Sentado, esperando y esperanzado en la tumba de Jesús

Escrito por: A.J. Swoboda

02 de abril 2015

P04667Los Evangelios hablan muy poco de la respuesta inmediata de los discípulos a la muerte de Jesús el sábado. Pero antes de la puesta del sol el viernes, un hombre llamado José de Arimatea vino a Poncio Pilatos para solicitar el frío cadáver de Jesús, para que pudiera estar debidamente enterrado. El texto dice: “José de Arimatea le pidió a Pilato el cuerpo de Jesús. José era un discípulo de Jesús. … Él vino y se llevó el cuerpo”.

Es un verso sutil que usted podría pasar fácilmente, pero hectáreas de sentido esperan dentro de esto. De acuerdo con Juan, después de que las multitudes huyeron y los gritos ahogados lentamente por los ejecutados cesaron, José hizo el viaje doloroso para recibir el cuerpo de Jesús, pues el viernes llegaba a su fin. Poco a poco, con cuidado, José bajó la cruz, sacó los grandes clavos romanos de las manos y los pies frágiles de Jesús y lo llevó en sus brazos.

Permita a su imaginación pintar la devastación de tirar esos clavos y junto con ellos el desarraigo de sus más grandes sueños y esperanzas. Imagínese lo incómodo que hubiera sido ese momento. La oscuridad nunca fue más gruesa. Esperanzas y sueños se desvanecieron. Años antes, lo más probable, José había dejado atrás su vida de previsibilidad y seguridad para seguir a un Salvador desconocido, sólo para que su visión se aplastara la noche anterior. Ahora José celebró su sueño muerto en sus brazos. No había firmado para esto. Esto no estaba en las letras pequeñas. ¡Qué fracaso! ¡Que desperdicio!

Pero José todavía apareció.joseph-of-arimathea-cross

José pidió el cuerpo de Jesús. No fue forzadamente encargado a él. Experimentó la carga del mismo por su propia elección. Parte de ser un cristiano es llevar el cuerpo de su Dios a un lugar de descanso. Es pesado. Muy duro. Más allá de incómodo. Pero hay que estar abierto a eso. No los van a obligar. ¿Quién iba a pedir la pesadez de Cristo? ¿Quién desea el cadáver de Jesús? ¿Quién pide este tipo de cosas?

Un seguidor de Cristo lo hace.

En la tienda cristiana, hay una pintura que ilustra un poema llamado “Huellas”. Hasta la mitad, un par de huellas camina a lo largo de la orilla del mar de arena. El poema es una narración. Caminando por la playa, alguien habla de Dios y como él (o ella) recuerda momentos de su vida. El viaje de la vida del hombre a través de estos momentos está representado por huellas en la arena. Por lo general, hay dos conjuntos de grabados: uno que pertenece a él y uno que pertenece a Dios. Se da cuenta de que durante los períodos angustiosos, sin embargo, sólo un par de huellas se hace evidente en la arena. El hombre le pregunta a Dios que dónde estaba. Y Dios dice que en esas partes difíciles, Dios lo llevaba.

El poema es hermoso. Sin embargo, para mí pierde algo fundamental acerca de la fe cristiana. Dios nos llevará. Yo creo que lo hará. Pero a veces la fe es tan fuerte que se siente como que estamos llevando a Jesús. Que nosotros llevamos el peso de su cuerpo tan pesado. Contemplar su gloria puede ser tan pesado, tan angustiante. (Es quizás instructivo que la palabra hebrea kabod significa dos cosas: “peso” y “gloria”).

Hay otra pintura de huellas que nadie pinta o incluso nadie quiere ver, y nunca van a poner en el centro comercial. Esa es sobre cómo todos los que buscan seguir a Jesús, inevitablemente, terminan llevando a Jesús a la tumba.

Más de la fe que nos gustaría admitir, consiste en sentarse en la tumba, un lado de la fe que muchos de nosotros no firmamos. José probablemente tampoco lo hizo. Y aunque tal vez no imaginábamos esos momentos oscuros de espera, sin embargo, son momentos sagrados. La fe no es sólo el Viernes Santo y Domingo de Pascua; la fe es el incómodo sábado también. Hay mucho que está sentado en esa tumba con el Señor pronto a ser resucitado. Está muy oscuro. Húmedo. Tan temible. El silencio es ensordecedor. Pero hay esperanza allí. Incluso las hormigas que normalmente se arrastraban en los contornos de las rocas, se regocijaron. El aire alabó a Dios. La roca, que más tarde sería removida, anhelaba saltar de alegría. La tumba llena sabía que la resurrección estaba por venir. Porque en ese tipo de oscuridad, hay una luz hermosa. No es una luz normal. No es la luz del sol o la luz de una lámpara, o la luz de una linterna. Una luz diferente que pocos pueden ver. La luz en la tumba completa es mucho más profunda que la luz física.

Y en esa especie de oscuridad, hay gloria.

En la tumba, la oscuridad es gruesa. Pero ahí es donde está Dios.

AJ Swoboda es un pastor y profesor en Portland, Oregon.

Un extracto tomado de la revista Christianity Today: http://www.christianitytoday.com/ct/2015/april-web-only/sitting-waiting-hoping-tomb-jesus-holy-saturday.html?start=2

Acerca de Scott Armstrong

Soy Scott Armstrong. Tengo la esposa más hermosa del mundo, Emily. Tenemos dos hijos: Elías (14 años) y Sydney (12 años). Soy misionero en la Iglesia del Nazareno, Región Mesoamérica, y Coordinador de GÉNESIS, un movimiento para impactar los centros urbanos de nuestra región de manera misionera.

Publicado el 26 marzo 2016 en Calendario Cristiano, Fe y etiquetado en , , . Guarda el enlace permanente. Deja un comentario.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: