Archivo del sitio

Gente de los Zapatos

Escrito por: Teanna Sunberg

zapatosUno no puede olvidarse de una lluvia como esa: 90 minutos de agua cayendo estrepitosamente. Mi principal pensamiento era, “¿Cómo hicieron estas familias para sobrevivir durante la noche?”

Hasta ese punto en la migración global, nosotros ingenuamente creíamos que la ola de refugiados de oriente medio se reduciría a cuentagotas al llegar al invierno. Al menos esperábamos que se enlentecería ya que los Balcanes en enero demuestran a la naturaleza en su peor estado de ánimo – rasga y mastica la piel si se le da la oportunidad.

Dentro del campamento, una penosa carpa hacía su más fútil esfuerzo por proteger de la lluvia las ropas y el calzado donado, pero no había espacio para la gente, ni siquiera para el más pequeño de nosotros. Había familias por todos lados, empapadas y pegadas unas a otras en un desorden tembloroso y embarrado, llenos de hambre y cansancio. Los voluntarios que intentaban suplir las necesidades de las personas ofreciéndoles calzado se vieron sobrecargados.

En mi vista periférica, vi repentinamente los pies mojados de un bebé acurrucados en los brazos de una madre – ambos temblando hasta en el alma. La hermana mayor se encontraba de pie a su lado y dijo algunas palabras en inglés. Ella se convirtió en la traductora para nuestro intercambio.

 “¿Tiene algún zapato que me pueda dar, por favor?” Ella había esperado pacientemente para que su madre y su hermano recibieran ayuda.

 Miré a lo que en algún momento fueron sus zapatos, los cuales se encontraban llenos de agujeros, cubiertos de barro y con la suela suelta.

 “¿Cuánto hace que tus zapatos están así?”

Ella se encogió de hombros y dijo, “Mucho tiempo. Días. Pero luego de la lluvia que cayó anoche tengo mucho frío.”

Así que buscamos un par de zapatos. Ella y yo nos pusimos a buscar un zapato tamaño 37 para una muchacha siria de 14 años de edad. Le grité a los voluntarios: “¡37 de mujer! ¿Alguien tiene 37 de mujer?”

Éste es un tamaño popular de zapatos de mujer. Es el más común.

Nada. Los de 38 también se habían agotado. Probamos un 36. Éste era dolorosamente pequeño.

 El voluntario se encogió de hombros en un gesto de desesperanza. Esta niña tenía días de viaje por delante. Con 14 años de edad, así como mis hijas, yo no podía dejarla partir del campamento sin zapatos.

 La tomé de la mano y la llevé desesperadamente a la entrada de la carpa de voluntarios. Los minutos se nos iban rápidamente — el llamado para subir al autobús se acercaba. Haciéndonos camino entre cajas y personas, comenzamos a revisar la montaña de prendas, abrigos y zapatos. El reloj seguía su cuenta regresiva.

“Sólo un par de estúpidos zapatos tamaño 37,” murmuré yo.

La finalidad del llamado en árabe llego a nuestros oídos: “A cargar el autobús.”

Gentilmente, ella puso su mano sobre mi brazo. “No se preocupe. No hay zapatos. Tengo que ir. Shukran” (“gracias” en árabe).

Ella salió de la carpa y se adentró en la lluvia. Ella se había ido.

Sole peopleDesde setiembre hemos puesto zapatos de todos los colores y tamaños a lo largo de la carretera balcánica, y los hemos visto marchar hacia la libertad. A través de todo esto, yo no he olvidado la cara o la gentil resignación de mi amiga siria.

Hoy nos encontramos desesperados por zapatos. Somos capaces de dar 50 pares semanalmente. La necesidad estimada es de 1,000 por semana.

 Mil personas que han transitado a través del hielo y la tormenta con zapatos como los de mi amiguita en Roszke. A veces llegan sin calzado alguno.

 Debido a que la necesidad de calzado en el campamento es tan grande, hay una celebración cada vez que el Ministerio Nazareno de Compasión de Europa Central entrega una caja de zapatos. Nos conocen como la Gente de los Zapatos.

Coraje para el viaje – es nuestro lema a lo largo de la carretera de refugiados. Coraje para el alma. Coraje para el cuerpo a través de la lluvia y de la nieve, y a través de las frígidas temperaturas. Coraje para mantener la esperanza en la noche oscura. Coraje para creer que hay vida después del viaje.

 * Teanna Sunberg es misionera, madre y escritora, y disfruta de estudiar, escribir y enseñar en el área de la misiología. Junto con su esposo, Jay, ellos tienen el gozo y privilegio de servir a los habitantes del Área de Europa Central dentro de la Región Eurasia. Actualmente, su familia vive en Budapest, Hungría, pero ellos también han hecho su hogar en Bulgaria y Rusia durante los últimos 17 años. Ella es autora de varios artículos y capítulos de publicaciones relacionadas a las misiones, incluyendo el libro de misiones de Misión Nazarena Internacional, titulado Cold Winds, Warm Hearts (Vientos Fríos, Corazones Cálidos). Esta historia ha sido impresa con el permiso del sitio web del Área de Europa Central.

Originalmente publicado en: http://engagemagazine.com/content/gente-de-los-zapatos

Historias Fronterizas…Los Refugiados Manténganse Lejos

El siguiente artículo fue publicado en el blog ministerial de Rev. Teanna Sunberg, misionera nazarena en Hungría.  Ella ha palpado esta experiencia de cerca y ha reflexionado mucho en la respuesta que nosotros como Iglesia podamos ofrecer.  Si quisieras leer más de Teanna sobre los refugiados, ya hemos publicado otro artículo suyo, y también podrás enterarte de cómo ayudar al visitar este link.Refugee1

Historias Fronterizas…Los Refugiados Manténganse Lejos.

Rev. Teanna Sunberg

Trad. Ariadna Romero

¿Puedo ser franca?

Por lo general uso palabras delicadas, procuro un poco de romance, acomodo las sílabas para que se unan de manera agradable en líneas derechas y bonitas, como un pintoresco cuento para dormir. Pero esta noche hay gases lacrimógenos, niños llorando, y gente durmiendo a la intemperie. Son humanos que viven, que respiran y que pronto recogerán sus pertenencias para hacer un largo recorrido a través de kilómetros de tierra llena de minas en Croacia. Hay un padre con dos niños que camina con un tobillo fracturado y con una pequeña mano en cada una de las suyas, camina para alcanzar una de las salidas antes de que la cierren.

¿Y para qué? ¿Por qué? ¿Cuál es la moraleja de esta historia?

Existen muchas teorías sobre por qué el mundo del Medio Oriente está dejando sus hogares y desarraigando sus familias para hacer un viaje terrorífico hacia Europa: Economía. Religión. Extremismo. Guerra. Profecía. Todos tenemos nuestras teorías y nuestros temores.

Pero los cristianos podemos tomar todas las teorías y ponerlas en una carpeta que diga: “otra historia”.

El resto de esta publicación es para la gente que cree en Jesús. Si no te identificas en ese camino, eres bienvenido a seguir leyendo, pero comprende que no eres la audiencia para la que está destinada la lectura.

Verás, nosotros los cristianos tenemos un pequeño problema en nuestras manos – un pequeño problema de familia que debemos resolver-.So many people

Resulta que nuestro Dios realmente RESPONDE las oraciones.

Y justo ahora, ese es un problema para nosotros. A veces la familia se irrita por CÓMO Dios escribe sus respuestas. Oh, nunca lo expresamos, pero cuando presionas con temores legítimos relacionados con ISIS, el Jihad, y el resto de la retórica, los cristianos nos quedamos con una pregunta muy básica:

¿Qué pasa cuando Dios te dice “¡Ve!”?

Tenemos un problema épico y de grandes proporciones en nuestras manos, y todo empezó con la oración.

¿Has orado por el Medio Oriente?

¿Has orado que los sueños y las visiones de Jesús se hicieran patentes?

¿Has orado por la paz de las naciones, la paz en los corazones, la paz en las vidas?

¿Has orado para que Jesús sea revelado?

Has orado… esperando que Dios llame a almas misioneras valientes que empaquen su vida cómoda y se muden a las zonas peligrosas de Siria, Afganistán, Pakistán, e Irán.

Lo hemos hecho. Todos lo hemos hecho.

Oramos por su seguridad, por su atrevimiento, su aprendizaje del idioma, porque Dios les dé la sabiduría transcultural. Y hemos sacado nuestras billeteras y aportado para que ellos puedan ir. “Dios les bendiga”.

Y ahora, necesitamos detenernos. Poner el freno. Regresar el camino andado. Dar marcha atrás.

A Community of womenPorque Dios ha enviado aquel mundo hacia nuestras puertas en respuesta a nuestras oraciones. Y no nos está gustando.

Es gracioso como trabaja Dios. ¿Será que está escribiendo una comedia allá arriba?

El mundo está cruzando tus fronteras. Moviéndose hacia tus vecindarios. Comiendo con tus hijos. Resulta que el misionero en el Medio Oriente… ¡ERES TÚ!

Una Pequeña Historia Bíblica.

¿Será que alguno de ustedes recuerde un cuento para dormir acerca de un hombre llamado Jonás? Un gran pez, un pequeño barco, una gran ciudad llamada Nínive, conocida por sus problemas de terrorismo.

Hay algunas perlas de sabiduría que la mayoría de la gente puede rescatar de esta historia bíblica:

-Los paganos que estaban en el barco fueron más compasivos y heroicos que el hombre de Dios.

-Los paganos sabían lo que el hombre de Dios debía haber hecho… mmm, debió ser obediente.

– Dios llamó a Jonás para ir a Nínive porque la cosecha estaba lista.

-A veces Dios le pide a Su pueblo que se comprometa con gente peligrosa en lugares peligrosos.

-Dios es paciente con los paganos, pero tiene expectativas rígidas con respecto a Su pueblo y la obediencia que deben mostrar… y tiene grandes ballenas a Su disposición.

-Nínive, un lugar conocido por su terrorismo… estaba arrepentido.

Arrepentido.What they took with them

La Moraleja de la Historia.

La moraleja de esta historia para mí siempre ha sido: “No quiero ser como Jonás”.

¿No es eso lo que le enseñamos a nuestros niños en la Escuela Dominical? “Aprendan de Jonás: sean obedientes, vayan a donde Dios quiera que vayan, hagan lo que Él quiera que hagan – incluso si parece peligroso, o si no tiene sentido- Y… hay consecuencias si eligen ser desobedientes. Cuando Dios llama, ustedes van – No importa nada más.”

Francamente, no estoy segura de cómo Dios puede ser más claro que esto. Si 120,000 personas formando una marea humana que cruza el mapa de Europa no es tan claro como un marcador en el cielo, entonces simplemente no sabemos leer.

Hablemos Sin Rodeos Sobre El Final De La Historia.

Saben, no solo Nínive tuvo que arrepentirse, también Jonás. Él estaba apático sobre lo referente al mundo pagano, carecía de una fe que le obligara a arriesgar su vida por el Dios en el que creía, en un acto de compasión. Llegó con sus razones de por qué Nínive no merecía su atención. Y terminó apestando a vómito de pescado.

¿Está el Armagedón cerca de nosotros? ¿Está el mundo al borde de una guerra religiosa?

No lo sé. Ni ustedes tampoco.

Pero ustedes y yo podemos estar seguros que cualquier conversación en la que se perciba odio, cualquier acción que no sea guiada por la compasión, cualquier publicación de Facebook que remplace el amor con el miedo…puede dar rienda suelta a vómitos de pescado.

Quizás hemos desaprovechado oportunidades anteriores para hablar de paz en el Medio Oriente, y quizás Dios, en Su misericordia, está haciendo algo nuevo por el pueblo al que ama.

Tal vez, solo tal vez el futuro dependa, al menos en una pequeña medida, de ti, Jonás.

Así que aquí está el mensaje más claro que alguna vez obtendrán de mí.

Puede no agradarles el hecho de que el Medio Oriente se esté mudando a su vecindario. Puede que esto les asuste. Puede que interrumpa sus vidas cómodas y seguras.

Pero Dios está escribiendo esta historia. A Su manera. Con Su trama. Y Su final.

Y Él ha sido muy claro sobre la respuesta que Su pueblo debe tener hacia los extranjeros. Pueden leerla en cualquiera de los lugares en los que Él ha escrito Su historia.

“Como a un natural de vosotros tendréis al extranjero que more entre vosotros, y lo amarás como a ti mismo; porque extranjeros fuisteis en la tierra de Egipto. Yo Jehová vuestro Dios.”

Entonces, ustedes que conocen el Libro, ¿qué sigue?

*Teanna Sunberg es misionera nazarena sirviendo en Hungría. Hemos publicado sus reflexiones sobre esta crisis de refugiados actual en entradas previas.Refugees Welcome

Preguntas Que Quizás Te Estás Haciendo Sobre La Crisis De Refugiados En Europa

El 8 de Septiembre de 2015 publicamos la historia sobre la actual crisis de refugiados en Europa y cómo ayudarlos. Teanna Sunberg, misionera nazarena que vive en Hungría, ha escrito recientemente en su blog un artículo de seguimiento respondiendo a muchas de las complejas preguntas y situaciones que se han suscitado.

Preguntas Que Quizás Te Estás Haciendo Sobre La Crisis De Refugiados En Europa

Rev. Teanna Sunberg

Trad. Ariadna Romero

Quizás nadie imaginaba que el Medio Oriente se convertiría en algo así. Nadie soñó con bebés naciendo en las fronteras, o pequeños caminando kilómetros, o decenas de miles de familias durmiendo a la intemperie. ¿Quién podría haber mirado esa alambrada húngara y prevenir un flujo palpitante de personas desde Siria, Irán, Eritrea, Turquía y Afganistán? Llegando, unos tras otros. A este punto, más de 11,000 personas por día cruzan la frontera entre Serbia y Hungría.

Cuando hago una pausa entre las mantas y las tiendas de campaña y miro hacia esas vías del tren viejas y en desuso que se han convertido en el camino de miles, esta es la pregunta que se me viene a la mente: ¿Quién lo hubiera imaginado?

Mientras vemos como uno de los eventos más significativos de Europa durante el siglo XXI sucede ante nuestros ojos, es bueno recordar que cada persona que cruza esas vías del tren tiene una historia que contar. Ellos definen un momento de la historia que mañana será escrita y potenciada por los libros de historia, políticas, y reformas misiológicas. Pero hoy, en este momento, su crudo valor, su miedo, su cansancio y sus pies fríos nos ofrecen una auténtica imagen de la voluntad humana pura que quiere labrarse una vida mejor. Cada uno de ellos llega con la ansiedad reflejada en los ojos, y muchas preguntas.

Mi respuesta a sus preguntas es con frecuencia: “No lo sé”. Quizás nadie lo sabe.

Lo que sigue son más preguntas… Algunas de ellas por parte de los refugiados, algunas otras de parte de los lectores, la mayoría de ellas no pueden ser respondidas. Y las respuestas que ofrezco en realidad no son del todo respuestas, no cuentan toda la historia, no son la cúspide de la sabiduría, ni aún una perspectiva completa. A lo mucho, son pequeñas piezas de un drama humano muy complejo que está siendo monitoreado a través de Europa.The current crisis causes me to question my assumptions

Algunas de las Preguntas:

  1. ¿Todos los refugiados son Musulmanes? ¿Todos son de Siria?

No. Aunque un gran porcentaje de los refugiados son sirios, también hay grupos significativos de gente de otros países como: Afganistán, Pakistán, Eritrea, Turquía e Irán. La vasta mayoría son musulmanes, pero también hay Cristianos Kurdos entre ellos.

La siguiente pregunta es por lo general concebida por el miedo al extremismo religioso. En esencia, ¿son todos los refugiados radicales? Eso es como pensar que todos los cristianos están listos para hacer explotar las clínicas de aborto.

De repente estoy platicando con dos hermanos sirios afuera de la tienda de campaña a donde han venido a buscar provisiones para su familia: ropa seca y mantas. Ambos son hombres de negocios que tenían buenos trabajos en sus casas. Hablan el inglés fluidamente y platicamos sobre nuestras diferencias religiosas. Uno de ellos dice:

“Quiero respetar la vida de todas las personas. El Corán enseña esto, no quiero dispararle a nadie y no quiero que nadie me dispare. Quiero paz. Quiero una vida para mi familia.”

Y yo le creo.

¿Eso significa que dentro de los miles que llegan a Europa no hay radicales extremistas? No lo sé. Sin embargo, puede que haya una mejor pregunta para nosotros: ¿Cómo podemos manejar esta situación, de manera que nuestras acciones no generen extremismo? ¿Quizás parte de nuestro futuro recae en cómo manejaremos esta situación hoy en día?

  1. ¿Están huyendo de la guerra o vienen solo para tener una mejor vida económica?

Esta es una pregunta capciosa. Están sucediendo guerras genuinas y persecuciones en aquellos países. Algunas de ellas perpetrados por gobernantes, algunas otras por facciones religiosas extremistas. Bombardeos, retenes, calles y edificios reducidos a escombros, asesinatos, violaciones. Esto es lo que está sucediendo en sus países de origen.

A veces pensamos que la pobreza es solamente financiera, pero hay cuestiones reales de la pobreza que van más allá de un déficit en la cuenta bancaria. La pobreza de elección o de oportunidades es igual de devastadora. Muchos de sus niños no han ido a la escuela en los últimos 3 o 4 años a causa de los disturbios civiles. Para muchas familias de clase media, tener dinero, casa o coche los convierten en blancos del peligro. La pobreza de elección/oportunidad significa que circunstancias más allá de tu control limitan significativamente o evitan por completo tu habilidad para proveer adecuadamente para ti y para tu familia.

Después de dos semanas entrevistando a los refugiados, uno de los comentarios más comunes hechos por los sirios es: “Amo mi país. Es hermoso y no quería irme. Si la guerra se detuviera, yo regresaría a casa”.

También sabemos que hay refugiados que vienen en busca de una vida más fácil – son refugiados económicos, a diferencia de los refugiados que huyen de la guerra.  Una de las preguntas en mi mente durante estos días es… ¿Cómo tendría que ser mi realidad para motivarme a enfrentar el sufrimiento y el peligro de abordar un barco dirigido por contrabandistas, pagar miles de dólares por un viaje y caminar por días con mis hijos a cuestas?

¿Cómo responderías a esa pregunta?the long journey to find home

  1. ¿Por qué estamos siendo tratados de esta manera en Europa?

Esta pregunta la hacen los refugiados. La verdad es que, Europa está dividida sobre la situación de los refugiados. Es complicado. Lo siguiente son solo dos piezas del rompecabezas. No todo el panorama, solo algunas piezas.

Parte de la división tiene que ver con la perspectiva histórica-religiosa y los miedos que tienen sus raíces en el Imperio Otomano o el Yugo Turco, como es llamado con frecuencia. Algunas divisiones surgen de preguntas prácticas que buscan una repartición efectiva y justa de los recursos reales necesarios para integrar a cerca de 1 millón de refugiados a la economía de la Unión Europea.

Muchos países de la Unión Europea que pertenecen geográficamente al sureste de Europa recuerdan un período histórico en el que los otomanos invadieron y dominaron a los Cristianos Ortodoxos y las tierras Católicas. Fue sangriento, brutal, aterrador y devastadoramente extenso, porque los Cristianos eran forzados a convertirse o morir. Los Búlgaros se refieren a esto como “los 500 años del Yugo Turco” y lo recuerdan como si fuera ayer. Así que, un millón de gente del Medio Oriente que desciende repentinamente moviéndose a través de sus pueblos y ciudades crea una preocupación y un malestar entendibles.

Estos mismos países también tienden a ser los más desafiados económicamente en toda la Unión Europea. La mayoría de ellos pasaron la Segunda Guerra Mundial, es el Bloque de países Soviéticos que han luchado los últimos 25 años por entrar a la Unión Europea. Hay una generación entera de Búlgaros, Romanos, Croatas, Eslovacos, Eslovenios, Húngaros, y Polacos que han estado literalmente perdidos. En otras palabras, gente que era de 40 años o más cuando el Muro de Berlín cayó en 1989, que perdió cualquier futuro que tuvieron alguna vez. Fueron el sacrificio que se quedó en el camino rumbo a una mejor economía. Fue un periodo de enorme dolor para los europeos sureños. Con la posible excepción de Polonia, la economía de ninguno de esos países es aún lo suficientemente fuerte, y la orden de la Unión Europea de aceptar una cuota de refugiados crea un riesgo para sus economías.

  1. ¿Cómo llegaron aquí y hacia dónde van?

Es fascinante escuchar sus historias, que casi siempre convergen hacia el mismo camino en el mapa Europeo. Sin importar sus orígenes, casi todos llegaron a Turquía en donde compraron su pasaje de barco. Muchos de ellos tuvieron que pagar más de $1,000 por persona para cruzar las 7 millas hacia Grecia. El viaje en barco es peligroso, con sobre cupo y “capitanes” que son más bien contrabandistas. Una vez en Grecia, hicieron otro viaje por tren, autobús o taxi hacia Macedonia, después a Serbia y finalmente a Hungría. Sus destinos de viaje hacia la Europa occidental son variados, con la mayoría yendo a Alemania y siendo Dinamarca su segunda opción. El viaje termina costando arriba de $2,000 por persona, de principio a fin.

El recorido les puede tomar de 15 días a 3 años, dependiendo de cómo viajen, de sus recursos, y por qué se fueron. Algunas familias sirias han huido de su país pasando algunos años en campamentos turcos. Los campamentos eran rudos, pero al menos estaban protegidos de la guerra. Cuando Alemania les ofreció asilo, empezaron su camino hacia el oeste.The railroad tracks that have brought thousands

  1. ¿Por qué el Occidente asume que somos pobres?

La palabra “refugiado” encierra un estereotipo que raramente es impugnado en el Oeste. Se asume que la gente empobrecida está huyendo hacia una mejor economía. Esa imagen mental está reforzada por los medios de comunicación que quieren capturar la quinta esencia y toman fotos de un individuo pobre, hambriento y sucio con necesidad de recibir caridad.

La posibilidad de que doctores, periodistas, ingenieros, diseñadores de interiores, diseñadores de páginas web y abogados salieran dejando atrás sus hogares, sus empleos, las preciosas piezas de generaciones pasadas, y caminaran hacia el Oeste… bueno, es insondable. La clase media de Siria, educada, y económicamente viable puede que no encaje con la imagen mental que se ha creado en el Occidente de la palabra “refugiado”. Así que, con el estereotipo vienen algunas cosas que asumimos:

Que el hecho de que los refugiados del Medio Oriente estén llegando a Alemania y Dinamarca es porque esos países les pueden proveer la mejor infraestructura social para costear sus hogares y sus gastos.

Que los refugiados están solamente sujetos a trabajos de servidumbre.

Que los refugiados son flojos.

Las conversaciones que he tenido con ellos desafían esos estereotipos. Conocí a un joven sirio que es diseñador de páginas web. Está intentado continuar su negocio de internet mientras hace su viaje a Dinamarca.

Uno de mis recuerdos más fuertes de esta crisis tuvo lugar hace dos semanas afuera de una tienda de campaña, en Keleti. Muhammad se ofreció a comprarme una taza de té mientras me sentaba junto a su esposa embarazada y su hermana. Inmediatamente insistí en que yo lo pagaría, porque por supuesto, Muhammad es un refugiado. Me imagino que rompí muchas reglas de hospitalidad sirias. Finalmente, él me detuvo y me dijo: “Teanna, no somos pobres. Huimos de nuestra casa debido a la guerra. Es diferente”. Esa taza de té, ese recuerdo, ese pensamiento han derribado mis estereotipos.

En Busca de Paz

No, nunca imaginé que el Medio Oriente se convirtiera en esto. Nunca imaginé que yo estaría en medio de la Zona de Tránsito. Y todavía no puedo desentrañar la realidad, el por qué huyeron, ni predecir el futuro que encontrarán, ni el futuro que elegirán forjarse.

Lo que he aprendido es que existen preguntas – en ambos lados de esas vías del tren-. Hay preguntas, temores que son válidos, y riesgos para todos los involucrados. Pero elijo imaginar que este engrane de culturas puede traernos conversaciones y relaciones interpersonales que nos pueden transformar. Como seguidora de Cristo, esa imaginación nace de la creencia que el refugiado del Medio Oriente que se llama Jesús, conoce nuestros miedos, mira nuestros corazones y nos obliga a avanzar hacia un reino que está llegando en nuestros días.

¿Recuerdas el reino? Es aquél donde el león yace junto al cordero. Aaah, si – ese reino.

De alguna manera, estos días me encuentro imaginando esa visión del reino en estas vías del tren tan inusuales en la frontera entre Serbia y Hungría.

La Iglesia del Nazareno ministra a los refugiados varados en Hungría

KeletiTrainTracksLa Iglesia del Nazareno ministra a los refugiados varados en Hungría

(Originalmente publicado por NCN News el 4 de septiembre de 2015)

Este verano, cientos de miles de personas han huido a Europa para escapar de la violencia en Siria, Iraq y Afganistán. Muchas de las autoridades lo describen como la peor crisis de refugiados desde la Segunda Guerra Mundial.

En días pasados, la estación de tren llamada “Keleti”en Budapest, Hungría, se convirtió en un punto focal de la crisis. Más de 2000 personas que buscan asilo llegaron a Hungría el lunes, doblando esa cifra en las semanas anteriores. El caos estalló cuando las autoridades les permitieron a muchos de ellos, incluso sin la documentación requerida, abordar trenes de enlace a Alemania, y luego revirtieron esa decisión el día martes, suspendiendo los servicios internacionales. Las autoridades húngaras han intentado llevar a los refugiados a un centro de ayuda cercano, pero la mayoría de ellos se han negado a salir de la estación.KeletiInside

En medio del caos, la Iglesia del Nazareno ha estado ministrando discretamente a las familias migrantes en Keleti, en equipo con voluntarios locales de la organización llamada “Ayuda Migratoria”. Las familias y los individuos en la estación han recibido comida, agua y mantas gracias a los esfuerzos de estas personas.

“Los refugiados en la estación de tren llamada Keleti en Budapest saben por qué dejaron sus hogares, pero no comprenden por qué no pueden continuar su viaje hacia su libertad” dijo Teanna Sunberg, una misionera nazarena viviendo en Budapest, quien lidera la ayuda de la Iglesia hacia las familias varadas. “Muchos de ellos ya han pagado sus boletos de tren hacia Alemania o Austria. Sus familiares los esperan en aquellos lugares de Europa Occidental”.KeletiOutside3

Uno de los refugiados le dijo a Sunberg: “Ninguno de mis 3 hijos ha ido a la escuela desde hace cuatro años, desde que la Guerra empezó. Ellos me pidieron que los sacara de nuestra casa en Aleppo (Siria) para que puedan regresar a clases”.

Otra persona comentó: “Mi esposo ha estado desaparecido por dos años. Tengo 2 hijos. Los aviones bombardearon nuestra casa, así que mi padre nos sacó de Siria, pero dejamos a mi madre en Aleppo. Ella tiene problemas del corazón y no pudo hacer este viaje tan largo y peligroso. Necesito un hogar para mis hijos. Necesito un futuro”.

Sentada en el piso de la estación Keleti, Sunberg escucha a una tercera mujer decirle: “Dígale al mundo que en Siria estamos buscando un lugar en donde no vayamos a morir”.KeletiOutside

Cómo ayudar:

Ora

Ora por sabiduría para los líderes de la iglesia en Hungría, porque ellos son los que organizan los ministerios que alcanzan a las familias. Ora por la salud de los niños refugiados, y por los adultos que están durmiendo en el frio y bajo la lluvia. Ora para que la presencia de Dios se pueda sentir y Su espíritu de paz reine en medio del caos.

Dona

Las Iglesias y las personas alrededor del mundo pueden apoyar los esfuerzos para ministrar a las familias varadas en Hungría y otras áreas donando online en este link: “NCM Refugee and Immigrant Support Fund“.

Las donaciones serán usadas para cubrir las necesidades inmediatas incluyendo comida, agua y mantas.

Para enviar sus donaciones por mail:

En los Estados Unidos pueden hacerse cheques pagables a “General Treasurer” y enviarlos a: 

Global Treasury Services
Church of the Nazarene
P.O. Box 843116
Kansas City, MO 64184-3116

Asegúrese de poner 125347 en el área de memo.

Para cualquier otro país, done en el link arriba o a través de su iglesia local o su distrito.  Dirija su ofrenda al “Fondo de Ayuda para los Refugiados e Inmigrantes”.

Iglesia del Nazareno Región de Europa Central.

6 maneras en que la iglesia puede combatir el tráfico humano – Parte 2

Escrito por: Teanna Sunberg / trad. por: Erika Chaves

Continuación de la entrada del viernes pasado (ver aquí)…

  1. imgp2310Cambie la cultura de “niño”

Históricamente, la Iglesia se ha centrado en enseñar a las mujeres a vestir con modestia por el bien de sus homólogos masculinos. Nos amontonaron culpa y responsabilidad en las jóvenes para evitar que los hombres fueran desviados por la ropa sexualmente sugerente. Tenemos una mentalidad de que “los chicos siempre serán chicos” que nos lleva a decir mucho menos a los hombres y con mucho menos fervor sobre su responsabilidad de someter su vida de pensamiento y práctica sexual a Cristo.

Comparativamente, Suecia tiene una de las culturas contra el tráfico humano más eficaces en el mundo. Las fuerzas del orden enjuicia a los que pagan por sexo, no a las prostitutas ni proxenetas. Al dirigirse a los que crean la demanda y al promover campañas en los medios que crean una cultura de la vergüenza en torno a pagar por sexo, la mentalidad de que “los chicos siempre serán chicos ” se está desmoronando.

  1. Deje la riqueza del sexo

El sexo vende – en los medios de comunicación, en los deportes, en la moda, en los alimentos, en los coches, en los videojuegos. El sexo está en todas partes y los hombres son inundados con mensajes deformados de la masculinidad, el poder y la riqueza. La cultura perpetúa la codicia y la lujuria. Romper la conexión entre la sexualidad y la felicidad material exige que la Iglesia dé una mirada a la idolatría del dinero y la riqueza – dentro y fuera de sus muros.

  1. Cree alternativas económicas

Las estadísticas muestran un aumento alarmante del trabajo forzado, con el 50% de todo el tráfico de seres humanos y la explotación de las personas, incluidos los niños, para trabajar.

Al igual que el sexo vende, la pobreza crea personas desechables. En su libro, Gente Desechable: Nueva Esclavitud en la Economía Global (Disposable People: New Slavery in the Global Economy), el autor Kevin Bales explica que la situación de un esclavo del siglo 21 es más grave que su homólogo del siglo 19. “Los seres humanos se utilizan fácilmente y son descartados por los que los explotan. Hoy en día, un trabajador promedio infantil ilegal se puede comprar por $90. A ese precio barato, la decisión inteligente de los negocios es simplemente usar una persona y luego comprar un nuevo reemplazo.

El margen de beneficio sobre la base de mano de obra barata impulsa la industria, pero las comunidades de fe pueden crear alternativas económicas. ¿Cómo se puede trabajar con un rufián para crear otras opciones de empleo? ¿Hay maneras creativas para ayudar a las empresas a ser financieramente rentables sin explotar a la gente?

Finalmente…

Mucho antes de que la máquina de guerra nazi salió contra la vida, el filósofo irlandés Edmund Burke dijo: “Todo lo que es necesario para el triunfo del mal es que los hombres buenos no hagan nada”. Palabras dolorosas, Señor Burke. Unos dos siglos más tarde, el teólogo alemán y anti-disidente nazi, Dietrich Bonhoeffer, hicieron eco de Burke.”’No estamos simplemente para vendar las heridas de las víctimas debajo de las ruedas de la injusticia, estamos para conducir un radio en la propia rueda”. Bonhoeffer debió haber imaginado tanques nazis cuando hizo su declaración.

Nuestro llamado es a ir más allá de vendar las heridas. “Las ruedas” a las que Bonhoeffer se refiere son nuestras vidas. Hoy en día, la Iglesia está llamada a levantarse, moverse y hablar de cómo ser el cuerpo de Jesús para esta generación.

Tome un radio. Pare la máquina.

Tomado de: http://centraleuropenaz.org/2015/04/06/six-ways-your-church-can-make-a-difference-in-anti-trafficking/

6 Maneras en qué la iglesia puede combatir el tráfico humano – Parte 1

Escrito por: Teanna Sunberg / Trad. por: Erika Chaves

img_0047_2El Blue Bird Café (Pájaro Azul) está metido en el histórico barrio judío de Budapest. Es Euro-fantástico con escaleras en espiral y un papel pintado de pájaro de percolación cálida con cafeína. A los turistas les gusta ese ambiente. A los lugareños les gusta su asado. El ritmo de la música de la vieja escuela casi puede borrar el recuerdo de la década de 1940 cuando el lugar de este café era un agujero infernal de morir. Casi, pero no del todo.

El mal se aprovechó de una danza de la victoria y de la máquina de guerra nazi que devoró tantas personas. Miles. Chomp. Chomp. Chomp. Aquí donde el pájaro azul canta hoy. Yo solía decir que si yo hubiera vivido entonces, habría levantado mi puño huesudo y gritado por las puertas de la tiranía.

Pero, ya no grito más la voz de ese sentimiento – no desde que un amigo cristiano, quien trabaja para una secular organización semi-gubernamental contra el tráfico de personas, mencionó que conoce a un montón de gente como yo.

“Mucha gente me dice lo que hubieran hecho en otro período de la historia, como si hubiera salido a la luz una respuesta diferente en ellos. Yo les digo, ‘No, no lo habrían hecho.’

Él dice sobre este asunto con total naturalidad: “Si la historia de los actuales 32 millones de esclavos en el mundo no te mueve, tampoco lo haría cualquier otro motivo de la humanidad.”

En tono paciente, yo expliqué que la Iglesia se siente impotente. “Nuestras manos están atadas.”

“¿Al igual que un niño de 12 años de edad víctima del tráfico humano y vendido para el sexo?”

Él ve que me muevo, incómoda, y luego implora que la Iglesia actúe. Los gobiernos, las organizaciones no gubernamentales e incluso las asociaciones mundiales no son suficientes. La iglesia tiene una ubicación única para ganar esta guerra y sin centrarse intencionalmente en el cuerpo de Cristo, esta generación perderá la lucha por la libertad.

SEIS MANERAS DE QUE TU IGLESIA PUEDE HACER LA DIFERENCIA EN CONTRA DEL TRÁFICO HUMANO

  1. Ser consciente de la vulnerabilidad

La difícil situación de millones en tráfico humano entró en la corriente mundial de la conciencia al iniciar el siglo 21. Actualmente, hay un reconocimiento basado en temas pero, la raíz del desmantelamiento de la industria radica en la creación de conciencia que impulsa el desarrollo comunitario. Cuando las empresas, barrios, organizaciones e iglesias comienzan a aprovechar el poder de su presencia para la prevención activa, entonces, la conciencia se convierte en un poder real.

Los múltiples niveles de la sociedad necesitan ser educados acerca de la conciencia. Que la educación se vea diferente para cada grupo.

Todo el mundo debe aprender a detectar y proteger a las personas vulnerables.

Las personas vulnerables, como los niños, los pobres, los abandonados, deben aprender a reconocer y rechazar las personas explotadoras.

Los que se convertirían en explotadores deben ser conscientes de que tienen otras oportunidades económicas.

  1. Estar presente en lugares difíciles

Gobiernos y ONGs tienen dinero, pero a menudo carecen de las infraestructuras básicas para la prevención y el rescate eficaz. La Iglesia, sin embargo, está presente en una cifra sin precedentes, con las manos, en el nivel de las comunidades en todo el mundo.

Un cuerpo estratégico puede arraigarse en una comunidad y convertirse en esa capa de protección para identificar la próxima chica que se prostituye y el próximo niño que llegará a ser rufián. Estar presente para desarrollar opciones económicas que eliminan la vulnerabilidad y para establecer la independencia financiera es crucial.

Vivir intencionalmente y trabajar con personas vulnerables desarrollará relaciones que pueden estrangular la tubería del tráfico humano. Esta guerra se ganará en una relación uno a uno, cada arranque en la batalla terrestre. Los medios contra el tráfico humano eficaces no serán sancionados por el gobierno o no se van a curar con solo programar. El fin de la esclavitud sucederá cuando las personas santas, en combinación con los programas de gobierno, estén motivados para estar activamente presentes en el infierno en la tierra.

  1. Dar un paso lejos de la cultura de la iglesia

Durante mucho tiempo, los cristianos se han encerrado a sí mismos dentro de los muros de seguridad de la iglesia y han desarrollado un vocabulario y cultura que puede sonar extraño a los demás. Las organizaciones seculares pueden ser reacias a asociarse, temiendo a la manipulación o a la mala práctica, hasta que aprendamos a comunicarnos de manera auténtica, en maneras profesionales e inteligibles que estén libres del dialecto cristiano.

La evangelización saludable significa trabajar con la gente secular por una ausencia temporal de la presión de llevarlos a Cristo. Céntrese en la construcción de relaciones saludables de respeto y esté dispuestos a dar testimonio cuando se le invita a hacerlo. Ore. Aprenda a ver a las personas como personas, no como proyectos de salvación.

Confiar en el Espíritu Santo no es una renuncia a nuestra responsabilidad cristiana, más bien, es una dependencia de la Gracia para abrir puertas y corazones.

Este artículo continuará en la próxima entrada…

Tomado de: http://centraleuropenaz.org/2015/04/06/six-ways-your-church-can-make-a-difference-in-anti-trafficking/

Cinco Maneras Prácticas De Hacer Crecer Tu Iglesia – Parte 2

Escrito por: Teanna Sunberg / Trad. por: Ariadna Romero

img_0087Si realmente necesitamos un método para hacer crecer la iglesia, es este:

1. Encuentra a una persona. UNA persona que no luzca, huela, hable o viva como lo haces tú. Quizás sea el vecino que lleva un estilo de vida alternativo, o la chica de la tienda, aquella con el cabello morado y el tatuaje de la víbora. O quizás alguna persona del refugio para indigentes, o la casa de seguridad para mujeres rescatadas, o el chico vulnerable proveniente de una familia rota que grafitea las paredes con insultos, o quizás sea el dueño de la tienda pornográfica de tu ciudad.

2. Invítale un café esta semana y ora cada día por él.

3. Invítale un café la siguiente semana y ora cada día por él.

 4. Repite el paso 3.

 5. Eso es todo.

 6. No, de verdad, eso es todo.

No necesitamos discutir estilos de adoración, baños limpios, paquetes de bienvenida o códigos de vestimenta. Desechemos el “cómo” atraer gente, pues toda esta conversación se basa en una pregunta honesta: ¿por qué está creciendo tu iglesia?

Si el crecimiento de tu iglesia se centra en la gente que se sienta los domingos por la mañana, que eleva las estadísticas y se canaliza  en maestros de escuela dominical, líderes de adoración y programas juveniles de moda,  definitivamente necesitan un seminario para hacer crecer la iglesia.

Pero si tienes el coraje de creer que un Jesús jadeante, supurante y doliente escogió un árbol porque Dios está intencionalmente presente en  nuestra ruptura y quebrantamiento, entonces nuestra discusión ha terminado y podemos continuar. Hay que ir hacia el gueto. Literal y figurativamente hablando.

Porque Dios tenía la intención de que su cuerpo fuera roto por el dolor de Su humanidad. Tenía la intención de que su imagen gritara la canción de un lamento al aire libre, tenía la intención de que Sus brazos obstaculizaran el paso hacia los burdeles, y Sus piernas derribaran las puertas de esa trampa.

¿Quiéres que tu iglesia crezca? Usa tus manos y tus piernas.

Encuentra al adolescente que necesita tanto de ayuda económica y que es materia prima para llegar a ser jefe de prostitutas. Invierte en su vida: tu tiempo, tu atención, tu experiencia en el transcurso de los siguientes 5 años, sin ninguna garantía de que alguna vez asista a la iglesia. 

Esfuérzate en conocer al pequeño hombre de negocios que lucha para mantener su tienda y que está siendo tentado a pagar injustamente salarios bajos para obtener alguna ganancia. Juega golf con él, conoce a sus hijos, compra en su tienda, convence a tus amigos de que compren en su tienda.

Invita a esa chica de familia disfuncional que buscará el amor en cualquier chico, prostituyendo su corazón y su cuerpo. Invítala a jugar con tus hijos, a quedarse para la cena. Invita a su mamá también. 

Encuentra a quien se corta el cuerpo, al que odia a todo el mundo, al adicto, al ateo, al extremista, y pídele a Dios que te ayude a tener una conversación auténtica con ellos, sin vomitar “palabrerías cristianas”  ni planear una estrategia sobre el tiempo que pasará antes de tener el derecho de llevarlos a la iglesia.

No estoy segura de sí el número de  la membresía de tu iglesia aumentará. Francamente, no me importa. Pero esto sí sé, cuando la imagen de un portador se mueve a un vecindario donde vive el dolor, cuando lloramos y luchamos por ello y cantamos la canción de un lamento, ENTONCES SOMOS LA IGLESIA… y en contra de ESA Iglesia, las puertas del infierno no prevalecerán.

Teanna 2Teanna Sunberg es misionera, mamá y una escritora que disfruta estudiar, escribir y leer sobre la misiología. Junto con su esposo Jay, tiene el gozo y privilegio de servir a la gente en el campo de Europa Central, en la Región de Eurasia. Actualmente su familia vive en Budapest, Hungría, pero también  Bulgaria y Rusia han sido sus hogares en los pasados 17 años. Ha escrito varios artículos y capítulos de publicaciones relacionadas a las misiones, incluyendo el libro: “Misiones Nazarenas Internacionales”.

Tomado de: http://engagemagazine.com/content/five-practical-ways-grow-your-church

Cinco Maneras Prácticas De Hacer Crecer Tu Iglesia – Parte 1

Escrito por: Teanna Sunberg / Trad. por: Ariadna Romero

img_0055En el Museo “La Gran Sinagoga de Budapest” (Dohany Synagogue Museum) en Hungría, se exhibe la foto de un hombre  y un niño judíos detrás de una valla en el gueto. Un letrero dice: “No se admiten cristianos más allá de este punto.” Sentí la ironía de ese letrero como un puñetazo en el estómago porque, si hay algún lugar en donde el Cuerpo de Cristo debería estar, es más allá de ese punto, justo ahí donde hay dolor y hay odio, donde habitan los muertos vivientes.

Entiendo el contexto cultural, cómo ese letrero tenía sentido para quienes lo publicaron, y quizás eso es lo que lo hace más aterrador. Tenía sentido para los Nazis. Tiene sentido porque cada vez que usamos “nosotros y ellos” como lenguaje, entramos en las peligrosas aguas del egoísmo.

Hablamos de la gente que nunca va a la iglesia, de la gente que tiene diferente nacionalidad, lenguaje o esquema de colores,  aquella gente que profesa una religión o una identidad sexual diferente. Y si ésta lista tiene sentido para ti, tenemos una razón para temer.

Cada vez que los brazos y las piernas que tenemos son usados para segregar y separar, dejamos de reflejar la imagen de Cristo en este mundo herido y sangrante. Y si estás leyendo esta publicación quizás deberías dejar de leer justo aquí, porque a donde voy tal vez no quieras seguirme.

Me dirijo justo hacia el interior de nuestros vecindarios, esas comunidades tranquilas, limpias y seguras. Justo ahí, desde donde nuestros niños caminan hacia la escuela y los camiones recogen la basura cada martes. Y desde ahí, doy vuelta en una esquina que no es muy popular, para decirles algo que no les gustará.

Si algún cristiano más me habla hoy sobre los métodos para hacer crecer la iglesia, voy a vomitar en sus zapatos los restos de mi platillo de ayer.

¿El crecimiento de la iglesia? No queremos que la iglesia crezca.

Debemos y podemos discutir lo que el concepto y la palabra “iglesia” significan realmente en el contexto de nuestro siglo XXI. Pero no en esta publicación, no esta vez.

Hoy me refiero a la invitación activa e intencional que le hacemos a la gente para involucrarse a nuestro ambiente de adoración. Evangelismo, si te gusta más ese término.

Así que, seamos honestos. Lo que realmente queremos es crear ambientes en los que podamos invitar y hacer sentí bienvenidos a gente como nosotros: seguros, bañaditos, con trabajo, respetables.

img_0054Los cristianos pre-empaquetados que exhiben las vitrinas de las iglesias son muy bonitos, pero tomamos al nuevo convertido, o a alguien con tatuajes mínimos que está a punto de deshacerse del desagradable hábito de la nicotina, con un lenguaje que va mejorando y la orientación sexual correcta, si y solo sí  (y este es un gran SI)  hay una alta probabilidad de que acepte a Jesús y empiece a cargar su Biblia.

No queremos a los demás. No verdaderamente.

Porque si lo hiciéramos, aplastaríamos esas barreras y nos moveríamos hacia el gueto, usaríamos nuestros brazos y piernas como unidades médicas móviles.

Podríamos hacer eso.

Y hasta que lo hagamos, no quiero asistir a  otro seminario, tener otra conversación, o leer otro libro donde se quejen sobre esto, prescribiendo o presentando  métodos para hacer crecer la iglesia.

Continuará en la próxima entrada…

A %d blogueros les gusta esto: