Tres Recomendaciones para Crear un Ambiente Seguro

Escrito por: Pat J. Sikora (Continuación de las dos entradas anteriores)

descargaHe aquí tres consejos para la crear seguridad:

  1. Reunirse en un lugar seguro

No siempre es fácil encontrar espacio físico para grupos pequeños. Si tienes familia o compañeros de cuarto, tu casa puede no tener la suficiente privacidad. Cuando el llanto o la ira están involucrados, una tienda de café no es una buena opción. Puede que tengas que ser creativo, pero hay que asegurarse de que tus discípulos tengan la privacidad necesaria para conversaciones íntimas.

  1. Énfasis en la Confidencialidad

A menudo, en un grupo pequeño, comparto algo de mi pasado o incluso mi presente que no quiero difundir mas allá de ese entorno. Esto va en realidad en ambos sentidos. Quieres asegurar a los miembros de tu grupo de que cualquier cosa que digan les pertenece a ellos y ni tú ni nadie en el grupo lo compartirá con nadie, en cualquier lugar. La única excepción a esto, es si crees que la vida de los miembros del grupo u otra vida están en peligro. De lo contrario, tienen que saber que pueden confiar en ti y tú debes ser capaz de confiar en ellos.

  1. Evita la Condenación

A menudo, podrás observar o escuchar opciones de estilo de vida no bíblicas que tus discípulos están haciendo. Si condenas o suenas como mamá o papá, tus discípulos se encerrarán y poco será ganado. Hacer buenas preguntas en lugar de ello es útil. Explora el razonamiento. ¿No saben que esto está mal? ¿Han torcido las Escrituras para hacer lo correcto? ¿Han pensado en ello? ¿Es una adicción, un hábito profundamente arraigado, o un rasgo de familia? Una vez que sepas las respuestas puedes comenzar a abordar la cuestión. Pero hazlo con cuidado y paciencia. La gente no cambia durante la noche, incluso si así lo desean.

Por desgracia, he aprendido de la manera difícil y perdí una discípulo que era querida para mí porque fui demasiado dura con ella por un comportamiento que, en retrospectiva, no era tan grande. Ahora soy más cuidadosa para honrar la imagen de Dios en cada persona, y trato de amar y cortejar a una mejor opción, incluso si toma más tiempo.

El discipulado puede ser una de las oportunidades más gratificantes para los cristianos. ¡Qué delicia ver una persona crecer en Cristo y la fe! ¡Qué alegría ver que asumen el liderazgo o ministerio y se convierten en todo para lo que Dios los creó!. Y nos beneficiamos, también. Tenemos la oportunidad de ver las cosas con ojos nuevos, que es energizante. Pero el discipulado no va a suceder sin intencionalidad y trabajo. ¿Estás preparado para el reto?

Acerca de Scott Armstrong

Soy Scott Armstrong. Tengo la esposa más hermosa del mundo, Emily. Tenemos dos hijos: Elías (14 años) y Sydney (12 años). Soy misionero en la Iglesia del Nazareno, Región Mesoamérica, y Coordinador de GÉNESIS, un movimiento para impactar los centros urbanos de nuestra región de manera misionera.

Publicado el 29 junio 2016 en Evangelismo, La Misión, Vida Devocional y etiquetado en , , , . Guarda el enlace permanente. 1 comentario.

  1. A la pregunta, ¡sí! Pero por favor, sigan dándonos herramientas y pautas para discipular como Dios desea que lo hagamos. Sé que no es tarea fácil. De hecho, a veces quisiéramos que hayan cambios de la noche a la mañana en las vidas de los discípulos; pero entiendo que por lo general las cosas no ocurren así. Así que por favor, necesitamos un curso intensivo en ello. O sea, más y más de lo que acaban de compartirnos. Muchísimas gracias. 🙂 Bendiciones.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: