Archivo del sitio

Lemas que despertaron la Iglesia: Todo el mundo en todas partes

Escrito por: Howard Culbertson


“Si el amor de Dios es para todo el mundo en todas partes, entonces es para todo el mundo en todas partes” – Edward Lawlor, Superintendente General Nazareno.

LawlorLa declaración de Lawlor sobre “todo el mundo en todas partes” evoca un montón de versículos de la Biblia. Para empezar, hace recordar “todo aquel” de Juan 3:16.

“Todo el mundo en todas partes”, también me recuerda a Romanos 10: 13-15: “Porque,” todo el que invoque el nombre del Señor, será salvo. “¿Cómo, pues, invocarán a aquel en quien no han creído? ¿Y cómo creerán en aquel de quien no han oído? ¿Y cómo oirán sin haber quien les predique? Y ¿cómo puede alguien predicarán si no son enviados? “

En ese pasaje, la progresión del apóstol Pablo de las palabras del profeta Joel “todo el que llama” a su propia pregunta lógica: “¿Cómo pueden oír?” Es clara. Esos pasos racionales y sistemáticas que Pablo tomó con palabras de Joel deben tomarse con las palabras de Lawlor también. Si Lawlor estaba en lo cierto y el Evangelio es para todos en todas partes, entonces, ¿no deberíamos nosotros los creyentes  decir: “Está bien. ¿Cómo podemos llevar las Buenas Nuevas a todo el mundo en todas partes?

El caminar de Edward Lawlor sin duda igualó sus palabras. Él era un evangelista y plantador de iglesias incansable que había pasado algún tiempo evangelizando entre los pueblos indígenas de Canadá. Con el tiempo se convirtió en un superintendente de distrito Nazareno y luego se le pidió formar un “Departamento de Evangelismo.” En 1968 fue elegido como un Superintendente General Nazareno que significaba que tenía responsabilidades del alcance nazareno en varias áreas del mundo.

Al escuchar a Lawlor diciendo que el Evangelio es para “todo el mundo en todas partes” evoca lo que el líder pionero nazareno P.F. Bresee había dicho al mismo tiempo que Lawlor nació: “Somos deudores a cada hombre de darle el Evangelio en la misma medida en que lo hemos recibido”.

No debemos estar de acuerdo con el dicho de Lawlor y luego dar la vuelta y excusarnos diciendo: “Llegar a las personas en los extremos de la tierra no es lo que estoy llamado a hacer. No es mi responsabilidad”. Tenemos que aceptar el llamado de nuestro Señor a participar de alguna manera para que “todo el mundo en todas partes” pueda escuchar las Buenas Nuevas.

Publicado originalmente en: http://engagemagazine.com/content/slogans-awakened-church-everybody-everywhere

¿Cómo pastorear una iglesia evangelística? – Parte 3 de 3

Escrito por: Ed Stetzer para The Exchange (El Intercambio)

Continuación de las dos entradas anteriores.

biblia

¿Qué pasa con los pastores?

Cuando miramos las iglesias, vemos que los pastores son la clave. Al modelar una vida de evangelización y al hacer su trabajo de una forma evangelística, los pastores predican con el ejemplo. Haciendo eco de las palabras de Pablo en 1 Corintios 11: 1, “imítenme a mí, como yo imito a Cristo”, los pastores tienen que estar en la evangelización, si quieren una iglesia evangelista.

Este es el punto de inicio. No se puede llevar lo que usted no vive. Si vamos a hablar de la necesidad de un compromiso de evangelismo por personas evangelísticas, tenemos que ser los que participen en la evangelización.

Pero no sólo los pastores, ni siquiera cerca

Algunos se oponen a compartir el evangelio, diciendo que no tienen el don de evangelismo.

Estoy de acuerdo; no lo tiene. Pero yo creo que nadie tiene el don de evangelismo. No hay don de evangelismo en la Biblia. Hay un don de evangelista (Efesios 4:10, por ejemplo). El evangelista se le da a la iglesia.

Efesios 4 dice que Dios ha dado apóstoles, profetas, evangelistas, pastores y maestros. El evangelista es uno de los dones de Dios a la iglesia. ¿Con qué fin? Para equipar, para ayudar a todo el pueblo de Dios participar en la tarea de compartir a Cristo.

Ahora es el momento

Vivimos en una cultura que se enfrenta a una serie de cambios. Una cultura que es cada vez más secular en el Occidente, mientras que el cristianismo nominal está disminuyendo.

Este es el lugar actual en el que su gente está haciendo preguntas (o no) acerca de cómo compartir el evangelio. Ellos quieren saber tanto acerca de evangelización, como de formas de animar a los que pueden ser débiles en su fe. Ellos aprenderán mejor de usted conforme usted modela la vida de evangelismo.

Involucre a los perdidos alrededor de usted junto con los que usted dirige, entonces ellos mismos podrán ver realmente en la práctica y ser alentados a participar.

Voy a compartir más sobre esto en el próximo año, pues nos asociamos con el Centro de Evangelismo de Billy Graham en el Wheaton College.

Artículo publicado originalmente en: http://www.christianitytoday.com/edstetzer/2015/august/how-to-pastor-evangelistic-church.html

¿Cómo pastorear una iglesia evangelística? – Parte 2 de 3

Escrito por: Ed Stetzer para The Exchange (El Intercambio)

Continuación de la entrada anterior.

comparing-evangelism-to-farming

La falta de Evangelismo

La falta de evangelismo es un rasgo de desgracia no localizada a un cierto subconjunto de cristianos. Se trata de una disposición que aparentemente afecta a la mayoría de los creyentes. Pensemos por un momento lo que eso significa.

Somos un pueblo salvado por la gracia mediante la fe, de acuerdo con lo que Cristo ha hecho por nosotros, Él vivió la vida sin pecado que nosotros no podemos, murió como un pecador en nuestro lugar, venció a la muerte por nosotros, y ascendió para sentarse a la diestra del Padre donde intercede continuamente por nosotros.

¡Esas son buenas noticias! Esa es la mejor noticia en toda la historia, sin embargo, según la investigación, no hablamos de ello con nuestros amigos, vecinos perdidos y compañeros de trabajo. Estamos extrañamente mudos cuando se trata de compartir la misma cosa que nos hace personas del evangelio.

Los pastores estaban preocupados – con razón- por la naturaleza endémica del problema, pero eso también apunta a la segunda razón para preocuparse: el problema es sistémico. Líderes de la iglesia a menudo hablan de la necesidad de la evangelización, pero la forma en que conducen sus iglesias a menudo niega sus palabras.

A menudo se habla de invitar a la gente a la iglesia, ofrecer una lista de recursos, o alentar a su gente a escuchar una emisora ​​de radio o podcast. Esas son formas bellas para ellos alentar a su gente al evangelismo, pero sólo aquellos que estén participando en el mismo. Esas cosas no crean personas evangelísticas fuera de los que no lo son.

Espera la última parte en la próxima entrada.

¿Cómo pastorear una iglesia evangelística? – Parte 1 de 3

Escrito por: Ed Stetzer para “The Exchange” (El Intercambio)

Image processed by CodeCarvings Piczard ### FREE Community Edition ### on 2015-08-07 14:53:50Z | http://piczard.com | http://codecarvings.com

Pastores, ¿saben cómo se ve una “iglesia evangelística”? O más allá: ¿están incluso tomando el tiempo para predicar el evangelio?

He oído la historia de un hombre que fue criticado por su metodología de evangelismo por un hermano en la fe. Se le dijo que sus métodos no eran lo suficientemente personales, eran demasiado mecánicos y que nunca iban a funcionar.

El hombre, entristecido por la crítica, pensó por unos momentos sobre el reto nivelado en su dirección. Con gran cuidado y genuina preocupación en su voz le respondió: “Me gusta mucho más mi método de hacer evangelismo que su forma de no hacerlo”.

Eso sí que es un momento de una gota evangelística.

He visto el crédito de esto a D.L. Moody y James Kennedy, pero independientemente de quién lo dijo, la historia nos recuerda nuestra situación actual.

La necesidad

En una cultura que es rápidamente cambiante, que ha abrazado abiertamente el secularismo y la espiritualidad sin ningún tipo de fundamento bíblico, el evangelismo está escandalosa y tristemente abandonado por muchos cristianos. Las personas que nos rodean son cada vez más seculares y nuestros esfuerzos evangelísticos están en una tendencia a la baja.

Eso significa que tenemos un gran problema amigos.

En LifeWay Research, hemos analizado el comportamiento de evangelización de los cristianos casi hasta estar saciados. Una de las cosas que he aprendido a través del proceso es que todos los cristianos aman el evangelismo, siempre y cuando alguien más lo está haciendo.

Hablamos de ello, lo consideramos altamente, y llamamos a muchas personas a participar en la evangelización, evitándolo al mismo tiempo como algo personal, como evitamos el dentista. Es un tema recurrente en nuestros estudios. Las personas se quejan abiertamente de la falta de evangelización en la vida de otros sin tener en cuenta su propia falta.

De hecho, de acuerdo con nuestra investigación, la mayoría de los cristianos nunca han compartido su fe y llamado a otros a confiar en Cristo.

Nunca.

Ni una sola vez.

Con una herramienta de proyecto de investigación y evaluación que hemos creado en LifeWay, se realizó un estudio que incluyó aspectos relacionados con la evangelización. Mostró que la mayoría de la gente no había invitado a nadie a la iglesia hace poco y mucho menos había compartido Cristo.

Cuando he presentado los datos, la gente siempre se ve preocupada y con razón. Creo que hay dos razones principales de preocupación. Los números muestran que la falta de evangelismo es a la vez un problema endémico y también sistémico entre los creyentes.

Espera la segunda y tercera parte en las próximas entradas.

El Poder de Dios Transforma Vidas

Por: Freivy López – Misionero Voluntario en San Pedro Sula, Honduras

11357093_857597027638903_3680390246477709230_oAl despertar cada mañana a través de mi ventana puedo ver el sol entrante y me pregunto: ¿Qué hago aquí? Mi respuesta es sencilla, ¡sirvo a un Dios Vivo!

Ya hace cuatro meses que vivo en San Pedro Sula, Honduras.  Me pintaron a un país lleno de maldad y crueldad, pero me encontré con una realidad diferente.  Los niños sonríen, juegan, gritan, corren y sueñan.  Es un país que sueña y lucha con salir adelante.  Cada persona busca dar frente a la violencia viviendo de la mejor manera, demostrando día con día que ellos aman a su país.

Bajo esta circunstancia Dios nos ha llamado a servirle aquí.  Al inicio me imaginaba con otros jóvenes tomando nuestra Biblias y saliendo a las calles a predicar y ver como gente es transformada por el poder de Dios.  Después de varias semanas de tocar puertas, me di cuenta que no iba a ser así.  Las puertas no se abren tan fácil, tal vez por miedo a la delincuencia o porque yo no estaba tocando suficientemente fuerte.  Los días transcurrieron y las ideas iban naciendo poco a poco.

Descubrí que esto es muy diferente a lo aprendido en un salón de clases o en un taller de evangelismo.  Las personas necesitan conocerte y llegar a un punto de confianza donde puedan llamarte amigo.  Bajo este término hemos dirigido nuestra atención a dos sitios de San Pedro Sula.  Uno de ellos es el barrio Barandillas donde iniciamos un club de niños que tiene como objetivo dirigirlos a un encuentro con Jesús.  Ya en cuatro meses ocho niños tomaron su decisión y han comenzado el proceso de discipulado, junto a 2 adolescentes y un joven.  ¡El poder de Dios transforma vidas!

El siguiente sitio es Cabañas.  Es uno de los barrios más peligrosos de San Pedro Sula, un lugar donde dos maras siempre están en conflicto.  Ese lugar ha puesto a prueba nuestra paciencia, amor y fe.  Allí no puedo caminar ni una cuadra sin ser observado y abordado por una persona que me pregunta que hago.  La gente me sigue con armas e investiga para confirmar que les estoy diciendo la verdad.  Evangelizar e implementar un proyecto para llegar a las personas es nuestro reto.  Después de mucha oración, Dios abrió puertas en una escuela que recibe una matrícula de Primero a Noveno año donde imparto cada viernes un taller de valores.  Pongo énfasis en ética y familia, y me ha exigido estudiar mucho.  Lo más difícil es enfrentarse con adolescentes que son parte de una pandilla que les enseña obviamente otros valores.  Aun bajo esta circunstancia Dios ha tocado corazones, y durante las últimas semanas los chicos han orado con nosotros y algunos de ellos se han acercado para compartir sus peticiones.  ¡El poder de Dios transforma vidas!

¿Estás escuchando una voz en tu interior que te dice: “¡Yo quiero eso!”?  ¡El poder de Dios está transformando tu vida!  ¡Vamos, Dios quiere usarte para tocar su mundo!

Una parada en el kilómetro 9

Hoy queremos compartir contigo el testimonio de Alejandra García, de Guatemala. Ella es misionera voluntaria en Génesis, Santo Domingo y a diario viajaba por el kilómetro 9 cerca de su zona para desplazarse. A continuación puedes leer su historia y el por qué se detuvo ahí.

choferestr9258Camino a casa y el ministerio hay una intersección de cuatro caminos con semáforos, al cual le llaman ¡El nueve!, sí toca semáforo en rojo, se esperan 120 segundos para que nuevamente se habilite el paso y este en verde. 

Mientras esperas, hay una gran cantidad de personas vendiendo a los vehículos y buses (guaguas), agua fría (por el calor) galletas, velas (por los apagones), fruta, cilantro, maní, chiles pimientos, y todo lo que puedas imaginar por si se olvidó pasar al súper. La mayoría de personas que venden en el 9, son de Haití, quienes salen de su país buscando proveer para su familia el sustento diario.

Una de esas ocasiones en las que pasaba por ahí, sentí como Dios me decía ¡Bájate y ora por ellos! en ese momento mi corazón se aceleró, pero por los compromisos del día y la hora, sólo pensé: sí Señor un día de estos lo haré.

Los días pasaron y empezamos a utilizar un transporte más rápido y con una ruta diferente, el cual no pasaba por el 9, y olvide que el Señor me había dicho ¡bájate y ora por ellos!, pero Dios no lo olvidó. 

Dos meses atrás una hermana me regaló un pequeño libro para aprender “Kreyol” que es el idioma de Haití y he estado aprendiendo y practicando algunas palabras.

Hace una semana El Señor me acordó lo que me había pedido y que yo había olvidado, en ese momento le pedí perdón a Dios, pues por las prisas del día a día, no lo había hecho.

Hace unos días hice una parada en el 9km, de camino sentía como mi corazón se aceleraba y oraba al Señor para que me guiara, al bajar del Bus (Guagua) crucé la calle y vi a una joven, me acerque, platiqué un momento y oré por ella y su familia, y así Dios me guío para orar por cada persona, hubo un momento en el que inicié hablando y compartiendo la palabra de Dios con un joven y al momento ya habían 4 al rededor escuchando, por último oré por dos señoras que vendían bananos , ellas no hablaban español pero con lo poco aprendido me pude comunicar y orar. 

Dios es tan bueno y grande en misericordia, El sólo nos pide que seamos obedientes, muchas veces por los afanes de la vida, compromisos u horarios establecidos, no escuchamos o ignoramos la voz de Dios hablando a nuestra vida. 

¿Qué es lo que Dios te está pidiendo que hagas?

¿Quieres ignorar? ¿O quieres escuchar y obedecer la voz de Dios? 

¡Dios quiere usarte, sólo se obediente!

La Primera Máxima Misión en el Distrito Norte de la República Dominicana

Del 01 al 03 de mayo, el Distrito Norte de República Dominicana llevó a cabo su primera Máxima Misión en el pueblo de los Cocos de Jacagua. La participación total fue de 19 personas, incluyendo el distrito y la iglesia local de ese lugar. Entre las actividades que se llevaron a cabo estuvieron el trabajo con los niños, evangelismo, consulta médica oftalmológica para adultos mayores, limpieza de una zanja, campañas evangelísticas y Película Jesús. Esta actividad representa el inicio de las misiones desde una perspectiva local, pues aunque este distrito ya ha realizado otras actividades de evangelismo y compasión, nunca se había hecho de manera “auto-sostenible” y además, durante tres días seguidos con los dones y talentos de los mismos jóvenes. Hubo una respuesta de 18 adultos que aceptaron a Jesús en su corazón y además, 60 niños quienes también lo hicieron y un total de más de 40 hogares donde se predicó la palabra de Dios. La Iglesia del Nazareno en los Cocos está comprometida ahora a darles seguimiento y así seguir testificando de la obra de Dios.

Angely de Jesús, es un joven de 23 años que es sonidista en su iglesia local en la ciudad de Santiago de este distrito y él nos cuenta un poco de su experiencia y lo que significó asistir a esta actividad:

“Para mí fue un reto de ser como el carpintero de Jerusalén, de trastornar el mundo del modo en que Jesús lo hizo; ser amigo, no de mi hermano, no del pastor o el líder tal, sino del desconocido, del no creyente, tenderle la manos, ya no con palabras sino con hechos, demostrarles que Dios de verdad los ama… También, la oportunidad de ser una respuesta a un clamor de ayuda, aprender que darse y servir por el prójimo es la forma superior de vivir… Esto fue lo que Cristo nos vino a enseñar: entregarse, dejarnos ser instrumentos en sus manos, para sanar al mundo, ayudarlo a construir vidas, aprender que el evangelio no es solo palabras, es acciones, un verbo que se mueve transformando todo lo que toca.

En mi recuerdo especialmente quedaran los niños del juego de béisbol, por su forma de entender las cosas. Para ellos nosotros éramos los extranjeros venidos de otro mundo y lo necesario o urgente no era limpiar aquí o ayudarlos, sino que viéramos el mundo que era suyo, y te lo enseñaban orgullosos, como quien te enseña un pedazo del paraíso, sus casas, el camino al mejor río de todos, la escuela, los lugares donde se han caído o jugado, su “estadio de béisbol” (el cual un hombre previamente me avisó no era más que un llano, en lo más alto de la loma) si me preguntan a mí: sí era un estadio, uno donde se sueña, se cree y se le gana a la vida todos los juegos. Verlos siendo felices en condiciones que algunos llamarían pobres, me hizo entender que los verdaderamente pobres son otros, ellos son los dichosos, los ricos propietarios de los sueños y el futuro.

Al final y con mi cuerpo agotado pero el espíritu avivado, con las maletas hechas para la próxima vez, termino yo dándoles gracias a ellos por permitirme ayudar, dejarme ser parte de su vida por un rato, dejar que alabe al Señor de una forma diferente. ¡¡GRACIAS!!”.

20150503_092105

Dos jóvenes de la comunidad trabajando junto con los jóvenes de la iglesia en la limpieza de la zanja

 

11202952_10206372978106139_2960576178031862409_n

Los niños después de su tiempo para ellos

11188195_10206372987546375_165358837866716468_n

Todo el grupo que trabajó en la Máxima Misión, del distrito e iglesia local

20150502_113159

El médico atendiendo a los adultos mayores

Cinco Maneras Prácticas De Hacer Crecer Tu Iglesia – Parte 2

Escrito por: Teanna Sunberg / Trad. por: Ariadna Romero

img_0087Si realmente necesitamos un método para hacer crecer la iglesia, es este:

1. Encuentra a una persona. UNA persona que no luzca, huela, hable o viva como lo haces tú. Quizás sea el vecino que lleva un estilo de vida alternativo, o la chica de la tienda, aquella con el cabello morado y el tatuaje de la víbora. O quizás alguna persona del refugio para indigentes, o la casa de seguridad para mujeres rescatadas, o el chico vulnerable proveniente de una familia rota que grafitea las paredes con insultos, o quizás sea el dueño de la tienda pornográfica de tu ciudad.

2. Invítale un café esta semana y ora cada día por él.

3. Invítale un café la siguiente semana y ora cada día por él.

 4. Repite el paso 3.

 5. Eso es todo.

 6. No, de verdad, eso es todo.

No necesitamos discutir estilos de adoración, baños limpios, paquetes de bienvenida o códigos de vestimenta. Desechemos el “cómo” atraer gente, pues toda esta conversación se basa en una pregunta honesta: ¿por qué está creciendo tu iglesia?

Si el crecimiento de tu iglesia se centra en la gente que se sienta los domingos por la mañana, que eleva las estadísticas y se canaliza  en maestros de escuela dominical, líderes de adoración y programas juveniles de moda,  definitivamente necesitan un seminario para hacer crecer la iglesia.

Pero si tienes el coraje de creer que un Jesús jadeante, supurante y doliente escogió un árbol porque Dios está intencionalmente presente en  nuestra ruptura y quebrantamiento, entonces nuestra discusión ha terminado y podemos continuar. Hay que ir hacia el gueto. Literal y figurativamente hablando.

Porque Dios tenía la intención de que su cuerpo fuera roto por el dolor de Su humanidad. Tenía la intención de que su imagen gritara la canción de un lamento al aire libre, tenía la intención de que Sus brazos obstaculizaran el paso hacia los burdeles, y Sus piernas derribaran las puertas de esa trampa.

¿Quiéres que tu iglesia crezca? Usa tus manos y tus piernas.

Encuentra al adolescente que necesita tanto de ayuda económica y que es materia prima para llegar a ser jefe de prostitutas. Invierte en su vida: tu tiempo, tu atención, tu experiencia en el transcurso de los siguientes 5 años, sin ninguna garantía de que alguna vez asista a la iglesia. 

Esfuérzate en conocer al pequeño hombre de negocios que lucha para mantener su tienda y que está siendo tentado a pagar injustamente salarios bajos para obtener alguna ganancia. Juega golf con él, conoce a sus hijos, compra en su tienda, convence a tus amigos de que compren en su tienda.

Invita a esa chica de familia disfuncional que buscará el amor en cualquier chico, prostituyendo su corazón y su cuerpo. Invítala a jugar con tus hijos, a quedarse para la cena. Invita a su mamá también. 

Encuentra a quien se corta el cuerpo, al que odia a todo el mundo, al adicto, al ateo, al extremista, y pídele a Dios que te ayude a tener una conversación auténtica con ellos, sin vomitar “palabrerías cristianas”  ni planear una estrategia sobre el tiempo que pasará antes de tener el derecho de llevarlos a la iglesia.

No estoy segura de sí el número de  la membresía de tu iglesia aumentará. Francamente, no me importa. Pero esto sí sé, cuando la imagen de un portador se mueve a un vecindario donde vive el dolor, cuando lloramos y luchamos por ello y cantamos la canción de un lamento, ENTONCES SOMOS LA IGLESIA… y en contra de ESA Iglesia, las puertas del infierno no prevalecerán.

Teanna 2Teanna Sunberg es misionera, mamá y una escritora que disfruta estudiar, escribir y leer sobre la misiología. Junto con su esposo Jay, tiene el gozo y privilegio de servir a la gente en el campo de Europa Central, en la Región de Eurasia. Actualmente su familia vive en Budapest, Hungría, pero también  Bulgaria y Rusia han sido sus hogares en los pasados 17 años. Ha escrito varios artículos y capítulos de publicaciones relacionadas a las misiones, incluyendo el libro: “Misiones Nazarenas Internacionales”.

Tomado de: http://engagemagazine.com/content/five-practical-ways-grow-your-church

A %d blogueros les gusta esto: