9 Formas de Hacer Inefectiva Su Iglesia – Parte 1

Escrito por: Carey Nieuwhof / Trad. por: Erika Chaves

carey-widgetMuy pocos líderes van en una dirección de la iglesia donde esperan que no tenga frutos, esto como pastores, personal, miembros de la junta o voluntarios. Y sin embargo, muchas iglesias y líderes de iglesias terminan de esta manera: siendo ineficaces.

Usted podría estar atrapado en una iglesia como de la que hablo en este momento. O incluso si dice que su iglesia es “eficaz” en general, hay una muy buena oportunidad en áreas de su ministerio que no lo son. O tal vez se da cuenta de que se ha convertido en menos efectivo de lo que solía ser.

¿Por qué pasa eso?

A veces es porque la gente ha perdido la fe o ha perdido su fidelidad. Pero a menudo, este no es el caso.

Veo muchas iglesias pobladas con gente que aman a Dios, pero han llegado a ser totalmente ineficaces. Y a menudo los problemas que están detrás de esto, son prácticos y se pueden arreglar, si usted está dispuesto a ir donde la mayoría de los líderes no van.

Formas de ser inefectivo

iglesia-vacia¿Qué quiere decir “inefectividad”? Buena pregunta. Yo simplemente diría que significa no lograr lo que se propuso lograr.

Para la mayoría de nosotros en el mundo de la iglesia, significa algo así como llevar a las personas a una relación creciente con Jesús y a la vez, que llegue a ser una iglesia donde los inconversos quieran asistir. Al menos eso es lo que nos hemos propuesto llevar a cabo (es una especie de “la misión universal de la Iglesia”). Me imagino que usted no está tan lejos de eso.

Entonces, con esto en mente, aquí están 9 maneras de perder su efectividad en el ministerio.

  1. No Sueñe

La iglesia debe ser el lugar donde los sueños nacen y donde los sueños se disparan. En demasiados casos, las iglesias se han convertido en el lugar donde los sueños mueren.

Las personas con imaginación, esperanza y optimismo quedan aplastados suficientes veces como para dejar de soñar.

Y finalmente, una iglesia ineficaz se marca como un lugar donde la gente ha abandonado desde hace tiempo el hecho de florecer y se centró en la mera supervivencia.

¿Quiere ser ineficaz? Mate los sueños.

  1. Enfóquese en usted mismo

Las iglesias ineficaces están casi siempre centradas en ellas mismas.

La misión natural de la iglesia (y casi todas las organizaciones saludables para el caso) tiene un empuje hacia el exterior de ella. Pero muchas organizaciones no saludables pierden su enfoque en los “de afuera” y en su lugar se centran en información privilegiada.

Me doy cuenta de que podría estar presionando al decir esto y pensándolo bien, no podemos ignorar nuestro interior… no podemos ignorarnos a nosotros mismos.

Pero, cambie de marcha por un segundo. ¿Conoce a personas que se centran exclusivamente en sí mismos? Exacto. Los llamamos ensimismados o egoístas. Y nadie realmente piensa que salir con ellos es divertido.

Entonces ¿por qué alguien sentiría de manera diferente acerca de una iglesia que se comporta de la misma manera?

Si una persona está enfocada en sí misma, le llamamos egoísta. Si una iglesia está enfocada en sí misma, la llamamos normal.

  1. Trate de mantener a todos felices

Tratar de mantener a todos contentos es una receta para la miseria. Sin embargo, muchas iglesias sirven la cena de este recetario todos los días.

No se puede hacer felices a todos. Usted no va a mantener a todos contentos.

De hecho, va a hacer lo contrario: hará que todo el mundo sea miserable. No funciona en su familia, así que ¿por qué funcionaría en su iglesia?

Viéndolo desde sus convicciones, un poco de empatía y sensibilidad para los que ven de manera diferente, es un enfoque mucho mejor.

¿Todavía no está convencido? Escribí más sobre del por qué su iglesia no es para todo el mundo en este artículo.

Honestamente, deseo que más iglesias simplemente continúen con la tarea de tratar de llegar a un determinado grupo de personas, dándose cuenta en el proceso que van a llegar a mucho más que eso.

No se puede mantener a todos felices. Entonces ¿por qué seguir intentándolo, iglesia?

  1. Pleitos

Ningún inconverso ha dicho alguna vez “tengo muchas ganas de entrar a un pleito en una iglesia”.frustrado

Los pleitos, prejuicios y la división en la iglesia han matado nuestros esfuerzos de evangelismo con mejor eficacia. Así que deténgalo. Sólo deténgalo.

Confiese. Arrepiéntase.

¿Y si nuestras iglesias se convirtieran en lugares de humildad, gracia y perdón? ¿Lo imagina?

Tomado de: http://careynieuwhof.com/2015/01/9-sure-fire-ways-make-church-completely-ineffective/

Acerca de Scott Armstrong

Soy Scott Armstrong. Tengo la esposa más hermosa del mundo, Emily. Tenemos dos hijos: Elías (14 años) y Sydney (12 años). Soy misionero en la Iglesia del Nazareno, Región Mesoamérica, y Coordinador de GÉNESIS, un movimiento para impactar los centros urbanos de nuestra región de manera misionera.

Publicado el 20 marzo 2015 en La Iglesia, La Misión y etiquetado en , , , , . Guarda el enlace permanente. 2 comentarios.

  1. Gracias. Excelente ya quiero ver la 2nda parte

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: