Archivo de la categoría: Familia

Una Pérdida para toda la Familia Global: Declaración de la JSG Sobre la Tragedia en Cuba

CubaCloudy.jpeg

La Junta de Superintendentes Generales de la Iglesia del Nazareno, extiende su amor sincero, sus fervientes oraciones y sus más profundas condolencias a las familias de todos los afectados por el accidente aéreo del viernes 18 de mayo en La Habana, Cuba.

Fue con corazones entristecidos ​​que nos enteramos que 10 parejas pastorales nazarenas se encontraban entre las más de 100 personas que perdieron la vida en esta tragedia, justo después de culminar su participación en una conferencia nacional de la Iglesia del Nazareno de Cuba.

“Sharon y yo tuvimos el privilegio de estar en la Asamblea del Distrito Este de Cuba en enero”, expresó David W. Graves, Superintendente General en jurisdicción de la Región de Mesoamérica. “Nos conmovió su amor y pasión por Jesús y por la Iglesia del Nazareno. Nuestros corazones se encuentran entristecidos ​​por las familias, las iglesias y el distrito, y nuestra familia global siente esta pérdida de una manera muy personal”.

Nos consuela el informe del Reverendo López, Presidente de la Iglesia del Nazareno en Cuba, quien dijo que las parejas estaban cantando, orando y testificando mientras se dirigían al aeropuerto. La promesa de la resurrección nos da la convicción de que nos reuniremos juntamente para alabar y adorar a Dios.

Lamentamos junto a aquellos que perdieron a sus seres queridos. También nos unimos en el duelo con el  Director Regional Rev. Carlos Sáenz, Rev. Leonel López, y el Superintendente del Distrito Este Rev. Luis Batista durante este tiempo. Que el Señor cuide a los hijos de estas madres y padres, rodeándolos con su paz y amor omnipresente que sobrepasa todo entendimiento.

A los nazarenos de todo el mundo, continúen acompañándonos en oración por todos los afectados de esta trágica pérdida. Asumimos el mandato de Cristo de consolar al afligido y de cuidar a las viudas y a los huérfanos.

A los nazarenos de Cuba, las iglesias del Distrito Este y a todos los que sufren hoy en esa nación, les amamos. Ustedes son verdaderamente nuestros hermanos y hermanas en Cristo. Estamos de luto con ustedes, compartimos su dolor, oramos por ustedes y continuaremos levantándoles en oración en los días, meses y años venideros.

Nuestra oración es que la paz de Dios guarde sus corazones y mentes (Filipenses 4:7). Les invitamos a que se aferren a la realidad de que Dios, el “Señor fortalece a su pueblo; el Señor bendice a su pueblo con paz” (Salmos 29:11). Nuestra oración es que la paz de Cristo esté con el pueblo de Cuba durante este momento de angustia y dolor.

Estamos agradecidos y recordamos las vidas consagradas de:

  • Mirza Rodríguez Rondón y Juan Luis Vega Velázquez.
  • Luis Manuel Rojas Pérez y Maricela Peña.
  • Norma Suárez Niles y Jesús Manuel García Oberto.
  • María Virgen Filandez Rojas y Rafael Vega Velázquez.
  • Ronni Alain Pupo Pupo y Yurisel Milagros Miranda Mulet (presidenta de distrito de Misiones Nazarenas Internacionales)
  • Eloy Ortiz Abad y Elva María Mosqueda Legrá.
  • Juan Carlos Nogueras Leyva y Noelbis Hernández Guerrero.
  • Gelover Martín Pérez Avalo y Yoneisi Cordovez Rodríguez (pastora y tesorera de distrito).
  • Manuel David Aguilar Saavedra y María Salomé Sánchez Arévalo (secretaria de distrito).
  • Grisell Filandes Clark y Lorenzo Boch Bring.

Este artículo fue publicado originalmente en: nazarene.org

Orando por Cuba

Un Boeing 737 con más de 100 pasajeros y su tripulación se estrelló el viernes en las cercanías del Aeropuerto Internacional José Martí en La Habana, Cuba, minutos después de despegar. El avión se dirigía rumbo a la ciudad de Holguín, Cuba, cuando se estrelló alrededor de las 12 p.m. hora local.

cuba-bandera-media-asta-580x330.jpg

En este avión, 10 matrimonios del Distrito Este regresaban a su provincia de Holguín, después de haber estado en una Conferencia Nacional para pastores de la Iglesia del Nazareno.

Se ha confirmado el deceso de las 10 parejas pastorales:

  1. Mirza Rodríguez Rondón y Juan Luis Vega Velázquez.
  2. Luis Manuel Rojas Pérez y Maricela Peña.
  3. Norma Suárez Niles y Jesús Manuel García Oberto.
  4. María Virgen Filandez Rojas y Rafael Vega Velázquez.
  5. Ronni Alain Pupo Pupo y Yurisel Milagros Miranda Mulet.
  6. Eloy Ortiz Abad y Elva María Mosqueda Legrá.
  7. Juan Carlos Nogueras Leyva y Noelbis Hernández Guerrero.
  8. Gelover Martín Pérez Avalo y Yoneisi Cordovez Rodríguez.
  9. Manuel David Aguilar Saavedra y María Salomé Sánchez Arévalo.
  10. Grisell Filandes Clark y Lorenzo Boch Bring.

A raíz de esto, quedaron sin sus padres 8 niños (7 hombres y 1 mujer) y 2 adolescentes, todos entre 7 y 15 años de edad. Además de otros hijos de edades superiores.

El presidente nacional de la Iglesia del Nazareno en Cuba, Rev. Leonel J. López dijo: “En este momento de angustia y dolor, se ruega a todos sus oraciones y ayuda para poder salir juntos de esta situación”

Ministerios Nazarenos de Compasión de la Región Mesoamérica, nos invita a formar parte de la respuesta a las familias que han sido afectadas por dicho accidente aéreo:

  • Orando
  • Ofrendando el próximo 27 de mayo, 2018

Las ofrendas deberán ser enviadas por cada distrito a sus oficinas de áreas, las cuales harán llegar la totalidad recibida a la oficina regional para su debido uso.

“Les pedimos de la manera más atenta y respetuosa, que por favor nos unamos en oración todas por las familias y allegados afectados en esta tragedia. Y pidamos a Dios paz y fuerza en estos momentos de tanta duda, conmoción y dolor” expresó el Dr. Saenz, director de la Región Mesoamérica.

32807809_1915412871837075_433235223753261056_n.jpg

Las banderas permanecerán izadas a media asta por dos días en todo Cuba como señal de duelo por las víctimas del accidente.

Manténgase informado por medio de la página oficial de la región: mesoamericaregion.org, y de la Iglesia del Nazareno: nazarene.org; también a través de Facebook y Twitter.

– Comunicaciones Iglesia del Nazareno, Región Mesoamérica.

Día de Navidad 2017

tablero-de-madera-vacio-sobre-la-mesa-de-fondo-borrosa-perspectiva-mesa-de-madera-marron-sobre-desenfoque-de-arboles-de-navidad-y-fondo-de-chimenea-se-puede-utilizar-simulacro-para-la-presentacion-de-productos-de-montaje-o-diseno-de-diseno_1253-1305.jpg

Aquí estamos.

Navidad.

Una larga espera para este día, y ahora la esperanza es cumplida.

Los niños pequeños finalmente pueden abrir esos regalos.

Los ocupados trabajadores finalmente consiguen tener un día libre.

Los miembros de la familia finalmente pueden verse.

Comer juntos.

Reír juntos.

Y cada uno de estos “finalmentes” es un eco de aquel primer día de Navidad.

Distanciados y solos, encontramos que somos – Él es – familia.

Exhaustos y cínicos, encontramos reposo en Él.

El Gran Yo Soy toma nuestro pasado, nos ofrece un futuro, pero, sobre todo, se da a Sí mismo a nosotros como el máximo presente.

Jesús.

Somos cambiados por Tu llegada.

Te recibimos otra vez.

Te necesitamos este día,

esta estación,

siempre.

Ven.

Familia Verdadera

Por Scott Armstrong

“Respondiendo él al que le decía esto, dijo: ¿Quién es mi madre, y quiénes son mis hermanos? Y extendiendo su mano hacia sus discípulos, dijo: He aquí mi madre y mis hermanos. Porque todo aquel que hace la voluntad de mi Padre que está en los cielos, ése es mi hermano, y hermana, y madre” (Mateo 12: 48-50).

Enseñar, predicar, sanar. Mateo hace un buen trabajo documentando el propósito del tiempo de Jesús en la tierra (ver 9:35-38). En Mateo 12, después de viajar mucho, proclamando muchas cosas controversiales y recibiendo amenazas de muerte, Jesús se retira del bullicio de las multitudes (12:15). Al menos es lo que piensa. Muchas personas necesitadas lo siguen y Jesús continúa sanando, echando fuera demonios, y respondiendo a sus críticas. El día se pone caluroso, el maestro se está agotando.

Jesús necesita recargar baterías. ¿Qué mejor manera de hacer eso que pasando un tiempo agradable con la familia? Él probablemente no ha visto a su madre y hermanos en muchos meses. Imagina su gozo, entonces, cuando alguien le dice que su familia está esperando afuera y quieren hablar con él. ¡Ellos lo sorprendieron! Seguramente Él terminaría su sermón, dispersaría a la multitud, y ¡recibiría a su familia con los brazos abiertos!

6a00d8341bfb1653ef0176161ea877970c.jpg

Pero eso no es lo que pasa. De hecho, su respuesta parece un poco dura. Parece que Él dice, “¿A quién le importa? Ellos no son mi verdadera familia. Ustedes sí.” Y luego el capítulo 13 dice que ese mismo día Jesús continúa su ministerio como si nada hubiera pasado.

Tenemos que ser cuidadosos aquí. El punto de este pasaje no es que necesitamos abandonar nuestras familias para servir a Dios. La clave se encuentra en la respuesta de Jesús (v. 50). Cualquiera que hace la voluntad de Dios es verdaderamente parte de la familia de Cristo. Hay algo que sustituye la relación sanguínea aquí.

Mi esposa y yo somos misioneros viviendo en República Dominicana. Nuestros padres están en Estados Unidos. Les extrañamos. Valoramos nuestra relación con ellos casi más que cualquier cosa. Digo “casi” porque llegó un punto años atrás, donde nos quedó claro que la voluntad de Dios para nosotros era servirle lejos de casa y familia.

Eso nunca es fácil. ¡Pero no nos arrepentimos! Seguir la voluntad de Dios nos ha acercado más a Dios y de igual manera a nuestra familia, en muchas maneras. ¡No dejes que nadie te diga que seguir la voluntad de Dios y ser parte de la familia de Jesús, no vale la pena o el sacrificio!

Sacerdotes Ante Dios

Por el Dr. Clark Armstrong

Martín Lutero creía firmemente en el sacerdocio de todos los creyentes, en relación con el hogar cristiano. Él creyó que los padres – y particularmente el padre de cada hogar – era el “sacerdote” de ese hogar.

Lutero es quien comenzó la idea del padre, o los padres, guiando a los hijos en un tiempo devocional o de adoración en familia diariamente. Él escribió un libro proveyendo guía a los padres mientras ellos guiaban a sus hijos en el hogar. En el libro, él da algunas “Oraciones/bendiciones de la mesa” para enseñar a los hijos a dar gracias ofreciendo una oración antes de tener cualquier comida habitual (Lucas 24:30). Una de las oraciones más famosas fue “Dios es grande. Dios es bueno. Agradezcamos por nuestro alimento. Amén.”

88016890.jpg

Crecí en una familia de seis hijos (tres niños y tres niñas). Nuestra madre fielmente nos enseñó a orar las “oraciones/bendiciones de la mesa” cuando éramos muy jóvenes. Cuando era nuestro turno, los niños diríamos la oración (la que mencioné anteriormente), y las niñas orarían otra que decía, “Gracias por el mundo tan dulce. Gracias por la comida que comemos. Gracias por las aves que cantan. Gracias, Dios, por todo. Amén.” No es tan importante que la oración rimara (en inglés es así), aunque eso ayuda a que los pequeños lo recuerden. Lo importante es siempre detenerse y orar antes de comer. Tan pronto como fuimos lo suficientemente mayores, cuando era nuestro turno, nos animaron a que cada uno hiciéramos nuestras propias oraciones desde nuestro corazón.

Finalmente, Lutero enseñó que, como creyentes, todos somos sacerdotes ante Dios a través de nuestro gran y sumo sacerdote Jesucristo. Podemos compartir nuestras peticiones de oración entre nosotros, y orar unos por los otros en el cuerpo de Cristo. Hoy tenemos muchos grupos pequeños, clases de escuela dominical, grupos de discipulado, reuniones de ministerio entre hombres o mujeres, o ambientes de adoración donde regularmente nos levantamos el uno al otro en oración, directamente al Señor, como sacerdotes los unos para los otros. Hacemos oraciones por sanidad, por los perdidos, por los santos e intercesión por todos los problemas en nuestro mundo. Constantemente tenemos testimonios maravillosos de milagros y transformación a través de nuestro ministerio sacerdotal por todos los creyentes. ¡¡¡Alabado sea Dios por esta verdad!!!

ClarkA2.jpg*Dr. Clark Armstrong es misionero y Profesor en el Seminario Nazareno Teológico de Asia-Pacífico en Manila, Filipinas donde ha servido con su esposa desde septiembre 2013. Previamente servía como pastor por 32 años en los EUA.

15 Cosas Que Quiero Decir A Mis Hijos De Una Tercera Cultura

Por Rachel Pieh Jones

En cuatro días iré a visitar a dos de nuestros hijos de una Tercera Cultura. Luego, dentro de once días ellos estarán en nuestra casa por treinta días. La vida es buena. Pero solo los siguientes cuarenta y cinco días. No, también será buena después, solo que más tranquila y ligeramente más llorosa.

Una parte de mí duda hoy sobre si debo apretar el botón de “publicar,” porque siento que esto es privado. ¿Es el internet el lugar para compartir estas cosas? Pero parte de mí piensa: no soy la única madre de familia que se siente abrumada y honrada, que presume de criar hijos de una tercera cultura. Y esa parte de mí quiere dar a conocer a otros padres y a nuestros hijos todas las emociones propias de ello. Así que aquí les comparto algo de lo que quiero transmitir y he dicho a mis propios hijos, que son de una tercera cultura.

  1. Ustedes son los chicos más geniales del planeta. Ustedes saltan y suben y bajan y se convierten en volcanes activos. Vuelan internacionalmente por su propia cuenta antes de ser adolescentes. Duermen bajo las estrellas en la playa y saben cómo orinar en un baño o en un agujero, o detrás de un arbusto o incluso donde no hay arbustos. 
  2. Sé que es difícil. Les he observado, orgullosa y con lágrimas, el primer día de escuela cuando no sabían cómo contar hasta 10 en francés, y el primer día de escuela en América, cuando no sabían cómo comer el lunch en la cafetería. Veo sus momentos de duda cuando los otros chicos hablan de cosas que ustedes no entienden. Vi sus hombros caer el día que usaron su tradicional traje yibutiano para ir a la iglesia y entonces, una vez que vieron la forma en que iban vestidos los otros niños, preguntaron si podían quitárselo. Escucho a los tres referirse a diferentes lugares como “nuestra casa.” 
  3. No sé cómo es. Sé cómo es ser padre de un niño de una tercera cultura, pero no sé lo que es ser un niño de tercera cultura. He leído libros, he escuchado pláticas y asistido a seminarios, pero ustedes están forjando un camino que yo no he caminado. Aun así cubro sus espaldas, tengo una caja llena de Kleenex y me duele el estómago de tanto reírme con ustedes. No sé cómo es este viaje tan particular pero sostendré sus manos con fuerza hasta el final. 

    third culture kids

  4. Perdón por las cosas que este estilo de vida les ha quitado. Los nombres de todos los amigos a los que les han tenido que decir adiós están marcados en mi mente. Los abuelos y los primos en sus fiestas de cumpleaños y eventos de la escuela. El sentimiento de pertenencia a un lugar, casa, cultura, o lenguaje específico. Una madre que puede ser chaperona sin tener el acento. Las actividades deportivas, musicales y académicas en las cuales sobresalen con naturalidad pero que nunca experimentarán plenamente. 
  5. Estoy emocionada por las cosas que esta vida les ha dado. Aventura y una amplia visión del mundo. La oportunidad de confiar en Dios cuando nada alrededor tiene sentido o cuando todo alrededor tiene sentido. Amigos de todo el mundo, de diferentes religiones, lenguas y color de piel, con diferentes gustos en las comidas y de distintos niveles económicos. Fluidez en múltiples idiomas. Creatividad y la intrínseca habilidad de mirar fuera de la caja, de mirar con la perspectiva de la otra persona. Gratitud genuina derivada de comprender que las cosas son pasajeras, gratitud por las relaciones y por el tiempo pasado en unidad. Adaptabilidad. Valentía. Valentía. Valentía.
  6. Quiero saber de ustedes. Díganme lo difícil que es, cuéntenme de las cosas que aman, de las cosas que quisieran que fueran diferentes, de las cosas que nunca cambiarían. Necesito escuchar de ustedes sobre cómo es, necesito que sean honestos conmigo sobre lo bueno y lo malo y luego necesito que me dejen sostenerlos. Y también necesito que me sostengan.
  1. He llorado por las decisiones que hemos tomado. Y luego las he defendido con pasión. No es fácil ser padres de niños con una tercera cultura, o de cualquier tipo de niño, he limpiado manchas de lágrimas de nuestros sillones y nuestras almohadas, de las camisetas de papá. A veces me pregunto si hemos estado locos o hemos sido irresponsables. Pero entonces los miro a ustedes y lloro de nuevo. Lágrimas de felicidad, porque son hermosos y complicados y profundos, y estas decisiones han sido parte de formarlos a la manera en que son ahora.
  1. Ustedes son fuertes. Han pasado por salidas y mudanzas internacionales, por crisis médicas, por bienvenidas y despedidas. Han intentado cosas nuevas y atemorizantes. Se han reído y llorado pero no los he escuchado quejarse. Han abrazado la vida.
  1. Ustedes son únicos. Nadie más en el mundo tiene sus historias. Y aun así, son parte de una comunidad increíble de gente con historias muy similares y al mismo tiempo diferentes a las suyas de las cuales ustedes pueden aprender. 
  1. Han construido recuerdos impresionantes. ¿Recuerdan cuando acamparon en Arta Plage, vino la inundación y los militares franceses tuvieron que rescatarlos? ¿Recuerdan la vez que cargaron un niño Dios por el vecindario de Balbala, encabezando un tren de familias que cantaban y aplaudían? ¿Recuerdan cuando conocieron a los jugadores trotamundos de Harlem?
  1. Tienen aflicciones. Y eso está bien, mamá y papá no se atemorizan por eso, queremos sobrellevarlas con ustedes.
  1. Son creativos.
  1. Son empáticos.
  1. Son sabios.
  1. Estoy muy orgullosa de ustedes.

¿Conocen el libro que se llama “¿Te amo hasta la luna”? Bueno, les amo hasta Somalilandia. Y Kenia. Y Francia. Y Djibouti. Y Minnesota. Y  cualquier otro lugar. ¡Y de regreso!

Este artículo fue publicado originalmente en: http://www.djiboutijones.com/2013/03/1-things-i-want-to-tell-my-third-culture-kids/

¿Qué Pensaría mi Mamá?

Por Scott Armstrong

“Y todo el que por mi causa haya dejado casas, hermanos, hermanas, padre, madre, hijos o terrenos, recibirá cien veces más y heredará la vida eterna.” (Mateo 19:29) 

¿Alguna vez has estado en una situación donde te preguntas: ¿Qué pensaría mi mamá si estuviera aquí? 

confundido_1

Tal vez estás mirando una película que contiene imágenes y contenido objetable.  Quizás te encuentras en un lugar con amigos donde sabes que no debes estar.  La pregunta – esa pregunta – surge en tu mente, ¡y casi te hace sudar al pensar en lo incómodo de tener a tu mamá allí contigo en ese ambiente! 

Es interesante la influencia que tienen nuestros familiares u otra gente en nuestro caminar diario.  Quisiéramos ser únicos e individualistas, pero más y más me estoy dando cuenta de que somos productos de las relaciones alrededor.  Vivimos en comunidad.  Aun la persona que deseara encerrarse en el closet y nunca ver a nadie no podría escaparse de la influencia que ha tenido la gente antes en su vida – una influencia que todavía continúa en el presente y lo hará en el futuro. 

¿Y esto es saludable, no? Cuando tomamos nuestras decisiones debemos considerar los efectos en las vidas de los demás siempre, ¿no? 

¡Claro que sí!  A la vez, déjame explicar cuándo esto se puede convertir en negativo. 

Por 13 años mi esposa y yo hemos tenido el privilegio de desarrollar misioneros desde América Latina y el Caribe.  Nuestros objetivos son tres: Encontrar, Entrenar, y Enviar misioneros de estos países.  Y he visto un avivamiento en jóvenes quienes están respondiendo a un llamado misionero tal como Isaías, diciendo, “¡Heme aquí, envíame a mí!” Miles de jóvenes de nuestras naciones se han movilizado en los últimos años para ministrar en tierras lejanas y culturas ajenas.  ¡Gloria a Dios por eso! 

A la vez, la parte más difícil de mi trabajo es ver a los una vez llamados y apasionados después de los años no siguiendo su llamado porque valoraban más lo que alguien decía sobre ello. 

“Yo tengo llamado misionero, pero ¿qué diría mi novio?” 

“Dios me ha llamado a las naciones, pero ¿cómo puedo dejar a mi familia? 

“Yo quiero impactar el mundo, pero ¿qué pensaría mi mamá?” 

La historia de la humanidad está repleta de gente que en alguna ocasión dijeron sí a Dios, pero después escogieron el bienestar de su novia, sus padres, o sus amigos. 

¿Serás también uno de ellos? Toda esta gente debe influenciarnos y sin duda debemos tomarles en cuenta.  ¡Nuestra familia debe ser la prioridad #2 en nuestra vida después de la prioridad #1: Dios y su voluntad!  Y allí está: Después de Dios y su voluntad. 

Hay buenas noticias: la historia de la humanidad está repleta también de gente que en alguna ocasión dijeron sí a Dios, y después fueron usados por Él para impactar el mundo entero porque seguían diciendo sí a Él en momentos pequeños y grandes. 

No hagas algo tonto.  No deseches a tu familia porque malinterpretaste mis palabras (y las palabras de Jesús).  ¡Ámales e invierte tu tiempo y fuerzas en ellos!  ¡No los descuides! 

Y a la vez que sepas: Un hacedor de la historia nunca vive su vida en temor diciendo, “¿Qué pensaría mi mamá?” 

Las 4 oraciones más importantes para nuestros hijos – Parte 3 de 3

Esta es la última parte del artículo anterior.

4. Una vista compasiva del mundo 

El tono creciente de división, miedo, e inquietud en nuestro mundo me ha llevado a orar para que mis niños entiendan que el corazón del evangelio empieza con un espíritu de civilidad -poner a las personas antes de las preferencias políticas, círculos sociales, lazos étnicos, o similitudes económicas. 

Estoy pidiéndole a Dios que ayude a mis niños a ver a las personas alrededor de ellos como portadores de la imagen de Cristo. Entre aquéllos que ellos encuentran más difíciles de amar, estoy orando para que Dios les dé la capacidad de afirmar la dignidad de su enemigo primero antes de sentir la necesidad de corregirlos. Deseo que el Señor les permita ofrecer un asiento a la mesa proverbial al niño aparentemente más inhóspito que ellos conocen porque Cristo les ofreció un asiento cuando ellos estaban en lo peor.  La bienvenida de aceptación de Jesús es una verdad que nuestro pastor nos ha recordado una y otra vez. 

Amar a otros cuando están en lo peor puede pasar solo cuando el Espíritu Santo ilumina sus mentes, ojos y corazones hacia su camino, quienes a menudo están completamente por su cuenta. Y esto es por qué también he empezado a orar con mis niños las palabras que Corrie ten Boom oró a lo largo de su vida: “Señor, guárdanos tan cerca de tu corazón que veamos las cosas como son más y más desde tu punto de vista.” 

familia_de_maos_dadas-9328

A esas palabras profundas he agregado éstas: “Danos ojos, Dios, para ver el enojo o dolor del pasado de alguien a través de su necesidad. Muéstranos cómo ser como tú, tan extraño, peligroso, o extraordinario como parece. Gracias porque siempre nos ves como somos de verdad y todavía nos amas. Permítenos hacer lo mismo con otros. Amén.” 

La oración, si sale furtivamente entre bostezos o susurros durante una ruta, es una manera eternamente significante en que podemos amar y servir a nuestros niños. Como padres, mientras no podemos orar por todo, podemos orar por algunas cosas. Y podemos confiar que el Dios que recibe nuestras oraciones imperfectas también es fiel en oírnos, conoce las necesidades de nuestros hijos, y los guía, los restaura como sólo Él puede hacerlo.

Artículo publicado originalmente en:
http://www.todayschristianwoman.com/articles/2016/april/4-most-important-prayers-for-your-kids-.html?start=3

A %d blogueros les gusta esto: