Archivo del sitio

Pastoral y Compasión

park benchLas siguientes palabras forman parte de un artículo estupendo escrito por el Dr. René Rivas, médico y coordinador de compasíon en Guatemala.  De sus años de mucha experiencia, él expresa con una pasión evidente lo que debemos ser como Iglesia.  En mi opinión, este artículo deberá ser lectura requerida para todo pastor y líder de nuestra denominación.  Espero que lo disfrutes y que sigas el diálogo al final, dejando un comentario o reflexión.

Pastoral y Compasión

Dr. René Rivas Fernández

 “Recorría Jesús todas las ciudades y aldeas, enseñando en las sinagogas de ellos, y predicando el evangelio del reino, y sanando toda enfermedad y toda dolencia en el pueblo.  Y al ver a las multitudes, tuvo compasión de ellas; porque estaban desamparadas y dispersas como ovejas que no tienen pastor.  Entonces dijo a sus discípulos: A la verdad la mies es mucha, mas los obreros pocos.  Rogad, pues, al Señor de la mies, que envíe obreros a su mies” (Mateo 9:35-38).

Introducción

La iglesia debe trabajar bajo una interpretación de mandamientos y distintivo bíblicos que exige una respuesta a la justicia, marginación, desigualdad y negligencia.  La motivación principal de la iglesia para desarrollar un ministerio de compasión debe ser la obediencia en gratitud a la voluntad de Dios.  Las enseñanzas de Jesús en la Biblia, muestran el contexto del ministerio social como la base del cristianismo expresado en acciones.  Que el Señor nos ayude a prestar atención a los necesitados.  ¡URGENTE!  ¡Se necesitan pastores compasivos!

El corazón compasivo del pastor

Notamos en el recorrido de Jesús sobre ciudades y pueblos, su conocimiento del territorio en donde define su posición pastoral.  El pastor, debe ser un conocedor de su territorio. El pastor actual debe conocer el mapa de dolor en el que se mueven las personas que acuden a la iglesia, y más aún, estar dispuesto a sufrir con ellas.

Jesús quería, además, que tanto los discípulos como el pastor de hoy tuvieran visión por la cosecha y por los obreros.  Muchas veces el pastor distrae su atención y no dirige la visión de la gente hacia la visión de Dios por el mundo, la visión de Dios es que la justicia llene nuestro mundo.  El corazón compasivo del pastor hace que la congregación levante sus ojos y vea a la vez las necesidades de la gente y desarrolle un ministerio de compasión dentro de la iglesia.

Debemos en primer lugar, mirar atentamente la realidad de la vida y de las personas.  Esa mirada a la realidad debe ser idealmente con ojos de compasión, con el corazón.  Debemos acercarnos y explorar las necesidades y los sentimientos de los demás, hacernos prójimos. Barber with homeless

De esta tarea se nos pedirá cuentas en el día final.  El famoso pasaje de Mateo utilizado para ilustrar la compasión (Mateo 25:31-40), nos muestra que es hermoso saber que el bien que hacemos a los hermanos que sufren, lo hacemos a Jesús presente en ellos.  Al ayudar a los necesitados nos convertimos en las manos de Jesús.  La práctica de una pastoral compasiva debe llevar a otros la misma experiencia de consuelo que nosotros hemos recibido de Dios (2 Corintios 1:3-7).

La pastoral compasiva debe observar los siguientes aspectos:

  • No deshonrar la decencia de los necesitados y abatidos con intereses de propia utilidad o con el afán de dominar.
  • Eliminar las causas de los males y no sólo los efectos.  No debemos dar sólo el pez y mitigar el hambre en forma transitoria.  Hay que enseñar a pescar y cuidar los peces para que, quienes reciban los auxilios se vayan liberando progresivamente de la dependencia externa y aprendan a valerse por sí mismos.
  • Debemos tener presente siempre que la caridad cristiana y nuestras acciones deben estar encaminadas a la relación personal con aquellos a quienes prestamos la ayuda.  El Espíritu de amor mueve a toda la iglesia hacia una comunión que supone la relación entre las personas (1 Corintios 12:14).
  • Por mucha ocupación que pueda tener el pastor y su iglesia, la compasión siempre tiene espacio para la interrupción.  Algunas veces nos obliga a cambiar nuestros planes para ayudar a alguien que necesita ayuda inmediata.  Vamos a condolernos cuando veamos los estragos que el pecado puede ocasionar en la vida de una persona.

Solamente al caminar entre las multitudes podremos conocer sus luchas, sus anhelos y sus necesidades.  En nuestro andar por los lugares públicos de la ciudad necesitaremos que Dios abra nuestros ojos y toque nuestros corazones para ver y entender las necesidades y sufrimientos de la gente.  Además, en su ministerio, Jesús no esperó que la gente llegara, Él salió a buscarlos.  De igual manera, el pastor compasivo debe buscar a la gente de su comunidad con problemas y tratar de llevar esperanza y salud a ellos.

Cuando Cristo miraba a las multitudes, las veía como un grupo de personas que habían sido abandonadas por aquellos que debían velar por sus necesidades.  En vez de denunciar a los responsables, más bien fue movido a compasión por ellos.  De igual manera nosotros, en vez de buscar culpables, lo que debemos hacer es comenzar a preguntarnos qué acciones podemos emprender para alivianar las cargas de la gente.  Precisamente el compromiso de corregir las situaciones difíciles de la gente, llevó a Jesús a proveer soluciones reales, “enseñando en las sinagogas de ellos, predicando el evangelio del Reino y sanando toda enfermedad y toda dolencia en el pueblo”.

Conclusión

La compasión nos pide que vayamos y entremos en lugares donde hay dolor, que compartamos con el quebrantado por el temor, la confusión y la angustia.  La compasión nos desafía a gritar con los que están en miseria, a lamentarnos con los que están solos, a llorar con los que lloran.  La compasión nos obliga a ser débil con los débiles, vulnerable con los vulnerables e impotente con los impotentes.  Compasión significa la inmersión total en la condición del ser humano.René Rivas

Mantengamos ensanchado y creciendo nuestro corazón pastoral.  No dejemos que nuestro corazón se encoja y endurezca.  La verdadera pastoral de compasión hace que nuestro corazón se conserve para el ministerio dedicando tiempo a la gente.  Necesitamos desarrollar una pastoral de compasión en nuestra iglesia y en nuestra comunidad.

“Proclamad Ayuno, Convocad Asamblea”

Apreciado Colega:

“Tocad trompeta en Sión, proclamad ayuno, convocad asamblea” (Joel 2:15). En un tiempo como éste, Dios nos invita a renovar el llamado al ayuno y la oración así como llamó a Ester, Joel, Isaías, Ana, Jesús, Pablo y a muchos otros más.

¿Se unirá usted a la Junta de Superintendentes Generales y Misiones Nazarenas Internacionales en el ayuno y la oración durante por lo menos un día a la semana? Sugerimos que se haga por los miércoles al mediodía o cualquier otro día que le sea conveniente y efectivo para usted y su familia.  ¡Usted podría invitar a líderes de su iglesia, distrito y región a que se comprometan con el ayuno y la oración también!

Jesús dijo, “Mi casa será llamada casa de oración para todas las naciones” (Marcos 11:17a). El Señor está dispuesto, es capaz y está listo para responder y nosotros necesitamos que Él derrame de su misericordia para redimirnos y traer un avivamiento de santidad en nuestro medio y a toda nación.  

Hoy día necesitamos líderes con convicciones fundamentadas en principios bíblicos, y líderes apasionados por la oración.  Aunque cada iglesia local, distrito, área y región seleccione a líderes que produzcan resultados notables, ellos no podrán transformar a sus culturas con sus talentos.  ¡El ayuno y la oración es la clave!

Adalberto Herrera, pastor de la Iglesia del Nazareno Casa de Oración en Cali, Colombia declaró: “Cuando el Espíritu Santo nos dirigió a priorizar a Jesús a través del ayuno y la oración en cada grupo ministerial, nuestra iglesia experimentó un avivamiento en el evangelismo y el discipulado más allá de cualquier estrategia que habíamos planeado.”

Estoy incluyendo un recurso llamado “Hambre y Sed” (y lean las próximas entradas) para usted y sus colegas. Nuestros derechos de autor permiten que hagamos copias. Usted puede revisarlo, expandirlo, simplificarlo o modificarlo en cualquier manera que Dios le guíe. Cuanto más cerca de los grupo de células, iglesias en casas e iglesias locales pongamos ésta visión, más Dios nos ha de bendecir y multiplicar Su misión provechosamente.

La Junta de Superintendentes Generales estará enviando simultáneamente una carta similar a los directores regionales, superintendentes de distrito y pastores. Por favor colabore con ellos en estos esfuerzos y comparta sus ideas con otros. Para mayores recursos busque en las páginas web www.nazarene.org y www.nazarenemissions.org.

Para la Gloria y Honra de Dios,

Director de MNI Global

Diferencia de Ingresos (“Income Gap”)

 

Encontré esta imagen (Título: “Income Gap” o “Diferencia de Ingresos”) en una revista de arte hace una semana. La artista se llama Luba Lukova y en su arte intenta hablar del mundo y despertarnos a algunas realidades. ¿Qué ves en esta imagen?

Personalmente pienso en el hecho de que el problema de hambre en nuestro mundo no es un problema de escasez sino de distribución. Es decir, según los expertos, hay suficiente comida para alimentar a cada uno de los 6.7 billones de habitantes en esta tierra, sólo es que algunos comen demasiado y hasta botan lo que sobra y otros ni tienen un pedacito de pan durante todo el día. Si piensas que estás en el segundo grupo, contempla la diferencia entre tú y los más pobres del mundo.

¿Qué podemos hacer para distribuir los tenedores más efectivamente?

Su Misión (y La Nuestra): Sanar

Antes de regresar con su Padre, Jesús dejó a la Iglesia la responsabilidad para que continuara con el ministerio. Pero, ¿cómo cumpliría la Iglesia con el ministerio que Cristo le había dejado? Vimos ayer que la Iglesia empezó a hacer lo que Jesús mismo había hecho: enseñar, predicar, y sanar.  Hoy nuestro enfoque será en el último: la sanación.

El Señor realizó muchas señales y milagros en su ministerio, sanando las necesidades espirituales, físicas y emocionales de las personas que salían a su encuentro. Jesucristo cumplió con un ministerio integral y envió a sus discípulos para que hicieran lo mismo.

Sin embargo, muchas veces hemos enfatizado la enseñanza y predicación sin suplir las necesidades de la gente que nos rodea. Tal vez no tengas el don de sanación, pero como seguidor de Cristo, sí debes tener el hábito de dar y suplir algunas necesidades cuando sea necesario.

¿Alguna vez por curiosidad, has buscado estadísticas respeto al hambre y otras necesidades del mundo? Si tu respuesta es negativa, quiere decir que no estás al tanto de lo que la Iglesia y otras organizaciones están haciendo para bajar esas cifras. Lee las siguientes estadísticas y reflexiona si eres parte del gran movimiento que se está llevando a cabo. Dios está obrando en nuestro tiempo para liberar a millones de personas de la pobreza y el hambre. El mundo está progresando en la lucha para terminar la pobreza extrema.

  • Mundialmente, el número de personas que viven con menos de $1.00 al día es 980 millones. 854 millones de personas mundialmente no tienen suficiente que comer.
  • Cerca del 20 por ciento de la población de los adultos mundialmente—771 millones de personas—son analfabetas.  Por lo menos 65 por ciento de estas personas son mujeres.
  • 28,000 niños menores de cinco años mueren cada día de causas evitables, más del 50 por ciento de este número, por causas relacionadas con el hambre.
  • Aproximadamente 33 millones de personas en el mundo viven con VIH/SIDA; 68 por ciento de ellos viven en el África subsahariana.*

¡La necesidad es enorme!  ¡Pero la Iglesia alrededor del mundo es enorme y el poder de Dios fluyendo por ella también es enorme!  ¿Cómo te incorporarás en la sanación de estos dolores y en el suplir de estas necesidades graves?

*Fuentes: www.bread.org/es, Millennium Development Goals Report 2007, United Nations, 2007; State of the World’s Mothers 2007, Save the Children, May 2007; Education for All Global Monitoring Report, 2006, UNESCO;  Children and Water: Global Statistics, UNICEF; U.S. International Food Assistance Report 2006, USAID, December 2006; Making Poverty History, Church World Service, 2007; State of the World’s Children 2007, UNICEF.

Las Éticas del Reino en la Iglesia Local: Parte I

kingdomfotoComprender un punto de vista bíblico y Wesleyano de la ética del reino nos reta a ir más allá en nuestra respuesta a la injusticia.  Nos mueve desde abordar los síntomas y resultados de pobreza (por ejemplo, carencia de comida y educación para una familia) hasta cuestionar por qué las personas son pobres y marginadas.  Puede ser complicado porque prontamente nos encontramos a nosotros mismos enredándonos en sistemas y estructuras, poderes y principados.

El compasivo puede darle a un hombre un pescado, pero otros aun toman el siguiente paso y le enseñan al hombre a pescar.  Sin embargo, preguntas justas incluyen: ¿A quién pertenece el estanque del pescado, que es el medio de producción económica? ¿Qué valor le damos al capital humano que ayuda a brindar ese buen mercado? Cuando nuestro sistema económico requiere que algunos de los que trabajan más duro necesitan de nuestra compasión solo para sobrevivir, entonces la injusticia está dentro del sistema.

Hay billones de personas que son expertos en pescar, plantadores de café, o costureras, etc. Como sea, sus niños seguirán teniendo hambre y falta de educación. Ellos viven en un suelo sucio. Ellos sólo pueden costearse una comida al día, si se puede. Ellos no tienen acceso a servicios básicos de salud. Pero, ellos trabajan más duro en un día que lo que tú y yo hacemos en una semana. Mientras tanto, muchos de nosotros podemos comprar en oferta dos camisas domingueras por el precio de uno.  Nos esforzamos en ser “buenos administradores” de los ingresos en nuestra iglesia local para comprar el café más barato y beber en nuestra hora de Escuela Dominical, mientras que estos precios bajos perpetúan e inhabilitan los salarios de los plantadores de café.  En nuestras clases de Escuela Dominical aprendemos de la salvación de Dios mucho, pero poco hablamos de su Justicia.

*Esta entrada fue escrita por Larry Bollinger, Director Mundial de Ministerios de Compasión y originalmente fue publicada en la revista Preacher’s Magazine (Adviento/Navidad 2009-2010).  Se continuará en la próxima entrada.

Pan Para el Mundo

Hambre Cola963 millones padecen de hambre hoy

1.4 billones viven con menos de U$1.25 al día

Los precios de alimentos han doblado desde 2006

Los bancos de comida reportan 20% más peticiones

Qué pasa cuando se acaba la comida en esos bancos

Podemos terminar hambre durante nuestra vida

pero tenemos que levantarnos

Dios está llamando

Hemos respondido                      ¿Y tú?

Aprender

Activarse

Abogar

“Abre tu boca en favor del mudo…defiende la causa del pobre y del menesteroso” (Proverbios 31:8-9).

Datos del Hambre y la Pobreza

Bread for the World--Logo 2007Dios está obrando en nuestro tiempo para liberar a millones de personas de la pobreza y el hambre.  El mundo está progresando en la lucha para terminar la pobreza extrema.

Mundialmente, el número de personas que viven con menos de $1.00 al día es 980 millones. Esta es la primera vez desde el año 1981 (el año que este indicador fue medido por primera vez) que este número ha bajado a menos de un billón. Mientras la población del mundo ha estado aumentando, el número absoluto de las personas que viven en pobreza ha bajado.

TODAVÍA, 854 millones de personas mundialmente no tienen suficiente que comer.

En las últimas dos décadas, inmunizaciones han prevenido unas 20 millones de muertes. Para las madres que tienen por lo menos educación primaria, es 50% más probable que inmunicen a sus niños que las madres que no tienen escuela.

TODAVÍA, cerca del 20 por ciento de la población de los adultos mundialmente—771 millones de personas—son analfabetas. Por lo menos 65 por ciento de estas personas son mujeres.

El número de niños menores de cinco años que mueren cada año ha bajado a menos de 10 millones por la primera vez desde el año 1960.

TODAVÍA, 28,000 niños menores de cinco años mueren cada día de causas evitables, más del 50 por ciento de este número, por causas relacionadas con el hambre.

Dos millones de personas están recibiendo el medicamento antirretroviral para tratar el VIH/SIDA, mejorando sus posibilidades para tener vidas productivas y cuidar a sus hijos.

TODAVÍA, aproximadamente 33 millones de personas en el mundo viven con VIH/SIDA; 68 por ciento de ellos viven en el África subsahariana.

SABÍAS QUE…

  • La población del mundo de hoy tiene 6.75 billones de personas; más de 5 billones de ellos viven en países pobres.
  • En los EEUU hay 1 doctor para cada 350 personas, mientras que en el África subsahariana hay un doctor para cada 10,000 personas.
  • El promedio de millas que las mujeres y las niñas caminan cada día en los países pobres para recoger agua son 3.6 millas.

Fuentes: Millennium Development Goals Report 2007, United Nations, 2007; State of the World’s Mothers 2007, Save the Children, May 2007; Education for All Global Monitoring Report, 2006, UNESCO;  Children and Water: Global Statistics, UNICEF; U.S. International Food Assistance Report 2006, USAID, December 2006; Making Poverty History, Church World Service, 2007; State of the World’s Children 2007, UNICEF.

www.bread.org/es

El Ayuno Escogido por Dios

Por Amber Van Schooneveld*

La crisis global de comida—lo que el Programa Mundial de Comida de las Naciones Unidas está nombrando “un tsunami silencioso”—ha forzado más y más personas bajo el mínimo vital, entre 130 a 155 millones sólo entre Diciembre 2005 y Diciembre 2007. En las Filipinas desde la subida en precios, 14.5 millones padecen de pobreza extrema—una de cada cinco familias. Disturbios han estallado alrededor del mundo en Haití, Burkina Faso, Egipto, y Bangladesh mientras la gente tiene más y más hambre.

Hambre1Mientras expertos analizan todo esto desde lejos, Manihoor (una mujer de Bangladesh) y sus niños experimentan cada día, mientras ella busca comida cada día en los basureros de la ciudad, y mientras sus niños tratan de enfocarse en lo que su maestra escribe en el pizarrón de la escuela. Tipu y Fatema, sus niños, no recuerdan la última vez que comieron carne. Se van a la escuela cada mañana sin haber desayunado. En los días cuando su madre no trabaja, no comen nada en la casa. Algunos de sus vecinos buscan granos de arroz que las ratas robaron y escondieron en sus hoyitos—juntando lo que sea de las ratas para su cena. Otras madres empiezan a hervir una hoya de agua sobre el fuego enfrente de sus casas, esperando que el esposo regrese a casa con el arroz para llenarla. Muchas veces sólo hay agua en la hoya.

El Secretario General de la ONU, Ban Ki-moon, llama la crisis de comida “una atrocidad moral,” notando que “el estatus nutritivo de muchos pobres, entre ellos muchos niños, está disminuyendo más y más.” La Organización de Comida y Agricultura de la ONU está solicitando que los líderes mundiales encuentren U$30 billones por año para erradicar hambruna, no sea que millones más se junten con los 923 millones de gente quienes ya están sufriendo de desnutrición.

¿No es ahora el momento que hablamos a favor de los pobres sin voz, escogiendo el tipo de sacrificio que el Señor requiere?

Porque, “el ayuno que yo escogí…es que compartas tu pan con el hambriento” (Isaías 58:6-7).

*Este artículo se encuentra en Relevant Magazine, March/April 2009.

A %d blogueros les gusta esto: