Archivo de la categoría: Unidad

40 Días de Oración Previos al Pentecostés

40 DIAS DE ORACION.jpg

En el siguiente enlace puede descargar los recursos para los 40 días: 40 DIAS DE ORACION PREVIOS AL PENTECOSTES – 2018.

La Iglesia del Nazareno en Curazao

Algunas cosas emocionantes están sucediendo con la Iglesia del Nazareno en la isla de Curazao. Este trabajo fue iniciado hace unos años atrás, pero recientemente ha sido reconocido oficialmente por la denominación, lo que es un acontecimiento muy importante. Reconocemos que los lectores de este blog quizá no han escuchado de los orígenes del ministerio de la Iglesia en este país caribeño de habla holandesa. Por ello, sin más preámbulos te presentamos un artículo que fue publicado originalmente en NCN News:

La Iglesia del Nazareno llega a Curazao

Cuando Jonathan y Lissett Petrus se mudaron de Holanda a Curazao —una isla sin presencia nazarena— sintieron que Dios les llamaba al ministerio cristiano. Hoy en día, gracias a la sociedad con iglesias en los Estados Unidos, el trabajo de la denominación ha sido reconocido oficialmente en la nación insular.

Curazao, una de las “islas ABC” —Aruba, Bonaire y Curazao— que se encuentran frente a la costa norte de Venezuela, recibe la llegada de la Iglesia del Nazareno. Esta es una historia de nuevos comienzos, para un país, para un pastor joven y su equipo de plantadores de iglesias, y para un pastor estadounidense y su iglesia local.

En el 2010, el liderazgo de la recién formada región de Mesoamérica —constituida por las regiones de México, América Central y el Caribe— hicieron una seria evaluación. Lo que descubrieron presentaba un desafío: la presencia de la Iglesia del Nazareno era más débil en las áreas con mayor población. Cincuenta y ocho por ciento de la población de la región vive en 169 grandes ciudades e islas, pero sólo 28 por ciento de la membresía de la iglesia se encuentra en esas áreas. Esto requería un nuevo pensamiento y una nueva estrategia.

La esperanza surge de otro factor. En toda la región, se está produciendo un avivamiento, con jóvenes y adultos jóvenes que están experimentando un llamado a las misiones. “No necesitamos depender solo de los misioneros provenientes de América del Norte,” dicen. “Llevemos el evangelio a estas nuevas áreas.”

El Proyecto Génesis es la respuesta de la región. Veintiocho lugares con gran número de población están destinados a recibir equipos de cuatro misioneros para 2020. Los misioneros Scott y Emily Armstrong en la República Dominicana fueron nombrados para desarrollar la estrategia y un programa de capacitación.

La isla holandesa de Curazao presenta su propio desafío. El alto costo de la vida hace que sea difícil para los misioneros de México u otras partes de la región vivir allí.

Sin embargo, su población diversa de 150,000 necesita el evangelio. Hay alrededor de 80 iglesias protestantes en la isla, casi todas con membresías inferiores a 50. Ninguna iglesia evangélica de habla holandesa está proclamando el mensaje de la santidad del corazón.

Un equipo internacional está respondiendo a este desafío con una estrategia para plantar una nueva Iglesia del Nazareno en la isla. Gracias a la intervención divina, un equipo se ha unido para comenzar una Iglesia del Nazareno en Curazao: Kevin Hardy, pastor de la Iglesia del Nazareno Crossroads en Ellicot City, Maryland; Larry Orwig, presidente de Misiones Nazarenas Internacionales en Crossroads; Richard y Karen Brash, miembros de Crossroads, quienes han sentido un llamado al ministerio de tiempo completo; Jonathan y Lissett Petrus, jóvenes inmigrantes holandeses también con llamado, y Scott Armstrong, misionero responsable del desarrollo e implementación de Génesis en la región de Mesoamérica.

Hardy.jpg

Para saber más sobre esta extraordinaria historia, visite nazarene.org/es/generosidad y continuemos orando para que Dios siga abriendo puertas en donde la iglesia aún no está.

 

Cuidar de Los Pobres: ¿El Mandamiento Más Ignorado de la Biblia?

Por Tyler Huckabee

En la Biblia, de principio a fin surgen algunos temas recurrentes. La idea de un Dios Creador, el Mesías, y la vida después de la muerte son solo algunos de los más frecuentemente señalados. Sin embargo, cualquier lista que mencione los temas bíblicos más discutidos debe incluir este: una persistente, apasionada e inquebrantable postura acerca de los pobres.

Quizás la Biblia mantenga cierto misterio en otras cosas – cualesquiera que sean sus complejidades y tensiones – pero cierto es que no puede ser más clara respecto a cómo tratar a aquellos que viven en la pobreza. Dios ama a los pobres y nos manda que les demos ayuda.  Tan simple como eso. Y es algo real en ambos Testamentos.

“Cuando haya en medio de ti menesteroso de alguno de tus hermanos en alguna de tus ciudades, en la tierra que Jehová tu Dios te da, no endurecerás tu corazón, ni cerrarás tu mano contra tu hermano pobre, sino abrirás a él tu mano liberalmente, y en efecto le prestarás lo que necesite.” (Deut. 15:7-8).

“A Jehová presta el que da al pobre, y el bien que ha hecho, se lo volverá a pagar.”  (Prov. 19:17).

“Más cuando hagas banquete, llama a los pobres, los mancos, los cojos y los ciegos; y serás bienaventurado; porque ellos no te pueden recompensar, pero te será recompensado en la resurrección de los justos.” (Lucas 14:13-14).

“Pero el que tiene bienes de este mundo y ve a su hermano tener necesidad, y cierra contra él su corazón, ¿cómo mora el amor de Dios en él? Hijitos míos, no amemos de palabra ni de lengua, sino de hecho y en verdad.”  (1 Juan 3:17-18).

Dudo que las personas que lean este texto estén completamente sorprendidas con los versículos presentados. Las probabilidades son que estén muy conscientes de lo que la Biblia dice referente a los pobres. Saben que la Palabra dice que debemos ser generosos en nuestra forma de tratarlos. Muy pocos cristianos argumentarían que Dios quiere que seamos mezquinos y desconfiados con ellos.

La pregunta es, ¿Por qué no obedecemos?

59009943d5512_1420_!.jpg

EXCUSAS, EXCUSAS

Un estudio realizado el año pasado por Kaiser Institute y The Washington Post encontró que el 46% de los cristianos son propensos a culpar a la gente pobre por ser pobres, en comparación, solo el 29% de los no cristianos opinan igual. La división es todavía más evidente cuando se separa a los evangélicos blancos, el 53% de los cuales culpa a los pobres de “falta de esfuerzo”.

En contraste, los ateístas, agnósticos y los no afiliados a alguna asociación religiosa son más propensos a decir que las circunstancias difíciles son las culpables de la pobreza, por un margen cercano de dos a uno.

¿Qué nos queda entonces de estas estadísticas? ¿Por qué los cristianos, aquellos que poseen Biblias repletas de instrucciones sobre cuidar y ser amables con los pobres, están más inclinados a considerarlos flojos?

Helen Rhee, una historiadora que estudia la riqueza y pobreza entre la cristiandad, dijo al Washington Post que cree que esto está relacionado con la escatología cristiana. Es decir, como el premilenialismo, –la teología que sostiene que Jesús puede regresar en cualquier momento– se convirtió en la teoría del fin de los tiempos dominante en el evangelismo estadounidense, los cristianos crecieron menos preocupados por hacer del mundo un mejor lugar. Desde esta perspectiva, Rhee comentó al Post: “El mundo ya está perdido. Las cosas irán de mal en peor… tienen que enfocarse solamente en lo que es importante, eso es, la salvación del alma”.

Esto ha llevado a tener una actitud que implícitamente relaciona la pobreza con la moralidad. Al Mohler presidente del Seminario Sureño Teológico Bautista, le describe esta actitud al Post de la siguiente manera: “Hay un impulso cristiano legítimo de considerar la pobreza como un problema moral… creo que con frecuencia  los cristianos conservadores tienen un entendimiento inadecuado de la dimensión estructural del pecado.”

En otras palabras, el pecado es la causa de toda la pobreza, pero no toda la pobreza es resultado del pecado individual. También existe el pecado comunal, aquel que da como resultado la pobreza generalizada: la avaricia y la corrupción que deja pobre a gente inocente.

Podemos ver esto en la Biblia,  donde los autores –lejos de condenar a los pobres– repetidamente los identifican como benditos, incluso a semejanza de Cristo. Más allá de la famosa frase de Jesús “Benditos los pobres”, hay versículos como Proverbios 19:17 que dice: “A Jehová presta el que da al pobre, y el bien que ha hecho, se lo volverá a pagar.”

Y en Mateo 25, donde Jesús dice “Entonces también ellos le responderán diciendo: Señor, ¿cuándo te vimos hambriento, sediento, forastero, desnudo, enfermo, o en la cárcel, y no te servimos? Entonces les responderá diciendo: De cierto os digo que en cuanto no lo hicisteis a uno de estos más pequeños, tampoco a mí lo hicisteis.”

En estos versos y muchos más, está muy claro que Dios mismo se identifica con los pobres. Lejos de declararlos responsables de su situación actual, Él mismo se manifiesta en ellos.

GRACIA

“Ellos se lo buscaron.”

“Si les doy, ¿Cómo sé que no lo desperdiciarán?

“Esperaré un mejor momento para dar.”

Estas son las excusas que a menudo usamos para no ser generosos con los pobres, pero mientras más leas la Biblia, más poco convincentes te sonarán las frases. ¿Qué pasaría si Dios nos diera de Su gracia con la misma prudencia cautelosa que utilizamos para dar nuestro dinero? “Ella se lo buscó. Si le doy de mi gracia, ¿cómo sé que no la desperdiciará?”

No. En Dios, tenemos la imagen perfecta de cómo luce la generosidad, y ese ejemplo es el que debemos seguir. Quizás hay algo de sabiduría en asegurarnos que no estemos usando nuestro dinero para permitir adicciones insalubres, pero en este punto, muchos de nosotros hemos envenenado nuestro espíritu generoso con esa suspicacia que nos lleva a asumir que cualquier persona pobre va a malgastar el dinero que le demos, en lugar de dar a la manera en que Dios nos dijo: como si le estuviéramos dando a Dios mismo. ¿Realmente queremos pasar nuestras vidas sospechando de Dios, como alguien que malversará nuestro dinero con drogas y alcohol?

La Biblia es clara. La necesidad es clara. La misión es clara. También son claras las excusas que los cristianos han inventado para protegerse a sí mismos de la generosidad financiera, aunque éstas no superan el más mínimo escrutinio. Los mandamientos sobre los pobres quizás no sean los temas más discutidos de la Biblia, pero pudieran ser muy bien los más ignorados.

Es hora de cambiar eso.

Este artículo fue publicado originalmente en: Relevant Magazine.

Ora por la Ciudad

IMG_0411

¿Sabías que hoy es el último día de nuestros 40 Días de Oración por las ciudades de Mesoamérica? En Génesis, al iniciar cada año, nos dedicamos a interceder por las poblaciones urbanas en nuestra región. Hemos orado para que Dios nos dé su visión para la ciudad. Hemos orado que Dios levante misioneros para la ciudad. Hemos orado para que Dios nos use ¡para transformar nuestras ciudades! Y está sucediendo. Él está cambiando nuestras ciudades en México y Martinica, Honduras y Haití, Granada y Guatemala. Y, mientras hemos orado por otros, ¡Dios también ha comenzado una transformación en nosotros!

Espero que te hayas unido a nosotros en este viaje. Si no lo hiciste, o si no sabías acerca de esto, ¿por qué no tomas el desafío tú mismo o tu iglesia para dedicar 40 días a la oración? ¡Tenemos los recursos para ayudarte! 

Hace dos años, Gary y Naomi Faucett, nuestros Promotores de Cuidado Misionero en Génesis (ese título tan largo básicamente significa que, ¡aman muchísimo a nuestros misioneros!), proveyeron un retiro muy necesario para nuestros misioneros ministrando en San Pedro Sula, Honduras. Desde el quinto piso del hotel, Eunice Zaragoza, Freivy López, y Merit Córdova, contemplaron la inmensa ciudad debajo de ellos. Freivy comenzó a mostrar a Gary todos los vecindarios de San Pedro Sula:

“Gary, ese sector de la ciudad es muy peligroso. Se supone que no debemos ir ahí de noche. Pero igual vamos porque hemos iniciado una célula en ese lugar.”

“Aquel lugar es donde se concentra la actividad de las pandillas. Pero ahí también hay niños. Jugamos con ellos en el parque cada sábado.”

“Mira, la mayoría de drogas que pasan por Honduras, provienen del barrio de allá. ¿Pero ves ese apartamento? Ahí es donde empezamos a ver que muchos jóvenes vienen para conocer al Señor. Dios está haciendo algo en ese sitio.”

Gary codeó a Freivy y medio bromeando dijo, “¡Parece que San Pedro Sula es muy peligrosa, hermano! ¿Vas a estar bien?!”

Freivy asintió. “Definitivamente. Pero amo esta ciudad.”

¿Amas tu ciudad? ¿Amas los lugares de alto riesgo, o solo los sitios cómodos? ¿Cuándo fue la última vez que de verdad oraste por tu ciudad?

Ahora es una tradición. En cada retiro, buscamos un lugar desde donde podamos ver la ciudad. Y oramos. La foto de arriba es de los Coordinadores de Misión de Global en Nueva York en octubre pasado, orando por esa gran metrópolis, pero también por todas nuestras ciudades. La foto que ves abajo es de nuestro equipo de Guadalajara orando por la ciudad con más de 6 millones de habitantes.

¿Te comprometes? ¿Te unes a nosotros para orar por la ciudad? Esto no se termina después de 40 días. Encuentra una azotea en algún lugar o una ventana en un quinto piso, y toma una foto de tu familia o tu iglesia orando.

La ciudad se ha introducido en nosotros; ahora está bajo nuestra piel. Es caótica, ruidosa, y muchas veces peligrosa.

Y así como Freivy, la amamos.

“Además, busquen el bienestar de la ciudad adonde los he deportado, y pidan al Señor por ella, porque el bienestar de ustedes depende del bienestar de la ciudad.” (Jer. 29:7 NVI)

GDL pray for the city.png

 

 

No Nos Olvidemos

Para muchos alrededor del mundo, un desastre en otro país capta nuestra atención mientras que los medios de comunicación lo cubren. Somos motivados a orar, a menudo a dar, e incluso algunas veces a enviar un equipo de ayuda. ¡Gracias, Señor, por tu Iglesia alrededor del mundo que ha hecho todo esto y ha ayudado a aliviar las enormes necesidades ante nosotros!

Al mismo tiempo, en el Caribe no hemos olvidado la devastación de los recientes huracanes que destruyeron muchas de nuestras islas. Mucho después que los equipos televisivos se han ido, el trabajo de reconstrucción todavía se está realizando. Y seguirá así por los meses y años que vendrán, en lugares como Puerto Rico, Dominica y San Martín. Ministerio Nazarenos de Compasión ha publicado tres videos en el mes pasado que muestran cómo esas tres naciones todavía están sufriendo. Sin embargo, al final de estos videos, ellos han elegido resaltar imágenes de esperanza: una sonrisa de una mujer que perdió su hogar, una congregación orando y abrazándose, un pastor de pie en el púlpito aun cuando las paredes del templo están destruidas. Todavía puedes ser parte de este proceso de reconstrucción. Puedes ayudar a llevar esperanza a miles de familias heridas en esos lugares. Por favor visita www.ncm.org para más información.

logo-compasion.png

Aquí están los videos. No nos olvidemos. Actuemos.

Primer Retiro de Coordinadores de Misión Global Celebrado en Barbados

Informar. Fortalecer. Expandir.

Estos fueron los objetivos generales establecidos para el siguiente año por los líderes que se reunieron del 1 al 3 de diciembre, 2017 en St. Phillips, Barbados, para el primer retiro de Coordinadores de Misión Global en el Área Caribe. Dirigido por los Rev. Dario y Lynda Richards (de Barbados y Guyana), Misión Global se refiere al ministerio en la Región Mesoamérica que busca encontrar, entrenar y enviar nuevos misioneros a las naciones.

Después de que el Coordinador Regional, Rev. Scott Armstrong, explicara a grandes rasgos la historia de Misión Global en la denominación y en la región, Lynda Richards resaltó la historia y dinámicas de este ministerio específicamente en el contexto caribeño. Las estadísticas nos dicen que 106 personas han participado en viajes misioneros de tres semanas “Called to Serve” desde 2013, y una gran cantidad de equipos de Jóvenes en Misión y grupos de Trabajo y Testimonio han sido enviados en el área durante ese tiempo. Lynda también presentó algunos desafíos culturales potenciales en el Caribe y recursos culturales que pueden ayudar a enfrentar o abordar esos desafíos.

Luego, Dario Richards, dirigió al grupo en un valioso tiempo de lluvia de ideas, sueños, trazando la visión y estrategia para los años venideros.

IMG_2912.JPG

Entre los asistentes se encontraban Kayann Walker (Jamaica), Talesha Plumber (Jamaica), Danielle Miller (Barbados), Rev. Shawn Parris (Barbados), Sheena Small (Barbados), and Jonette Williams (Antigua & Barbuda). Cada uno de ellos están apasionados por el desarrollo de misiones y misioneros del Caribe, y juntos formarán un equipo que acordó cumplir con las siguientes metas en 2018:

  1. Encontrar 150 nazarenos interesados en misiones, en parte a través de la realización de 2 Campamentos de Orientación Misionera en Santa Lucía y Bahamas.
  2. Entrenar 10 coordinadores que promuevan el envío y sostenimiento de misioneros voluntarios en sus distritos, incluyendo candidatos potenciales de largo plazo para la iniciativa regional GÉNESIS.
  3. Enviar 50 misioneros a través de viajes de Called to Serve a Turcos y Caicos, y Santa Lucía, así como a 4 misioneros de Génesis a otras ciudades de la región.

De igual manera, fue un gran privilegio, para este equipo, ser parte de la instalación de los Richards como Co-Pastores de la Iglesia del Nazareno Hope Road. Muchos pastores y líderes del Distrito de Barbados acudieron y oraron por esta pareja mientras continúan su ministerio en el área e inician el pastorado de iglesia local en esta congregación.

IMG_2914.JPG

IMG_2913.JPG

Por favor ore por estos líderes y este ministerio en los próximos meses. ¡Ore que cada una de estas metas sean cumplidas y superadas! Ore también que los nazarenos del Caribe continúen cultivando un ambiente donde el llamado a misiones sea escuchado, aceptado y sostenido en gran manera por una Iglesia que está apasionada por alcanzar a un mundo quebrantado y herido.

IMG_2915.JPG

No Eres el Favorito de Dios

Por Scott Armstrong

Jesús Vuelve a Casa con un Mensaje Aleccionador

Navidad es un tiempo donde muchos de nosotros volvemos a casa. Reímos con la familia y nos llenamos de comida buenísima. Las abuelitas aprietan nuestras mejillas y nos dicen lo muuuucho que hemos crecido, lo cual es incómodo cuando tienes 8 años, ¡imagínate cuando tienes 40!

Lucas 4 nos habla de un tiempo cuando Jesús regresó a Nazaret, donde había sido criado. El pequeño aprendiz de carpintero había crecido y ahora era un excelente predicador, y la gente estaba asombrada con su elocuencia. “¿No es este el hijo de José?” ellos preguntaban (v. 22). Ciertamente, ¡este no puede ser el mismo pequeñito que, en aquellos tiempos, jugaba en el arenero!

Entonces, así como Jesús acostumbra, en lugar de disfrutar de la alabanza de todos, Él rompe los esquemas. De hecho, inmediatamente, su sermón de buenas noticias pasa a ser un juicio. “Estoy aquí para cambiar el mundo, tal como fue profetizado por Isaías” (ver v. 18-21) rápidamente se torna en “Si tú crees que eres mejor que cualquier otro, estoy aquí para decirte que estás totalmente equivocado.”

El resultado es estremecedor. La transformación de la multitud es contundente. La gente de la iglesia está enfurecida, lo echan de su propia ciudad, y están listos para lanzarlo de un precipicio (v. 28-29). ¡Guau! ¡¿Qué los hizo convertirse de admiradores, a intentos de homicidas en un abrir y cerrar de ojos?!

Básicamente, Él exclamó, “¡No eres el favorito de Dios! ¡Deja de actuar como si lo fueras!”

o-GROUP-HAPPY-PEOPLE-facebook.jpg

Es un mensaje que es apropiadamente doloroso y bastante controversial, incluso hoy en día. Autores cristianos han hecho mucho dinero escribiendo que tú y yo somos los favoritos de Dios. Los predicadores usan esa frase para explicar el inagotable amor de Dios por ti y por mí. Todo parece obvio, ¿verdad? Y, de cualquier forma, se siente bien saber que soy el hijo favorito de Dios; ¡me da una especie de impulso en mi camino cuando salgo del servicio el domingo!

Aquí está el problema: Dentro de la definición de la palabra “favorito” está implícita la exclusión de algo más. Cuando te pregunto cuál es tu comida favorita, si tú dices, “Todas son mis favoritas,” no tiene sentido. O estás tratando de ocultar algo o eres muy indeciso. Decir “Me gustan todas las comidas por igual” suena poco convincente, pero por lo menos es mejor que afirmar que todas las comidas son tus favoritas. Seleccionar algo como favorito por necesidad significa que algo más no ha sido seleccionado: no es, por lo tanto, tu favorito.

Cuando se habla de esto, los autores y predicadores insisten en que, bueno, cuando ellos dicen, “TÚ eres el favorito de Dios,” ellos se refieren a que TODOS somos Sus favoritos. Es una técnica de comunicación efectiva, pero diluye completamente la palabra. De hecho, usar la palabra “favorito” de esta manera puede tener serias consecuencias no intencionales.

Cuando nos empezamos a ver como los favoritos de Dios, sutilmente comenzamos a creer que nos prefiere más que a otros. El resultado de ese pensamiento es etnocentrismo y egoísmo religioso, que es exactamente contra lo que Jesús arremetió en los versos 24-27.

Mi partido político está en lo correcto.

Mi raza es mejor.

Mi denominación es la mejor.

Mi manera de ver el mundo es la única forma en la que cualquiera debería verlo.

También nos hace sentir mimados. Empezamos a esperar que Dios esté a nuestra disposición y servicio. El hijo “favorito” en Navidad demanda que sus padres le guarden la última rebanada de pastel. Cualquier regalo se vuelve aburrido en cuestión de horas. Nada es apreciado. Todo es merecido. Jesús lo dice de esta forma, “Seguramente ustedes me van a citar el proverbio: ‘¡Médico, cúrate a ti mismo! Haz aquí en tu tierra lo que hemos oído que hiciste en Capernaúm’” (v. 23). ¡Estamos aquí para el espectáculo, Jesús! Vamos, hemos orado; ¿por qué no nos concedes cada deseo?

Jesús desbordó su amor sobre todos nosotros en la misma medida.

Ese es el punto.

Él no tiene favoritos.

Mientras nos acercamos a Navidad, escucha otra vez las asombrosas palabras de Jesús en su sermón al regresar a casa: “El Espíritu del Señor está sobre mí, por cuanto me ha ungido para anunciar buenas nuevas a los pobres. Me ha enviado a proclamar libertad a los cautivos y dar vista a los ciegos, a poner en libertad a los oprimidos, a pregonar el año del favor del Señor” (v. 18-19).

Una de esas últimas palabras es interesante: “favor.”

Nuestro Dios viene al pobre, a los prisioneros, a los ciegos y oprimidos. Su favor es ofrecido a todos en medida abundante.

¿Qué pasa si realmente tú no eres el favorito de Dios?

Es doloroso y humillante reconocerlo. Pero quizá admitirlo te abra a recibir verdaderamente el favor de Dios por primera vez. Tal vez permita al Dios, que no tiene favoritos, que te unja a TI, también, para ir a los quebrantados de corazón y te introduzca en el favor del Señor.

Que hoy, al escuchar esta escritura, sea verdaderamente cumplida.

 

Adviento: Esperando la Venida del Señor

Por Josué Villatoro

El énfasis de la estación de Adviento es la espera. Estamos expectantes, estamos preparándonos para celebrar la Navidad. Me gusta esa dinámica. Navidad no es cualquier fiesta: no es Santa, Papá Noel o regalos y familia. ¡Qué bueno que hay familias reunidas, regalos en el árbol y espíritu fraterno! Pero la celebración navideña no es eso. Navidad es Jesús. Celebraremos en pocos días al Dios que se hizo humano y habitó en medio de nosotros. ¡Qué tremenda celebración! No podemos llegar a ella de golpe, debemos prepararnos. Celebrar el Adviento nos prepara para conmemorar la Navidad de forma mejor.

vela.jpg

Y cada domingo de esta fiesta tiene un valor. El domingo pasado enfatizamos que estamos esperando a Jesús, porque Él es nuestra esperanza. Este domingo, y durante esta semana, estamos en el tiempo de espera porque tenemos “fe.” Palabra pequeña, significado enorme. No le vemos, no le hemos visto, pero estamos seguros que un día le veremos. Nos preparamos para celebrar la Navidad porque tenemos fe en Jesús, porque confiamos en Sus promesas. Pero estamos también esperando Su segunda venida porque estamos seguros que Él vendrá. Ten fe. Que no haya argumento, poder ni evidencia humana que pueda hacerte siquiera dudar de la fe que está cimentada en Jesús, el Cristo. ¡Le celebramos, porque confiamos en Él!

 

A %d blogueros les gusta esto: