Archivo del sitio

Se Buscan: Nuevos Métodos de Iglesia Para las Nuevas Personas de la Iglesia

Por Karl Vaters

Con cada año que pasa, es menos probable que, cambiar el mundo con el Evangelio de Jesús, ocurra usando métodos tradicionales.

No hay nada malo con usar los métodos tradicionales de hacer iglesia. Mientras desees ministrar a los miembros tradicionales de la iglesia. Los tradicionalistas (sea cual sea tu tradición) necesitan lugares para adorar, aprender y ser discipulados. Muchos de ellos se han sentido ignorados, incluso ridiculizados, en los últimos años, ya que muchas iglesias se han apresurado a hacer cambios.

Pero, el miembro de la iglesia tradicional se está muriendo…literalmente.

Si realmente queremos cambiar el mundo con el Evangelio de Jesús, con cada año que pasa, es menos probable que ocurra usando métodos tradicionales.

Los Métodos Tradicionales de la Iglesia Solo Atraerán a las Personas Tradicionales de la Iglesia

Necesitamos nuevas formas de hacer iglesia. Es irónico que yo sea el hombre que diga esto. Por, al menos, dos razones.

Primero, soy una de las personas tradicionales. Un pastor de mediana edad y tercera generación, de una iglesia de ladrillo y mortero, con una hipoteca y un salario de tiempo completo. Seguro, la iglesia que pastoreo tiene un perfil demográfico ligeramente más joven que el promedio. Y sí, comenzamos a vestirnos de manera informal antes de que la mayoría de las iglesias lo hicieran. Pero, si la escena de miembros de la iglesia que visten jeans, bebiendo un café al escuchar el sermón, se siente radical, bueno, esa es solo una evidencia de lo no radicales que realmente somos.

Segundo, como un hombre de la iglesia tradicional, no tengo idea de lo que estoy pidiendo. Ninguna idea. ¿Cómo se vería un cambio radical, inspirado por Dios, que honra a la Biblia, que transforma la vida, y que alcanza a las personas, en la forma en que hacemos iglesia? No tengo idea, pero sé esto. No solo estamos viendo una idea o una nueva forma de hacer iglesia. Necesitamos estar abiertos a muchas nuevas ideas y nuevas formas de hacer la iglesia. Los días de aterrizar en un formato de iglesia en particular, para entonces promoverlo como la manera correcta de hacer iglesia, no pueden terminar lo suficientemente pronto.

millennials-960x640.jpg

Posibilidades Futuras de la Iglesia

En realidad, hay algunos principios que creo que serán más comunes en los próximos años. Creo que es probable que la iglesia nueva y dinámica sea:

  • Reuniones en grupos más pequeños, en lugar de grupos más grandes, incluso en las grandes ciudades.
  • En sitios no tradicionales.
  • Culto local y menos genérico.
  • Más práctica en cuanto a la misión y alcance
  • Mayor enfoque en la construcción de relaciones
  • Altamente adaptable, incluso experimental
  • Apasionadamente centrada en las verdades fundamentales de la Palabra de Dios

Por lo menos eso espero.

Desafortunadamente, también es muy probable que, mientras que estas nuevas formas de hacer iglesia sean vistas con alegría y alivio por parte de algunos, serán recibidas con escepticismo por muchos.

Levántate y Destaca

Si estás locamente enamorado de Jesús y quieres ayudar a otras personas a enamorarse con locura de Jesús, pero no puedes descubrir cómo hacerlo en un entorno tradicional de iglesia local, esta es mi sugerencia.

Deja de intentar encajar.

Comienza a destacar.

Comienza a ministrar las verdades inmutables de Jesús de maneras que tengan sentido para las personas a las que Dios te llama a ministrar, incluso si son los tipos de personas que no vendrían a una iglesia tradicional. No te preocupes por todos los detractores que te condenarán solo porque lo que estás haciendo es diferente.

La iglesia podría usar un barco lleno de cosas diferentes en este momento.

Y, tampoco soy la única persona tradicional de la iglesia que te animará. Hay muchos de nosotros. Puede que no sepamos cómo hacerlo nosotros mismos, pero tal vez podamos ser como Simeón y Ana. Tal vez podamos reconocer a Jesús cuando se presente en el templo de una manera que nadie más esperaba.

Después de todo, la única forma “correcta” de hacer iglesia es cualquier forma que logre alcanzar a las personas para Jesús.

Este artículo fue publicado originalmente en: Christianity Today.

 

7 Pasos Para Comenzar a Convertirse en Una Iglesia Con la Que la Gente Quiere Comprometerse – Parte 1 de 2

Por Karl Vaters

Las personas que no van a la iglesia, no quieren ir a la iglesia. Ellos no están saliendo tarde de la cama el domingo por la mañana deseando tener un lugar más eclesiástico donde estar.

De hecho, un creciente número de personas que van a la iglesia no quieren ir, tampoco. Si no les damos algo con lo que valga la pena comprometerse, pronto se irán.

No es que las personas sean menos capaces de hacer compromisos de lo que solían ser. Simplemente se comprometen de manera diferente. Pero demasiadas iglesias no han comprendido esa realidad.

Entonces, ¿cómo hacemos que las personas se comprometan con la iglesia / ministerio que lideramos? ¿Especialmente cuando nuestra iglesia es pequeña y está luchando?

No tengo todas las respuestas, ni mucho menos. Pero he aprendido un puñado de principios durante tres décadas de ministerio que han ayudado a nuestra iglesia a ser un lugar con el que la gente se entusiasma por estar comprometida.

Estos pasos no te costarán ningún dinero extra y muy poco tiempo extra – el tiempo extra debido a la curva de aprendizaje. No se trata de añadir a tu calendario ya limitado y sobrecargado de presupuesto. No se trata de hacer más grandes las cosas. Se trata de enfocarse en hacer mejor la iglesia. Trabajar de manera más inteligente, no más difícil.

Resultado de imagen para people leaving church

Donde Nuestro Enfoque Necesita Estar

Pero primero, a pesar del título de este artículo, el desafío que tenemos ante nosotros no es que la gente vaya a la iglesia.

Se trata de inspirar a la gente a comprometerse a:
• Adorar a Jesús
• Relaciones genuinas con el pueblo de Dios
• Hacer discípulos
• Hacer ministerio para los necesitados

Si tu enfoque es tratar de lograr que las personas se comprometan con tu horario de servicio dominical, tu preferencia denominacional, mantener tu iglesia o algo así, podrías dejar de leer ahora mismo. De hecho, podrías cerrar tu iglesia ahora mismo.

Los días de las personas que van a la iglesia por algo menos que una relación genuina con Jesús han terminado. Sí, todavía hay un residuo de esas personas, pero están muriendo, literalmente. Y no serán reemplazados por un nuevo grupo. Tampoco deberían serlo.

Pero si quieres a la gente de tu iglesia porque tienes una pasión por ayudarlos a conectar con Jesús y la familia de Dios, sigue leyendo.

1. Eliminar lo que no sea Jesús

Si la gente continúa yendo a la iglesia, no será porque tienen un sentido de lealtad a una tradición, la mayoría de ellos nunca la han tenido en sus vidas para empezar. Y no será porque quieren divertirse. Tienen mejor entretenimiento en el teléfono que está en su bolsillo, con el que nunca podríamos competir. 

Lo único que los sacará de su casa y los llevará a nuestras iglesias es si les damos una causa digna de vivir (y morir). Es decir, una presentación auténtica del evangelio de Jesús – a través de nuestras palabras y nuestras vidas.

Si tus tradiciones generacionales u otra cosa, ayudan a la gente a hacer eso, ¡genial! Sigue haciéndolo. Pero si no, no dejes que las preferencias personales de tu iglesia eviten que la gente vea a Jesús.

Ya sea que esté escondido detrás de vitrales o luces láser y máquinas de niebla, cualquier cosa que oscurece a Jesús en lugar de revelarle, necesita ser desechada.

2. Enfatizar las Relaciones por Encima del Espectáculo o la Tradición

Para las pequeñas iglesias especialmente, ser una iglesia con la que la gente quiere comprometerse, comienza y termina con las relaciones.

Necesitamos ayudar a las personas a hacer conexiones con Jesús y el uno con el otro.

Necesitamos ayudar a las personas a hacer conexiones con Jesús y el uno con el otro. Luego trabajar juntos para construir puentes con los que están fuera de las paredes del templo. 

Mucho después de que nuestras tradiciones se han vuelto obsoletas y el espectáculo ha sido reemplazado por un espectáculo más grande en algún otro lugar, las relaciones genuinas, con Jesús y la gente, durarán.

3. Sé Genuino

La gente es mucho menos ingenua de lo que solía ser. Pueden detectar la falsedad en las personas muy rápidamente.

Esto es especialmente importante para los líderes de la iglesia, porque tenemos una cultura en la que el respeto por el liderazgo es menor de lo que ha sido en un laaaaargo tiempo – mayormente por buenas razones.

El respeto ya no viene con la posición de pastor o líder. De hecho, es probable que se vea más con escepticismo que con honor. Ese escepticismo sólo será superado practicando lo que predicamos.

¡Transformando al Mundo Aún!

Hace ocho años creamos este blog para ayudar de manera informal en el desarrollo de líderes misionales.  Después de más de mil entradas y casi 600,000 visitas, hemos visto que seguimos supliendo una necesidad.  Recientemente un amigo y colega me escribió con un devocional sobre el mismo tema: la transformación del mundo entero a través de obreros misionales.  Tú, querido lector, eres uno.  Lee la siguiente reflexión, deja un comentario, y evalúa cómo Dios desea transformarte en este año 2015…para que él transforme por tu vida a tu comunidad.

Escrito por: Ernesto Bathermy, Rector Seminario Nazareno Dominicanohumanicemos

El término transformación hace referencia a la acción o procedimiento mediante el cual algo se modifica, altera o cambia de forma manteniendo su identidad. También he encontrado que transformar tiene los siguientes sinónimos: alterar, cambiar, variar, modificar, mudar, trocar, desfigurar, desvirtuar, distorsionar, reformar, restaurar, elaborar, industrializar (http://www.saberia.com/diccionario-de-espanol/que-significa-transformar/). Para muchas personas cuando hablamos de transformar al mundo piensan que nos referimos a cambiar al mundo entero, en todos sus aspectos, pero simplemente queremos decir con esto introducir algún cambio en algún lugar o forma en el mundo.

  1. Cuando usted nació, introdujo cambios en las estadísticas mundiales, en el estilo de vida de al menos dos personas: su padre y su madre.
  2. Cuando usted nació, introdujo cambios en la economía familiar, nacional, regional y mundial.
  3. Cuando usted nació introdujo cambios sociales porque cada individuo en el mundo es diferente, por consiguiente actúa e interactúa de forma diferente. En consecuencia su interacción con los demás individuos produce cambios en la dinámica social en el mundo.
  4. Cuando usted entra a un determinado grupo social (familia, empresa, un club, etc.) el mismo cambia automáticamente para bien o para mal. Algunos dirían: “ni para bien ni para mal, sino diferente”. Aun concediéndole razón a estos, todavía sería cambio. Lo cierto es que el grupo no permanecería igual. En este sentido, cada uno debe decidir qué tipo de cambios quiere propiciar.
  5. En base a lo anterior, podemos decir que cada vez que un individuo cambia su manera de proceder y de actuar, está provocando cambios en las personas que le rodean; por tanto está produciendo cambios en el mundo.

Por estas razones expuestas no tengas miedo de decir que estás transformando al mundo. Cuando digas eso, algunos se reirán. Tal vez se burlarán de ti, pero lo cierto es que tal burla no sería más que una demostración de su falta de reflexión sobre la materia.  La próxima vez que alguien te pregunte “¿qué haces?”; no importa lo que estés haciendo, respóndele diciendo: “estoy cambiando el mundo”. Nuestro paso en este mundo dejará marcada la vida de muchas personas sea para bien o para mal. Por tanto, esto es transformar al mundo…

Un Futuro de Esperanza

Superintendente General Jesse Middendorf comparte su Discurso Cuadrenial sobre el Estado de la Iglesia

Superintendente General Jesse Middendorf comparte el Discurso Cuadrenial sobre el Estado de la Iglesia

29 de Junio, 2009

Orlando, Florida, EEUU

Hablando para la Junta de Superintendentes Generales, Jesse C. Middendorf compartió el Discurso Cuadrenial sobre el Estado de la Iglesia al inicio de la 27 Asamblea General de la Iglesia del Nazareno.

Middendorf habló sobre la necesidad de mantener nuestra teología en un mundo fluctuante, aun mientras seguimos re-inventando los métodos que usamos para compartir el mensaje de santidad.  Además se enfocó en propuestas de parte de la Junta de Generales con respeto a cambios económicos necesarios para fortalecer y facilitar el ministerio de la iglesia local alrededor del mundo.

Una de las partes más significativas de este discurso importante, desde mi perspectiva como misionero y escritor de este blogspot, fue el llamado de los seis Superintendentes Generales para “Más Misión, Menos Estructura” en la Iglesia.  Middendorf instó que la estructura de la Iglesia debe ser misional, conectiva, relativa, flexible, accesible, y responsable para que la Iglesia avance.

Mientras concluyó su discurso, Middendorf declaró que, con la ayuda del Señor…

  • La Iglesia del Nazareno sobrevivirá durante la recesión económica–saliendo más fuerte y mejor enfocada del otro lado.
  • La Iglesia continuará predicando la gracia santificadora de Dios.
  • La Iglesia continuará evangelizando y haciendo discípulos semejantes a Cristo.
  • La Iglesia continuará enviando misioneros.
  • La Iglesia continuará plantando iglesias.
  • La Iglesia continuará ayudando a los necesitados.

“Sólo si tomamos el tiempo para ser santos y buscamos una obra más profunda de Dios en nuestras vidas, se podrá sostener nuestra misión,” él dijo.

“Aquí está el futuro nazareno–haciendo discípulos a la semejanza de Cristo en las naciones por el poder del Espíritu Santo.

“Que una unción fresca del Espíritu de Dios para esta tarea sobrenatural venga a Su Iglesia este mismo día.”

La Bicicleta Precaria

“La vida es como montar una bicicleta; para no perder el equilibrio tienes que seguir moviéndose.”–Einstein

No soy tan viejito (cállense todos ustedes jóvencitos), pero he podido ver a muchas iglesias y muchos ministerios que están en un proceso difícil de balancearse entre dos realidades. De un lado hay una realidad que se llama tradición. Esa realidad es importante y de hecho ha formado mucho del carácter del ministerio a través de los años. Dios ha hecho grandes cosas muchas veces en esta realidad. Del otro lado hay otra realidad que se llama cambio. Usualmente la comunidad que rodea la iglesia vive de este lado y parece chocar contra la tradición.

He observado que iglesias que se paran firmemente en una realidad sin hacerle caso a la otra usualmente marchitan y mueren dentro de algunos años. La iglesia que se mantiene firme en tradición sin cambiar rápidamente llega a ser irrelevante. La iglesia que se tira al cambio sin importar la tradición pierde muchos miembros, y peor, no puede ofrecer algo profundo a la cultura que les rodea.

Nuestro llamado es permanecer en la bicicleta, balanceándonos entre Cambio y Tradición. Pero lo esencial es seguir moviéndose. Muchas iglesias saben que tienen que mantener el equilibrio entre las dos realidades, pero no siguen en moción. Esperan hasta que saben 100% qué hacer o qué no hacer, qué programa funciona o qué estrategia es lo mejor. ¿Has tratado de balancearse en una bicicleta sin moverse? No es una experiencia tan agradable y muchas iglesias están justo en ese apuro.

Montar la bicicleta que se llama ministerio requiere que siempre nos movamos. Dios aclara su llamado y su voluntad no a siervos que se quedan sentados esperando alguna confirmación del cielo, sino que a ellos que están ministrando, que están siempre en moción.

A %d blogueros les gusta esto: