Archivo del sitio

6 Habilidades Esenciales para Líderes Principales y Ejecutivos

Escrito por Dan Reiland. Trad. por Yadira Morales.

A menudo me encuentro con líderes jóvenes que aspiran, en sus palabras, a “estar a cargo.” Ese es un deseo normal y saludable. Lo entiendo, quiero decir, ¿quién no preferiría estar a cargo de las decisiones si esa es una opción, verdad?

Bueno, como se pueden imaginar, hay un poco más de la idea de estar “a cargo.” Y mi corazón y esperanza es que esta publicación podría ser útil.

Existe una idea equivocada, significativa y frecuentemente citada, sobre el liderazgo, y es que cuanto más alto llegas en la organización, tienes mayor libertad para hacer lo que quieras.

La percepción es que por ser el “líder principal” (o uno de ellos) tú, por lo tanto, no te reportas con nadie.

De hecho, ocurre todo lo contrario: cuanto Cuanto más asciendes en una organización, más renuncias a tus derechos y menos opciones tienes.

Además, cuanto más alto sea tu nivel de responsabilidad y autoridad, tienes más personas a quienes informar, no menos. Puede que no sea un informe formal, pero de todos modos debes responder a ellos.

Ya sea en los negocios o en la iglesia, hay una larga lista de personas a quienes los líderes principales responden desde las partes interesadas hasta la junta directiva.

La lista incluye a los clientes, influyentes clave, funcionarios denominacionales, miembros y asistentes de la iglesia, socios, donadores, y la lista continúa. Otra vez, es posible que no tengan autoridad formal, pero tienen influencia y son importantes.

pexels-photo-194094.jpeg

Puede haber pocos, o quizás ninguno por encima del líder principal en el organigrama, pero eso no refleja las realidades de poca libertad y mucha responsabilidad.

El liderazgo superior es un rol que se comprende mejor antes de entrar en él, en vez de más tarde. Es difícil comunicar algunos de esos matices, pero lo que se puede describir con claridad son las habilidades únicas que son obligatorias.

Algunas de las seis habilidades que he enumerado pudieran parecer que cualquier rol de liderazgo las necesitaría, pero para el líder principal, estas habilidades no son negociables.

El factor crítico aquí es que debido a que son habilidades, se pueden aprender. Y debido a que se pueden aprender, pueden mejorar en cualquier o en todo hacia lo que se incline y practique.

6 habilidades esenciales:

1) Traducir la visión a la estrategia.

Traducir la visión en una estrategia viable requiere primero la capacidad de seleccionar, confiar, desarrollar y trabajar con un equipo de liderazgo. Nunca he conocido a un líder o ejecutivo que pueda hacerlo por sí mismo.

De hecho, algunos líderes sénior tienen una personalidad y un cableadoque los hace realmente buenos en lo que hacen, pero también crean algunas espacios significativos que requieren que un equipo haga que todo suceda.

La estrategia, (un plan para hacer que el sueño se convierta en realidad), es una habilidad no negociable para cualquier líder sénior.

2) Comunicar fe y esperanza.

La habilidad para comunicar lo que crees a nivel del corazón es una obligación. Además, necesita convertirse en algo natural para ti. He visto a John Maxwell y Kevin Myers hacer esto por años. Simplemente no se cansan de eso.

La fe de estos grandes líderes en la capacidad de una persona para convertirse en su mejor yo a menudo excede la fe de esa persona en sí misma. Su capacidad para comunicar la esperanza de un futuro mejor para toda la organización es muy fuerte.

La fe y la esperanza también incluyen la idea de comunicar la calma en una tormenta y un resultado positivo.

La clave es que la fe y la esperanza deben ser sinceras. Como líder sénior, no puedes simplemente leer y citar la próxima gran idea. Debes haberlo interiorizado, ser dueño de ello y creerlo de corazón.

3) Levantar y empoderar a los líderes.

En una iglesia grande o muy grande, esto generalmente significa selección manual del equipo principal. En una iglesia más pequeña, puede significar seleccionar líderes voluntarios clave.

En cualquiera de los casos, siempre incluye la capacidad de soltar responsabilidades clave con un empoderamiento genuino para que esos líderes hagan su trabajo. Los líderes principales que más luchan son aquellos que administran a nivel micro y no confían en sus principales líderes para hacer su trabajo.

play-stone-network-networked-interactive-163064.jpeg

4) Demostrar auto-liderazgo y cultivar vitalidad espiritual.

Si usted es o desea ser un líder sénior en una iglesia local, el crecimiento espiritual auto dirigido hacia la madurez es imprescindible.

Esto ciertamente no sugiere algún tipo de superioridad o mejor noción que otros. De hecho, la mayoría de los que servimos en algún puesto ejecutivo o de alto nivel admitimos  rápidamente nuestros defectos y debilidades.

La buena noticia es que la autoconciencia y la seguridad te ayudan/nos ayudan a ser honestos con Dios sobre quiénes somos y cuánto lo necesitamos.

Los buenos líderes tienen buenos mentores, pero se requiere auto-liderazgo para la disciplina y la constancia.

No hay nadie para sostener tu mano y pedirte que te hagas cargo de tus responsabilidades cotidianas; tu primera responsabilidad es buscar a Dios y la madurez espiritual.

Los que lideras dependen de tu caminar auténtico y creciente con Dios.

5) Resolver problemas y tomar decisiones difíciles en niveles complejos.

Los problemas grandes y más complejos (a menudo en toda la organización) problemas para resolver son multidimensionales, grises en vez de negros o blancos, y no presentan una respuesta clara u obvia.

De hecho, a menudo presentan múltiples opciones sobre las cuales otros, a quienes sirven, tienen opiniones muy fuertes y diferentes.

El liderazgo superior es más un arte que una ciencia que requiere intuición y llamadas de juicio.

Aquí hay un ejemplo claro, a veces debe elegir entre dos opciones menos que ideales.

Otra forma de verlo es que no importa cuán buena sea la decisión, hay un grupo que no estará contento. Poder tomar decisiones difíciles es una habilidad esencial para cualquier líder sénior.

Si prefiere un mundo más claro y en blanco y negro, el liderazgo superior puede no ser para ti.

Esto no pretende ser desalentador, es solo parte del territorio, y un líder experimentado puede manejar esto con calma.

6) Tomar riesgos y liderar el cambio.

No hay riesgo de escape y cambio si deseas progreso.

Los riesgos que tomas no son siempre públicos o grandiosos como iniciar un proyecto de construcción o recaudar millones de dólares.

Puede ser algo privado como una conversación que es naturaleza de confrontación, pero el resultado es significativo.

El proceso de cambio nunca termina. Junto al impulso, el cambio es algo en lo que piensan constantemente los altos directivos.

El cambio es perturbador pero necesario. La comodidad es el enemigo del progreso y de una organización saludable.

Este artículo fue publicado originalmente en: danreiland.com

Consejos Prácticos Para Liderar a Personas Difíciles

Esta es la continuación de la entrada anterior escrita por Dan Reiland. 

1) Descubre el trasfondo.

Cuando una persona se vuelve difícil, y la situación parece persistir, trata de poner el tema a un lado y llevar la conversación a un nivel más personal.

Llega a lo obvio para descubrir si hay algo más profundo. Mi pregunta favorita es “¿Qué es lo que realmente te molesta aquí?” Es importante hacer esa pregunta de una manera amable y cuidadosa.

Cuando te conectas con el problema real, es mucho más fácil amar y liderar a alguien.

2) Maneja bien tus propias emociones.

Es vital permanecer emocionalmente consciente de ti mismo y en control. Cuando pierdes el control, pierdes.

Esto no significa reprimirse o distanciarse, sino que de las cosas que aparecen en la lista del fruto del Espíritu: amor, alegría, paz, amabilidad, tolerancia, bondad, fidelidad, mansedumbre, ¡el dominio propio está incluido! (Gálatas 5:22)

Cuando te enfadas, pierdes tu liderazgo.

No puedes impedir que alguien “presione tus botones”, pero no tienes que bajar a su nivel.

Aquí está un plan práctico para cuando una persona difícil esté desequilibrándote.

  • Cuenta hasta 5.
  • Baja el volumen.
  • Siéntate en tu silla.
  • Habla deliberadamente.
  • Pide tiempo de espera, si es necesario.

A largo plazo, los impulsivos nunca ganan la carrera.

conversation.jpg

3) Establece términos y límites.
Hasta ahora, he enfatizado nuestro enfoque con personas difíciles. Cómo manejamos nuestro corazón, pensamientos y emociones.

Pero algunas personas son simplemente difíciles casi todo el tiempo. No queremos estar cerca de ellos, y puede ser difícil amarlos.

Los términos y los límites son saludables y necesarios. Aquí están los límites que uso.

Mi primer límite es el respeto. La persona puede estar en desacuerdo conmigo y expresar su insatisfacción con mi liderazgo, pero debe ser respetuoso.

Mi segundo límite es la alineación. Necesitamos ponernos de acuerdo sobre la misión general y dirigirnos en la misma dirección. No puede llegar a ser todo acerca de su agenda personal.

Mi tercer límite es el progreso. Las conversaciones difíciles son parte del liderazgo, y no es raro quedarse atrapado por un tiempo. ¡Pero necesitamos progresar pronto!

4) Comunica expectativas claras.
Establecer claras expectativas es vital para trabajar con una persona difícil.

Piensa en lo que se necesita para una relación sana, para progresar en el ministerio y deja eso claro.

5) Llévalos a un terreno más elevado.
Esta es tu oportunidad para alentar e inspirar.

No se trata de vender y ganar, no se trata de cerrar un trato como si estuvieras en oferta.

¡Ayúdalos a verse a sí mismos y a la situación de manera distinta y para su bienestar!
• Establece un terreno en común.
• Comunica su valor. Afirma a la persona.
• Apunta hacia la visión más grande.
• Adviérteles de las consecuencias de continuar en el mismo camino.

6) Elije tus batallas.
A veces la gente llamará a tu puerta con la intención de “tener una pelea.” Y a veces la situación aumenta al nivel de una batalla.

Siempre pregúntate, ¿es necesario pelear esta batalla? A veces es importante dejarla de lado para escalar una montaña más alta.

7) Enfócate en las soluciones.
La resolución de algún tipo es necesaria.

Las soluciones productivas son las mejores.

Lo peor es dejar una situación que es un desastre. Alguien tiene que limpiarlo. Si no lo haces, alguien más debe hacerlo.

Dos preguntas cruciales que ayudan a aportar discernimiento y resolución:
• ¿Qué te gustaría que yo hiciera de manera diferente?
• ¿Qué deseas?

Cuando sabes lo que la persona quiere, puedes ser claro acerca de si serás o no capaz de acceder. Al final, a veces tienes que decir no y mantener tu terreno. Y a veces debes quitar a la persona del liderazgo.

Siempre habrá personas difíciles a quienes serás responsable de liderar. Definitivamente: ¡La forma en que los lideras puede cambiarte, puede cambiarlos a ellos y también a la iglesia!

Parte 3 – Reporte Misión Global para Reuniones del RAC y Coordinadores de Ministerios – Octubre 2014

Toda esta semana nuestra región se está realizando reuniones de Coordinadores Regionales de Ministerios y del RAC (Regional Advisory Committee, en inglés) para este año. En las entradas anteriores compartimos  secciones del reporte que hemos entregado como Misión Global y Genesis. En esta última entrada, compartiremos sobre otros hechos destacados en el ministerio y medios para los cuales hemos venido trabajando también.

Como se ha visto a lo largo de este informe, en Misión Global buscamos Encontrar, Entrenar y Enviar líderes misionales al mundo. Este énfasis de tres puntos se ha logrado en el último año a través de otras iniciativas diferentes a las mencionadas:

  1. Durante las fechas del 8 al 21 diciembre, 2013, se celebró un Entrenamiento Misionero Regional en Santo Domingo, República Dominicana para nueve misioneros contratados y asalariados de la región. La inversión en estas parejas y solteros es una de las cosas más importantes que hacemos y además, son el recurso más importante que tenemos como región.
  2. Del 28 de mayo al 2 de junio del 2014 acogimos en nuestro país el primer Retiro de Coordinadores de Misión Global de Mesoamérica. Nos reunimos para orar y hablar acerca de cómo aplicar mejor el ministerio 3E en nuestras diversas áreas. También permitimos que el libro de Jim Collins, De Lo Bueno a Lo Sobresaliente, nos informara y puliera nuestras habilidades de liderazgo, vida personal, y ministerios.
  3. Este año marcó un gran hito, pues todos nuestros módulos de la Escuela de Liderazgo especializada en Misiones se terminaron, fueron impresos y listos para su distribución. Gracias a Anny Crocker de la MNI, así como a SENDAS por su colaboración en este importante recurso.
  4. Estamos actualmente en desarrollo con SENDAS para ofrecer un título del primer Bachillerato en Misiones Transculturales, para empezar en línea, y luego continuar su desarrollo para el 2016 con los cursos presenciales en un nuevo Centro de Formación Misionera en Santo Domingo.
  5. Como ministerio, hemos trabajado en mejorar los medios de comunicación y tecnología en este año que pasó. Esto incluye:

Finalmente, mientras escribo estas palabras y reflexiono sobre lo que Dios ha hecho en el ministerio de Misión Global en el pasado año, me siento feliz por la emoción y gratitud. Ha sido realmente un año de nuevos comienzos, incluso para mi familia, ya que hemos pasado de Panamá a la República Dominicana y ha comenzado el trabajo de Génesis a tiempo completo. Dios ha sido fiel, cuando nos ha llamado a salir del bote y “caminar sobre el agua”. Cuando ha llegado a nosotros de maneras nuevas y nos pidió hacer cosas nuevas e ir a nuevos lugares, hemos tenido miedo. Pero también hemos dicho que sí a su llamado y a estar abiertos a sus nuevas formas de llegar a las personas heridas y ser iglesia. Juntos Emily y yo oramos diariamente por un génesis en nuestras islas no-alcanzadas y en nuestras grandes ciudades con poca presencia nazarena. Anhelamos un aumento en la generación de trabajadores para la mies, que responda al llamado para ir. Y oramos para que la Región Mesoamérica diariamente se transforme en la iglesia enviadora y de apoyo, que aun con sacrificios, sabemos que podemos ser.

El Coordinador Distrital de MMMAC

Uno de los cambios más importantes de este nuevo año en el ministerio de Misión Mundial MAC es el nombramiento o elección de Coordinadores Distritales de MMMAC.  Hace un año no teníamos ningún coordinador en las áreas o en los distritos.  Y ahora doy gracias a Dios porque 15 jóvenes y adultos con muchos talentos y experiencia (y más importante, compromiso) están sirviendo en esta capacitación.  Mi esperanza es que el Coordinador Distrital de MMMAC sirva como enlace entre la JNI y la MNI y que cumpla las siguientes tareas:

Descripción de Trabajo–Coordinador MMMAC

Enfoque y Meta Primordial: 3E

Encontrar, Entrenar, y Enviar Misioneros de MAC

Tareas Específicas:

A. Trabajo en Equipo

  1. Servir en las áreas y/o distritos como extensión o representante de los Coordinadores Regionales de MMMAC
  2. Mantener comunicación constante con la Oficina de Misión Mundial MAC (Regional), Coordinador de Estrategia de Área, y superintendentes para que nos unamos en ministerio en todos los niveles
  3. Acercarse especialmente a la JNI y MNI (y a otros líderes y ministerios) para ministrar con ellos y buscar servir y mejor unir el trabajo de MMMAC al ministerio ya existente de dichas entidades

B. Formación de Líderes

  1. Involucrar a Niños, Jóvenes, y Adultos en misiones, ayudándoles a descubrir sus dones y llamado, y guiándolos en ese llamado
  2. Multiplicarse en otros: desarrollar a muchos líderes, coordinadores, y promotores de MMMAC en las bases
  3. Capacitar a la Iglesia para que lleguemos a ser una Iglesia y región que envíe y respalde a sus propios misioneros

C. Implementación de Programas y Proyectos

  1. Facilitar el conocimiento de las herramientas y recursos disponibles para cumplir con el propósito 3E
  2. Conocer las necesidades específicas de su lugar de ministerio y Diseñar estrategias contextualizadas para encontrar, entrenar, y enviar desde su entorno
  3. Reportar por medio de testimonios, estadísticas, fotos, etc. lo que Dios está haciendo por medio del ministerio de MMMAC en las bases.
  4. Planificar y coordinar actividades como el COM (o dirigir a otros que lo hacen), cuando sea apropiado.

El Medio es el Mensaje

tv_abstract_by_kwest19_350Como misioneros siempre nos preocupamos por cómo comunicar el mensaje más importante—el evangelio. A veces hablamos de “contextualizar” el mensaje, o adaptar nuestros métodos de compartir las mismas buenas nuevas en una nueva cultura. En teoría el contenido no cambia, pero el medio sí.

Pero, es bastante idealista, ¿no? Casi siempre si ajustamos la forma de compartir el evangelio, se va a entender muy diferente. El medio llega a ser parte del contenido. Como Marshall McLuhan decía hace cinco décadas, el medio es el mensaje.

Para mi cumpleaños o para Navidad, espero que alguien (¿lanzando la indirecta, quizás?) me compre el libro Flickering Pixels: How Technology Shapes Your Faith por Shane Hipps. Ya he podido leer algunos extractos y el autor está de acuerdo: el medio es el mensaje. Para cristianos, esto significa que cuando articulamos el evangelio por medios diferentes, esencialmente “reformamos el evangelio.”

Considera esto: Antes de que la mayoría de gente pudiera leer, la Iglesia enfatizaba las historias Bíblicas que se podían comunicar por ilustraciones y vidrios de colores. Significaba que priorizaban los Cuatro Evangelios sobre las Epístolas pesadas teológicamente. No obstante, el alfabetismo se esparció con la invención de la prensa, y el efecto fue bueno y malo. De un lado, todos tenían acceso a la Palabra y de hecho la Reforma Protestante se hizo posible. Del otro lado, llegó a ser mucho más fácil reducir la historia del evangelio a un sistema de doctrinas.

Hay otras consecuencias. La prensa erosiona la necesidad humana (y capacidad) de memoria. Antes de que se escribieran las cosas, la gente tenía que recordar historias e información para poder transmitirlas con precisión. La memoria y la transmisión eran asuntos de la comunidad. Pero leer es intensamente privado. Por tanto, la prensa anima el individualismo mientras reestructura la manera por la cual el cerebro procesa la información.

Medios visuales, por supuesto, vuelven a formatear el cerebro de nuevo—esta vez alejándolo de pensamientos abstractos, lo cual puede ser bueno y malo a la vez.

¿Cómo pueden las maneras en las cuales comunicamos el evangelio a nuestra congregación o comunidad—impreso, cara a cara, y en línea—influenciar el contenido del evangelio? Hipps nos lanza otra pregunta: ¿Qué quiere decir que Cristo—y ahora su Iglesia—es tanto el medio Y el mensaje?

¿Por Qué Debo Orar?

Por Carlos Monterroso, Asistente en Misión Mundial MAC

Mi padre es una persona muy buena y trabajadora. Toda su vida ha sido un gran trabajador y proveedor de recursos y protección para nuestro hogar. Pero mi relación con él no ha sido la mejor porque no hemos tenido buena comunicación. No le conozco, no sé sus gustos, no sé que le molesta, no sé cuál es su comida favorita o qué puedo pedir o no.

Esto me trae a cuenta que en ocasiones no conocemos a Dios y que no tenemos una relación y comunicación cercana con Él. Él sigue con nosotros, él sigue proveyendo y cuidando de nosotros, pero no sabemos qué es lo que él quiere que hagamos, o qué quiere darnos.

Las Sagradas Escrituras nos proporcionan algunas razones por las cuales los creyentes en Cristo Jesús deben orar:

  1. Dios lo ordena en su Palabra. “Y yo os digo pedid, y se os dará; buscad y hallaréis, llamada y se os abrirá”. Clama a mí y yo te responderé (Lucas 11:9; Jeremías 33:3).
  2. La oración es el medio de gracia necesario que Dios utiliza para santificar a sus hijos mediante el poder de su Espíritu Santo. “Pues si vosotros, siendo malos, sabéis dar buenas dádivas a vuestros hijos, ¿Cuánto más vuestro Padre celestial dará el Espíritu Santo a los que se lo pidan?” (Lucas 11:13).
  3. Dios desea que sus hijos se conviertan en sus socios haciendo oración intercesora para cumplir sus propósitos evangelísticos. En el evangelio de San Lucas encontramos que Jesús ordena a sus discípulos a orar por más obreros para la obra del Señor: “La mies a la verdad es mucha, mas los obreros son pocos; por tanto, rogad al Señor de la mies que envíe obreros a su mies” (Lucas: 10:2).
  4. Es el vínculo necesario para recibir toda la fortaleza del cielo para resistir la tentación en el día malo. “Orad que no entréis en tentación” (Lucas 22:40).

¿Cuáles otras razones existen por las cuales debemos orar? No nos perdamos de las muchas bendiciones que Dios quiere darnos y librémonos de todo mal pidiendo la protección de Dios en cualquiera de las áreas de nuestra vida.

A %d blogueros les gusta esto: