Santidad Bíblica

Jeren RowellTenía unos 12 años cuando realmente empecé a tratar de averiguarlo. Me crié en la Iglesia, por lo que crecí con cierto vocabulario. Al igual que he aprendido un vocabulario para el béisbol, también aprendí uno para la iglesia. Una de las palabras de la iglesia que siempre me intrigó fue la santidad.

Al crecer en la Iglesia del Nazareno, sabía desde muy niño que la santidad era una palabra muy importante para nosotros. Los santos de la Iglesia dijeron que con temor y reverencia. Algunos lloraban cuando hablaban de eso. Cantábamos sobre ello desde nuestros pulmones: “Llamados a la santidad, la Iglesia de nuestro Dios”…

Yo no estaba muy seguro de lo que era la santidad, pero yo estaba bastante seguro de que no se parecía a mí. Se parecía más a Charlie Griffith, Opal Mayhew y mi abuelo, pero no se parecía a mí. Entonces, me di cuenta de que la santidad era algo para las personas mayores que no tenían nada más que hacer, esas que se sientan a orar y leer la Biblia – a ellos era que esta palabra, santidad, se refería.

Mientras crecía en la Iglesia, empecé a notar que mi generación estaba usando un vocabulario diferente. Ya no queríamos hablar de consagración o santificación o incluso, santidad. Queríamos hablar sobre crecer en el caminar con Jesús y ser más como Cristo – no mala forma de hablar. Sin embargo, parecía que muchos de nosotros éramos reticentes a utilizar el lenguaje bíblico de la santidad. Algunas personas dicen que tiene demasiado peso, demasiadas connotaciones negativas. Tal vez.

Lo que en realidad descubrí, sin embargo, fue que la santidad bíblica es sobre el carácter de un Dios que quiere responder al hambre más profunda de mi corazón. El primer lugar de la santidad no es incluso mi pureza moral, sino es realmente sobre el carácter de Dios. Es muy importante saber esto. Cuando yo no entendía esto, pensaba que la santidad era acerca de lo que podía hacer y no hacer.

A los 12 años, yo no podía entenderlo bien, pero mientras he crecido, aquí está lo que aprendí: La santidad no es una marca especial de espiritualidad reservada para super santos. La santidad es el patrón regular del pueblo de Dios que abre su vida totalmente al amor y la gracia de un Dios que no quiere nada más que llevarnos a casa y completarnos.

Dr. Jeren Rowell, Superintendente del Distrito

Iglesia del Nazareno, Distrito de Kansas City

Acerca de Scott Armstrong

Soy Scott Armstrong. Tengo la esposa más hermosa del mundo, Emily. Tenemos dos hijos: Elías (14 años) y Sydney (12 años). Soy misionero en la Iglesia del Nazareno, Región Mesoamérica, y Coordinador de GÉNESIS, un movimiento para impactar los centros urbanos de nuestra región de manera misionera.

Publicado el 27 marzo 2015 en Biblia, Liderazgo, Santidad y etiquetado en , , , , . Guarda el enlace permanente. 1 comentario.

  1. La Santidad…. que hermosas palabras

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: