Archivo del sitio

¿Llanto o Milagro?

Por Scott Armstrong

Mientras Jesús hablaba, llegó un jefe de los judíos, se arrodilló delante de él y le dijo: «¡Mi hija acaba de morir! Pero si tú vienes y pones tu mano sobre ella, volverá a vivir.» Jesús se levantó y se fue con él. Sus discípulos también lo acompañaron. En el camino, pasaron por donde estaba una mujer que había estado enferma durante doce años. Su enfermedad le hacía perder mucha sangre. Al verlos pasar, la mujer pensó: «Si tan sólo pudiera tocar el manto de Jesús, con eso quedaría sana.» Entonces se acercó a Jesús por detrás y tocó su manto. Jesús se dio vuelta, vio a la mujer y le dijo: «Ya no te preocupes, tu confianza en Dios te ha sanado.» Y desde ese momento la mujer quedó sana. Jesús siguió su camino hasta la casa del jefe judío. Cuando llegó, vio a los músicos preparados para el entierro, y a mucha gente llorando a gritos. Jesús les dijo: «Salgan de aquí. La niña no está muerta, sino dormida.» La gente se rió de Jesús. Pero una vez que sacaron a todos, Jesús entró, tomó de la mano a la niña, y ella se levantó. Todos en esa región supieron lo que había pasado” Mateo 9:18-26 TLA.    

¿Dónde te ves a ti mismo en esta historia? Cada personaje tiene un pasado diferente, una necesidad diferente, y reacciona de distinta forma ante a las circunstancias que lo rodean. Quizá te identifiques con la mujer enferma que desesperadamente desea tocar a Jesús. Quizás te veas a ti mismo como el dirigente judío que no se preocupaba tanto de sí mismo como los que estaban con él. ¡Qué gran fe tenía para creer que Jesús podía traer a su hija de vuelta!

Personalmente, me identifico más con los que lloraban (vs. 23-24). No porque esté regularmente triste o algo por el estilo. Pero soy bastante realista y usualmente me gusta ayudar a la gente. Verás, en los días de Jesús, los que lloraban tenían un propósito muy importante. Cuando había una muerte en la familia, los parientes se reunían y llamaban a personas que lloraran para ayudar en el proceso de duelo. De hecho, se requería tener a varias personas que lloraran en voz alta y que cantaran. Aunque eso nos parezca extraño en nuestros días, ellos ayudaban a la familia a liberar los sentimientos de desesperación y dolor que experimentaban.

Así que si yo soy un llorón profesional, estoy haciendo lo que se supone que haga aquí en el versículo 23. Es mi trabajo ayudar a estas personas en el momento más difícil de sus vidas. Entonces, justo cuando ya estaba metido en mi personaje, este hombre llamado Jesús viene y dice que la niña está solamente dormida. Lo siento, pero tengo que reírme. ¿Acaso está loco? Yo sé lo que ven mis ojos. La niña está muerta. No hay esperanza. Es mejor ayudar a la familia en su proceso de duelo.

Pero la visión de Jesús es diferente. Suceden milagros cuando Él está alrededor. Las mujeres enfermas son sanadas. Los muertos son resucitados. Cuando entra en escena, la transformación y sanidad se hacen presentes.

flower-887443_960_720.jpg

El mundo está lleno de muerte, desesperanza y enfermedad. ¿Cuál será tu reacción a la desesperación que está a tu alrededor? ¿Irás por la vida de la manera usual u orarás, planearás y esperarás que Dios haga un milagro en la más difícil de las situaciones?

           

La Junta de Superintendentes Generales llama a la paz, sanidad, reconciliación.

PrayersforPeace

Los eventos globales recientes nos recuerdan otra vez que nuestro mundo continúa divido por muchos asuntos políticos, étnicos, raciales y culturales.

La horrible violencia en lugares como Medio Oriente, Bélgica, Bangladesh, Turquía, y Louisiana, Minnesota, Florida, y Texas, Estados Unidos, proyecta imágenes de odio que ilustran estas divisiones y guían hacia el distanciamiento, el conflicto y el quebranto.

Nuestro llamado a estar en contra del odio y a favor de la paz no ha cambiado, desde que lo publicamos primeramente en la siguiente declaración en 2014:

El profeta Isaías tuvo una visión del pueblo de Dios viajando a través de un desierto difícil. Su camino fue a través de un desierto con valles, montañas, curvas y puntos ásperos. Isaías 40:1 dice, “¡Consuelen, consuelen a mi pueblo!—dice su Dios—.” El profeta continúa prometiendo la venida de un Mesías que cuidaría de nosotros. Él usa esta poderosa ilustración: “Como un pastor que cuida su rebaño, recoge los corderos en sus brazos; los lleva junto a su pecho” (Isaías 40:11, NVI).

El Padre envió a su Hijo para vivir entre nosotros y ser Emanuel, “Dios con nosotros.” Él vino a proveer un camino para nuestra salvación y reconciliación con Dios y los seres humanos. Este mensaje del evangelio es para todas las personas y nos hace uno a los pies de la cruz. “Ya no hay judío ni griego, esclavo ni libre, hombre ni mujer, sino que todos ustedes son uno solo en Cristo Jesús” (Gálatas 3:28, NVI). Esta declaración llama a todos los seguidores de Cristo a venir juntos en amor.

Somos embajadores del evangelio (2ª Corintios 5:20). En nuestro mundo, reflejamos mejor el ejemplo de Cristo y vivimos la visión de Isaías 40:1-11 cuando nosotros:

  • Hablamos por aquellos que no pueden hablar por ellos mismos.
  • Lloramos con los que lloran.
  • Consolamos a las personas donde sea que las encontremos.
  • Sentimos el dolor de quienes están heridos.
  • Buscamos aliviar el dolor cuando es posible.
  • Somos lentos para hablar y rápidos para escuchar las posiciones de los demás.
  • Buscamos entender las situaciones de otros.
  • Mostramos dignidad y respeto a todos.
  • Derribamos muros que nos separan.
  • Construimos puentes que conectan.
  • Seguimos las pisadas del Príncipe de Paz.
  • Extendemos gracia y misericordia a otros, como Dios lo ha hecho con nosotros.
  • Oramos por sabiduría y dirección para reflejar mejor el ejemplo de Cristo a otros.

Es nuestra oración de esperanza, que donde sea que estén los nazarenos, defiendan la paz, sanidad y reconciliación.

Padre, gracias por enviar a tu Hijo en nuestro mundo dividido. Concédenos el poder de tu Espíritu Santo para ser agentes de apoyo, consuelo, paz y sanidad. En el poderoso nombre de Jesús, oramos. Amén.

–Junta de Superintendentes Generales, Iglesia del Nazareno.

Artículo publicado originalmente en: http://nazarene.org/article/bgs-calls-peace-healing-reconciliation

Una Muda Habla: La Historia de Marcela

Marcela, Sanada Físicamente y Espiritualmente

Marcela: Sanada Físicamente y Espiritualmente

Dios sigue usando Máxima Misión y la Película Jesús (y, en la siguiente historia, la Película Magdalena) para transformar vidas.  Este es el testimonio de Marcela.  ¡Gloria a Dios!

Yo vivo en la comunidad de La Paz Centro, Nicaragua.  El sábado 25 de abril, me encontré con un problema de salud muy grave y los médicos determinaron que yo no iba a poder hablar por la duración de mi vida.  En la tarde de ese mismo día, escuché las bocinas de un picop que anunciaron que se iba a presentar la Película “Magdalena.”  No sabía de que se trataba la película.

Después de mirar la película, ellos hicieron una oración de fe.  Yo lo hice después de llegar al frente.  Vine cuando dieron la invitación.  Tenía que hacer señas con las manos porque no podía hablar, pero quedé sorprendida porque durante la presentación de la película, me había vuelto la voz.  Ellos me dijeron que debía dar gloria a Dios y mis primeras palabras fueron, “¡Gloria a Dios, Gloria a Dios, Jesús me sanó!”

En estos tiempos, Cristo sigue siendo el mismo y por la Película Magdalena está haciendo milagros.  Los médicos habían determinado que nunca más podría hablar, pero no hay nada imposible para Dios.

Presentación de la Película Magdalena: Holmer Acosta, Coordinador Misión Mundial MAC, Nicaragua

Líder de Iglesia: Benita Rogul

Para más información sobre la Película Magdalena, contacta al Coordinador Regional de Evangelismo, Bernie Slingerland (bslingerland@nazmac.org)

Para más información sobre la Película Magdalena, contacta al Coordinador Regional de Evangelismo, Bernie Slingerland (bslingerland@nazmac.org)

Panorama Mundial (“Global Glimpses”)

Todo líder misional y misionero tiene que conocer las realidades y necesidades de su comunidad. Además debemos llegar a ser “cristianos globales”: deberemos preocuparnos no sólo por nuestro contexto inmediato sino por el mundo entero.

Uno de los recursos breves y efectivos que nos ayuda a conocer la realidad mundial es el noticiero Panorama Mundial (“Global Glimpses”). Incluyo la edición más reciente acá, pero también quiero compartir dos noticias publicadas en ella. Conozcamos nuestro mundo y así mejor ministraremos a ello…

Iglesia Opera en Campo para Refugiados

Más de 14 iglesias están operando en el campo para refugiados de Kibati, en la República Democrática del Congo. Las congregaciones están formadas de personas desplazadas por la constante lucha en el país que ha afectado a más del 40% de las iglesias Nazarenas en el Norte del distrito de Kivú el cual está compuesto por más de 48 iglesias. Nazarenos a lo largo del Área de África Ecuatorial Francesa han recolectado objetos para ayudar a sus hermanos y hermanas viviendo en los campos.

Out of Africa [Afuera de África]

Proyecto de Alimentos y Sanidad de Agua

Se estima que de los 12 millones de personas que viven en Zimbabwe, más del 40% de su población no tiene los medios para proveer su sostenimiento básico. Una década de crisis agrícola ha creado una escasez extrema de comida, y tasas astronómicas inflacionarias han hecho de lo poco que queda demasiado caro para comprar. A la par de la crisis existe una epidemia expansiva del cólera. Para combatir el asalto en las personas de Zimbabwe, Ministerios Nazarenos de Compasión ha desarrollado un proyecto de Sanidad de Agua y Alimento. A través de este proyecto, los Nazarenos locales, distribuirán una comida a base de maíz, aceite para cocinar, lentejas, y tabletas de cloro para la purificación de agua para más de 1,500 familias cada mes por al menos 3 meses.

Ministerios Nazarenos de Compasión

*Panorama Mundial (Global Glimpses) es una publicación de Misiones Nazarenas Internacionales y se puede encontrar en: http://www.nazarenemissions.org/10079/story.aspx.

Traducción por Angel Sigui

A %d blogueros les gusta esto: