipular a la gente perteneciente a grupos de personas no alcanzadas y menos alcanzadas ubicados en la mitad del norte de África, el Medio Oriente y las áreas que una vez fueron gobernadas por los antiguos imperios babilónico y persa, así como una gran parte de Asia, incluyendo India y China.

640px-40_Window_world_map.png

Las estadísticas de la Ventana 10/40 pueden ser impresionantes. Dos tercios de toda la gente en la tierra vive en esa área rectangular. De los 55 países del mundo menos evangelizados, la mayoría está en la Ventana 10/40. De las grandes ciudades menos evangelizadas, la mitad está en la Ventana 10/40. La mayoría de los musulmanes, hindúes, budistas, y sijs, vive en la Ventana 10/40.

Lamentablemente, la Ventana 10/40 es también el hogar de 8 de cada 10 de los más pobres de los pobres en la tierra.

Lady_with_fishing_pond.jpg

Muchas áreas en la Ventana 10/40 son lugares que el Director de Misión Global Nazarena, Verne Ward, describe como “donde la iglesia aún no está.” Siendo que solo 10% de la actual fuerza misionera cristiana es enviada ahí, la situación no está cambiando tan rápido. Desafortunadamente, casi 9 de 10 personas que viven en la Ventana 10/40 permanecen fuera del alcance de los esfuerzos evangelísticos actuales.

En varios países de la Ventana 10/40, los cristianos sufren persecución física e incluso la muerte, a causa de su fe. Debido a la hostilidad anti-cristiana y a las exigentes restricciones del gobierno, muchos misioneros en la Ventana 10/40 se han vuelto creativos en cómo evangelizan y discipulan a las personas. Muchos de los países no otorgan visas a trabajadores religiosos. Por ello, han sido etiquetados como áreas de acceso creativo. Por estas y otras razones, Patrick Johnstone, de Operation World, ha llamado a esta área el “cinturón resistente.”

Atrayendo la atención a la tarea evangelística por realizar, el concepto visualmente dramático de la Ventana 10/40, ha inspirado a muchos para ofrecerse a sí mismos para el servicio misionero en algunos de los lugares más difíciles y desafiantes.

Evidentemente, los países de la Ventana 10/40 no son los únicos lugares que necesitan misioneros. Así que, este no es un llamado a remover misioneros de otras áreas del mundo y enviarlos todos a la Ventana 10/40. Los países de la Ventana 10/40 no son los únicos en el mundo con pecadores que necesitan misioneros que crucen barreras culturales y de idioma para hablarles acerca de la gracia redentora de Dios. Sin embargo, la Ventana 10/40 comprende grandes bloques de personas que, mediante cualquier definición, hoy en día no han sido alcanzados ni evangelizados.

Myanmar_church.jpg

¡Debemos orar para que Dios llame a más y más obreros a los campos de cosecha en los países de la Ventana 10/40!

Este artículo fue publicado originalmente en: Engage Magazine

 

Jesús en la Sala de Emergencias

Por Scott Armstrong

“Al oír esto, Jesús les contestó: ―No son los sanos los que necesitan médico, sino los enfermos. Pero vayan y aprendan qué significa esto: “Lo que pido de ustedes es misericordia y no sacrificios.” Porque no he venido a llamar a justos, sino a pecadores” Mateo 9:12-13 NVI.

(Leer Mateo 9:9-13)

Tengo que admitirlo. La Sala de Emergencias no es mi lugar favorito del mundo. Hay mucha necesidad alrededor. Niños tosiendo, padres cansados, tobillos torcidos, y algunas emergencias muy serias que oscilan entre la vida y la muerte del paciente.

emergency1.jpg

¿Qué pasaría si un hombre completamente sano entra en la Sala de Emergencias y exige ser atendido? Todas las personas enfermas en la sala de espera están miserablemente matando el tiempo hasta que puedan ser atendidos por un doctor. Los cuartos del hospital están llenos de gente herida en medio de operaciones y cuidados. Y este hombre decide que él es más importante que cualquier otro y tiene que ser visto por un doctor de inmediato. No hay razón, realmente. Solamente quiere la atención.

¿Suena ridículo? Debería. Y aún así, muchos cristianos –tal vez tú y yo– dedicamos nuestro tiempo a la gente sana y fallamos en reconocer que estamos en medio de la Sala de Emergencias.

Me encanta el sencillo pasaje que leímos hoy. Mateo está escribiendo acerca de su propio llamamiento. No dedica mucho tiempo a describir la escena, pero se nota que Mateo la recuerda bien. Él recuerda las cosas que se dijeron sobre él, sus amigos, su Señor. Ese fue el día de la transformación de Mateo. Pasó de estar enfermo a ser sano en un lapso de algunas horas. Y ahora su misión es decirle al mundo que el Doctor ha venido con la cura. Esta es la razón primordial por la que escribe.

Si hemos venido a Cristo y tenemos una relación con Él, estamos –o al menos de acuerdo a estos versículos– sanos. Es seguro que necesitamos crecer. Nadie ha crecido tanto que ya no necesite de Jesús. Pero parte de nuestra responsabilidad después de ser sanados es salir del hospital y traer más gente enferma al Doctor. El día que Mateo conoció al Doctor ya estaba trayendo a otros a Él. Años después él escribió las palabras que acabamos de leer porque quiere que todos sepan que Jesús pasó su vida entera –y su terrible muerte– salvando pecadores.

La pregunta es: ¿Estás haciendo lo mismo? ¿Estás realmente convencido de que la gente está yendo al infierno sin Cristo? Te ha sido dada la cura. ¿Qué vas a hacer para esparcir esa cura a todos los que están muriendo sin ella?

En Todas Partes, Con Todos, Todo el Tiempo

Por Scott Armstrong

Por tanto, pondréis estas mis palabras en vuestro corazón y en vuestra alma, y las ataréis como señal en vuestra mano, y serán por frontales entre vuestros ojos. Y las enseñaréis a vuestros hijos, hablando de ellas cuando te sientes en tu casa, cuando andes por el camino, cuando te acuestes, y cuando te levantes…” (Dt. 11:18-19 RV1960).

(Leer Deuteronomio 11:18-21, 26-28)

Como misionero—y fanático de los deportes—hace varios años, mientras vivía en Guatemala, descubrí que en Latinoamérica tal vez no se han dado cuenta de que hay muchos otros deportes aparte del fútbol. Realmente aman el fútbol, y los jugadores de la selección nacional son considerados héroes después de una gran victoria. Luego de un importante triunfo de la selección de Guatemala sobre Costa Rica, escuché a un comentarista en la radio alabar muy emocionado al jugador que había anotado los dos goles del partido. Aún puedo escucharlo animar a los radioescuchas, diciendo: “¡Traigan a Juan Carlos Plata a su casa! ¡Él merece un lugar en su cocina! ¡En la sala! ¡Hablen de él en la mañana, tarde y noche! ¡Cuénteles a sus hijos lo que él acaba de hacer por Guatemala! 

Aunque parezca un poco chistoso, los versículos de estudio de hoy nos llevan en una dirección similar. Sin embargo en esta ocasión, es la Palabra de Dios la que debemos llevar en nuestras mentes y de la que debemos hablar durante el día. Sus palabras y mandamientos deben “ponerse en nuestro corazón y en nuestra mente” y hay que hablar de ellos “cuando te acuestes y cuando te levantes”.  Tanto padres como hijos deben vivir y respirar su Palabra las 24 horas del día, los siete días de la semana. Todos debemos estar familiarizados con el conocimiento de lo que Él hizo por nosotros y cómo su Palabra instruye y guía nuestra vida diaria.

¿Esto significa que no podemos hablar de nada más que no sea la Biblia? ¿Se supone que debemos caminar por los pasillos de la escuela recitando versículos de memoria? Por supuesto que no. Pero sí significa que no sólo estamos entrando a la Palabra de Dios cada día, sino que la Palabra está entrando en nosotros. Algunas veces nos apresuramos tanto en nuestros dos minutos de devocional personal, que diez minutos después no podemos recordar el pasaje que leímos. De acuerdo a la lectura de hoy, ¡esto está muy lejos de lo que Dios quiere para nuestras vidas!

60217_1.jpg

¿Está la Palabra en ti, o estás entrando muy poco en la Palabra de Dios cada día? ¿Es una parte de ti o es la esencia de quien tú eres? Con todas las presiones que tienes al ser joven, puede resultarte difícil imaginarte absorbiendo su Palabra como una esponja absorbe el agua. Pero esto hará una inmensa diferencia en tu vida. Cuando Jesús experimentó los momentos más duros, la Palabra de Dios estaba tan dentro de Él, de tal manera que rebosaba de ella (Lucas 4: 1-13).  ¿Qué pasaría si tomaras contigo los versículos que acabas de leer y los llevaras en tu mente y corazón a través de todas tus actividades, presiones y tentaciones durante las próximas 24 horas? ¿Cambiarían tus actitudes, conversaciones, y la manera en que reaccionas a las situaciones difíciles? ¿Por qué no lo descubrimos? Lee los versículos otra vez y pídele a Dios que te ayude a ponerlos debajo de tu piel y dentro de tu corazón y vida hoy.

 

 

Mil Preguntas

El siguiente video fue publicado hace varios años pero todavía comunica nuestra realidad poderosamente.  ¿Alguna vez has sentido que Dios no estaba presente? ¿Has preguntado si de verdad habrá esperanza para nuestra raza humana tan adolorida y desesperanzada? Que tu pasión sea tal como la de Sharon Irving quien recita esta obra maestra.  Y que tu respuesta también sea “Heme aquí.”

7 Pasos Para Comenzar a Convertirse en Una Iglesia Con la Que la Gente Quiere Comprometerse – Parte 2 de 2

Esta es la segunda parte del artículo publicado en la entrada anterior.

4. Descubre tu Llamado – Luego Sé Bueno en Él

Cada líder e iglesia necesita descubrir quién eres y lo que estás llamado a hacer. ¡Luego, haz eso y eso!

Da a la gente algo con lo que valga la pena comprometerse, no es una cuestión de competir con la gran iglesia en la calle. No se trata de ofrecer mejores instalaciones, eventos más grandes o incluso predicar mejor. Se trata de descubrir a lo que Dios te ha llamado a ti y a tu iglesia para ser grande, y luego ser grande en eso.

La excelencia no se limita a las iglesias con grandes presupuestos.

No hay excusa para la segunda categoría. No cuesta más tiempo ni dinero hacerlo bien. Sólo se necesita un compromiso total.

5. No Solo Hable – Cuelgue y Escuche

Nadie quiere una relación en la que un lado sea el único que hable. Tenemos televisión y películas para eso.

Pero incluso la televisión y las películas están dando paso a los medios de comunicación social. Una de las mejores partes acerca de ver un programa que tiene algún zumbido de los medios de comunicación social es charlar sobre ello en Twitter y Facebook mientras se transmite.

La gente quiere comprometerse con los demás, no sólo sentarse pasivamente mientras alguien habla.

Lamentablemente, la iglesia no tiene la reputación de estar abierta al diálogo o a preguntas difíciles. Y definitivamente no está abierta a la crítica.

No, no tienes que convertir tu sermón en un grupo de discusión (aunque, algunas iglesias lo hacen con gran éxito), pero debe haber una manera fácil y obvia para que las personas se involucren, dialoguen, charlen y sientan que su vida y su opinión importan.

Y los líderes, especialmente los pastores de pequeñas iglesias, necesitan participar en esas conversaciones. Escuchar, participar y aprender, no solo enseñar.

Resultado de imagen para people going to church

6. Sigue Aprendiendo y Mejorando

Me comunico, ministro y dirijo muy diferente hoy a cuando comencé en el ministerio pastoral hace 35 años. De hecho, lo hago de manera diferente de lo que lo hacía hace diez años. Y espero cambiar al menos de ese modo en los próximos cinco años.

Ahora tengo más de 30 años de experiencia ministerial además de mi entrenamiento formal en el ministerio. Pero esa experiencia importa hoy menos que nunca. Si no estoy constantemente aprendiendo, escuchando y creciendo, me quedaré atrás muy rápidamente. 

Pero eso no debe intimidarnos. Aprender y crecer es Discipulado 101. Es fundamental ser un seguidor de Jesús, sin mencionar ser un líder de la iglesia.

7. Ofrecer a la Gente un Desafío Digno de su Tiempo y Talentos

Jesús nunca hizo el discipulado fácil. Siempre ha inspirado a la gente hacia un mayor compromiso a través de llamarlos a un mayor desafío.

Demasiados líderes limitan las expectativas que tienen para que sus miembros se sienten en un banco y llenen los espacios en ministerios existentes. Creemos que no podemos pedir más de ellos porque… bueno… ¡ni siquiera están haciendo eso!

Pero muchos miembros de la iglesia poco cooperativos y, recientemente, gente sin iglesia, no están tan desinteresados como pensamos. Al igual que algunos de los niños bulliciosos en la escuela, no están saltándose clase porque estamos pidiendo demasiado de ellos. Están actuando así porque no están siendo desafiados.

La gente está decidiendo que salir de la iglesia es mejor que aburrirse en la iglesia. No los culpo.

Si no desafiamos a la gente a través de una experiencia genuina de adoración, comunión, discipulado y ministerio, harán una de cuatro cosas: 1) ir a una iglesia que los desafíe más, 2) ir a una iglesia que les dé mejor entretenimiento, 3) aparecen físicamente, pero se desconectan en todo lo demás, o 4) dejan de ir a la iglesia por completo.

La gente quiere ir a una iglesia donde son desafiados a algo más grande que ellos mismos y donde sus dones están siendo utilizados para favorecer esa causa.

Si pides poco, obtendrás poco compromiso. Pide mucho y tu gozo puede ser completo.

Este artículo fue publicado originalmente en: http://www.christianitytoday.com/karl-vaters/2017/february/7-steps-to-start-becoming-church-people-want-to-commit-to.html

A %d blogueros les gusta esto: