Archivo del sitio

Que el mismo Rey Siga Entrando

1-palm-sunday-evans-yegonHace un año, durante un tiempo difícil en su ciudad, el Rev. Yeri Nieto, pastor de jóvenes de la Primera Iglesia del Nazareno en Villaflores, Chiapas, predicó un sermón bastante significativo en su iglesia.  Estas son sus notas, originalmente publicadas en su blog personal.

Lucas 19.28-44

Semana Santa 2016 | Primera Iglesia del Nazareno; Villaflores, Chiapas

Notas del sermón dominical vespertino | 20 de marzo de 2016; 18.00 horas

Toda la Biblia es Palabra de Dios; sin obstar esta declaración, también reconocemos que, cuando leemos algo de Jesucristo, el territorio de la Escritura nos obliga a ‘quitar el calzado de nuestros pies’. Como en este día, Domingo de Palmas, cuando celebramos la entrada triunfal de Jesucristo en Jerusalén.

Lo que nos deja este pasaje, narrado en los cuatro Evangelios canónicos [Mateo 21.1-11; Marcos 11.1-11; Lucas 19.28-44; Juan 12.12-19], es que, así como Jesucristo entró como un Rey en la ciudad de Jerusalén, así quiere entrar en la vida de las personas que aún no abren sus puertas a Él.

Pero de acuerdo con los acontecimientos recientes, parece que todavía Él no puede entrar como Rey a gobernar la vida de cientos de personas en nuestra ciudad [niños, adolescentes, jóvenes, adultos y ancianos; mujeres y varones]. ¿La razón?: Sus discípulos no hemos hecho lo suficiente.

[1] ¿Cuánta gente ha visitado nuestra vida? ¿Cuántas personas han observado nuestro testimonio cristiano? ¿Cuántos vecinos y amigos nos miran a diario como hijos de Dios? ¿Cuántos familiares se han percatado de que ahora somos diferentes? ¿Cuántos compañeros de escuela o de trabajo ven nuestros hábitos diarios y todavía no han decidido seguir a Jesucristo?

Y es que, si hemos podido vivir como hijos de Dios pero las personas no han sentido un impacto del evangelio en sus vidas a través de nuestro accionar cotidiano, ¡no ha sido suficiente!

Tenemos hábitos diferentes, una distinta manera de hablar, un mejor trato hacia ellos, pero no ha sido suficiente.

[2] Necesitamos abrir la boca para proclamar con fuerza lo que Dios ha hecho en nosotros.

Y no, no es necesario que usted estudie en una institución teológica o que sea experto en oratoria para hacer esto; lo único que se necesita es que usted cuente la historia de su vida, de cómo Dios le alcanzó, de la manera en que Él le amó, de lo que Él usó para entrar a su corazón.triumphal-entry-anderson

Si usted ya ha abierto su vida para dejar entrar al Rey que viene en el nombre del Señor, ¡hable! para que otras personas también le dejen entrar y Jesucristo, el Rey, gobierne esa vida, y les traiga paz y gozo a su corazón, y evitemos tantas muertes de personas sin Dios y sin esperanza.

[3] Pero podemos hacer algo más: Quiero invitarle a que empecemos a doblar nuestras rodillas delante de Dios para pedirle, en el nombre de Jesucristo, que nos dé la presencia plena de su Espíritu Santo.

¿Para qué? Para poder discernir. Necesitamos discernir espiritualmente lo que aquí está sucediendo. Necesitamos interpretar a la luz del Espíritu Santo lo que en Villaflores está pasando…

Nadie se anticipó a la ola de violencia que hoy nos circunda; nadie se anticipó al aire pestilente de la muerte que hoy ronda en nuestros adolescentes y jóvenes; nadie de sus amigos y compañeros se imaginó que Maritza Castillejos y Néstor Abad Castro se quitarían la vida.

Necesitamos la presencia del Espíritu Santo para discernir qué está pasando en la vida de esa gente que nos rodea a diario y que la vemos sonreír y cantar y hasta darnos palabras de aliento, pero que su corazón necesita de paz plena y dirección de Dios.

Esos gritos jubilosos de la gente en Jerusalén: «¡Bendito el rey que viene en el nombre del Señor!», también nosotros los expresamos cuando Jesucristo ingresó a la ciudad de nuestra alma y comenzó a gobernar.

Pero no ha sido suficiente, porque aún hay tantas personas que necesitan que ese mismo Rey ingrese a sus almas necesitadas y pueda gobernar y dirigir su vida.

Y cuando Dios bendice a las personas lo hace a través de otras personas.

Por favor, comencemos a pedirle a Dios el Espíritu de discernimiento para poder proclamar una palabra específica a corazones afligidos y desesperanzados. ¡Amén!

¿Qué Darías por Jesús?

¿Que Darías por Jesús?

“Domingo de Ramos”

(Marcos 11:1-11)

Por: Josué Aceituno Ramos

El Domingo de Ramos, día que inicia la Semana Santa, se conmemora la entrada de Jesús en Jerusalén.  Siguiendo la narración del Evangelio de San Marcos, versa en él envió de dos discípulos a traer un pollino (asno, burro).  Y llama la atención la respuesta de aquellos dueños a la petición de Jesús, de entregar algo nuevo, único, lo mejor, que afirmativamente y sin dudar entregaron lo mejor por el Rey.

Desde la perspectiva de nuestra vida es necesario que nosotros como hijos de Dios estemos prestos a las peticiones de nuestro padre para nuestra vida, entregando lo que más amamos para el servicio de Él, es importante diariamente preguntarnos: ¿Qué haría si Dios me pidiera mi auto nuevo, casa, dinero, tiempo o vida para Él? ¿Darías todo por Jesús?

En el mismo libro de San Marcos, Jesús relata la parábola de un joven rico, el cual ha llevado todos los mandamientos.  Mas cuando Jesús le pide lo que mas ama, no pude darlo (San Marcos 10:17-31).  Y es el caso de muchos cristianos, que formamos parte del liderazgo de la iglesia, asistimos, participamos, mas no podemos entregar lo escondido en el corazón para el Señor, tratando de luchar con nuestras propias fuerzas.  Amados míos, recordemos: “Que hay cosas que para los hombres son imposibles, mas para Dios todas las cosas son posibles” (San Marcos 10:27).  Da todo lo que tienes y quien eres por Jesús.

Reflexiones Sobre la Cuaresma

Jesus6

Disfrutamos el Domingo de Ramos y el Día de Resurrección. ¡Son días de celebración y triunfo! ¡Debemos regocijarnos sin duda!

Sin embargo, es demasiado fácil enfocarnos solo en estos puntos altos sin caminar con Jesús por la oscuridad de Viernes Santo, un peregrinaje que comienza el Miércoles de Ceniza. La Cuaresma es una manera de confesar nuestra insuficiencia ante Dios, viniendo a él en cenizas y en polvo. Sencillamente, es una manera de juntarnos con Cristo en su camino a la Cruz.

La Cuaresma es un peregrinaje por la oscuridad. Es un viaje espiritual que debemos hacer para que nos venga renovación espiritual genuina. Citamos a menudo el pasaje en 2 Crónicas 7:14: “. . .si se humillare mi pueblo, sobre el cual mi nombre es invocado, y oraren, y buscaren mi rostro, y se convirtieren de sus malos caminos; entonces yo oiré desde los cielos, y perdonaré sus pecados, y sanaré su tierra.”

Este usualmente se cita en el contexto de pedir avivamiento en la Iglesia, y normalmente oramos que los demás se humillaren, buscaren su rostro, etc. Pero, si leemos bien el versículo y contexto, no es un llamado a interceder por otros. Es una oración de perdón por la comunidad de fe, por nosotros. Es un llamado a nosotros, que nosotros nos arrepintamos. Es nuestra tierra que se necesita sanar; de nuestros malos caminos debemos convertirnos. Nosotros somos los que necesitamos buscar el rostro de Dios.

Quizás durante la época de Cuaresma, debemos venir ante Dios con una humildad nueva, dispuestos a confesar, “Señor, ten misericordia de mí, un pecador.” Tal vez debemos acompañar a Cristo en su viaje a la Cruz. Quizás por tal camino y tal sacrificio entenderemos mejor lo que significan Viernes Santo y el Día de Resurrección. Tal vez llegaremos a ser más como Él en estos días.

“Es necesario que el Hijo del Hombre padezca…y sea desechado…y que sea muerto….Si alguno quiere venir en pos de mí, niéguese a sí mismo, tome su cruz cada día, y sígame…” (Lucas 9:22-23).

Oh, Señor, te acompaño a la cruz. Que estos días de Cuaresma sean un tiempo de negarme y tomar mi cruz. Amén.

*Gracias al Dr. Dennis Bratcher del Christian Resource Institute por su ayuda en esta entrada.

Remembranzas de Semana Santa

Diversas opciones de adoración se presentan a los pastores durante la Semana Santa, para ayudar a sus congregaciones a estar en contacto con el desarrollo de la historia de la Pasión de Cristo.

Pocos días quedan para la planificación de estos eventos, entonces si todavía no has comenzado, probablemente necesites escoger solamente algunos de estos eventos.

Aquí hay una lista de posibilidades.

Domingo de Ramos

En algunas comunidades, en Domingo de Ramos se celebra un desfile ecuménico.  Hay iglesias evangélicas que se reúnen a orar para el desayuno en algún centro de la localidad, o se reúnen a orar en un parque de la comunidad, otros marchan a sus respectivas iglesias.

Jueves Santo

Literalmente, este servicio es el “Servicio del Mandamiento Nuevo”.  Celebramos que Jesús nos dio un nuevo mandamiento, “Que os améis unos a otros”.  El servicio de Jueves Santo se desarrolla al rededor de la última cena, donde los discípulos compartieron con Jesús.  Tal vez un servicio basado en el lavarse de los pies o servicio hacia otros será considerado. La santa cena es a menudo ofrecida en la noche del jueves.

Cena tradicional judeocristiana “Seder”

La mayoría de los elementos de la Seder tradicional de los judíos, fueron desarrollados después de la vida de Cristo.  Consecuentemente esto no es parte de la celebración de la pascua que Jesús observó con sus discípulos.  En alguno de los casos, el pastor haría bien en investigar lo que se pretende ser judío de origen, para evitar confusiones y distorsiones.  Todavía hay muchos grupos que podrían aprender a través de la participación en la cena de la pascua durante la Semana Santa.

Viernes Santo

Hay una gran variedad de recursos disponibles para los servicios de Viernes Santo.

“Las Siete Palabras”

El modelo son las últimas siete “palabras,” o frases, que Jesús habló.  Diferentes predicadores cada uno reflexionan sobre una de las frases.  Servicios como esos tienden a ser orientados a la meditación.  Un servicio típico puede tener una canción congregacional, una oración, pensamiento devocional y un tiempo de meditación o llamamiento con música.

Este patrón se repite cada 25 min. o menos.  Este servicio se puede llevar a cabo entre la tarde (12 p.m. – 3 p.m.) o en la noche, dependiendo de la congregación o las necesidades de la comunidad.  Comúnmente ellos “llegan y se van” según su tiempo y necesidad.

Servicio de comunión

Si bien se varía en la composición, este servicio es el centro del sacramento.  Algunas iglesias tienen servicios formales, con música, adoración, oraciones, sermones, etc.  Otros crean un lugar de quietud en el santuario para meditar, con un ministro esperando en el altar, por un periodo de tiempo, para servir la santa cena a las personas que están dispuestos.

Tenebrae

Este es un antiguo servicio que poco a poco se mueve de la luz a la oscuridad durante el curso de la tarde.  El servicio comienza con velas encendidas por todas partes y avanza hasta que una sola vela permanece iluminado.  Esto concluye cuando se extingue.  Este símbolo es muy importante en el servicio, como lo es el uso de la escritura de lo que hizo Dios por nosotros.

Sábado Santo

Usualmente este servicio es de oración, meditación y lectura de las escrituras, algunas iglesias también designan horas para abrir las puertas a la oración que anima.  Un devocional, o guías de oración, pueden ser proporcionados a la oración y contemplación directa.

La Pascua

Aunque la mayoría de los ministros tendrán mucha inspiración en el servicio de Domingo de Resurrección, la variedad puede ayudar a la gente a ver nuevas formas.  Aquí están algunas ideas interesantes para el Domingo de Pascua.

  • Amanecer o un servicio temprano: esto es una grandiosa oportunidad ecuménica.  Adapte a su entorno y vea cómo se pueden construir “puentes” de relaciones con la gente de la comunidad en la madrugada de Pascua.
  • Desfile de pascua: alrededor del mundo algunas iglesias evangélicas marchan desde su templo con pancartas y trompetas al cementerio detrás de su edificio.  Ahí se reúnen con la congregación que adora al otro lado del cementerio.  Juntos pueden leer las escrituras, compartir la comunión y orar.  Después toman turnos cada año sirviendo como anfitriones y proveyendo desayuno para la comunidad.

Venida de Pentecostés

Mientras la pascua es un destino en sí misma, puede también ser el lanzamiento de la plataforma del trabajo de Pentecostés.  Con buenos planes, puedes invitar e incorporar a la mucha gente que viene el Domingo de Resurrección en un camino de 50 días que terminará con el Domingo de Pentecostés.

Celebraciones Externas

Los servicios antes mencionados usualmente son llevados a cabo dentro de la iglesia.  Cada vez más, los pastores cristianos han tenido la iniciativa de buscar las maneras de celebrar Semana Santa en la comunidad.

¿Podría alguno de estos eventos realizarse al aire libre, en el parque o estacionamiento con una gran visibilidad? ¿Podría la iglesia donar alguna despensa a un comedor popular, en honor de Jesús? ¿Podrían proveer una merienda a estudiantes de algún colegio cerca?

Algunas iglesias mueve su servicio de pascua para una escuela local, con el propósito de tener espacio necesario y combinar todos los servicios de adoración en uno, para esta celebración especial.  Es un esfuerzo adicional para invitar a la comunidad a que asista a ese lugar “neutral”.  ¿Qué vas a hacer este año? Le animamos a orar por creatividad e inspiración, cosas que el Espíritu Santo cordialmente proveerá.

¿Qué es la Cuaresma?

Miércoles de Ceniza (9 de Marzo) comienza con la temporada de Cuaresma, los cuarenta días que llevan hasta el Domingo de Ramos y el comienzo de la Semana Santa. Es un tiempo muy sagrado en el calendario cristiano. Algunas personas no toman en cuenta los seis domingos ni el método de los cuarenta días a través de viernes Santo, cuando Jesús murió en la cruz del Calvario (colina del Gólgota) por nuestros pecados.

El día antes del Viernes Santo a menudo se llama el Jueves Santo y fue la noche de la Última Cena y la traición y arresto de Jesús.  El día después del Viernes Santo es llamado por muchos Sábado Negro, por ser el momento en que el Señor estaba en la tumba y ese día trajo la victoria de la resurrección de Cristo el Domingo de Pascua.

¿Por qué cuarenta días? En primer lugar, Jesús comenzó su ministerio con cuarenta días de ayuno y tentación. Así, también observamos los últimos cuarenta días de su vida que le llevaron al momento de su Pasión. Se cree que era cuarenta días antes de la cruz que Jesús afirmó su rostro para ir a Jerusalén (Lucas 9:51), donde Él sabía lo que sucedería en relación con su sufrimiento y muerte.

Como iglesia, estos cuarenta días son un momento para reflexionar sobre el sacrificio y el sufrimiento del Señor.

Mis amigos, la temporada de Cuaresma sobre todo nos llama para una oración excepcional. La oración es el horno donde todas las cosas espirituales se deben cocinar antes de que estén listos para ser servidos. Mientras algo se está cocinando, puede parecer que no pasa nada, pero todos hemos llegado a conocer que si se utiliza el sentido del olfato, puede darse cuenta de que algo bueno está a punto de ser traído por el cocinero.

Cuando parece que no pasa nada con Dios, siempre hay algo sucediendo detrás de las escenas. Asegúrese de anticipar las señales de su presencia visible y activa, de pasar tiempo a solas y en grupo con Él en Su presencia invisible y silenciosa de esta temporada.

*Esta entrada sobre la Cuaresma es la segunda en una serie de artículos escritos por Clark Armstrong, Pastor de Victory Hills Church of the Nazarene en Kansas City, Kansas.

Reflexiones Sobre la Semana Santa

Jesus en la Cruz--TeatroHace un año yo escribí una entrada en este blog (“La Semana Olvidada”) sobre Semana Santa y su relevancia en la Iglesia Cristiana. Aunque a todos nos gusta mucho disfrutar las vacaciones de escuela y trabajo, ir a la playa, etc. ésta semana debe tener un significado enorme en el corazón de cada evangélico y cada iglesia.

Semana Santa es la última semana de Cuaresma, la semana precediendo el Día de Resurrección.  Es un tiempo de conmemorar y participar en el sufrimiento (Pasión), muerte y resurrección de Jesús.

Semana Santa debe movernos detrás de las celebraciones gozosas de Domingo de Ramos y Día de Resurrección para que nos enfoquemos en el sufrimiento, humillación y muerte de nuestro Salvador.  Es un periodo importante donde contrastamos la esperanza de la Resurrección y la promesa de vida nueva, con la realidad de muerte y finalidad.

Sólo caminando por las sombras y la oscuridad de Semana Santa y Viernes Santo,

Sólo dándonos cuenta del horror y gravedad del pecado y sus consecuencias en el mundo (mostrado en el cuerpo maltratado de Jesús),

Sólo contemplando la finalidad y desesperanza de los discípulos cuando Jesús quedó muerto en la tumba,

¡Sólo así podemos verdaderamente entender la luz y esperanza del amanecer de domingo!

El Día de Resurrección es la celebración más importante del calendario cristiano. ¡Debemos celebrar con todas nuestras energías que Jesús está vivo!  Pero no lleguemos a domingo sin contemplar y reflexionar sobre el resto de la semana.  No hay una corona sin una cruz.  No hay victoria sin rendir todo.  No hay resurrección sin muerte.

¿Cómo pueden estos días transformar tu vida personal y espiritual?  ¿Cómo puedes caminar con Jesús a la cruz en esta semana tan santa?

*Gracias a Dennis Bratcher del Christian Resource Institute por su ayuda con este artículo.

Reflexiones Sobre la Cuaresma

Jesus6

Disfrutamos el Domingo de Ramos y el Día de Resurrección. ¡Son días de celebración y triunfo! ¡Debemos regocijarnos sin duda!

Sin embargo, es demasiado fácil enfocarnos solo en estos puntos altos sin caminar con Jesús por la oscuridad de Viernes Santo, un peregrinaje que comienza el Miércoles de Ceniza. La Cuaresma es una manera de confesar nuestra insuficiencia ante Dios, viniendo a él en cenizas y en polvo. Sencillamente, es una manera de juntarnos con Cristo en su camino a la Cruz.

La Cuaresma es un peregrinaje por la oscuridad. Es un viaje espiritual que debemos hacer para que nos venga renovación espiritual genuina. Citamos a menudo el pasaje en 2 Crónicas 7:14: “. . .si se humillare mi pueblo, sobre el cual mi nombre es invocado, y oraren, y buscaren mi rostro, y se convirtieren de sus malos caminos; entonces yo oiré desde los cielos, y perdonaré sus pecados, y sanaré su tierra.”

Este usualmente se cita en el contexto de pedir avivamiento en la Iglesia, y normalmente oramos que los demás se humillaren, buscaren su rostro, etc. Pero, si leemos bien el versículo y contexto, no es un llamado a interceder por otros. Es una oración de perdón por la comunidad de fe, por nosotros. Es un llamado a nosotros, que nosotros nos arrepintamos. Es nuestra tierra que se necesita sanar; de nuestros malos caminos debemos convertirnos. Nosotros somos los que necesitamos buscar el rostro de Dios.

Quizás durante la época de Cuaresma, debemos venir ante Dios con una humildad nueva, dispuestos a confesar, “Señor, ten misericordia de mí, un pecador.” Tal vez debemos acompañar a Cristo en su viaje a la Cruz. Quizás por tal camino y tal sacrificio entenderemos mejor lo que significan Viernes Santo y el Día de Resurrección. Tal vez llegaremos a ser más como Él en estos días.

“Es necesario que el Hijo del Hombre padezca…y sea desechado…y que sea muerto….Si alguno quiere venir en pos de mí, niéguese a sí mismo, tome su cruz cada día, y sígame…” (Lucas 9:22-23).

Oh, Señor, te acompaño a la cruz. Que estos días de Cuaresma sean un tiempo de negarme y tomar mi cruz. Amén.

*Gracias al Dr. Dennis Bratcher del Christian Resource Institute por su ayuda en esta entrada.

A %d blogueros les gusta esto: