Archivo del sitio

Transforma: Cambia, Evoluciona

El pasado 9, 10 y 11 del mes de marzo, 53 jóvenes originarios de República Dominicana y Haití se unieron para apoyar y participar en la primera Máxima Misión del distrito Oriental de Dominicana en la ciudad de Higüey; usando así sus dones y talentos para servir al Señor. Durante ese fin de semana los jóvenes se estuvieron movilizando en 5 áreas: Comunión, Servicio, Evangelismo, Discipulado y Compasión, a través de llevar la semilla de salvación a dicha comunidad. Para esta gran labor también se unieron al trabajo la Primera y Segunda Iglesias del Nazareno en Higüey, sirviendo a la comunidad Juan Pablo Duarte.

MMHiguey2.png

 

MMHiguey1.png

Líderes del distrito Oriental, así como la coordinadora de Misión Global Elba Isabel Duson y el pastor Ramón Joseph presidente de JNI en este distrito, trabajaron con gran esmero y dedicación para la realización de esta gran actividad. La Máxima Misión llevó por nombre “Transforma: Cambia, Evoluciona” Este tema nace del deseo de ver vidas transformadas por medio de la renovación del Espíritu Santo y el ejemplo que vemos en Hechos 17:6 donde toda una nación fue trastornada por el mensaje de salvación.  

 

MMHiguey3.pngLos participantes fueron parte de tiempos devocionales, realizaron evangelismo casa por casa y en las calles, también ayudaron en recolección de basura, limpieza de vertederos, y concientización a la comunidad del cuidado del ambiente, además llevaron a cabo una campaña evangelística con presentaciones artísticas, tuvieron una escuela bíblica muy divertida, realizaron una charla con adolescentes bajo el tema “Tú eres especial”, y una charla con padres de familia, por último se hizo entrega de juguetes a los niños, y donaciones de ropa y zapatos a las personas de la comunidad.

 

MMHiguey5.pngUno de los participantes, Lioni Taveras dijo: “Mi vida fue marcada durante esta Máxima Misión, donde pude compartir con diferentes personas quienes dejaron una huella en mi corazón, salimos a predicar, servimos a la comunidad, y hasta limpiamos casas…me di cuenta que no solo es predicar la Palabra De Dios, también debemos mostrar la compasión. Así que tengo un reto por delante: ¡escuchar la voz de Dios y ser obediente a él!”

MMHiguey4.png

MMHiguey7.pngElba Duson expresó: “Al terminar el fin de semana me di cuenta que la transformación no sucede de manera espontánea, sino que es un proceso que inicia con nuestras vidas hasta llegar a la vida de otros. Vi como Dios trabajó de manera individual en cada participante, cómo confesaban sus pecados y su necesidad de Dios en medio de la experiencia vivida; no solo la comunidad recibía el llamado a ser transformados sino que esto ya había iniciado en nuestras propias vidas.”

 

 

MMHiguey6.png

 

Misión Global, Distrito Oriental República Dominicana

Reflejando a Cristo: Un Ministerio Holístico

Escrito por: Howard Culbertson

Bethesda-Pool-ofYo tenía un amigo que parecía obsesionado con “salvar almas.” Nunca lo oí hablar mucho sobre la gente que alcanzó, a excepción de contar si eran salvos. Lo único que parecía estar en su lista de “cosas por hacer” era asegurar que las personas tenían un boleto al cielo.

No me entiendan mal: Estar apasionado porque la gente vaya al cielo no es algo malo… a no ser de que lo único que pienses es asegurarte de que sus “almas” van a ser salvas.

Al leer los evangelios, veo que Jesús se preocupa por más que “salvar almas.” Él no separa a las personas en cuerpos, almas y cualquier otra cosa que mi amigo parecía hacer. Jesús vio a los individuos como pueblo y Él los trataba como tal. Pasó tiempo con ellos. Comió en sus mesas. Jugó con sus hijos. Se fue a la sinagoga con ellos. Él se rió y lloró con ellos. Y, Él anunció: “Yo he venido para que todos tengan vida y la tengan en abundancia.” (Juan 10:10, NVI).

Jesús hizo el ministerio de una manera holística. Por lo tanto, él no vio el lado físico y emocional de las personas como algo totalmente separado de su lado espiritual. Él dispensaba perdón al mismo tiempo que sanaba enfermedades. Él ayudó a la gente en su plenitud espiritual al mismo tiempo que les daba de comer bocadillos de pescado.

En el modus operandi holístico de Jesús, vio a las personas en el contexto de la sociedad en la que vivían. Por esa razón, Él habló sobre formas de fomentar relaciones saludables. La respuesta de Jesús a la pregunta sobre el “Gran Mandamiento”, revela una forma holística de pensar. Su respuesta se dirigió a nuestra dimensión horizontal (amar a los demás), así como a la vertical (amar a Dios).

A través de los años, la mejor difusión de misiones mundiales ha sido la integral del ministerio terrenal de Jesús. Por ejemplo, a principios de 1800 el misionero británico William Carey estableció el patrón para el trabajo misionero protestante. Una de las razones por las que Carey se llama el “Padre del Movimiento Misionero Moderno” es su enfoque holístico a las misiones.

Para estar seguros, Carey hizo esfuerzos de alcance evangelístico, incluyendo la predicación al aire libre, pero también presentó proyectos de desarrollo económico y la alfabetización y ministerios médicos. Él luchó para darle a las mujeres y jóvenes las oportunidades educativas. Luchó contra la abominable práctica de la quema de viudas vivas en las piras funerarias de sus maridos muertos.

Si los misioneros de hoy quieren hacer realmente ministerio en el nombre de Jesucristo, deben acercarse a ello de la manera holística de nuestro Señor y Salvador.

Publicado originalmente en: http://engagemagazine.com/content/reflecting-christ-holism-ministry

El Espíritu Santo y la Obra Misionera

Muchos cristianos pasan años sin conocer y disfrutar la gran bendición del Espíritu Santo, y desde luego que aún entre ellos se cuenta a algunos misioneros, pastores, y otros líderes de la Iglesia.  El ser lleno del Espíritu Santo es un mandato de Dios. Y el verbo que usa Pablo varias veces cuando se traduce en español “sed llenos,” expresa una acción continua y repetitiva. Todo cristiano necesita ser lleno continuamente del Espíritu.

El Espíritu Santo nos capacita para vivir en santidad delante de Dios y de los hombres y también nos ayuda para que cumplamos con el ministerio de Jesucristo, predicando el evangelio a toda criatura.

En caso especia, para los cristianos que hemos sido llamados a servir en otra cultura, debemos buscar la guía del Espíritu Santo para distinguir cuáles son aquellas costumbres y hábitos que no honran a nuestro Señor. No importa dónde estemos, el país o la cultura a dónde Dios nos envíe, no debemos dar lugar para ofender o crear barreras entre la gente y nuestro Dios.

Pero, ¿cómo trabaja el Espíritu Santo en cada creyente, especialmente hablando de las misiones y el evangelismo? Roger S. Greenway, autor del libro “Vayan y Hagan Discípulos” escribe que el Espíritu misionero obra en los creyentes para:

  1. Despertar en los corazones de los creyentes el interés por las misiones.
  2. Planta en la mente de los creyentes un sentimiento de compasión hacia las personas que se están perdiendo.
  3. Hace que nuestra fe aumente en la promesa de Dios, de que la proclamación del evangelio no será en vano.
  4. Crea en el creyente el anhelo a obedecer el mandato misionero de Cristo.
  5. Derrumba nuestros prejuicios sociales y raciales y nos lleva a amar a personas diferentes, a las que damos la bienvenida en el reino de Jesucristo.

Lo maravilloso es que estas cosas son, o deben ser, “normales” en la vida de cada creyente.  Quizás la pregunta para la Iglesia a que lastimosamente en muchos lugares y contextos le cuesta crecer o impactar la comunidad que le rodea: ¿Si el Espíritu Santo no está trabajando en nuestras vidas así, somos verdaderamente seguidores de Cristo? Y en mi vida, ¿está obrando el Espíritu así? Si no, ¿qué tendrá que cambiar para que lo experimente en su poder purificador y misionero?

20 Indicadores de un Despertar Espiritual

20 Indicadores de un Despertar Espiritual

En la Iglesia:

  1. Aumento del Testimonio de la presencia manifiesta de Dios.
  2. Aumento de las conversiones y bautismos.
  3. Amplia participación en unidad como también la oración individual, ayuno y otras disciplinas espirituales que lleven a un discipulado mas efectivo.
  4. Un descenso en divorcios y un compromiso renovado para el matrimonio entre un hombre y una mujer en un pacto en este vinculo como Dios quiere.
  5. Compartiendo la fe a los niños y jóvenes así como los padres son equipados por la iglesia para ser los primeros discipuladores de sus hijos.
  6. Una búsqueda apasionada, entre las iglesias por el bienestar de sus ciudades a través de la plantación de nuevas congregaciones, ministerios benevolentes, servicio práctico y un enfoque en el evangelismo.
  7. Un compromiso de generosidad radical como evidencia de ministerios de compasión y misiones globales.
  8. Una mejor salud entre los ministros como evidencia de su gozo, de la disminución de renuncias, de las buenas relaciones, de las relaciones amorosas saludables dentro de sus familias, y un incremento de la respuesta entre los jóvenes llamados al ministerio.
  9. Cristianos comprometidos en el testimonio audaz acompañado de conversiones drásticas, milagros divinos y victorias facultadas por el Espíritu Santo sobre el mal.
  10. Una mayor muestra de amor entre los creyentes, como muestra de la unidad que existe entre los pastores y líderes.

En la Cultura:

  1. Derribando las barreras raciales, sociales y de estatus como la iglesia de Cristo celebra junta a Jesús.
  2. Una restauración de la moral, fundamentos éticos y responsabilidad entre lideres de la iglesia y gobierno, comercio y política.
  3. Una transformación de la sociedad a través de la restauración de la influencia de Cristo en las artes, media y comunicaciones.
  4. Incremento del cuidado para el hambriento y desamparado, el mas vulnerable y necesitado.
  5. Jóvenes adultos, estudiantes y niños adoptando el estilo de vida y demandas de Cristo a través del testimonio de su pares que aman y viven como Jesús.
  6. Lideres comunales y nacionales buscando la iglesia como una respuesta a los problemas de la sociedad.
  7. Mayor atención a los niños como un “regalo de Dios” como el evangelio habla acerca del aborto, adopción, casa hogares y bienestar infantil.
  8. Relaciones Honestas entre hombres y mujeres: reducción en los índices de divorcios, unión libre, relaciones entre el mismo sexo, abuso sexual, trata sexual, hijos fuera del matrimonio y enfermedades de transmisión sexual.
  9. Un despertar al “temor de Dios” antes que buscando la aprobación de la gente, así restaurando integridad y credibilidad.
  10. Transformación de entorno y un acompañamiento de disminución de los males sociales a través del incremento de la expresión de amor por el prójimo” en servicio, compasión y unidad.

*El resumen anterior fue escrito y aprobado en y por The Awakening America Leadership Summit (La Cumbre de un Despertar en el Liderazgo en América).  Más información se puede encontrar en www.awakeningamerica.us.

Jonás y el…Gusano

Jonás y el Pez Gusano

En las últimas entradas hemos tomado la historia de Jonás como la nuestra.  Llamado, huyendo, orando, vomitado (¡!), yendo, y predicando.  Y después de que todo Nínive se arrepiente, ahora le encontramos al profeta enfadado.  Jonás se enoja con Jehová por perdonar al pueblo de Nínive, y Dios en su misericordia hace crecer una calabacera para darle sombra.

Arte por Robin Jensen, http://www.robinjaunt.com

Lo interesante es que al día siguiente se seca porque Él manda un gusano y Jonás vuelve a molestarse con Dios por secarla.  Entonces, en lo que sirve como los últimos versículos de este libro importantísimo, Jehová dice: “Tuviste tú lástima de la calabacera, en la cual no trabajaste, ni tú la hiciste crecer; que en espacio de una noche nació, y en espacio de otra noche pereció. ¿Y no tendré yo piedad de Nínive, aquella gran ciudad donde hay más de ciento veinte mil personas que no saben discernir entre su mano derecha y su mano izquierda…” (4:10-11).

Si parafraseáramos esa cita diría lo siguiente: “¡Jonás, por favor, reflexiona! Si sientes compasión por esta planta, ¿cuánto más será mi compasión por Nínive? Si realmente tienes el mismo amor que yo tengo, aprenderás a tener misericordia de aquellos a quienes tú quieres que destruya”.

Esta reacción de Jonás tiene nombre: nacionalismo. De sus varios problemas, uno de los más grandes de Jonás era que quería conservar la misericordia y el amor de Dios sólo para su pueblo. Al fin y al cabo, los ninivitas no merecían la misericordia de Jehová. El nacionalismo de Jonás era más fuerte que su obediencia a la voluntad de Dios.

¿Cuántas veces Dios nos ha enviado a dar el mensaje de salvación a personas que no son de nuestro agrado, ya sea porque dañaron nuestro país, nuestra comunidad, nuestra casa y aun más nuestra vida? Para terminar de “comernos” a Jonás, veremos en la siguiente entrada tres recomendaciones para no caer en el mismo problema de Jonás.

El Corazón del Mensaje

"El Gran Pez" pintado por el guatemalteco Adán Castellanos Barillas

Hoy seguimos a Jonás mientras entra la gran ciudad de Nínive de mala gana. El misionero da el mensaje: “Dentro de cuarenta días será destruida”. ¡Y qué sorpresa!  Los hombres de Nínive creen a Dios, proclaman ayuno, y se arrepienten. ¡Increíble! ¡El mismo mensaje que Jonás proclama no se cumple! ¡Todo una gran ciudad recibe el perdón de Jehová!

Sin embargo, cuando Jonás predicaba las palabras de arrepentimiento, él mismo no entendía esa palabra porque no entendía el corazón de Dios. Jonás daba el mensaje pero su corazón no estaba en el mensaje. Gracias a Dios porque quería y quiere reconciliarse con todo pueblo que no le conozca.

Ahora te pregunto: ¿En ocasiones llegas a ser igual que Jonás cuando hablas con tus vecinos o amigos sobre el arrepentimiento? Quizás lo haces sin sentir de verdad pasión por sus almas, sin amor, sin mostrar interés de Dios para ellos. Puedes aún preparar un “discurso” muy bonito, pero no resuena sus corazones porque no estás plenamente en el alma de Dios.

Obedecer no sólo implica seguir los órdenes del general como buen soldadito.  La obediencia genuina sale de un conocimiento genuino.  Entre más conocemos a Dios más veremos el mundo como él.  Sentiremos los mismos dolores y angustia.  Y nuestra respuesta natural será unirnos a él en su labor, no de compulsión sino de compasión.

Ahora bien, ¿cuántas personas viven en tu comunidad? ¿Crees que todos han escuchado el mensaje de salvación? Si tu respuesta es negativa, no hay duda que eres el misionero de Dios para llevarles el mensaje de salvación. ¿Hay algo que te impide hacerlo?

“Levántate y ve a Nínive…”

En estas dos semanas, estamos examinando la historia de Jonás, y nuestras vidas también.  Jonás tenía una misión específica que implicaba dos etapas:

–“Levántate y ve a Nínive, aquella gran ciudad”. La orden era precisa y le advirtió que era una gran ciudad, no sólo en territorio sino grande en poder político y económico.

¿Por qué Jehová tenía urgencia para enviar a Nínive a uno de sus siervos? Porque la maldad de ese pueblo era grande y Dios tuvo compasión de ellos.  Iban a ser destruidos por sus pecados. Necesitaban escuchar el mensaje de juicio, arrepentimiento y salvación.  Y el llamado hoy es lo mismo, ¿no? Con un mundo necesitado y perdido, ¿quiénes se levantarán e irán?

–Que “clamara contra Nínive porque su maldad llegó hasta Dios”. Nínive también era de las más crueles y pecadoras. Por esa razón Jehová envió a Jonás para que predicara la palabra de juicio, amor y misericordia, para que iluminara las mentes y los corazones de medio millón de personas que estaban perdidas en sus pecados.  Actualmente vemos lo mismo—no es adecuado levantarse e ir solamente.  Tendremos que poder predicar un mensaje claro y poderoso para que llegue al corazón del oyente.

Ahora bien, ya sabes lo que hizo Jonás después de recibir su misión: ir en dirección contraria a la indicada. Se fue a Tarsis. ¿Por qué huyó? Aquí es donde empieza lo bueno. En Escuela Dominical, la respuesta que nos dieron fue que por desobediencia y así es. Pero la verdad es que no nos dijeron la respuesta completa.  Así que prepárate para saber la verdadera respuesta que viene en la siguiente entrada.

A %d blogueros les gusta esto: