Archivo del sitio

Nuestro Gran, Gran Dios

Por Scott Armstrong

“Alegraos, oh justos en Jehová; en los íntegros es hermosa la alabanza. Aclamad a Jehová con arpa; cantadle con salterio y decacordio. Cantadle cántico nuevo; hacedlo bien, tañendo con júbilo” (Sal. 31:1-3).

(Leer Salmo 31:1-12)

Experimentemos juntos estas palabras de adoración por unos pocos minutos…

maxresdefault.jpg

Mientras empezamos este salmo, se nos instruye a hacer música para Dios, cantarle, tocar instrumentos, gritar de gozo, usar toda forma de música posible para alabar a nuestro Señor (v. 1-3). ¿Por qué? Contemos las razones. Lo adoramos porque Él es el Dios:

Quien es Justo y Verdadero (v.4). Él es siempre justo en sus decisiones.

Quien es Fiel (v.4).  Él guarda sus promesas, y siempre podemos confiar en ellas.

Quien Ama la Justicia y la Rectitud (v.5). Él hace lo que es correcto y bueno, y se deleita en que otros hagan lo mismo.

Cuyo Amor Nunca Falla (v.6). Su amor nunca se acabará; Él ama a cada persona, en cada momento y situación en la que estén.

Quien es Creador (v.6, 7, 9). De la nada Él soñó el mundo y cuando lo dijo lo hizo real. De la nada, Él creo una obra de arte como tú.

Quien es Asombroso (v.8). Su grandeza merece nuestra alabanza. A la luz de su insondable gracia, el mundo entero doblará sus rodillas y lo adorará.

Quien está en Control (v.10). Las naciones y los reyes de este mundo no tienen el control; Él tiene siempre la última palabra. 

Quien es Constante (v.11). A través de las edades, sus promesas nunca cambian y su voluntad será cumplida siempre.

A la luz de estas razones, podemos ver por qué el escritor canta, “Bienaventurada la nación cuyo Dios es Jehová, el pueblo que él escogió como heredad para sí” (v.12).

¿Cómo alabarás a un Dios tan increíble hoy?

40 Días Edificando Vidas en Oración

tranquilo40 DÍAS EDIFICANDO VIDAS EN ORACIÓN

“Impulsar la oración en la Región Mesoamérica para edificar vidas de acuerdo a los propósitos de Dios.”

“Y esta es la confianza que tenemos en él, que si pedimos alguna cosa conforme a su voluntad, él nos oye. Y si sabemos que él nos oye en cualquiera cosa que le pidamos, sabemos que tenemos las peticiones que le hayamos hecho.” 1 Juan 5:14-15

“Si se humillare mi pueblo, sobre el cual mi nombre es invocado, y oraren, y buscaren mi rostro, y se convirtieren de sus malos caminos; entonces yo oiré desde los cielos, y perdonaré sus pecados, y sanaré su tierra.” 2 Crónicas 7:14

OBJETIVOS:

  • Desafiar a personas, familias y congregaciones a orar para edificar sus vidas y ser guiados a los propósitos de Dios.
  • Establecer lugares de oración en hogares e iglesias.
  • Dar facilidades para un total involucramiento en la oración.
  • Llevar al arrepentimiento a personas el Domingo de Pentecostés.

    OBJETIVO DEL DÍA DE ORACIÓN DEL PENTECOSTÉS EN IGLESIAS LOCALES

    Establecer 24 horas de Oración constante para el cuidado de personas, familias, pueblos, ciudades, comunidades, líderes de gobierno y por el derramamiento del Espíritu Santo sobre su pueblo.

Junta de Superintendentes Generales Iglesia del Nazareno

Tomando como base nuestros valores esenciales y siendo un pueblo enviado que responde al llamado de Cristo y es capacitado por el Espíritu Santo para ir al mundo a testificar del señorío de Cristo y participar con Dios en la edificación de la iglesia y la extensión de su reino (2 Corintios 6:1). Iniciamos estos 40 días de Oración en concordancia con nuestra misión, en

ADORACIÓNHand Prayer

“Viviendo para Agradar a Dios”

La adoración es la expresión más alta de nuestro amor a Dios. Es una adoración centrada en Dios que honra a Aquel que en su gracia y misericordia nos redime.

Adoración es el primer privilegio y responsabilidad del pueblo de Dios. Es la reunión de la comunidad del pacto delante de Dios en proclamación y celebración de lo que es El, lo que ha hecho y lo que promete hacer.

En oración, tomen tiempo para adorarle y agradarle.

Día 1 – Orando por Sabiduría Espiritual.

“Me he enterado que ustedes confían mucho en el Señor Jesús y aman a todos los del pueblo de Dios. Por esto, y por lo que antes dije, me acuerdo de ustedes cuando estoy orando y le doy gracias a Dios por la confianza que en El tienen. Le pido al Dios de nuestro Señor Jesucristo, es decir, al Padre maravilloso, que les de su Espíritu para que sean sabios y puedan entender cómo es Dios. También le pido a Dios que les haga comprender con claridad el gran valor de la salvación que El ha dado a los que son suyos. Que sepan cuál es la esperanza prometida.” Efesios 1:15-19 (Biblia para Todos)

  • Inviten Dios para que en oración les de sabiduría para caminar de acuerdo a su voluntad y en base a sus principios.
  • Pídanle a Dios que les ayude a entender cuál es Su voluntad para su vida.
  • Pídanle a Dios que les ayude a caminar adorándole a El cada día.
  • En oración, tomen un tiempo para adorarle.
  • En oración, confiésele si usted no ha sido obediente en pedir de El sabiduría.
  • Tome tiempo para agradecerle por la sabiduría que le ha dado para salir adelante en las adversidades.
  • Oren para que su pueblo le adore en espíritu y en verdad.

Día 2 – Orando porque el mensaje de Su Palabra abunde en ustedes.

“Cuando el ladrón llega, se dedica a robar, matar y destruir. Yo he venido para que todos ustedes tengan vida, y para que vivan plenamente.” Juan 10:10 (Biblia para Todos)

  • Dios desea que el mensaje de La Biblia abunde en ustedes para que crezcan espiritualmente cada día. Tomen tiempo para orar.
  • Si Su Palabra abunda en cada uno, esta dará frutos para que otros vengan al arrepentimiento a través de ustedes.
    Pídanle a Dios en oración que les ayude a ser luz.
  • Oren pidiendo que Dios les guíe a vivir una vida plena a la luz de Su Palabra.
  • Oren pidiéndole a Dios a que les ayude a transmitir Su Palabra a los nuevos

    convertidos.

  • Oren para que Dios les de sabiduría para prepararse en el estudio de Su Palabra.

***Este plan de oración regional sigue sucesivamente durante los próximos días y semanas.  Para bajar todo el documento, por favor haz clic acá.

La JNI – Misión, Visión, y Valores Medulares

Jóvenes Juntos“Ninguno tenga en poco tu juventud, sino sé ejemplo de los creyentes en palabra, conducta, amor, espíritu, fe y pureza” (1 Timoteo 4:12).

Nuestra Misión

La misión de la Juventud Nazarena Internacional es llamar a nuestra generación a una vida dinámica en Cristo.

Nuestros Miembros

La membresía de la Juventud Nazarena Internacional incluye a toda persona que participe en el ministerio nazareno juvenil y que comparta nuestra visión y valores establecidos.

Nuestra Visión

La Iglesia del Nazareno cree que los jóvenes forman una parte integral de la iglesia. La Juventud Nazarena Internacional existe para guiar a los jóvenes hacia una relación con Cristo que perdure toda la vida y para facilitar su crecimiento como discípulos en el servicio cristiano.

Nuestros Valores

  1. Valoramos a los jóvenes… personas importantes en el reino de Dios.
  2. Valoramos la Biblia… la verdad inmutable de Dios para nuestra vida.
  3. Valoramos la oración… la comunicación vital interactiva con nuestro Padre celestial.
  4. Valoramos a la iglesia… una comunidad de santidad global de fe, diversa en culturas, pero una en Cristo.
  5. Valoramos la adoración… encuentros con un Dios íntimo que cambian la vida.
  6. Valoramos el discipulado… un estilo de vida de semejanza a Cristo.
  7. Valoramos a la comunidad… establecer relaciones que contribuyan a la unión entre nosotros y con Dios.
  8. Valoramos el ministerio… extender la gracia de Dios a nuestro mundo.
  9. Valoramos ser testigos… compartir el amor de Dios en palabras y hechos.
  10. Valoramos la santidad… una obra de gracia en la que Dios, por medio de la obra de su Espíritu Santo, nos capacita para tener una vida que represente a Cristo en lo que somos y en todo lo que hacemos.

Estos valores son dimensiones importantes de la vida santa y deben reflejarse en la vida y ministerio de la JNI en cada nivel de la iglesia. (Para obtener más información sobre estos valores, véanse los “Artículos de Fe” en el Manual de la Iglesia del Nazareno).

La Formación Espiritual del Misionero

Esta es la última lección escrita por la Dra. Erika Ríos Hasenauer, más no la última de la serie “La Formación del Misionero Nazareno.” Agradecemos a esta gran sierva de Dios por su colaboración con estas entradas y además por su ministerio y amistad.

¿Cuáles son los mejores manuales de instrucción espiritual?

Ya hablamos de los ingredientes necesarios para iniciar nuestra formación espiritual, pero ahora tenemos que buscar herramientas que nos ayudarán a este propósito.

Todo comienza con una vida de oración, disciplina al leer la Palabra, la alabanza, tener nuestro diario espiritual, reflexionar en la naturaleza y la Creación, etc.

  • La oración. La efectividad de la vida pública está detrás de una vida privada.
  • La Palabra. Es la mejor arma contra los ataques del enemigo que tenemos a nuestra disposición, y el mejor manual de vida.
  • La alabanza y adoración. Cuando finalmente la alabanza y adoración llegan a ser parte de nuestro estilo de vida y comprendemos que no es nuestra voz, sino la actitud de nuestro corazón lo que verdaderamente llega al Padre, vamos en buen camino.  Adoración es actitud pero también obediencia.
  • La naturaleza. Es increíble la influencia que la naturaleza tiene en nosotros y como nos trae cerca de Dios.
  • Tu diario espiritual. Dios nos ministra a través de nuestras propias historias y lecciones, así como a otro, tal vez a muchos más allá. Esto depende de Dios.
  • Otros medios. Dios puede usar cualquier medio para ministrarnos si le damos nuestro corazón, mente y espíritu; siempre y cuando estemos listos.  Libros, videos de alabanza y enseñanza, dibujo, teatro, etc.

¿Cuál es el resultado de tal formación?

  • Una nueva visión. La experiencia con Dios nos da una nueva visión a nuestra vida y servicio, a su iglesia y a nuestro mundo.
  • Crecimiento personal, poder y autoridad.
  • Crecimiento numérico en las membresías de las iglesias y en el número de misioneros.
  • Avivamiento personal, en nuestra iglesia, denominación, región y ¡aun mas allá!
  • Una sonrisa en los labios del Señor. “Finalmente me han entendido”

La formación del misionero no es después de su llamado, no se entrenan en el campo, se entrenan en la iglesia local, ni se inicia la comunicación íntima con Dios después del llamado. Esto seria una contradicción, porque ¿cómo les llamó Dios?

Centenario: Nuestra Misión y Valores Medulares

Una Iglesia en la Tradición Wesleyana: Nuestra Misión

Por tanto, id, y haced discípulos a todas las naciones…

La Iglesia del Nazareno es una iglesia de la Gran Comisión.

Como tal, nuestros miembros procuran testificar fiel y atractivamente a todas las personas, para que la vida de Cristo en uno atraiga otros al amor, la adoración y el servicio de Dios.

Somos llamados, especialmente, a predicar el evangelio al pobre.

Los vehículos básicos por medio de los cuales llevamos nuestra misión son los siguientes: adoración colectiva, evangelismo, ministerio de compasión, discipulado cristiano, y educación.

Debido a que todo el pueblo de Dios constituye “la Iglesia” y porque cada cristiano es llamado al ministerio por virtud de su bautismo, cada creyente en la Iglesia del Nazareno tiene parte en la misión a la cual somos llamados como cuerpo.

La Iglesia del Nazareno sustenta tres valores esenciales importantes:

1. Somos un Pueblo Cristiano: Como miembros de la iglesia universal, nos unimos a los verdaderos creyentes en la proclamación del señorío de Jesucristo y en los credos trinitarios históricos de la fe cristiana.

Apreciamos nuestra herencia wesleyana de santidad y la consideramos la manera de comprender la fe verdadera de acuerdo con la Escritura, la razón, la tradición y la experiencia.

2. Somos un Pueblo de Santidad: Dios, quien es santo, nos llama a una vida de santidad.

Creemos que el Espíritu Santo desea efectuar en nosotros una segunda obra de gracia, conocida con varios términos incluyendo “entera santificación” y “bautismo con el Espíritu Santo” limpiándonos de todo pecado; renovándonos a la imagen de Dios; dándonos el poder para amar a Dios con todo nuestro corazón, alma, mente y fuerza, y a nuestro prójimo como a nosotros mismos; y produciendo en nosotros el carácter de Cristo. La santidad en la vida de los creyentes se entiende más claramente como semejanza a Cristo.

3. Somos un Pueblo Misional: Somos un “pueblo enviado” que responde al llamado de Cristo y es capacitado por el Espíritu Santo para ir al mundo, a testificar del señorío de Cristo y participar con Dios en la edificación de la iglesia y la extensión de su reino (2 Corintios 6:1). Nuestra misión (a) principia en la adoración, (b) ministra al mundo en el evangelismo y la compasión, (c) anima a los creyentes a la madurez cristiana a través del discipulado, y (d) prepara a mujeres y hombres para el servicio cristiano a través de la educación cristiana superior.

A %d blogueros les gusta esto: