Archivo de la categoría: Familia

Regalos al Adorar con una Iglesia Multiétnica y Urbana – Parte 2 de 2

*Esta es la continuación del artículo anterior.

La mayoría de las iglesias de las que he sido parte están diseñadas para alguien como yo.

Así como disfruto el sabor caribeño de nuestra adoración, es un recordatorio constante de que nuestro servicio y programas no están diseñados para alcanzarme–están diseñados para hablar el lenguaje del corazón y satisfacer las necesidades de otras personas en nuestra comunidad.

Por supuesto, así es como debe ser. Pero me golpea que durante toda mi vida he sido parte de iglesias que activamente estaban complaciendo a personas como yo–personas de mi edad, mi raza y mi estatus socioeconómico. Y nunca pensé en nuestra adoración y programas como algo que definiera la manera en “cómo hacemos iglesia.” Pensaba que esas cosas eran la manera en “cómo las personas deberían hacer iglesia.”

Las implicaciones de esta lección no se detienen con mi experiencia del pasado con la iglesia. Se ha vuelto más claro para mí en los últimos meses que la gran mayoría de los recursos del ministerio, incluso más ampliamente los recursos cristianos, son producidos teniendo en mente a personas como yo. He disfrutado de un estatus privilegiado por largo tiempo y nunca me había dado cuenta. Lo percibo tan pronto me encuentro con algo que no está hecho a la medida de mis gustos.

36387.jpg

El regalo que viene de adorar en un servicio que no está diseñado para mí es que revela la profundidad de mi relación consumista con la iglesia. No es una lección divertida, pero es una muy importante.

La diversidad no solo “ocurre.”

Pensamos que mudarnos a una de las ciudades más diversas en Estados Unidos significaría que encontraríamos diversidad confortable en todos lados. Estábamos equivocados. Mientras más vivo en la ciudad de Nueva York más me sorprende lo segregado de la ciudad. Los barrios e incluso cuadras dividen denominaciones étnicas. Las escuelas pueden ser monoculturales incluso en un barrio con diversidad cultural. Es más difícil de lo que pensé encontrar iglesias en la ciudad que están comprometidas con la diversidad radical.

Todos nuestros sistemas sociales y cívicos trabajan contra la integración étnica y socioeconómica. Es posible que yo supiera esto intelectualmente esto antes. Pero vivir donde vivimos y adorar donde adoramos ha enfatizado el mensaje: la diversidad no solo “ocurre.” Se necesita una intencionalidad deliberada e incómoda. Se necesita un grupo de personas que están felices de escuchar dos veces los anuncios de la iglesia–una vez en inglés y después otra vez en español–felices de cantar las canciones en dos idiomas. Se necesita un grupo de personas dispuestas a sacrificar sus preferencias para que alguien que se siente cerca de ellos pueda escuchar a Dios hablándole de la forma en que ellos necesitan escucharlo.

Supongo que el verdadero regalo de adorar con una iglesia multiétnica y urbana ha sido la hospitalidad tangible. Mientras nuestro servicio no está diseñado para atraer mis gustos, constantemente soy conmovido por cómo personas serviciales se aseguran de que mi familia se sienta bienvenida. Hemos sido los recipientes de una enorme gracia y bondad. Esa gracia y bondad ha hecho que esta nueva y gran ciudad se sienta pequeña y familiar.

Este artículo fue publicado originalmente en: City to City

Regalos al Adorar con una Iglesia Multiétnica y Urbana – Parte 1 de 2

By Brandon O’Brien

Cuando nos mudamos de Arkansas a la ciudad de Nueva York, nos instalamos en Washington Heights en la parte alta de Manhattan. Nuestra decisión de vivir en Washington Heights estuvo principalmente determinada por la economía. No podía imaginar pagar mucho dinero por un espacio tan pequeño en algún lugar de la zona Oeste del Alto Manhattan.

Así, de manera totalmente ingenua, nos mudamos a Heights e inmediatamente nos convertimos en una minoría étnica.

should-every-church-be-multiethnic-american-bible-society-leadership-blog-church-communities-racial-reconciliation-diversity-black-history-month.jpg

Además de ser blancos en un vecindario predominantemente dominicano, mi esposa y yo también tenemos dos hijos adoptivos. Ambos son étnicamente diferentes a nosotros y entre ellos. Somos todo un espectáculo. Y hemos recibido una buena cantidad de miradas en los últimos meses–no solo en Heights. Pero un lugar en el que nos sentimos totalmente normales es con la iglesia.

Adoramos con una nueva iglesia llamada Iglesia de Heights Comunidad Cristiana. Nuestro servicio es bilingüe con música y anuncios en español e inglés, y un sermón en Inglés, traducido en vivo por hablantes hispanos. En su mayoría la congregación es latina, pero muy diversa. De hecho, la congregación refleja la diversidad étnica del vecindario (apróximadamente 60% son latinos y 40% son “otros”). El número de parejas trans-raciales es igual al número de parejas de la misma raza.

Para una familia como nosotros, estar rodeado por familias diversas es un regalo en sí mismo. Hemos recibido otros regalos al adorar en una iglesia multiétnica y urbana. A continuación algunos, expresados como lecciones aprendidas. Por ejemplo, he aprendido:

Puedes usar tus caderas para adorar.

He levantado mis manos en adoración. He doblado mis rodillas en adoración. Me encanta, hasta he aplaudido y me he movido un poco. Pero nunca antes mis caderas habían sido tentadas a involucrarse en la adoración. Y la verdad es que: son muy malas para eso.

En algún lugar aquí hay un punto muy serio. El estilo de adoración es más que cuestión de gustos. Formas diferentes de música abren diferentes posibilidades, incluso posibilidades teológicas. Por ejemplo, he cantado la canción “Bendito sea Dios” en muchas iglesias en los últimos quince años. En todas ellas, el tono de la canción ha variado de reflexiva, a ser de arrepentimiento, y a triunfante. Pero cuando la canto sobre una línea de bajo y una sección de ritmo caribeño, se abre una nueva posibilidad. La canción se convierte positivamente en celebración.

En este caso, el estilo musical es el reflejo de valores profundos y personalidad cultural. Nuestros hermanos y hermanas dominicanas saben cómo hacer una fiesta y saben cómo traer esa fiesta a la iglesia. Nunca pensé que podía cantar “Tú quitas y Tú das” con una sonrisa en mi rostro. El hecho de que lo puedo hacer ahora es un regalo de parte de mi congregación tan diversa.

*Este artículo continuará en la siguiente entrada.

8 Formas de Destruir un Matrimonio

El día de ayer mi esposa y yo celebramos nuestro 18º aniversario de bodas. Aparte de mi salvación y santificación, Emily probablemente ha sido el regalo más extravagante de Dios para mí a través de los años. Hemos compartido lágrimas y muchas risas. Y hoy nos amamos el uno a otro más que en el día de nuestra boda – de hecho, ¡muchísimo más!

Hace muchos años leí un artículo de Dave Willis sobre cómo destruir un matrimonio. No te sorprendas; el propósito de él para escribir sobre relaciones destruidas fue ayudar a sus lectores EVITEN tal devastación. En esa línea de pensamiento, mientras mi esposa y yo celebramos nuestro aniversario de bodas, con cierta ironía comparto las 8 Formas de Destruir un Matrimonio de Dave Willis.

A medida que he interactuado con parejas de todo el mundo, he descubierto que la mayoría de los problemas matrimoniales pueden reducirse a algunos errores mortales (pero también muy comunes). Aquí está una lista de los comportamientos más comunes que acaban con los matrimonios. Evítalos a toda costa y estarás tomando un gran paso hacia construir un matrimonio ¡a prueba de divorcio!

pexels-photo-388238.jpeg

 

  1. Dejar de comunicarte con tu cónyuge.

La comunicación le hace a un matrimonio lo que la respiración a los pulmones. La comunicación es el sustento de cualquier relación, así que si dejas de comunicarte con tu esposo(a), estás eligiendo que tu matrimonio padezca de una de sus necesidades más básicas.

  1. Confiar en un “amigo(a)” del sexo opuesto.

Uno de los patrones más comunes que he visto entre parejas divorciadas es aquel en el que los esposos desarrollan un vínculo con alguien del sexo opuesto, para apoyo emocional en lugar de buscar ese apoyo con su pareja. En el momento que permites que alguien más tome el lugar de tu esposo(a) en tu mente, tu corazón o tu cama, has elegido destruir tu matrimonio.

  1. Dejar de hacer el amor.

El sexo es un regalo dado por Dios para traer satisfacción, intimidad y unión mutua al esposo y la esposa. En el momento en que dejas de priorizar lo que sucede en la habitación, tu matrimonio podría estar dirigiéndose al juzgado.

  1. Menospreciar, regañar o insultar a tu cónyuge. 

Tú debes ser el motivador más grande de tu pareja, ¡no su crítico más grande! Si su comunicación ha tomado un tono negativo constantemente, también su matrimonio rápidamente tomará un tono negativo.

  1. Guardar secretos a tu cónyuge. 

Los secretos en el matrimonio son tan peligrosos como las mentiras. Si empiezas a esconder dinero, conversaciones, o cualquier otra cosa, de tu cónyuge, estás eligiendo sabotear tu relación. 

  1. Culpar a tu cónyuge de tus problemas.

Las parejas que lo logran son aquellas que trabajan juntas para encontrar soluciones. Las parejas que no lo logran son aquellas donde se culpan el uno al otro en lugar de apoyarse mutuamente.

  1. Rodearse de personas que no conocen o a quienes les desagrada tu cónyuge. 

Tener los amigos incorrectos puede destruir tu matrimonio. Si te rodeas de personas que apoyan tu matrimonio, probablemente tu matrimonio mejore. Si te rodeas de personas que no apoyan tu matrimonio, entonces necesitas nuevos amigos. 

    8. Rendirse.

Las parejas que lo logran no son aquellas que nunca tuvieron una razón para divorciarse, simplemente son quienes eligieron encontrar una manera de resolverlo. Ellos han descubierto que un “matrimonio perfecto” solo son dos personas imperfectas ¡quienes se rehúsan a rendirse como pareja!

Abatidos…y Gozosos

Por Scott Armstrong

En el mundo nazareno y más allá saben que hace una semana un avión Boeing 737 con más de 110 pasajeros, incluida la tripulación, se estrelló en las cercanías del aeropuerto Internacional José Martí en La Habana, Cuba, poco después de haber despegado. El vuelo, Cubana 972, se dirigía a Holguín, Cuba cuando ocurrió el accidente cerca de las 12 p.m. hora local.

A bordo de la aeronave, 10 parejas del Distrito Este regresaban a casa en la Provincia de Holguín, después de haber sido parte de una Conferencia Nacional para Pastores de la Iglesia del Nazareno. En los días posteriores, se pudieron sentir las expresiones de luto y solidaridad por parte de los Superintendentes Generales, así como de hermanos y hermanas alrededor del mundo. El 21 de mayo, la Dra. Carla Sunberg dedicó su mensaje en el servicio de la capilla del Centro Global de Ministerios a las parejas que fallecieron, a los miembros de sus familias, y también a los líderes cubanos quienes se están recuperando después de esta tragedia.

En República Dominicana los misioneros y el liderazgo de la Oficina Nacional se reunieron como cada semana, para devocional y oración. Esta vez el ambiente fue lúgubre. Conocemos la teología correcta: Dios es soberano. Él tiene un plan. Él ofrece vida eterna a quienes mueren en Él. Sin embargo, las preguntas quedan: ¿por qué sucedió esto? ¿Por qué Dios no lo detuvo? ¿Qué pasará con los 10 hijos que han quedado en la orfandad y tristeza de no ver a sus padres de este lado del cielo?

pexels-photo-290617.jpeg

En medio de esta dificultad, la Coordinadora de Ministerio Nazarenos de Compasión en el Área Central (Costa Rica, Cuba, República Dominicana, Panamá y Puerto Rico), Paquita Bidó, comenzó a leer el Salmo 100:

“Aclamen alegres al Señor, habitantes de toda la tierra;

adoren al Señor con regocijo.

Preséntense ante él

    con cánticos de júbilo.

Reconozcan que el Señor es Dios;

    él nos hizo, y somos suyos.

    Somos su pueblo, ovejas de su prado. 

Entren por sus puertas con acción de gracias;

    vengan a sus atrios con himnos de alabanza;

    denle gracias, alaben su nombre.

Porque el Señor es bueno y su gran amor es eterno;

    su fidelidad permanece para siempre.” 

¿Adorar con regocijo? ¿Cánticos de júbilo? ¿Acción de gracias y alabanza? ¡Claramente, este no es un salmo de lamento! 

Paquita reconoció que nos entristecemos junto con nuestra familia cubana, y reconocemos nuestro desconcierto. No debemos explicar esta pérdida devastadora con palabras trilladas de afirmación o máximas teológicas. Al mismo tiempo, ella explicó que leyó este Salmo a nosotros como una expresión de en medio del dolor. El Señor es Dios; nosotros no. Él es Creador, y somos su creación. Como ovejas, disfrutamos el cuidado del Pastor y obedecemos su voz. Qué privilegio servirle por el tiempo en que Él nos dé aliento. 

Paquita continuó. Si proclamamos que Dios es fiel solo en los momentos buenos, ¿qué de bueno tiene eso? Nuestra confianza estaría basada solo en circunstancias que se presentan en el camino, no en un Padre amoroso que permite el dolor en nuestras vidas porque sabe qué es lo mejor. Sin embargo, declaramos, de hecho, que Él es bueno, que su amor es para siempre, incluso cuando – o especialmente cuando – esta amarga realidad nos confronta. Y su fidelidad es una promesa no solo para nosotros, pero continúa a través de todas las generaciones.

A la luz de esta realidad, e incluso en medio de la tristeza ¡gritamos de gozo! Nuestras lágrimas se mezclan con acción de gracias y alabanza. Dios es bueno. Todavía.  Aun ahora.

Nuestra región entera está devastada. Nos hemos movilizado para dar y orar por Cuba. Y mientras lloramos, también nos regocijamos porque servimos a un Dios bueno y fiel.  Sí, su amor es para siempre.

Una Pérdida para toda la Familia Global: Declaración de la JSG Sobre la Tragedia en Cuba

CubaCloudy.jpeg

La Junta de Superintendentes Generales de la Iglesia del Nazareno, extiende su amor sincero, sus fervientes oraciones y sus más profundas condolencias a las familias de todos los afectados por el accidente aéreo del viernes 18 de mayo en La Habana, Cuba.

Fue con corazones entristecidos ​​que nos enteramos que 10 parejas pastorales nazarenas se encontraban entre las más de 100 personas que perdieron la vida en esta tragedia, justo después de culminar su participación en una conferencia nacional de la Iglesia del Nazareno de Cuba.

“Sharon y yo tuvimos el privilegio de estar en la Asamblea del Distrito Este de Cuba en enero”, expresó David W. Graves, Superintendente General en jurisdicción de la Región de Mesoamérica. “Nos conmovió su amor y pasión por Jesús y por la Iglesia del Nazareno. Nuestros corazones se encuentran entristecidos ​​por las familias, las iglesias y el distrito, y nuestra familia global siente esta pérdida de una manera muy personal”.

Nos consuela el informe del Reverendo López, Presidente de la Iglesia del Nazareno en Cuba, quien dijo que las parejas estaban cantando, orando y testificando mientras se dirigían al aeropuerto. La promesa de la resurrección nos da la convicción de que nos reuniremos juntamente para alabar y adorar a Dios.

Lamentamos junto a aquellos que perdieron a sus seres queridos. También nos unimos en el duelo con el  Director Regional Rev. Carlos Sáenz, Rev. Leonel López, y el Superintendente del Distrito Este Rev. Luis Batista durante este tiempo. Que el Señor cuide a los hijos de estas madres y padres, rodeándolos con su paz y amor omnipresente que sobrepasa todo entendimiento.

A los nazarenos de todo el mundo, continúen acompañándonos en oración por todos los afectados de esta trágica pérdida. Asumimos el mandato de Cristo de consolar al afligido y de cuidar a las viudas y a los huérfanos.

A los nazarenos de Cuba, las iglesias del Distrito Este y a todos los que sufren hoy en esa nación, les amamos. Ustedes son verdaderamente nuestros hermanos y hermanas en Cristo. Estamos de luto con ustedes, compartimos su dolor, oramos por ustedes y continuaremos levantándoles en oración en los días, meses y años venideros.

Nuestra oración es que la paz de Dios guarde sus corazones y mentes (Filipenses 4:7). Les invitamos a que se aferren a la realidad de que Dios, el “Señor fortalece a su pueblo; el Señor bendice a su pueblo con paz” (Salmos 29:11). Nuestra oración es que la paz de Cristo esté con el pueblo de Cuba durante este momento de angustia y dolor.

Estamos agradecidos y recordamos las vidas consagradas de:

  • Mirza Rodríguez Rondón y Juan Luis Vega Velázquez.
  • Luis Manuel Rojas Pérez y Maricela Peña.
  • Norma Suárez Niles y Jesús Manuel García Oberto.
  • María Virgen Filandez Rojas y Rafael Vega Velázquez.
  • Ronni Alain Pupo Pupo y Yurisel Milagros Miranda Mulet (presidenta de distrito de Misiones Nazarenas Internacionales)
  • Eloy Ortiz Abad y Elva María Mosqueda Legrá.
  • Juan Carlos Nogueras Leyva y Noelbis Hernández Guerrero.
  • Gelover Martín Pérez Avalo y Yoneisi Cordovez Rodríguez (pastora y tesorera de distrito).
  • Manuel David Aguilar Saavedra y María Salomé Sánchez Arévalo (secretaria de distrito).
  • Grisell Filandes Clark y Lorenzo Boch Bring.

Este artículo fue publicado originalmente en: nazarene.org

Orando por Cuba

Un Boeing 737 con más de 100 pasajeros y su tripulación se estrelló el viernes en las cercanías del Aeropuerto Internacional José Martí en La Habana, Cuba, minutos después de despegar. El avión se dirigía rumbo a la ciudad de Holguín, Cuba, cuando se estrelló alrededor de las 12 p.m. hora local.

cuba-bandera-media-asta-580x330.jpg

En este avión, 10 matrimonios del Distrito Este regresaban a su provincia de Holguín, después de haber estado en una Conferencia Nacional para pastores de la Iglesia del Nazareno.

Se ha confirmado el deceso de las 10 parejas pastorales:

  1. Mirza Rodríguez Rondón y Juan Luis Vega Velázquez.
  2. Luis Manuel Rojas Pérez y Maricela Peña.
  3. Norma Suárez Niles y Jesús Manuel García Oberto.
  4. María Virgen Filandez Rojas y Rafael Vega Velázquez.
  5. Ronni Alain Pupo Pupo y Yurisel Milagros Miranda Mulet.
  6. Eloy Ortiz Abad y Elva María Mosqueda Legrá.
  7. Juan Carlos Nogueras Leyva y Noelbis Hernández Guerrero.
  8. Gelover Martín Pérez Avalo y Yoneisi Cordovez Rodríguez.
  9. Manuel David Aguilar Saavedra y María Salomé Sánchez Arévalo.
  10. Grisell Filandes Clark y Lorenzo Boch Bring.

A raíz de esto, quedaron sin sus padres 8 niños (7 hombres y 1 mujer) y 2 adolescentes, todos entre 7 y 15 años de edad. Además de otros hijos de edades superiores.

El presidente nacional de la Iglesia del Nazareno en Cuba, Rev. Leonel J. López dijo: “En este momento de angustia y dolor, se ruega a todos sus oraciones y ayuda para poder salir juntos de esta situación”

Ministerios Nazarenos de Compasión de la Región Mesoamérica, nos invita a formar parte de la respuesta a las familias que han sido afectadas por dicho accidente aéreo:

  • Orando
  • Ofrendando el próximo 27 de mayo, 2018

Las ofrendas deberán ser enviadas por cada distrito a sus oficinas de áreas, las cuales harán llegar la totalidad recibida a la oficina regional para su debido uso.

“Les pedimos de la manera más atenta y respetuosa, que por favor nos unamos en oración todas por las familias y allegados afectados en esta tragedia. Y pidamos a Dios paz y fuerza en estos momentos de tanta duda, conmoción y dolor” expresó el Dr. Saenz, director de la Región Mesoamérica.

32807809_1915412871837075_433235223753261056_n.jpg

Las banderas permanecerán izadas a media asta por dos días en todo Cuba como señal de duelo por las víctimas del accidente.

Manténgase informado por medio de la página oficial de la región: mesoamericaregion.org, y de la Iglesia del Nazareno: nazarene.org; también a través de Facebook y Twitter.

– Comunicaciones Iglesia del Nazareno, Región Mesoamérica.

Día de Navidad 2017

tablero-de-madera-vacio-sobre-la-mesa-de-fondo-borrosa-perspectiva-mesa-de-madera-marron-sobre-desenfoque-de-arboles-de-navidad-y-fondo-de-chimenea-se-puede-utilizar-simulacro-para-la-presentacion-de-productos-de-montaje-o-diseno-de-diseno_1253-1305.jpg

Aquí estamos.

Navidad.

Una larga espera para este día, y ahora la esperanza es cumplida.

Los niños pequeños finalmente pueden abrir esos regalos.

Los ocupados trabajadores finalmente consiguen tener un día libre.

Los miembros de la familia finalmente pueden verse.

Comer juntos.

Reír juntos.

Y cada uno de estos “finalmentes” es un eco de aquel primer día de Navidad.

Distanciados y solos, encontramos que somos – Él es – familia.

Exhaustos y cínicos, encontramos reposo en Él.

El Gran Yo Soy toma nuestro pasado, nos ofrece un futuro, pero, sobre todo, se da a Sí mismo a nosotros como el máximo presente.

Jesús.

Somos cambiados por Tu llegada.

Te recibimos otra vez.

Te necesitamos este día,

esta estación,

siempre.

Ven.

Familia Verdadera

Por Scott Armstrong

“Respondiendo él al que le decía esto, dijo: ¿Quién es mi madre, y quiénes son mis hermanos? Y extendiendo su mano hacia sus discípulos, dijo: He aquí mi madre y mis hermanos. Porque todo aquel que hace la voluntad de mi Padre que está en los cielos, ése es mi hermano, y hermana, y madre” (Mateo 12: 48-50).

Enseñar, predicar, sanar. Mateo hace un buen trabajo documentando el propósito del tiempo de Jesús en la tierra (ver 9:35-38). En Mateo 12, después de viajar mucho, proclamando muchas cosas controversiales y recibiendo amenazas de muerte, Jesús se retira del bullicio de las multitudes (12:15). Al menos es lo que piensa. Muchas personas necesitadas lo siguen y Jesús continúa sanando, echando fuera demonios, y respondiendo a sus críticas. El día se pone caluroso, el maestro se está agotando.

Jesús necesita recargar baterías. ¿Qué mejor manera de hacer eso que pasando un tiempo agradable con la familia? Él probablemente no ha visto a su madre y hermanos en muchos meses. Imagina su gozo, entonces, cuando alguien le dice que su familia está esperando afuera y quieren hablar con él. ¡Ellos lo sorprendieron! Seguramente Él terminaría su sermón, dispersaría a la multitud, y ¡recibiría a su familia con los brazos abiertos!

6a00d8341bfb1653ef0176161ea877970c.jpg

Pero eso no es lo que pasa. De hecho, su respuesta parece un poco dura. Parece que Él dice, “¿A quién le importa? Ellos no son mi verdadera familia. Ustedes sí.” Y luego el capítulo 13 dice que ese mismo día Jesús continúa su ministerio como si nada hubiera pasado.

Tenemos que ser cuidadosos aquí. El punto de este pasaje no es que necesitamos abandonar nuestras familias para servir a Dios. La clave se encuentra en la respuesta de Jesús (v. 50). Cualquiera que hace la voluntad de Dios es verdaderamente parte de la familia de Cristo. Hay algo que sustituye la relación sanguínea aquí.

Mi esposa y yo somos misioneros viviendo en República Dominicana. Nuestros padres están en Estados Unidos. Les extrañamos. Valoramos nuestra relación con ellos casi más que cualquier cosa. Digo “casi” porque llegó un punto años atrás, donde nos quedó claro que la voluntad de Dios para nosotros era servirle lejos de casa y familia.

Eso nunca es fácil. ¡Pero no nos arrepentimos! Seguir la voluntad de Dios nos ha acercado más a Dios y de igual manera a nuestra familia, en muchas maneras. ¡No dejes que nadie te diga que seguir la voluntad de Dios y ser parte de la familia de Jesús, no vale la pena o el sacrificio!

A %d blogueros les gusta esto: