Archivo del sitio

15 Cosas que nadie te dice de estar fuera de tu país – Parte 2

Adaptado de: Familia Bray / Trad. por: Erika Chaves

Aquí van los otros restantes del post anterior.

  1. tomUsted llegará a cansarse de ser visto por todos. Aun después de estar aquí hace varios años, nosotros recibimos miradas diarias cuando salimos de la casa. Todos quieren ser sus “amigos”. Hablando seriamente, y quitando el riesgo de sonar narcisista, yo puedo entender en un pequeño nivel lo que las celebridades enfrentan. Hay días cuando yo no quiero salir de la casa, o correr a la tienda por un par de cosas, solo por el hecho de la atención constante. Es increíble cómo la gente estudia cada uno de sus movimientos y observa donde usted pone su carrito. ¡Sí, nosotros también compramos papel de baño y pan! ¿No es algo loco? Y Andrew, nuestro hijo de 14 años, capta la atención también, especialmente de chicas “complicadas” y es completamente obvio. Otros misioneros han dicho a sus hijos nunca “encuentren” hasta que regresen a los Estados Unidos, pero entonces, ellos se preguntan por qué ya no tienen esa constante atención.
  2. Usted nunca terminará de comprender completamente la cultura, sin importar cuánto tiempo haya estado en un lugar. Justo como usted: físicamente afuera, pero sus actitudes, creencias y raíces son profundas. Usted puede adaptarse y aceptar, pero hay cosas que nunca entenderá completamente. Y eso está bien, a medida que usted acepte que las cosas se hacen diferente de lo que usted habría elegido.
  3. Aprender el idioma toma tiempo. Yo amo las películas donde un extranjero llega a Estados Unidos sin hablar ni una palabra en inglés, pero en menos de dos semanas, ya su inglés es fluido, completo y hasta con culturizado con el pop y las frases propias. Hay excepciones, algunas personas tienen la capacidad de aprender idiomas, pero para nosotros, la gente normal, toma tiempo. Años. Usted cometerá errores, los locales van a reírse, pero le prometo que apreciarán el esfuerzo. No se desanime, practique lo más que pueda, pregunte sobre vocabulario y gramática y eso vendrá después.
  4. La gente allá en su país va a esperarlo, pero usted NO salvará el mundo. Pero, para algunas usted podrá cambiar su mundo. Esto va bajo la categoría de “super humanos”. Los socios o donadores enviarán $50 y dirán “Ahora puede comprar semillas y empezar una cosecha sostenible en un pueblo”. ¡Oh, cuánto desearía que fuera así de fácil! Los proyectos toman tiempo, construcción de relaciones, entrenamiento y sí, finanzas. Aun en un pequeño proyecto, los costos serán más de lo esperado y toma tiempo. Si usted tiene suficiente confianza con la gente que está ayudando, usted debe tener confianza en su habilidad de ser buenos mayordomos de lo que se les ha dado y que lo hacen bien, acompañado siempre de oración.
  5. Cuando usted vuelva a casa para visitar, lleno de experiencias y cargado de historias, usted debe saber que no todos estarán tan entusiasmados como usted lo está. Y eso está bien. Todos tenemos intereses y viajar no es para todos. Solo pase tiempo con aquellos que ama, sea usted mismo y cuando las historias aparezcan, entonces ¡genial! Recuerde que las personas en la casa también tienen historias, la vida no se detuvo cuando usted subió al avión. No venga a casa esperando todos los ojos sobre usted o la atención, recuerde que eso solo pasa cuando usted está fuera de su país. 
  6. almohadaUsted perderá su compostura y tendrá momentos “feos” y no cristianos. Todos los tenemos. Como misionero, o aun como cristiano, sí, todos debemos caminar con una sonrisa o llevar la Biblia en la mano supuestamente, sin que nos importe el mundo. Pero eso no es verdad. Todos tenemos días malos. Justo como todo el resto de la gente. Somos “representantes” de nuestros países y del Reino de Dios, pero rompa el hielo, diga cosas y exprese su frustración abiertamente. Esto aplica a agentes de ventas, oficiales de gobierno, los niños en la calle que siguen haciendo lo mismo aunque se les diga que no y en nuestras propias familias. Afortunadamente, la mayoría de personas son perdonadas por nuestro Dios. Discúlpese rápido, perdone rápido y muévase hacia adelante con una sonrisa. Luego vaya a casa y grite en su almohada y llame a su amigo para desahogarse.
  7. Pero no todo es tan malo: ¡Usted encontrará fortalezas que nunca pensó que usted tenia o desarrolló algunas que no tenía antes! Todas estas experiencias de “refinería” lo harán crecer, si usted lo permite. Su paciencia, perseverancia, creatividad y fe crecerán en formas que usted nunca pensó posibles. Si usted quiere ser exitoso, todos estos atributos serán necesarios para sobrevivir.
  8. Usted encontrará conexiones sentimentales con su cultura adoptada, usted realmente va a extrañar ciertas cosas cuando regrese. Mientras usted nunca se adaptó a la cultura en su país de residencia, usted construirá conexiones más profundas con cosas de ahí y la gente es parte de eso también.
  9. Usted conocerá gente de todo tipo de nivel económico y distintos antecedentes, y pronto aprenderá como todos somos buenos en su forma. En vez de ir a “ayudar”, usted aprenderá que ha venido a “ser un socio”. Usted aprenderá que otros estilos de vida son justamente tan válidos y gratificantes como el “Sueño Americano”, el cual todos hemos sido “lavados cerebralmente” pensando que es la cima del éxito.

Yo sé que no todo esto aplica a todas las personas, pero si usted ha estado fuera de su país por una cierta cantidad de tiempo, adivino que se relaciona al menos con uno. O tal vez dos. Pero relacionarse con esto no significa que usted es un fracaso o incapaz de seguir o malagradecido con su “trabajo de ensueño”, solo significa que usted es mortal. Y que tal vez saca su berrinche de vez en cuando. Pero le puedo garantizar que usted está haciendo un buen trabajo y teniendo impacto en otros…

Enlace: http://bewarethecomfortzone.com/2013/11/12/20-things-no-one-told-you-about-moving-overseas/

15 Cosas que nadie te dice de estar fuera de tu país – Parte 1

Adaptado de: Familia Bray / Trad. por: Erika Chaves

Uno de los comentarios más populares que nosotros escuchamos de vivir fuera del país es “Usted si tiene suerte”, “Usted vive mi sueño”, “Qué increíble forma de vivir”. Ellos tienen razón, es asombroso. Cuando tomamos la decisión de movernos a Filipinas, nosotros sabíamos que habrían algunos inconvenientes y que la vida estaría lejos de ser “perfecta”, pero todo esto fue cubierto por la (auto-impuesta) promesa de aventura y experiencias enriquecedoras de la vida. Después de 6 meses, ese color rosa llegó a apagarse y armar la realidad en sí misma. Mientras conversábamos con otro compañero extranjero, le preguntamos “¿por qué no nos advertiste sobre esto?” y su respuesta fue “yo sabía que si les hubiera dicho, probablemente no habrían venido”. ¡Maravilloso! Ahora yo sé que las personas intencionalmente se guardan información, mucho de eso puede ser catalogado como amnesia de años de saber que de otra forma, tal vez hay un cierto placer en ver a otros enfrentar los mismos problemas que enfrentamos cuando estábamos frescos al salir del avión. Bueno esto se cataloga como una “experiencia aprendida”. Como dije, olvide la aventura, olvide el clima caliente y lo bueno de estar lejos por un momento, y solo tome este consejo. Después de hablar con un sinnúmero de misioneros y extranjeros en los años pasados, aquí hay 15 cosas que nadie te dice sobre moverse a otro lugar:

  1. comidaUsted amará las comidas rápidas, aunque no lo haya hecho antes. Rara vez comíamos en McDonald´s, pero aquí sabe como en mi país. Yo tengo varios amigos que nunca fueron a una cafetería hasta que se van a otro país. La comida es familiaridad, algo que todos necesitamos de vez en cuando. Al tener esa bomba de nuevas comidas, todos necesitamos un sabor familiar de vez en cuando y será probablemente con las comidas rápidas.
  2. No importa que tan “fácil” es empezar un negocio en papel, obtener una visa, hacer una compra mayor o empezar “una aprobación del gobierno”, pero la burocracia del gobierno y la cinta roja van más allá. Múltiples recursos nos dieron tiempos similares para alcanzar estas cosas, pero cuando finalmente lo logramos, meses después de nuestras proyecciones, la respuesta de otros era “wow, eso fue rapídisimo”. Entonces, que tome el doble del tiempo esperado es “rapidísimo”.
  3. biblemanUsted no llegará a ser una persona diferente. Usted no será súper-héroe. Usted va a crecer y cambiar, pero no espere subirse al avión y tener una mejora instantánea de usted. Esto es irreal. Pienso que en los viajes cortos, las personas están más dispuestas a salir de sus zonas de confort y estirarse a sí mismos, pues hay una mentalidad de “ahora o nunca”. Si usted no estaba sirviendo o no se involucraba en la casa, no funcionará fuera del país tampoco. Si usted no era un evangelista en su país, no se transformará en uno mágicamente. Y eso está bien. Las misiones y el ministerio toman diferentes formas, el cuerpo necesita todas las partes para funcionar. Encuentre su lugar y haga LO MEJOR. Sin embargo, tampoco es una excusa para la inactividad. El tiempo siempre será más infinito y el mañana es siempre una posibilidad, es fácil establecer un estándar bajo. ¡No! Esfuércese cada día, estírese a usted mismo día a día. No. Usted no llegará a ser Hombre Biblia, a menos que usted lo haya sido antes. En ese caso, usted tendría otros asuntos que atender también.
  4. Su círculo local de amigos será más como una puerta loca. Gente viene, gente va, algunos se quedan por un poco más, pero las amistades necesitan sostenerse con las manos abiertas. Dios trae personas a nuestras vidas por épocas y es importante invertir en ellas mientras que estemos en el mismo lugar. Si usted hace el esfuerzo, ellos sobrepasarán los kilómetros después.
  5. fbHablando de amistades, ¡usted estará celoso de sus amigos en su país! Facebook, Twitter, Instragram y un buen email son herramientas fenomenales para mantenerse en contacto, pero también son medios que causan celos, soledad y dudas de lo que usted está haciendo. Mientras sus amigos ven sus fotos en la playa o rodeados de animales foráneos, usted ve las fotos de ellos: fiestas de cumpleaños, feriados y espacios sin fin para decir “desearía estar ahí”. Recuerde, los medios sociales nos muestran una pincelada de nuestras vidas, no la realidad diaria.
  6. Es muy difícil expresarse o desahogarse con amigos que están en casa. Aun con sus amigos cercanos, familia y compañeros. La gente no entenderá sus quejas, ellos frecuentemente lo ven como un viaje misionero a largo plazo. Ellos lo ven a usted como viviendo un cuento. ¡Ellos no ven todo lo que está en esta lista! Es importante encontrar alguien, un amigo, un compañero extranjero o un mentor que escuche sus quejas y frustraciones sin juzgar, reír o sarcásticamente decir “wow, debe ser difícil vivir su vida”. Sí, algunas veces, creálo o no, es difícil.

Continuará…

Enlace: http://bewarethecomfortzone.com/2013/11/12/20-things-no-one-told-you-about-moving-overseas/

Contexto, Contexto, Contexto

Estaba platicando hace un tiempo (por email) con un líder que admiro mucho.  Él estaba desanimado porque en su país de origen estaba sintiendo apatía de parte de la Iglesia.  Esto es algo que todos hemos experimentado, ¿verdad? Sucede en todos nuestros países lastimosamente.  Mi respuesta fue así:

Lo que estás sintiendo es explícitamente misional y misionero.  No hay ningún lugar en la Biblia que dice que hay un llamado misionero (podemos platicar de esto en otra ocasión), pero cumplir la Gran Comisión requiere en muchos sentidos que pensemos y actuemos como misioneros, no importa el lugar donde estamos.  No me refiero a las tonterías de la gente que dice que todos somos misioneros porque debemos testificar a nuestros vecinos.  Me refiero a lidiar en serio con el CONTEXTO en lo cual uno está ministrando.

La Iglesia en tu nación no es respetada como institución (como en años pasados) y tenemos que dejar de pensar que todos deben venir a nosotros y que no necesitamos ir a ellos.  ¿Qué pasaría si yo pensara así en Guatemala? Es ridículo.  Tuve que esforzarme mucho para aprender el idioma de esta gente maravillosa y ahora me respetan por hacerlo (aunque tienen mucha misericordia con mi acento todavía :)).  Entonces, tú debes aprender el idioma de la gente de tu comunidad.  No me refiero a español o francés o inglés (aunque sería excelente que literalmente aprendieras otro idioma).  Me refiero a encontrar a la gente donde está.  En ESE sentido, claro que sí eres misionero.

Nada de esto es nuevo.  En nuestro manual decimos que ministros se deben entrenar en contenido, carácter, capacidades, y contexto.  Tengo miedo que no se le dedique suficiente tiempo a este último (contexto).  Hacemos las mismas cosas de la misma manera y esperamos resultados diferentes.  O brincamos sobre la nueva manía ministerial de Fulanito McIglesiagrande, pensando que ayudará que nuestra iglesia crezca.  Contexto, contexto, contexto.  Lo que funciona para aquel líder no necesariamente funcionará para nosotros…

Nuestros Fundadores Todavía Hablan

En este blogspot, he dedicado un mes completo a nuestro Centenario como una denominación. Debemos celebrar de verdad 100 años de ministerio misional y predicación de santidad. En este último día de octubre 2008 (también Aniversario de la Reforma Protestante), quiero dejar contigo, como lector fiel, las siguientes citas de algunos de nuestros fundadores. Que lo que ellos predicaron y creyeron nos forme y transforme en el siguiente siglo también.

“La Iglesia del Nazareno ha afirmado su rostro hacia la Estrella del Norte que es el amor perfecto, y no desviaremos a la derecha ni a la izquierda” (P.F. Bresee; 1904).

“El llamado de Dios a nosotros es predicar santidad, juntarnos en comunión íntima donde la experiencia del bautismo con el Espíritu Santo se pueda disfrutar, donde hombres y mujeres se puedan establecer en santidad” (Bresee; 1902).

“¿Qué es el trabajo de la Iglesia? Asegurar la conversión de gente y su establecimiento en santidad” (Bresee; 1900).

“Nuestro trabajo entero es misionero” (Bresee; 1915).

“Nuestra iglesia es una iglesia preeminentemente misionera. No sabe ninguna diferencia entre campos locales y extranjeros. En estos días, todos los campos están cerca” (Bresee; 1906).

“Santidad de corazón y celo misionero nunca se pueden separar. Fue cuando los labios de Isaías fueron tocados con la llama purificadora desde el altar celestial que él escuchó la voz diciendo, “¿A quién enviaré, y quién irá por nosotros?” Y su respuesta es típica de todo corazón santo: “¡Heme aquí; envíame a mí! ” (H. Orton Wiley; 1933).

“El primer milagro después del bautismo del Espíritu Santo ocurrió a un mendigo. Eso significa que el primer servicio de una iglesia bautizada por el Espíritu Santo es a los pobres, que su ministerio es a los más bajo, que sus dones son a los que los necesitan más. Como el Espíritu estaba sobre Jesús para predicar el evangelio a los pobres, también el Espíritu está sobre sus siervos para el mismo propósito” (Bresee; 1901).

“Ya es tiempo para una gran cruzada mundial y si somos dignos de ser clasificados como descendientes de Wesley quien declaró el mundo como su parroquia, debemos liderar esa cruzada y no permitir que el avance de sus carros nos empuja desde atrás” (J. B. Chapman; 1944).

Nagaland y Contextualizando el Mensaje

Muchas personas se confunden cuando alguien les habla de “contextualización.” Básicamente significa que no podemos compartir el evangelio en un contexto o cultura en la misma manera (con los mismos métodos y estrategias) que lo hacemos en otro. Pensando en esto, lee los siguientes extractos de un artículo (el énfasis en negrita lo puse yo) que recién leí en Relevant Magazine sobre la cultura de los Nagas en un lugar entre Myanmar y la India que se llama Nagaland. Espero sus comentarios también.

“Nyamto Wangsha, el director de una escuela secundaria cristiana en el norte de Nagaland ha estado luchando con el deterioro de su cultura. Él reconoce y aplaude los cambios positivos atribuidos a la conversión de los Naga–más que todo el acabar del “cazar de cabezas” y el establecimiento de un idioma escrito y escuelas. Pero también no vacila en resaltar el deterioro cultural traído de lo que muchos llaman prácticas de conversión irresponsables de parte de los misioneros. ‘Los misioneros vinieron y saltamos de una vida al otro sin el viaje en medio, y eso es peligroso,’ él dice. ‘Entonces ahora tenemos una Biblia en nuestras manos pero no tierra ni tradición. Me duele.’

Por interaccionarse con misioneros americanos, los Naga llegaron a entender que el estilo de vida del Occidente era también la tradición cristiana, explica K. Anglem Konyak, un pastor Naga y autor cristiano. Por eso, él dice que los Naga también entendieron que sus propias tradiciones históricas eran no-cristianas.

Al principio no pudimos distinguir entre cultura y fe. Pensamos que todas las cosas que nuestros antepasados usaron eran malas–canciones y baile tradicional, valores éticos. Todas estas cosas rechazamos con la introducción del cristianismo, y muchas de estas cosas fueron destruidas,’ explica Peihwang Wangsa, un joven profesor de teología en Mon Theological College, en el norte del estado.”

El Gran Partido

Por Eliezel Soto, Misionero Dominicano y Coordinador de Trabajo y Testimonio para MAC Sur (Nicaragua, Costa Rica, y Panamá)

“…Lanza.…y…¡Sí, señores, encesta, y gana el partido…!”

Me encanta el baloncesto, y cuando tenía menos años, jugaba mucho después de clases. Siempre veía los partidos de la NBA y por supuesto las finales.

Yo nunca fui muy buen jugador de baloncesto y quizás mi record de por vida es de más partidos perdidos que ganados, pero alguien que sabemos que ha ganado muchos partido es Michael Jordan (Air Jordan).

Me acuerdo como si fuera hoy, que estaba mirando el último partido que jugó Jordan, las finales contra los Jazz de Utah, el juego decisivo, con pocos segundos para finalizar y el juego empate, y entonces, ¡Jordan roba el balón! cruza al su lado ofensivo, burla su defensa, se eleva….lanza…y…¡Sí, señores, encesta y gana el partido! ¡Qué Emocionante! Claro, yo era un simpatizante de los Toros de Chicago.

Pensaba en este juego cuando leí mi Biblia hace unos días. Estaba leyendo lo que dice Pablo en 1 Corintios 9:24b-25 (traducción en lenguaje actual):

“…Así que vivamos bien para llevarnos el premio. Los que se preparan para competir en un deporte, dejan de hacer todo lo que pueda perjudicarlos. ¡Y lo hacen para ganarse un premio que no dura mucho! Nosotros en cambio, lo hacemos para recibir un premio que dura para siempre…”

Estoy seguro que Jordan entrenó arduamente para ganar este partido. Así nosotros como cristianos, jugadores del equipo más poderoso que puede existir, debemos ser dignos merecedores de nuestro puesto en el equipo titular. Debemos esforzarnos, entrenar en el gimnasio que se llama ‘Consagración’, correr todos los días en el parque ‘Biblia’, hacer abdominales ‘Ayuno’ y por supuesto, para toda decisión en el partido, consultar siempre las estrategias ‘Oración’.

Les aseguro que siempre hay tentaciones para hacer lo malo, pero, como dice Pablo: “debemos dejar de hacer lo que pueda perjudicarnos,” para poder ganar y obtener el premio; el trofeo eterno de la vida con Dios.

¡Qué bueno es pertenecer al equipo!

Bendiciones.

Eliezel Soto

Guard del equipo ‘los del camino’

Cada Momento Oportuno

Regresando de mi viaje a Juchitán, México, conocí a un canadiense en la frontera. Él estaba un poco nervioso porque muchos “ayudantes” allá estaban hablando a él, pidiendo propinas, intentando ayudarle con su pasaporte, su equipaje, etc. Él no hablaba bien español y me vio cuando yo estaba a punto de subir el bus. ¡Agradecido por ver alguna persona que supuestamente hablaba inglés, casi me agarró pidiendo socorro! Le ayudé a comprar su boleto al lago más bello en el mundo (Lago Atitlán) y él subió el bus conmigo.

Empezamos a hablar y descubrí que su nombre fue Joe. Él había dejado su trabajo en Canadá para viajar por siete meses. No sabía a dónde iba y no tenía un plan (¡me sorprende cuántas personas hay como Joe en el mundo!). Había escuchado de las ruinas y las playas en México y además del Lago Atitlán en Guatemala y decidió viajar a esos sitios para empezar su aventura. En cada lugar él buscaba las fiestas, los clubes, y el alcohol. Después de una hora de contarme estas cosas, me preguntó, “¿Y vos? ¿Por qué vives acá?” Jajajaja. Con una sonrisa le dije que era misionero con la Iglesia del Nazareno y él asintió con la cabeza mientras que se sonrió afectadamente. ¡No podía creer que me había compartido todos sus deslices! Sinceramente fue fascinante escucharle y hablar con él.

Llegó un momento cuando me estaba contando sobre una experiencia que había tenido en Nicaragua hace cinco años. Estaba en un hotel tomando y bailando cuando se levantó una tormenta enorme en el lago. Él trató de explicarlo, pero sólo pudo decir, “Fue una de las experiencias más espirituales en mi vida.” Yo le pregunté sobre la tormenta y él empezó a hablar de ella y de otras experiencias que había tenido, pero nunca volvió a hablar de ese sentimiento “espiritual” que tenía.

Diez minutos después me dio cuenta que yo había perdido una oportunidad magnífica. El Espíritu Santo estaba abriendo la puerta y yo no estaba orando, esperando el momento para hacer una pregunta sabia o para explorar junto con él esa experiencia. El bus paró en un pueblo pequeño y él tuvo que rápidamente bajar sus cosas. Nos despedimos y abrazamos, pero cuando el bus salió con él en la orilla de la carretera, oré, “Oh, Dios, ¿qué he hecho? ¿Qué NO he hecho? Perdóname por no darme cuenta en el momento. Perdóname por no estar atento y alerto para este momento divino que estabas orquestando.” Me sentí un poco enfermo y resolví nunca perder alguna oportunidad divina con alguien más de allí en adelante.

¿Te ha pasado? ¿Cómo vivimos nuestras vidas cotidianas? ¿Vamos a vivir nuestras vidas teniendo remordimientos o vamos a “aprovechar al máximo cada momento oportuno”?

“Compórtense sabiamente con los que no creen en Cristo, aprovechando al máximo cada momento oportuno. Que su conversación sea siempre amena y de buen gusto. Así sabrán cómo responder a cada uno” (Col. 4:5-6).

A %d blogueros les gusta esto: