El Poder de Escuchar

Por Stan Toler, Superintendente General en la Iglesia del Nazareno (www.stantoler.com)

Traducido por Aldo Calderón (Dto. Oaxaca, México) 

A continuación un pequeño test para evaluar habilidades de liderazgo. 

¿Ve el líder a los ojos de aquellos con quienes está hablando? Si es así, es muy probable que ese líder sea muy atento y le importen las necesidades de los miembros de su equipo. Si no es así probablemente se trata de un líder distraído, despreocupado, o lo que es peor; puede ser un líder egocéntrico. 

Los buenos líderes toman en serio a las personas y ponen atención a cada una de sus palabras y expresiones. 

Los buenos líderes escuchan las ideas y sugerencias de los miembros de su equipo, eso no significa que acepten toda sugerencia pero sí son abiertos a escuchar nuevas estrategias. 

Los buenos líderes entienden que la idea que le de éxito al equipo puede venir de aquel que está por debajo de ellos en el organigrama. Los buenos líderes son abiertos a las ideas de los demás. 

Los buenos líderes también escuchan quejas. Ellos entienden que las emociones que se reprimen pueden poner tenso el ambiente en el mejor de los casos; en el peor de ellos pueden explotar. Los problemas que no se resuelven pueden frustrar los esfuerzos del equipo. Los buenos líderes sirven de mediadores en los problemas y asesoran a cada parte afectada. 

Los buenos líderes saben escuchar lo que no se dice con palabras, se dan cuenta que puede haber algún problema que el equipo no ha querido ventilar. Los buenos líderes saben leer las expresiones corporales y otras formas no verbales de expresión. Así como un buen mecánico conoce el sonido de un motor sano, un buen líder sabe escuchar lo que otros no perciben. 

Los buenos líderes escuchan a los clientes. Cada organización tiene clientela aunque esté o no involucrada en ventas. Los clientes son aquellos a quienes la organización sirve ya sea que se llaman clientela o feligresía. Los buenos líderes saben  escuchar  para conocer las necesidades de su clientela, y les ponen mucha atención tanto dentro como fuera de la organización. 

Los buenos líderes saben escuchar el futuro. En una noche tranquila es posible escuchar un tren a lo lejos; el sonido es muy tenue, casi imperceptible, pero una persona que escucha con cuidado puede oírlo. Los buenos líderes saben escuchar lo que todavía no llega, pueden ver lo que apenas se asoma en el horizonte, sus oídos están sintonizados con los cambios en la economía, la cultura y la política. Los buenos líderes pueden escuchar cuando un cambio se avecina. 

Aprende a escuchar y aprenderás a liderar.

Un comentario sobre “El Poder de Escuchar

Agrega el tuyo

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Blog de WordPress.com.

Subir ↑

A %d blogueros les gusta esto: