Encarnación: El regalo navideño de Dios para su creación

baby_handEncarnación: El regalo navideño de Dios para su creación

Escrito por Dr. Gustavo Crocker. Superintendente General de la Iglesia del Nazareno

Traducido por Randy Ernesto Bathermy

Los Nazarenos Jordanos frecuentemente me recuerdan su cariño por el último rey Hussein de Jordania.  En medio de muchas historias, ellos compartieron alrededor de la mesa durante la cena la historia de su rey, quien, “cada vez se vestía como un hombre común y visitaba los plazas comerciales, las oficinas gubernamentales, hospitales y lugares públicos”.  A él le gustaba salir de incognito, entonces él podía experimentar cada día en la vida de sus súbditos, la calidad del servicio que recibían de los servidores civiles, el costo de la vida, etc.  El vivió como un plebeyo por una pequeña parte del tiempo, entonces podía ser el mandatario que comprendiera mejor su pueblo.  Para nuestros hermanos jordanos este modelo de liderazgo es uno de los rasgos que ellos encuentran más admirables en su rey.

En la noche de Navidad sin embargo, Dios no decidió visitar por un momento esporádico nuestro vecindario para ganar nuestra empatía.  ¡Él se mudó a nuestro vecindario!  El milagro de la Navidad es que el Dios Todopoderoso, el Dios omnisciente quien no necesitaba descender para poder conocer las necesidades y sufrimientos de su pueblo (Éxodo 3:7), decidió venir en la persona de Jesús y mostrarnos la esencia de su reino en gracia y verdad.

Y el Verbo se hizo hombre y habitó entre nosotros.  Y hemos contemplado su gloria, la gloria que corresponde al Hijo unigénito del Padre, lleno de gracia y de verdad.  (Juan 1:14 NVI)

Los líderes cristianos necesitan seguir este modelo de la encarnación en el mismo modo que Jesús nos mostró el Padre para convertirse en Emanuel, Dios con nosotros. No debemos hacer visitas esporádicas nada más a las comunidades para ver cómo están las cosas.  Sí queremos mostrar a Jesús al mundo, debemos mudarnos al mundo, a las comunidades, a los vecindarios.  Quizás la encarnación es el mejor regalo de Navidad que podemos darle a un mundo careciendo de esperanza.

Acerca de Scott Armstrong

Soy Scott Armstrong. Tengo la esposa más hermosa del mundo, Emily. Tenemos dos hijos: Elías (14 años) y Sydney (12 años). Soy misionero en la Iglesia del Nazareno, Región Mesoamérica, y Coordinador de GÉNESIS, un movimiento para impactar los centros urbanos de nuestra región de manera misionera.

Publicado el 18 diciembre 2013 en Calendario Cristiano y etiquetado en , , , , , , . Guarda el enlace permanente. Deja un comentario.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: