Archivo del sitio

Mi Respuesta Sigue Siendo Sí

Mi nombre es Freivy López, soy miembro de la Segunda Iglesia del Nazareno en Tuxtla Gutiérrez, Chiapas, México. Durante 2 años serví como misionero voluntario de Génesis, en la ciudad de San Pedro Sula, Honduras. Ese tiempo me permitió desarrollar muchas capacidades para el servicio de Dios. Pero, lo mejor fue aprender a depender de Dios en todo.

Cada día, Dios me enseñaba a depender de Él, aun en los momentos más difíciles, como el día que tuve por primera vez una pistola apuntándome, recuerdo que después de escuchar tantas noticias horribles, que sucedían día con día, en mi mente solo había una frase “Dios está contigo”; cuando la persona dejó de apuntarme, lloré como nunca lo había hecho, y di gracias a Dios porque me había librado de algo peor.

Archivo 26-10-17 10 32 32 a. m..jpeg

No solo hay experiencias malas, conforme pasaban los dias en San Pedro Sula me enamoraba más de cada sonrisa que un niño expresaba en su rostro y de cada experiencia de transformación que el Espíritu Santo hacia en la vida muchas personas.

Puedo describir a estos dos años con las siguientes palabras: “Increíbles y Bendecidos.”

El 13 de enero de 2017 regrese a casa, estaba feliz de ver a mi familia y amigos, pero había una sensación de que algo me faltaba y se hacía cada vez mas grande conforme pasaban los días.

Las personas me preguntaban si volvería a ser misionero, mi respuesta era sí.

En Septiembre de 2017 me mudé a la ciudad de Monclova, Coahuila. Bajo el proyecto “Iniciativa Frontera,” se me hizo el llamado para servir como misionero voluntario en el área de plantación de Iglesias por 10 años.

Archivo 26-10-17 10 30 44 a. m..jpeg

Hoy quiero hacerte una invitación: acepta el reto que Dios está poniendo frente a ti, no te preocupes por todo lo demás. Dios hará grandes cosas contigo.

¿Y sabes qué?, cuando estás haciendo eso a lo que Dios te ha llamado, serás una persona feliz, puedo decirte que yo soy feliz haciendo lo que hago.

A Donde He Llegado

A continuación compartimos el testimonio de Freivy López, quien sirvió como misionero voluntario de Génesis en Honduras.

Dos años han transcurrido y nunca habría imaginado todo lo que he aprendido en San Pedro Sula; Dios ha sido bueno en todo momento, el impulsor y precursor de mi aprendizaje. “A donde he llegado” más que una frase, es una pregunta que hace referencia al lugar donde vivo y en el cual sirvo.

13435575_1146916835361158_5628675009556298702_n

Quiero compartir diez puntos esenciales que Dios ha hecho en y a través de mí, moldeando mi carácter, personalidad y fortaleciendo gran parte de mi vida espiritual:

  1. CREÉ AMISTADES FUERTES

Siempre he considerado que la soledad puede vencerse de muchas maneras y una de ellas es creando lazos de amistad, estos dos años me di a la tarea de generar amistades con personas del barrio Barandillas, me llaman: Amigo, Freivy, Profe, Pastor, Misionero y la mejor: “Hermano Trigueño”, esto me ha permitido tener seguridad para caminar por las calles del barrio.

Dentro de la iglesia local los lazos de amistad han sido de gran bendición en muchos momentos, los hermanos de la iglesia han apoyado al proyecto directamente y han ofrecido su ayuda en momentos de enfermedad.

  1. GUIÉ A JÓVENES A LAS MISIONES

Cada actividad que se desarrolló contenía diversos enfoques, uno de ellos era motivar a otros jóvenes a ver las misiones como un estilo de vida. Pamela Alvarado y Emanuel Guerrero son jóvenes de la Iglesia Central a quienes busqué para dirigirlos a un pensamiento misional. Emanuel fue de gran ayuda en las brigadas odontológicas. Pamela y su JNI fueron un gran apoyo en muchas de nuestras actividades, además de participar directamente como maestra y discipuladora del sitio Génesis.

Dentro del Distrito enfoqué mi predicación en las misiones, motivando a jóvenes, en los campamentos y cultos distritales, a vivir una vida llena de pasión en Jesús. Durante las asambleas de MNI busqué motivar a los pastores a no rendirse ante las dificultades del país y a contagiar a sus congregaciones con una vida de evangelismo.

  1. DESARROLLÉ LIDERAZGO Y UNA FUERTE AMISTAD CON EMANUEL GUERRERO.

Una de las amistades más fuertes que he tenido durante este tiempo ha sido la de Emanuel, busqué guiarlo tanto en temas personales como ministeriales, apoyándolo a desarrollar muchos de sus talentos, ya que vi una gran capacidad para seguir con el trabajo, con ese fin lo involucré en muchas de nuestras actividades, lo impulsé a la predicación y al aprendizaje de nuestra doctrina.

  1. FORTALECÍ TALENTOS

He desarrollado o mejorado mucho mis talentos, cantar fue una de mis grandes proezas, en ocasiones tenía que hacerlo en los devocionales y cultos del punto Génesis, esto conllevó a mejorar y aprender cosas nuevas en la guitarra y el bajo.  

  1. CONSOLIDÉ MI FORMA Y MÉTODO DE PREDICACIÓN.

Mi primera experiencia en mi forma de predicación fue en Dominicana, llegar a Honduras generó el mismo reto, tener una predicación natural y fuerte en Palabra. Que no fuera un mexicano predicándoles, sino alguien que comprendía la situación de ser un catracho. Además, gracias a otros viajes que tuve durante este tiempo a otros países, Dios ha dado una visión diferente en mi forma de predicación.

  1. FORTALECÍ MIS DISCIPLINAS ESPIRITUALES.

Considero que todos experimentamos este fortalecimiento durante nuestro servicio, vivir en otro país y pasar diversas dificultades me han permitido buscar más de la presencia de Dios.

Cada día busque más de Él y no permití que nada pudiera afectarme. Además debo agradecer que durante los devocionales Merit y Eunice fueran de gran apoyo espiritual.  

  1. DESARROLLÉ MI PROPIO MATERIAL DE TRABAJO.

Debido a las necesidades, creé mi propio material evangelístico y de discipulado. Gracias a Dios este material fue de gran bendición para muchos niños y adultos del barrio. Además de desarrollar proyectos únicos enfocados a las necesidades de la comunidad.

  1. CONSOLIDÉ MI LLAMADO.

En 2012 mi vida tomó un rumbo muy diferente, Dios habló a mí dirigiéndome hacia las Misiones; en estos últimos meses Dios ha vuelto a cambiar el rumbo de mi vida, ahora dirigido al Pastorado, he buscado su dirección y me he puesto en sus manos. Estoy seguro que mi vida es totalmente de Él y le serviré en todo lo que Él me pida.  

  1. VENCÍ MI SOLEDAD (APRENDÍ A VIVIR CON ELLA)

Vivir solo no es fácil, la tecnología nos acerca a la familia y tenemos amigos en el lugar donde servimos, pero nunca será igual. La soledad es nuestra mayor enemiga, sé que muchos no podrán comprender esto pero hablo con madurez; vivir solo conlleva a tener nuestras propias reglas, condiciones y obligaciones, pero hay más cosas como tentaciones que muchos no expresamos pero las tenemos y es ahí donde debemos estar más que preparados. Estos dos años me enfoque en buscar mis propias alternativas con las cuales vencerla.  

  1. DESARROLLE UNA VISIÓN DIFERENTE SOBRE MISIONES.

Ahora tengo más claro que significa una vida misional, sé que no es fácil pero disfruto hacerlo. Jugar con niños, orar por un enfermo, dar clases, evangelizar y discipular, son parte de mi vida. Es por eso que dedicaré mi vida a servir a Dios.

Unidades de ataque en la guerra

Continuamos con otra reflexión de Freivy López, quien sirve como voluntario en San Pedro Sula y escribió esto durante una conferencia juvenil. ¡Al ataque!

6La “JNI” busca lo mejor de lo mejor de la juventud nazarena: busca jóvenes comprometidos con Dios y con su Iglesia, quienes luchen hombro a hombro. El enemigo tiene a sus disposición miles de demonios para dar batalla día a día, pueden ver que su estrategia ha dado resultados por muchos años y ¿qué pasó con nosotros? ¿Se nos han olvidado las palabras de nuestro Dios: “Mejores son dos que uno, porque tienen mejor paga de su trabajo. Porque si cayeren, el uno levantará a su compañero. ¡Mas ay del solo! que cuando cayere, no habrá segundo que lo levante” (Eclesiastés 4:9-12)?

Hoy buscamos no solo entrenar soldados que puedan defenderse solos, sino soldados que formen una unidad de ataque en contra del enemigo: cada uno defenderá a su derecha y a su izquierda, un equipo conformado por especialistas en guerra. “Y él mismo dio unos, ciertamente apóstoles, y otros, profetas, y otros, evangelistas, y otros, pastores y doctores, Para perfección de los santos, para la obra del ministerio, para edificación del cuerpo de Cristo” (Efesios 4:11-12).

Ya no pensemos en luchar, caminar, correr y llorar solos, ustedes fueron dotados de capacidades sorprendentes, y no solo son individuales, sino que fueron puestas en ustedes con el fin de integrar una fortaleza indestructible: el cuerpo de Cristo, así cada uno de ustedes conformará innumerables componentes de esta fortaleza.

Freivy

Freivy López

El enemigo sabe cuál es nuestro punto débil y debemos corregirlo. Nuestro punto débil surge cuando cada uno lucha por su cuenta, cuando solo observamos caer a uno de los nuestros y no hacemos nada, cuando pasamos por un cuerpo y ni siquiera tomamos la molestia de ver quién es.

“Basta de seguir mirando solo nuestras manos; ve tu alrededor: no estás solo, eres parte de una unidad élite”

“Basta de ver cada día gente que es arrebatada de nuestras iglesias”

“Basta de pensar que solo yo puedo hacer la cosas”.

Mis fortalezas durante la guerra

Les comparto una reflexión que Freivy López, misionero voluntario en San Pedro Sula, originario de Chiapas México, escribió para los jóvenes de esa ciudad en estos días mientras dirigía una capacitación. ¡Disfruta, aprende y pon en práctica!

florianopolis-fortaleza-sao-jose-da-ponta-grossa-720-GPodrá sonar un poco repetitivo hablar de las fortalezas pero he comprendido cada día que no puedo vivir sin ellas en mi caminar espiritual. Hace un par de años atrás viví una de mis peores experiencias, alejarme de la Iglesia y de Dios. Parecía fácil el levantarse por las mañanas para realizar mis actividades cotidianas sin pensar más que en comer, dormir y estudiar, a mi punto de vista era una vida genial, hasta que me di cuenta de algo: los problemas aumentaban, mi vida familiar decaía y sin darme cuenta me estaba ahogando en un enorme lago de lodo.

Di mi último grito de auxilio tras un año de no hablar con Dios, al igual que Pedro grité “Señor ayúdame”, claro la ayuda llegó, pero estaba acompañada de tantos resultados malos ocasionados por mis decisiones y mi estilo de vida. A partir de ese día Dios me confrontó hasta volver con Él.

Leer, orar y ayunar son temas muy conocidos por cada uno de ustedes, esta generación necesita de jóvenes comprometidos en estas tres áreas de su vida, jóvenes que aun cansados puedan arrodillarse, jóvenes que aún bajo un día estresante tomen el tiempo para meditar, jóvenes con estómagos de acero que puedan ayunar sin cesar, esta es la nueva generación jóvenes que no teman enfrentarse al entrenamiento más riguroso para conseguir la victoria.

El entrenamiento no será fácil, caminaremos bajo días soleados, lluviosos y tal vez hasta oscuros pero los resultados serán increíbles, hoy quiero invitarlos a realizar un compromiso de guerra:

“Hoy no seré uno más que se queda en tierra; hoy no seré uno más que abandona el campo de batalla, hoy es mi día, ¡hoy es mi día!… Hoy me levanto en armas en esta guerra espiritual, para vencer a Satanás y sus demonios. Me aferraré a la Palabra de Dios, mi fortaleza será mi ayuno y cuando de pie no pueda luchar lo haré de rodillas, porque Jehová estará delante de MÍ

El Poder de Dios Transforma Vidas

Por: Freivy López – Misionero Voluntario en San Pedro Sula, Honduras

11357093_857597027638903_3680390246477709230_oAl despertar cada mañana a través de mi ventana puedo ver el sol entrante y me pregunto: ¿Qué hago aquí? Mi respuesta es sencilla, ¡sirvo a un Dios Vivo!

Ya hace cuatro meses que vivo en San Pedro Sula, Honduras.  Me pintaron a un país lleno de maldad y crueldad, pero me encontré con una realidad diferente.  Los niños sonríen, juegan, gritan, corren y sueñan.  Es un país que sueña y lucha con salir adelante.  Cada persona busca dar frente a la violencia viviendo de la mejor manera, demostrando día con día que ellos aman a su país.

Bajo esta circunstancia Dios nos ha llamado a servirle aquí.  Al inicio me imaginaba con otros jóvenes tomando nuestra Biblias y saliendo a las calles a predicar y ver como gente es transformada por el poder de Dios.  Después de varias semanas de tocar puertas, me di cuenta que no iba a ser así.  Las puertas no se abren tan fácil, tal vez por miedo a la delincuencia o porque yo no estaba tocando suficientemente fuerte.  Los días transcurrieron y las ideas iban naciendo poco a poco.

Descubrí que esto es muy diferente a lo aprendido en un salón de clases o en un taller de evangelismo.  Las personas necesitan conocerte y llegar a un punto de confianza donde puedan llamarte amigo.  Bajo este término hemos dirigido nuestra atención a dos sitios de San Pedro Sula.  Uno de ellos es el barrio Barandillas donde iniciamos un club de niños que tiene como objetivo dirigirlos a un encuentro con Jesús.  Ya en cuatro meses ocho niños tomaron su decisión y han comenzado el proceso de discipulado, junto a 2 adolescentes y un joven.  ¡El poder de Dios transforma vidas!

El siguiente sitio es Cabañas.  Es uno de los barrios más peligrosos de San Pedro Sula, un lugar donde dos maras siempre están en conflicto.  Ese lugar ha puesto a prueba nuestra paciencia, amor y fe.  Allí no puedo caminar ni una cuadra sin ser observado y abordado por una persona que me pregunta que hago.  La gente me sigue con armas e investiga para confirmar que les estoy diciendo la verdad.  Evangelizar e implementar un proyecto para llegar a las personas es nuestro reto.  Después de mucha oración, Dios abrió puertas en una escuela que recibe una matrícula de Primero a Noveno año donde imparto cada viernes un taller de valores.  Pongo énfasis en ética y familia, y me ha exigido estudiar mucho.  Lo más difícil es enfrentarse con adolescentes que son parte de una pandilla que les enseña obviamente otros valores.  Aun bajo esta circunstancia Dios ha tocado corazones, y durante las últimas semanas los chicos han orado con nosotros y algunos de ellos se han acercado para compartir sus peticiones.  ¡El poder de Dios transforma vidas!

¿Estás escuchando una voz en tu interior que te dice: “¡Yo quiero eso!”?  ¡El poder de Dios está transformando tu vida!  ¡Vamos, Dios quiere usarte para tocar su mundo!

¿Qué hubiera pasado si no…?

Freivy Escrito por: Freivy López, Misionero Genesis 2015

Hay tantas cosas que vienen a mi mente cuando me hago la pregunta ¿Qué hubiera pasado si no…? Si no hubiera tenido el valor de arrodillarme en aquel campamento del año 2006, donde acepté ser un pecador y reconocí mis faltas. Tal vez hoy estaría en la calle feliz pero vacío, disfrutando pero sin sentido con amigos pasajeros. Pero me atreví a cambiar mi vida y no ha sido fácil, pero soy muy feliz.

Otra pregunta viene a mi mente ¿Qué hubiera pasado si no…? Si no hubiera aceptado ser parte del concilio de JNI hace más de 6 años. Un chico sin experiencia y con miedos dijo “Sí”, para ser parte del ministerio de evangelismo, que me llevó a tener las aventuras más increíbles de mi vida. ¿Qué hubiera pasado si no…? Si no hubiera faltado esos días a mi trabajo para ir a mi primera Máxima Misión en Villamorelos, Cintalapa ¿Hubiera Dios hablado a otro? ¿Me dejaría Dios para otro tiempo? No lo sé, pero no me arrepiento de haber tomado esa decisión porque esos días se convirtieron en los recuerdos más preciados y mejor guardados en mi mente.

Freivy en Proyecto Pablo, Sur de México.

Freivy en Proyecto Pablo, Sur de México.

¿Qué hubiera pasado si no…? Si no hubiera tenido el valor para viajar fuera de mi hogar para ir a un COM o el irme 21 días para servir a Dios en Proyecto Pablo.

¿Qué hubiera pasado si no…? La verdad no sabría decirles, porque todo esto pasó, y fue así como llegué aquí a Mi Génesis: el principio de todo. Es tan increíble recordar como Dios ha trabajado conmigo y aún más increíble cómo me ha cambiado (bueno eso dice mi mamá) y ahora Dios me utiliza para llegar a más personas.

Hoy también puedo ver el gran trabajo que Dios ha hecho en mí y el tiempo que ocupó para formarme: Máxima Misión, COM y Proyecto Pablo fueron los medios que me guiaron hasta San Pedro Sula, Honduras. Estos tres medios cambiaron mi forma de pensar, sentir, actuar y transformaron mi corazón. Máxima Misión me enseñó que no importa sudar la gota gorda, no importa el calor y lo cansado que uno esté porque la función debe continuar. El COM es el mejor lugar para aprender, llorar, pensar y aceptar que Dios te está llamando. Proyecto Pablo me enseñó a ser fuerte, paciente, responsable e humilde; sin duda alguna fue un campo de experiencias increíbles. Y hoy me encuentro aquí en una ciudad desconocida, peligrosa pero hermosa en verdad. Tengo sueños y metas que dejo en las manos de Dios porque me ha enseñado que Él tiene el poder para cumplirlas. Solo quiero invitarte a arriesgarte por un campo nuevo, a sufrir o quizás llorar, pero te aseguro que no te arrepentirás y que si tú aceptas el reto, algún día como yo, en un lugar que solo Dios sabe, estarás preguntándote lo mismo ¿Qué hubiera pasado si no…?

Freivy y Helen, sirviendo en San Pedro Sula

Freivy y Helen, sirviendo en San Pedro Sula

No fui la primera opción de Dios para hacer lo que he hecho en China. Había alguien más. No sé quién fue la primera opción de Dios. Debía ser un hombre, un hombre maravilloso. Un hombre bien educado. No sé qué pasó. Quizás murió. Quizás no quería ir… Y Dios miró hacia abajo…Y me vio…

Gladys Aylward (1902 -1970)

Misionera en China, durante más de 20 años

Carta de Apoyo Familiar a un Misionero

Hoy es la llegada de Freivy López y Helen Herrera (misioneros de Génesis) a San Pedro Sula, Honduras. Hace unos días, recibí en mis manos la carta que la mamá de Freivy (Marbella) me escribió y la quería compartir contigo para que veas sobre lo que significa enviar y apoyar un misionero desde su familia. No es fácil, como ella dice, pero es un gran gozo y privilegio.

cartaQuerido hermano Scott, te saludo afectuosamente deseando que el Señor te siga coronando de favores y misericordia.

Quiero decirte que oro por ti y tu familia y por el ministerio que Dios ha puesto en tus manos. En estos momentos parte de mí está contigo y mi corazón se goza, pero también late de prisa porque sé que extrañaré esa parte que después de Dios es lo más preciado para mí.

Sabes aquí entre nosotros, yo no quería que mi hijo fuera misionero, no quería tenerlo lejos de mí. Todo esto no ha sido fácil para mí, pero ahora puedo entender que es un enorme priviliegio que Dios haya puesto la mirada en esta familia y alabo su nombre por eso.

Bueno es tiempo de despedirme. Sé que eres una persona ocupada y no quiero ser inoportuna.

Bendiciones, La Hermana Marbella.

¿Nos ayudas a orar por Freivy y Helen, así como sus familias que se despiden de ellos?

Primer misionera Costarricense en proyecto GÉNESIS rumbo a Dominicana

Helen despedidaPrimer misionera Costarricense en proyecto GÉNESIS rumbo a Dominicana

*Este artículo fue originalmente publicado por Comunicaciones Regionales.

El sábado 8 de agosto, la misionera voluntaria, Helen Herrera del Distrito Central de Costa Rica, quien será la primer misionera de este país en ser enviada al campo misionero del proyecto GÉNESIS, fue despedida por sus compañeros de servicio, en el SENDAS, Costa Rica. Helen partirá muy pronto a República Dominicana donde se reunirá con el misionero voluntario Freivy López de Chiapas, México Sur, para un entrenamiento, previo a ser enviados a su sitio de servicio, el cual durará un mes, iniciando el 22 de septiembre. Hellen y Freivy estarán sirviendo juntos en San Pedro Sula, Honduras, por el periodo de 2 años.

Helen comentó lo siguiente “Estoy cerrando etapas de mi vida e iniciando unas nuevas, mi paso por el SENDAS es una etapa que estoy concluyendo, me voy inmensamente agradecida por la oportunidad que tuve de laborar en la institución, me siento satisfecha al haber crecido en muchas áreas, pero más que todo al haber aprendido tanto de todos mis compañeros”.

Mantengamos nuestras oraciones por el proyecto Regional GÉNESIS y por los misioneros voluntarios, Helen y Freivy, quienes están iniciando una nueva etapa en sus vidas. Oremos para que el Señor les dé las fuerzas, el ánimo y los recursos que necesitan para poder continuar en el ministerio al que les ha llamado.

A %d blogueros les gusta esto: