Archivo de la categoría: La Denominación Nazarena: Una Iglesia Internacional

En las Ciudades

Saludos desde Kansas City, Missouri, EEUU. Estoy participando en una Conferencia de Liderazgo Regional y he sido invitado a ser parte del panel enfocado en “Misión a las Ciudades.” Es un gran honor hablar sobre este tema junto con varios líderes de misión urbana y Superintendentes Generales, como parte de este panel.

Cada uno de nosotros estará compartiendo una breve introducción de nuestro contexto ministerial, y quisiera compartir con ustedes lo que estaré diciendo durante la apertura del panel:

Good morning! ¡Buenos días!

Soy un misionero nazareno en Santo Domingo, República Dominicana. Mi familia y yo hemos vivido en cinco países diferentes en los últimos 15 años, y ahora estamos coordinando una iniciativa llamada Génesis. Génesis busca traer un nuevo comienzo a las ciudades grandes de la Región Mesoamérica, lo que es irónico, porque justo hace 8 años, casi no me preocupaba la misión urbana.

Empezamos nuestra carrera misionera viviendo en la ciudad de Guatemala, Guatemala y San José, Costa Rica: dos grandes ciudades con mucha, mucha necesidad. Y, por supuesto, como misionero, ¡yo estaba apasionado por ganar el mundo para Cristo! Pero durante ese tiempo, si me hubieran preguntado por qué las ciudades son importantes para Dios, hubiera titubeado. ¿No se supone que todos los lugares son importantes para Dios? ¿Qué tienen de especial las ciudades?

Fue hasta el 2011 cuando mi familia y yo nos mudamos a la ciudad de Panamá, Panamá, que empecé a entender. Verán, pasamos de vivir en una casa a vivir en el piso 19 de un gran edificio. La vista era asombrosa. Debido a un temor saludable a las alturas, no salía al balcón muy a menudo, pero una noche lo hice. Pensé en que todas esas luces representaban una persona, o incluso una familia. Y en ese momento – no sé de dónde vino – pero por primera vez estiré mis brazos y susurré esa oración que, ahora, he orado miles de veces: ¡Señor, dános la ciudad!

Panama-transforma-colores-aprecia-diferentes_LPRIMA20150122_0222_23.jpg

En aquel momento nuestra región estaba investigando dónde estábamos como Iglesia nazarena, dónde éramos fuertes y dónde éramos débiles, hablando geográficamente. Nos dimos cuenta que el 79% de nuestra región vive en un contexto urbano, pero ¡solo 29% de nuestros nazarenos están ahí! En otras palabras, en los lugares más poblados tenemos menos nazarenos. Nos dimos cuenta que el ministerio en nuestra región tiene que ser ministerio para el centro urbano. Hemos pasado los últimos ocho años entrenando a misioneros urbanos y equipando a nuestras iglesias existentes para alcanzar creativamente sus ciudades. Quizá después exploraremos cómo el ministerio urbano necesita verse diferente, comparado con el ministerio rural y suburbano.

Algunos de ustedes quizá pregunten: “Pero esa es tu región. ¿Qué tiene que ver eso con nosotros?” Bueno las estadísticas en Estados Unidos y Canadá son un poco diferentes. Esta región es, de hecho, la más urbana en el mundo. ¡Casi 9 de cada 10 personas en estos dos países viven en una ciudad de 100,000 habitantes o más!

Como Iglesia del Nazareno en EEUU/Canadá, no somos tan rurales y suburbanos como la Región Mesoamérica. Aún así, ¿sabían que la membresía nazarena es .17% del total de la población en nuestras ciudades grandes? En otras palabras, ni siquiera uno de cada 500 habitantes urbanos en Canadá y los Estados Unidos es un nazareno.

Tal vez son más estadísticas de las que esperaban. Así que simplifiquémoslo.

Tenemos mucho trabajo que hacer.

Y ese trabajo tiene que ser en las ciudades.

Como dice el autor y pastor de Nueva York, Tim Keller, “No necesitamos iglesias solo en las ciudades. Las necesitamos dondequiera que hay personas. Por lo tanto, las necesitamos especialmente en las ciudades.”

 

 

La Mies Sigue Siendo Mucha

Por Daniela Santiago

Hace unas semanas tuve la oportunidad de ser parte de Tercera Ola, 2019 en India. Estoy muy agradecida con el Señor por permitirme ser parte de esta experiencia.

Uno siempre limita su visión de la vida y de lo que sucede alrededor, sabemos que existe un mundo mucho más grande allá afuera, pero es difícil entenderlo. Más allá de nuestras fronteras existen diferentes formas de vivir y de comprender lo que significa seguir a Cristo. Muchas veces significa perder la vida, en otras ocasiones, perder la libertad; pero todos esos posibles riesgos no se comparan con el amor y el compromiso de extender el reino de Dios, en todo el mundo.

Fue increíble poder conocer y experimentar lo que nuestra Iglesia del Nazareno hace alrededor del mundo. Qué bendición saber que el evangelio de Jesús se extiende hasta los confines de la tierra, y que nuestra familia nazarena está dispuesta a ir.

50529002_752468568460959_5106369863270531072_n.jpg

Uno de los momentos dentro de Tercera Ola que marcó mi vida, fue escuchar el testimonio de las personas que viven y sirven en áreas de Acceso Creativo, lugares en los que compartir las buenas nuevas de Jesús requiere de mucho compromiso, mucha paciencia, mucha sabiduría y mucha perseverancia. Escuchar que se sentían libres para poder gritar y alabar a Jesús en ese momento, puesto que, en su país, debían hacerlo todo en silencio y a escondidas. Con lágrimas en los ojos y un deseo aún más grande de servir, me di cuenta que la mies sigue siendo mucha, y que Dios sigue necesitando más personas que respondan “Envíame a mí.”

50326162_239759490277608_6995931800203689984_n.jpg

 

51162294_233238307627221_2007605475226419200_n.jpgAcostumbrada a los resultados fugaces, fue un reto enorme para mí escuchar cómo se trabaja en estos países. Pero mi corazón se llenaba más y más de gozo al saber que el mismo fuego que el Espíritu Santo ha puesto en los corazones de nuestros hermanos para servir en estos lugares, es el mismo fuego que arde dentro de mí. Comprendí que Dios es un Dios de orden y procesos, que mi respuesta a su llamado está vigente, y que, a pesar de sentirme limitada para servir en este momento, estoy justo donde Él quiere que esté. Los dones de Dios son irrevocables, como también lo es su llamamiento.

Convivir, conversar, intercambiar ideas, estrategias, puntos de vista y recursos de evangelismo creativo con personas de más de 60 países diferentes, fue una experiencia que realmente ha cambiado mi perspectiva del mundo, de lo que es cultura y lo mucho que ésta influye al momento de crear y planear estrategias para compartir el evangelio.

He aprendido muchas cosas en este viaje, que la paciencia es recompensada por el Señor, que todo comienza con la oración, y que decidimos ir a las personas que no le conocen por el amor que tenemos por Jesús y su evangelio.

*Daniela Santiago es líder juvenil en el Distrito Oaxaca Norponiente en México.

Restringida…pero no Callada

Por Diana González

Hace algunos días tuve la bendición de ser parte de Tercera Ola 2019 en Hyderabad, India. De esta experiencia una no vuelve igual, nuevas perspectivas, una nueva manera de ver la vida; pero también retos al escuchar sobre las necesidades que existen y lo que la Iglesia del Nazareno está haciendo para suplirlas en el Nombre de Jesús.

Nos reunimos más de 60 naciones para adorar a Dios, compartir experiencias, estrategias de trabajo, formas de hacer ministerio juvenil en tantos contextos diferentes, entre otros valiosos temas. Fue indescriptible estar entre tantas naciones, idiomas, culturas y sabores, pero con la misma pasión por el Señor; pude experimentar una pequeña muestra de cómo será después de Su venida. Además, de alguna manera, el mundo se hizo más pequeño para mí ¡porque ahora tengo amigos del otro lado del mundo!

50481812_485426148652870_5208591747067674624_n.jpg

50437954_447724335764950_2678421380508155904_n.jpg

De todo lo vivido, lo más impactante para mí fue escuchar los testimonios de los misioneros que trabajan en países de Acceso Creativo, en donde la paciencia es parte de la estrategia y lo que entendemos en nuestros contextos como “buenos resultados” es reconsiderado y atesorado; en países en donde no hay libertad de culto o simplemente a la gente no le interesa saber de Jesús, la Palabra de Dios está “Restringida…pero no callada,” así lo expresó el Director Regional de Eurasia.

Yo había aprendido sobre el Evangelismo Relacional en una clase de la Pastoral Juvenil, sobre cómo Jesús estableció Su reino a través de la amistad y prestando atención a detalles que son importantes. Y en los países de Acceso Creativo el Evangelismo Relacional es parte crucial, donde a través de llevar años de amistad uno es capaz de compartir las Buenas Nuevas.

50343489_1823382504438644_2274089585849925632_n.jpg

Es difícil expresar cuán agradecida estoy por esta experiencia. ¡Fue un tiempo en el que Dios nos recordó que éste es nuestro momento, éste es nuestro lugar pero también ésta es nuestra decisión!

*Diana González es líder juvenil y coordinadora de Misiones Globales en El Salvador.

Diversas Formas de Adorar a Dios

Por Saraí Ramos

Hace algunas semanas, Dios me regaló la oportunidad de viajar a la ciudad de Hyderabad, India para participar de la Tercera Ola, un evento a nivel mundial que reúne a líderes juveniles emergentes de la Iglesia del Nazareno. Este evento tiene como propósito que los líderes se conecten a través de líneas culturales para la capacitación, compañerismo y colaboración, brindándoles espacios para el desarrollo del liderazgo en un entorno global.

Así que cerca de 260 personas procedentes de 61 países, nos reunimos del 8 al 13 de enero en este evento, ¡ya te imaginarás todas las diferencias de lenguaje, vestimenta, alimentación y locuras que se pudieron vivir allí!

b3fa6ff9-a89e-4ae3-8ff6-47679935cce9.JPG

Y justo en una de esas locuras que vivimos el primer día, pude conocer a dos personas increíbles Olly y Clayton, dos chicos de Australia que aman su cultura Samoana y disfrutan compartirla con todos los que pueden, por lo que a lo largo de la semana nos deleitamos en conocer y admirar Hakas, danzas típicas de Samoa, su lenguaje, la vestimenta y muchas cosas más.

7e8c8599-f1d5-454b-ae6b-f1a254394b8c.JPG

Saraí con Olly y Clayton

Pero lo que más me impactó de todo esto fue la pasión en sus rostros al realizar una danza  típica de Samoa, que presentaron en el show de talentos; Clayton, Olly y su región, nos hicieron sentir parte de una película, parecía que todos estábamos en Moana; ¿puedes imaginarte toda la emoción que existía en todos los que admirábamos tal danza?

84181241-c50c-4ec1-bc8b-5397c8b5e32d.JPG

Cuando terminaron su presentación nos compartieron que esa danza era un canto Cristiano y que esa era la manera en que ellos adoraban a Dios en sus lugares de origen.

¿Sabes? Todo esto me recordó que hay un sin fin de maneras para adorar a Dios y compartir su amor y que cada uno de nosotros debería ser como ellos, orgullosos de nuestra cultura cristiana, compartiendo con pasión en todo tiempo, el amor y gozo que encontramos en Jesús.

*Saraí Ramos es presidente de la Juventud Nazarena Internacional en el Distrito Golfo de México.

En Memoria de Harmon Schmelzenbach III

HarmonANUField.png

Hace una semana compartí el impacto que tuvo el misionero nazareno, Harmon Schmelzenbach III, en mi vida, y específicamente en mi llamado misionero. Hoy quiero compartir un artículo publicado por NCN News que honra la memoria de este gran hombre de Dios. 

A los 12 años, Harmon Schmelzenbach III habló con el evangelista swazi Joseph Mkwanazi en una reunión de campamento en Endingeni, Swazilandia. Más tarde, Harmon compartió que esta conversación confirmó su llamado a ser pastor y misionero como su padre y su abuelo. Pasaría los siguientes 13 años preparándose para este trabajo.

Harmon Schmelzenbach III nació en Nampa, Idaho, en 1935. Sus padres, Elmer y Mary, estaban a punto de convertirse en misioneros en Swazilandia, donde se crió Elmer. Ellos llevaron a Harmon a África cuando tenía solo unas pocas semanas de nacido.

Pasó sus primeros años de infancia en Swazilandia. Cuando tenía 11 años, él y su hermana Marilyn comenzaron a asistir a un internado en la República de Sudáfrica. El internado fue una experiencia común para muchos niños misioneros. En su caso, la escuela se encontraba muy cerca de sus padres lo que les permitía regresar a casa algunos fines de semana.

En 1952, Harmon regresó a Nampa y se matriculó en Northwest Nazarene College. Conoció a Beverly, quien era dos años más joven, y se casaron mientras eran estudiantes. Después de graduarse, fungió como pastor en el área hasta que Beverly completó su carrera.

Recibieron su asignación para ir como misioneros a la República de Sudáfrica en 1960. Su primera asignación fue entre las personas pedi del Transvaal del Norte. Más tarde, Harmon comentó que las personas pedi hablaban “un lenguaje difícil y gutural que no había podido aprender de niño”.

Al año siguiente, se mudaron a Blouberg, la estación nazarena más al norte de la República de Sudáfrica. El terreno accidentado del área requería un jeep para viajar. África meridional siguió siendo su campo de trabajo durante un cuarto de siglo.

Estaban, hasta cierto punto, sobre los hombros de dos generaciones de predecesores misioneros. Su abuelo, el primer Harmon Schmelzenbach, abrió las misiones Nazarenas originales en Swazilandia, Sudáfrica y Mozambique a principios del siglo XX. Sin embargo, después de medio siglo en África, los nazarenos apenas habían llegado más allá de su base en el sur.

A fines de la década de 1970, había una creciente sensación de que la expansión a África occidental y oriental estaba atrasada. La implementación de estas iniciativas requeriría un liderazgo empresarial, y Harmon había demostrado precisamente esto.

En 1971, tomó la iniciativa personal para registrar la Iglesia del Nazareno en Botswana. En 1977, él y Beverly se mudaron a Namibia para construir un nuevo distrito allí. Permanecieron allí hasta 1984.

En ese momento, el Departamento de Misión Mundial eligió a Harmon para guiar la expansión de la Iglesia del Nazareno a una nueva área. Se convirtió en el primer director del Área East Africa. Se mudaron a Kenia, compraron propiedades en Nairobi y comenzaron a dirigir estrategias que llevaron a la apertura de nuevas misiones e iglesias en Tanzania, Uganda, Ruanda y Zaire.

En Kenia, Harmon estableció una escuela para capacitar a predicadores, pero soñó con algo más grandioso: una universidad cristiana para África oriental. Su planificación inicial sentó las bases para que otros construyeran Africa Nazarene University, que la Asamblea General y el gobierno de Kenia autorizaron en 1993, que luego abrió en 1994.

“El Dr. Harmon Schmelzenbach eligió personalmente el terreno en el que se asienta la universidad, lo reclamó para Dios y la Iglesia del Nazareno por la fe en la oración y luego organizó la compra del terreno. Hoy en día, el edificio que alberga la administración de la universidad lleva su nombre, el Edificio Harmon Schmelzenbach “, dijo Stanley M. Bhebhe, vicerrector de Africa Nazarene University.

Para entonces, los Schmelzenbach habían estado en Addis Abeba durante dos años, siendo pioneros en el trabajo nazareno en Etiopía y Eritrea. Un régimen marxista había cerrado Etiopía a cualquier obra protestante durante casi dos décadas, pero el régimen había cambiado. Etiopía demostraría ser un campo productivo.

En 1994, Harmon fue nombrado “Misionero Multifacético” y comenzó a viajar por muchas partes, a predicar en convenciones y asambleas, a crear conciencia misionera entre los nazarenos en general al volver a contar historias familiares de África.

Harmon y Beverly se jubilaron en 2001, estableciendo su hogar en Clearwater, Florida, pero contribuyeron a las misiones incluso durante su jubilación. El director regional de Eurasia en ese momento, Franklin Cook, les pidió que capacitaran a nuevos líderes nazarenos en Hungría, y vivieron, sin queja, en una habitación pequeña en Budapest por una temporada.

Harmon Schmelzenbach III falleció el 2 de enero de 2019 a los 83 años. Le sobreviven su esposa, sus tres hijos y sus nietos.

Este artículo fue publicado originalmente en: NCN News.

Harmon Schmelzenbach III: Un Legado Misionero

Hace algunos días la Iglesia del Nazareno alrededor del mundo fue informada del fallecimiento de Harmon Schmelzenbach III, el 2 de enero de 2019. NCN News publicó un obituario digno de Harmon, el cual ciertamente debe ser leído por cualquier nazareno que quiere familiarizarse con misiones en nuestra denominación.

H Schmelzenbach.jpeg

Nunca conocí formalmente a Harmon III, aunque he ministrado junto a su hijo, Harmon IV, y su nieto, Quinton, en diferentes contextos en los últimos años.  Sin embargo, sin conocerme, Harmon III hizo un impacto en mi vida.

Crecí siendo parte de la Iglesia del Nazareno Central en Lenexa, Kansas, EEUU. Frecuentemente teníamos de 8 a 10 misioneros por año predicando en nuestros servicios (nota al margen: no puedo entender cuando las iglesias que reciben uno o dos misioneros por año se quejan de “tener muchos misioneros”). Todos fueron importantes en la construcción del fundamento de lo que después reconocería como el llamado misionero de Dios sobre mi vida, aunque no puedo decir que muchos fueron memorables per se. 

Schmelz IV & Q.jpg

Quinton y Harmon Schmelzenbach IV han continuado el legado de misiones de su familia.

¡Harmon Schmelzenbach III fue la excepción! Como adolescente, recuerdo sus historias atravesando el paisaje africano para predicar el evangelio a nuevas aldeas y grupos de personas. Recuerdo algunos de los peligros de la vida silvestre que él encontró en esos viajes. Para el momento en que él nos dijo tuvo que cruzar el cuarto río, miré mi reloj y me di cuenta que literalmente había predicado por ¡una hora y 45 minutos! Eso podría parecer impactante, pero lo que me asombra más es que a esa edad ¡ni siquiera me había dado cuenta del tiempo transcurrido! Él tenía a todo nuestro grupo de jóvenes (y el resto de la congregación) capturados por su pasión evangelística y habilidad para contar la historia de misiones y de Dios mismo.

Evidentemente, cuando Dios me llamó cinco o seis años después para ser misionero, estaba listo. No fue algo inesperado. Si Dios me estaba llamando para ser como Harmon, mi respuesta sería un “sí” inmediato. Y ahora, he ministrado transculturalmente por 16 años, veo cómo he sido influenciado por este “gigante de la fe” tanto en el campo y mientras comparto con iglesias durante la gira misionera.

Las misiones han cambiado en las últimas tres décadas, desde entonces, y ahora, más de nosotros vivimos como misioneros en centros urbanos grandes y estratégicos. Muchos de nosotros no tendremos que cruzar muchos ríos ni ahuyentar serpientes venenosas a cada paso. Pero la pasión por compartir las buenas noticias de Jesucristo nunca debe menguar. Harmon III aprendió de sus padres y abuelos, y lo transmitió a las futuras generaciones de Schmelzenbachs. Y también me lo transmitió a mí.

 

Tercera Ola: Corramos la Carrera

the glory of heaven by giovanni da san giovanni in the basilica di santi quattro coronati in rome

“La Gloria del Cielo” por Giovanni da San Giovanni en la Basílica di Santi Quattro Coronati en Roma

Cientos de jóvenes y líderes juveniles de todo el mundo viajan hoy a la conferencia Tercera Ola que se llevará a cabo en Hyderabad, India. Esta iniciativa es uno de los eventos más importantes que la Iglesia del Nazareno lleva a cabo cada tres a cuatro años con el fin de levantar y equipar a líderes juveniles emergentes. Aunque no participaré este año, tuve el privilegio de viajar a Bangkok, Tailandia y San José, Costa Rica en 2012 y 2015, respectivamente, y esas conferencias de la Tercera Ola tuvieron un impacto en todos los que estuvimos allí.2019 3rd wave

Uno de los momentos más influyentes en Tailandia ocurrió el 8 de enero de 2012, cuando el Superintendente General, el Dr. Eugenio Duarte, dio el mensaje de cierre titulado: “Haciendo discípulos semejantes a Cristo en las naciones”. Con jóvenes que represantaron 56 países diferentes y la Santa Cena servida, el sermón era mucho más que mera teoría: fue un desafío para los asistentes y para todos los jóvenes de todas las naciones a participar en nuestra misión principal.

Para los jóvenes que quieren ver que el mundo cambie en un abrir y cerrar de ojos, el Dr. Duarte nos recordó desde Hebreos 12 que estamos corriendo una carrera, y que esta carrera es un maratón, no un sprint. Aunque hay muchas razones por las cuales las personas corren (para estar saludables, para participar con otros, o para competir y ganar, por ejemplo), nosotros, como cristianos, corremos para cambiar el mundo.

Hebreos 12 también tiene claro que esta es una carrera que requiere ánimo, claridad, perseverancia, habilidades, disciplina y motivación. Muchos de estos son escasos en el mundo que nos rodea. De hecho, a veces podemos sentirnos tan cansados ​​que nuestro objetivo parece inalcanzable. Pero Duarte destacó poderosamente que la victoria vendrá. ¡Ganaremos el mundo! Reconocemos que habrá valles profundos durante esta carrera. Sin embargo, no pasamos por alto las bendiciones que vienen disfrazadas en los valles.

Mientras que corremos en este maratón, surge la pregunta a medida que nuestros cuerpos y espíritus se cansan: ¿cómo podemos correr con perseverancia? Hebreos 12 nos da la receta.cloud of witnesses 1

  1. Recuerda la gran nube de testigos (v.1). Hebreos 11 es el estímulo que necesitamos: es un capítulo lleno de personas reales con dificultades reales para servir realmente con fidelidad. Pero ¿quiénes son las personas que también nos han precedido en nuestras vidas: aquellos mentores y líderes que han invertido en nosotros? ¡No debemos olvidarlos! Dieron lo mejor de ellos. ¡Debemos dar lo mejor de nosotros! Se lo dieron todo. Jesús dio todo (vv.1-2) ¡y también debemos dar todo!
  2. Deshazte del pecado y viaja ligero. Muchos de nosotros pensamos que nuestra necesidad de perdón es algo que ocurre solo una vez. Pero una aplicación en un teléfono inteligente debe actualizarse constantemente. Hay correcciones de errores y nuevas herramientas de software. También somos constantemente sensibles a las provocaciones y los estímulos de Dios. Nunca debemos ser complacientes. No debemos admirar la santidad, sino que debemos VIVIR la santidad. El pecado no se define por la cultura. El pecado es definido por Dios y sus convicciones. Susana Wesley le escribió a su hijo, Juan, en 1725 con esta definición: “Todo lo que nuble tu razón, adormezca tu conciencia, oscurezca tu sentido de Dios, o elimine el sentir de las cosas espirituales, todo lo que incrementa la autoridad de tu cuerpo sobre tu mente, todo ello para ti es pecado”. ¡Debemos actualizar nuestra aplicación constantemente! ¡Debemos deshacernos de todo lo que enreda y dificulta!
  3. Sé disciplinado y posee un enfoque singular. La fe es el tema del capítulo 11. Pero la fe va de la mano con la disciplina. Los mejores maratonistas dicen que nunca pueden faltar un día de entrenamiento. ¿Por qué, entonces, somos tan indiferentes con nuestras disciplinas espirituales y entrenamiento? ¡Debemos fijar nuestros ojos firmemente en Jesús! ¿Cuáles son los objetivos que Él ha establecido para ti? ¡Considérelo, conózcalo, ámelo y sé un verdadero seguidor de Jesucristo! Aun cuando pensamos y admiramos a nuestros mentores y a las grandes personas de fe que han vivido antes, no fijamos nuestros ojos en ellos, sino en JESÚS, el autor y perfeccionador de nuestra fe.

Respondimos al mensaje del Dr. Duarte orando en el altar y compartiendo un momento significativo de la Cena del Señor. Pero creo que todos respondimos después, también, al correr la carrera. Oremos para que esta Tercera Ola en la India ayude a crear corredores de maratones disciplinados y perseverantes quienes empezarán a cambiar la historia una vez más.

La Promesa de David

El Día Internacional de las Personas con Discapacidad (3 de diciembre) fue declarado en 1992 por la Asamblea General de las Naciones Unidas mediante una resolución. El objetivo es promover los derechos y el bienestar de las personas con discapacidades en todos los ámbitos de la sociedad y el desarrollo, así como concientizar sobre su situación en todos los aspectos de la vida política, social, económica y cultural.

En este día es un gozo saber que en nuestra Iglesia del Nazareno ¡hay lugar para todos! 

Captura de pantalla 2018-10-31 a la(s) 12.31.19.png

En la Iglesia del Nazareno “JaxNaz” en Jackson, Michigan, EE.UU., adultos con necesidades especiales han encontrado una nueva forma de servir a través de un programa excepcional. Desde fabricar mantas para niños en cuidado tutelar hasta crear un libro de cocina para la comunidad, los miembros de la Promesa de David están haciendo una diferencia con mucha alegría. 

Mira el siguiente video para conocer más sobre este asombroso ministerio: 

A %d blogueros les gusta esto: