Puntos de visión

Oren junto a nosotros por los siguientes puntos de visión del reporte anual del Director Global de la MNI:

“Y de esta manera me esforcé en predicar el evangelio, no donde Cristo ya hubiera sido anunciado, para no edificar sobre fundamento ajeno” (Romanos 15:20).

  • Sigamos al Espíritu Santo a donde la iglesia no ha ido o no existe. Enfoquémonos en aquellos grupos étnicos que aún no conocen de Jesús o del Evangelio. Pongamos prioridad y preferencia a los lugares donde nadie o pocas personas son parte de una comunidad de fe cristiana.
  • Unreached people groupsVamos a donde todavía no vemos una comunidad vibrante de adoradores de Jesús. Vamos a los lugares difíciles. Escuchemos, aprendamos, amemos, riamos y lloremos juntos, profundizando nuestra relación, y orando para que Dios abra los corazones. Intercedamos y creamos que muchos seguirán a Jesús, serán como él, y formarán comunidades de fe e iglesias.
  • Demos comienzo a grupos, los cuales por la misma naturaleza de la misión de Dios en Cristo Jesús, busquen a las personas que viven en la oscuridad espiritual y les lleven la luz del Señor. Busquemos personas y lugares donde la iglesia no existe. Unamos a personas pioneras quienes prefieren llegar a culturas difíciles, y confiar que los líderes que ellos discipulen irán a los grupos étnicos más accesibles y menos estresantes para ellos.
  • Desde el inicio de una nueva obra, planeemos en discipular, equipar y confiar los ministerios en los corazones y las manos de los nuevos líderes en cuanto ellos hayan madurado lo suficiente para sostener y desarrollar el trabajo.
  • Busquemos multiplicar el número de discípulos quienes son nacidos del Espíritu y tienen una pasión por vivir una vida diaria de oración diligente en el Reino, y quienes han sido persuadidos que el poder de la multiplicación está disponible en Jesús.
  • Establezcamos movimientos espirituales por medio del discipulado de líderes y la formación de iglesias misionales que estén enfocadas en Cristo, tengan la unción del Espíritu Santo y sean poderosas en oración.

Acerca de Scott Armstrong

Soy Scott Armstrong. Tengo la esposa más hermosa del mundo, Emily. Tenemos dos hijos: Elías (14 años) y Sydney (12 años). Soy misionero en la Iglesia del Nazareno, Región Mesoamérica, y Coordinador de GÉNESIS, un movimiento para impactar los centros urbanos de nuestra región de manera misionera.

Publicado el 20 julio 2013 en Evangelismo, Oración y etiquetado en , , . Guarda el enlace permanente. Deja un comentario.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: