Palomitas y KoolAid

Por: Rev. David Mills

Cuando era niño, mi familia no tenía mucho dinero. Mi papa era pastor en el área rural del este de Kentucky, uno de los lugares con más pobreza en los Estados Unidos.  A pesar de eso, mis padres me enseñaron una lección muy importante de hospitalidad y servicio en nuestra comunidad. 

Ellos creían que el mejor regalo que puedes dar a una persona es invitarlos a comer a tu casa. Mis padres siempre invitaban personas de la iglesia local y de la comunidad a nuestra mesa.  Aunque no teníamos dinero para ofrecerles una comida muy lujosa, les ofrecíamos palomitas y preparábamos agua de KoolAid. Cada domingo por la noche, mi mamá preparaba la máquina de palomitas y hacíamos palomitas hasta que todos estuvieran satisfechos. Y para las bebidas, lo mejor y más económico para satisfacer la sed de todos era un sobre de KoolAid, un poco de azúcar y agua. 

1a de Pedro 4:8-9 (NTV) nos recuerda: “…sigan demostrando profundo amor unos a otros, porque el amor cubre gran cantidad de pecados. Abran las puertas de su hogar con alegría al que necesite un plato de comida o un lugar donde dormir.” ¿Cuándo fue la última vez que invitaste a alguien a comer a tu casa? ¿Dios está trayendo alguien a tu mente ahora mismo? ¿A quién necesitas mostrar hospitalidad en los próximos días? Las lecciones que aprendí de pequeño hace muchos años aún están vigentes para mí. ¡No necesitas mucho para mostrar amor a las personas, tal vez solo un poco de palomitas y KoolAid!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Blog de WordPress.com.

Subir ↑

A %d blogueros les gusta esto: