Unidades de ataque en la guerra

Continuamos con otra reflexión de Freivy López, quien sirve como voluntario en San Pedro Sula y escribió esto durante una conferencia juvenil. ¡Al ataque!

6La “JNI” busca lo mejor de lo mejor de la juventud nazarena: busca jóvenes comprometidos con Dios y con su Iglesia, quienes luchen hombro a hombro. El enemigo tiene a sus disposición miles de demonios para dar batalla día a día, pueden ver que su estrategia ha dado resultados por muchos años y ¿qué pasó con nosotros? ¿Se nos han olvidado las palabras de nuestro Dios: “Mejores son dos que uno, porque tienen mejor paga de su trabajo. Porque si cayeren, el uno levantará a su compañero. ¡Mas ay del solo! que cuando cayere, no habrá segundo que lo levante” (Eclesiastés 4:9-12)?

Hoy buscamos no solo entrenar soldados que puedan defenderse solos, sino soldados que formen una unidad de ataque en contra del enemigo: cada uno defenderá a su derecha y a su izquierda, un equipo conformado por especialistas en guerra. “Y él mismo dio unos, ciertamente apóstoles, y otros, profetas, y otros, evangelistas, y otros, pastores y doctores, Para perfección de los santos, para la obra del ministerio, para edificación del cuerpo de Cristo” (Efesios 4:11-12).

Ya no pensemos en luchar, caminar, correr y llorar solos, ustedes fueron dotados de capacidades sorprendentes, y no solo son individuales, sino que fueron puestas en ustedes con el fin de integrar una fortaleza indestructible: el cuerpo de Cristo, así cada uno de ustedes conformará innumerables componentes de esta fortaleza.

Freivy

Freivy López

El enemigo sabe cuál es nuestro punto débil y debemos corregirlo. Nuestro punto débil surge cuando cada uno lucha por su cuenta, cuando solo observamos caer a uno de los nuestros y no hacemos nada, cuando pasamos por un cuerpo y ni siquiera tomamos la molestia de ver quién es.

“Basta de seguir mirando solo nuestras manos; ve tu alrededor: no estás solo, eres parte de una unidad élite”

“Basta de ver cada día gente que es arrebatada de nuestras iglesias”

“Basta de pensar que solo yo puedo hacer la cosas”.

Acerca de Scott Armstrong

Soy Scott Armstrong. Tengo la esposa más hermosa del mundo, Emily. Tenemos dos hijos: Elías (14 años) y Sydney (12 años). Soy misionero en la Iglesia del Nazareno, Región Mesoamérica, y Coordinador de GÉNESIS, un movimiento para impactar los centros urbanos de nuestra región de manera misionera.

Publicado el 14 agosto 2015 en JNI, La Denominación Nazarena: Una Iglesia Internacional y etiquetado en , , , . Guarda el enlace permanente. Deja un comentario.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: