Archivo del sitio

Hacia la Efectividad Misional: La Marca de la Multiplicación – Parte 6 de 7

Por Ed Stetzer

Ve a donde está la gente, haz discípulos, planta iglesias

Estoy en una serie de artículos abordando el tema de la efectividad misional. En los dos artículos anteriores, he explicado las marcas de la misión de Dios. Lo que he procurado hacer es destacar el énfasis principal de cada marca en un esfuerzo por construir una imagen de la representación del mensaje y el movimiento de la misión. Hoy, abordaré la marca misional de multiplicación.

La Marca Misional de Multiplicación Explicada

Hasta ahora, he intentado resaltar las marcas misionales de comunidad y envío cuando la missio Dei es puesta en práctica en una iglesia local. Pero hay más de una marca misional que es representada cuando la iglesia abraza la totalidad de la misión de Dios, y la marca es multiplicación.

La multiplicación es usada por Dios para avanzar su misión a lo largo de todo el mundo. Mientras el impulso de multiplicación es esbozado en el Antiguo Testamento en lugares como Génesis 1:28 (“fructificad y multiplicad”), Génesis 15:5 (el número infinito de Abraham de la descendencia de Abraham), y Jeremías 29:6; se vuelve muy claro en el Nuevo Testamento.

La marca misional de multiplicación, particularmente en el Nuevo Testamento, se basa  en Mateo 28:18-20, Hechos 1:8, Hechos 9:15, y Romanos 15:20. En estos pasajes, es claro que la misión de Dios se extiende hacia fuera, a las naciones—a aquellos que no han escuchado el evangelio.

9-Steps-for-Healthy-Small-Groups-650-03182016.jpg

El apóstol Pablo evidentemente comprendió esto. De hecho, Pablo vio la misión global de Dios conectada a un aspecto del pacto de Dios con Abraham. Pablo escribe a las iglesias de Galacia, “Y la Escritura, previendo que Dios había de justificar por la fe a los gentiles, dio de antemano la buena nueva a Abraham, diciendo: En ti serán benditas todas las naciones.” (Gal. 3:8). 

Entendiendo que la misión de Dios es dirigida hacia las naciones, Pablo implementó una estrategia de misiones que incluyó focalizar los centros urbanos poblados, evangelizar la ciudad (micro multiplicación), y plantar y establecer iglesias (macro multiplicación).

De acuerdo con Eckhard Schnabel, hay [por lo menos] quince fases o ubicaciones del trabajo misionero de Pablo que tuvieron lugar en 35 años entre su conversión (31/32 d.C.) y su muerte en Roma (67 d.C.). Durante esos años, Pablo tuvo tres viajes misioneros. Mientras Pablo iba a las naciones, él iría a sus ciudades.

Tim Keller afirma que esa parte de la estrategia de misión de Pablo incluyó ir a las ciudades más grandes de la región. Rara vez vemos a Pablo navegando lejos de las ciudades. Parece que Pablo creyó que las ciudades estaban donde el potencial para el impacto del evangelio y la multiplicación del evangelio sería mayor. Alvin Reid expresa que si las iglesias alcanzan las ciudades, ellas alcanzarán el mundo.

Parece que Pablo pensó lo mismo.

Una vez que Pablo estaba en la ciudad hacía al menos dos cosas: evangelizar personas y plantar iglesias. Pablo evangelizaba a través de predicar en las sinagogas locales, participar en grupos pequeños de estudio bíblico, conocer personas en los mercados, alquiler de salones y conferencias, e involucrando personas en su profesión (fabricación de carpas). Mientras hacía discípulos, después él plantaría y establecería iglesias.

Keller resume el involucramiento misional de Pablo en las ciudades, en esta manera:

Cuando Pablo empezó a reunirse con ellos [los convertidos], ellos eran llamados ‘discípulos’ (Hch. 14:22), pero cuando él los dejó, ellos eran conocidos como ‘iglesias’ (ver Hch. 14:23). Para ponerlo de forma simple, la multiplicación de las iglesias es tan natural en el libro de los Hechos como la multiplicación de individuos.

Como se ha visto en la vida de Pablo, la multiplicación requiere intencionalidad. Requiere ir a donde está la gente, compartir las buenas nuevas de Jesús, así como plantar y establecer iglesias autosustentables, autogobernadas y auto-propagada.

La Marca Misional de Multiplicación Ejemplificada

La iglesia en Antioquía ejemplifica la marca misional de multiplicación. Ellos se multiplicaron exponencialmente en Antioquía—alcanzando tanto judíos como a gentiles. No solo se multiplicaron en Antioquía, también alcanzaron personas más allá de su cuidad. Antioquía se convirtió en la primera iglesia enviadora a través del envío los primeros misioneros y se volvió la primera iglesia plantadora de iglesias (Hch. 13:1-3). Sencillamente, ellos se volvieron una iglesia multiplicadora. 

La marca misional de multiplicación es realmente el programa misional de la Iglesia Primitiva. El resultado final del programa misional de la iglesia se encuentra en Apocalipsis 5:9 y 7:9, donde Juan ve una visión del pueblo de Dios, de toda tribu e idioma, pueblo y nación. Por tanto, para que una iglesia sea misionalmente efectiva, debe convertirse en una iglesia multiplicadora—yendo donde está la gente, haciendo discípulos (micro multiplicación), y plantando iglesias (macro multiplicación). 

Artículo publicado originalmente en: http://www.christianitytoday.com/edstetzer/2017/january/towards-missional-effectiveness-mark-of-multiplication-part.html

Tres Recomendaciones para Crear un Ambiente Seguro

Escrito por: Pat J. Sikora (Continuación de las dos entradas anteriores)

descargaHe aquí tres consejos para la crear seguridad:

  1. Reunirse en un lugar seguro

No siempre es fácil encontrar espacio físico para grupos pequeños. Si tienes familia o compañeros de cuarto, tu casa puede no tener la suficiente privacidad. Cuando el llanto o la ira están involucrados, una tienda de café no es una buena opción. Puede que tengas que ser creativo, pero hay que asegurarse de que tus discípulos tengan la privacidad necesaria para conversaciones íntimas.

  1. Énfasis en la Confidencialidad

A menudo, en un grupo pequeño, comparto algo de mi pasado o incluso mi presente que no quiero difundir mas allá de ese entorno. Esto va en realidad en ambos sentidos. Quieres asegurar a los miembros de tu grupo de que cualquier cosa que digan les pertenece a ellos y ni tú ni nadie en el grupo lo compartirá con nadie, en cualquier lugar. La única excepción a esto, es si crees que la vida de los miembros del grupo u otra vida están en peligro. De lo contrario, tienen que saber que pueden confiar en ti y tú debes ser capaz de confiar en ellos.

  1. Evita la Condenación

A menudo, podrás observar o escuchar opciones de estilo de vida no bíblicas que tus discípulos están haciendo. Si condenas o suenas como mamá o papá, tus discípulos se encerrarán y poco será ganado. Hacer buenas preguntas en lugar de ello es útil. Explora el razonamiento. ¿No saben que esto está mal? ¿Han torcido las Escrituras para hacer lo correcto? ¿Han pensado en ello? ¿Es una adicción, un hábito profundamente arraigado, o un rasgo de familia? Una vez que sepas las respuestas puedes comenzar a abordar la cuestión. Pero hazlo con cuidado y paciencia. La gente no cambia durante la noche, incluso si así lo desean.

Por desgracia, he aprendido de la manera difícil y perdí una discípulo que era querida para mí porque fui demasiado dura con ella por un comportamiento que, en retrospectiva, no era tan grande. Ahora soy más cuidadosa para honrar la imagen de Dios en cada persona, y trato de amar y cortejar a una mejor opción, incluso si toma más tiempo.

El discipulado puede ser una de las oportunidades más gratificantes para los cristianos. ¡Qué delicia ver una persona crecer en Cristo y la fe! ¡Qué alegría ver que asumen el liderazgo o ministerio y se convierten en todo para lo que Dios los creó!. Y nos beneficiamos, también. Tenemos la oportunidad de ver las cosas con ojos nuevos, que es energizante. Pero el discipulado no va a suceder sin intencionalidad y trabajo. ¿Estás preparado para el reto?

Iglesia Orgánica – Parte 2 de 4

Escrito por Rev. Marco Velazco, para Sendas, Costa Rica

2. La casa en el movimiento de Jesús. La casa fue como lugar y espacio familiar un espacio privilegiado donde actuó Jesús y sus seguidores (Mc 1:29; 2:15; 3:20; 5:138; 7:24).
• El evangelio del Reino de Dios. Jesús anunció el reino de Dios. Al hablar del reino de Dios Jesús quiso dejar claro dónde y cómo se puede encontrar a Dios. Esto es en la actuación de Jesús. El Reino de Dios es un evento, no una buena idea.
Para Jesús “el reino de Dios es la afirmación histórica de la soberanía de Dios, la revelación de su misericordia y de su soberanía…, es algo que se espera en el futuro cercano, pero que ya se está abriendo paso en la historia”.
Este reino trae frutos concretos: nuevas relaciones propiciadas por el reino de Dios donde todos somos hermanos (Mc 10:28-31).
Equipos para construir• Para su concreción el Reino de Dios requiere espacios y exige un nuevo tipo de relaciones: la casa y la interrelación fraterna de sus miembros. ¿Dónde se desarrollarían los creyentes en un futuro cercano y aún lejano? En espacios que propiciaran que la semilla reino fructificará en buena tierra. En este caso la casa o familia. Nuestros templos no son espacios precisamente que propicien las relaciones interpersonales. Comúnmente no nos vemos cara a cara.
La familia le dio al cristianismo primitivo (s. I-III d. C.), una de sus imágenes más importantes para definir la identidad y unidad social cristiana. En las nuevas relaciones propiciadas por el Reino de Dios todos somos hermanos.
• Se trató de un proceso que se movió del templo, a la sinagoga y a la casa. Todo parece indicar que Jesús fue más a la sinagoga que al templo. Esto pudo haber facilitado el desplazamiento a la casa. Si notamos cuidadosamente el movimiento es de un lugar considerado sagrado, a otro no tanto y a un espacio de vida cotidiana (¿no sagrado?). Pero en la casa se hacía posible algo casi imposible en los otros espacios que era construir relaciones más incluyentes con parámetros más dignos.
• La casa es un nuevo espacio para experimentar el Reino de Dios. En Marcos especialmente no sólo era un espacio donde compartir su actuación, pero era además un espacio donde compartía la mesa con publicanos y pecadores (2:15ss; 14:3s). Una historia paradigmática es el encuentro de Jesús con la mujer sirofenicia. Marcos a diferencia de Mateo ha ubicado tal encuentro en una casa.
• Hay que insistir que no se trata sólo de un simple lugar o espacio, sino la opción real de nuevas maneras de comportarse. Es la contraposición al templo con su sistema de pureza y la casa una manera nueva de entenderlo y anteponiendo el principio de misericordia.

(Continuará).

Iglesia Orgánica – Parte 1 de 4

Escrito por: Rev. Marco Velazco para Sendas, Costa Rica

Estoy convencido de que la iglesia como hoy la conocemos especialmente dentro de las denominaciones principales debe cambiar. El movimiento orgánico de iglesias nos plantea algunos desafíos y preguntas que debemos considerar.

La iglesia como es descrita en Hechos 2:42-47 y 4:32-35 tiene mucho más parecido a una iglesia casera u orgánica que a la iglesia común dónde nacimos algunos de nosotros o algunas de las que actualmente ministramos.

Sólo en los Estados Unidos las denominaciones e iglesias históricas pierden alrededor de cien mil personas al año que se adhieren a otros movimientos cristianos como las iglesias orgánicas.
Por orgánico entendemos algo que está vivo, que tiene características de un sistema vivo y dinámico, no mecánico. Los modelos que hoy conocemos y qucustomLogoe derivan de la modernidad han sido inspirados algunos de ellos en modelos inorgánico, parecidos más a una máquina que a un ser vivo.
El pasaje de Hechos 4:32-35 sobre una comunidad de bienes no se entiende en forma adecuada porque no conocemos el contexto de las primeras comunidades. Así que exploraremos qué significa la iglesia de casa orgánica, y cómo Jesús y los cristianos antiguos adaptaron el mensaje del reino de Dios dentro de las relaciones OIKOS (Casa).

1. La casa en el mundo mediterráneo antiguo. Hablar de la casa en la antigüedad implica tanto el espacio y las personas que ocupan ese espacio.
El término hebreo bayit así como oikía y oikos que se utilizan en los LXX designan tanto la vivienda como el conjunto de los habitantes, los miembros de la familia del padre, los esclavos y ganado (Gn 7:1; 46:8-26).
En el ámbito judío pertenecen al grupo familiar las esposas e hijos de los hijos varones, los siervos, residentes extranjeros, y las viudas o huérfanos que están bajo la protección de cabeza de familia.
Entre los griegos, además de los ya mencionados pertenecen al grupo familiar y sometido al señor de la casa, el Kyrios: los menores y mujeres y esclavos.
Entre los romanos aplica lo mismo que en la casa israelita y griega.
• Tipos de grupo familiar. Primero la casa extensa como el Domus romana. Son las más conocidas y con mayores vestigios arqueológicos. Pertenecían al nivel superior de la sociedad.
Segundo la casa semiextensa. Vivian dentro de ocho a diez personas. Pertenecen a familias de estratos inferiores dentro del nivel más alto (“clase media baja”): medianos comerciantes y propietarios.
En tercer lugar, las familias nucleadas. En las ciudades eran habitaciones pequeñas e insalubres de tiendas y talleres que se encontraban en las plantas bajas. En el campo eran igualmente pequeñas pero con patio grande. Sus integrantes podrían ser cuatro o cinco personas. A este complejo pertenecía la mayor parte de la población.
• Los miembros de la casa. El lugar principal lo ocupa el padre que se llamaba paterfamilias (“padre de familia”) y oikodespotes (“el señor de la casa”). Era normal que tuviera poder, sobre la esposa, los hijos y esclavos hasta el punto de condenarlos a muerte.
En la relación marido y mujer, ésta debía someterse en todo a su marido; y adoptar su estilo de vida y costumbres…. (p.15).

(Continuará…)

Fundamentos para usar las conversaciones para hacer discípulos

Escrito por: Pat J. Sikora (Continuación de la entrada anterior)

Algunas técnicas claves para el discipulado son:

  1. Buenas preguntas

Strong question

Ya sea que estés haciendo un estudio preparado en un grupo pequeño o simplemente manipulando nuevas preguntas a los creyentes, es importante hacer buenas preguntas. Las buenas preguntas mueven la conversación hacia adelante, llama a los discípulos a descubrir la verdad por sí mismos, requieren que los discípulos apliquen lo que saben de la Escritura, desafía las visiones defectuosas del mundo, y hace que los discípulos vuelvan a por más. 

  • Evita las respuestas de Sí o No

Las preguntas que requieren sólo un sí, no, u otra respuesta de una palabra, no facilitan la conversación o el discipulado. Vas a aprender mucho más acerca de los discípulos y de sus procesos de pensamiento si haces preguntas que requieran respuestas más largas. Entonces serás capaz de detectar cuando su pensamiento se va fuera de la base, y así estar en mejores condiciones de ofrecer puntos de vista.

  • Evita la vergüenza

Cualquier pregunta que podría potencialmente avergonzar a los discípulos debería ser evitada, y vela tus respuestas las cuales podrían potencialmente avergonzar. Los nuevos creyentes, e incluso aquellos que han sido fieles desde hace mucho tiempo, a menudo tienen entendimientos impares de la fe. En lugar de decir: “No, eso está mal” o “¿Cómo puedes pensar eso?”. Trata de preguntar, “Hmm, ¿qué crees que Pablo diría a eso?” o “¿Dónde leemos eso en las Escrituras?” Apúntalos hacia las Escrituras para descubrir la verdad por sí mismos de una manera que les anime y les de poder y no vergüenza.

  • Conoce Discípulos dónde estén

Al principio, tenía poco interés en la doctrina. Necesitaba saber quien fue la madre de Pedro (¡en serio!) Y por qué tenía que cambiar mi estilo de vida. Estos líderes no me presionaron. Ellos gentilmente respondieron a mis preguntas y suavemente me llevaron a los temas más importantes de la fe. Ahora cuando estoy discipulando a alguien, ya sea de forma individual o en grupo, por lo general sé muy rápidamente cual es su problema, y lo que tienen que hacer al respecto. Pero no los agobio con eso. Dejo que tomen la iniciativa y hagan poco a poco las preguntas que los mueven a las cuestiones más profundas.

         2. Énfasis en la aplicación

bibliaEs comprensible que desees utilizar un estudio Bíblico preparado. A menudo requieren mucho menos tiempo de preparación. Pero no todos los estudios preparados reunirán a los discípulos donde están, y no siempre subrayarán la  aplicación. Si bien es crucial enseñar la doctrina, enséñala dentro de los límites de las necesidades inmediatas de los discípulos. Asegúrate de que todo lo que cubras, los discípulos saben qué hacer con ello en la vida real: ¿Cómo pueden aplicarlo en casa, en el trabajo o en su vida interna?

  • Más allá de Ganar Conocimiento

Una habilidad clave que tenemos que enseñar a nuestros discípulos es cómo aplicar los principios bíblicos a las preguntas y necesidades de todos los días. El mundo está preparado con las respuestas a todas las preguntas, por lo que los cristianos necesitan saber cómo encontrar las respuestas que necesitan en las Escrituras. Por supuesto que no todas las respuestas están en la Biblia, por lo que los discípulos tienen que aprender a razonar bíblicamente a futuro la Escritura más bien que personalidades de la televisión.

La aplicación es difícil no sólo porque a veces no parece clara, sino también porque a menudo significa que debemos actuar contra culturalmente. Tenemos que admitir esta dificultad a nuestros discípulos y caminar con ellos a través del desafío. Demasiados cristianos prefieren la sabiduría del mundo, asumir soluciones bíblicas está pasado de moda, crítico, o sin sentido. Tenemos que enseńar a nuestros discípulos por qué y cómo ser contraculturales.

3. Crear un Ambiente Seguro

El discipulado es personal, por lo que es importante crear un entorno seguro en el que los discípulos puedan explorar y crecer. En la próxima entrada podrás conocer tres consejos para esta seguridad.

A %d blogueros les gusta esto: