Archivo del sitio

Estad Quietos y Conoced

Por Scott Armstrong

“Venid, ved las obras de Jehová, que ha puesto asolamientos en la tierra. Que hace cesar las guerras hasta los fines de la tierra. Que quiebra el arco, corta la lanza, y quema los carros en el fuego. Estad quietos, y conoced que yo soy Dios; seré exaltado entre las naciones; enaltecido seré en la tierra” (Salmo 46:8-10).

(Leer Salmo 46)

Como muchos otros Salmos, el Salmo 46 fue escrito como una canción y fue cantada por un enorme coro hace alrededor de 3,000 años. Es muy difícil determinar cómo sonaba el canto original, pero muchos de los músicos de hoy han escrito sus propias interpretaciones de las increíbles letras plasmadas ahí. Muchos de los salmos tienen versos que evocan imágenes de la naturaleza y de la guerra. Mientras se canta la letra, las guitarras y tambores suenan en una inquieta armonía, casi puedo sentir la tierra removiéndose y las montañas temblando y cayendo al mar (v. 2-3).

Pero en medio del caos de este Salmo, un verso parece estar fuera de lugar: “Estad quietos y conoced que yo soy Dios, seré exaltado entre las naciones; enaltecido seré en la tierra (v. 10).  ¿Cómo llegó hasta ahí el Salmo? ¿Cómo se puede estar quieto cuando hay guerras alrededor de nosotros y la tierra está siendo removida bajo nuestros pies?

SILUETA DE PERSONA ORANDO.jpg

Puede ser que recuerdes un coro antiguo que viene de este versículo, “Estad quietos y conoced que Yo soy Dios”. Lo he cantado cientos de veces, pero, particularmente, siempre recordaré haberlo cantado en un servicio de adoración. Recuerdo el canto debido a quién lo estaba cantando y cuándo lo estaba cantando. Stephanie, una chica de nuestro grupo de jóvenes, se había enterado un mes atrás que sus padres estaban tramitando el divorcio. Además había experimentado algunos serios problemas de salud el año anterior, sin mencionar la cantidad de tareas y exámenes que debía recuperar por haberse ausentado de varias clases debido al tiempo que estuvo en el hospital.

Eché un vistazo alrededor mientras muchos en la congregación cantaban el coro por puro ritual. Ahí estaba ella en la segunda fila, de pie con sus brazos levantados. Y a pesar de todo por lo que estaba pasando –o quizá debido a ello– ella cantaba con lágrimas rodando por su rostro, “estad quietos y conoced que Yo soy Dios…”.

El Salmo 46:10 nunca volvió a ser el mismo para mí después de eso. ¿Qué montes están temblando en tu vida hoy? ¿Qué reinos han caído cerca de ti? Espero que en medio del caos y agitación alrededor tuyo, tú puedas proclamar como Stephanie y como millones de cristianos lo han hecho por generaciones: “Estad quietos y conoced que Yo soy Dios; seré exaltado entre las naciones; enaltecido seré en la tierra.”

Mil Preguntas

El siguiente video fue publicado hace varios años pero todavía comunica nuestra realidad poderosamente.  ¿Alguna vez has sentido que Dios no estaba presente? ¿Has preguntado si de verdad habrá esperanza para nuestra raza humana tan adolorida y desesperanzada? Que tu pasión sea tal como la de Sharon Irving quien recita esta obra maestra.  Y que tu respuesta también sea “Heme aquí.”

Región de África pide oración continua para Sudán del Sur

Un niño de Sudán del Sur ora por paz

Un niño de Sudán del Sur ora por paz

John Yual Nguth, misionero de la Iglesia del Nazareno en el área África Este, recientemente proveyó una actualización de la situación en Sudán del Sur.

“Hemos orado por Sudán del Sur durante tres años, desde que la guerra civil estalló en Diciembre 2013,” dijo él. “Ha habido un acuerdo de paz entre el gobierno y la Oposición de Fuerzas en agosto 2015, dando esperanza a las personas para la restauración de la paz permanente, pero esto no dio resultado.”

El 8 de julio de 2016, el Tribunal de Sudán reportó que estallaron intensos combates en el palacio presidencial de Sudán del Sur, cuando un grupo de soldados presidenciales presuntamente intentaron detener a su primer diputado Riek Machar. Los combates continuaron hasta el 12 de julio, cuando se declaró un alto al fuego.

“Tristemente, ha habido peleas por los últimos tres días (15-18 de julio),” dijo Nguth. “Actualmente miles de personas están siendo desplazadas, otra vez, pero el gobierno está impidiendo que dejen el país. Ellos viven en situaciones tristes de miedo y hambre. Miles están fuera de sus hogares con muchos que huyen a Kenya y Uganda, y todavía hay otros que están siendo detenidos o impedidos para abandonar el país.”

Algunas embajadas han cerrado temporalmente, mientras que otras, como la Embajada de Estados Unidos, han enviado personal militar para proteger la embajada y el personal en la ciudad de Juba.

“Así como tenemos iglesias en la mayoría de los campos de refugiados, por favor continúen orando por ellos de una manera que muchos conozcan a Cristo y su obra en sus vidas,” dijo Nguth. “La situación todavía necesita de oraciones urgentes para que Dios pueda traer una solución a esta crisis mientras nosotros, en nuestra humanidad, no sabemos cómo puede terminar.”

–Iglesia del Nazareno, Región África vía Out of Africa (NCN News)

Publicado originalmente en: http://nazarene.org/article/africa-region-requests-continued-prayer-south-sudan

Preguntas Que Quizás Te Estás Haciendo Sobre La Crisis De Refugiados En Europa

El 8 de Septiembre de 2015 publicamos la historia sobre la actual crisis de refugiados en Europa y cómo ayudarlos. Teanna Sunberg, misionera nazarena que vive en Hungría, ha escrito recientemente en su blog un artículo de seguimiento respondiendo a muchas de las complejas preguntas y situaciones que se han suscitado.

Preguntas Que Quizás Te Estás Haciendo Sobre La Crisis De Refugiados En Europa

Rev. Teanna Sunberg

Trad. Ariadna Romero

Quizás nadie imaginaba que el Medio Oriente se convertiría en algo así. Nadie soñó con bebés naciendo en las fronteras, o pequeños caminando kilómetros, o decenas de miles de familias durmiendo a la intemperie. ¿Quién podría haber mirado esa alambrada húngara y prevenir un flujo palpitante de personas desde Siria, Irán, Eritrea, Turquía y Afganistán? Llegando, unos tras otros. A este punto, más de 11,000 personas por día cruzan la frontera entre Serbia y Hungría.

Cuando hago una pausa entre las mantas y las tiendas de campaña y miro hacia esas vías del tren viejas y en desuso que se han convertido en el camino de miles, esta es la pregunta que se me viene a la mente: ¿Quién lo hubiera imaginado?

Mientras vemos como uno de los eventos más significativos de Europa durante el siglo XXI sucede ante nuestros ojos, es bueno recordar que cada persona que cruza esas vías del tren tiene una historia que contar. Ellos definen un momento de la historia que mañana será escrita y potenciada por los libros de historia, políticas, y reformas misiológicas. Pero hoy, en este momento, su crudo valor, su miedo, su cansancio y sus pies fríos nos ofrecen una auténtica imagen de la voluntad humana pura que quiere labrarse una vida mejor. Cada uno de ellos llega con la ansiedad reflejada en los ojos, y muchas preguntas.

Mi respuesta a sus preguntas es con frecuencia: “No lo sé”. Quizás nadie lo sabe.

Lo que sigue son más preguntas… Algunas de ellas por parte de los refugiados, algunas otras de parte de los lectores, la mayoría de ellas no pueden ser respondidas. Y las respuestas que ofrezco en realidad no son del todo respuestas, no cuentan toda la historia, no son la cúspide de la sabiduría, ni aún una perspectiva completa. A lo mucho, son pequeñas piezas de un drama humano muy complejo que está siendo monitoreado a través de Europa.The current crisis causes me to question my assumptions

Algunas de las Preguntas:

  1. ¿Todos los refugiados son Musulmanes? ¿Todos son de Siria?

No. Aunque un gran porcentaje de los refugiados son sirios, también hay grupos significativos de gente de otros países como: Afganistán, Pakistán, Eritrea, Turquía e Irán. La vasta mayoría son musulmanes, pero también hay Cristianos Kurdos entre ellos.

La siguiente pregunta es por lo general concebida por el miedo al extremismo religioso. En esencia, ¿son todos los refugiados radicales? Eso es como pensar que todos los cristianos están listos para hacer explotar las clínicas de aborto.

De repente estoy platicando con dos hermanos sirios afuera de la tienda de campaña a donde han venido a buscar provisiones para su familia: ropa seca y mantas. Ambos son hombres de negocios que tenían buenos trabajos en sus casas. Hablan el inglés fluidamente y platicamos sobre nuestras diferencias religiosas. Uno de ellos dice:

“Quiero respetar la vida de todas las personas. El Corán enseña esto, no quiero dispararle a nadie y no quiero que nadie me dispare. Quiero paz. Quiero una vida para mi familia.”

Y yo le creo.

¿Eso significa que dentro de los miles que llegan a Europa no hay radicales extremistas? No lo sé. Sin embargo, puede que haya una mejor pregunta para nosotros: ¿Cómo podemos manejar esta situación, de manera que nuestras acciones no generen extremismo? ¿Quizás parte de nuestro futuro recae en cómo manejaremos esta situación hoy en día?

  1. ¿Están huyendo de la guerra o vienen solo para tener una mejor vida económica?

Esta es una pregunta capciosa. Están sucediendo guerras genuinas y persecuciones en aquellos países. Algunas de ellas perpetrados por gobernantes, algunas otras por facciones religiosas extremistas. Bombardeos, retenes, calles y edificios reducidos a escombros, asesinatos, violaciones. Esto es lo que está sucediendo en sus países de origen.

A veces pensamos que la pobreza es solamente financiera, pero hay cuestiones reales de la pobreza que van más allá de un déficit en la cuenta bancaria. La pobreza de elección o de oportunidades es igual de devastadora. Muchos de sus niños no han ido a la escuela en los últimos 3 o 4 años a causa de los disturbios civiles. Para muchas familias de clase media, tener dinero, casa o coche los convierten en blancos del peligro. La pobreza de elección/oportunidad significa que circunstancias más allá de tu control limitan significativamente o evitan por completo tu habilidad para proveer adecuadamente para ti y para tu familia.

Después de dos semanas entrevistando a los refugiados, uno de los comentarios más comunes hechos por los sirios es: “Amo mi país. Es hermoso y no quería irme. Si la guerra se detuviera, yo regresaría a casa”.

También sabemos que hay refugiados que vienen en busca de una vida más fácil – son refugiados económicos, a diferencia de los refugiados que huyen de la guerra.  Una de las preguntas en mi mente durante estos días es… ¿Cómo tendría que ser mi realidad para motivarme a enfrentar el sufrimiento y el peligro de abordar un barco dirigido por contrabandistas, pagar miles de dólares por un viaje y caminar por días con mis hijos a cuestas?

¿Cómo responderías a esa pregunta?the long journey to find home

  1. ¿Por qué estamos siendo tratados de esta manera en Europa?

Esta pregunta la hacen los refugiados. La verdad es que, Europa está dividida sobre la situación de los refugiados. Es complicado. Lo siguiente son solo dos piezas del rompecabezas. No todo el panorama, solo algunas piezas.

Parte de la división tiene que ver con la perspectiva histórica-religiosa y los miedos que tienen sus raíces en el Imperio Otomano o el Yugo Turco, como es llamado con frecuencia. Algunas divisiones surgen de preguntas prácticas que buscan una repartición efectiva y justa de los recursos reales necesarios para integrar a cerca de 1 millón de refugiados a la economía de la Unión Europea.

Muchos países de la Unión Europea que pertenecen geográficamente al sureste de Europa recuerdan un período histórico en el que los otomanos invadieron y dominaron a los Cristianos Ortodoxos y las tierras Católicas. Fue sangriento, brutal, aterrador y devastadoramente extenso, porque los Cristianos eran forzados a convertirse o morir. Los Búlgaros se refieren a esto como “los 500 años del Yugo Turco” y lo recuerdan como si fuera ayer. Así que, un millón de gente del Medio Oriente que desciende repentinamente moviéndose a través de sus pueblos y ciudades crea una preocupación y un malestar entendibles.

Estos mismos países también tienden a ser los más desafiados económicamente en toda la Unión Europea. La mayoría de ellos pasaron la Segunda Guerra Mundial, es el Bloque de países Soviéticos que han luchado los últimos 25 años por entrar a la Unión Europea. Hay una generación entera de Búlgaros, Romanos, Croatas, Eslovacos, Eslovenios, Húngaros, y Polacos que han estado literalmente perdidos. En otras palabras, gente que era de 40 años o más cuando el Muro de Berlín cayó en 1989, que perdió cualquier futuro que tuvieron alguna vez. Fueron el sacrificio que se quedó en el camino rumbo a una mejor economía. Fue un periodo de enorme dolor para los europeos sureños. Con la posible excepción de Polonia, la economía de ninguno de esos países es aún lo suficientemente fuerte, y la orden de la Unión Europea de aceptar una cuota de refugiados crea un riesgo para sus economías.

  1. ¿Cómo llegaron aquí y hacia dónde van?

Es fascinante escuchar sus historias, que casi siempre convergen hacia el mismo camino en el mapa Europeo. Sin importar sus orígenes, casi todos llegaron a Turquía en donde compraron su pasaje de barco. Muchos de ellos tuvieron que pagar más de $1,000 por persona para cruzar las 7 millas hacia Grecia. El viaje en barco es peligroso, con sobre cupo y “capitanes” que son más bien contrabandistas. Una vez en Grecia, hicieron otro viaje por tren, autobús o taxi hacia Macedonia, después a Serbia y finalmente a Hungría. Sus destinos de viaje hacia la Europa occidental son variados, con la mayoría yendo a Alemania y siendo Dinamarca su segunda opción. El viaje termina costando arriba de $2,000 por persona, de principio a fin.

El recorido les puede tomar de 15 días a 3 años, dependiendo de cómo viajen, de sus recursos, y por qué se fueron. Algunas familias sirias han huido de su país pasando algunos años en campamentos turcos. Los campamentos eran rudos, pero al menos estaban protegidos de la guerra. Cuando Alemania les ofreció asilo, empezaron su camino hacia el oeste.The railroad tracks that have brought thousands

  1. ¿Por qué el Occidente asume que somos pobres?

La palabra “refugiado” encierra un estereotipo que raramente es impugnado en el Oeste. Se asume que la gente empobrecida está huyendo hacia una mejor economía. Esa imagen mental está reforzada por los medios de comunicación que quieren capturar la quinta esencia y toman fotos de un individuo pobre, hambriento y sucio con necesidad de recibir caridad.

La posibilidad de que doctores, periodistas, ingenieros, diseñadores de interiores, diseñadores de páginas web y abogados salieran dejando atrás sus hogares, sus empleos, las preciosas piezas de generaciones pasadas, y caminaran hacia el Oeste… bueno, es insondable. La clase media de Siria, educada, y económicamente viable puede que no encaje con la imagen mental que se ha creado en el Occidente de la palabra “refugiado”. Así que, con el estereotipo vienen algunas cosas que asumimos:

Que el hecho de que los refugiados del Medio Oriente estén llegando a Alemania y Dinamarca es porque esos países les pueden proveer la mejor infraestructura social para costear sus hogares y sus gastos.

Que los refugiados están solamente sujetos a trabajos de servidumbre.

Que los refugiados son flojos.

Las conversaciones que he tenido con ellos desafían esos estereotipos. Conocí a un joven sirio que es diseñador de páginas web. Está intentado continuar su negocio de internet mientras hace su viaje a Dinamarca.

Uno de mis recuerdos más fuertes de esta crisis tuvo lugar hace dos semanas afuera de una tienda de campaña, en Keleti. Muhammad se ofreció a comprarme una taza de té mientras me sentaba junto a su esposa embarazada y su hermana. Inmediatamente insistí en que yo lo pagaría, porque por supuesto, Muhammad es un refugiado. Me imagino que rompí muchas reglas de hospitalidad sirias. Finalmente, él me detuvo y me dijo: “Teanna, no somos pobres. Huimos de nuestra casa debido a la guerra. Es diferente”. Esa taza de té, ese recuerdo, ese pensamiento han derribado mis estereotipos.

En Busca de Paz

No, nunca imaginé que el Medio Oriente se convirtiera en esto. Nunca imaginé que yo estaría en medio de la Zona de Tránsito. Y todavía no puedo desentrañar la realidad, el por qué huyeron, ni predecir el futuro que encontrarán, ni el futuro que elegirán forjarse.

Lo que he aprendido es que existen preguntas – en ambos lados de esas vías del tren-. Hay preguntas, temores que son válidos, y riesgos para todos los involucrados. Pero elijo imaginar que este engrane de culturas puede traernos conversaciones y relaciones interpersonales que nos pueden transformar. Como seguidora de Cristo, esa imaginación nace de la creencia que el refugiado del Medio Oriente que se llama Jesús, conoce nuestros miedos, mira nuestros corazones y nos obliga a avanzar hacia un reino que está llegando en nuestros días.

¿Recuerdas el reino? Es aquél donde el león yace junto al cordero. Aaah, si – ese reino.

De alguna manera, estos días me encuentro imaginando esa visión del reino en estas vías del tren tan inusuales en la frontera entre Serbia y Hungría.

Dejemos de Celebrar a Martin Luther King

MLKMemorialDejemos de Celebrar a Martin Luther King

Por: Matt Rindge en “Spokane Faith and Values”

Hoy, América se involucra en un ritual anual en el cual se recuerda de una manera errónea a Martin Luther King Jr.  Aunque el Reverendo Dr. King con frecuencia ha sido criticado por su lucha contra lo que él llamó: “los grandes 3 males”: el racismo, la explotación económica y el militarismo, América asocia a Luther King solamente con una de estas enfermedades; nuestra imagen predominante de Martin Luther es como un oponente de la segregación racial.

Pero esta imagen es una distorsión. En los últimos años de su vida, Martin Luther King incrementó cada vez más su crítica profética hacia los “males gemelos”: la pobreza y el militarismo americano.

Sus esfuerzos por ayudar a la gente pobre llevaron a Luther King a estar en Memphis el día que lo asesinaron. Estaba ahí para unirse a la huelga de 1,300 trabajadores de Salud que buscaban mejorar sus condiciones laborales, salarios más altos y tener el derecho de afiliarse a un sindicato.

Martin Luther King planteó preguntas inquietantes acerca de un sistema económico que perpetúa la pobreza. En su discurso de Agosto en 1967 (“¿A dónde iremos desde aquí?”), ocho meses antes de que lo mataran, él declaró:

“¿Por qué hay 40 millones de gente pobre en América? Y cuando has empezado a hacerte esta pregunta, estás planteando una interrogación sobre el sistema económico, acerca de una distribución más amplia de la riqueza. Cuando haces esa pregunta, empiezas a cuestionar la economía capitalista. Y solamente estoy diciendo que debemos empezar a preguntarnos cada vez más y más acerca de toda la sociedad. Somos llamados a ayudar a los desanimados mendigos en el mercado de la vida. Pero un día, tenemos que ser capaces de ver que un edificio que produce mendigos, necesita una reestructuración”.60s urban street

La huelga de Salud en Memphis fue parte de la “Campaña Por La Gente Pobre”  la cual Martin Luther King empezó a organizar durante el último mes de su vida. Esta campaña cambiaría el enfoque inicial del Movimiento de los Derechos Civiles en lo que concierne a la economía de “la gente pobre de todos los colores”.

La campaña buscaría entre otras cosas, asegurar a la gente pobre con empleos que pagaran un salario justo, seguro de desempleo y educación.

La meta de la campaña murió junto con Martin Luther King.

La semana antes de que fuera asesinado, Luther King dio un discurso (“Permanezcamos Despiertos a través de una Gran Revolución”) en el cual ofreció una propuesta de alternativa económica: 

“… En América gastamos millones de dólares al día en guardar la comida sobrante, me digo a mi mismo: ‘Yo sé donde podemos guardar esa comida y sin pagar nada, en los estómagos contraídos de millones de hijos de Dios alrededor del mundo que se van hambrientos a la cama cada noche.’ Y quizás gastamos mucho más de nuestro presupuesto nacional estableciendo bases militares alrededor del mundo, en lugar de bases de genuina preocupación y comprensión.”

En su discurso final, Luther King regresó al tema de la pobreza. Aunque la mayoría de los segmentos de su discurso cumbre insinúan el presagio de su muerte (“quizás no llegue ahí con ustedes…”), el objetivo principal de Martin Luther King era motivar a la gente a apoyar la huelga de los trabajadores de Salud en Memphis. Citando el Evangelio de Lucas, Luther King sostiene:

“De alguna forma, el que predica debe decir con Jesús, “el Espíritu del Señor está sobre mí, por cuanto me ha ungido” y Él me ha ungido para hacer frente a los problemas de los pobres.”

“Está bien hablar de las “calles por las que fluye leche y miel” pero Dios nos ha ordenado preocuparnos por los barrios bajos y sus niños, quienes no pueden tener 3 comidas decentes al día”.

Reestructurar la sociedad requeriría concretar los cambios económicos, y Martin Luther King dejó esto en claro. Instruyó a su audiencia para que dejara de consumir Coca-Cola y Pan Blanco de Supermercado. Llamó a un movimiento bancario, buscaba asesorar los retiros financieros de los bancos del centro de Memphis y de las compañías de seguros.

La declaración final de Martin Luther King sobre la pobrezaapareció 12 días después de su asesinato en un artículo de la revista Look: “Arreglo de Cuentas Para La No Violencia.” “Las mismas demostraciones de no violencia usadas para pelear contra la segregación, argumentaba Martin Luther, deberían ser organizadas ahora para dirigir el problema económico – el derecho a vivir, el derecho a tener trabajo e ingresos…”  Luther King convocó a una “Cuenta Económica de Derechos para los Desfavorecidos” que “garantizaría un empleo “para toda la gente que quiera y esté capacitado para trabajar” y un “ingreso para todos los que no son capaces de trabajar.” 

King VietnamLa justica económica, al parecer, sobrepasaba la igualdad racial como principal preocupación de Martin Luther King.

“El cuestionamiento económico es lo más crucial que enfrenta la gente negra y la gente pobre.”

En el último año de su vida, Luther King también dedicó una atención creciente a criticar la violencia que usaba América en Vietnam. Cuando habló en la Iglesia de Riverside en Nueva York – justo un año antes de que fuera asesinado – Martin Luther King describió la incongruencia entre su prédica y las prácticas Americanas:

“He caminado entre los hombres jóvenes, desesperados, rechazados y enojados, y les he dicho que los cocteles Molotov y los rifles no resolverán sus problemas. He tratado de ofrecerles mi más profunda compasión mientras mantengo mi convicción de que los cambios sociales se vuelven más significativos a través de acciones no violentas. Pero ellos me preguntaron – y con toda la razón- ¿Qué pasa entonces con Vietnam? Me cuestionaron que nuestra propia nación usara dosis masivas de violencia para resolver sus problemas, para hacer los cambios que quería. Sus preguntas dieron en el blanco, y supe que no podría nunca volver a levantar mi voz contra la violencia de los oprimidos en el gueto sin haber hablado antes claramente con el más grande proveedor de violencia en el mundo actual: mi propio gobierno.”

Martin Luther King sugirió que hacer un compromiso con los miembros más vulnerables del mundo debería prevalecer sobre el patriotismo:

“Creo que este es el privilegio y la carga de todos los que nos consideramos obligados por lealtades y fidelidades que son más amplias y más profundas que el nacionalismo y que van más allá de las metas y posiciones autodefinidas de nuestra nación. Somos llamados a hablar por los débiles, por los que no tienen voz, por las víctimas de nuestra nación y por aquellos que llama enemigos…”

Luther King hizo notar la devoción de América por la guerra, aún en términos religiosos:

Una nación que continua año tras año gastando más dinero en la defensa militar que en programas de mejora social, se aproxima a una muerte espiritual.”  26 días después, Martin Luther habló de nuevo sobre Vietnam en un sermón dado en la Iglesia Bautista “Ebenezer”. Describió las respuestas hipócritas de América a sus mensajes de no violencia.

“Hay algo extrañamente inconsistente sobre una nación y una prensa que te aclaman cuando dices: “no sean violentos hacia Jim Clark”, pero te maldicen y te insultan cuando dices: “no sean violentos hacia los pequeños niños Vietnamitas” ¡Hay algo malo en esa prensa!”.

Recordar a Martin Luther King tan solo por su lucha contra la segregación, es recordarlo de una manera errónea. América hace con él lo que la Iglesia hace con Jesús: reconstruirlo a nuestra propia imagen. Domesticar y esterilizar a Martin Luther King es la única manera de integrarlo a nuestras conciencias nacionales.

La alternativa improbable sería cuestionar dos de los motores sagrados de América: su economía y su fuerza militar. Irónicamente, las críticas de Martin Luther King hacia la pobreza y el militarismo son más relevantes hoy en día que su trabajo en favor de la integración racial.

Para honrar a Martin Luther King, necesitamos dejar de celebrarlo. Quizás la naturaleza misma de la celebración provoca una distorsión inevitable. Tener un “Día Nacional de Lamentación por Martin Luther King” sería más adecuado y ayudaría a hacer un llamado a preocuparnos por las formas en que traicionamos dos aspectos fundamentales de su legado.

Como Dios mira a Siria y Egipto

Syrian FlagCon todas las guerras y el sufrimiento actual en Siria* y en Egipto, ¿has leído Isaías 19:19-25 recientemente? ¿Has pensado en sus implicaciones asombrosas para nuestras vidas y nuestro mundo hoy día? He aquí la profecía de Dios:

En aquel día habrá un altar para el Señor en el corazón mismo de Egipto, y en su frontera un monumento al Señor.  Esto servirá en Egipto de señal y testimonio del Señor Todopoderoso. Cuando ellos clamen al Señor por causa de sus opresores, él les enviará un salvador y defensor que los librará.  De modo que el Señor se dará a conocer a los egipcios, y en aquel día ellos reconocerán al Señor: lo servirán con sacrificios y ofrendas de grano; harán votos al Señor y se los cumplirán.  El Señor herirá a los egipcios con una plaga, y aun hiriéndolos, los sanará. Ellos se volverán al Señor, y él responderá a sus ruegos y los sanará.

En aquel día habrá una carretera desde Egipto hasta Asiria. Los asirios irán a Egipto y los egipcios a Asiria, y unos y otros adorarán juntos.  En aquel día Israel será, junto con Egipto y Asiria, una bendición en medio de la tierra.  El Señor Todopoderoso los bendecirá, diciendo: «Bendito sea Egipto mi pueblo, y Asiria obra de mis manos, e Israel mi heredad.»

Recuerda, la bendición de Dios no es solamente para el pueblo de Israel y no es exclusivamente para TI.  ¡Su plan y misión es redimir y bendecir a toda su gente!

*Nota: Asiria de la Biblia incluye, pero no es políticamente igual al país de Siria hoy día.Egyptian flag

Permanezco aquí: Lágrimas de un pastor sirio

Pastor Mazen con niños desplazados

Pastor Mazen con niños desplazados

Lágrimas de un pastor Sirio

Trad. por Randy Ernesto Bathermy

El pastor Mazen es un líder eclesiástico sirio en la ciudad costera de Tartus.  Oriundo de Homs, él y su iglesia han servido a cientos de familias Sirias desalojadas, a huérfanos y viudas desde que inició la guerra civil.

Él envió a los líderes de www.wazala.org este mensaje a finales de agosto de 2013, explicando porque se negó a salir de su país:

“Lloro por mi país, estoy muy triste y enmudecido… Ellos me aconsejan que salga del país… que emigre. Y les respondí diciendo:

–       Permanezco aquí… por la iglesia de Jesús… para que el mensaje de Jesús permanezca como una luz que guie a aquellos que están perdidos y asustados.

–       Permanezco aquí… porque la cosecha está madura… y el sufrimiento es enorme… una profunda herida, se siente desesperación.

–       Permanezco aquí… para seguir las pisadas del Maestro quien anduvo haciendo el bien y sanando a todos los que están bajo el poder del diablo.

–       Permanezco aquí… porque estoy ocupado… en el ministerio de salvar almas (¿Algo así podría hacerme correr? Señor, fortaléceme)

Oren para:

  • Que la copa de la guerra sea quitada de nuestro país Siria
  • Que Él envíe el poder de su Espíritu Santo sobre su iglesia para que llegue a las almas que sufren… quienes son acosadas y están necesitadas como ovejas que no tienen pastor.
  • Que el Señor nos haga hablar con gran audacia y que sean hechas sus maravillas y señales… que las almas se vuelvan a Cristo y haya cánticos y alabanzas.
  • Que el Señor nos envíe más ayuda para que haya comida en su casa para suplir las necesidades de los cientos de desalojados que están sin refugio.
  • Que el Señor envíe sustento para los que están heridos y enfermos, quienes necesitan cirugía, medicamentos y sanidad.
  • Que el Señor envíe a quienes puedan ayudarnos a construir un centro para los niños afectados por la guerra, que podamos cuidar a los que han perdido a sus sustentadores, y les permita levantarse sobre sus pies de nuevo.
  • Que envíe a aquellos que pueden ayudar a nuestros niños incapacitados y tienen necesidades especiales.”

Por favor oren por el Pastor Mazen y su congregación que ayuda a miles quienes han huido de las ciudades devastadas por la guerra (como Homs y Alepo) y el cuidado de las familias locales en sufrimiento porque no pueden viajar para sus cuidados médicos esenciales.

El Opuesto de la Paz

Esta semana de Adviento estamos enfocándonos en la paz que Cristo trae.  Pero primero una pregunta: ¿Qué es el opuesto de la paz?

Muchos van a decir que el opuesto de la paz es la guerra.  Y entiendo esa perspectiva.  Pero no estamos solo hablando de las guerras enormes a nivel de países.  Creo que esas guerras son los resultados de algo más profundo: una serie de guerras más pequeñas que quitan la paz de cada individuo de un país o grupo de personas.  Nuestras guerras mundiales son el resultado de millones de mini-guerras internas.  ¿Por qué pelea un país contra otro? ¿Por qué decide un terrorista construir y explotar una bomba al llegar al lugar sagrado de sus enemigos? Porque no tiene paz.  Por que la guerra dentro de él o ellos se manifiesta por fuera con actos colectivos hechos por un grupo de personas con la misma desesperanza.

Y esto me trastorna a mí.  Generalmente soy pacífico.  No me gusta el conflicto y mucho menos las guerras que oscurecen nuestro mundo.  Pero a la vez me encuentro en este tiempo de Adviento sin mucha paz.  Sé que Dios nos trae paz y hasta puedo predicar de tal paz.  La he experimentado sin duda.  No obstante hay algo interior que se levanta en mí – una voz diciendo, “Debes trabajar más y mejor,” “No le caes bien a ese hombre,” “¿Por qué dijiste o hiciste eso a ella? Nunca vas a tener un ministerio eficaz…”

¿De dónde salen estas tonterías? Del enemigo, sin duda, el mismo ladrón que viene para hurtar, matar, y destruir (Jn. 10:10).  Por definición un ladrón quita, y a veces permitimos que nos quite la misma paz.  Me he encontrado en ocasiones recientes donde estoy con mi familia pero pensando en mi trabajo, donde estoy trabajando, pero pensando en mis pasatiempos, donde estoy descansando solo y siento culpable por no estar ni con mi familia ni trabajando.  No he tenido paz.  La guerra está en mí.

Este Adviento Dios me está enseñando que puedo descansar en él.  Él trae paz entre los países y pueblos que se guerrean.  Pero él trae paz al alma inquieto e inseguro también.  Permitamos que la paz de Dios, que sobrepasa todo entendimiento, guarde nuestros corazones y pensamientos…¿en quién? En Cristo Jesús (Fil. 4:7).

“¡Gloria a Dios en las alturas, y en la tierra paz, buena voluntad para con los hombres!” (Lucas 2:14).

A %d blogueros les gusta esto: